Autor: Eduard Punset 23 noviembre 2010

Lo tengo claro. Hace muy poco tiempo nadie se ocupaba seriamente del impacto que tendrían en el feto del vientre de la madre los niveles de estrés de esta última o, con menor razón, del padre. Está claro que el dilema consistía luego en enviarlo o no a la guardería como única alternativa para que ella no tuviera que abandonar el trabajo; muy pocos tenían la conciencia o el conocimiento para preocuparse del tratamiento educativo que recibía allí el recién nacido. Nadie sabía nada de los efectos que sobre la adolescencia de una niña tenía la ausencia del padre tras una separación.

Si mis lectores me insisten en que les diga cuál es el descubrimiento social más trascendental de estos dos últimos siglos, no tendré más remedio que responder: el impacto insospechado en su vida de adulto de lo acontecido al bebé desde el vientre de la madre.

Vayamos por partes. Cuando la madre está angustiada o estresada, ¿repercute en la salud del niño? Parece difícil negarlo. Un padre puede tener, biológicamente, muchísimos hijos, mientras que una madre apenas unos pocos. El resultado de esta diferencia comporta que el valor otorgado inconscientemente por uno y otro es distinto. Para la madre se trata de uno de los poquísimos activos biológicos con los que podrá contar en toda su vida. No es extraño que el grado de preocupación por el impacto en la vida del feto, o más tarde del bebé, de su propio estrés o angustia sea mucho mayor en el caso de ella que del padre.

Los niveles de estrés de una futura madre pueden repercutir en el estado emocional del feto (imagen: usuario de Flickr).

¿Alguien puede sugerirme por qué intentamos esconder los resultados negativos de la mayoría de las encuestas y los análisis efectuados sobre el aprendizaje en las guarderías infantiles? Los resultados tienden a demostrar que se produce un aumento de la agresividad y violencia en edades posteriores cuando el régimen de las guarderías empezó antes de los cinco años, prolongándose durante muchos años durante 30 o 40 horas por semana. Como me dijo en una ocasión un gran neurólogo británico especializado en la educación infantil: “A veces estamos más dispuestos a pagar por un buen parking que por guardar a nuestros hijos”.

En lo anterior subyace una de las grandes contradicciones de nuestra sociedad. Tenemos el gran mérito –comparados con el mundo islámico– de haber sabido asimilar a la mujer en los procesos de producción y de ahí que otras civilizaciones basadas en religiones excluyentes no podrán competir jamás con nosotros. Ahora bien, está por realizar el sacrificio o la aplicación del conocimiento necesario para que esa incorporación de la mujer al trabajo se pueda hacer en las mejores condiciones, velando por la calidad de los contenidos físicos y académicos de las guarderías necesarias.

Por último, ahora también sabemos de la comunicación intergeneracional de los niños. Resulta que, en promedio, una niña abocada a crecer sin la presencia del padre a raíz de una separación del matrimonio accede antes de la edad promedio a la pubertad; y no solo eso, suele tener mayores dificultades de integración que el promedio de las niñas de su edad. La adolescente no para de hacerse a sí misma preguntas sobre su propia situación, acumula información codificada sobre el grado de confianza que puede depositar en los adultos y, muy particularmente, en los hombres. De esas preguntas surge una actitud decidida sobre el entorno familiar.

Tenemos que cuidar muchísimo más de lo que hemos querido o sabido hacer el aprendizaje emocional de los niños y no solo, como ha ocurrido hasta ahora, el aprendizaje cognitivo o académico. Hasta los siete años, los niños son el mejor ejemplo de un departamento de I+D con gastos pagados, que no podemos abandonar a su suerte si queremos sobrevivir.



122 Respuestas to “A veces, invertimos más en un coche que en un hijo”

  1. a:

    En 2009 las tv públicas nos costaron más de 2.000 millones de euros (a pagar exclusivamente por nosotros)

    El presupuesto del CERN es de 785 millones de euros (a pagar por contribuyentes de muchísimos paises). El CERN ha anunciado la paralización de proyectos para ahorrarse 260 millones de euros, lo que supone un 12% de lo que nosotros nos podemos permitir tirar en las decenas de tv públicas.

    PUNSET, MINISTRO DE EDUCACIÓN Y CULTURA

  2. Reflexiones de Punset «:

    […] Para leer el texto completo haz click aquí […]

  3. Cristina:

    Qué pena que haya tantas personas (en particular mujeres) que aun piensan que dedicarse a la familia es “ser menos”……….
    Tengo 30 años, soy licenciada y me siento orgullosa de mi trabajo, pero el día que tenga hijos haré lo posible por dedicarme a ellos. Eso me hace mucho más feliz que medirme con nadie.

  4. Miguel:

    Nos hemos dejado engañar de la manera más tonta. Nos han dicho, IGUALDAD PARA LA MUJER (conste que estoy de acuerdo), igualdad para trabajar, pero el sueldo que antes ganaba uno lo repartiremos entre los dos; ¿Consecuencia? Más familias trabajando ambos padres y cobrando lo mismo y, por tanto, más familias que no trabajan ninguno de los dos y cobrando, en el mejor de los casos, una ayudita del estado.

    Igualdad sí, pero tendría que haber consistido en el intercambio de papeles, la mujer trabajando y el hombre cuidando a los hijos y casa, o viceversa.

    Tras muchos años meditando, al final he sido padre y me entristece enormemente tener que dejar a mi hijo 9 horas al día en una guardería porque no nos queda otra a mi mujer y a mi.

    Qué pais.

  5. Balsa:

    Pues yo no lo entiendo así, Pau, sino más bien como lo hace Elimar.

    En el primer párrafo, además la relación intrínseca de la madre y el feto, yo interpreto que se refiere al “boom” de las guarderías, (por decirlo así). Los padres alivian en ellas parte de la educación (“carga”, por como hablan muchas en la red, o con las madres en la calle) que supone un niño durante 24 horas en las exigencias de las sociedades modernas, al no tener a quien dejar el cuidado de sus niñ@s. Hay por tanto una `ruptura temporal´ y a la larga excesiva de esa unión natural entre el niño y sus progenitores (especialmente con la madre, nos guste o no), para que éstos se dediquen a trabajar. Si lo natural es que el progenitor enseñe a la criatura, resulta que en una guardería esa enseñanza personalizada e intima para el desarrollo del niñ@ no se da. No hay 50 niños y 50 cuidadores-educadores en una guardería (como tampoco en una escuela hay un profesor por un número reducido de alumnos y así va la educación, sobre tochos de hojas que se aprenden de memoria a corto plazo). Parece ser, por estudios estadísticos, empíricos o lo que se quiera, que la influencia del padre es positiva; por lo que si éste falta, también esa influencia positiva se puede volver negativa. Ya sabemos que se puede educar a un niñ@ con un solo progenitor, pero parece ser que si están los dos es mejor, pero no necesariamente mal por que falte uno de los dos.

    Si tenemos en cuenta que hoy día cada vez están más relacionados, y aceptados, los actos de una persona adulta con la educación que recibe desde pequeño, no debe extrañar que ya incluso desde el embarazo; y, si tenemos en cuenta que el feto está integrado a la madre, lo que le afecte a ésta le afecta al desarrollo de éste. Teniendo estas dos premisas en mente, se puede deducir que una correcta guía educacional es el germen de la conducta futura de las personas, el origen de nuestro comportamiento final como personas, como especie racional. Es por ello que estoy seguro de que Punset achaca este `descubrimiento social´ (de manera subjetiva, si lo prefieres) como trascendental, enfocado al futuro de la educación de los individuos de cualquier sociedad, de la humanidad. De tal manera entiendo el segundo párrafo.

    En tercer párrafo, si estamos de acuerdo con los dos anteriores, no tiene discusión posible dentro del grado de conocimiento social actual de un país abierto al conocimiento –no necesariamente- científico, y se entiende bien además de ser comprensible racionalmente hasta este punto. Evitando los casos particulares, pues se está generalizando un asunto; es decir, sacar una conclusión que se tomará por general, común a la mayoría o a todos (para aplicarla sin apuntar con el dedo a nadie, de ese defecto o privilegio de una persona), de algo particular: cada caso particular igual o similar se considera común a un conjunto de personas, y estas referencias personales se aplican a la sociedad a la que pertenecen esos casos particulares, que se engloba para definir una norma, costumbre, regla, situación, manera de actuar… de las personas de una sociedad o sociedades, sabiendo que no todos los individuos cumplen la regla de lo común a la mayoría.

    El cuarto párrafo, parece estar basado en estadísticas de las cuales yo no tengo conocimiento, pero no tengo por qué pensar que se me está engañando, dado que este blog está orientado a la divulgación científica para generalizar el conocimiento científico. Puede estar o no equivocado, pero seguro que nadie piensa que en una guardería –en general- no se enseña `civismo´ a los niñ@s, pero si algo falla en la sociedad actual, seguro que son sus cimientos. No hace sino reiterarse en los primeros párrafos, incluyendo el provecho generalizado -y en entre dicho- de las guarderías, los lugares donde se cuidan-educan a los niños mientras los padres, generalizando en asunto concreto de las guarderías, no están con ellos: se desatiende y se rompe esa conexión temprana entre padres e hijos, esencial (parece ser, dado numerosos estudios), que se considera una simbiosis general clave para la educación de `ciudadanos modelos´. En definitiva, explicar por qué salimos generalmente tan ¿egoístas?, ¿salvajes?, ¿antisociales?, ¿indisciplinados?… por muchos estudios cívicos y culturales que uno tenga.

  6. Balsa:

    En cuanto al mundo islámico, a mí me parece que no tienen una forma de vida de sociedad occidentalizada, no digo que sean mejores ni peores. Y que en esas sociedades, la integración social –entendida desde el punto occidental- tiene más complicado, (por no decir contra su cultura) aún si cabe, la integración de la mujer en condiciones de igualdad con los hombres (a menos que todo lo que nos han enseñado, vemos, e incluso nos cuentan conocidos o familiares, sea mentira): Son mundos diferentes, pero no por ello justificable, sobre todo cuando estas sociedades tomar referencias sociales de estos países desarrollados, prueba e ellos es que “vienen” a formarse a estos países desarrollados. Sin embargo, no me parece justificable valerse de casos particulares para dar una opinión, que por particular va a estar forzosamente en contra de una opinión o conclusión o estudio general o generalizada; ya sabemos que hay casos, muchos, en los que no se aplica la regla general, pero lamentablemente hay muchos más casos en los que es lo contrario, y que precisamente se conocen por boca de mujeres (también de hombres).

    En el párrafo sexto. Mucho me temo que no hay que tener los estudios de Punset para ser espectador de esta realidad, lo que no quiere decir que se resuelvan todos los casos por igual ya que no todas las personas divorciadas, separadas o viudas, o solteras, viven en el mismo entorno, tienen el mismo nivel cultural, ni inteligencia, ni disponen de los mismos medios económicos y sociales incluso dentro de una misma población para enfrentarse a las situaciones que sugieres. “Cualquiera que piense un poco y que haya vivido otro poco, sabe que los adolescentes más violentos son producto de familias violentas, muchas veces y por desgracia, sin…” Las guarderías, aunque son nuevas como institución, son tan antiguas como el establecimiento en grupos de individuos de la especie humana. [Si no hay guarderías…; las guerras las hacen los adultos… nos salimos del tema. Aparte de que aspectos inherentes a las guerras como lo son la avaricia, la arrogancia, la maldad, el hambre, el frío o la muerte, no son un descubrimiento social. Que se hable de dos culturas diferentes no implica que el concepto de civilización (educación cívica como intelectual y cultural de una sociedad) sea algo extraño en otra sociedad distinta. Por cierto, las costumbres, las ropas, códigos, reglas… de la manera de ser, así como, religiones y demás; es decir, la total información y prácticas, como habilidades, que adquiere y recopila y junta el ser humano, o lo que es lo mismo, las tradiciones, es decir, la cultura en definitiva, esclaviza, (por mucho que la Unesco la trascienda sobre el individuo: “Hace cincuenta años pasaba lo mismo aquí, en nuestra sociedad cuando era más cristiana, clavadito, tanto que hasta estaba mal visto que la mujer trabajase”; tanto físicamente como mentalmente, tanto en las sociedades desarrolladas como en las que no. Y las culturas, las maneras de actuar generación tras generación las mantienen las personas ante sociedades, modos de vivir que cambian a ritmos vertiginosos, con cada nueva generación, por lo que quienes tiene que ser reeducados -que es de lo que se habla- son las personas, más concretamente los niños, por su pureza potencial, y esto se hace mejor desde el fomento del civismo que desde la cultura, pues las culturas tienden a chocar; mucho me temo que tú también confundes civilizar con culturizar (tanto a nivel de conocimientos como a nivel de costumbres)]. Mucho me temo -también- que acusas de lo que tú también eres culpable: de generalizar; por ejemplo, el origen de los adolescentes violentos (que no vienen al caso, por su carácter implícito cuando el niñ@ alcanza la pubertad). Pues yo podría contarte casos particulares que contradicen tus afirmaciones generales sobre este “colectivo marginado” socialmente por ignorancia. Quizá el comentario sobre las religiones islámicas sobrase para evitar malentendidos, pero presuponemos que tenemos una mente abierta y estas discrepancias se pueden tratar desde la cortesía. A veces es una cuestión de ir contra de la norma, la sociedad (crisis actual), contra la cultura misma sin dejarnos llevar por el libertinaje.

  7. Ignacio Sobrevilla:

    Somos lo que nuestro entorno nos hace, Somos el ejemplo de nuestros padres. Debemos ser criados en libertad pero con limites establecidos.

    La cuestión es la siguiente ¿ Quién regula la capacidad de las personas para criar a un hijo?

    Pongamos nuestro granito de arena en la educación!

    Gracias!

  8. Melanie clark:

    Sin duda este escrito es mi teoria aplicada…tengo un hijo de 16 y 14…estoy completamente segura de que su estabilidad psiquica, fisica y emocional dependen de como los deseaba en su momento, de como viví el embrazo y de que en unos años de mi vida renuncie a mi vida profesional para dedicarme a ellos…gracias a eso son adolescentes equilibrados que con esta edad ya saben que quieren ser en la vida, uno matemático y otro biotecnologo…se a ciencia cierta que se debe a la intencion y al amor con la que han vivido su primera etapa…

  9. Yolanda:

    Yo creo que lo que resume éste artículo es más bien, que hemos priorizado los bienes materiales a educar a nuestros hijos. El tema de la guardería, lo afirman muchas trabajadoras que están en ellas, que son aulas masificadas y no se les atiende cómo deberían. Siempre quedará la excusa de que si se socializan, etc. Mira, nuestra generación (40 años aproximadamente), no fue a la guardería y la gente tiene amigos buenos. Además me estresa pensar que los niños sólo hacen fichas que la mayoría de las veces las acaban las profesoras (conozco el tema por gente que trabaja en ellas), en vez de un día estar tranquilamente sin hacer nada, mirando por la ventana, etc. Están todas las horas con actividades. ¿Son necesarias?, pues hoy en día imprescindibles. Pero deberíamos quejarnos porque no hay suficientes y están masificadas. Y lo de cuidar a los niños, ya sea el padre o la madre, abuelos, familiares, etc, referente al artículo, considero que el tiempo que se dedique sea con amor, y que hagamos una reflexión si quizá no trabajamos un año o dos (ya sea que el padre o la madre se pidan un permiso), si esto repercutiría mucho en la situación familiar. Y si no podemos, quizá priorizamos o no…cada uno es un mundo, pero también podríamos pensar qué sociedad estamos creando por no estar el tiempo suficiente con los hijos. Y que conste, que soy mujer, trabajora, madre y que de momento no la llevo a la guardería, por suerte familiar, pero sé que hay mucha gente que no puede decir lo mismo, y eso no quiere decir que no las entienda, al revés, demasiado, porque debe de crear mucha culpa. Lo importante es querer a los hijos y darle seguridad.

  10. pau:

    Balsa.
    Por descontado: todos generalizamos, yo uno más.
    Hace muchos años se descubrió que una comunidad libia padecía un tipo de cáncer muy por encima de las demás. Lo mismo que cuando se descubrió que la virginidad produce… Eso era lo sencillo, lo simple: achacar de salida, un error genético o una mala costumbre. Por suerte, tiempo antes la ciencia había considerado que un solo ejemplo que contradijera el estudio significaba su parcial invalidación.
    Por qué, nos preguntamos, en esta comunidad libia existe una minoría que no padece dicho cáncer, por qué unas monjas no padecen el de su comunidad. Y es que no podemos achacar a una religión, a un gen, a una costumbre, el atraso de una sociedad, en este caso religiosa. Existen demasiados ejemplos que lo contradicen, yo dispongo de un montón.
    Es evidente que la sociedad musulmana, en general, está atrasada; pero quizá no lo sea por ser islámica y sí por unas razones que van ligadas a serlo. El asegurar que lo es por ello, significa eliminar otra posibilidad y restringir su estudio; cuando lo cierto es que hay multitud de musulmanes y, cosa distinta, ciudadanos de su sociedad, que no padecen atraso alguno.
    Parece ser que los niños de matrimonios estables son más propensos a la tranquilidad y mejores estudiantes. Debe ser cierto cuando Punset afirma que hay estudios que lo confirman, olvidándose de la palabra: propensos. Yo solo remarco que existen otros que dicen que la violencia familiar por parte del padre es determinante. Pero claro… no debemos ni es mi intención discutir la validez de los primeros, sino su falta de profundidad y su exclusivismo.
    No dice: todos los niños salidos de un núcleo familiar completo son menos violentos, ya sé que no; pero lo da a entender y obvia el que lo puede invalidar.
    La cultura, la inteligencia son un factor, pero tampoco determinante, tenemos ejemplos de ello, por lo que deberíamos estudiar qué denominador común existe entre la cultura, la inteligencia y los que carecen de ellas consiguiendo el mismo objetivo. Solo así descubriremos la verdad sin despreciar clases sociales, sociedades, culturas… arrinconándolas por carecer del suficiente nivel estadístico.
    Es un error considerar el mundo islámico, externo al occidental, ya que el segundo, como tal, nació del primero.
    Es otro error, al que los españoles caemos con facilidad, pensar que vienen a estudiar aquí, porque allí, por su idiosincrasia, están atrasados en eso. Me temo que pronto algunos de nuestros descendientes deberán estudiar ingeniería y alguna otra cosa en Turquía. Y lo razonable sería pensar que es el laicismo lo que favorece y el clericalismo lo que impide, y así podríamos explicar lo de Turquía, aunque no el desastre hispano; pero también está el asunto de Irán y de Pakistán, que en algunas cosas también están a punto de adelantarnos. Y más islámicos que esos hay pocos.
    Otra vez la excepción, que no lo es tanta por el tamaño, rompe el estudio basado en la estadística fácil o el prejuicio.
    En cuestión del exacerbado onanismo en algunos países islámicos, fíjate que hablo de algunos, tengo mi propia teoría, coincidente con la de muchas mujeres de aquella sociedad.

    Y ahora, sin que venga a cuento o quizá un poco, me permito llamar la atención sobre dos de ellas.
    Hablamos de violencia e islamismo, sobre todo en relación a la mujer. Y, cómo no, existe, es indudable y está al orden del día. En Pakistán, un país que conocí bien hace mucho, son atacadas con ácido y de otras maneras trescientas mujeres al año con 180 millones de habitantes. La India, con 1.160 millones, el año pasado sobrepasó las seis mil. Son hindúes, en principio más pacíficos y menos sexistas, pero, mira por dónde, fastidian el asunto y dejan en evidencia docenas de blogs que no paran de enseñar fotos de mujeres paquistaníes. Y podríamos decir que la sociedad hindú, su religión, debe tener un componente extraño y parecido al islamismo; pero no es la India quien se lleva la palma en eso sino México, y nada tiene que ver la frontera o el narco. En México rocían con ácido a las mujeres incluso en Estados donde no hay ni uno ni otro.
    Singapur es el país con más ejecuciones per cápita del mundo, seguido de Irán, pero si lo estudiamos por sociedades, el segundo es Téxas; pero nadie va a ninguno de esos dos a montar un lío mediático.

  11. Susana:

    Maravillosas palabras. Maravillosas…
    Soy madre de un niño de 2 años. Ahora trabajo media jornada y he conseguido hacerlo desde casa.
    Esto me ha supuesto cambiar mi lugar de residencia, coche, sueldo, puesto de trabajo, en resumen, estilo de vida.
    Ya no vivo en mi preciosa casa en la costa. Vendí mi A3 y compré un Seat familiar de segunda mano, ya no suelo ir tan a menudo a mi restaurante japonés favorito, ya no compro ropa de marca, Alcampo por El Corte Inglés, etc.
    Todo esto para poder estar con mi hijo. Educarle, jugar con él, no perderme ni un minuto de sus primeros añitos. Todo esto para no dejarlo con una desconocida, en un lugar donde hay muchos niños y poca atención.
    Mientras pueda, seguiré con este nuevo estilo de vida. Si tuviera que trabajar 8 horas y fuera de casa por necesidad, pues no tendría más remedio, pero cambiaría cualquier cosa con tal de estar con mi hijo. Es el trabajo más importante y maravilloso para una madre y para un padre.
    No se trata de sentirse mantenida o casera, como he leído por ahí, se trata de un hijo, que es más importante que nada en este mundo. Me entristece ver que hay personas que prefieren tener lujos, grandes puestos de trabajo o no sentirse mantenid@s, antes que tener a sus hijos en casa. Como se suele decir “Un hijo te cambia la vida” si no quieres que te cambie, no lo tengas.

  12. Rosa.M.LL:

    Tenim el futur als morros i no ho sabem aprofitar…..,Aquest són els nostres infants.Si fas la pregunta: per què has tingut ó vols tenir fills? poca gent et contestarà el que jo ting molt clar …..PER FER UN MÓN MILLOR!.Tots sabem per naturalesa es tracta de mantenir l’espècie…… però ,la finalitat de la vida nostra d’estar aquí, tot aquest pès feixuc constant, tot el llarg recorregut que fem,a de ser per quelcom mésque passar-ho i prou.Els nens són la obció que tenim per millorar-ho tot.Cada generació ha de ser millor que l’anterior amb valors,pensament,educació,……Quin sentit te viure en aquest món si no es per millorar-lo generació rera generació……..,Els nens i la seva educació en tots els camps,són el secret del benestar global!

  13. Rosa.M.LL:

    tenemos el futuro en nuestras manos i no nos damos ni cuenta! este, son los niños,Si lo hicieramos bien cada generación seria mejor que l’anterior i con ello tendriamos poco a poco un mundo mas vivible,(al contrario de lo que està sucediendo).Si perguntas a la gente,porqé tines o quieres tener hijos,pocos contestaran lo que yo tengo mui claro: para mí,el que, de estar en este camíno és hacer todo lo possible para hacer mejores personas i que estas tengan la posibilidad de conseguir un mundo mejor.Solo el saver que hay la pequeña posibilidad de que lo vean con unos mejores hojos i lo intenten conseguir …,ja és ganar!
    Es muy,muy, importante el equilibrio i tener un corazon noble ….Los niños són los únicos que estaràn mañana, i tenemos que disfrutar de su timpo haciendolos buenos,educados, firmes,pensadores, i con corazon!,Necesitan un referente ,i necesitan a los adultos para aprender….

  14. DAMADENEGRO:

    por experiencia sé que la mejor forma de educar a un niño en sus primeros años de vida es con la madre y por supuesto la figura del padre debe de estar presente en todo momento. Yo afortunadamente tuve las dos personas que más necesitaba a mi lado en esos momentos, pero en cambio mi hija nunca ha podido disfrutar de su padre, tenía otros asuntos más importantes que hacer

  15. Balsa:

    Por supuesto que yo también peco, Pau, sobre todo sin cauda justificada, como seguro que es el caso, en cuanto a que yo no tengo esa clase de conocimientos sobre lo que cuentas acerca del islamismo; lo poco que yo sé puede estar desvirtuado o incluso tergiversado por lo que me cuentan en determinados casos particulares, pero viendo sus efectos en familiares cercanos… (y por supuesto no generalizo, yo no creo en las personas que se valen de la religión para justificar su comportamiento social fuera de su país, socio-religioso, sino en el comportamiento cívico de la persona -religiosa- ante diferentes culturas o religiones); yo no he viajado ni conozco los casos a los que haces referencia in situ, si he pecado de ignorancia pues perdona, pero no es mi intención discrepar con tu anterior respuesta, es más, casi podría decirse que estoy de acuerdo.

    Es posible que no haya usado correctamente algunas palabras ni entienda el amplio significado de muchas, pero me expreso lo mejor que sé. Habla del mundo islámico muy en general, y quizá por ello pienso que la mención a este mundo en el artículo sobraba, o que no parece venir al caso, o puede que sí, que con más motivo, pero lo veo como comparación innecesaria o inoportuna. Pero Punset también se equivoca. Es mi interpretación, no sé si estoy o no equivocado.

    No quiero que parezca que esté defendiendo el artículo con fe ciega, sabiendo que las estadísticas excluyen forzosamente a ciertos colectivos. (Pero bueno, es la manera de marcar al ganado). Los enunciados, como los actos que hacemos, dependen del bagaje educacional y el desarrollo posterior de nuestra manera de ver el mundo desde nuestro interior, al que se le suman las relaciones con otras personas que nos influyen correcta o incorrectamente hacia una ideología dependiendo de lo anterior; quizá para lo escueto del texto se pueda justificar esa falta de matices de las que hablas, y dé a entender cosas que no son (o que yo no soy capaz de `entreleer´ ), debido a esa introspección personal que hacemos cada uno, que se omiten o se olvidan casos que mencionar, pero yo no lo sé porque no soy Punset ni estoy en su cabeza cuando lo escribe.

    Entiendo, o más bien creo entenderte, pero no era mi intención sugerir que sólo la religión hace a las personas malvadas y que ésta obliga a realizar ciertos comportamientos sociales (si es que nos referimos a esto los dos y yo lo he entendido mal). En cuanto a lo que me ejemplificas no puedo contestarte porque muy posiblemente me vería influenciado por esos errores de los que parece hago gala y me pones en duda a cerca de su existencia común, o me dejaría llevar por otros de los que nos acusan (como el racismo) así que no puedo sino agradecerte el comentario y si cuadra seguir aprendiendo.

    Pues, gracias.

  16. UNA NUEVA MATERNIDAD: entrevista a la periodista Ileana Medina Hernández sobre el movimiento social emergente de la crianza respetuosa | El Blog Alternativo:

    […] conocido divulgador científico Eduard Punset lo ha dicho con claridad: “Si mis lectores me insisten en que les diga cuál es el descubrimiento social más […]

  17. Ojana:

    […] conocido divulgador científicoEduard Punset lo ha dicho con claridad: “Si mis lectores me insisten en que les diga cuál es el descubrimiento social más […]

  18. Cambio de Paradigma en la MATERNIDAD. Crece el movimiento social por una crianza más respetuosa, consciente y natural. « Liberación AHORA:

    […] conocido divulgador científico Eduard Punset lo ha dicho con claridad: “Si mis lectores me insisten en que les diga cuál es el descubrimiento social más […]

  19. Un article de Punset sobre Educació Emocional. | CAFÈ PEDAGÒGIC:

    […] http://www.eduardpunset.es/9154/general/a-veces-invertimos-mas-en-un-coche-que-en-un-hijo […]

  20. En forma:

    Gran artículo. Es una gran verdad la cantidad de contradicciones con las que nos encontramos si nos ponemos a pensar un poco.

  21. Article d’Eduard Punset | form678:

    […] http://www.eduardpunset.es/9154/general/a-veces-invertimos-mas-en-un-coche-que-en-un-hijo […]

  22. Escoltem a tot un expert | form682:

    […] article d’Eduard Punset […]

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.