Autor: Eduard Punset 6 marzo 2007

¿Se puede reflexionar sobre un tema del que no sabemos nada o muy poco? Se trata de un problema, no obstante, tan importante o más que la incomunicación con el mundo en vías de desarrollo pero más próximo. De la brecha que separa no a países, géneros o etnias sino a generaciones.

Me refiero al abismo que se ha creado entre los jóvenes y los mayores en Europa. Miles de doctorandos estudian las causas de las dificultades de transmitir conocimiento y tecnología entre los países ricos y pobres. Se ha llegado a la conclusión de que es relativamente fácil transferir tecnología explícita –la que está en los manuales-, pero muy difícil transferir los conocimientos implícitos en la manera de ser, el saber hacer individual o la cultura de un colectivo.

Nadie estudia, sin embargo, la ausencia total de transferencia de conocimiento y valores entre la juventud por una parte y los mayores, que hoy son ya mayoría en países como España. Un abismo insondable los separa. Son dos civilizaciones totalmente incomunicadas. Los mayores son más que antes, algo más cultos –por el alargamiento de la esperanza de vida- y siguen igualmente divididos en derechas e izquierdas, moros y cristianos.

Los jóvenes pueblan ahora un espacio mucho más grande que antaño, en donde han acampado con sus propios resortes de poder como los de intimidar, sentenciar, vigilar y castigarse a sí mismos. La distancia entre madurez sexual -a edades cada vez más tiernas-, y madurez intelectual -liberación económica y social- se ha agrandado sobremanera. En lugar de cuatro teenagers durante cuatro años, ha surgido una verdadera civilización con su propia cultura y valores. ¿Podemos barruntar estos valores? ¿Existe alguna vía de comunicación entre esos dos hemisferios? Ahí van algunas sugerencias.

En lugar de pertenecer a un grupo o clase social, se pertenece a un colectivo virtual que se diferencia del resto por símbolos, a menudo exóticos o triviales. Lo importante no es tanto el reconocimiento por parte del resto del mundo, como del colectivo virtual.

La revolución de las tecnologías de la información ha concedido a esos colectivos autonomía de comunicación y convocatoria. De la misma manera que antaño la especialización geográfica generaba su propia expresión idiomática, la especialización generacional se expresa en un lenguaje y cultura gestual propios.

Ausencia total de modelos a los que imitar ya sea en el mundo político -caracterizado por el continuismo de los intereses establecidos-; en el mundo académico, ensimismado en el gremialismo docente; o en la actividad empresarial, volcada en la especulación inmobiliaria a costa de la degradación del entorno.

Los puntos de referencia -quiero decir ¿cuál es la misión? ¿cuáles los objetivos que deben alcanzarse para cumplir la misión? ¿qué procesos hay que activar para dar con los objetivos?-, se han esfumado.

¿Podemos identificar esos puntos de referencia todavía en los barrios en rebelión de Paris, Móstoles o Copenhague? ¿O son eventos estos aislados que no forman parte de los puntos de referencia? ¿Cuáles son las coordenadas de la nueva cultura que está emergiendo?

Tal vez la aparente falta de cohesión social refleje una liberación y autorrealización a nivel individual y de grupo susceptible de conjugar por métodos menos onerosos la estabilidad y la innovación social. O tal vez no. De este debate hasta ahora inexistente deberían salir los ladrillos para edificar un modelo que integrara de nuevo a las dos civilizaciones separadas a las que me refería al comienzo.



47 Respuestas to “Un abismo entre generaciones”

  1. Gazpacho:

    Estoy de acuerdo en muchos asuntos de este debate, pero creo que los problemas son tambien facilmente identificables. Entre ellos esta la perdida del anticonformismo como valor, la presuncion de la comodidad, y las premisas de un futuro ya escrito, para bien o para mal, pero sin animo de ser cambiado. La sociedad cambia tan rapidamente y somos tan conscientes de ello, que un joven no tiene animo de intentar hacer nada.

  2. Manuel José Vaquero Hueso:

    Hola, soy un chico castellonense de 24 años, estudiante de Industriales y en general, que con estas palabras sólo pretende aportar.
    Interpreto como un privilegio poder difundir aquí las conclusiones a las que mi cerebro de 24 años y una vida un tanto inusual -sólo un tanto- cree haber llegado, o mejor dicho, la información que subyace de su actual configuración físico-química y espacio-temporal -que en mi opinión podría ser lo mismo-; asimismo, me produce una felicidad casi indescriptible tener al fin delante -que ha sido lo necesario para mi- la oportunidad de comunicarme con el entorno del que anhelo formar parte y que da sentido a mi vida… Espero también, no equivocarme cuando creo que de toda esta “información” habrá quien sabrá sacar utilidad. No soy un gran escritor y lo que más inquietud me provoca es saber si estaré transmitiendo aquello que deseo, si me estaré explicando como necesito, a pesar de mis carencias en el conocimiento en general y de uso de la lengua y la escritura. No hay nada como una charla cara a cara.
    A causa de la, a mi juicio, abismal distancia generacional en cuanto a aprendizaje, la “visión global” de los cerebros de la gente que me rodea -en mi entorno más cercano y un poco menos cercano, me da la sensación…- es sustancialmente distinta de la mía. Si algo “he aprendido” es que la “sabiduría real” o aquel “conocimiento” -por entender que al hecho de creer darse cuenta los átomos (la energía en sí misma) de que lo son, es a lo que consensuadamente podríamos llegar a denominar ser (… je, je… dejémoslo así por ahora, que si no…) y de ahí que puedo “aprender”- con el que puedo tener contacto con mi condición de homo sapiens (sapiens? tecnologicus? -consenso una vez más (…)- ), si algo he aprendido, repito, es que para llegar a aquel conocimiento al que podemos aspirar es muy útil y me atrevería -no sin vacilar- a aseverar que necesario, cuestionarlo todo, empezando por cuestionarse uno mismo y, por qué no, su propia salud mental, y he llegado a la conclusión -mediante las acciones que he imaginado oportunas- de que ésta, se puede calificar en la actualidad de más o menos óptima.
    Por lo tanto, achaco las diferencias entre “el sentido de la vida” de por ejemplo mis padres y el mío a aspectos puramente cognitivos o de percepción, es decir, a las distintas informaciones, o a la información en general que el medio ha dispuesto a su alcance o al mío, ya que las características genéticas de los tres deberían ser muy parecidas. -Espero que todo esto le parezca al lector de igual evidencia que a mi… esto facilitaría la comunicación (… je, je…)-.
    Por fin, a donde quiero llegar, es a que esta diferencia tan inmensa -a mi juicio (…)-, casi insalvable (paso el día intentando despertar en mis padres el interés por la ciencia -conocimiento ya creen tener, tan válido como cualquier otro (¿o no?…)-) entre el pensamiento de generaciones tan próximas, puede plantear la necesidad de crear -si no existen ya, como personalmente todavía guardo la esperanza…- un “nuevo” tipo de organismos socio-educativos y de investigación con fines filosóficos y antropófilos donde dar cabida a todas aquellas personas que creamos desear consagrar nuestro paso por este estado a estas dos tareas, sin mejor recompensa que el propio hecho de hacerlo. En otras palabras, un lugar donde, vengamos de donde vengamos y como vengamos, podamos dedicarnos a aprender e investigar sin necesidad de títulos ni de preocuparnos apenas de las cuatro calorías, oxígeno y H2O que necesitamos consumir cada día. ¿Existe ese lugar?
    Comentaría muchos más pensamientos, pero creo que sin un diálogo ordenado con un interlocutor no sería capaz de ordenar y explicar punto por punto cada una de mis inquietudes, además de que algo me dice que no es el momento, si bien este portal o alguno parecido sí podría ser el lugar. Un afectuoso saludo a todos los amantes del saber, a los buenos entendedores, desde la humildad del primer monólogo.
    P.D.: Los avances en física, astronomía o neurociencia podrían significar grandes cambios en sociología, derecho y política, materias en cuya investigación no parecen haberse dado grandes progresos en mucho tiempo, quizá porque no se habían producido los avances en otras ciencias que a los que a día de hoy sí podría haberse llegado… Me parece otro tema a tratar de urgentísima necesidad.

  3. Sergio:

    Dentro del abismo entre los dos hemisferios -jovenes y mayores- existe una misma realidad objetiva de la vida. Esta es la que produce la perseverancia para llegar al metodo o camino de la felicidad individual y en ciertos casos colectiva (es una idea rápida del destino de la vida), que esta escrita en los genes de todo ser humano.

    En un mundo en el que el mayor problema existencial y subjetivo es la razón de ser, no llegamos a plantearnos tanto esa duda existencial, como en epocas antiguas lo hacian los filosofos y permanecemos más superficiales a nuestra manera de cumplir con esta asistencia en el mundo.

    Es decir, la importancia entre generaciones existe pero no llega a hacerse visible y posteriormente tampoco a transferirse en valores generacionales.

    Por lo tanto, apreciamos un mundo más individualista, pero a la vez más colectivo o interrelacionado que no tiene una meta definida y si ilimitada, que solo y lo digo de una manera subjetiva, podrá interconectarse generacionalmente mediante la perseverancia social o la visión hacía un mismo destino, para así cumplir un metodo común -dentro de la civilización juvenil y los mayores- y comprenderse mejor.

  4. David Monreal:

    Hola a todos!

    Esta impermeabilidad entre dos generaciones hace tiempo que se ha hecho patente en el mundo empresarial a nivel global: desde hace mucho estamos oyendo hablar de prejubilaciones. Las empresas se están desprendiendo de trabajadores con una experiencia de muchos años y los reemplazan por trabajadores más jóvenes, menos experimentados… y más baratos. Se está dejando perder un conocimiento increible.

    Afortunadamente, hace cosa de un año y medio que estoy leyendo que en Estados Unidos algunas empresas acuden de nuevo a estos profesionales pre-jubilados para que actúen como consejeros empresariales y poder recuperar de nuevo la experiencia perdida. Incluso algunas de ellas han creado foros para que el conocimiento pueda fluir entre ambas generaciones.

    Una cuestión de gestión del conocimiento que ha sido dejada de lado frente a la reducción de costes… y que no es más que un reflejo de nuestra sociedad.

    Excelente crítica, Eduard.

    Un saludo!

    David Monreal
    http://www.davidmonreal.com

  5. El hermano Montgolfier:

    Nosotros somos los responsables de la educación de nuestros jóvenes. Cuando nos quejamos (o criticamos) a los jóvenes, realmente esas quejas (o esas críticas) realmente están dirigidas contra nosotros mismos.
    Mi mujer es profesora de secundaria, cuando tiene un problema con un alumno (casi cotidianamente), es frecuente que cuando habla con los padres del elemento, éstos dan más credibilidad a su hijo que al profesor (en este caso mi esposa). Ese tipo de ejemplo refleja la educación que recibe la juventud (una parte, mejor dicho, que no es sano generalizar).
    También escuché hace un tiempo, accidentalmente, una conversación de dos madres en una terraza. Una le decía a la otra que a su hija no le gustaba estudiar, lo que quería era ser cantante y que se iba a presentar a una selección de Operación Triunfo. Este sería otro ejemplo que saca a relucir la pésima educación y los malísimos modelos a seguir que ofrecen los medios de comunicación a los adolescentes.
    Realmente pienso que estamos rodeados y, aunque nos pese, por lo que veo todo va a peor. Así que la juventud de ahora, auguro que será estupenda en comparación con la generación que le seguirá, a no ser que hagamos algo pronto.

  6. acm:

    El tiempo y los abismos.

    El tiempo. Pretendemos hacer posible el viaje a las estrellas acortando el tiempo o la distancia, y, mientras, no somos capaces de conseguir dedicar a nuestras familias las horas y la cercanía que merecen. Investigamos cerebro y mente de los demás, y no indagamos si nuestros seres queridos tienen problemas o preocupaciones. Nos dejamos la piel, mes tras mes, pagando hipotecas, y no estamos dispuestos a dejar de hacerlo. Colocamos por la mañana a hijos e hijas en guarderías y colegios, y no los vemos hasta la tarde noche. ¿De qué sirve poseer una casa, sino conseguimos un hogar?

    ¿Por qué las protestas juveniles se dan mucho más en los países ricos que en los pobres?

    La respuesta es primero referencia y después causa: En los países ricos los abismos están bordeados por vistosas cumbres de lujo, mientras que en los países pobres sólo son bordeados por vulgares montes pelados.

    No es sólo un abismo generacional, Sr. Punset. Son cientos los abismos de cuyas negras profundidades emerge desbordada ocasionalmente, alguna manifestación que produce acontecimientos conflictivos como los que Vd. señala. Hay abismos provinciales y regionales, nacionales e intercontinentales. Los hay tecnológicos, de comunicación, de información, sociales, culturales, religiosos, económicos. Y, cómo no, los hay entre familias, padres, madres e hij@s.

    La intensidad, temperatura y altura de cada erupción abismal viene determinada por sus coordenadas geográficas y / o por la “mezcla” de sus componentes magmáticos.

    A través de La Historia hemos construido defectuosa la casa global para nuestra Humanidad, cual mecano. Ahora advertimos que su estructura tiembla por muchos lados y no hay posibilidad de derruirla y volverla a edificar. No obstante la solución es tan simple como sencilla y rápida ……… Que cada tornillo apriete su tuerca, y que cada tuerca apriete su tornillo.

    Solución que es, precisamente, la que nadie parece estar dispuesto a adoptar.

    Si Europa no es capaz de trazar los senderos para que sus gentes, jóvenes o no, caminen por ellos en busca de sus legítimas aspiraciones, serán sus abismos y conflictos quienes los dibujen.

    Saludos cordiales.

  7. Efrén:

    De las reflexiones expuestas, podemos plantear unas preguntas:
    ¿Es la informacion que queremos transmitir una ayuda o solo es un medio para justificar nuestro modo de vida?
    ¿Es mejor una cultura que otra?
    ¿Es comun a todas las culturas el modelo del universo?
    ¿Es real?
    ¿Que creencia de nuestras culturas, pretendemos transmitir a otras?
    ¿Son estas mejores que las de otras culturas? ¿por que?
    ¿Que cosas asumimos en nuestra vida cotidiana?
    ¿Son estas cosas comunes a todas las culturas?
    ¿Hasta que punto necesitamos de estas creencias para seguir funcionando en nuestras vidas cotidianas?
    Yo con los conocimientor y creencias que tengo ahora digo que:
    El abismo entre las culturas es una consecuencia de como estan construidas las sociedades (heredadas) en las que vivimos.
    De este punto podemos llegar a uno de los “lemas” del programa de difusión cultural via Televisiva “REDES”: EL IMPACTO DE LA CIENCIA Y LA TECNOLOGIA EN LAS CULTURAS, y de como las transforma. No es un tema trivial, y como esta demostrado da para más de 10 años de conversacion y comunicación.

  8. Manu:

    Tras leer la entrada y el resto de las intervenciones, quería en primer lugar dar la bienvenida a este foro a Manuel José, que parece que es la primera vez que interviene, e invitarle a participar en otros foros de la Comunidad Smart, que seguro le van a resultar de interés (o, al menos curiosos).
    Un saludo.
    Ahora daré mi opinión sobre el tema del abismo intergeneracional:
    En primer lugar, no creo que se trate de ninguna novedad intrínseca de nuestro tiempo y posiblemente, tampoco lo sea en exclusiva de nuestra civilización.
    Me refiero a que en los años 60, por ejemplo, la juventud ya era calificada por la sociedad adulta de la época como alocada, revelde e indisciplinada.
    Vinieron los movimientos hippies, roqueros, heavys, punkis, … y otros, tal vez visto con mejores ojos por sus padres y abuelos y madres y abuelas, como pijos, yupies, etc.. Unos rechazaban el sistema establecido y pretendían cambiar sus normas, y otros lo asumían y pretendían sacar el máximo partido a su situación de ¿privilegiados? sociales.
    Todo se ha ido quedando en aparentes simples modas pasajeras, pero lo cierto es que todas estas ideologías, comportamientos y formas de ver la vida han ido calando y transformando la sociedad (o las sociedades) y, por ejemplo, hoy en día existe una conciencia ecológica mundial heredada de ese, ya vetusto, movimiento hippie que escandalizó a sus mayores, tal vez debido a que aquellos jóvenes de la época son los mayores actuales.
    La cultura occidental tiende a globalizarse, debido al poderío económico y cultural más que a las guerras y la misma globalización hace que se produzcan mestizajes culturales y que la cultura mundial tienda a homogeneizarse.
    No obstante, también se produce un rechazo ante esta evidencia que provoca reacciones de diferenciación del resto.
    Todos queremos ser diferentes, pero a la vez estar integrados en algún grupo que nos apoye y acoja, por lo que las actitudes se acaban clonando, aunque adaptadas al momento que nos toca vivir, por supuesto.
    Esto me hace pensar que la juventud actual se diferencia más bien poco de las anteriores. Hay quien se adapta y quien se revela. Unos siguen las normas sociales establecidas y otros no las asumen e intentar vivir al margen de ellas, pero finalmente terminarán siendo los adultos que dirijan las sociedades futuras y tendrán de sus hijos y nietos la misma percepción que tienen de ellos sus padres y abuelos.
    Es “Ley de vida” ¿no?.

    Un saludo.

  9. Miquel:

    Yo señalaría un culpable bastante claro de la incomunicación actual entre generaciones: la cultura audiovisual de la sociedad occidental. Hasta hace muy poco (veinte o treinta años, como máximo), había cierta comunicación (e incluso, contadas veces, hasta diálogo) entre generaciones. Ahora no: ahora, en la mayoría de los hogares, el abuelo ve el fútbol por el canal digital, los padres miran la serie criminal americana, los jóvenes chatean por internet, los adolescentes no se quitan sus cascos musicales ni para cagar y los más pequeños están ya enganchados a videojuegos varios.

  10. graciela:

    Deberiamos retomar el respeto y conocimientos de nuestros mayores…su sabiduria y experiencias.

  11. Ubertino:

    Estoy de acuerdo en muchas de las conclusiones que exponéis y en la manera de ver el asunto aunque yo achacaría la causa de ambos problemas (el intergeneracional y el de la comunicación con países en vías de desarrollo) a una sola causa: el mercantilismo. Hemos parido una sociedad donde el único valor respetado es el éxito económico, tener cada día más y por tanto poder consumir más y a placer es la meta suprema. A este fin se supedita todo, el bienestar familiar (la mayoría de empresas exigen una entrega total), el bienestar de nuestros mayores (ambos conyuges necesitan trabajar, ¿quién cuida al abuelo?) y la formación de nuestros hijos (muchas horas fuera de casa y el niño se educa a discreción mediante tv, internet y videojuegos). Todos sabemos las consecuencias no hace falta extenderse. ¿Es extraño entonces que haya tanta incomunicación? Mientras el valor supremo a conseguir sea el balance de resultados del año en curso (siempre superior al anterior), la recuperación en tiempo record de la inversión o la especulación pura dura el problema persistirá dado que la presión será cada vez mayor.
    Los puntos de referencia a los que se refiere el Sr. Punset opino que están siendo monopolizados por grupos cuya ideología puede parecernos discutible, incluso peligrosa, pero que tienen muy claro el diagnóstico: los islamistas radicales y las multinacionales discográficas son los ejemplos más claros. Canalizan el descontento y el inconformismo natural de los jóvenes hacia sus propios fines: mira lo que tienen y lo que tienes tú, ¿lo quieres? nosotros te ayudaremos a cogerlo.

  12. Francisco Caballero:

    Si nos dejaramos de tantos análisis nos iría mejor, entiendo la inquietud de quién los escribió pero no comparto la idea de analizar las cosas, es mejor esta sociedad que la de hace cuarenta años atrás, o la de hace veinte años atrás, todo procede de lo mismo, de nuestra porfía manera de pensar en las cosas, en esta cosa llamada sociedad, en esta cosa que llamamos sociedad, en estos individuos que la componen, en cada uno de nosotros que la forma, una manera inteligente de cambiarla es dándose cuenta que la sociedad como al no existe, es una entelequía, lo que verdaderamente existe son las relaciones entre individuos, de esta manera nos levantaremos cada día, sin la presión social a la que estamos acostumbrados e iremos con la mente abierta sabiendo que lo que importa es como me relaciono con todo lo que me rodea, de esta manera se eliminan muchas diferencias sociales, muchos estereotipos, muchos arquetipos, muchas ideas en definitiva de lo que significa la palabra sociedad, sociedad es solo una palabra lo que verdaderamente existe es la relación que yo tengo con usted o con quien sea con el que hablo, con el que me rozo, con el que miro, con el que vive a mi lado, eso destruye las diferencias.

  13. Siul:

    Hola a todxs.
    Habría que analizar por qué dice el autor que no podemos reflexionar bien sobre este tema… ¿quizá porque esa tensión entre generaciones no es nada que puedan transmitir los manuales, a pesar de haber estado siempre ahi, tirando de una parte y de la otra? -la esperanza de vida ahora es más larga, pero paradójicamente, cuanto más se alarga, más parece crecer esa tensión.

    Aún así, yo creo que el problema no es tan complejo. Se trata sólo de la comunicación, de la educación. En una Europa en la que no es posible dedicar tiempo a la comunicación con los hijos (debido a las obligaciones que hemos asumido en aras de la comodidad), donde se delega el papel de educadoras a instituciones y artificiosidades externas a los vínculos familiares (como escuelas o televisiones), lo raro sería que los hijos llegaran a entenderse con sus padres alguna vez.

    Habría que empezar por pasar más tiempo con los hijos, compartir con ellos momentos especiales y bonitos para que cuando vayan creciendo recuerden esos momentos con cariño y no se sientan tan ajenos a los “carcas” de sus padres. Está claro que en la adolescencia habrá un distanciamiento, eso es natural y necesario para la formación de la identidad.

    Quizá el problema es que cada vez la adolescencia es más larga, lo que no sólo supone un problema a los padres, sino a los propios individuos en conflicto que son los adolescentes.

    Las tecnologías de la información pueden ayudar a promover la formación de colectivos, pero hay tanta información que aturde; son como una moneda con sus dos caras. El momento que nos toca vivir, como dice el autor, es confuso, y los valores que se transmiten a través de los medios masivos de comunicación son muchas veces tan mediocres como peligrosos. Para compensar la inevitable influencia que puedan tener en nuestros hijos, deberíamos, como decía antes, dedicar más tiempo a su educación.

    Jej.. yo tengo una solución para evitar esa tensión, al menos dentro del núcleo familiar: echar a los hijos de casa! si les sobreprotegemos (cosa que en las sociedades “privilegiadas” ocurre cada vez con más frecuencia) no vamos a conseguir que espabilen ni siquiera un poco; lamentablemente, muchas veces sólo valoramos las cosas cuando las perdemos; dejemos que los hijos valoren a sus padres perdiéndolos en cierta medida. Cuando no haya nadie que les haga la comida, ni la cama, etc. etc…, puede que empiecen a entender que sus padres hacían más cosas por ellos de las que se daban cuenta. Así quizá dejen de ser eternos adolescentes.
    Habría que encontrar alguna forma legal de poder hacerlo, para que los jóvenes no culparan a sus padres y les odiaran por sustraerles la comodidad… una especie de ley que obligara a hacerlo.
    Así no solucionaríamos la tensión generacional, pero al menos ésta no se convertiría en un abismo insalvable…jej… ¿qué opináis?

  14. CARDILES:

    Creo que a lo que se refiere el Sr Punset es al respeto y reverencia que existía antes ante los mayores, que automáticamente eran vistos como autoridad.

    Autoridad técnica y autoridad moral. Ante cualquier disquisición o disputa tenía que intervenir un mayor que dirimía con autoridad absoluta. Esta actitud tenía el valor cultural de jerarquía que resolvía los conflictos a nivel local sin tener que llegar a más, digamos sin tener que recurrir a llamar a la policía local, etc.

    El problema es que hoy la juventud cree saber más de cualquier tema que los mayores. Tarde es cuando nos damos cuenta que solo la experiencia propia proporciona ciertos saberes fundamentales (nadie escarmienta en cabeza ajena).

  15. Silvia:

    Estimado Eduard:
    felicitaciones por su sitio, su blog y su trabajo. Lo he “descubierto” hace poco tiempo, apenas unos días desde aquí, desde Buenos Aires, le escribe una periodista tanguera-milonguera apasionada, y me ha encantado su nivel de debate. Lo voy a seguir habitualmente. Recurriendo a sus propias palabras, la diferencia generacional es abismal, dos mundos distintos y con cambios de vida absolutos a raíz de los avances tecnólogicos, pero el espíritu del hombre sigue renaciendo y la vida vuelve a comenzar con cada hombre. Quiero decir, ¡todos sufrimos lo mismo! el dolor, la alegría, la desazón, la felicidad o la angustia… Me pregunto quién de ambos mundos quiere escuchar al otro, comprenderlo y conciliar…! Un abrazo tanguero! Silvia Rojas

  16. Daniel:

    Hola a todos y todas:
    bajo mi punto de vista, esta ruptura descrita por el autor se debe a un cambio, no en las reglas del juego, sino en el propio juego en sí.
    El acceso a nuevas tecnologías y a comunidades virtuales estaba restringido hace unos años a una franja de edad muy concreta. Leí hace ya algún tiempo una estadística que decía que la edad media de los aficionados a los video juegos se había incrementado en los últimos 10 años en 10 años, es decir, eran los mismos de siempre.
    Sin embargo, no es difícil ver hoy en día en un hogar cualquiera, como apuntaba otra persona en un post anterior, a la niña pequeña con la Nintendo DS, el adolescente con el iPOD, la venteañera con el Messenger y sus padres viendo cine “a la carta”.
    La cosa ha cambiado. Tanto, que no tenemos reglas para este nuevo juego, se nos escapa de las manos. Y sobre todo se les escapa a los padres.
    Antes un padre o una madre sabían cuando un hijo hacía algo mal. Pero, ¿está mal que un joven no tenga más relaciones que las virtuales? ¿es malo que escuche mp3s todo el día alejándose del entorno?
    Podría parece ser que sí, pero no todos los padres pueden estar seguros de ello. Es como estar en una habitación sin paredes, en la que se desconoce la linde. Esto enlaza con el asunto de los niños-llave (aquéllos que desde muy niños tienen llave para entrar y salir de casa; yo no la tuve hasta los 16).
    En resumen, creo que el problema no está tanto en una generación de jovenes, sino en una generación de padres que no están teniendo unas reglas básicas con las que educar a sus hijos por el cambio de escenario y que, por tanto, se ven en deuda con ellos, llegándose a enfrentar con sus profesores (tengo un hermano también en la enseñanza secundaria), lo cual no ocurría 15 años atrás, cuando el alumno tenía, siempre, la presunción de culpabilidad a los ojos de los padres frente al docente. Y lo peor, de una generación de padres que fracasa surge una generación sin mucha posibilidad de prosperar.
    PD: tengo 31 años, no pertenezco a ninguna de las dos generaciones que describo

  17. manly:

    Y yo que veo que es justo al contrario, que es el diálogo intrínseco que se da entre generaciones lo que hace que el mundo siga adelante. Y que de hecho siempre se da y siempre se dará y últimamente más que nunca ¡¡¡¡

    Seguimos teniendo parámetros de personas que nos sirven como referencias, tanto unos para acercarnos a cómo son y otros para alejarnos de ellos. Y seguimos teniéndolos porque el hombre es así por naturaleza. Pero ahora no nos conformamos con que nos sirvan de muestra sino que también les imitamos independientemente a que sean de generaciones distintas. Ahora nos seguimos los unos a los otros, los jóvenes a los mayores y lo que nunca… Los mayores a los jóvenes. Nunca como hasta ahora se han visto tanta persona mayor comprando ropa de gente joven, y niños pequeños en espectáculos de personas mayores, madres a los 60 años que conviven en su experiencia con otras de 30. Y científicos que a los 40 años tienen currículums que sólo se tenían antes a los 60. Porque cada vez la edad se lleva más en el DNI y no en la forma de ser, y esto conlleva a un diálogo e incluso convivencia mayor entre distintas generaciones.
    Nadie vive aislado, y es en esta relación donde se da la transferencia de conocimientos, aptitudes, experiencias…

    Esto es como una carrera de relevos, unos nos vamos dando a otros el testigo, pero aunque no queramos, ésto es así. Y en esta carrera, jamás ha habido tanta edad distinta corriendo de manera simultánea.
    Eso es lo que yo veo en la calle.

    Saludos a todos.

  18. José Manuel García Román:

    Muy interesante la reflexión de Eduard. Con vuestro permiso voy a dar mi modesta opinión. Se trata, como dice el autor, de una cuestión de la cual no sabemos casi nada. Aunque conincido con muchos de los planteamientos reseñados aquí, me siento más identificado con la opinión de MANU, en el modo de que las diferencias generacionales siempre han existido. Acostumbramos a ver las situaciones como si fueran nuevas, pero se han repetido a lo largo de la historia de la humanidad. De todas maneras, con la revolución de las nuevas tecnologías de la información, la brecha parece aún mayor. Puede que, en cierto sentido, sea así. Los jóvenes tienen su propio grupo virtual. Los mayores y los de media edad también. ¿ No podemos suponer que los que nos tengamos que acercar a los jóvenes seamos nosotros, los no tan jóvenes? Personalmente me encuentro más cerca de la juventud, la juventud con ilusión. Y es que nunca deberíamos dejar de ser un poco niños, con la misma curiosidad por el mundo que ellos. Si tienen defectos los han heredado de los mayores, esta es la verdadera cuestión que debemos solucionar entre todos. Como siempre no es nada fácil. Saludos cordiales.

  19. josem:

    Creo que la diferencia entre las generaciones actuales se basa en la cultura del ocio, término que sé escandalizará a los puristas, pero es una etiqueta identificable. ¿Aspiraciones de los hijos de la posguerra? El crecimiento económico, el utilitario, las vacaciones en la playa y los hijos en la universidad. ¿Aspiraciones del baby boom ( 1968-1975)? Que no nos mareen, ya sabemos lo listos que fueron nuestros mayores, los sacrificios que hicieron, lo mala que fue la vida, pero es que ni tuvimos culpa ni fuimos responsables, y para colmo de males no todo se hizo bien, más bien regular. Me resulta patético ver a gente de mi generación en trabajos pésimos, con actitudes ridículas en pos de un mercantilismo y una cultura económica que fracasó desde la crisis del petróleo de 1973, así que mucha gente opta por edificar su mundo con otras opciones y otras variables, autogestión, okupas, compartir vivienda y estructuras antaño reservadas a la familia, identidad sexual, movimientos artísticos y en general cualquier cosa que esté en contra de la violencia y la imposición, por eso son tan molestos porque a diario recuerdan a mucha gente que se puede ser feliz sin necesidad de aplastar a nadie, ni ser el mejor vendedor, ni el más laureado, ni el mejor escritor, simplemente se pude ser feliz siendo como uno es, y quizá no seamos una generación de héroes de guerra, pero ni falta que nos hace, somos uno de los intentos de aplicar el ocio como forma de pacificación y seguramente fracasaremos, pero en nuestro empeño no nos empeñamos en dejar víctimas para justificarnos.

  20. pepe:

    A costa de ser pesimista… para no variar, creo que va a ser imposible, salvar esa brecha: Marvin Harris lo definió “el abismo generacional”: antes las generaciones más longevas eran las que más conocimiento acumulaban (conocimiento=experiencia), por lo que eran la cúspide de la pirámide social de los pueblos cazadores recolectoes.
    El “abismo generacional” (que es tb el que usted trata en este interesantísimo blog, Sr. Punset), surge cuando la tecnología va más rapido que las generaciones: al desarrollarse y aparecer tecnologías nuevas cada vez en menos tiempo, los más viejos, no controlan estas tecnologías, sobre las que se apoya el funcionamiento de la vida moderna: ya no son la cuspide… sino algo que está ahí,
    Por otro lado están las generaciones “nuevas”: están ahítas de estas tecnologías… incluso poseen más tecnologías de las necesarias para funcionar en la vida moderna… y entonces surge el problema: el fin no es vivir: no se trata de que la tecnología esté al servicio de estos jóvenes (y no tan jovenes…), ellos están al servicio de las tecnologías, creando un codigo de valores … ajeno al de los mayores,…

    De esto se aprovecha el MERCADO, y cea un circulo vicioso: no hay principios, no hay tradiciones,…. es igual, se vende y punto.

    Sr. Punset, ahora recuerdo aquel blog suyo sobre la educación: ahí creo que deberíamos empezar por estrechar este abismo: TODO RADICA EN (lo que está de moda en decir hoy día: empatía) PONERSE EN LA PIEL DEL OTRO: eso las tecnologías, por muy nuevas que sean, no han sido capaces, o no se ha querido, reproducir: la gran olvidada, LA ETICA
    : En un mundo con infinidad de medios de comunicación, libre, con infinidad de información, cada vez es más difícil estrechar ese abismo: ¿por qué?

  21. El hermano Montgolfier:

    “somos uno de los intentos de aplicar el ocio como forma de pacificación”, ¿esto lo dices en serio josem?, ¿estás diciendo que el aumento de la violencia juvenil es un invento?, ¿acaso el incremento de profesores agredidos, alumnos acosados hasta el suicidio es mentira?…

    “No hay más ciego que el que no quiere ver”

  22. Acm:

    Que las interpretaciones de las realidades que nos rodean, a los mismos, puedan ser tan numerosas como los individuos que asistimos a ellas merecería reflexión aparte.

    Es sistemática a través de los siglos la tentativa exculpatoria, quizás involuntaria, que nos procuramos al señalar como responsables de lo injusto a causas o cosas ajenas a nosotros.

    La genética no es algo independiente y ajeno. La genética somos todos, es usted y soy yo. De forma que si admitimos que por genética somos guapos o feos, listos o tontos, altos o bajos, por ella misma deberemos admitir ser inocentes o culpables. No es de justicia ni veraz adjudicarnos todo lo certero y bueno, y cargar al ADN con todo lo erróneo y malo, como si fuéramos algo diferente. Ya no cuela.

    Qué un, o muchos, determinado acontecimiento se perpetúe, repitiéndose una y otra vez, en el tiempo, no será nunca justificación de sus consecuencias. Que en todos los siglos hayan existido conflictos bélicos no justifica la guerra como “Ley de Vida”

    Dicen los japoneses que no quieren ni tienen residencias para ancian@s. ¿Quién cuida de ell@s?

    Dicen que en algunos lugares de la cordillera andina hay miles y miles de niñ@s
    trabajando en minas. ¿Quién los sacará de allí?

    Dice la ONU que CINCO millones de niñ@s mueren al año por no tener un bocadillo o un vaso de agua. ¿Sería un éxito que el próximo año sólo muera la mitad?

    Dice la UE que hay que ganar la batalla de la competitividad. ¿Qué pasará con quienes la pierdan?

    Y hay muchos otros dichos.

    Creo que las generaciones que convivimos juntas hoy tenemos buen oído y mejor vista, y no es la falta de comunicación la que provoca nuestros abismos locales, sino, muy al contrario, los provoca el estar bien enteradas.

    Saludos

  23. Néstor del Prado Arza:

    Un saludo al colega Punset, en el 2001 tuve la ocasión de compartir con él y otros colegas españoles una mesa redonda, en la Costa Brava, convocada por Marcos Uriarte de Strategy Consultors.Recuerdo que también estaba Salvador García
    He llegado a la conclusión que el conflicto generacional es un pequeño problema dentro de un gran problema y que al resolver el gran problema se mitiga-pues nunca desaparecerá- el pequeño problema.
    El gran problema consiste en la ausencia de un modelo eficaz de desarrollo social y económico sostenible a escala mundial, donde el culto a la dignidad plena del ser humano sea el objetivo supremo.
    Siempre estarán presentes contradicciones no antagónicas, esas que estimulan el desarrollo, propias de los cambios en la esfera material y espiritual. Cada generación es portadora del germen del cambio, lo que se hace virtuoso y constructivo cuando educamos a nuestros hijos para que se parezcan a su época y no sólo a sus padres. Es todo por el momento

  24. "Juanlu":

    Hola soy un joven extremeño de 17 años y creo que mi opinión desde dentro podría aportar a este debate.
    Por supuesto que existe un gran abismo generacional pero ¿por que esta causado?
    En mi opinión este abismo se produce por los constantes cambios a los que esta sometida la sociedad, y no hablo solo de cambios tecnológicos si no de cambios en el pensamiento. Como apuntaba el señor Punset actualmente la edad de madurez sexual es mucho menor que la que había hace tan solo 15 años imaginaos las diferencias que habrá con los mas mayores. Así también puedo constatar que la edad de maduración intelectual aumenta cada vez más. ¿Y por que? Por los cambios, actualmente la población joven es literalmente bombardeada, hecho que hace unos años no ocurría de igual manera. Desde que me levanto hasta que me acuesto publicidad y mas publicidad.
    Cabe destacar en este bombardeo los ciclos modales, que han conseguido hacerse fuertes socialmente, consiguen que la gran mayoría de la juventud se someta a ellos. Cada vez los cambios se producen con más rapidez permitiendo así aumentar las ventas y conseguir más dinero, y más dinero, hasta tal punto que una persona que nos siga estos ciclos es excluida socialmente por la gran mayoría.

    Y esto son todos nuevos factores que hace tiempo no se vivían y que ahora condicionan a la mayoría de los jóvenes, pero, los jóvenes no son unos borregos al menos no totalmente y esto les (mejor dicho “nos”:D) ha hecho crear algo, movimientos que nos permitan tomar decisiones y no seguir a la masa. Por esto, en mi opinión surgen las llamadas “tribus urbanas” en un intento de conseguir un algo que nos haga diferentes de los demás. Se crearon estas tribus pero el capitalismo (no se si llamarlo así) va por delante y ya ha conseguido adaptar la mayoría de estas tribus a los ciclos de modas por lo que, de nuevo, los jóvenes se encuentran aborregados.

    La falta de modelos es incluso comprensible, los niños no venimos con un manual de instrucciones y los continuados cambios hacen que los educadores tengan grandes dificultades para llegar hasta más jóvenes de la sociedad. Esto plantea otro gran problema la educación y así también la educación de educadores. Yo pienso que nuestro sistema educativo y la mayoría de nuestros educadores siguen anclados en un sistema que hace 50 años podría funciona perfectamente, pero que ya no es tan valido y necesita depurarse.

    La falta de valores y conocimientos es debida a la educación, sobre todo, en el ámbito familiar, como dije antes no venimos con libro de instrucciones, pero a nuestros padres y a nosotros en el futuro se nos deberían dar unas pautas, unas guías sobre las que circular.

    Un suma y sigue.

    Mi humilde opinión

    Un saludo.

  25. Tomasito:

    Hola,

    quiero decir que muchísimos padres y madres de estos días son unos INÚTILES ABSOLUTOS. Pero los son como personas, en todos los ámbitos. Y la genética de éstos es terrible, menos mal que Asuntos Sociales retira la custodia a algunos, y la susodicha genética no es una copia de la de los progenitores.

    He trabajado en Centros de Menores, y puedo decir que muchos padres son terroristas con sus hijos.

    Los medios de incomunicación, mayoritariamente, dan asco. Porque las personas, casi todas, que trabajan allí, dan asco.

    Se me ocurre como remedio, pasar de todos. Y AYUDAR A LOS QUE LO NECESITEN (sobre todo niños). Por ellos y, por nosotros mismos.

    Para terminar de manera positiva: con paciencia y buena suerte, encuentras personas que merecen la pena. Así que, a disfrutarlas!

    Saludos!!

  26. Pablinho:

    Hola! Antes de nada expresar mi admiración por E. Punset.
    Pues nada, tengo 22 años y estoy cansado de explicarle a mis padres como funciona el móvil. Detecto una falta de entusiasmo por su parte a la hora de aprender. Creo que el franquismo tiene bastante que ver en este acomodamiento en el que están sumergidos, y el enorme crecimiento de España en los últimos años tampoco es tan fácil de asimilar. La sociedad en su conjunto creció más que los individuos por separado.
    también me gustaría comentar que estas diferencias en cuanto a forma de pensar, no se da tanto con mis abuelos. Por eso lo del franquismo, parece que entre la 1ª generación (mis abuelos) y la tercera (yo) hubo un parón o algo en cuanto a crecimiento personal.
    Un saludo

  27. El hermano Montgolfier:

    Pablinho, tu comentario es el palpable ejemplo de como una palabra puede ser la explicación a todo. Todo es culpa del franquismo ¿no?, nosotros somos inocentes ¿verdad?.

  28. Javier F.Z.:

    Gracias a todos. Especialmente al promotor de este rico coloquio-debate.

    No creo que el abismo generacional sea un problema nuevo. Parece ser que, en toda nuestra historia social, política y económica, el único momento de parón evolutivo social se dio durante el feudalismo. Esto quiere decir, a mi entender, que salvo escasas excepciones (conocidas), la nueva generación siempre se ha movido a una velocidad mayor que la anterior. Si ésto no hubiese sido así, el primer primate que bajó del árbol se habría quedado arriba junto a su papá, y hoy no estaríamos hablando de abismos generacionales, sino de cuán lejos sigue estando el suelo visto desde la rama. Habrá que entender que hemos desarrollado una genética que nos predispone a correr más que nuestros padres. Lo que sucede ahora, (que hace que el problema aparezca visible), es que la velociad a la que la humanidad se desarrolla es tan grande, que la mínima diferencia porcentual en velocidades entre generaciones hace que la distancia parezca mayor. Pero es solo una consecuencia de la velocidad a la que nos movemos. No es, por tanto, el abismo generacional un problema en sí, sino solo una consecuencia inherente a la velocidad que le hemos ido dando a nuestro desarrollo. Y, para los que aún se sigan preguntando que, en cualquier caso, alguna solución habrá que dar, diré que a lo mejor no hace falta, porque no supone un problema real. Solo aparente. Si fuese un problema real, es decir, si éste pequeño engranaje de la inmensa maquinaria evolutiva estuviese dañado o funcionando a destiempo, (como se apunta), la misma maquinaria lo notaría y se ralentizaría para volver al equilibrio.
    Un saludo a todos, espero poder participar en lo sucesivo.

  29. Pablinho:

    El hermano Montgolfier, no dije que el franquismo tuviera la culpa de todo. Nosotros somos unas marionetas del entorno y en parte si somo inocentes, estamos condicionados por el entorno.

  30. Acm:

    Ante todo, bienvenido al blog, Javier F.Z.

    Entre generaciones coetáneas siempre existen rasgos que, poco o mucho, las diferencia. En ese punto estamos de acuerdo.

    Pero volvemos, otra vez, a señalar con el dedo a la genética. Responsabilizar a la genética de conceder la facultad de correr más o menos, ya sea física o intelectualmente, a individuos de generaciones separadas por 25 o 50 años no puede ser argumento. La ciencia conoce ya que las sucesivas modificaciones genéticas, ya sean musculares o neuronales, se consolidan tras muy largos períodos de tiempo.

    Por otro lado, podríamos debatir sobre la evolución de las especies, pero no creo que ninguno estemos en condiciones de testificar sobre si el primer primate que se bajo del árbol fue el hijo o fue el padre. Fíjate que hoy somos mucho más inteligentes que entonces y hay padres que abandonan el árbol familiar mientras que hay hij@s que no quieren o no pueden dejarlo.

    La perpetuación, y el control, de la especie fundamentada exclusivamente en la Biología, en la sabiduría genética, a día de hoy es un mito. Decir que sobrevive el más fuerte es sólo poesía, puesto que con ella misma podríamos decir que sobrevive el más malo. Morir después de otros no equivale a sobrevivir. Equivale a vivir un rato más. Luego lo cierto es que ninguno sobrevivimos.

    Que la genética nos construye e influye en nosotros, sí. Pero que reconduzca nuestros excesos o defectos humanos, políticos, sociales y culturales, pues no.

    Saludos

  31. Silvia Acevedo:

    No hace mucho comentaba en clase que estamos en la generación de las faltas de ortografias, del mp3, del you tube y de “búscalo en el tío google”.
    Y alguien me corrigió diciendo que ya estamos en el mp4.
    Para mí el problema es que no nos enseñan a pensar. Solo nos enseñan la forma, no a descubrir el contenido de las cosas. Por eso pienso que mi comentario autocrítico no lo analizo esa persona, y se quedó en lo anecdótico del comentario.
    Si no te enseñan a pensar, a sacar tu propis conclusiones, a analizar la realidad, dificilmente puedes darte cuenta de que se necesita mejorar esa realidad. De ahí sospecho que viene la falta de inquitudes de la juventud.
    Ahora la razón del porqué no se entienen las generaciones cohexistentes en la actualidad creo que parte precisamente en que no nos han dado las herramientas necesarias para descifrar a la generación anterior, y asi porponerles una mejora.
    Ahora yo planteo, ¿no sería deliberada esta carencia de formación? Así somos más manipulables, nos lo creemos todo mientras se pueda ver en imágenes y carecemos de sentido común al faltarnos el recurso de ver más allá del texto, … ese subtexto que habría que cambiar.
    Un saludo a todos
    Silvie

  32. Javier F.Z.:

    Gracias, Acm por su respuesta, y a todos los lectores.

    Entendio, como apunta Acm, que los cambios genéticos que se puedan dar entre dos generaciones separadas solo 25 o 30 años no puedan explicar una diferencia abismal en su capacidad de adaptarse. Y es seguramente cierto que de haber sido mi padre el que tiene mi edad y yo quien tiene la suya, hoy sería él quien tiene la iniciativa de escribir en éste blog, y yo sería alguien que ni sabe usar el móvil, ni tiene ganas de aprender. Es decir, su genética y la mía son iguales, y sólo el momento en que hemos nacido ha determinado nuestra adaptación al medio que nos tocó en suerte cuando teníamos edad, ganas y necesidad de adaptarnos a él. Podríamos poner el ejemplo del niño que aprende su lengua materna a los cinco años, al que le va resultando paulatinamente más difícil aprender una lengua nueva a medida que van pasando los años.
    Pero ésto por sí solo no explica que la diferencia entre las generaciones actuales sean mucho mayores que las de las anteriores. Y aquí vuelvo a incidir sobre la velocidad a la que nos movemos. Cuanto mayor es la velocidad a la que se desarrolla el medio, mayor será la diferencia entre los que se adaptan y los que no. En una sociedad inmóvil, un hijo entenderá a un padre tan bien o tan mal como su padre entendió a su abuelo. Porque todo ha permanecido igual durante generaciones. Hablaba antes del feudalismo, donde durante doscientos años, en toda europa no se inventó ni una sola herramienta nueva para el trabajo en el campo. Y esta circunstancia era extrapolable al ámbito social, cultural, y económico de la época. Allí seguramente no hubo abismos generacionales.
    Pero hoy día el “desarrollo” es tan rápido que sólo los más jovenes pueden seguir el ritmo, dejando atrás, muy atras (tanto más cuanto mayor es la velocidad) a sus progenitores. La genética es la misma, pero los padres son mas viejos, y además éstos ya se adaptaron una vez al medio que les tocó en su juventud.
    Por todo ésto, a mi modo de ver, la responsable del actual abismo generacional ha sido el cambio tan brusco de velocidad.
    En cuanto a la duda graciosamente apuntada por Acm de si fué el mono padre o el mono hijo quien primero bajó del árbol, solo decir que, en cualquier caso, uno de ellos dejó a su padre en la rama para irse a convertir poco a poco en ser humano, dejando atrás a los menos adaptados.
    Este ejemplo de evolución generacional sólo se usó para apuntar los inicios de nuestra capacidad de adaptación. Pero el ejemplo sigue siendo válido para la ocasión y para explicar todo lo dicho, si se combina con la innegable circunstancia de que nunca la sociedad ha cambiado de marcha con la rapidez con que lo ha hecho en los últimos tiempos.

  33. Acm:

    Gracias a ti.

    Sí, Javier F.Z., la alta velocidad con la que se producen los cambios dentro de espacios de tiempo relativamente cortos, puede ser una de las causas que ayudaría a distanciar generaciones que cohabitan.

    Saludos

  34. Andrés Martín:

    Intentando recoger la esencia de las aproximaciones sobre la velocidad que se leen aquí y como joven, les lanzo esta pregunta:

    ¿Qué valor tiene hoy día y en nuestra sociedad conocer la forma de encender fuego con yesca y pedernal?

    Cuanto mayo es la velocidad de cambio del entorno, menor es el valor de la experiencia concreta y mayor el de la capacidad de adaptación y cambio rápido.

    Aunque esto no es cierto en todos los aspectos, es percibido -inconscientemente- como verdad general por los jóvenes (“Los mayores no se enteran, viven en su mundo”) que se organizan en no una, sino muchas culturas para cada segmento generacional. Además quisiera hacer notar que estos segmantos se suceden con márgenes de edad cada vez más cortos (quizás el parámetro de referencia sea la edad de madurez sexual, como apunta el señor Punset). Las culturas de mi “generación” no se acaban de entender con las “generaciones” de cinco años después.

    Hace cuatro años, en el segundo de mi carrera, era habitual de las salas de chat de IRC. Hoy no las usa tanta gente (el modelo de moda es el “blog” y el “messenger”). Yo conocía diferentes argots y abrebiaturas comunes. Mientras finalizaba mis estudios de biotecnología (formándome en ciencias que en muchos casos no alcanzan los 60 años de recorrido como disciplinas por derecho propio) perdí el hilo de la rápidamente cambiante sociedad internauta y ahora (no sin esfuerzo) empiezo a recuperarlo. ¿Cuántas veces podré repetirlo? ¿Qué ocurrirá cuando encuentre trabajo, hipoteca, posibilidades a futuros y forme una familia? Que perderé de vista una parte sustancial del mundo de los jóvenes.

    Les dejo unas preguntas:

    ¿Qué significa n00b?¿y STFU?¿OMG -en un chat-?

    ¿Qué series ven los chicos en televisión? ¿Qué canales? ¿Qué personajes son famosos entre ellos y referentes positivos o negativos?

    Si no las pueden responder, es que la falta de referentes comunes hace imposible el establecimiento de códigos de comunicación en este caso, aunque existan los canales.

  35. Ignacio:

    Llego tarde como el conejito de Alicia, pero no puedo dejar de comentar que, una vez más, la comunicación a través de la red está superando la utopía y está acortando la distancia entre las generaciones.

    ¿Cuántas generaciones han intervenido en este debate? Al menos dos, que son las que nos ocupan. Nunca podríamos haber imaginado una cuarta dimensión tan cercana y versátil.
    Saludos, Ignacio

  36. Javier F.Z.:

    Tienes razón ignacio. Pero del mismo modo que la red ha conseguido que dos generaciones puedan intervenir al mismo tiempo en este debate, también fomenta, sin querer, que las diferencias entre las generaciones que intervienen y las que no, sigan siendo abismales.
    Saludos

  37. andrezforero:

    creo que la estupidez humana es un viruz para la vida, dominada por el ego alimentado ridiculamente atravez de su historia y argumentada y potenciada por el conocimiento, tecnologia y placer han terminado por destruir todo el equilibrio natural en este planeta..el hecho de “creernos” especiales y superiores por “tener razón” (hecho que solo es una mutación o un tumor del proceso evuolutivo a q

  38. andrezforero:

    del que hemos sido producto) esta llevando a que esta esfera organica se convierta en una selva de concreto y muerte, en donde solo quedaremos nosotros como especies vivas….creo que debemos reconsiderar de donde venimos en realidad y retomar nuestra vida sostenible y natural para poder encontrar un equlibrio entre lo que somos y debemos ser …debemos entender que no somos superiores sino parte de un gran universo….lleno de energia y vida para seguir conociendo la verdad….

  39. yudiht:

    este articulo me hace pensar que joven de hoy en dia es menos atendido por sus padres ya que le dedica poco tiempo, y nosotros como docentes tenemos y estamos en la obligacion de entender esta situación ya que podomos enseñar todo el conocimiento que podamos y ellos no saberlo utilizar, pero si tratamos e buscar la logica para que pueda pensar ya cambiaria la siuación, porq nadie esnseña a pensar, pero demostrandoles cariño aunque sea pasando la mano sobre su cabeza ya estamos dando confianza y aliento de seguir adelante contando con alguien y ese alguien siempre estarápresente para ese alumno.

  40. Noemí Damont:

    Pienso que esta dificultad de comunicación se da por falta de tiempo y dedicación en la educación.

    Hoy en dia hay mucha permisividad y los padres en vez de enseñar unos valores, parece que esperen que ya nazcan sabiendo lo que quieren.

    Los padres además de dar amor, tambien deben aprender a decir no, y dar unas normas y que los niños aprendan a seguir unas normas.

    Actualmente, los padres trabajan los dos fuera de casa, y eso repercute que no tienen tiempo para dedicarlo a estar con los hijos, hay que valorar la calidad del tiempo para conversar y estar con ellos.

    Los adolescentes que no tienen ese apoyo emocional en casa, lo buscan fuera de casa, creando un vinculo con amigos, pero a falta de autoestima, se crean grupos en que la falta de respeto es normal.

  41. Luis de Pedro:

    La respuesta a cómo se consigue la felicidad es muy sencilla:

    Amar a los demás. Cuanto más ames a otras personas y menos te preocupes de tí mismo, más feliz serás. ¡Qué facil! ¿no?

    Pues no. Porque amar no es nada fácil. Hay que olvidarse de los propios caprichos, los vicios, las ambiciones y las obsesiones. Cuanto más feliz hagas a otra persona, más feliz serás tú. Lo malo, es que a veces hay que sufrir para ser feliz, es necesario un esfuerzo para conseguir el bien del prójimo. ¡Que duro es negarle a tu propio hijo sus tontos caprichos y verle llorar! Y es que dicen, y es verdad, que quien bien te quiere te hará llorar. ¡Qué contradicción! No. Ser feliz no consiste en sentirse en una especie de paraíso llenos de placeres. Para eso, lo mejor es meterse un chute de heroína. Según dicen, ese es el mayor de los placeres.

    Ser feliz consiste en sentirse pleno, en estar satisfecho de uno mismo, en sentirse libre, en sentir que puedes resolver todos los problemas. Si buscas tu propio gozo, nunca te saciarás. Si buscas el bien común, te sentirás satisfecho cuando lo consigas.

    Pero requiere un esfuerzo que dura toda la vida.

    Es así de sencillo, y así de duro.

  42. Leandro:

    YA no pertenezco a esa generacion de jovenes a que hace referencia el artículo, y puedo asegurar que no es esta generacion la que se ha perdido, se auguraba hace años, como causa del desprecio de la superior. Los valores y costumbres cambiaron para una generacion de padres, manteniendo los usos y juicios de los abuelos, todo sin percatarse de ello, las comodidades siempre se asumen facil e inconscientemente. Así, ¿los hijos simplemente “se hecharon a perder”, ellos han creado esos valores? Se culpa a quien no tiene voz ni voto del fracaso Social, los padres culpan a los profesores, los profesores a los padres y todos a los jovenes.

  43. tere:

    me interesó mucho el artículo. estoy escribiendo un libreto sobre la palabra abismo. me preguntaba que estaba sucediendo en mi país con los jovenes, veo que es lo mismo en todas partes. ayer me decía un compañero de izquierda: que pasó con nuestros hijos? les dimos ejemplo de lucha , de buscar ideales y defenderlos y a ningun le interesa nada de esto. que pasó? es cuestión de tiempo. es curioso ver el desarrollo tecnológico, el lado derecho del cerebro de estos jovenes está trabajando mucho. en unos años veremos los resultados.

  44. tere:

    por otra parte pienso en la carta de derechos del niño, en la lucha ambiental que llevan a cabo muchisimos jovenes, el desarrollo tecnologico, la navegacion interminable con gente de todas partes del mundo…tengo mucha fe en los jovenes, porque nunca pienso que el tiempo pasado fue mejor. eso no es cierto. esta muy bien que existan abismos generacionales.el mundo seria insoportable si no existieran abismos, estos hacen que uno se detenga a pensar, analizar, cuestionarse, buscar soluciones,reirse,compartir,buscar la salida a los laberintos,armar nuevos rompecabezas,maravillarse con los cambios,aprender codigos nuevos,nuevos bailes y ritmos musicales,nuevas formas de comunicacion.todos hemos desayunado con los abismos, forman parte de lo que somos. pienso en lo que escribi antes y me dije: esperate, es que tu quieres que las cosas sean como tu quieres y la vida no es asi. no solo heredamos, de dedalo el miedo al minotauro. tambien heredamos el miedo a vivir en el laberinto y saber vivir en el sin escapar. nota: no voy a poner acentos, tengo que darle a otras teclas porque esta maquina es muy gringa y no tengo tiempo…la rapidez..siiii..como nos lleva hacia el abismo…y eso que no he usado iconos ni caritas felices..lindo dia a todos. muy buen blog.ya lo visitare y que sea el amor la fuerza que nos acompañe.

  45. Mercedes:

    Hola a todos. Pertenezco a la generación anterior y soy madre de 2 niños, la mayor tiene 9 años y a pesar de que trato de mantenerme actualizada en temas cibernautas, los programas que ven los peques, los juegos que les interesan… a veces me pierdo y cuando me doy cuenta mi niña esta dos pasos adelante de mi. Que sucede?, simple estoy tan ocupada trabajando en una oficina, estudiando y pintando obras de arte que no descanso ni el fin de semana, no puedo sentarme a ver la puesta de sol por que me falta hacer aquello, no puedo detenerme a enseñarle una manualidad por que debo dejar lo mas limpia la casa para que me aguante un semana laboral hasta el siguiente fin de semana ( no tengo asistente del hogar, hoy en día es muy dificil conseguir una), no puedo ver la película favorita con ellos por que debo cocinar, en resúmen no tengo mucha comunicación con mis dos peques. Ese es el verdadero problema. Estamos tan ocupados tratando de seguir el ritmo de vida que nos impone el desarrollo social (con todos sus matices), que prácticamente los niños crecen solos. Mis padres hicieron los mismo conmigo, la diferencia es que tenian mayor holgura económica y en ocasiones nos llevaban de vacaciones en familia (eramos 8 en total, admiro a mis padres por su valentía, yo solo tengo dos para probar al mundo que puedo tener hijos, y también por que alcanza uno en cada brazo), lastimosamente mi esposos tiene un largo historial de inestabilidad laboral que me obliga en ocasiones a redoblar esfuerzos y me quita el valioso tiempo para mis hijos. Pero hago mi esfuerzo, los llamo por telefono un ratito, cuando llego a casa les doy un eterno abrazo, les pregunto como les fué en la escuela, les reviso los deberes, cuando se van a dormir les pongo musica, escuchamos un ratito, les doy un besote, y los abrigo muy bien, en ocasiones duermo con ellos, por turnos (es lo mas rico de la jornada, sentir sus cuerpecitos calientitos), los abrazo como queriendo meterlos dentro mio y es lo máximo. A pesar de eso siento que hace falta algo, y cuando me detengo a analizar, me doy cuenta que les permito jugar mucho y en ocasiones no les exijo que me ayuden en la casa (deben adquirir responsabilidades) en tareas pequeñas, por ejemplo le digo a mi niña que debe lavar su ropa interior todos los días, pero cuando llego a la casa me olvido de la disposición y lo mas practico es meter toda la ropa en la lavadora, me falta memoria y constancia, lstimosamente ella se da cuenta y cuando le vuelvo a solicitar protesta, entonces respiro profundo, cuento hasta diez y se lo vuelvo a pedir con un poco mas de firmeza, por una parte pierdo autoridad y pierdo la oportunidad de enseñarle cosas nuevas y compartir con ella (una vaina). Hasta aqui tenemos: falta de atención a los niños, falta de comunicación, inconstancia en las tareas dadas… fregados. A veces somos facilistas, es más fácil hacer uno x o y actividad que “perder” el tiempo dandole instrucciones a los hijos y esperando que ellos lo hagan como uno desea, no nos damos cuenta que ellos tienen otro ritmo y que debemos acoplarnos a ellos en ocasiones. Ah!, en ocasiones unas buenas nalgadas vienen bien así como palmaditas de felicitación en la espalda también. Tengo planeado hacerme una mascarilla para el cabello, y compartirla con mi niña (adora su cabello, es largo, lacio y con ligeras ondas, brillante y muy suavecito), espero que las tiranas ocupaciones no me quiten ese placer. Bueno un abrazo a todos, by.

  46. Jorge Villabona » Blog Archive » Nos hacemos mayores:

    […] Eduardo Punset en su artículo de abismo entre generaciones, ya lo comenta: […]

  47. S5/6 Spanish » Blog Archive » Advanced Higher - Week 1:

    […] Further Reading: Read this blog post and summarise the arguments in English.  Note down useful vocabulary, including from the Comments section. […]

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.