Autor: Eduard Punset 5 septiembre 2010

Me ha dado que pensar la pregunta de una joven hija de un guardia civil a la que admiro profundamente. El matrimonio de sus padres se deshizo por culpa de la esposa cuando ella tenía apenas 15 años. De la pubertad son casi todos recuerdos dolorosos, cuando no abusos de otros más fuertes y despiadados. Es una realidad que descubrimos a menudo los que, como yo, bajamos de la nube en la que vivimos. ¿Cuál fue la pregunta de esta joven ahora ya letrada?

La pregunta en sí no es tan relevante como el preguntarse por qué las personas que han sufrido formulan preguntas con mayor frecuencia a los que vivimos en una nube que a los antiguos sabios versados en lo sobrenatural. ¿Por qué nos piden a nosotros precisamente las recetas del bienestar?

Ha cambiado el concepto de sabiduría. Lo que ahora da cierta confianza a la gente es constatar la familiaridad con los procesos emocionales implicados en la felicidad, de muchos de los cuales puede medirse ya su intensidad; pero no es eso lo más significativo. Antes eran sabios los que sabían mucho latín o casi todo de la supuesta vida sobrenatural, que sigue invadiendo hasta grados inimaginables la mentalidad de las personas.

Atenea, la diosa griega de la sabiduría, contempla Madrid desde lo alto del Círculo de Bellas Artes (imagen: usuario de Flickr).

Los sabios modernos son gente implicada en el pensamiento metafórico, que aprendieron a desgranar hace apenas cuarenta mil años. Espacios cerebrales utilizados hasta entonces para sugerir determinados pensamientos de un solo género, como los materiales, se empezaron a vincular con los recuerdos anclados en espacios cerebrales totalmente distintos, como los biológicos: “Mi hijo es más resistente que el hierro”, dijo algún innovador metafórico lejano. Y la joven letrada a que me refería antes pudo empezar a barruntar algo de lo que le pasaba.

El sabio moderno está más familiarizado también con el estudio de la vida antes de la muerte –que la hay, realmente, aunque mucha gente no lo crea– que con la supuesta vida después de la muerte; son también expertos en experimentar en detalle las tesis sugeridas porque son, en definitiva, partidarios de que la ciencia irrumpa en la cultura popular. Son los sabios de hoy día mucho más modestos que los sabios del pasado, y en ellos la gente tiende a confiar cuando se pregunta sobre los factores personales que pueden ayudarla a sobrevivir.

La joven letrada a la que antes me refería sigue acosada por tribulaciones sin fin, pero hoy cuenta con algunas señales a las que agarrarse en medio del vendaval. Es imprescindible aprender a gestionar las propias emociones. Saber diseñar la tabla de compromisos de forma diaria, semanal, mensual y anualmente para poder diferir lo que el cambio de talante o la crisis obligue a diferir. Hacer lo imposible para ejercer cierto control sobre nuestras propias vidas; no hay vida si no se controla por lo menos parte de ella. Ser consciente de la importancia comparativa de las relaciones personales en el entramado vital. Hace falta un determinado nivel de resistencia y perseverancia en el cumplimiento de los objetivos que uno se ha fijado. Y lo que los psicólogos califican de vocación para sumergirse en el “flujo”, ya sea del amor, del trabajo o del entretenimiento.

Hemos aprendido, además, y no es nada baladí, que no se puede comprar el bienestar. A medida que aumenta el nivel de riqueza –y ya puede ponerse la gente como quiera–, aumenta también el desasosiego inducido por el abanico de una mayor elección. La infelicidad no es el resultado del mercado, como se cree tan a menudo, sino de la falta de transparencia de ese mercado y la consiguiente corrupción. Que se lo pregunten, si no, a tantos defraudados y parados por culpa de especuladores que en el sector de la construcción vendieron a precios exorbitantes.



86 Respuestas to “El bienestar no se compra”

  1. Iñaki:

    Genial, certero y lúcido, revelador y positivo.
    No se me ocurre más nada, Eduard:)

  2. Creonte:

    La palabra “exorbitado” no existe. Sugiero exorbitante.

    (Del lat. exorbĭtans, -antis).

    1. adj. Excesivo, exagerado.

  3. Javy:

    Una de las frases que más me ha hecho reflexionar es esta:

    “El Conocimiento nos da medios para vivir.
    La Sabiduría nos da razones para vivir.”

    Como es sabido, desde hace algún tiempo, venimos confundiendo los fines con los medios.

  4. Susana Aparicio:

    ¿Que es bienestar? Para mi bienestar es vivir simple y llanamente como vivian mis padres. Me explico: Ahora que vivimos en la sociedad del supuesto “bienestar” donde íbamos a ser liberados segun Aldous Huxley, ¿por que cada vez estamos más atrapados?. El otro día hablando con mi pareja, reflexionamos sobre un hecho, que creo que se repite en la mayoria de la sociedad. Cuando eramos pequeños, la familia sobrevivia con el sueldo de una persona. Esa familia vivía dignamente, se compraba coche, vivienda, electrodomésticos (necesarios) y los muy ahorrativos hasta un terrenito donde poder pasar su jubilación (el caso de mis padres); todo lo anterior se pagaba en un plazo de años razonable y no era una condena de por vida que como ahora corre el riesgo de ser heredada por los hijos (eso es otra…si los hay, pq la mujer, mi caso, cada vez debe retrasar más la maternidad y a veces descubre que quedarse embarazada es misión imposible). Por que ahora, que supuestamente estamos mejor, vivimos para el trabajo, con el sueldo de una persona mileurista (y eso que soy ingeniero superior, que rollo es ese de que con formación encuentras trabajo, jjjj, cuantos master tengo que hacer? y a costa de que dinero que no se tiene?) no llega ni para tirar de un alquiler, de comprar casa ni lo sueñes. Y lo peor, lo peor es la inseguridad, tendrás trabajo o no…, tu pareja lo tendrá…., si tenemos un hijo, lo podremos mantener…., etc y hay que rriesgarse, por que sino, ¿que esperanza queda?.
    Lo siento creo que en esta época no existe el bienestar, se que el bienestar está en la cabeza y que todo el equipaje que se necesita lo llevas en ella y que el pensamiento es creador, pero yo seguiré pensando que nos hemos creado una jaula de oro que no podemos sostener. Prefiero la jaulita de madera que tenian mis padres a cambio de tiempo para los mios y salud.

  5. Gooor:

    Totalmente de acuerdo con usted Sr. Punset.

    Pienso que la felicidad se encuentra en el bienestar y la tranquilidad emocional y sentimental de cada uno. Complacernos y complacer al prójimo es la solución a nuestros problemas, pienso yo.
    Estamos exhaustos del ritmo de vida que llevamos en general. Una economía capitalista que solo se centra en los beneficios, en los resultados. Partícipes de esta economía que nos lleva o a la miseria mas absoluta o la riqueza mas extraordinaria, cada vez son menos significativos los términos medios, el equilibrio.
    ¿Cuando nos daremos cuenta de que solo hay una raza en este planeta?
    ¡¿Y no países, religiones, ideologías, políticas y economías, como nos quieren hacer vender?!
    Basta ya de especulaciones y divisiones. Solo uno, la raza humana.

  6. Ana Salcedo:

    El bienestar no se puede comprar? eso depende como se mire, si nos referimos al bienestar interno, al psicológico-mental está claro que no, el que lo posee es afortunado, pues en el actual mundo en el que vivimos tener paz interior es bastante difícil.
    Si nos referimos del bienestar físico o el material, entonces tengo que decir que lamentablemente, sino vives en el paraíso, ese estado no lo alcanzas sino tienes los medios suficientes para reunir las condiciones suficientes de bienestar.
    Mientras vivamos en un sistema monetario como el que tenemos, estamos condenados a tener que comprar nuestro bienestar que indirectamente y en algunas ocasiones también nos hace mas felices.
    Cierto que podríamos cambiar esa forma de vida si quisiéramos para crear otra un poco mas justa y hacer el bienestar posible en todo el mundo como un derecho humano al alcanze de todos.
    Algunos catalogarían un sistema así de comunismo, porque tenemos tendencia de ponerle a todo un nombre o estampa, pero sinceramente, si ese sistema fuera inteligente, justo, solidario y aportara beneficios a todos… porqué no? Los únicos que pueden tener problema con esto, son los capitalistas que viven de esclavizar al resto del mundo, por lo tanto habría que plantearse si se les necesita o se les puede sustituir por algo mejor, haciendo uso de las tegnologías y la ciencia, por ejmplo. Es una idea!
    Saludos a mi amigo Punset

  7. Sabino Capasso:

    Gracias Eduard por tus palabras siempre con tu idioma para la gente de la calle!!!! te mando un abrazo enorme y te admiro desde el ALMA. SC

  8. ameba:

    Estoy de acuerdo no se compra, pero si que hay que trabajárselo, al igual que la felicidad. Hay que poner intención, no es algo etéreo que aparece por arte de magia. Un saludo!

  9. Alberto Gonzalez:

    Todavía no conozco ningún rico que lo tire para volverse pobre. En cambio, conozco muchos pobres que aspiran a ser ricos. ¿De verdad alguien se cree que el dinero no da la felicidad? Que no la garantiza, cierto. Pero tampoco la garantiza el ser pobre.

  10. margarita:

    Gracias Sñor Punset, por hacer entendible lo que parecía imposible.
    mi màs grande admiracióny respeto.
    Un abrazo

  11. pau:

    Todo es tan relativo…
    Depende cómo mires, las cosas son como son o todo lo contrario. En eso, nunca podremos fiarnos de leyes preestablecidas.
    Tu amiga, desde el momento que encontró un culpable a su desdicha, tuvo a qué aferrarse. Las secuelas son otra cosa, pero ya tiene un camino por el que avanzar.

    Es cierto que antes se buscaba la paz emocional con el consejo del padre espiritual -me da grima eso de sabio- Aún ahora, mi padre, al que considero sabio, busca una inexistente paz en su consejo.

    Nos piden la solución, porque se aferran a nuestra presunta estabilidad. Piensan que si la tenemos, es que sabemos cómo llegar a ella.
    Lo que no estoy tan de acuerdo es que solo sea a los que vivimos en una nube. La nube también puede ser, como la riqueza, algo relativo; su altura es producto de quién te ve, y depende más de su necesidad que del conocimiento de su existencia.
    Das una imagen, es indudable, de felicidad y sosiego; pero… ¿tan real es?
    Constantemente somos asaltados por inquietudes, que pueden atenazarnos tanto o más, que las tribulaciones a tu joven amiga; pero las combatimos de manera que pueden llevar a engaño. El combate nos divierte (quizá sea esta la diferencia), aunque sepamos que está perdido de antemano. Y por mucho que lo convirtamos en banal, a veces es cruento y nos deja profundas señales, que disimulamos con exquisita sabiduría.

  12. Nieves:

    ¿Quien realmente se considera SABIO?

  13. pablo:

    Efectivamenete, el bienestar no se compra, puesto que se trata de una emoción y las emociones no son bienes materiales.
    Los homínidos tenemos la capacidad de emocionarnos, y esa emoción de bienestar la anhelamos, posiblemente con más ahínco aquellos que más han sufrido.
    Posiblemente por ello, éstos pregunten a los que “viven en la nube”, ¿cómo lo han conseguido?; ya que pueden sentirse afortunados al haber conseguido lo que busca gran parte de la sociedad independientemente de su nivel socio-económico.
    Quizás tenga una mayor influencia para alcanzar dicha emoción un determinado estatus social, que económico.
    Gracias por abrirnos una nueva puerta al conocimiento.

  14. ana:

    Sólo puedo comentar que me parece un terrible error hablar de culpa en la disolución de un matrimonio y situarla de un lado del desacuerdo. Por lo demás me parece un artículo que ofrece pocas novedades.

  15. elika:

    Me van a perdonar el Sr. Punset y los demás participantes del blog que no entre a valorar el estado de la ciencia sobre el comportamiento humano, la gestión de las emociones, yla busqueda de la felicidad, pero es que la última frase de la entrada me ha resquebrajado un poco el cerebro, o el discurso: el mercado no es responsable de la infelicidad, es la falta de transparencia. Bien, efectivamente ¡qué felices erámos cuando hace unos años especulabamos con la vivienda y hoy comprabamos a 5 y dentro de dos o tres años vendíamos a 10! ¡Qué gozo! ¡Qué felicidad! ¡Un dinerillo que no hemos sacado por si las cosas van mal dadas! ¿quién sabe?, igual se pone malo el niño, o tú, o la madre necesita una operación urgente, de esas que si esperas a que te toque en la lista de la seguridad social pasas 6 meses antes de hacerte la RMN….Yo no veo que haga daño a nadie, este es el juego, especular es legal. Es la ley del mercado: la oferta y la demanda. La especulación y los especuladores ¿no son una de las bases de la economía de mercado?, esto es el negocio, comprar barato y vender caro. Perdonenme la demagogia, pero es que lo del mercado y la infelicidad…, tendré el día tonto. Gracias.

  16. janet:

    gracias, por la reflexion que viene despés de leer sus artículos, la personal y privada, y si quedan fuerzas, la compartida. Gracias por saber provocar y movilizar

  17. Federico Pflucker Vernal:

    Bueno la felicidad es tan subjetiva y para mi por ejemplo es sentir el gran amor de Dios, contentarme un poco con lo que soy y tengo, tener una buena familia, un trabajo aceptable, escribir poesías, tener amigos, reírse mucho, hacer bromas, leer, conversar. Además tener sueños, ideales, un amor romántico. Algunas de estas cosas me faltan por momentos o épocas, pero en general soy feliz.

  18. Caye:

    Excelente, excepto bajo mi humilde punto de vista….lo del “por culpa de…” a otros lectores también les ha extrañado, …sin embargo, es solo una m anera de hablar, nada que nuble la claridad del fondo del y trasfondo del texto. gracias 🙂

  19. Poussin:

    Hola Eduardo,me gusta tu labor divulgativa de la ciencia.Lo que no me gusta tanto es tu manía en despreciar la religión…Es como si volvieramos al siglo XVIII y entronizáramos de nuevo a una “diosa” razón…Si tu quieres creer que somos células que pagamos la hipoteca eres libre de hacerlo,pero no trates que los demás compartamos tus ideas,porque al fin de al cabo no eres científico,sino divulgador,y si en algo eres famoso no es por tu trabajo científico(que no tienes) sino por la divulgacion del trabajo de otros.Que metas tu opinión ahi valiendote de tu posición mediática me parece bien,pero eso no te va a dar rigor científico porque al fin de al cabo el marketing no da eso.
    Un saludo

  20. Admin:

    Gracias Creonte por la corrección.

  21. concha:

    yo difiero en cuanto a que el bienestar no se puede comprar, porque cuando tu bienestar es la salud de tus hijos,padres etc y no puedes pagar un buen tratamiento,ya me contareis si se puede comprar o no.
    A veces,vemos problemas irreales cuando no los tenemos

  22. Antonio:

    Tienes toda la razón María José, el comentario: “…el matrimonio se deshizo por culpa de la esposa¨no hay por donde cogerlo.

  23. pau:

    ana.
    Al principio estuve tentado de comentar algo parecido, pero la experiencia me ha enseñado que todo es posible y que el señor Punset ya debe estar al corriente.
    Para el bienestar moral de un hijo, nunca es bueno creer que todos tienen la misma culpa, porque automáticamente se autoinculpa. Para el que hizo efectiva la rotura, lo sencillo es lanzar pelotas al tejado del otro; y para este, lo fácil es lamentarse y preguntar qué ha hecho mal, cuando debería saberlo. Pero eso que todos tienen la misma culpa, es más de terapia que otra cosa.

  24. Sergio:

    La felicidad es solo un estado de ánimo pasajero, no existe la felicidad absoluta, y para conocer la felicidad, hay que conocer la tristeza, sino no sería felicidad pura, y como ya había escuchado… la gente suele pensar que serán felices cuando las “cosas” les empiecen a ir bien, sin darse cuenta de que las cosas empezarán a marcharles bien cuando aprendan a ser felices…. por lo tanto no os centreis en la felicidad… suele ser lo más buscado por la humanidad y pienso que es un gran error, ya que es muy efímero, para mi manera de entenderlo, prefiero encontrar la paz interna…llegar a conocerme y quererme a mí mismo, sería lo más parecido a una felicidad continuada 😀

  25. Mencey:

    La felicidad no es un objetivo, un lugar al que hay que llegar, la felicidad está en el camino y en la forma de caminar, tampoco está en conseguir cosas, está mas bien en compartir las cosas que tienes si generas felicidad en los demás obtendrás felicidad interior. La ambición, el egoismo, los celos, el rencor ,la envidia, envenenan nuestras vidas y nos hacen profundamente infelices. Pensemos por un momento en todos esos misioneros, monjas, medicos que dedican sus vidas a ayudar a personas en el tercer mundo sin apenas medios, y sin un sueldo, sin propiedades ni casa ni coche ni tele con dvd ¿por que sonrien constantemente? ¿como pueden ser tan felices?, creo que han encontrado la formula, sin duda están recogiendo los frutos de lo que han sembrado ¿y que siembra esta gente? AMOR, SOLIDARIDAD, RESPETO, COMPROMISO. ¿Debemos hacernos todos misioneros? evidentemente no, pero si deberíamos cambiar el chip y comenzar a valorar las pequeñas cosas cotidianas que a menudo quedan ensombrecidas por nuestros grandes objetivos.

  26. Enrique:

    Interesante como en el siglo XXI ,esisten tantas inquietudes a encontrar respuestas en el exterior

    Somos capaces de curarnos por nosotros mismos?
    Cuales son las pautas a esta curación?
    Donde se encunetra el doctor que nos va a decir que medicinas tomar y a que hora?
    Quien me conoce mejor que YO?
    ??????????????????
    La Respuesta esta dentro de uno mismo. Esta sabiduria reside en nuestra mente y nuestro corazón. Solo hay que dejarse llevar por la intuición y no desesperar en la busqueda.
    La gran mayoria de las personas que se hacen grandes ayudantes o “doctores” en estos menesteres ,somos aquellas que hemos esperimentado traumas durante nuestra actual vida,debido a una sed de curación y de incoformidad propia del ser humano a seguir enfermo.

    Cuanto cuesta creer que somos espiritu (Luz) y que tenemos capacidades para que todas estas preguntas pasen al pozo del olvido.

    Mencey, si me lo permites te recomiendo un libro que a mi parecer abre los ojos a muchas respuestas . -Conocer a Dios- Deepak Chopra

  27. Gabriel:

    No hay que rebuscar tanto , es tan simple como respetar y ayudar sin mirar o esperar nada a cambio

  28. Terapia de Choque - Tener más opciones no te hará más feliz:

    […] el blog de Punset me he encontrado con una de esas cosas de la Psicología que más divertidas me parecen: A medida que aumenta el nivel de riqueza –y ya puede ponerse la gente como quiera–, aumenta […]

  29. Antonio:

    Que poco nos cuesta divagar sobre el bienestar en nuestro primer mundo, donde nutrirse y dormir en una buena cama es lo normal. Por desgracia en muchos otros lugares el bienestar se llama supervivencia.
    Para mi el bienestar es sentir como la paz nos rodea. Es sentirse parte de un todo que respeta todo lo demás. Es en definitiva sentirse bien con uno mismo sabiendo que la mayoría son felices.
    Por eso dudo que alguna vez mi persona sienta un pleno bienestar, ya que este mundo que hemos maldiseñado es demasiado injusto. ¨El bienestar no se compra¨……cuando afirmamos esto seguramente ya tenemos un techo, una cama, un frigorífico, un aire acondicionado y un cómodo sofá para leer.

  30. Agustin Fernandez del Castillos Suardiaz:

    Hola a todos,

    Estimado sr. Punset,

    Gracias por su programa sobre estadística del pasado domingo, sumamente enriquecedor y formativo.

    En relación con el tema del bien estar, creo que tienes tanto matices que quizás el ojo del águila, nuestra capacidad de conciencia global , ya inherente al ser humano, por su capacidad de distancia, permita ir viendo como el propio ser humano o el animal, va encontrando según el tipo de conciencia que despliegue en cada momento, formas distintas de ese bienestar.

    E igualmente, y como la fuerza de desear, es la misma que la de temer, eso mismo que puede alegrar a unos, puede provocar que otros, se intoxiquen con esa misma fuerza dirigida hacia dentro y no hacia afuera, hacia formas de expresión de todo tipo, que es la mejor forma de airear la vida.

    Cuando se ve la emoción, como cuando el perrillo empieza a mover la cola, siendo solo el primer indicio de que un cuerpo está preparado para mostrar una inquietud, habrá después que identificarla dentro, canalizarla hacia el exterior con una idea objetiva y realista, para permitir su plasmación inteligente en la acción.

    La emoción no es ni deja ser inteligente. 1.-El corazón interesándose por……., 2.- la mente ejerciendo de tal con sus ideas y siendo vehículo de expresión de ……………, 3.- la Conciencia global adecuando la salida de toda esta amalgama previa………………….,4.- y sentirse o no formando parte de un TODO y de algo mayor a lo que integrarse, solo serán serán partes de una realidad aun por ser vivenciada, y en la que cada uno, se podrá quedar en su bienestar particular, en cada uno de los pisos por los que pase o en los que se quiera detener.

    Fracaso y éxito son solo adjetivos inevitables del moverse y de un dinamismo al que cada uno, deberá poner su nombre inteligentemente. AMOR EN LA ACCIÓN, es un buen calificativo para ponernos en un sitio común desde el que avanzar sobre el particular.

    Un saludo a todos,

  31. Angel M. Martínez:

    Es cierto que la felicidad es relativa y no podemos divagar a la ligera, amigo Antonio. Una persona puede ser feliz durmiendo en el suelo, rodeado de moscas y si se le ofrece algo mejor, puede mandarnos al cuerno, eso pasa en algunos casos como por ejemplo en el de los vagabundos que crean su felicidad con un espejismo etílico de culos de botella. La gente que pasa delante de ellos imaginando que lo pasan mal, con seguridad están en lo cierto, pero no siempre es así. Igual que otras personas pueden vivir en una cama de rosas, con un coche impresionante, una casa que lo es más y sin embargo su vida es un infierno de mentiras, que se parece a cualquier cosa menos a la felicidad.

    El dinero, un cancer para la felicidad y una carcel para todos. El dinero y el tiempo nos ha atrapado, las costumbres sociales de las grandes masas nos conducen a hacer cosas que no queremos, o a rechazarlas amargamente cuando nos hacen sentir diferentes (Bodas, bautizos, comuniones, reuniones de empresa, reuniones familiares, forma de vestir, belleza física y materialista …. ), tantos elementos entorpecen la busqueda de la felicidad, que parece imposible encontrarla.
    Si fuera facil ser feliz, no hablariamos tanto en este blog, estariamos tal vez tirados en el campo mirando las estrellas, cazando mariposas o haciendo el amor o en su defecto follando con alguien que nos agradara.

    Tal vez no seamos felices porque no tenemos valor de dormir en el suelo, rodeados de moscas.

    LOVE PEACE AND GOOD VIBRATIONS.

  32. Josefina Maria Blàzquez:

    No hay nada peor que “la conformidad”, por eso sentir escozor cuando no se está bien, es muy bueno (y sobretodo “asumirlo) . Nos educaron -sobretodo- a las mujeres, con frases tan “degraciadas” como : Disimular sufriR y callar.. es a Jesús.. amaR. – Y mientras los psiquiátricos a TOPE.. y habiendo más fuera que dentro.. -(Mamá dije yo muy joven: “No lo podré resistir” -y ella a pesar que era muy buena persona, me contestó-, “pués es tu marido y.. te.. has.. de.. acostumbrar” !!) – Ya se ve que esto era un fraude.

  33. Josefina Maria Blàzquez:

    El bienestar -es estar bien con uno mismo… y en eso LA IMAGINACION juega una parte muy importante. Yo no recuerdo si el Profesor PUNSET nos ha hablado alguna vez de esta facultad.. que engendró aquella frase HISTÓRICO.POLÍTICA de “LA IMAGINACION AL PODER” . Creo en ella hasta tal punto “que redimió mi vida”.. mientras su Rueda iba rodando como si nada.. y todo mi circuito de resistencia eléctrica estaba a punto de explotar. Y cuando lo hizo… la agarradera creada desde mi IMAGINACION “funcionó”, como un imán que evita la caída en plomada.- Y desde entonces sé.. certeramente, que La Vida y la vida de las personas humanas.. es una preciosidad y una labor de filigrana y primoroso “fil-tiré” , pero hecho con “delicado” (o no).. hilo de pescar . Un saludo admirado profesor y resto de opinantes.

  34. Nuri:

    La experiencia me ha enseñado que la felicidad es muy muy relativa y desde luego se mide por el grado de exigencia y perfección que posea cada persona. No sé si estaréis de acuerdo conmigo. Para mí la felicidad es tener el amor de mi marido y el cariño de mis hijos, por supuesto tener salud y que no nos falte nada a ninguno de los cuatro. Quizá exijo demasiado o me conformo con poco no lo sé eso depende del grado de satisfacción de cada uno.
    Gracias por leerme.

  35. MLuisa:

    Culpable: “Se dice de la persona a quien se imputa una acción u omisión ilícitas por haberlas cometido de forma deliberada o con negligencia de sus deberes” (Fuente: RAE).

    Se me ocurren unas cuantas situaciones donde esta palabra es aplicable. Por eso sí acepto la palabra “culpable” con toda su magnitud. Un/a padre/madre puede ser culpable, por ejemplo de maltrato. Un niño/a, cuando todavía no tiene criterio dado que le falta, básicamente, información, un maltrato puede suponer un desequilibrio difícil de contrarrestar a lo largo del resto de su vida. Y como adulto, llamar a las cosas por su nombre ayuda a aceptar la realidad que le tocó vivir de niño, puesto que no pudo elegir. A partir de ahí, la manera en que se mira al futuro y se acepta el pasado, depende exclusivamente de cada individuo. Y a la hora de actuar una persona siempre puede elegir, casi siempre, por eso también, siempre, se puede explicar determinadas actuaciones, que no aligerarlas de la culpabilidad que le corresponde.

    Apoyo de manera ferviente la idea de que gestionar las emociones forma parte del camino al bienestar. De hecho, desde que nacieron mis hijos, uno de los principales objetivos que tengo con ellos es que sepan, primero, identificar sus emociones y, después, gestionarlas.

    Por último, el hecho de que una persona con una infancia difícil pregunte mucho, tal vez sea porque cuando no podía tomar decisiones activas sobre su vida, le salvó pensar tanto.

    Gracias por ofrecer la oportunidad de compartir pensamientos y felicidades por el blog.

  36. Josefina Maria Blàzquez:

    Creo que la diferencia más grande entre el concepto de sabiduría hoy y en los tiempos antiguos o pasados, sea que HOY se valora grandemente “tener sabiduría para vivir” y no tanto ser un “fichero de datos” . HOY muchos esperan y deseamos que el sabio lo sea primeramente como ser humano (-desde luego si las circunstancias de su vida se lo permiten. Que no por saber mucho está asegurado que sepa amar-. HOY es en el hombre integral donde muchos pensamos que tiene cabida la verdadera sabiduría. Aquella que es mucho más que solo ciencia. Particularmente entiendo que cuando la pirámide es sustituída -con el tiempo-, por la catedral.. se trata de dos cosas “o edificaciones” .. pero cuando El Hombre aprende a decir: “Tranquilízate amigo mío, todo es relativo” -sé tú mismo-, sonrie al decir hola i adiós pase lo que pase. Y camina y ama” .. está dándonos ciencia de carne y sangre que puede evitar muchos suicidios físicos o morales -siempre tan tristísimos-

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.