Autor: Eduard Punset 10 agosto 2014

A finales del siglo XIX, un ingeniero autodidacta, Frederick Winslow Taylor, comenzó a aplicar la organización científica a las tareas que se realizaban en sus fábricas siderúrgicas. Y a comienzos del siglo XX, a otro ingeniero estadounidense le dio por aplicar un método parecido a la fabricación de automóviles, lo que revolucionó la producción industrial.

El primero dejó escrito que el principal objetivo de su organización científica del trabajo consistía en «garantizar la prosperidad máxima, tanto para el empleador como para cada uno de los empleados».

Henry Ford –que así se llamaba el segundo ingeniero– se olvidó de los segundos agentes de la recomendación de Taylor (los empleados) y desde entonces no todos estamos satisfechos con la actual distribución del horario de trabajo. Entonces importaba poco; hoy importa mucho.

FordT

Familia estadounidense en un Ford T, el coche que revolucionó la industria del automóvil (imagen: William Creswell / Flickr).

No estamos considerando el ritmo acelerado al que nos aboca la robotización de la vida laboral. En 2011, Alemania contaba ya con 157.200 robots. Y en los dos años siguientes los tuvo que aumentar en 16.500, porque ritmo de obsolescencia de las máquinas es superior al de los humanos. No se puede olvidar que los robots se ocuparán de muchas tareas que hasta ahora desempeñan los humanos. Y no solo en las fábricas, también en los despachos y oficinas. Lo importante, lo nuevo, es que el concepto de «retiro» –que sigue estando ligado a la jubilación– tenderá a desaparecer. Esto se va a acabar, según los expertos bien informados. El concepto de «empleo» y las nociones de «jefe» o «estamento superior» también desaparecerán antes de mediados de este siglo.

Que nadie se lleve a engaño: el tiempo en el que estamos entrando, según estudios recientes, es un mundo de trabajo continuo y formación permanente en el que será mucho más importante esta última que la formación inicial. No vamos derechitos, a pesar de lo que cree la gente, a tener que elegir entre trabajar menos o dedicar más horas a pensar nuevas soluciones.

También es tiempo de plantearse qué hay de verdad en el supuesto uso o abuso de las nuevas tecnologías, responsables de la sobrecarga cognitiva y la saturación de la memoria que sufrimos. Uno de los grandes abanderados de ese planteamiento es el fabricante alemán de automóviles Volkswagen, que ha programado sus servidores para que sus empleados no puedan recibir correos electrónicos profesionales entre las seis y cuarto de la tarde y las siete de la mañana ni los fines de semana. Una iniciativa que también han seguido Canon y, en Francia, la Société Générale.

Por otro lado, se equivocan los que continúan esgrimiendo la supuesta y futura separación ad vitam aeternam entre la esfera impuesta por el trabajo y lo que nos gustaría hacer. Ambas serán la misma gracias a la revolución educativa, que es lo que de verdad nos va a cambiar la vida.

¿Qué pensamos hacer con una población que vivirá mejor y más años y que será más productiva gracias al progreso tecnológico? En otros términos, ¿se debe seguir utilizando a esa población como en siglos pasados o, por el contrario, convendría empezar a repartir el trabajo menguante pero compensado por nuevas formas gracias a la revolución educativa en ciernes?

La verdad es que en el campo educativo todo está por hacer. Efectivamente, deberemos contar con un sistema que nos permita Desaprender lo aprendido (más intuición y menos Estado), saber trabajar en equipo, apuntarse a la multidisciplinariedad en lugar de aborrecerla y aceptar que el mundo de hoy es digital. Quien mejor ha descrito lo que viene ha sido Sydney Brenner, premio Nobel de Medicina en 2002: «Si sabes demasiado sobre un tema, dirás que “no funciona”; mientras que si uno es ignorante, va intentando cosas. Lo bueno de ser joven es que eres un outsider y un afortunado por ignorar la mayor parte de las cosas. Para los jóvenes, las mejores oportunidades en ciencia están simplemente en hacerla».



21 Respuestas to “Acéptenlo: hoy el mundo es digital”

  1. Bernardo Gayá Miquel:

    Con lo que nos costó a algunos aprender, propones, querido Eduardo, des aprender. Siempre consideré que el conocimiento es un”continum” desde una base sólida hacia arriba.

  2. María Herranz:

    Tiene toda la razón, ya se están empezando a notar esos cambios, las nuevas tecnologías nos están informando de los nuevos avances tecnológicos en cualquier parte del mundo, estamos aprendiendo al segundo, sin darnos cuenta y sin esfuerzo y eso está reactivando nuestra inteligencia. La Universidad no es el centro instucional obsoleto y arcaico que todos conocíamos, las nuevas corrientes empiezan a echar por tierra todo lo aprendido y a poner en marcha una Universidad global en constante aprendizaje.

  3. Acéptenlo: hoy el mundo es digital « CULTURA FINANCIERA:

    […] – See more at: http://www.eduardpunset.es/22641/general/aceptenlo-hoy-el-mundo-es-digital#sthash.yZEddJib.dpuf […]

  4. Bruno:

    Hola,
    estoy de acuerdo en casi todo, excepto en la ” revolucion educativa “, en el caso de España no lo veo claro, a nuestros amos les interesa una juventud sin criterio ni sentido comun, y lo consiguen con una educacion ” aborregativa “, abrazo fuerte.

  5. Alba Pereyra Milco:

    lo creo muy atinado asi sera el futuro para mis nietos,y me alegro

  6. Ricardo Baglieri:

    Excelente aporte!

  7. angel:

    se tocan varios temas y opinion…pero decir que y por que no es lo mismo…en la practica solo impera la productividad y la rentabilidad ya sea por trabajar mas o menos…si algo funciona porque cambiarlo…el problema es otro…como funciona el estado y como utilizan las empresas y sus trabajadores los mecanismos desde la formacion y luego su desempeño hoy no triunfa el mejor …cuando alquien esta formado solo tiene rutina …

  8. FERNANDO SAEZ B.:

    Ciencia y tecnología siguen su paso vertiginoso y definitivo en la consecución de mejor calidad de vida en el planeta tierra,si embargo,y a la luz de grandes avances,sólo podremos aligerar y hacer un poco más fácil la tarea del humano;si tenemos en cuenta que la robotica necesariamente tendrá que ser diseñada por nosotros,y posiblemente con muchas de nuestras imperfecciones y exposiciones de riesgo por tiempo y uso.

  9. Paco Jones:

    – En el futuro no habrá trabajo para la mayoría de la población, para una minoría puede que sea así, el resto serán excluídos, ya lo son. No hay trabajo, ni con un mundo hiperconsumista, con obsolescencia programada y con la cultura de usar y tirar.

  10. maria del carmen talledo vivanco:

    gracias lo sigo.

  11. Paco Jones:

    – Y el futuro es totalitario, con la monopolización de todos los sectores productivos y la concentración máxima de poder y capital.

  12. Guillem:

    Hola,

    Es realmente un tema interesante, estamos viviendo una revolución en el trabajo y al igual que las anteriores van a dejar gente “enfadada” por el camino…

    Muchos empleos rutinarios (y no solo industriales) van a desaparecer…la cuestión es ver lo que vendrá…

    Quizá permita a más gente dedicarse a la creación artística o a pensar sobre los dilemas éticos…

    Saludos,

  13. rarray:

    ¿Sería posible explicar brevemente, en qué consiste la organización científica en un proceso industrial?

    Gracias!

  14. Online learning in the educational and professional career | AragonValley:

    […] “[…] the time we are entering in is, according to recent studies, a world of lifelong work and training which will be even more important than the background education […]” [1] […]

  15. sonia:

    Espero que este nuevo panorama laboral y vital, revalorice las capacidades que diferencian los humanos de las máquinas, es decir, la intuición, la inteligencia emocional, la capacidad de adaptarse a los cambios, etc, que no poseen los robots. Deseo que los perfiles generalistas vuelvan a ser importantes en las organizaciones porque un mundo que cambia rápido necesita de gente con esta capacidad. El siglo XX fue uno de hiperespecialización laboral y vital que en mi opinión, empobrece y limita el “scope” de ser humano.
    Me encanta la psicología y soy formadora en idiomas y también creo como usted, señor Puncet, que la educación y la formación continua será cada vez más importante pero creo también que este cambio también deberá aceptarlo el mundo empresarial. El taylorismo está obsoleto y los responsables de selección (muchos todavía anclados en modelos del siglo XX) tienen que empezar a valorar a los candidatos de una forma diferente, más global y completa, que piense más a largo plazo, más en su potencial futuro y capacidad de adaptación que en su conocimiento especializado actual. Para ello, las empresas deben recuperar también la función de formar y hacerlo desde dentro y no juzgar las capacidades del individuo, únicamente según la experiencia exclusivamente laboral previa a la contratación. Eso es limitar mucho al individuo porque muchas capacidades te las da la experiencia vital, no sólo la laboral.

  16. Francisco Coca:

    Pero, se nos presentara un problema, la producción aumentará, las necesidades de los productos bajaran por la superproducción, los empleados en con seguir la producción bajará, con lo cual solo serán unos pocos los empleados, ¿que pasará con el resto?, no quería usar la palabra paro, ¿habrá que repartir el trabajo entre todos los posibles empleados?, será un privilegio poder trabajar, pero habrá que repartir la riqueza generada también.

  17. Amaia Larrea:

    Excelente artículo, como siempre. Gracias.

    Tengo 50 añitos y me ha tocado desaprender todo lo que creía saber para acabar de abrir mi mente totalmente y e ir aprendiendo en este cambiante mundo digital en el que nos ha tocado vivir.

    Es duro, hay que trabajar mucho pero es fascinante. Toda una aventura.
    Solo hace falta ir con la mente abierta y con ilusión… podemos sorprendernos de todo lo que somos capaces las personas.

    Un abrazo, ;-D

  18. Fermin:

    Hay algo mas hermoso que contemplar desde el campo,con sensacion de libertad y la trnquilidad del sonido de las etrelllas,que la convicción de que mañana es lunes y una plaga de ignorantes van a ser borrados el cerebro por parte de una empresa que solo produce, y la mayor parte de las veces ,ni tan siquiera se conoce el destinatario del producto ,ni le impota, esos llamados ejecutivos,no saben que yo conozco un monte desde donde las las estrellas tienen luz propia y la vida se ve de una manera distinta,,,,,en ellas creo y no, en el hombre del carrito que llamarom henry ford que hizo un gran descubrimiento, subyugar a las personas, sin permitirles un esducacion que les proporcionara un nivel de vida justo y divertido ,me sorprende lo iluminado que parece en contraste con mi estrella que veo desde el monte,Vega,no hay coaración…..Maldito carrito….

  19. Antonio:

    Todo es digital! pero requerimos de los mismos metodos que se han venido utilizando y que aun se encuentran vigentes, y lo haran por muchos años mas.

  20. María José Morales:

    No cabe duda de que hoy el mundo es digital. Basta con ver a un niño de dos o tres años utilizando un teléfono móvil o una tableta. Parecen nacer con ciertas habilidades y destrezas desarrolladas. Sin embargo, como se exponía en una entrevista que realizó a Ken Robinson hace ahora ya algunos años, algunos de los sistemas educativos actuales son anacrónicos. No responden a los retos actuales, ni estimulan el potencial de los alumnos. Además pretendemos que los casi 30 alumnos de una clase aprendan lo mismo, de la misma forma y a la misma vez. Otro de los grandes problemas en el que encontramos en las TIC la clave para el cambio. Si el mundo es digital, ha de serlo también la escuela, lo que no implica cambiar únicamente la herramienta de papel y lápiz por otra más sofisticada, sino que un cambio metodológico se convierte en fundamental a la hora de caminar en la dirección adecuada. El mundo cambia y seguirá cambiando, la escuela como reflejo de la sociedad que es, no puede quedar al margen.

  21. jorge langlenton:

    El cambio ya está siendo visto en las estadisticas del paro ahora todo el trabajo es temporal…y los jefes pues tienen que tener más psicologia y más nivel humano…no vale los jefes dictatoriales de antes…y las nuevas tecnologias permiten conocer más cosas, aunque los libros creo que no se pueden sustituir…serán en electronico pero son la única manera de profundizar y eso hace falta

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.