Autor: Eduard Punset 14 febrero 2007

Cuando dos enamorados se dicen “te quiero” uno al otro, dan por sobrentendido que comparten idéntico deseo y también vínculos que obligan frente a los demás. El uso de las palabras “te quiero”, presupone la existencia de una sociedad –la de nuestros antepasados, posiblemente más que las de ahora- en la que hay protocolos, ritos, sentido del tacto, vínculos mutuos derivados del afecto y la relación sexual, ganas de salvar las apariencias, respeto recíproco. En cierto modo, impera la ley basada en un contrato colectivo de confianza mutua y no en el poder de unos pocos sobre los demás.

Chris Knight
El antropólogo Chris Knight.
(Imagen: Ready Steady
Book)

Hablamos porque en un momento dado de nuestra evolución, se consolida una verdadera revolución social. Es la sugerencia de un antropólogo llamado Chris Knight, al que entrevisto dentro de unos días. Hasta ahora, no habíamos salido del debate en torno a la naturaleza innata, genética, cognitiva o cultural del lenguaje.

¿Por qué creo que Chris Knight ha dado en la diana? Para que el lenguaje se desarrollara, tal vez hizo falta un gen. Pero siendo importante, no fue lo esencial. Sólo cuando un colectivo ha desarrollado un espíritu de cooperación con los demás, ritos centrados en los vínculos contraídos por el sexo, la política o la vida social, creado un protocolo de conducta que auspician pasos en un determinado orden y no en otro, sólo entonces aparece el lenguaje indispensable para sellar ese tipo de compromisos y de sociedad

No obstante, en la vida moderna se utiliza el lenguaje sin miramientos por el caudal social que le vio nacer. Suele ser un lenguaje grosero, lleno de improperios para no colaborar, sin referencia al tacto, al respeto del protocolo, a los vínculos contraídos, a la confianza mutua. Se diría que en las sociedades modernas, la sugerencia del antropólogo Chris Knight no tiene sentido.

Se puede perder el tacto, la delicadeza, el ánimo de salvar las apariencias, el respeto mutuo, el imperio de la ley basada en el consentimiento colectivo, sin perder la capacidad de hablar. ¿Le queda algo al lenguaje de sus orígenes nobles y rituales? ¿O es que sólo sirve para anatemizar y confundir?



60 Respuestas to “La primera vez que dijimos “te quiero””

  1. Alex E.:

    Desde mi punto de vista el lenguaje se crea dentro de un grupo de personas en el qual se ha formado una primaria estructura de sociedad y surje la necesidad de crear un conjunto de sonidos para agilizar ciertas acciones como puede ser una presa cercana, un momento de riesgo para el grupo, la localización de algun integrante…etc. Lo mismo a un diferente nivel es lo que sucede hoy en dia dentro de un grupo de amigos o grupo de trabajo donde se crea una jerga coloquial que solo conocen los integrantes ya sea de anecdotas vividas, bromas…
    Para mí la palabra te quiero o el amor se creó como código para que dentro del grupo se juntaran dos personas de sexo opuesto y asi facilitar la convivencia. Cada miembro de la pareja le aportaba algo al otro complementando sus necesidades. Desde entonces hasta ahora simplemente hemos hecho que dificultar el proceso de selección de la pareja.

  2. Noemí Damont:

    Pienso que somos seres sociales, eso quiere decir que necesitamos de los demás, la buena relación con los demás, la cooperación para sobrevivir, pero de un tiempo para aquí, vivimos en una sociedad de consumismo, y el consumismo se apoya en la competencia, con tener más que el otro. Y eso mina las relaciones, haciendo que estas se conviertan en un instrumento de poder, quien està por encima de quién.

    No vivimos para compartir, sino que nos estamos individualizando, compartimos menos tiempo con la familia, la pareja, los hijos, y trabajamos más, para ganar más, y lo asumimos como calidad de vida.

  3. Victor:

    Eduardo, eres un genio.

  4. queverdeeraomeuval:

    En las opiniones manifestadas por algunos foreros parece adivinarse la presencia del mito de paraíso original. Nuestra civilización es cada vez más decadente y el lenguaje cada vez más sucio y manipulador, y nos estamos despojando a nosotros mismos y nuestro lenguaje de su nobleza original. Punset hace referencia a una revolución social a través del lenguaje, una revolución que utilizando esta herramienta alcanza a todos los planos de la vida social del ser humano, el amor, la filosofía, la literatura…pero también el crimen, la traición, la venganza. Punset eligió bien las palabras “te quiero” para atraer la atención del lector, pero cualesquiera otras de las que representan los sentimientos humanos puede valer; “te odio”, “te mato”, “te he mentido”, “no te soporto”, “déjame en paz”. Esa revolución social no tiene sentido moral, es total y amoral, lo mismo sirvió para transmitir sentimientos, amor y conocimiento, que para pactar negocios, sellar alianzas bélicas y concertar privilegios de clase. Las opiniones acerca de la mediocridad de la sociedad, y por ende, el lenguaje contemporáneo, han existido siempre, desde la antigüedad, y si hoy parece que lo mediocre abunda más que antes es por el dominio que los medios de comunicación visuales y su importancia en la formación de la opinión pública, de las masas. Por lo demás me parece imposible, ciñéndome al reducido espacio geográfico del que puedo hablar con propiedad, que la Galicia de hoy con su sobreabundancia de universitarios sea más vulgar, o su lenguaje más burdo, que la de nuestros abuelos, con una escolarización baja y una alta dependencia de la agricultura de subsistencia. Nunca se han visto por aquí tantas actividades culturales, bibliotecas y movimientos asociativos como ahora, otra cosa es que en la calle triunfe el hablar de la liga, de los famosos, de los programas de cotilleo, de la política mal entendida. Pero eso siempre ha sido asi, y es que el ser humano también necesita encontrar un espacio para socializar a través de temas triviales, que puedan despacharse con despreocupación y sin conflictos, pueden ser palabras sencillas, pero muy importantes como “¡qué calor!” o “Buenos Días” (véase película homónima de Yasujiro Ozu). Me ha gustado la entrada del jurista Xabier el 25 de febrero.

  5. TeQuieroTomás:

    Querer es fácil, decir “te quiero” es lo difícil.
    Pero a veces el simple hecho de querer y amar es lo que nos forma como seres racionales.

    Te quiero, Tomás.

  6. HnR:

    Creo que en general la gente no valora el poder de las palabras, ni calcula adecuadamente cuando deben ser utilizadas unas y no otras, tanto la persona que las pronuncia, como la persona que las recibe.
    La palabra, especialmente la oral, la hemos prostituido, y ya nada tiene la fuerza o profundidad que debe tener cuando así lo queremos.

  7. d:

    cuanto tiempo deberia de tardar en decir te quiero a alguien, mas vien sobre cuanto tiempo debe de trascurrir para no precipitarme

  8. Paulina:

    Hoy en día vivimos en una sociedad materialista que poco a poco ha perdido o ha dejando a un lado los sentimientos y esta dando más importancia a cosas superficiales, claro no es el caso de todos, pero si en su mayoría. Me ha parecido muy interesante su perspectiva respecto al lenguaje que utiliza la sociedad, pues en comparación con épocas anteriores, hoy día las palabras con un mensaje sentimental en realidad son palabras vacías que suelen pronunciarse por compromiso o simplemente por decir algo, estas palabras básicamente han perdido sentido y significado. Lo que la sociedad debería hacer es retomar el sentido de la vida, lograr que lo más difícil de la vida no sea sólo vivir por vivir y sobre todo retomar el sentido del lenguaje.

  9. Kas:

    Buenos días estimado Eduard Punset le escribo desde México, primero para felicitarlo por su reflexión, me parece muy interesante su punto de vista y coincido con él.

    Actualmente, soy estudiante de la licenciatura de Ciencias de la Comunicación de cuarto semestre y me parece muy acertada su opinión sobre la perdida del significado de la frase “te quiero”; porque cada vez es más común decirlo sin sentirlo y para nosotros la juventud es cotidiano expresar un agradecimiento en forma de esta oración y la mayoría de las ocasiones lo decimos por no saber expresar correctamente nuestro sentir.
    El día de hoy, por ser el día del amor y la amistad (Día de San Valentín) será la frase más escuchada, a pesar de que sean pocos los que realmente experimenten este sentimiento.

  10. Yaya:

    Actualmente, las personas han olvidado y confundido el significado de las palabras y las expresiones que utilizan para comunicarse. Por ello, es importante analizar las diversas situaciones cotidianas y aceptar que el lenguaje ha evolucionado con la sociedad.

    Los sentimientos, son exagerados y los compromisos son disminuidos; las personas ya no tienen tiempo para definir sus sentimientos y expresarlos de manera adecuada. En este mundo tan acelerado, las personas adecuan el vocabulario y el “te quiero” ha perdido su trasfondo adoptando uno nuevo.

    Es aceptable, que las expresiones cambien junto con su contexto, lo que no es correcto es destruir nuestro lenguaje. Por ello, es esencial buscar y encontrar inspiraciones reales, pasiones y arte que regresen sentido a la vida cotidiana; evitando así el deterioro del lenguaje.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.