Autor: Eduard Punset 5 diciembre 2010

Ayer noche empecé a pensar en aquellas cosas que encajaban en el mundo del siglo pasado, pero que resultan insostenibles hoy día. Quería profundizar en el futuro; en las cosas que vienen o no tendrán más remedio que cambiar. El primer ejemplo que me vino a la cabeza fue el automóvil. ¿Alguien se ha parado a pensar que para transportar a su lugar de trabajo a una persona que pesa en promedio setenta y cinco kilos hace falta un coche que pesa en promedio mil quinientos kilos?

Es totalmente absurdo que para mover a un individuo que pesa setenta kilos se recurra a una maquinaria que pesa más de mil kilos. No hay más que contemplarlos por la mañana sufriendo, uno detrás de otro, pero cada uno en su coche, la congestión del tráfico.

La solución que hemos ideado para no sufrir demasiado el impacto negativo de esta gran contrariedad ha sido transformar el carromato en un segundo hogar, a costa de aumentar todavía más la disparidad de pesos entre la persona y el coche-hogar: le añadimos calefacción y aire acondicionado, aparatos de música y conexiones telefónicas, sistemas híbridos de carburante y energía eléctrica, una pequeña nevera y soporte para los vasos; todo lo que uno tiene y necesita en casa, salvo el gato y los niños.

Es obvio que seguimos con un sistema de transporte individual que era, supuestamente, razonable en plena revolución industrial –había pocas autopistas, pocos coches y ninguna escasez energética–, pero que resulta escandaloso e insoportable en el mundo de hoy –la gente pasa muchas horas encerrada en la prisión del coche, la mitad de ella con elevados índices de ansiedad que aumentan sus posibilidades de estrellarse–.

Rastros del paso por las autopistas al mando de nuestros coches-hogar (imagen: usuario de Flickr).

Pasó algo parecido hace diez mil años con la consolidación de los asentamientos agrícolas y la renuncia por parte de los humanos –descendientes de antecesores comunes con los chimpancés y bonobos– a la propiedad comunal y al sexo compartido.

El cambio en cuestión supuso su imposición mediante enormes dosis de violencia: no entró graciosamente la idea de que el huerto era de alguien y no de todos, la consiguiente jerarquía que entrañaba la administración y el mantenimiento de un simulacro anticipado de Estado; ni fue liviano, por supuesto, aceptar la pérdida total de poder de la mujer a favor del hombre. Ése es el sistema organizativo que ha durado unos diez mil años con el que todos hemos crecido.

La gran pregunta sin contestar –la del millón de dólares– consiste en saber si algunos de los cambios que estamos empezando a vislumbrar son una simple manifestación de que estamos dejando atrás los asentamientos agrarios que dieron lugar a la única civilización que conocimos: “Ese trozo es mío y aquél es tuyo y no se te ocurra infringir los lindes”; el poder lo define la cantidad de recursos de que uno dispone y no su inteligencia o capacidad de innovar; el Estado-Nación vela y sobra para que cada uno siga en su sitio; la institución familiar confiere a los individuos la patria potestad para educar y regir al colectivo, incluidos niños y mujeres; una religión sacrosanta para cada territorio.

¿Sería posible que la irrupción del suicidio como primera causa de muerte violenta denotara que demasiada gente no está feliz con aquel estado de cosas? ¿Será que estamos en una situación en la que se tambalea el Estado-Nación? ¿Será que estamos en plena desestructuración familiar que permite a la mujer campar a su suerte? ¿Será que el adelanto de la pubertad y la prolongación de la juventud permite a los jóvenes agruparse en su propia manada? ¿Será que asistimos a la triplicación de la esperanza de vida sin que sepamos todavía qué hacer con los mayores de 65 años?



116 Respuestas to “Cosas que ya no encajan en el siglo actual”

  1. Pep Peragón:

    Me gustaria dirigirme a tod@s los que habéis hecho comentarios en este “post” y en especial a: Jonathan Castro, Ana Salcedo, Félix, Germán, Xío, Edwin Herrera, Dedal, JR, Emma Gutiérrez, Juancho, Mercè, Ecologista, Maurice Rabel, Felipe, Andrés d’Francisco, Núria estapé, Mariano Bascuñana, Juan y a tí también, Eduard.

    Existe mucha gente que ya ofrece soluciones y alternativas a nuestro obsoleto sistema económico, social y político. Yo humildemente me considero una de ellos. En mi blog (http://nuevaconscienciacriticadeespecie.blogspot.com/), podréis encontrar propuestas para cambiar a un nuevo sistema global, verdaderamente democrático (utilización de la democracia directa vía internet), pacífico, respetuoso con el medioambiente y la biodiversidad, tecnológicamente avanzado, sostenible y basado en la economía de los recursos, es decir, aboliendo definitivamente el dinero,etc.

    Ha llegado el momento de que las personas, l@s ciudadan@s de todo el mundo, empecemos a pensar en una evolución sistémica. Debemos concentrarnos en las cosas que nos unen – que no son otra cosa que las necesidades humanas – y olvidar las que nos separan (que és precisamente lo que le interesa al poder). Un mundo dónde, entre otras muchas injusticias intolerables, mueren de hambre más de 30.000 niños cada día, debe cambiar inmediatamente…

    Muchas gracias por dedicarme una parte de vuestro tiempo.

    Pep Peragón

  2. Rafa:

    Con eso de la mujer, se refiere a cambios estamos teniendo, a progreso. En que evolucionamos en unas cosas, como la libertad de la mujer que campa a sus anchas y en cambio, hay otras, que por intereses económicos no evolucionan, como lo es el automóvil, entre otros.

    Saludos

  3. Balsa:

    Bueno, igual me equivoco pero intentaré explicar yo la frase:

    ”… ¿Será que estamos en plena desestructuración familiar que permite a la mujer campar a su suerte?…”.

    Ya que se proporciona un título a este artículo, o texto argumentativo, hay que procurar ceñirse al significado de su mensaje, en referencia al contexto de la sociedad actual que parece ser claro para todos; es decir, cosas… ideas, mentalidades, actos… que van en contra de la propuesta mayoritaria de hacer un mundo limpio y sostenible -ya que está tan de moda el vocablo-.

    [A mí me gusta pensar en positivo y el monosílabo “no” es un pensamiento negativo muy arraigado en el subconsciente; al igual que palabras como “campar”, de connotación hedonista; “desestructuración”, que visualiza lo que se rompe; hasta “mujer”, lamentablemente, en estas sociedades patriarcales… pero los tiempos van cambiando. Y aunque sí es cierto que hay algún que otro comentario acerca del pensamiento `contemporáneo´ de Punset, del que teniendo en cuenta cómo se le ilumina las neuronas al mencionar a sus nietas en el programa de Redes, creo que sobran `explicaciones´ y las dudas en este sentido.

    Hay que conceder siempre el beneficio al menos de la cortesía -que no digo que no se haga por ninguna de las partes, no pensemos mal- en un comentario escrito; ya que por mucho que uno piense que crea que entiende el mensaje escrito –y a mí también me pasa-, es más que probable que se equivoque uno en algo cuando en principio nos choca una frase que parece estar fuera de lugar –que no es el caso, todo hay que decirlo-. Además, en un mensaje escrito no se puede ver el tono y los ademanes o gestos de expresión que acompañan a la comunicación entre personas, que también forman parte de la conversación; información que por ser escrita no se da –bueno, están los emoticonos que ayudan pero como también pueden ser empleados con ironía en el mejor de los casos… pero en este blog no son necesarios-. Es decir, se pierde como poco un 50% siendo optimistas, aunque creo que ronda el 70%, del contenido real de la información que transmite una persona -como yo, pues no domino la lengua española y eso dificulta el significado en ocasiones del mensaje- en un medio escrito].

    Para no dejar llevarnos por la posible ambigüedad de una frase –me reitero, no es el caso de ésta- o una interpretación personal en suma abierta a la especulación pragmática de un texto, o una `oración´, también es necesario conocer el contexto, en este caso creo que ¿sociocultural? como poco, y en concreto a nuestra sociedad española y por extensión a la `estructura o jerarquía familiar´ de carácter patriarcal. La familia entendida como se entendía (¡venga va!, como se entiende todavía no sólo en España), o se entiende en sociedades patriarcales: los hombres dominan sobre las mujeres. (O es si o prefieres aún en estos 10.000 años de los que se habla en el texto). En esta estructura “familiar” manda el macho, la “une” y la “educa” a su antojo; además de obedecer no sólo la mujer sino los restantes miembros de la familia al hombre, te tienes que callar.

    Si la mujer empieza a `hablar´ y a trabajar (que ya trabajaban antes también), sale al mercado laboral cada vez en mayor número y forma parte activa del mundo de la `nómina´ (o autónoma) y eso le quita tiempo de estar en casa como quiere el hombre, es indudable que la estructura familiar, entendida hasta esta “emancipación” ideológica y económica de la mujer, cambia; se desestructura, cambia forzosamente, el modelo social de familia patriarcal(¿ otra de esas singularidades sociales que no termina de llegar en ningún sitio?); por lo que la mujer actual toma conciencia de sus virtudes y capacidades, así como de sus aptitudes para influir en su vida y en la vida de la sociedad machista… y “campa” a sus anchas, y por tanto a su suerte, ante este lento ensanchamiento de miras de la sociedad masculina hacia un modelo de familia equilibrado, al querer hacer su voluntad, que es ser útil y no estar en casa, por así decirlo de un modo suave, para no herir sensibilidades.

    No es pues, la frase, un comentario discriminatorio del “sexo débil” que se ¿decía antaño? Es un cambio de mentalidad lo que se necesita, en el hombre; pero éste se produce más lento que lo rápido que va la sociedad con respecto a la cada vez más evidente e innecesaria desigualdad entre sexos. La vida cambia, pues, y sus costumbres patriarcales tendrán que terminar, y la mujer ha de proponer junto al hombre las decisiones futuras de la familia o en definitiva de la sociedad.

  4. Natalia:

    Pienso que que la especie humana ha evolucionado pero no ala par de la evolución.., queremos vivir rodeados de tecnología y resulta que utilizamos coches de 1500 kilos transportan personas de 70 kilos, la mayoría de las personas no nos fijamos en éstos detalles, porque? porque aceptamos lo que se nos presenta, porque vemos sólo lo que se nos ofrece exteriomente, lo que nos brinda un coche, además de que produce gastos , ocupa espacio , contamina el el ambiente…,y si eres imprudente o no, tienes un accidente, da una cierta comodidad pero ayuda a contribuir al sedentarismo; nada mas que más problemas, pero creo que su uso también es una cuestión cultural de cada sociedad.

  5. paco_portables:

    antes que nada decir que a mi me educo la tele (generacion 80)
    pero viendo a punset ,desde que tengo memoria (que en aquel entonces era unico especimen televiso de este genero) ,pues en mi casa era como ir a misa,,,gracias a :)dios:)
    tambien hablo como casi ingeniero que quiere irse a vivir al campo
    pero no voy a hablar de los medios que visto los post los hay(sol,viento,mar,energia geotermica) para satisfacer las necesidades humanas(agua,temp estable,…),sin duda estoy seguro que podemos vivir todos,en la abundancia pero como siempre hay que ponerse de acuerdo y por supuesto aun somos demasiado violentos,instintivos,…seguimos mas cerca de los monos que de otra cosa,a mi modo de ver…:) hay que empezar por la educacion y dejar de darles tantas tonterias para una sociedad que no sabe que hacer contigo mientras es injustamente repartido el uso de recursos,por que al fin y al cabo todo se trata de recursos y de su correcta gestion(planeta finito),meter en la cabeza de los niños antes que nada, que TODO es DE TODOS,que lo que te pase a ti tambien me pasara a mi,que pera+pera=2peras sin embargo idea+idea=∞ideas(tu me inspiras), creo que todo esto cambiaria si todos estuvieramos conectados como las hormigas sentiriamos el dolor de toda la humanidad sobre uno mismo,todo llega poco a poco,aunque da miedo hacia el despotismo tecnocratico al que nos dirigimos me recuerda a “un mundo feliz,al final solo reira una persona porqe es el que mejor rie?” por favor respetemonos y respetemos a todos los seres de este planeta,avancemos en la tecnologia que ha sido lo unico que realmente proporciona “confort al ser humano(gafas,lapiz,pc,…),ni la religion,ni la politica=leyes,impuestos,GUERRAS,ni eldinero o acaso se come? deediquemoonos todos a gestionar todos los recursos,nos conviene a todos,pensar que hay un einstein muriendo de hambre cada dia,,,esto es lo quepienso

  6. jonathan:

    el teletrabajo ya funciona desde hace años en otros paises. voy aun mas lejos: el trabajo.

    ¿para que trabajamos ahora? nuestros antepasados trabajaban para sobrevivir, para comer etc. ahora trabajamos para ganar dinero, para poder sobrevivir, comer etc.

    ¿no os sobra algo?

    aunque exista tecnologia, logisticas, manufacturas etc.. no dejan de ser los valores de supervivencia de este siglo. pero todos los recursos han estado siempre ahi, por que ahora valen dinero?

    el dinero nos limita como especie.

  7. Angel Muñiz:

    Hola a tod@s
    es interesante la equiparación del peso de una persona respecto el utensilio que se utiliza para transportarla, cierto es…pero no creo que la solución sea montar viviendas sobre ruedas, en ese caso, también deberían montar viviendas que vuelan (un avión también pesa más que los viajeros…creo), es posible que haya que ver más allá, que haya que replantearse más cosas…quizás las autopistas y carreteras como hoy las conocemos no sean los caminos del futuro, quizás los materiales que utilizamos hoy en día no sean los materiales del futuro, quizás la forma de vida que llevamos hoy en día no sea la forma de vida del futuro…
    …parece ser que el grafeno revolucionará la tecnología dentro de pocos años, internet ya nos ha revolucionado…a veces para seguir avanzando hay que dar un salto…

  8. nicolashc:

    ¿Son cosas que no encajan en el siglo actual?, no se ajustan por que si seguimos con estos “inventos” ¿nuestro mundo colapsa…al menos para el humano? eso entiendo de tu comentario Eduard.
    Incidiendo, el automóvil ya no se ajusta a este siglo y se muta en autos híbridos y mas livianos, o por un coche a pedales como ya se ha visto, la energía fósil se sustituye por las renovables, el Estado-Nación ya tiene su reemplazo por las pequeñas Regiones-Estado sin fronteras. Vemos que nuestros inventos se transforman, pero algo que también no se ajusta a este nuevo siglo y debería estar en camino a transformarse es el “trabajo” como invento, me gustaría que toques ese tema, pienso que hay mucho que desenmarañar, desde antes de la era industrial y también esta la tal “plusvalía”, creo que el asunto también está por allí, eso está asfixiando al humano, ¿hay algún indicador que nos diga que cambiará…? Estoy pensando que hay un inmenso desequilibrio e insatisfacción respecto al trabajo.
    Por otro lado a largo plazo, es natural los cambios… la vida es inteligente por si misma, no se como aparecimos los humanos acá, o para que, pero antes de… no éramos necesarios, en su momento lo fuimos y tal vez ahora ya estamos en camino a ser sustituidos… si no somos lo suficiente inteligentes para innovarnos como especie…¿que opinas?

  9. Lo que me deja pasmado:

    Según datos oficiales, la polución del tráfico causa 225.000 muertes al año en la Unión Europea. De estas, 16.000 corresponden a España. The age of stupid, se titulaba cierta película…

  10. weibus:

    Una gran parte del trabajo que se hace en el seno de una ciudad se podría hacer cómodamente desde casa con un teléfono, una conexón a Internet, fax, etc.
    ¿Dónde demonios está el teletrabajo?
    Muchos trabajadores de servicios renunciarían gustosamente a una parte de su salario a cambio de poder hacer el trabajo desde casa. Los beneficios a cambio serían inmensos. ¿No se percatan de ello los empresarios? Tan importante es estar “encima” del trabajador? Si se trata del rendimiento… pues paguémosles por trabajo realizado.Se podrían evitar millones y millones de desplazamientos, con el consiguiente gigantesco ahorro de energía, tiempo, productividad, salud, etc. Yo vivo a casi 100 km del sitio donde trabajo, y el 80% de lo que hago podría hacerlo desde casa…

    Los cambios de los que seremos testigos en nuestra sociedad serán inimaginables. Después de muchas lucubraciones, renuncio a intentar imaginarmelos. Es mucho más ameno asistir a lo que pasa… El desmoronamiento de la familia, por ejemplo, como núcleo polarizador y catalizador de una sociedad, para dar paso a una nueva forma de convivencia personal, donde priman otros valores, radicalmente distintos a los que hemos tenido nosotros, pero quizá igualmente válidos.
    La clave la tienen nuestros hijos, nuestros jóvenes. Ellos llevarán las riendas de este planeta en un par de décadas, y los consejos que nosotros podemos darles no son útiles, porque el medio en el que ellos se mueven es terreno virgen. No tenemos más opción que confiar en ellos.
    Como dijo Oscar Wilde: El anciano todo lo sospecha. El adulto todo lo intuye; pero el joven… Ah! El joven todo lo sabe.

  11. marllo gracia:

    Recorriendo la exposición sobre jardines impresionistas del Thyssen y Cajamadrid, pensé que la profesión de pintor no tiene sentido en nuestro tiempo, por dos razones.
    Una, quien pinta realismo, ¿qué pretende? ¿Demostrar que puede igualar a una cámara de fotos? Quien quiere un retrato suyo, ya tiene la cámara.

    Quien pinta todo lo contrario, ¿pretende demostrar que es muy original? Ya está casi todo lo “razonable” hecho….la originalidad no es la extravagancia sin gusto.

    En fin, se me ocurrió…

  12. Balsa:

    ¿No habrás querido decir la profesión de fotógrafo?

    Entiendo que ya no piensas que la `profesión´ de pintor (creí que hablabas de `brocha gorda´, jejeje…) sobra. Ten en cuenta que la pintura puede que sea una de las manera de expresión más antiguas que se conocen además de ser una manera ¿desactualizada? de conservar la información, la cultura, la historia, tan importante y necesaria; pero podemos ir un poco más cerca: quien no pueda hablar u oír sólo le quedan este tipo de comunicaciones… es como privarles de su necesidad de expresar lo que sienten a través de sus mermados sentidos. ¿Qué pretende el fotógrafo? ¿Enseñarnos lo que vemos a través de los ojos distorsionando matices mediante efectos de todo electrónicos tipo? Si estás ciego, la pintura puede enseñarte mediante sus formas en relieve y a través del tacto el mundo que te rodea, no es lo mismo que ver, pero es mejor que la fotografía, ¿no crees? Es una actividad mental porque se imagina, y emocional porque terminas por crear empatía con lo que pintas y de lo que nacen emociones tangibles y perdurables… se podría decir que, como cualquier arte, trascienden al ser humano. Aparte de que hay pigmentos naturales.

    Quien fotografía lo contrario, ¿pretende demostrar que es no es como los demás fotógrafos…? De acuerdo en que lo “razonable” está casi todo hecho… y que la originalidad está sobrevalorada (qué ofrece de novedoso tanto ¿tablet?)… Quizá por eso se propone un cambio social visto desde nuevas perspectivas, que dan, por ejemplo, la indiferencia entre que sea hombre o mujer en la sociedad venidera (que tendría que ser ésta –¿entonces, `esta´ ahora ya no se acentúa?), o la que nos ofrecen las nuevas tecnologías, o lo que Richard Gerver considera el nuevo aprendizaje del mañana (qué chasco, qué decepción, qué lástima me llevé yo al comprobar en mis carnes que la educación pública es así de lamentable al menos en este país y que los profesores que me tocaron -salvo uno, pero que no sabía ayudar a construir personas- no saben nada de las emociones de los alumnos a los que tratan de enseñar; de las “pruebas”… por fin se empieza a entender que hay que educar a los profesores también).

  13. Marisol Perry:

    Una gran parte del trabajo que se hace en el seno de una ciudad se podría hacer cómodamente desde casa con un teléfono, una conexón a Internet, fax, etc. ¿Dónde demonios está el teletrabajo? Muchos trabajadores de servicios renunciarían gustosamente a una parte de su salario a cambio de poder hacer el trabajo desde casa. Los beneficios a cambio serían inmensos. ¿No se percatan de ello los empresarios? Tan importante es estar “encima” del trabajador? Si se trata del rendimiento… pues paguémosles por trabajo realizado.Se podrían evitar millones y millones de desplazamientos, con el consiguiente gigantesco ahorro de energía, tiempo, productividad, salud, etc. Yo vivo a casi 100 km del sitio donde trabajo, y el 80% de lo que hago podría hacerlo desde casa… Los cambios de los que seremos testigos en nuestra sociedad serán inimaginables. Después de muchas lucubraciones, renuncio a intentar imaginarmelos. Es mucho más ameno asistir a lo que pasa… El desmoronamiento de la familia, por ejemplo, como núcleo polarizador y catalizador de una sociedad, para dar paso a una nueva forma de convivencia personal, donde priman otros valores, radicalmente distintos a los que hemos tenido nosotros, pero quizá igualmente válidos. La clave la tienen nuestros hijos, nuestros jóvenes. Ellos llevarán las riendas de este planeta en un par de décadas, y los consejos que nosotros podemos darles no son útiles, porque el medio en el que ellos se mueven es terreno virgen. No tenemos más opción que confiar en ellos. Como dijo Oscar Wilde: El anciano todo lo sospecha. El adulto todo lo intuye; pero el joven… Ah! El joven todo lo sabe.

  14. Ricard:

    Marisol, discrepo de tu opinión y por tanto de la de Oscar Wilde en el sentido sigüiente: los jóvenes no tienen experiencia suficiente para conducir al mundo ni mucho menos, por el mismo motivo, todo lo saben. Sobre todo los que son muy jóvenes, o sea los niños. Segun mi opinión esto es así independientemente del siglo en el que nos hallemos. Creo que es un hecho objetivo y sufriremos todos las consecuencias de esta tendencia a la exaltación de las capacidades y derechos de los más jóvenes. Yo ya las sufre en dos vertientes:
    – Como padre de familia observo que la sociedad concede demasiado poder de decisión a los más jóvenes, como qué juguetes comprar, qué canales de televisión ver, qué juegos realizar, que cumpleaños (en plurar) celebrar, dónde ir a cenar, (que siempre es el Mac Donalds por supuesto). En la sociedad de este siglo me siento indefenso ante este poder debido a que no soy el único padre al que le ocurre. Es como un tren que no lo puede parar un individuo. Si intentas enderezar la situación de alguna manera acabas pareciendo un bicho raro y amargado. Así que no queda más remedio que subirse al tren i preguntarle también tú a tu hijo de pocos años que menú desea comer a mediodía, no vaya a ser que al niño no le guste lo que preparemos.
    – Como profesor observo que los jóvenes han aprendido muy bien cuales son sus derechos pero nadie les ha explicado, al menos convincentemente, que para que un individuo de una sociedad goce de un derecho, al menos otro individuo deberà realizar una obligación.
    Acabando y como conclusión para no caer en el off-topic: En el siglo actua, igual que en el resto de siglos lo que no encaja son las dictaduras aunque estas vengan de la mano de los más pequeños.

  15. Ricard:

    Fe de erratas: al contrario que en catalán, “siguiente” es sin diéresis, más con acento y alguna cosita más que hay por ahí. Y es que con las prisas no he repasado el texto. Y siempre con prisa…¿Pero prisa de qué?: tampoco debería encajar en este siglo.

  16. @SilvestreVivo:

    La movilidad es el gran problema de nuestras ciudades y el territorio de cara a un futuro sostenible. Felicidades por la reflexión.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.