Autor: Eduard Punset 1 Mayo 2016

Todos, hasta la más dulce abuelita, escondemos un yo malvado. Si alguien ha sabido estudiar y sacar a la luz nuestra faceta más perversa, ese es Philip Zimbardo. El gran psicólogo neoyorquino saltó a la fama en 1971 con su experimento de la prisión de Stanford, donde recluyó a un puñado de estudiantes universitarios de clase media a quienes asignó roles de carcelero o de prisionero.

En pocos días mostraron comportamientos extremos: abusivos y violentos, los guardias; profundas crisis emocionales, los prisioneros. El experimento se le fue de las manos y tuvo que abandonarlo en solo seis días, ocho antes de lo previsto.

zimb2

Autor: Admin 25 Septiembre 2011

Medio: XL Semanal

“Excusas para no pensar” es el artículo que Eduard Punset publica cada semana en la revista XLSemanal y en el que responde a preguntas de los lectores.

Destacado:

Somos iguales pero no tanto. Ante el mismo hecho, uno ríe, otro llora, otro se avergüenza…
Entre el genoma del chimpancé y el mío solo hay una diferencia del uno por ciento y con el de mi pareja esta diferencia es únicamente del 0,1 por ciento.

Descargar ¿Por qué reaccionamos diferente?

Ver los comentarios de este artículo

Autor: Eduard Punset 25 Septiembre 2011

Me gustaría saber lo que estaban tramando los dos amigos que, en las horas finales del día, a punto de salir de un parque en plena ciudad, se toparon de pronto con una persona de espaldas, agachada para abrocharse un zapato que le requería cuidado; la persona en cuestión personificaba la indefensión más absoluta no por su condición –apenas podía identificársele con la cabeza agachada, el torso entornado y el trasero al aire–, sino por su arriesgada postura.