Autor: Eduard Punset 6 junio 2010

¿Por qué no aprovechamos el ánimo actual de la población para reconsiderar críticamente intereses adquiridos y situaciones heredadas que, por utilizar la expresión más benevolente, son cuando menos “raras”? ¡Dios mío! Con todo lo que se ha hablado de consumo energético y la consiguiente producción de gases con efecto invernadero y cambio climático, ¿por qué no aprovechamos para echar una mirada a costumbres inveteradas que se justifican difícilmente en el mundo que se avecina?

Vamos a ver: ¿cuántos de mis lectores son conscientes de que gastamos nada menos que el 40 por ciento de toda la energía –limpia, contaminante como la gasolina o radiactiva como la nuclear– en el transporte y un 80 por ciento de este volumen en el transporte por carretera? Solamente el 20 por ciento restante, en transporte por ferrocarril, marítimo o aéreo. Si queremos hacer algo en aras de la felicidad de la gente y el cambio climático, es muy difícil olvidar –lo están haciendo multitud de gobiernos, incluido el nuestro– que la mitad del transporte por carretera que acabamos de cuantificar porcentualmente se hace utilizando vehículos privados. ¿Hemos reparado alguna vez en el cuantioso perjuicio que causan los coches nuevos con que soñamos al irnos cansados a dormir? En primer lugar, el coche lo utilizamos para recorridos inferiores a seis kilómetros en promedio, lo que permite imaginar que no sería difícil encontrarle sustitutos limpios, como la bicicleta, el metro o las cintas transportadoras.
 

Solemos usar el coche para recorridos de menos de seis kilómetros, por lo que sería fácil hallar sustitutos limpios. (Usuario de Flickr).

En segundo lugar, son aterradoras las estadísticas sobre el tiempo que pasamos encerrados, casi herméticamente, en los coches que conducimos en ciudades atascadas por el exceso de tráfico. ¿Alguien se ha parado a pensar en el volumen de dolor causado por los accidentes de tráfico? Vamos en cabeza de Europa en muertes por accidentes, pero la devastación causada por las lesiones producidas a las personas que han sobrevivido, de las que nunca se habla, no es menor. Lisiados, parapléjicos, familias angustiadas por el dolor abrumador de sus seres queridos; la retahíla de ese vía crucis al que se condena a miles de seres humanos no tiene fin. Dejemos para otra ocasión el tema del ruido o, para hablar con mayor propiedad, el de la contaminación acústica. El consumo de energía en la industria es de sólo el 20 por ciento. Lo podemos olvidar. El otro 40 por ciento lo consumimos en edificios, con toda su parafernalia de aires acondicionados y calefacción, que acaparan la mitad de ese gasto.

Dejemos a los políticos el detalle de las medidas que podrían tomarse para mejorar el cambio climático, ahorrar energía o paliar el dolor de las situaciones producidas por la estructura del consumo citado. El ahorro tanto como el aumento de la felicidad de los ciudadanos, generado por reformas mínimas, no es nada despreciable. Desde la calle –y amparados por la irrupción de la ciencia y la cordura en la cultura popular–, ¿quién negaría la necesidad de transferir parte del transporte exagerado y contaminante por carretera al ferrocarril electrificado?, ¿quién negaría la necesidad de no subvencionar la compra de coches –como se viene haciendo–, sino la de dificultar como en Londres su acceso al centro de las ciudades?, ¿quién no constataría que cada grado de variación de temperatura por encima de 21º C supone aumentar el consumo energético en un 7 por ciento?, ¿quién necesita más de 25º C, incluso en los inviernos más fríos? ¿Es muy alocado pensar que, en lugar de tanto parking subterráneo, se pudiera alojar y sustentar la maquinaria de cintas transportadoras en la calle, de tapis roulants que dicen los franceses?

En tiempos de crisis hay quienes son partidarios de quedarse quietos, mientras que el resto –yo creo que la gran mayoría de la gente en la calle– considera que ha llegado el momento de cambiar de opinión.



80 Respuestas to “Dejar el coche en casa nos haría más humanos”

  1. JERS:

    Pues a veces me pregunto sobre el egoísmo humano en general, ¿y es que en verdad queremos salvar al planeta?, creo que en verdad la cosa no va por ahí, más da la sensación que nos queremos salvar nosotros, al fin y al cabo el planeta igual seguirá aquí, no quiero decir que este mal preocuparse por el calentamiento global, por que estamos haciendo pagar nuestros errores a otros seres vivos que no tienen la culpa, pero si veo ese temor a desaparecer, no todos pero si muchos.

  2. efi:

    Estimado señor Eduard Punset,

    Soy un gran seguidor suyo y adminro su trabajo profundamente, sus últimos capítulos de redes, para mí han sido reveladores. Muchas gracias.

    He observado que éste tema ha tenido un gran número de comentarios y he decidido escribir un artículo al respecto desde otro punto de vista. Imagino que debe tener una agenda muy apretada, pero me sentiría muy honrado y me haría muchísima ilusión si me respondiese a la pregunta que le planteo al final de mi artículo.

    http://piensaportimismo-a.blogspot.com/2010/06/que-nos-haria-mas-humanos.html

    Salduos cordiales.

  3. amanda:

    También es diferente según desde dónde se esté hablando… Yo soy totalmente anti-coche pero vivo en una zona muy poblada a 9 km de Ourense y tenemos DOS buses al día… Lo cual es una vergüenza, en primer lugar porque es una zona muy habitada y en segundo lugar porque nos obligan no sólo a usar el coche sino en la mayoría de casos a tener más de un coche por familia… Después mucho hablan de “incentivar la vida en las zonas rurales”, de “no contaminar” y de “la calidad de vida en el rural”… Y es que en las ciudades habrá que vivir con prisas para coger el bus, pero al menos pueden cogerlo. Se les llena la boca con la vida fuera de las ciudades pero no nos ayudan nada a llevarla a cabo.

  4. dr_solaris:

    En principio, he leído en algún que otro informe, que contamina más, un avión despegando, y aterrizando, que mi coche…en un mes. Y creo, que los aviones no van a dejar de despegar, y pillar una bicicleta. Siendo que algunas veces, viajan vacíos….eso sí es un gasto desmedido…

    Por otra parte, algunos, no podemos dejar de usar el coche…nos obligan por nuestro puesto de trabajo. En mi caso, maestro. Cuando se habla de racionalizar el uso de los coches…nunca se tiene en cuenta que los destinos de muchos profesionales de la medicina, educación y administración en general, se adjudican en función de unos puntos o baremos, pero en ningún momento sosteniendo una cordura o racionalidad. Por ejemplo, una amiga, tenía destino en Calatayud, siendo que ella vivía en Benasque (250 km de nada). Sin embargo, en Benasque, en una plaza q se ajustaría a las necesidad de mi amiga, estaba una chica de Teruel (400km)…muy racional…y en un grato beneficio para el consumo energético… Lamentablemente, nos conformamos con hacer “ruedas” , para llenar un coche con 5 pobres maestros, a los que encima, nos bajan el sueldo…

  5. Julio:

    De nuevo, al igual que en otras ocasiones, como en el caso de la medicina-químico-farmaceútica, la cordura y la felicidad de los individuos humanos se ve condicionada por grandes intereses económicos. Cuando alguien gasta mucho, alguien gana mucho, esta es la receta que “funciona” y hace funcionar la maquinaria del dinero. La felicidad de las personas no es asunto prioritario para quienes tienen en sus manos los grandes negocios que sustentan el sistema.

  6. Pitigrilli:

    Estamos ante una humanidad cómoda, egoísta y consumista. Lo material, prevalece ante todo lo demás.

    El uso indiscriminado del coche-una media cercana de 2 por familia en España, dependiendo de ciudades o de zonas rurales-; hace que el Ser humano se haya convertido en una pieza mas del engranaje del Sistema global, en donde hay que consumir por consumir, y si es posible, alardear de la última chorrada tecnológica anunciada ante nuestras amistades.

    Hasta que la humanidad llegue a darse cuenta de que vivimos alquilados en este estrato existencial, y de que no precisamos de trajes con bolsillos-todo lo dejaremos aquí, exceptuando nuestras acciones-…la humanidad vivirá en un estrés y en un malvivir continuado y progresivo.

    ¡Triste realidad!.

  7. nemo:

    Estaria muy bien eso de coger la bicicleta o cosas similares para ir a algun sitio. Yo tengo una bicicleta en casa y ando deseando poder estrenarla algun dia (sin jugarme la vida contra los coches) y asi evitarme coger el transporte publico (porque lo que es coche no tengo ni me ha hecho falta tenerlo hasta la fecha).

    El problema es que no hay por donde circular con una bicileta, la han excluido de todos los trayectos al no hacerles caminos para su circulacion y ha sido asi hasta convertirlas en un vehiculo inutil. Si no se le construye una extensa red de carriles para circular con ellas, no sirve de nada pedir a la gente que se desplace con ellas, porque para ellos sera inviable realizar su camino si no hay un medio fisico por donde llevar a cabo la ruta que uno tiene que hacer, es poco menos de como si usted les estuviera pidiendo que se tiraran por la ventana y agitaran los brazos para ir al trabajo volando, que es mas o menos lo que significa meterse a circular en una calle por donde circulan coches.

  8. Ana Salcedo:

    Alguien comentaba por aquí que si se dejan de fabricar coches quedarían muchos sin puestos de trabajo, pués bien, por esa estúpida forma de pensar estamos como estamos e incluso iremos a peor.
    Osea que por no perder puestos de trabajo arrasamos con todo y con todos, producir mierda a toda costa, el caso es mantener a los pobres esclavos entretenidos y que funcione el sistema…. Pero es que nos hemos vuelto locos o qué?? A nadie se le ocurre pensar que se pueden fomentar los trabajos que tengan que ver con el ecologismo, los alimentos Bio, el reciclaje, medio ambiente, agricultura y ganadería de calidad, repoblar los pueblos y convertirlos en pequeñas ciudades ecológicas, recuperar oficios artesanales, hacer campins ecológicos de lujo donde las familias puedan vivir permanentemente mas económica y naturalmente, empezar con iniciativas de ciudades solares con emisión cero, etc, etc, las posibilidades son infinitas, solo hay que quererlo hacer.
    Deberían de pagar impuestos solo aquellos que producen porquería, los que consumen demasiado, los que ensucian y contaminan , los que meten demasiado ruido y a los que no respetan a los animales y a la naturaleza, verían que rápido se ponían muchos las pilas y cambiarían el chip.
    Que premien con sueldos mas altos y menos impuestos a los que dan ejmplo, ese es el truco y España empezará a cambiar.

  9. markaru:

    Depende de que vehiculo y de que avion hablemos dr_solaris, este avion solar es una maravilla y es por donde la tecnologia e industria deberian empezar a encauzarse como base:

    http://www.fayerwayer.com/2009/06/solar-impulse-el-debut-del-primer-avion-solar/

  10. RespuestasVeganas.Org:

    Contamina y gasta muchos más recursos del planeta una persona que lleva una alimentación omnívora y que no tienen coche que una persona que lleva una alimentación 100% vegetariana y que conduce un deportivo.

    Argumento: “El veganismo no es más respetuoso con la Naturaleza”

    Saludos.

  11. Runaway:

    Una de mis hermanas con problemas de sobrepeso se apuntó a un gimnasio con el objetivo de hacer ejercicio para adelgazar, pero para ir al mismo, que estaba a no más de 1kilómetro a través de varias calles del pueblo, cogía el coche. Le hice saber lo absurdo, incoherente y el poco sentido que tenía aquello.

  12. Gastador:

    “En las áreas urbanas, los desplazamientos de menos de 5 km son igual de rápidos en bicicleta que con otros medios e incluso se ahorra tiempo. Además, la bicicleta ahorra costes interminables. Una persona trabaja como media al menos una día a la semana (o una hora y media al día) para pagar los vehículos que utiliza, por lo que, si trabajáramos cuatro días a la semana e hiciéramos los desplazamientos en bicicleta, todavía ahorraríamos más dinero que trabajando toda la semana utilizando el coche. Según el pensador radical Ivan Illich, el conductor medio norteamericano se pasa 1.600 horas al año (30 a la semana) trabajando para pagar el coche, al volante o en actividades de cuidado y mantenimiento. En el año en que Illich realizó el experimento, como promedio los conductores condujeron 12.000 km anuales, cubriendo como media unos 8 kilómetros por hora. Una bicicleta puede cubrir entre 15 y 30 km por hora y puede comprarse de segunda mano por 100 euros y mantenerse por 25 al año.”

    Jim Merkel: Simplicidad radical, Fundació Francesc Ferrer i Guàrdia, Barcelona, 2005, pág. 161-162

    Yo, que trabajo cinco días a la semana y no tengo coche, he logrado pagar mi piso en unos pocos años con lo que me he ahorrado. La crisis ha pasado de largo por mi casa, antes era un pobrecito usuario del transporte público y ahora he pasado a ser un sagaz ciudadano. ¡¡¡Qué paradojas!!!

  13. DobleW Antonio:

    Ya soy mayor 60 años, tengo coche desde los 18. Creo para mí, -que el coche se ha convertido en una obligación tenerlo, aunque no siempre lo use.
    En otro orden, creo que mi persona es diferente cuando conduzco a cuando voy a pié, la velocidad, la potencia se sintonizan con mi yo y este ve a otros (menos diestros, mas temerosos) como inferiores.
    El coche ya no es medio de transporte. es un apéndice del hombre “moderno”

  14. Julián Blanco:

    Completamente de acuerdo.
    Más del 60% de los desplazamientos en CO2che es de menos de 3 kms., además con una relación de una persona un CO2che (¿no es absurdo?).
    La solución: desplazarnos en transporte público, a pie o en bici.

  15. juan antonio:

    hola a todos, mi opinión es ¿ y al uso de aviones?

  16. Joan Carles de Blas:

    Pienso que hay demasiados intereses económicos detrás de la industria automovilística como para tomar decisiones drásticas o que vayan en contra del uso del vehículo privado de una forma descarada. ¿Qué pasaría si todos los usuarios de vehículos privados decidieran a la vez utilizar la oferta de transporte público existente en nuestras ciudades y áreas de influencia? ¿Qué ocurriria con todos los trabajadores del sector automovilístico si no se vendieran vehículos ya sea de 4 o 2 ruedas? ¿Estan preparadas nuestras sociedades para reubicar laboralmente al gran número de trabajadores de este importantísimo sector económico? ¿Realmente la necesidad de transporte de los individuos de nuestras sociedades la puede cubrir la red de transporte público actual? ¿Tenemos unas redes de transporte público bien diseñadas? ¿Si tuvieramos un transporte público más barato se utilizaría más? ¿Cómo puede ser que sea más económico al cabo del año desplazarse en ciclomotor o motos de baja cilindrada por las ciudades que en transporte público?

    Las sociedades actuales la componen unos individuos que se desplazan mucho. En una misma unidad familiar, cada uno de sus miembros realiza múltiples desplazamientos debido a la gran cantidad de actividades que realizan. A ésto hay que añadir que donde las familias duermen, no suele ser donde trabajan, donde practican deporte o donde se forman o realizan otras actividades durante la jornada. Las familias mayoritariamente, han decidido ser ciudadanos de un municipio en el que pasan la mayor parte del tiempo durmiendo. No hace más de 30 años, ser de un municipio implicaba hacerlo casi todo dentro del propio municipio. Con lo cual los desplazamientos a pie y en transporte público eran más habituales. Los hábitos de la sociedad actual nos han llevado a utilizar más el vehículo privado que el transporte público por una no simple cuestión de economía, también de comodidad y capacidad de llegar a tiempo a todos los compromisos adquiridos.

  17. plasticé:

    Hay que montar en bicicleta

  18. 40ecos:

    Si no puedes prescindir del coche:
    -compártelo si es posible;
    -practica la conducción eficiente: si cambias a segunda antes de alcanzar las 2.000 revoluciones y no pasas de 90 km/h, ahorrarás el 35% del combustible;
    -controla la presión de los neumáticos para que esté en el punto óptimo;
    -evita llevar un portaesquís o una baca en el techo si no es necesario;
    -vacía el maletero de trastos inútiles;
    -si has de comprarte un coche nuevo y te lo puedes permitir, escoge un modelo híbrido o eléctrico;
    -usa los servicios de carsharing: http://www.ceroco2.org/docs/pdfs/csh.pdf.

    A disfrutar

  19. Montse:

    dejar el coche nos haría más humanos… y más sociables (añado).
    Sí. Encerrados en este habitáculo nos aislamos y dejamos de relacionarnos con los demás. Hacer los trayectos andando o en bici, nos integra en el entorno, mientras que en el coche, nos aislamos de él. Durante el trayecto dejamos de saludar a los demás transeúntes que hacen ese mismo recorrido a la misma hora, de oler, de sentir el frío o el calor, la humedad o la brisa… regalarnos esos minutos de más que “perdemos” en el trayecto quizás nos compensa para tener un buen ánimo para todo el día. Y no es esa la energía gastada más eficientemente?

  20. Ana Salcedo:

    El futuro está en los pueblos, convertirlos en pueblos solares-Bio, pequeños paraísos, donde incluso se trabaja menos y se disfruta mas! A quién no le gusta eso?, .Voten a los verdes en las próximas elecciones y verán como España se convierte en el número 1 mundial ejmplar de país verde-inteligente, nuestro turismo se multiplicará por 3 y no habrá apenas parados. No es Utopiía, es realidad.
    Ya veo los titulares del 2013.
    ESPAÑA NUMERO UNO EN DEPORTES, EN ARTE CULINARIO, EN CULTURA
    EN CIENCIAS Y EN ENERGIAS RENOVABLES LIMPIAS -ECO-TOTAL!!
    Suena bien verdad?? Pués hay que trabajar en esa dirección.

  21. Inma:

    Entonces yo soy humanísima, porque a mis 31 años no tengo carnet de conducir, no he cogido un coche en mi vida y siempre me traslado en transporte público, andando, en bici o bien con amigos/familiares. Es una de tantas asignaturas pendientes en mi vida, pero hasta la fecha he sobrevivido sin conducir, y me encanta viajar y no tener que estar pendiente de dónde dejar el coche, pagar parkings, etc, etc.
    Me gusta que me lleven y he aprendido a vivir sin coger un coche.
    ¿Seré extraterrestre?

  22. andi:

    Muy buen artículo, me dicen lo que quiero oir, pero aún así me gusta.

    Y me gustan mucho los comentarios, porque observo que mis pensamientos los comparte alguien en el mundo, y que en el camino nos encontraremos.

    Os explico mi situación (atención , batallita):
    En mi empresa soy el único que no tiene coche, ni carnet de conducir, ni ganas de tenerlo, y si, tal y como alguien comenta en un post anterior, me miran por encima del hombro desde el Comercial hasta la Recepcionista:
    – Bueno, hasta mañana, me voy que no llego al tren (FFGG).
    – Pobrecito, ¿te llevo?
    – No, gracias, es que me gusta andar, y asi veo el mundo después de 10 horas viendoos las caras y el ordenador.
    – ¿Que te gusta andar? Venga ya, que te llevo, que me coge de camino (esto siempre es mentira).
    – Que no, que no gracias.
    – Bueno, pues tú te lo pierdes.
    – !¿?!

    Y lo peor de todo es cuando salimos todos al mismo tiempo, que todo el mundo se ofrece a llevarme; a medida que avanzo hasta la estación y me van superando por la carretera, se van parando y me preguntan que si me llevan.
    Me he preguntado a veces si les parece que no ando bien, o algo. Creo que debe ser eso, que cojeo, y les da penita.
    Pero bueno, que se le va a hacer.

    Por si teniais dudas acerca de mi puesto de trabajo: soy el Ingeniero Jefe de Diseño, Ingeniero Industrial Eléctrico, con capacidad académica y técnica para fabricar coches entre otras cosas.

    – ¿Eres ingeniero y no tienes coche?
    – Si perdóna, pero no me gustan los autos, ni todo lo que tiene que ver con ellos (petróleo, principalmente)
    – ¿Eres tan listo y no te has sacado el carnet?
    – Perdón por vivir.

  23. Josep Canal:

    Hay dos conceptos que siempre me han resultado chocantes: La asociación entre ladrillo y propiedad y el concepto de automovil y libertad.

    Conceptos perfectamente trazados.

    La propiedad es tener un piso , una casa, una residencia. La libertad es tener un automovil para poderme desplazar cuando quiera a donde quiera.

    Tengo 48 años y nunca he tenido carnet de conducir, y evidentemente , no he tenido nunca coche.
    Vivo de alquiler hace ya más de veinte años.

    Mi propiedad és la capacidad de decidir donde y con quien quiero vivir sin tener que “casarme” con el banco de turno, y mi libertad es la ausencia de la obligación de tener que desplazarme el domingo por la mañana, porque algo hay que hacer.

    El precio de esta libertad y de esta propiedad, nos ha llevado a donde estamos. Quizás sea hora de repensarlas.

  24. Sergio:

    Creo que es muy fácil decir que por qué no vamos todos en bici, pero es que hay ciudades aptas y otras que no lo son para este medio de transporte.

    Por ejemplo, en Madrid hay tramos en los que se podría ir perfectamente, pero solo imaginaros cruzar la Gran Vía, o muchísimas otras vías que están en cuesta, habría que tener un entrenamiento físico mucho mayor del que tenemos la mayoría de la gente.

    Yo apoyo todo esto, pero no puedo seguirlo porque mi trabajo está a 12km de distancia por autovía y con un puerto de por medio, lo que hace imposible ir en bici, y también en transporte público, ya que agotaría muchísimo más tiempo diario solo en esperarlo y durante el viaje, que debe ser como 4 veces más lento que mi camino en coche, y no hay alternativa.

    Si tuviera un mejor transporte público lo utilizaría cómodamente, pero es que echa para atrás…

    Todavía recuerdo, cuando vivía en Alicante, hace varios años, que solo existía una línea que te llevab al aeropuerto, y creo que pasaba cada hora o algo así. ¿Éste era el único transporte público al aeropuerto de Alicante, os parece normal? Hace unos años creo que mejoraron todo esto, menos mal.

  25. Paki:

    Yo no tengo carnet porque no quiero, la sociedad es la que ha echo que necesitemos tener un coche y yo no estoy de acuerdo y cojo el autobus o el tren porque no tengo otro remedio.El progreso esta esclavisando al hombre.
    Asi que opino como Silvio Rodriguez en una cancion suya que dice..

    “Cuando yo era chiquito
    todo quedaba cerca, cerquita
    para llegar al cielo
    no mas bastaba una subidita.
    El sueño me alcanzaba
    para ir tan lejos como queria
    cuando yo era chiquito
    yo si podía..yo si podia

    Libertad, libertad,
    libertad para mi niño.

    Saludos

  26. Ana:

    No dejo el coche en casa porque para venir a trabajar tardaría 2 horas entre metro y autobús, mientras en coche hago el trayecto en 25 minutos. Si a mi jornada de 9 horas en el trabajo le sumo 2 de ida y otras 2 de vuelta… viviría sólo para trabajar.

  27. conchita lloria:

    Trabajamos para mantener el coche, es el hijo que queda en casa, cuando el nido se ha ido vaciando. Y un dia, empiezas a pensar en el gasto anual, y uno se echa las manos a la cabeza, pensando en lo que le llevo el progreso, a pagar por todo, por aparcar, por circular, por revisiones obligatorias cada cinco años , que tenemos que pagar, las realizamos en la seguridad por nuestra salud, y es gratuito, y las pagamos por el coche, le tenemos seguro a todo riesgo, o a terceros, lo guardamos en garaje , no se vaya a costipar , y cada dia, que no cumplimos las normas de trafico, multa, amen del combustible, del cambio de zapatos etc etc. Y alguien dice que esto da la felicidad..creo que la felicidad, sera el dia que me libere del coche…..Conchita Lloria

  28. Registrador:

    En 1908 en Barcelona, no había coches y la gente llegaba antes a trabajar, simplemente por vivían cerca de sus lugares de trabajo, podían ir andando, en bicicleta o tranvía. Aquí tenéis la prueba de como hemos empeorado en 100 años: http://www.youtube.com/watch?v=kJdwzY1o7k8&feature=player_embedded

  29. Alex S:

    Es verdad nos falta tomar mas consiencia y no ser tan egoistas. Y ya la situacion climatica esta tan critica que ya no debemos verlo como un ahorro economico. ya esta en juego nuestra vida. Debemos actuar ahora, y el cambio no debe ser de unos cuantos la desicion debe ser masiva, de lo contrario no sabemos que pueda pasar.

  30. Alfonso Germán Arreola:

    Hacer las nuevas colonias con edificios de siete pisos en cuyas bases cada esquina sea una tienda de comestibles, una peluquería, una lavandería tintorería, una de muebles y aparatos domésticos y arriba una escuela, un centro de reuniones, una sala de juegos y una clínica.
    Las calles cubiertas con páneles solares y canales para llevar el agua de lluvia a un depósito para purificarla y hacerla potable y canastillas para trasladarse a un trasporte público que requieran quienes tengan que trabajar en fábricas, maquiladoras o empresas, irá reduciendo el uso de automóviles y reducirá la contaminación y los accidentes de tránsito.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.