Autor: Eduard Punset 15 enero 2014

1MIncreíblemente, se ha alcanzado el millón de fans que, desde Facebook, dedican un pensamiento, un e-mail, centenares de contactos, miles de impulsos para cimentar las redes sociales de una gran familia, que supera ya el millón de personas. Somos la gran sorpresa por haber conseguido estructurar a un colectivo interesado en la divulgación científica y, sobre todo, en su impacto en la cultura popular; de manera inédita y nunca vista en América Latina o España.

Somos una gran familia -y por ello quisiera agradecer a cada uno del millón de personas en Facebook o del medio millón en Twitter– que, sin proponérselo, hayan conseguido disminuir el espacio demográfico dedicado al dogma, redescubrir la importancia de la intuición y las emociones, colocar a la voluntad popular en el centro del sistema de toma de decisiones, darse cuenta de que cualquier tiempo pasado fue peor y de la necesidad de abrirse a las demás competencias y personas.

Gracias por dejarme ser como uno de vosotros.

Eduard Punset

millón

.

.

Autor: Eduard Punset 21 abril 2011

Hemos hecho todo lo que hemos hecho y además acumulado medio millón de amigos de Facebook. Es algo sin precedentes que supera a todo lo que hicimos previamente. Mil gracias y besos a todas y a todos.

Necesitaría sugerencias vuestras sobre los siguientes pasos que podemos dar: en la irrupción de la ciencia en la cultura popular, recordando a la gente que hay vida antes de la muerte, que el aprendizaje de la gestión emocional puede cambiar radicalmente las cosas con relación al pasado, que los índices de violencia -he podido constatar en la Universidad de Harvard anteayer hablando con el investigador Steve Pinker-, están disminuyendo en contra de lo que cree la mayoría; que apenas se ha iniciado la revolución esperada en las políticas de prevención y que la felicidad está en la sala de espera de la felicidad. El primer paso ya lo hemos dado: medio millón estamos conectados.

Eduard Punset

.

Autor: Eduard Punset 7 marzo 2010

Dejadme dar las gracias a los centenares de fans ilustres y especialistas que respondieron a mi ruego de reflexionar conjuntamente sobre los calificados de ni-ni. Ni estudian ni trabajan. La respuesta ha sido tan llena de esplendor y sabiduría que estoy dándole vueltas a cómo podemos transformar esta avalancha en un activo que sirva a los demás. Yo quisiera ahora anticiparos, únicamente, algo que me han sugerido vuestras contribuciones.

Autor: Eduard Punset 30 enero 2010

La mayoría de las cosas que he aprendido ha sido escuchando a la gente e intentando desentrañar lo que les pasaba por dentro. Muchos lo intuyen y se prestan a esta búsqueda abierta y transparente del conocimiento. En las redes sociales hay también quien disfruta, sin embargo, controlando lo que sugieren los demás e imponiendo, si pueden, su criterio. Lo que les importa es dividirnos en buenos y malos, ellos de un lado y todos los demás del otro bando, vecinos y forasteros, agresores y pacíficos, transmisores de sugerencias y portadores de la verdad absoluta.