Autor: Eduard Punset 18 julio 2010

“Señor Punset, ¿no le parece que su imagen está sobreexplotada y que esto puede ser contraproducente para su mensaje? Demasiado mediático, ¿no cree? Un abrazo”. Este es el mensaje que he recibido esta mañana. Vale la pena no sólo contestarlo, sino dedicarle el post de esta semana. Veamos por qué.

En primer lugar, se trata de una misiva bienintencionada. En vez de criticar negativamente una determinada postura, subyace en ella una preocupación porque mi mensaje sea bien comprendido.

En segundo lugar, es cierto que las grandes instituciones son muy cautas en su política de comunicación. “Es mejor que no se hable de uno”. Mi propia experiencia personal en política me ha enseñado algo de esto. Cuando era muy joven, me interesaba saber si la prensa se había dignado en reproducir algún comentario mío; con el paso de los años, sin embargo, por las mañanas hojeaba los periódicos para asegurarme de que no salía en ninguna parte.

En tercer lugar, muchos son los que están convencidos de que uno de los grandes escollos de la política de información es el exceso de información disponible. Internet está abarrotada de noticias buenas y malas, contadas escrupulosamente unas o, a su manera, otras. Mi padre, uno de los últimos médicos rurales, no daba abasto para atender su correspondencia, unas dos cartas diarias –alguna certificada–; sin embargo, los nativos digitales reciben como promedio cincuenta e-mails y SMS.

Responder dos cartas al día, hace unas décadas, significaba no dar abasto. Hoy, los nativos digitales, nacidos con un móvil bajo el brazo, pueden recibir más de 50 e-mails y SMS al día.

En cuarto lugar, también es cierto que la amenaza más virulenta representada por cualquier conocido es que no pare de hablar y, además, lo haga en voz alta sin escuchar nunca lo que dicen los demás. Aunque también es cierto que para escuchar lo que dicen los demás hace falta que hablen, que cuenten cosas.

Por último, es imprescindible honrar los conocimientos heredados y asumir el mensaje de que la sabiduría es el resultado del esfuerzo individual; rara vez los colectivos enardecidos –como los que abarrotan las gradas de un campo de fútbol– o los ensimismados en la paz interior –como los recluidos en una sinagoga, mezquita o iglesia– han impulsado a la humanidad hacia delante.

El único inconveniente de lo que antecede es que se trata de excusas para no pensar; sobre todo en plena explosión de las redes sociales. Como veremos ahora, la inteligencia es social o no es inteligente. Vayamos por partes. Hasta tal punto es esto cierto que el reconocimiento social de lo que uno dice y hace es el mejor predictor de la salud del individuo. La salud del último mono en la escala social es muy mala, mientras que la de los diez primeros suele ser excelente. No es extraño: la relación con la manada es esencial para que el individuo sobreviva.

Lamentablemente, existe una tradición horrenda de impedir que los conocimientos lleguen a las grandes mayorías. Por fortuna, Obama estaba convencido de lo contrario y grandes científicos como Einstein, también. Por eso no pararon de hablar: Obama, para convencer a su manada de que debían mejorar drásticamente la cobertura sanitaria; Einstein, para explicar que el tiempo era relativo y que dependía de la velocidad a la que va uno y de la masa gravitatoria.

Otros, como la mayoría de los lectores de esta entrada, no paran de explicar que tenemos futuro por primera vez en la historia de la evolución, que la intuición es una fuente de conocimiento tan válida como la razón y que nuestra experiencia individual puede incidir sobre la estructura cerebral. Si nos calláramos, no nos lo perdonaría la manada.



70 Respuestas to “La inteligencia es social o no es inteligente”

  1. Arturo Mayordomo:

    Estoy satisfecho, anonadado y feliz por todos los comentarios anteriores que he leido. Soy incapaz de mejorarlos con mi discurso, ponderándolo, como me gustaría, por ello, me limito a felicitarlo y desearle larga vida, plena de felicidad para Vd. y sus lectores.-

  2. Fernando Rodríguez:

    Me ha llegado. Intentaré ser mejor persona.
    Gracias.

  3. rebeca:

    Gracias.

  4. Vicent:

    Mediàtic? És el seu treball!! utilitzar el mitjans de comunicació per tal de que ens arribe la màxima informació possible sobre la seua feina de recerca i investigació. “Imagen sobreexplotada”? Si ho comparem amb la Belén Esteban, no se jo si aquest home té massa raó. Salutacions desde València sr Punset.

  5. Julio Vizcaino:

    Sigue, es bueno lo que haces, y para colmo parece que lo haces bien o al menos lo mejor que he visto, no se puede criticar si no se es capaz de hacer mejor.

  6. Royito:

    Inmortal, así debería de ser usted, para trasladar de generación en generación todo lo que sabe, (seguro que a más de uno le vendría bien unas palabras suyas al oído…)un saludo desde Murcia…Yo seguiré aprendiendo.

  7. Xenen:

    Ciertamente un post interesante. Por un lado encierra unas cuantas perlas de sabiduría que más valdría a todo el mundo tener en mente, a saber:
    – Uno de los grandes escollos de la política de información es el exceso de información disponible.
    – Es imprescindible honrar los conocimientos heredados y asumir el mensaje de que la sabiduría es el resultado del esfuerzo individual.
    – El reconocimiento social de lo que uno dice y hace es el mejor predictor de la salud del individuo.

    Pero también es interesante por lo que calla o elimina de su contenido, Don Eduard, y si se me permite es donde quiero ahondar.

    Ha contado usted desde el principio con mi apoyo (moral, pues, no puedo ayudar de otra forma a su tarea, además de comprar alguno de sus libros), dada la plena coincidencia de planteamiento sobre que la ciencia debe calar el conocimiento popular. Es la coincidencia en que hay que dar la batalla al conocimiento dogmático desde la humildad de la ciencia, siendo esta la tarea más relevante que la sociedad tiene que enfrentar. Y está claro que en este país, nadie lo ha hecho tan bien como usted, con tanto éxito (que no se me escapa, ha sido obtenido a costa de una tenacidad y esfuerzo impresionante) aunque no sería justo olvidarnos de tantos otros profesionales que se han embarcado con mayor o menor fortuna en esta misma contienda desde distintos medios (algún día sería justo hacer una recopilación de sus nombres y obra).

    Pero quedarme aquí sería hacer flaco favor a esta nuestra misión (yo al menos la asumo como propia en mi humilde entorno), y si me permite el descaro, voy a ponerle algunos puntos sobre algunas íes.

    La misiva bienintencionada no anda descaminada cuando habla de una sobreexposición de su imagen pública. Exagerando un poco, está usted hasta en la sopa. A mi no me desagrada tal cosa, pero usted sabe bien cuál puede ser el fruto de tal exceso, y más en un país como este.

    Por otro lado, lo que más me preocupa de ese protagonismo no es otra cosa que la ausencia de sucesores. Si me permite la comparación, que espero no le resulte odiosa, este país sufrió un trauma sin precedentes cuando trágicamente falleció en accidente aéreo el Dr. Félix Rodríguez de la Fuente y parte de sus colaboradores en Alaska. Lo recordará perfectamente. Este país perdió a su divulgador científico más relevante, a un comunicador excepcional y al mayor generador de “amantes de la naturaleza” que jamás haya existido si descontamos al comandante Cousteau y a Carl Sagan. Fue trágico. Pero, a la postre, más trágico fue comprobar que nadie pudo continuar su obra. Muchos lo intentaron, pero nadie pudo seguir su línea con la intensidad con la que se necesitaba. (digo “necesitaba” a posta, así lo creo).

    Con usted nos puede pasar lo mismo. Y ahora, está en su mano buscar sucesor (-es). Yo casi le diría que es una de sus responsabilidades, si de verdad cree, como dice tantas veces, que hay que impulsar la irrupción de la ciencia en la cultura popular. Esta magna tarea no puede seguir dependiendo de una sola persona.

    No quiero con esto jubilarle a usted. Nada más lejos de mi intención. Sería como jubilar a Beethoven …una majadería. Pero esta “misión” le supera a usted. Nos supera a todos y es más importante que todos nosotros juntos. Y usted como “abanderado” ha adquirido nuevas responsabilidades. También se aprovecha (o mejor “recoge”) los justos beneficios de su labor (insisto, “justos”). Así que lo comido por lo servido.

    Creo, asumiendo un riesgo escaso al afirmarlo, que es usted, de ideas liberales y anglosajón en lo socioeconómico. Es posible que esté tentado dejar al libre albedrío del todopoderoso “mercado” el hallazgo de tal sucesor. No menosprecie la potencialidad del maestro que usted es. Es lo que me dice mi intuición.

    Y no se deje llevar demasiado por la frase “El reconocimiento social de lo que uno dice y hace es el mejor predictor de la salud del individuo.”. La salud no es ciencia infusa.

    Suyo afectísimo.

  8. David:

    Por qué las escuelas democráticas (especialmente las escuelas modelo Sudbury) llevan a sus alumnos a un mayor grado de desarrollo personal.

    En el marco multiedad los estudiantes comienzan a tomar papeles que se les niegan en las escuelas y en las salas de clase segregadas edad.

    Las escuelas y las salas de clase tradicionales no permiten la interacción del comportamiento social complejo. Tratan a los niños con los ajustes tradicionales como principiantes cuando deberían ser infundidos con formas más complejas de información.

    Los niños deben tener una oportunidad para las experiencias interpersonales de cada día continuas para fomentar una “psicología interpersonal desarrollada”.

    – Olvídense de la Inteligencia General CI/IQ
    – Olvídense de la Inteligencia Emocional CIE/EIQ

    – Lo que cuenta es la Inteligencia Social CIS/SIQ

    Muy interesante:
    Lean (en inglés) porque las escuelas democráticas modelo Sudbury llevan a sus alumnos a un mayor grado de desarrollo personal:

    La Preeminencia de la Inteligencia Social (CIS/SIQ)
    Por el Dr. Raymond H. Hartjen
    http://www.educationfutures.org/Social_IQ.htm (en inglés) (verlo en Explorer)

    Este artículo discute la dimensión del desarrollo de la habilidad social y su importancia para continuar el refinamiento de la persona y de su intelecto que otorgan facilidad de palabra, de hablar en público, habilidades discursivas y mejoran grandemente la capacidad de estudiar y aprender. Los ejemplos del funcionamiento de escuelas en donde la interacción social se muestra claramente se toman del conocimiento de la educación de múltiples edades o mezcla de edades y del modelo Sudbury de las escuelas democráticas.

    Escuelas democráticas modelo Sudbury = mayor grado de desarrollo personal.

    escuelas democráticas modelo Sudbury:
    http://en.wikipedia.org/wiki/Sudbury_Valley_School

  9. Marc:

    Hola;

    Estoy muy de acurdo con Xenan, Punset algún dia nos dejará, esperemos que dentro de mucho tiempo, y no tenemos a nadie que continue con su tarea.

    Sr. Punset, creo que lo que ha empezado usted deveria de continuar-lo otro con su misma filosofia, y creo que és tarea de usted de encontrar a esa o esas personas.

    Muy agradecido por todo lo que nos està dando.

    Mil gracias.

  10. Azor:

    “Señor Punset, ¿no le parece que su imagen está sobreexplotada y que esto puede ser contraproducente para su mensaje? Demasiado mediático, ¿no cree? Un abrazo”.
    Dos agradecimientos deseo hacer. En primer lugar al Señor que hizo este comentario que desató la opinión de muchas personas y que al leerlos me da la posibilidad de disfrutar de la cantidad de variables que se presentan ante un escrito. El segundo agradecimiento es a Usted por ser como es y que se halla ocupado de hacer lo que hace para que algunos como yo podamos APRENDER.
    Azor, un humano que está convencido que la inteligencia ES y aveces el humano tiene la posibilidad de verla.

  11. face te ipsum:

    Eres mediático igual que Platón, él hablaba y al rededor había gente que le escuchaba, y gracias a internet has creado un nuevo simposio.
    Una cosa que me gusta de Eduard es el respeto que despierta ante los demás, pocas personas hacen despertar el interés por la filosofía a los que se les aproxima.

  12. ACB:

    Punset se ha convertido últimamente en un filósofo, un pensador, un metafísico. Dice cosas que pueden resultar interesantes, pero para mí dejó de ser divulgador científico el día que escribió un artículo hablando de las maravillas de la pseudociencia de la acupuntura.

  13. monofrancis:

    gracias por hacernos pensar, señor Eduardo. Me encantaría un futuro con mucha gente como usted, que se ponga de moda el conocimiento, y como decía el niño de antes, escuchando y sacando conclusiones propias.
    Bravo !
    pd: también se aprende leyendo lo que te cuentan por aquí.

  14. Monica:

    “Imagen sobreexplotada, demasiado mediático” …. puede referirse el hecho de aparecer junto con políticos corruptos, como le vimos con Camps en la entraga de un premio o tener que agradecer a CocaCola su colaboración… cosas que aunque se entiende que la sociedad es asi, nos gustaria que los mas sabios encontrasen otros caminos . Saludos.

  15. Fredy Sánchez:

    Señor Punset, tarde o tenprano la ciencia llega, yo prefiero temprano. Gracias por seguir difundiendo ese universo de conocimientos, he aprendido más con usted y sus invitados que con los turores de mi universidad.

  16. maritza:

    Sr Punset! Gracias…las personas necesitamos escuhar a los que como Ud. nos hacen mas humanos.

  17. Román:

    Hemos dado demasiada cancha a la creencia de que somos seres sociales, y no es así. La evolución (lo que supone el paso del tiempo) ha conseguido que pudiesemos llegar a ser especiales seres individuales; pero el miedo a no formar parte del grupo nos ha hecho perdernos en él. Otro tema sería hablar de lo sobrevalorados que están muchos aspectos: sobrevalorada la honradez, la felicidad, la amistad, y tantas otras cosas que siempre intentamos conseguir al límite.

    Bien, sería demasiado extenso para un simple comentario.

    Quizá otro día, con más tiempo, podamos compartir algo sobre….; pero eso será otro día.

  18. Peim:

    Gracis Punset por divulgar…

  19. Sara:

    Está muy bien que la gente hable si tiene cosas interesantes que decir, pero mejor sería que quien las diga las llevase a cabo en su vida diaria, no cree Eduardo? Hay mucha gente que se esconde tras las palabras bien colocadas para esconder su verdadera personalidad, no tan maravillosa. Perdone si le digo que usted no es más que uno de ellos… y ambos sabemos por qué lo digo. Hay gente que aún no sabe lo que hay detrás de sus palabras, lo cual me parece algo hipócrita por su parte.. que hermoso y fácil es quedar bien

  20. Ya no le tengo miedo a nada - La Mente es Maravillosa:

    […] personas que además de querernos tienen esa habilidad para calmarnos con tan sólo dos palabras. Escúchalas y al final sé tú quien tome la […]

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.