Autor: Eduard Punset 14 noviembre 2010

No es cierto que estemos sumidos en una crisis mundial. Estados Unidos se debate entre crecer un poco más para garantizar su supremacía los próximos cien años o aumentar el bienestar de los más desamparados. Los países emergentes están en pleno crecimiento económico y no acaban de creerse que pueden alcanzar a los países más ricos. Europa sí está sumida en una crisis duradera fruto de haber sobrepasado la línea del máximo endeudamiento permitido, tanto público como privado. En términos claros, hemos vivido demasiado tiempo por encima de nuestros medios.

¿Qué quiere decir esto? En primer lugar, que no podemos seguir rechazando los cánones más elementales del comportamiento inteligente. Hace unos años, cuando se hablaba de inteligencia, se ponía a los humanos de un lado y al resto de los animales del otro. Los primeros eran inteligentes por definición y los segundos eran tontos comparados con nosotros. Afortunadamente, los neurólogos están entrando a examinar desde supuestos científicos la inteligencia y resulta que desde esos supuestos hay simios inteligentes y personas que no lo son. ¿Por qué?

Ahora, la inteligencia se define de otra manera: cuando se da una serie de condiciones, se dice que el organismo que las disfruta es inteligente y que no es cuerdo el que no las reúne. ¿Cuáles son esas condiciones? Básicamente, son dos: flexibilidad y capacidad de representar mentalmente una determinada situación –solo eso permite predecir lo que ocurrirá en el futuro–.

Para ser flexible, hay que aprender a cambiar de opinión y el que no quiere hacerlo en tiempos de crisis es una persona simplista. Mi perra dejó de tirar de la correa hacia la panadería en la que le daban siempre un bollo el día en que se fue la dependienta que se lo daba. La persona o animal inteligente acepta que la situación ha cambiado –que ahora las casas valen menos (hasta los bancos acabarán entendiéndolo)– o que hay menos recursos disponibles. Hay animales, como mi perra, que se dan cuenta de ello y, en cambio, hay personas que no quieren admitirlo ni aunque las maten, porque son incapaces de cambiar de opinión.

Eduard Punset: Acostumbramos a vivir por encima de nuestros medios

En ajedrez, tiene las de ganar aquél capaz de anticipar los movimientos de su adversario y cambiar de estrategia u opinión ante las sorpresas (imagen: usuario de Flickr).

El análisis científico está sugiriendo también que para ser inteligente hay que ser capaz de representar mentalmente una situación o escena cotidiana: reuniones familiares a la hora de la comida; salir a pasear por el parque con el dueño si eres un perro inteligente; representar mentalmente o imaginar lo que hará la manada después de oír un ruido sospechoso.

Esa facultad para simular mentalmente una situación permite algo que solo las mentes inteligentes pueden hacer: predecir parte, por lo menos, de lo que va a ocurrir, como que la manada va a salir de estampida porque se siente amenazada; o el perro intuir que en esa familia nadie le va a dar comida mientras estén en la mesa, de manera que puede intentar dormitar a la espera de que terminen el festejo mientras sigan sentados; poner ojo avizor y oídos atentos para llamar a la Policía si se repite el gemido al otro lado de la persiana.

Predecir lo que va a ocurrir en el corto plazo no es solo una señal de inteligencia, sino un requisito imprescindible para sobrevivir. Acertar desentrañando lo que nos reserva el futuro es cosa de héroes, pero nos va la vida en intuir lo que va a pasar enseguida.

No me extrañaría nada que en las circunstancias actuales hubiera personas que son incapaces de cambiar de opinión o de imaginar lo que va a ocurrir mañana y hubiera, en cambio, algún organismo del resto de los animales que intuyera perfectamente que las cosas han cambiado y que algo nuevo e inminente va a ocurrir. ¿Por qué no hacen este ejercicio?



86 Respuestas to “Acostumbramos a vivir por encima de nuestros medios”

  1. ameba:

    “Acostumbrados a vivir por encima de nuestros medios”
    Que ni pintado me biene este título a mí hoy. Pensé que podría ser feliz y me equivoqué.

  2. Mar:

    Creo que el sr. Punset se basa en la teoria de la confianza. Estados Unidos también tiene el problema del desempleo, que aunque es la mitad que España se iguala a la mayoría de los países europeos y son millones de personas, que también estan perdiendo sus casas por la codicia de los bancos. Y son los que más han vivido encima de sus posibilidades y de las posibilidades del planeta. Estan en decrecimiento. Muchos países emergentes estan cometiendo los mismos errores: crecimiento a base de crédito. Es necesario un cambio, pero tiene que ser global, como puede funcionar una economía que permite a los grandes estafadores, ladrones, traficantes etc., esconder sus sucias ganancias en paraísos fiscales. El sistema socioeconómico mundial está obsoleto.

  3. Miguel Gil Casado:

    Si los responsables de la crisis “que no existe” no la previeron, dice poco sobre su inteligencia. Si la previeron, dice poco sobre ellos como personas.

  4. amigoplantas:

    No se trata de falta de inteligencia sino de intereses obvios, el seguir manteniendo la apariencia de una “casta política” capaz de sacarnos del barullo en el que nos hemos metido, es fundamental para que sigan metiendo mano a la bolsa de todos. ¿Es eso falta de inteligencia?, ¿es falta de adaptación?

  5. Ana V:

    Flexibilidad y qué ocurrira en el futuro. ..En el libro de “Global Auction”, cientificos intentan predecir qué ocurrira en el futuro con la clase media. Plantean una contradiccion en el mundo Occicental: decimos a nuestros hijos, estudia, hazte universitario y encontraras un buen trabajo. Plantean que esto no va a ser cierto, sobrara gente cualificada, Asia ya empieza a tener mejor profesionales que nosotros y esto llevara a una mayor deslocalizacion, con la tecnologia no se necesitara tanta gente con titulos… Por qué no lo queremos ver, por qué no nos queremos adaptar. Es muy duro. Constatan que empieza a haber subastas de trabajo en Internet. Se ofrece empleo por una cantidad X de dinero y se aceptan ofertas a la baja. Se lleva el trabajo el que se ofrece por menos dinero…Qué dificil ser flexible!.

  6. carlos lozano:

    Me llama la atención el artículo del compañero indignado,y también el apoyo coral, como también la oportunidad de sus nombres je je.
    Pero es curioso que fácil caémos en la tentación de evadirnos de la responsabilidad.Aun no se ha comprendido la acusación y lo primero que gritamos es,yo no fuí señor juez que fué ese,de nuevo je je je.
    A ver si consigo explicarme de forma constructiva,pués no deseo ofender sino reflexonar en conjunto con vosotros.
    En la vida creo que la posición de espectador no es ni mejor ni peor que otras,pero lleva aparejada la condición de que si nada hiciste enel momento de nada sirve después tu opinión. Pero supongo que no es el caso puesto que aquí se opina,así que recordaremos algunas cosas,como que en esta vida,por acción otro por omisión siempre seremos responsables de todas nuestras decisiones otro de su omisión.
    Ahora volvamos a pensar no sólo en lo que directamente hemos contribuido sino también en lo que hemos consentido sin rechistar a los poderosos para nosotros por algún motivo,y a los que nunca hemos afeado en sus actos,y para que no se me vayan al tópico diré que cuando habló de poderosos para nosotros me refiero por ejemplo,como no a esos también pero añado al amigo al compañero al hermano a los padres a los hijos a los famosos otro los jefes ect.ect,y después si aún estais indignados con alguien a parte de con vosotros mismos pensaré que proablemente seáis unos anacoretas,eso si con acceso a internet je.je.je.Si no fuese síntoma de prepotencia sentiría pena je je je.

  7. Elena Santana:

    Totalmente de acuerdo estimado Sr. Punset, la sociedad occidental, más concretamente, la española, nos acostumbramos a vivir muy por encima de nuestras posibilidades y ahora, no hay forma de bajarnos del burro. Y, en un corto y medio plazo transitaremos en un estado de somnolencia intentando llegar a las cotas de crecimiento económico de antaño, pero no va a ser posible. Por eso, efectivamente, ser inteligente es adaptarse a los cambios y vivir con flexibilidad en todos los aspectos. Pero, quién o quienes liderararán ese cambio de mentalidad en la sociedad española? Acaso ¿es necesario un lider en estos casos? Mucho me temo que vivimos una época en que las personas necesitamos de lguien que nos incentive. ¿Qué les parece si nos convertimos cada uno de nosostros en nuestro propio lider?

  8. Ana Salcedo:

    Hice varias veces la propuesta de atreverse con un nuevo sistema basado en recursos y no en el sistema monetario, se terminarían muchos de nuestros patéticos problemas.
    Vuelvo a insistir, miren en http://www.thezeitgeistmovement.com y
    http://www.thevenusproject.com, hay que quedarse con el concepto no con los detalles y querer cambiar el mundo en serio!!!

  9. Oscar García:

    El problema de la especie humana, a mi humilde entender, es que en su huida hacia una evolución exponencial ha ido perdiendo el contacto con el medio que le rodea. En lugar de adaptarse al medio, la especie humana intenta que el medio se adapte a ella, craso error. Hay que reconocer que la revolución industrial tuvo gran parte de culpa en ello. La distancia que se ha creado entre los humanos y la naturaleza es ya casi menos que insalvable. Hace unos 100 años el humano estaba más en contacto con la naturaleza y observaba más los acontecimientos naturales que le rodeaban que ahora. Yo llamaría a esto “la desconexión natural”. Simplemente nos hemos desconectado. Es fácil intuir que si pusiéramos en una isla, sin ningún tipo de tecnología, a tres tipos de humanos que se relacionan de maneras distintas con el medio que les rodea, unos sobrevivirían y otros no. Pongan ustedes un habitante de una tribu de la selva amazónica, un nómada del desierto y al más cualificado de los urbanitas. Ya saben cual de ellos sería el primero en desaparecer de este mundo, verdad?.
    Ese es nuestro gran problema, en lugar de dejarnos influir por nuestros instintos, de permitir que la naturaleza nos hable, lo único que hace la especie humana es ir poniendo capas y capas de humanización. Consecuencia….no nos adaptamos a los cambios porque nos hemos acostumbrado a cambiar lo que nos rodea. La pregunta es: ¿es tarde para volvernos a conectar?

  10. Jose Antonio:

    Creo que hay gente que no ha vívido por encima de sus posibilidades y además son culpables pues que haya justicia. Arreglado.

  11. Noemí:

    La pregunta que me hago es cómo vamos a afrontar los europeos estas nuevas tendencias, con una aversión tal al cambio. Nos quedan nuestra preparación, nuestras capacidades y talentos, pero sin flexibilidad y adaptación no creo que sean suficiente.

  12. minosabe:

    Sr. Punset, lo que ud. retrata en su artículo es la pura inteligencia individual, al servicio de un organismo vivo. Pero la suma de inteligencias individuales no lleva necesariamente a una mayor inteligencia colectiva.
    Ud. dice que hay gobiernos que todavía no se han adaptado ni reconocen la nueva situación. No sea ud. ingenuo sr. Punset; todo el mundo se mueve por razones de inteligencia individual, mucho más pragmática que social o colectiva. Al político, como a todo hijo de vecino, le importa en primer lugar su supervivencia y a eso dedica su poca o mucha inteligencia.
    Prácticamente todo el mundo se da cuenta de la irreversibilidad de esta crisis, del sensible ascenso en las condiciones de vida de miles de millones de humanos en los países emergentes, con la consiguiente detracción en los recursos disponibles en los, hasta ahora, denominados países desarrollados.
    Ocurre, sin embargo, que esa verdad no vende. El político evalúa y juzga más conveniente fomentar la creencia de que la mala praxis política o la ineptitud nos han llevado a este momento crítico, pese a que para sus adentros sepa muy bien de qué va la cosa.
    Puede que la inteligencia tenga que ver con la adaptabilidad, con la habilidad de un organismo para sobrevivir y medrar, pero no son ésas las aptitudes que dotan a una sociedad de una inteligencia colectiva que la haga mejorar y evolucionar.

  13. luis:

    interesante y (real) reflexion
    dicen x ahi q el hombre es el unico animal “RACIONAL” y en consecuencia avaricioso,pretencioso,inconformista x siempre jamas y x lo tanto con ese afan de crecer y crecer economicamente en detrimento de su raciocinio
    Como cuenta la Biblia,y yo no soy catolico, Dios trabajo como un hijo de puta 6 dias para el septimo descansar….lo mismito que hemos hecho y hacemos en este pais de “trabajadores” y es que para nuestra desgracia…..Spain is diferent””

  14. El Sosegado:

    Nos creamos tantísimas necesidades que realmente no necesitamos…

  15. Alfonso:

    Genial, me gustaria escuchar esto más en economía y dejar de lado que somos racionales (promovido por el neoliberalismo) y saber que somos adaptativos, además de que en nuestra ignorancia cotidiana toda nuestra vida la suponemos como una casulidad, cuando todo en este universo es causalidad, suponemos lo primero para así engañarnos y decir que los efectos no son consecuencia de nuestra irresponsabilidad.

  16. Roberto Ugolini:

    Quisiera que el titular fuera:

    “Bancos: Acostumbrados a vivir por encima de nuestros medios”

    Nadie se atreve a plantear lo que verdaderamente ocurre, eso me temo…

    Un periodista, que también tiene su hipoteca, trabaja para una corporación donde inevitablemente algún que otro banco es accionista. Él no se va a buscar problemas planteando al redactor jefe, que también tiene su hipoteca, en hacer periodismo de investigación sobre
    cómo es que el, BBVA, Santander, y otros siguen publicando balances con beneficios astronómicos…

    ¿ Qué pasaría se toda esa riqueza no fuera invertida en especulación financiera y pasara a crear puestos de trabajo?

    Qué algún economista me lo aclare…

    Saludos,

    Roberto

  17. José Carreras:

    Estimado Eduard.

    Como siempre, usted hace un anlisis de la economía de modo que los que no tenemos estudios en ello, podamos entenderlo fácilmente. ´

    Hay gente que es igual de sabia e inteligente que usted, incluso con los mismos estudios o alguno más, pero… no todos saben como explicar las cosas de manera sencilla a los no expertos en una materia.

    Así que mi querido Eduardo… Hasta el próximo Redes.

    P.D. Saludos a todos los comentaristas y lectores/as de este blog.

  18. gines:

    En Oriente enseñan a los niños que la inteligencia es preveer el futuro. Porqué hemos admitido todas esas patrañas que se nos enseñan sobre la inteligencia está claro. El pueblo ha concedido máxima autoridad a los legisladores. Al legislador no se le hace un test de inteligencia. En cada legislacion el coeficiente de los habitantes se equilibra con el de sus legisladores, y los de los legisladores entre si. Ha habido muchos legisladores y todos con distintas opiniones particulares de su definicion de la cosa y ahora nadie tiene claro que es la inteligencia. Podrán seguir engañando los siglos venideros pero la inteligencia seguirá siendo simplemente averiguar el futuro antes que el otro. Igual que en una Olimpiada, llega el más rápido, pero con el cerebro.

    Un saludo muy cordial.

  19. Monica Company:

    La gente echa la culpa a los bancos, a los ricos, a los políticos…a todos menos a ellos mismos. Cada uno es culpable de lo que le pase, porque si tu has vivido por encima de tus posibilidades porque un banco te ha dado dinero yo creo que los demás no tienen la culpa.
    Yo me compré un coche cuando tuve dinero para pagarlo(un coche normal, no como el del jefe de mi marido). He ido de vacaciones cuando he tenido unos ahorros que en caso de apuro no me hacian falta(fuí a Eurodisney con las dos niñas y con mi marido).
    Yo no trabajo desde hace 10 años, tengo 35 y mi marido tiene un sueldo normal. Vivimos bien, comemos,pagamos la luz ,el agua, el butano…salimos alguna vez a cenar pos ahí, una vida normal. Y lo mejor de todo es que soy feliz.

  20. Pep Peragón:

    Bona tarda Eduard!!!

    Tan sólo me gustaría precisar que no toda Europa está en crisis. Alemania, en estos momentos, y al igual que EEUU, realmente no lo está.

    Por lo demás… ¡brillante artículo!

    El cambio de pensamiento es básico para la ciencia y el método científico. La adaptación es fundamental para explicar la teoría ( o mejor “ley”) de la evolución. Dicho de otro modo, un científico cambiará de parecer con respecto de su propia teoría si otro científico demuestra que estaba equivocado. Gustoso o no de hacerlo no tiene más remedio que rendirse ante la evidencia y adaptarse a las nuevas circunstancias. En eso consiste, en parte, el objetivo del método científico, buscar, comprobar, experimentar, saber y comprender la verdad de las cosas, y adaptarse a sus conclusiones.

    Sin embargo, lo que realmente sucede es que a muchas personas les da miedo la verdad, les asusta funcionar como a los científicos que van cambiando de opinión sobre muchas teorías conforme la ciencia avanza. Cambiar les crea inseguridad, tienen miedo a que, por ejemplo, el mundo no sea lo suficientemente generoso en recursos como para mantener su bienestar.

    Al final de tu escrito dices: “No me extrañaría nada que en las circunstancias actuales hubiera personas que son incapaces de cambiar de opinión o de imaginar lo que va a ocurrir mañana y hubiera, en cambio, algún organismo del resto de los animales que intuyera perfectamente que las cosas han cambiado y que algo nuevo e inminente va a ocurrir. ¿Por qué no hacen este ejercicio?”
    La respuesta, en lo referente a las personas que no quieren cambiar, es: ¡ porque tienen miedo a la verdad !

    Una abraçada!!!!

    Pep

  21. nachoascanio:

    A monica company… deberías medir tus palabras con un mínimo de inteligencia… Eso de que “Cada uno es culpable de lo que le pase” es una frase echa que circula mucho por ahí y que suele ser el medio para lavarse las manos y olvidarse de los demás… Mi hermano, sin ir mas lejos, podría haber sido un gran futbolista… sin embargo se rompió la tibia y el peroné y hoy por hoy es comercial… Me parece estupendo que se haya ido a Eurodisney pero mida sus palabras que aun le puede dar una sorpresa… no el destino sino la vida.

  22. Nico:

    Era demasiado descarado que todos fuésemos ricos, pudiésemos cambiar el coche cada cinco años, el móvil cada año, comprásemos los inmuebles metiéndonos en hipotecas cada vez mayores con herencias de deudas para nuestros nietos. Pensábamos que éramos una sociedad que dábamos crédito y plena confianza, sin tener “Cashflow” podíamos permitirnos muchas cosas, hasta pagarnos las vacaciones que ya habíamos hecho mediante un crédito.

    Ahora nos hemos pillado las manos en deudas y en hipotecas y tenemos que vender nuestras viviendas sólo para librarnos de la hipoteca. Ahora nos damos cuenta que estábamos poniendo la vivienda como un lujo y no como una necesidad.

    Por supuesto, para los ultraricos y los oportunistas no ha sido una crisis, quizá una pequeña disminución de beneficios o hasta un filón de oro. Mercados de “compro oro”, o el de segunda mano de internet han resurgido como economía rápida y medio malpagada pero necesaria para los españoles que llegan justos a fin de mes o han sido despedidos con 20 días por año trabajado hasta doce meses.

    Vivimos en un mundo cada vez más dinámico, donde los primates de la foto ya no pueden jugar una partida de ajedrez del sueño americano como antes, sino muchísimas durante el año. Debemos desapuntarnos del gimnasio, bajar el seguro de coche a terceros, disminuir consumos, hasta quizá vender el coche y tomar transportes público, trabajar en muchos sitios y apuntar los estudios y formaciones, si podemos invertir, en lugares con salida profesional, dejando algunos másters y postgrados fachada para tiempos mejores.

    La crisis de que se habla quizá sea más la aplicación de nuestro sentido común de mirarnos más lo que consumimos y lo que nos podemos permitir con nuestro “cash”.

  23. J. A. del Río:

    Querría manifestar mi opinión en dos puntos :

    1.- La necesidad de prever el futuro barajando distintos escenarios alternativos como herramienta de supervivencia y paso previo para una adaptación gradual, no traumática y exitosa. Es interesante señalar aquí el ciclo de libros de “DUNE” , escritos por Frank Herbert.

    2.- Nuestra separación de la naturaleza y la ruptura con los ciclos estacionales como guía de comportamiento ( este hecho ha sido comentado por Oscar García ). La naturaleza nos muestra el camino : variabilidad en la diversidad; adaptabilidad en todas las circunstancias; optimización de todos los recursos; previsión frente a los ciclos; etc…

    Saludos.
    José

  24. Dani:

    Acostumbrándonos a convivir con nuestros medios…

    Sólo hay un objetivo común para cualquier ser humano

  25. Madock:

    Creo que el verdadero problema de todo esto es que aunque hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, una vez salgamos de la crisis, volveremos a las andadas. Quizá tengo una percepción muy negativa del ser humano, pero solo hay que ver nuestro entorno. El mundo nos vende, a través de anuncios por ejemplo, lo que TENEMOS que ser. Gente guapa, joven, con grandes coches, parejas envidiables, etc. Quiénes son los ídolos de hoy? Jugadores de fútbol, jovenes, atléticos, millonarios, … o cantantes también jovenes, sexys, con pasta…
    Con eso me refiero a que esta es la educación que recibimos de nuestro entorno e incluso de nuestros padres, porque quién no ha oído nunca la típica frase de: “Quiero que mi niño tenga lo que yo no he podido tener.” ? Y cuando el niño dice que cuando sea mayor se comprará un Ferrari, sus padres en lugar de preguntarle porqué quiere un coche tan caro con un seguro más caro aún y que corre más de lo debido, le aplauden y le dan ánimos para que así sea, cuando realmente deberían decirle, creo, que el coche que se compre en el fondo no és importante.

    Bueno, en cierto modo es normal que nos animen a tener más, puesto que venimos de una época en la que, como mínimo mis padres, les faltaba de todo, pero creo que va siendo hora de decirle a nuestros hijos y a nosotros mismos que lo importante no es tener más sino tener simplemente lo necesario. Empezar a pensar en lo que NECESITAMOS y lo que DESEAMOS, que muchas veces no es lo mismo.

    Y a todo eso, también estaría bien que entre todos empezaramos a repensar el concepto de “Inteligencia”. Somos más inteligentes que los animales porque fabricamos coches??
    La inteligencia, para mí, es la adaptación al medio. Como ya dije en otro post, los animales, en su mayoría se autorregulan, los humanos no. Y dentro de poco necesitaremos no sé cuantos planetas como la Tierra para seguir viviendo como hasta ahora. Es eso “inteligencia”?

  26. Roberto Saenz-Torre:

    A mi modesto entender muy interesante enseñanza. La flexibilidad y capacidad de predecir, según el camino a seguir. Recuerdo hace ya varios años como primero expertos economistas para finalmente las instituciones que velan por nosotros nos alertaban del alto endeudamiento privado debido a la expectativa que nos generaba y los intereses tan bajos. Yo mismo, que soy bastante escéptico, sabía que los tipos de interés no podían crecer mucho porque asfixiarían la economía familiar y acentuaría una crisis que en aquel entonces ya se vislumbraba. Aun así nuestra institución europea, liderada por Alemania nos zarandeó con subidas de tipo fuertes, rápidas y con amenaza de empeorar sino se detenía la inflación. El resultado lo tenemos hoy. Pánico y caos. Es cierto que no atendimos a las señales pero no creí que nuestras instituciones nos atacaran sin piedad. Es seguro que mi reflexión es simplista o hasta demagógica pero creo que somos masa social que dependemos de la información que recibimos entre toneladas de publicidad y actuamos con aquellos patrones que se nos facilita.Por tanto, somos capaces de ser flexibles, somos capaces de prever nuestro destino inmediato, somos conscientes de la fuerza que nos da el número y queremos creer en aquellos que deciden por el bien de nuestra comunidad. Los líderes.

  27. Acm:

    Opino que la mayoría de las personas sí hacen ese ejercicio, incluso aquellas que al final deciden que obtener en el presente lo que desean es más urgente que despejar esas dudas y advertencias que de tal decisión su inteligencia les plantea.

    Lo que me lleva a la conclusión de que también dentro de las fronteras de un mismo cerebro sus habitantes se declaran guerras para imponerse sus chocantes voluntades o ideas.

    O bien, podría ocurrir que en un futuro no muy lejano descubramos que detrás de la tan fotográfica neurona espejo se esconde una artista neurona “photoshopera”, que se dedica a retocar a su propio gusto la imagen que no espera de las que en aquella se reflejan; en cuyo caso ni nuestro intento por imaginar el porvenir se libraría de la sospechosa intervención de ésta. Y quizá sea por esta misma neurona tramposa que haya quien lo ve o todo negro o todo rosa.

    Saludos muchos.

  28. eglaes:

    io pienso que no debemos vivir encima de nuesros medios sin embargo
    es algo que lo hemos venido haciendo hace tiempo atras i no estamos conformes casi nunca solo buskamos el ser mas ambiciosos, io propongo que mejor vivamos al par con los medios i recursos naturales que existen en el mundo! o donde queremos vivir??

  29. Recomendados de la semana XIV:

    […] La capacidad de cambiar de opinión no exclusiva ni inherente al ser humano. Eduardo Punset habla de la capacidad de cambiar de opinión y de simular una situación como indicadores de inteligencia en Acostumbramos a vivir por encima de nuestros medios. […]

  30. Antón:

    A “Indignado”. Cuando habla de “nosotros” habla en genérico, no de “todos y cada uno”, y además, no es que usted haya gastado más de lo que tenía, se refiere a otra cosa, a veces, incluso siendo moderados, gastamos más de lo que nos toca de los recursos del planeta… y no es especialmente nuestra responsabilidad, pero, con todo, hemos de ser suficientemente responsables, para evitar eso en lo que sea posible.

    Un gran saludo a tod@s

    Antón

  31. Monica Company:

    A nachoascanio, creo que no has sabido leer mi comentario. Mis palabras iban dirigidas a saber vivir con lo que uno tiene y no con lo que desea. Claro está que la vida te da sorpresas y sobre todo en temas de salud. Pero creo que en cuanto a temas materiales uno sabe hasta donde ouede llegar. A mi tambien me hubiera gustado seguir con mis estudios universitarios pero no pudo ser ,por temas de salud y económicos, así que ahora no pienso desaprovechar la oportunidad y voy a continuar con mis estudios.
    P.D: siento lo que le pasó a tu hermano, pero seguro que es un buen comercial.

  32. Balsa:

    (Parece que hay dos temas mezclados o me ha equivocado el enlace…)
    Por comparación. Quizá sabríamos si somos “inteligentes” si pudiéramos comunicarnos con los animales; en cierta medida, el único baremo del que disponemos en la Tierra para saber algo, en este caso, acerca del grado de inteligencia de un ser vivo. Las inteligencia es más una reunión de todas las facultades, cualidades y virtudes del ser humano; es un concepto, una idea –utópica-, un objetivo más que una definición genuina y única del ser humano en concreto.
    Pero si lo hiciésemos es más que probable que llegásemos a una discusión con alguna especie, sobre todo con mamíferos de semejante o mayor tamaño o fuerza, o cantidad de individuos, pero… precisamente por éste mismo motivo, no podamos contrastar que a mayor creencia de “intelecto” mayor capacidad de influencia sobre otra especie, aun con capacidad ésta de inteligencia. O lo que viene siendo lo mismo: a mayor capacidad de raciocinio, mayor disponibilidad de medios para satisfacer a los individuos de una especie, en aumento, y mayor desequilibrio y deterioro -social- de determinados individuos de esa misma especie.
    Es indudable (o humilde, al menos) que, más que inteligentes -una definición desvirtuada tanto por la vulgarización como divulgación del significado del término, que incluso han hecho los intelectuales del tema y pedagogos, diría yo- somos más bien seres racionales a la par que emocionales (pero estas cualidades no nos diferencian, tampoco, ni necesariamente, del algunos animales); por cuanto a la capacidad de comprender nuestro entorno, de sobreponernos mediante nuestra facultad de razón ante el medio para resolver, intuir o minimizar los problemas que nos plantea, ya no sólo la naturaleza sino también la sociedad y entre individuos de nuestra especie y, además, de con respecto al resto de las especies. Bien cierto es que si dejamos a un bebé solo, sus posibilidades de supervivencia son nulas, por tanto: su capacidad ´intelectual´ es pésima. Pero no hay que dejarse engañar por los instintos -capacidades de supervivencia- del resto de animales, pues muchos de ellos también morirían sin la protección de sus progenitores; pero un renacuajo que no sobreviva no es, entonces, más ´inteligente´ que un bebé, ¿o sí? Más que estudiar el comportamiento o las similitudes, que no dejan de ser interesantes y necesarias, con otros animales (si se prefiere a los simios, no tengo nada en contra) para entender nuestra inteligencia capacidad de raciocinio, de supervivencia y adaptación al medio, habría que estudiarlo desde dentro de cada especie. No podemos comparar un árbol con todo un ecosistema (vegetal).
    El instinto (o la inteligencia natural de los animales) tampoco es tal que así; si el instinto fuese igual de resolutorio para todas las especies, todas las presas sobrevivirían a los ataques de los depredadores, o éstos siempre comerían. Ya no debería sonar a brujería, pues, que los animales sociales también aprendan sobre la marcha. No voy a hablar de la mosca que insistentemente se choca con el cristal de la cocina o con el espejo del cuarto de baño; a lo mejor más que tonta es corta de vista, y eso explicaría su cabezonería en pasar por donde no ha podido hace un segundo escaso. En contra al instinto, algunos cachorros “completan” las facultades de ese instinto mediante la observación y repetición, y comunicación con sus progenitores y miembros de su especie. Se insiste en que el ser humano es inteligente pero cada vez más nos vemos obligados a retractarnos ante nuestra soberana jactancia; que los animales no puedan sanar a sus congéneres, o no inviertan en bolsa, no quiere decir que el ser humano sea más inteligente que un elefante, por poner un ejemplo.
    No hay que confundir adaptación-supervivencia, con desarrollo o progreso evolutivo.
    Las herencias genéticas nunca han sido estrictas, de serlo, la especie no evolucionaría o no se podría adaptar al medio, y va acompañada -en ocasiones- del aprendizaje deductivo por simple observación, que posteriormente el individuo mejorará –no siempre necesariamente- de algún modo. Es más, para que haya una adaptación de una especie al entrono que empieza a cambiar, o que la misma especie produce ese cambio, primero ha de hacerse un esfuerzo, me atrevería a decir que obligado, aunque éste se resuelva más por el ensayo de aciertos y errores del individuo/s de la especie que por su capacidad de razonar. Es decir, si ante el cambio natural, el individuo no consigue resolver su problema, no es posible que el organismo del individuo inste a su cuerpo a que modifique genéticamente su morfología, (visible o no) para que se produzca la adaptación ante el cambio natural. No me cabe duda: primero es la gallina antes que el huevo; si lo que era antes la gallina no se esfuerza en adaptarse a un cambio necesario (volar, nadar, trepar…) por obligación natural a favor de la supervivencia, el huevo no podrá ser nunca una gallina, es decir, su adaptación, su evolución …
    De ahí que ahora llamen aprendizaje flexible a la inteligencia, para descolgarnos alguna medalla (la que nos queda grande por simple significado del concepto), pues como definitoria del ser humano no es asumible por tanto y cuanto no es exclusiva, ya que hay otros animales sociales también con características similares de comportamiento inteligente (¡¿y hay que hacer caso a la lógica de Hegel para que la especulación filosófica sea considerada un saber racional como fuente de conocimiento, al menos en cuanto al Ser?!, claro que ahora es más fácil presumir, como el enano de Hawking); es más una característica –de tantas otras- del ser humano, que una definición genuina de éste. Ya iba siendo hora este cambio de mentalidad en el pensamiento flexible científico-dirigente de la especie humana al que estamos asistiendo en estos últimos años, que de racional, a grandes rasgos, yo diría más bien que flaquea. Un cambio de pensamiento más que de inteligencia útil, suele ser el resultado de un conocimiento flexible, o humilde, vaya, (véase el hombre en el hogar), adaptativo, al entorno cambiante; o porqué no, al gusto por probar otro ´menú´, posiblemente por la ley del tal Murphy: culo veo, culo quiero (si ese bicho come eso, tal vez también pueda yo comerlo, por ejemplo).
    Una perra (me ha dado por pensar en Strout, un corgi galés de Pembroke, de la serie de animación Cowboy Bebop) oportunista, por la recompensa del bollo; y vaga, por saber que su esfuerzo en recorrer el camino no será recompensado si ya nadie le da de comer en la panadería. Puede que no sea inteligente, pero al darse cuenta del detalle muchos no tendrían reparo en decirle al chucho lo listo que es. Antes -yo no tengo mascota- me imagino que con cualquier “hueso” se apañaba esta especie, y ahora algunos son verdaderos gourmets de la comida humana… no te diría yo que no terminen balbuceando algún día lo flexibles que somos como especie inteligente superior de la Tierra, obviamente, ya habrán aprendido a utilizar la ironía humana.
    O sea, que si un leopardo llama a un mono: “humano”, le puede llegar a demandar por difamación entre especies… habrá que empezar a tener más cuidado entonces. Y se reían de mis comentarios tertulianos cuando defendía las reflexiones de otras especies tomando un café, (chúpate esa, animal, ahora que por fin no es un insulto; no es que yo me empeñara en tener razón, “cabezón”: es que la tengo, jajaja…). Quién no hay visto alguna vez un documental de fieros depredadores, pero si se les nota en la cara. Cuando una presa está alerta, tiene que imaginarse, literalmente, que hay, que puede aparecer, un depredador: una representación mental, es decir, la capacidad de construir una imagen abstracta en el pensamiento o memoria, “lo que puede ocurrir si algo o alguien cambia de situación (o posición) o conducta” (de estado de captación o alerta del entorno). Esto ya lo enseñaba Félix Rodríguez de la Fuente, y puede que hasta Sócrates; quizá por eso, muy acertadamente, deducía el tío, que sólo sabía que no sabía nada (y algún animal inteligente sigue pensando que, saber que no se sabe nada, es saber algo; ¿ironía socrática? Cualquiera se atrevería a tirarle de las barbas al chivo –por lo de la demanda del mono). Vamos, que la comparación es síntoma inequívoco de supeditación entre especies (e individuos), de superioridad, que si se convierte en vicio nos muestra la arrogancia, una de las plumas de la Inteligencia; la veo más bien como autoengaño, -pues quien es inteligente suele dar por sentadas algunas cosas- eso sí, renovado, adaptado, evolucionado. Pero bueno, me apunto (mientras silbo socráticamente al paso que me acerco hasta el ágora, tan bulliciosa hoy) al esfuerzo, al cambio de mentalidad.

  33. Activos y pasivos | Metamorfosis Educativa:

    […] Malos hábitos financieros: vivir por encima de tus ingresos (el gran Punset ya reflexionaba sobre este tema), endeudarse, […]

  34. Dominic:

    Creo que es fácil quejarnos ahora. Pero todos volveríamos atrás. Todos hemos vivido bastante bien durante unos años.
    No se trata de quejarnos y de llorar, si no de trabajar para volver a conquistar posiciones.
    En cuanto a los jóvenes actuales, en general son mejores que nosotros,bastante mejores. Cuando encuentren su lugar en el mundo, seguro que lucharán.Quizás no les va avenir nada mal un periodo de austeridad. A todos nos vendrá bien, para valorar lo que perdimos.
    A veces, tristemente, el ser humano solo valora lo perdido.

  35. César:

    Cultura es el conjunto de conocimientos de una sociedad, ¿pero qué es inteligencia?, ¿se puede tener mucha cultura y poca inteligencia?

    Lo más inteligente es aquello más beneficioso, pero ¡ojo!, y ahí viene el gran detalle, durante el mayor tiempo, ya que de nada sirve un beneficio rápido e inmediato cuando a la larga acarrea un perjuicio mayor que el beneficio obtenido. Es lo que se conoce como eficiencia.

    Si la percepción es la impresión de la realidad que conseguimos almacenar en nuestro cerebro a través de los sentidos, cuanto mayor sea ésta, mayor calidad y en mayor cantidad aparecerá reproducida la realidad en nuestra mente y por lo tanto mejor podremos decidir que es lo más adecuado a ella para alcanzar un determinado objetivo.

    Así pues nada tiene que ver cultura con inteligencia. La cultura no es más que la cantidad de conocimientos que almacena un determinado individuo, mientras que la inteligencia es la mayor definición con la que se percibe la realidad.

    Un ser inteligente es capaz de obtener conocimientos de la observación de la realidad, mientras que un ser culto pero poco inteligente solo es capaz de obtenerlos cuando han sido previamente extraídos por otro.
    Un ser inteligente, además, aprovechará mucho más los conocimientos que obtenga de otros, ya que al percibir mejor la realidad podrá encuadrarlos en ella de forma mucho más natural, sin recurrir simplemente a un hueco en la memoria para almacenarlo, y así podrá relacionarlos mucho mejor con el resto para poder obtener muchos otros.

    Si cada uno de nosotros fuese una cámara fotográfica, los megapixel serían la medida de nuestra inteligencia, ya que en una foto con mayor resolución podemos descubrir mayor número detalles que afecten a un determinado aspecto que nos interesa conocer para la decisión que queremos tomar.

    Seguro que muchas veces os habéis preguntado como alguien puede hacer semejante cosa cuando se ve claramente que se está equivocando…pues ahí está el asunto, en su foto las cosas no se ven tan claras.
    Ya se pueden tener muchísimos conocimientos de la realidad adquiridos, que sino se es capaz de verlos todos juntos para poder relacionarlos adecuadamente (megapíxel), la realidad no se ve clara y por lo tanto las decisiones sobre ella suelen errar fácilmente.

  36. ruben:

    Bueno, creo que se le olvida mencionar que la deuda de EE.UU. es superior a la del conjunto del resto del planeta. Alcanza millardos de $

    Y, como usted dice, sigue creciendo!

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.