Autor: Eduard Punset 4 julio 2010

Siempre pensé que los tacones altos en las mujeres se asemejaban a la ceremonia de elevar a los altares a las que decidían usarlos. Me seducía el rechazo de la aceptación servil de la realidad fisiológica cuando imponía una determinada estatura. Y, sobre todo, llevar tacones altos equivalía a una operación estética –ésta sí de gran envergadura–, como alterar la estatura de una persona sin tocar para nada su anatomía. Ya sé; el uso prolongado de los tacones provoca cierto desgaste muscular, pero, al igual que ocurre con los semáforos o los interruptores, hay unas veces que están activados y otras, parados o de color distinto. No pasa nada.

En los últimos años, no obstante, los tacones altos me han abierto nuevos y fascinantes interrogantes. Siempre me quedo atónito –estoy seguro de que a muchos de mis lectores les habrá ocurrido lo mismo– cuando, rodeado en la calle por multitud de hombres que deambulan cabizbajos, con ciertos rasgos heredados del antecesor común que compartimos con los chimpancés, se nos cruza de pronto una mujer con tacones altos y mucha marcha. Su caminar es tan rápido que nos deja rápidamente atrás a todos los descendientes del antecesor común del chimpancé y nosotros.

En este caso, la intuición me engañó, a pesar de haberla defendido sin cesar como fuente del conocimiento tan válida como la razón; el hecho es que, pensé para mí, el organismo de la mujer disponía de más energía que el de los hombres. No he podido corroborarlo, aunque cualquier aclaración de mis lectores al respecto será bienvenida para el bien de todos, mujeres y hombres.

Según Louann Brizendine, los tacones aceleran el caminar (imagen: usuario de Flickr).

¿Debo tomar seriamente la sugerencia de una de las neurólogas de Stanford, Estados Unidos, más reconocidas en materia de análisis diferencial entre organismos femeninos y masculinos, incluido el cerebro? Louann Brizendine no lo dudó ni un instante; tras escuchar con una sonrisa mi explicación sobre el comportamiento no idéntico de los dos sexos, sentenció muy seriamente: “Con los tacones tan altos tiendes a caerte hacia delante y, para impedirlo, aceleras la marcha. Vamos más deprisa para no caernos”.

Si, en lugar de buscar respuestas a preguntas que no las tienen, miramos lo que está ocurriendo en el mundo, descubrimos muchos procesos que indican una situación muy parecida. Amigas y amigos antropólogos especializados en estudiar el comportamiento de mujeres y hombres en las nuevas y populosas ciudades del mundo –São Paulo o Los Ángeles, por ejemplo– coinciden en apuntar que las mujeres jóvenes ganan a los hombres jóvenes, no sólo en las clases de la enseñanza media y la universidad, sino también en nuevas disciplinas, como el trabajo en equipo cooperativo; en profesiones relacionadas con la física –de las que estaban ausentes en mayor porcentaje las mujeres–; e incluso en el trabajo, ganando más concursos o en el matrimonio porque rechazan más ofertas.

En junio se celebró el vigésimo quinto aniversario de la entrada de España y Portugal en la Unión Europea. Los Reyes invitaron a todos los que de una manera u otra habíamos participado en la apertura al exterior de este país, enclaustrado hasta entonces. De unos doscientos cincuenta invitados, no había más de diez mujeres y la mayoría eran miembros del Gobierno actual. Fue un rito afable y agradecido que los de ahora recordaran a los que aspirábamos entonces a una España abierta al mundo, pero la celebración en Palacio me trajo a la memoria mi conversación con la neuróloga Brizendine sobre los tacones altos de las mujeres y la diferenciación energética entre los dos sexos. Aquella fotografía del pasado era el reverso de lo que está ocurriendo ahora.



73 Respuestas to “Tacones ufanos”

  1. Concha:

    Pues ponerme tacones me resulta bastante fetichista, sólo los utilizo cuando me veo con la fuerza de sostener miradas masculinas todo el día sobre mi trasero y piernas… No me hace sentir más segura, al contrario, me dan muchas veces sensación de inestabilidad, y ni siquiera estoy segura de querer encarnar a diario esa figura standar femenina de zapatito de tacón. Me encanta correr descalza y libre, y me siento más sexi al final de una fiesta, con el vestido roto y los tacones en la mano, bajo la luz natural del amanecer.
    Saludos a todos.

  2. Mercedes:

    Estoy d acuerdo con algunas mujeres q al llevar zapatos d tacón nos sentimos más alegantes y más seductoras y por eso pisamos fuerte.
    La moda actual d ir cómoda y con zapatos planos está muy bien, lo mismo pasa con la mayoría d hombres q van con deportivas, vaqueros y camisetas, todo depende d la ocasión.
    Pero para mí un hombre seductor ha d ir bien vestido, con traje, camisa y corbata (véase George Clooney) para poder hacer una bonita pareja conmigo cuando voy subida a mis tacones.

  3. elia:

    Demasiado disertación por el tacón. Nací con una malformación en mis pies y el traumatólo le dijo a mi madre que me pusiera tacones para así corregir mis andares un poco ansares. Desde los 14 años llevo tacones y tengo que decir que nunca me he sentido mujer discriminada por el mero acto de haberlos llevado. De hecho tengo que decir que este artilugio ha ayudado a crear verdaderas maravillas de zapatos y que no solo nosotras los llevamos. En el siglo del rey Sol en la francia de los fru-frus había hombre (heteros..) que los llevaban y para este rey era un verdadero icono de distinción.
    Es verdad que nos terminan doliendo todos los huesos y que puede afectar a las caderas cuando llegamos a ser viejitas… y qué! también lo que respiramos de los tubos de escape; el aire acondicionado; los 40 grados de rigor del verano; el stress continuado del trabajo; el donut de la mañana que te aumenta el colesterol…
    Me gustan los tacones; no me siento discriminada; me gusto más, ando mejor y cuando ya no los soporto, entonces me descalzo… viva la libertad del tacón!!!!

  4. daniel:

    como en algun otro comentario tambien me parece bastante forzada la conclusion a que el post pretende arribar … tendenciosa digamos, aunque no pongo un juicio de valor en ello … Me parecen riquisimos los comentarios que generó … seguire leyendo sus escritos siempre que pueda , intentaré con ello continuar aprendiendo … saludos desde Brasil

  5. Tangai Alikindoi:

    A ver, a ver… Tacones…
    El motivo fundamental para ponerse tacones es sin lugar a dudas el adorar ser femenina. NO entiendo qué tendrá que ver la igualdad con la feminidad. Físicamente no somos iguales, hombres y mujeres. ¿Por qué tengo que vestirme de otra forma? ¿Para dejar claro que yo soy inteligente? ¡Menuda tontería!
    Se puede llegar a donde se quiera sin renunciar a la elegancia del tacón. Además, hay zapatos de tacón bastante cómodos y de muchas alturas, no hay por qué sufrir.
    Saludos al señor Punset.

  6. Kayele:

    No pretendo criticar los zapatos de tacón como prenda de vestir, como otra cualquiera. Cada cual es libre de ponerse lo que desee.

    Pero me niego a asumir que sean símbolo inequívoco de lo femenino; y lo mismo puedo decir del maquillaje u otros artilugios.

    No me gustan los estereotipos de femineidad, elegancia o atractivo que se manejan en la actualidad; estos son conceptos claramente discutibles y opinables. No uso tacones y me considero muy femenina, muy elegante y muy atractiva (lo que sugiere que no tengo problemas de autoestima, en el ocio ni en el trabajo). Esto puede resultar arrogante, pero sólo pretendo ser sincera.
    Tampoco creo que todas las mujeres estemos pensando en gustar, impresionar o llamar la atención de todos los hombres que nos cruzamos en nuestro camino; cuanto menos de la misma manera.

  7. Mica:

    Me parece que el señor Punset es el científico más ameno que conozco y que puede generar estos debates tan estupendos del pueblo llano, sin necesidad de ser del gremio.
    Aprovecho también para dar una opinión sobre el hecho de llevar tacones, no sobre ellos exactamente.
    Coincido con Nines que es muestra de creatividad e innovación…aunque no estoy de acuerdo que lo sea de valentía. Para demostrar valentía tendrías que ponerlos porque te apetezca a pesar de que no te queden bien o no se espere eso de ti (por ejemplo, en una boda).
    Pienso que las mujeres, en general, somos menos perezosas y no nos importa pasar de los tacones a las playeras en un breve espacio de tiempo. Por supuesto, al quitarte los tacones desmontas todos los complementos que les seguían. Pocos hombres estarían dispuestos a este vaivén desenfrenado que sólo lo entendemos nosotras. Singularidades femeninas y masculinas que no sirven como excusa para hacer discriminaciones como personas ni a nivel profesional.
    La foto con la casi totalidad de personalidades masculinas en cualquier evento importante pasará a la historia en esta generación de veinteañeros. Esto implicará socialmente la renuncia o aplazamiento de la maternidad ya que, en mi opinión, éste era el motivo real de que la mujer abandonase sus ambiciones profesionales por las familiares. No creo que a partir de una cierta edad ( precisamente a la hora de ser ejecutiva, dirigente de algo…) le disminuya su capacidad intelectual ni organizativa como sugieren algunos.
    Puede que sea una tontería pero creo que, en general, el deseo de ser madre surge antes que el de ser padre. De ahí que muchas veces la mujer se retire voluntariamente para cubrir esta necesidad psicológica. Supongo que es un rasgo propio de nuestra especie. Somos primitivos en algunos aspectos, amigos PRIMATES.

  8. Taki:

    Pues yo soy TaconerO, pero en privado ya que si salgo a dar un paseo en publico me acrivillan a insultos.
    Tanta diferenciacion de sexos es lo que da tantos problemas de desigualdades; la diferencia esta bien para poder estudiarla, pero no como para ponerla por pared, y o se esta de un lado o se está de otro… por eso tanta violencia. Deberiamos fijarnos mas en lo que nos parecemos con los demas y asi poder compartir Nuestro mundo con los demas. Pero no, mejor cada unos subido en su burro creyendose el centro del mundo por que es tan sumamente diferente al resto de los sexos…LOS sexos..como que existen mas de 2. Binarios a ver si abris los ojos de una vez y aceptais la diversidad humana.

  9. Marta de Moraes:

    Los tacones altos y las mujeres…
    Rara forma de hacer recordar las diferencias intelectuales o cerebrales entre sexos 🙂
    En siglos anteriores, debemos recordar que también era natural y acompañaba a la moda de la época, que los hombres los llevasen.
    Pero con el tiempo, cada vez más se ha aumentado la estatura de dichos tacones y se ha asociado a la feminilidad los mismos.
    La questión es que subirse a unos tacones que cambien radicalmente la estatura de una persona a más, inmediatamente le cambia en cierto aspecto la concepción de su autoestima y seguridad. ¿porque? Por la misma dinámica en que un político hace su discurso desde una plataforma , o un jefe tendrá un despacho con un sillón destacado en su altura… Nos transfiere la sensación de superioridad esos cambios. Que el cerebro de la mujer esté conectado entre sí através de una série de emociones que transfieren a las sensaciones y experiencias una dinámica mas intensa y a su vez mas recordable… Sí. La mujer lo filtra todo en su cerébro por su sentido emocional. Lo que no quiere en absoluto decir que somos más o menos débiles, el sentimiento lo que hace es valorar de manera diferente la importancia de los acontecimientos. Tener más atención a todo lo que circunda a la ocurrencia y percibir con más sencibilidad pequeños cambios.
    Hay personas para todo, y no debemos generalizar la capicidad de las personas por su sexo. Una persona es o no és capaz de algo indiferente a su sexo, pero sí hay diferencias que harán mas apropiada una que otra persona para algo específico. En eso influenciará desde el lugar de su nacimiento y la sociedad que le rodea(permitiendole o no desenvolverse como persona) hasta su comprención personal de aquello a que se proponga.

  10. husky:

    Yo me pongo zapatillas para ir a correr, me pongo botas para ir a esquiar, me pongo gatos para ir a escalar, me pongo sandalias para ir a la playa, me pongo zapatos planos para trabajar con niños y me subo a unos taconazos para sentirme físicamente más poderosa y proporcionada. Que suerte tenemos las mujeres que podemos ser en un momento montañeras audaces, atletas sudadas, maestras entregadas al juego con los niños (este es mi caso) y al minuto siguiente figuras sofisticadas.
    Este es mi caso y soy feliz en todos esos caracteres porque todos forman parte de mi ser. no por ser deportista o defensora de la igualdad entre hombres y mujeres abandonaré mis adorados taconazos.

  11. Octavio:

    El sempriterno tema entre el genero masculino y femenino y sus diferencias…realmente lo encuentro muy estimulante y por descontado que tiene infinitud de puntos de vista,a si que voy a exponer los mios intentando buscar un equilibrio lo más equitativo posible intentando no faltar a nadie.
    1º- Creo que Eduardo Punset al referirse al tema de los tacones en ningún caso a querido mostrarlo de manera despectiva entre el machismo ni el fetichismo,si no más bien como modo descriptvo de un concepto en si mismo y no hay que buscarle mucho más.
    2º- Es indiscutible que los hombres y las mujeres tenemos diferencias en nuestra conducta social,marcadas por nuestro cerebro evolucionado antropologicamente desde nuestros comienzos como homínidos,donde tanto el entorno como las necesidades marcaron una pauta distinta a seguir entre nuestros géneros;y desde luego el factor hormonal (como se ha demostrado cientificamente) si que rige nuestra conducta y es lo que nos hace ser lo que somos como seres humanos y como personas.
    3º-Las diferencias (cosa que no me gusta llamarla así) nunca se tienen que ver como clasistas de género sexual ni mucho menos como un motivo de discusión entre quién es mejor quién a tenido mejores oportunidades o atacar o defender un acto tan femenino como unos zapatos de tacón en una lucha entre el feminismo y el machismo.
    Podríamos discutir el tema hasta el infinito y es verdad que las mujeres no han tenido las mejores oportunidades para mostrar todo su potencial,impuestas en su conducta siempre de las sociedades en las que les ha tocado vivir a lo largo de los siglos,incluso ahora muchas etnias y religiones marginan a la mujer por su condición sexual,pero mirar atrás o señalarlas con el dedo no sirven de nada,(aunque hay que tenerlas en cuenta como refernte social e histórico).
    El hombre cada vez está descubriendo más sobre si mismo y todo cuanto le rodea y creo que este es un camino que debemos de hacer juntos,todos!!! hombres y mujeres sin diferencias ni actitudes transgresoras de sexo,siempre con el respeto,la igualdad y pensando que esas diferencias hormonales y sexuales són las que nos hacen diferentes y són las que nos enamoran unos de otros,són las que nos hacen continuar hacia adelante contra todo,venciendo contra todo y són los que nos están llevando a los mejores logros como seres humanos.
    Como decia mi abuelo,las mujeres siempre serán mujeres y los hombres,pues hombres…
    y a buen entendedor…

  12. Xenen:

    Tacones…cercanos….

    No debemos perder de vista (..no debiéramos) la perspectiva evolucionista de lo que se nos presenta. Ya hay varias entradas que atinan con sus comentarios desde esta perspectiva.

    Lamentáblemente, o curiosamente, y el líneas generales (es decir, hablando de tendencias), al hombre (macho, no alterado, es decir, adaptativo desde el punto de vista evolutivo…al que le gustan las mujeres para tener descendencia con ellas) le perturba ( en el sentido de “le atrae”) un perfil físico de mujer determinado. Es así. (porqué es así seguro que tiene una respuesta evolutiva:…hmmm, en la línea de lo que Don Eduard suele comentar sobre la flutuación de variaciones asimétricas…es decir, en relación a una “visión” que pueda denotar, cuando no demostrar, cierto grado de salud o ausencia de enfermedad).

    En el fondo, si no fuesemos la especie dominante, la que nos sustituyera, quizás ya nos estaría seleccionando en función de determinados parámetros, probablemente no sólo físicos sino también intelectivos, pero en cualquier caso, como hacemos nosotros con los perros y los gatos, por ejemplo, en función de nuestra belleza…de lo que considerase bello la especie dominante, claro está….

    La belleza, al parecer , no es nada objetiva.
    ..¿o sí?

    saludos.

  13. Sara Bote:

    Buenas a todos. Coincido totalmente con el post de Huski, creo q la mujer actual tiene mil facetas distintas y eso nos hace sentirnos totalmete realizadas.
    Por ejemplo en mi caso, me estoy preparando para un triatlon y a la vez terminando una carrera, colaborando en 2 proyectos de voluntariado social, soy ama de casa y me gusta salir a pasear en tacones y sentirme la mujer más sexy. Hoy en día cuantas más variedad de actividades hacemos más realizadas nos sentimos porque nos liberamos de estereotipos y no hay reto que se nos resista!!
    Creo que el secreto está en equilibrar el cuidado de la mente y el cuerpo, el tiempo de ocio y de trabajo, del cuidado de los amigos y del crecimiento personal.. GRACIAS

  14. Vprrll:

    Sinceramente pienso, que los tacones no son más que un mero complemento femenino, prenda que por cierto también usaron los hombres.
    Rebuscar en la altura de un zapato, calificaciones,tales como seduccion, inteligencia y otros, realmente me parece una verdadera chorrada.

  15. Meritxell:

    Curiosa reflexión Sr. Punset !
    Y pensar que la respuesta era tan simple…..”Vamos más deprisa para no caernos”……a veces la sencillez también tiene cabida en la curiosa ciencia.

    Creo que los tacones son un elemento de seducción…¿qué mujer no se siente más femenina encima de unos tacones ?……….

  16. Ana Navarro Galera:

    Los tacones de la foto son malos para el espalda, dañan los pies, destrozan el alma tras horas con ellos, el alma y los pies van indisolublemente unidos. Pero eso sí, son elegantes y estilizan… Yo abogo por el calzado cómodo, también lo hay elegante.
    Saludos.

  17. Alma:

    En el ámbito laboral, el hábito hace al monje y los títulos universitarios, también.
    Pero lo que realmente funciona a la hora de formar parte de un consejo de delegados es tener pene.
    Soy licenciada universitaria, máster, madre, mido 1’71 y siempre llevo zapatos de tacón preciosos y muy cómodos.
    Para qué? Para taconear a ritmo de bulerías cuando veo que en mi empresa los cuatro jefes son jefes (y para levantar mi trasero).
    Espero que se me oiga alto y claro para que de aquí a unos años veamos mujeres en los congresos pisando fuerte aunque estén descalzas, y lo mejor de todo: que no sea noticia!!!
    Un saludo.

  18. Ana Navarro Galera:

    Seguro que el inventor de los zapatos de tacón de aguja fue hombre. Por qué desde sus comienzos el tacón ufano no fue inventado para el género masculino también? Taconear a ritmo de bulerías es bonito y difícil, pero cada cosa en su sitio, el taconeo en un tablao flamenco.
    Empecemos a pensar que los jefes no son hombres ni mujeres, son personas independientemente de su condición sexual. Dejemos de insistir en seguir marcando diferencias sociales de género ( mejor de número), empeora las cosas.
    Un saludo.

  19. TERUELSHOPPER.COM » Un hombre y unos tacones:

    […] hombre y unos tacones Esta es una reflexión que Eduard Punset se hace sobre los tacones. Muy interesante, cómo […]

  20. Brainsoup:

    Yo creo, con todo el respeto hacia otras opiniones, que hoy en día el uso de tacones es simplemente porque te guste o no. Asociarlos a la superioridad, a la inteligencia o a lo que sea me parece un poco retrógado…yo llevo tacones porque me gustan,son bonitos, realzan la figura y me siento bien. En el momento en el que me duelen los pies me cambio a unos plano y punto. Que los tacones fueran un invento para dejar clara una posible, que no real, superioridad hoy en día no me parece que tenga mucha relevancia. Los símbolos que antes tenían significado no tienen por qué seguir teniendo el mísmo con el paso de los siglos.

  21. Dan:

    Hola, pues soy heterosexual y me encantan los tacones stiletos, sandalias claro que sólo en la intimidad, me encanta verselas puestas a las mujeres y vermelas y sentirlas.

  22. Carmen M:

    Estimado Eduardo Punset,

    solo me gustaría señarlar que el uso de tacones altos, sean de la altura que sean, no es que solo provoquen “desgaste muscular”, sino que también producen: sesamoiditis, hallux valgus, dedos de martillo o en garra, el Neuroma de Morton, inestabilidad crónica del tobillo, inflamación crónica del tendón del Aquiles, y artrosis en la rodilla. Tampoco olvido las famosas varices en las mujeres.
    Realmente, no creo que podamos afirmar que el uso de tacones sea un valor positivo en nuestra sociedad. Aunque es cierto que no existen estudios sistemáticos totales desde el punto de la medicina, los podólogos saben de sobra las torturas a las que se ven sometidas las mujeres que adoran estos instrumentos.
    Desde cierto punto de vista, los altos tacones deberían de verse como una violencia contra nuestro cuerpo, como lo fueron los corsés o los fastidiosos miriñaques.

    Un saludo cordial.

  23. zafiro:

    No lo había pensado, que el cuerpo se impulsara hacia delante, en mi caso,lacontadas ocasiones que lo he llevado,eran más bajos que los que se comercalizan ahora, de 12 a 15 cm.
    Creo que el zapato de tacón es muy variado y depende del diseño para ir más o menos cómoda, en tiendas especializadas para zapatos cómodos hay tacones que se aguantan genial, eso sí, nunca tendrán más de 8 o 10 cm, y te tienes que gastar un buen dinero.

    Yo como mujer nunca he entendido muy bien a qué se debe el adorno exclusivo de la mujer, siempre he pensado que los homrbes eran muy “sosos” y más serios en su aspecto, hoy en día eso está cambiando por suerte hay mucha libertad de imagen.

    Me gustaría leer algún estudio antropologico sobre este fenómeno.

    A mi no me sorprende que a sabiendas de las consecuencias las mujeres los sigan usando en exceso. Todo se resume en dos cosas:
    Gusto personal y vanidad
    la mayoria de la gente busca gustar y aparentar pero sobre todas las cosas, encajar con las tendencias actuales. Otros dirán que sólo es por iniciativa personal, y no digo que no sea cierto, pero debemos admitir que los medios de comunicación influyen enormemente en las personas, las empresas lo saben muy bien.

    Afortunadamente el munod real no es así, aunque la amyoría de personas que he conocido me han sugerido ser mas “femenina” que para ellos esto es usar vestido o enseñar escote y piernas, maquillarse llevar tacones, ser muy delicada, o qué se yo… pero solo son prejuicios los acepto bien, no hya por qué enfadarse, el ser humano es de costumbres y los medios acostumbran a la gente a ciertas cosas, ademas cada persona es un mundo y busca cosas distintas, hay personas muy superficiales y creo qeu siempre las hubo desde que las civilizacions se asentaron.

    Lo mejor es pasar de los comentarios desagradables, que cada uns e customize como quiera, me parece genial qeu haya tanta variedad en el vestuarios femenino, los hombres lo tienen peor, en seguida los tildan de metrosexuales o gays jaja bueno cada genero tiene lo suyo, a mi mientras no me obliguen a nada, que me critiquen lo que quieran y eso que sólo tengo 20 años pero hace tiempo me di que no hay nda como buscar uno mismo en su interior como quiere ser y como quiere que lo vean

    Sr punset me gustan mucho sus programas y su blog, ojalá echaran más programsa culturales como el suyo y menos telebasura.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.