Autor: Eduard Punset 25 junio 2010

Premios Sacyr Hacemos lo ImposibleLas empresas –de la mano con científicos e inversores– son la fuente de innovaciones que mayores beneficios reportan a la sociedad. Por ello, ha sido un placer nuevamente presidir el jurado de los Premios Sacyr “Hacemos lo imposible” en las categorías de “Periodismo de Innovación Tecnológica y Económica” y “Gestión de Proyectos Ciudadanos”.

Una de las grandes promesas para el futuro cercano, con millares de aplicaciones revolucionarias que serían imposibles sin la colaboración de empresas, de científicos y de inversores, es la nanotecnología. El gran físico Heinrich Rohrer me explicaba hace unos años que no es muy razonable establecer diferencias entre la inteligencia, la materia viva y la materia inerte. Cuando la nanotecnología logre todo su potencial, veremos cuánta lucidez había en las palabras de Rohrer. No es casual, entonces, que en la categoría de “Periodismo de Innovación Tecnológica y Económica” hayamos premiado al artículo “El poder de lo diminuto” –publicado en la revista Muy Interesante– que reporta sobre los avances en uno de los laboratorios más avanzados del mundo en “la ciencia de lo ultradiminuto”.

Fabricar máquinas nanométricas es un gran desafío, no hay quién lo dude. Pero en la calle, la gente enfrenta un reto que se le hace aún más titánico: tener que entenderse con sus vecinos. Si bien es cierto que “la gente, hablando, se confunde”, lo contrario también puede serlo si aprendemos a gestionar nuestras emociones y a relacionarnos con los demás. Por ello, el premiado en la categoría de “Gestión de Proyectos Ciudadanos” fue un proyecto para convertir las azoteas comunitarias, generalmente relegadas a espacios vacíos y desaprovechados, en lugares de encuentro, disfrute e interacción entre vecinos.

Los astrobiólogos escudriñan el cosmos buscando desequilibrios, fenómenos anormales y fuera de sitio, porque saben que la vida es siempre muy innovadora y no se conforma con el orden establecido. Este es el espíritu de los Premios Sacyr: fomentar la investigación y el análisis para descubrir dónde pueden estar los grandes avances del futuro.



4 Respuestas to “Segundo fallo de los premios Sacyr “Hacemos lo imposible””

  1. Ana Salcedo:

    Los astrobiólogos son unos cachondos, no se dan cuenta de que somos precisamente nosotros y no el cosmos , los que podemos ser catalogados como anomalía y desequilibrio bio-natural. Que coraje tienen algunos…!!

  2. Alfonso Santaella Jiménez:

    ¿Tiene la ciencia todas las respuestas?
    Yo diría que ni si quiera tiene todas las preguntas.
    Hipótesis y teorías van cayendo una tras de otra atraves de la historia científica.
    Si realmente queremos obtener las respuestas, primero debemos formular las preguntas adecuadas, y esto solo es posible cuando se tome una actitud ante los enigmas del universo al que pertenecemos, sin prejuicios y sin soberbia.

  3. Samuel:

    Me gusta que Sacyr apoye “la innovación, la creatividad y el ingenio” así como “el Periodismo de Innovación Tecnológica y Económica” y “Gestión de Proyectos Ciudadanos”. Sin embargo Sacyr gestiona la plaza 15 de mayo en Sevilla y no estamos recibiendo cooperación alguna aunque hayamos convertido su plaza en la más famosa y limpia de la ciudad (Sí, ahora las plazas también son de gestión privada). De todos modos agradezco de corazón su apoyo personal al movimiento 15M.

  4. Ciencia:

    ¿Todas las respuestas, la ciencia?
    Eso es llevar las cosas hasta puntos inverosímiles y sin sentido.
    Por su puesto que la ciencia no puede tener todas las respuestas ni a día de hoy todas las preguntas, pero porque el mundo se rige gracias a los términos la física y las matemáticas así como de otras ciencias. Y la ciencia y las tecnologías están en constante avance y evolución, así como el mundo entero. Así que la afirmación de que la ciencia no tiene todas las respuestas es sacar las cosas de quicio.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.