Autor: Eduard Punset 7 Abril 2008

El biólogo Miroslav Radman defiende en tribunas planetarias –en compañía de James Watson (el descubridor, junto con Francis Crick, de la estructura de la molécula de ADN)– la necesidad de explorar la terapia genética mucho más allá de la simple regeneración de tejidos en individuos enfermos. Es casi el único. Nadie más se atreve.

Tal vez harto de comprobar cómo las bacterias, al contrario que los humanos, mutan sin parar para sobrevivir en un entorno cambiante, a Miro, como lo llaman sus amigos, le ha dado por rasgar los velos que cubren lo intocable y convertirse en uno de los pocos abanderados de la genética de las células germinales. Ya no se trata de regenerar los tejidos de un individuo mientras viva, sino de interferir en el futuro de la humanidad para siempre. Muchos científicos dudan si asumir semejante riesgo. ¿Cuáles podrían ser las ventajas potenciales que se derivarían de investigar en la línea germinal, que se perpetúa generación tras generación, en lugar de la terapia genética somática aplicada a cada paciente de forma individual?

Sperm-egg

La manipulación genética del óvulo y del esperma se transmite de padres a hijos, nietos y bisnietos; se hace una vez y afecta a toda la descendencia.” (Imagen: Wikipedia)

En un experimento con ratones se ha logrado ya interferir con éxito en la línea germinal; es decir, un gen defectuoso se sustituye no en una célula concreta de un ratón determinado y, por tanto, sólo para él, sino en sus células reproductoras, de manera que ese ratón será resistente al cáncer para siempre y, por supuesto, también sus descendientes. La gran mayoría de la comunidad científica considera que esta genética a nivel germinal es extremadamente peligrosa. La replicación clónica de la oveja Dolly se consiguió después de innumerables pruebas fallidas y embriones deformados antes de dar –no por mucho tiempo– con el individuo adecuado para sobrevivir. Frente a esto, la pregunta se repite: ¿cuáles podrían ser las ventajas, si las hubiere?

  • La manipulación genética del óvulo y del esperma se transmite de padres a hijos, nietos y bisnietos; se hace una vez y afecta a toda la descendencia.
  • No es comparable al descubrimiento de las vacunas o de los antibióticos. La persona que recibe este tratamiento somático no lo transmite a su descendencia.
  • La esperanza de vida de una mujer se ha duplicado desde 1840. Ha pasado de cuarenta años a ochenta, pero no sólo no se ha aplazado otro tanto la llegada de la menopausia, sino que ésta se ha acortado un poco. No tiene sentido alargar la vida recortando el periodo reproductor. Este tipo de transformaciones, capaces de hacer frente a los sinsentido de la evolución, sólo podrán lograrse con la manipulación genética a nivel germinal.
  • Por último, somos el subproducto de una lotería genética. Nadie puede decir: “Este espermatozoide es precioso y este óvulo, maravilloso… Dejaré que se junten para ser yo”. La investigación en la línea germinal devolvería cierto grado de libertad a la especie humana.
Miroslav Radman

Miroslav Radman (imagen: smartplanet)

De momento, la aplicación de la genética al pasado de la especie, en lugar de a su futuro, ha permitido reconstruir científicamente nuestra evolución. De donde venimos, realmente. Es maravillosa la historia de la gran migración procedente de África. Empieza con un grupo reducido de personas: tal vez sólo 150 dejaron África para ir hacia Asia y, luego, a Europa. La genética actual nos dice que en algún momento del pasado la humanidad pasó por un cuello de botella. ¡Algo de todo esto queda hoy en día! Si le preguntamos a cualquier persona cuánta gente conoce, ¡probablemente nos dirá que no son más de 150!



51 Respuestas to “El alcance de la ingeniería genética”

  1. LibertoTorrente:

    No veo discusión posible al respecto, la comparación con lobotomías es absurbano, ellas se crearon para que los pacientes fueran más manejables y no se hicieron desde el conocimiento de las consecuencias.

    La humanidad debe avanzar más allá de las limitaciones de la evolución tradicional, los moralistas que dicen que no debemos jugar al ser Dios parece que nunca leyeron a Nietzsche.
    Y en cuanto al las pruebases fallidas en humanos: no tienen por qué ocurrirá, las pruebas no tienen por qué hacerse en organismos desarrollados, pueden hacerse en tejidos o de cualquier método que no podamos tener en cuenta puesto que aún está por desarrollar.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.