Autor: Eduard Punset 17 julio 2006

La división no es entre civilizaciones sino entre reformistas y autoritarios.

Acabo de asistir a un congreso de psicoterapia en Cambridge, Reino Unido, en el que el premio Nobel de medicina Gerald Edelman ha disertado sobre su tema favorito: el nacimiento de la conciencia. Mis conclusiones arrancan de allí pero van por otros caminos.

La mayor parte del sufrimiento infligido a los humanos ha sido y es la consecuencia de actitudes mentales dogmáticas en la búsqueda de soluciones. Es poco creíble que la culpa de casi todo la tengan las multinacionales o el poder económico. Algunas de las respuestas más inteligentes en este blog pecan, no obstante, de este prejuicio.

Es paradójico que hayamos tardado tanto tiempo -desde los primeros intentos de la Ilustración en el siglo XVII- en constatar el inmenso potencial apaciguador y solucionador de conflictos del método científico, que es un proceso, más que un método. Por los motivos que expongo a continuación, la comprensión pública de la ciencia se ha convertido en el único baluarte contra la sinrazón y violencia de los actos dimanantes del pensamiento dogmático.

No hace tanto tiempo, a la mayoría de la gente se la educaba en una tradición autoritaria. Se nos decía lo que debíamos creer y lo que era conveniente rechazar. La disensión o el cuestionamiento de los principios aceptados provocaba un golpe de regla en los nudillos.

En la segunda mitad del siglo XX las cosas cambiaron un tanto y volvió a aflorar la tradición liberal de la Ilustración. Se animó a la gente a liberarse del pensamiento religioso y autoritario que resultaba demasiado restrictivo y opresivo. Paulatinamente, se hizo hincapié en la autonomía personal y la libertad de expresión y pensamiento.

Pero a medida que nos adentramos en el siglo XXl el debate parece centrado entre los que siguen pensando así y los convencidos de que se fue demasiado lejos por ese camino. Se habla de una crisis del pensamiento y en el diagnóstico de la enfermedad encontramos a gente tan diversa como un político de izquierdas como Tony Blair, los neoconservadores norteamericanos, los partidarios del terrorismo como Bin Laden o un clérigo moderado como el Arzobispo de Canterbury.

Protagonistas de un debate de morosidad casi genética

Muy probablemente, constituye un error creer que el viejo debate entre la acepción liberal y autoritaria haya cambiado. La contradicción entre la libertad de pensamiento y el autoritarismo sigue modelando al mundo. No es fácil rastrear indicios de luchas entre civilizaciones distintas, sino entre pensamientos dogmático y científico en el seno de cada civilización, entre autoritarios y reformistas.

La substitución progresiva del conocimiento, o más bien del desconocimiento dogmático, por el proceso científico conduce, inevitablemente, a sociedades más abiertas, menos herméticas; más cuestionantes, menos intransigentes; más dadas al consenso -como las propias bacterias que lo utilizan para condicionar perfiles genéticos colectivos- menos impostoras; más justas y menos insolidarias.

Se trata de un cambio cultural -el de la comprensión pública de la ciencia- que ya está en marcha pero que, como todos los cambios culturales son de una morosidad casi genética.

Consulte aquí el resumen de los comentarios.


115 Respuestas to “Del dogmatismo a la comprensión pública de la ciencia”

  1. meneame.net:

    La división no es entre civilizaciones sino entre reformistas y autoritarios….

    "La mayor parte del sufrimiento infligido a los humanos ha sido y es la consecuencia de actitudes mentales dogmáticas en la búsqueda de soluciones". Eduardo Punset refleciona sobre el "potencial apaciguador y solucionador de conflictos d…

  2. pepe:

    Erasmo diste en el clavo, ahora parece que los integristas, y fundamentalistas, son SOLO musulmanes… Vivimos en una continua manipulación de las palabras y los conceptos de manera que se usan como puñales para dañar la imagen y la cultura en cuestión: ahora es el Islam: antes de criticarme(el que me vaya a criticar) reto a que me haga una exposición completa de lo que es: no la que nos dan los medios. No pretendo defender a NINGUN fundamentalis ni integrista(leed en el diccionario lo que significan estas palabras…es muy revelador); sólo quiero decir lo que dijo Erasmo: hay mucho integrista por Occidente con traje y corbata y despachos en gobiernos, al cual vota la masa de gente, creyendo que son demócratas. “Al que tenga apariencia de justo, de ese hay que desconfiar, pues pensaremos que es justo POR SU APARIENCIA, no por los hechos…” (La República, Platón).

  3. Monicarelax:

    Totalmente de acuerdo! Estoy contigo Pepe y con Platón.

    Saludos a tod@s.

  4. Antonio:

    Si, claro. Las apariencias engañan. Eso es verdad y doy testimonio de ello, porque yo tenía una tía que era muy gorda y que siempre decía que ella no comía prácticamente nada, de forma y manera que a juzgar por su apariencia se hubiera creído lo contrario . Eso demuestra la razón que tenía Platón cuando decía que no hay que fiarse de las apariencias. Saludos

  5. Pablo Gavilán:

    Wow. No puede venirme más a pelo este post. Justamente llevamos un tiempo discutiendo sobre estos temas en mis círculos de amistades. Y lo gracioso es que la mayor parte de la gente opina, más o menos, que lo que dominan son las opiniones dogmáticas en la ciencia.

    Este es el peligro de la falta de entendimiento de la ciencia. Muchos creen que es considerada un nuevo dios. Cuando en realidad es lo contrario, la ausencia de dioses y de fé. Es la duda, la respuesta y la duda de nuevo. Es tratar de conocer sin intentar imponer las ideas por autoridad o tradición.

    Falta mucho para cambiar la mentalidad de la tradición y la autoridad. Se puede vivir en la duda, y se vive muy bien.

  6. Antonio:

    Para PABLO GAVILAN:

    Lo que opinan tus amistades no es más que la opinión de quién no tiene.
    Hay mucha cursilería en este país a es muy común el hablar por hablar diciendo algo sobre alguna cosa como si se entendiera de ello aunque no se tenga ni idea de lo que se está hablando.
    Menos mal que también hay personas, como tú, que tienen las ideas mas claras.
    Tu último párrafo, por ejemplo, es realmente inteligente.
    Supongo que en esas tertulias y a esas amistades te será realmente fácil darles un baño de sentido común. Otra cosa es que sean capaces de aprender de ti.

  7. Saruk Algabí:

    Estoy totalmente de acuerdo con esta disertación de Eduard Punset.

    Pero a mí me queda una pregunta en el aire:
    ¿como se va a evitar que el pensamiento científico se dogmatice?
    Me imagino un mundo en el que las preocupaciones de la mayoría de las personas son de índole científico….
    ¿Quién va a evitar la guerra entre los que quieran transformar la atmósfera y los que prefieran echar cubitos de hielo al oceano?

    No era necesario pelearse por las distintas ideas religiosas, en sus orígenes se podría decir que eran pensamientos científicos, filosóficos. Pero mirad como estamos….

  8. Antonio:

    Si SARUK ALGABÍ.
    Está bien el razonamiento. Lo que pasa es que hablas de experimentos en los que unos científicos especialistas en una disciplina ven una salida a un problema y otros de otra disciplina calculan como posible otra salida.
    Si una vez realizadas las pruebas se demuestra que, por ejemplo, los de la atmósfera tienen razón, se pondrán todos de acuerdo en ese extremo y punto. Sin que haya nadie que defienda su tesis (su Dios) por encima del de los demás.

    Santo Tomás de Aquino. Uno de los grandes de la Iglesia Católica Romana decía, entre otras muchas cosas que:
    ” Dada la debilidad de la razón humana. Si a una verdad de razón se le opone una verdad de fe. La primera es falsa “.
    Con esa enseñanza ¿ científica ? se cargaron las enseñanzas de Galileo.
    Un saludo

  9. Mar Revuelta:

    Creo que es totalmente cierto que la verdadera pugna se da entre el pensamiento racional y la fe. El problema es que es imposible razonar cada paso que das en la vida. Es muy costoso y casi diría que inviable. Nuestra razón es demasiado frágil y necesitamos apoyarnos en estructuras fijas para nuestro día a día, que pueden ser dogmas impuestos externamente o conclusiones propias construídas poco a poco a lo largo de la vida. Todos estamos sujetos a estos dogmas propios o externos, aunque nos creamos librepensadores. Creo que la sociedad (en su conjunto, no así individuos concretos) nunca se liberará de la necesidad de “fe” o “ideología” y que siempre existirá el peligro latente de manipulación por parte de las personas que dirigen la moral social, llámense sacerdotes, educadores o políticos.

  10. Erasmo:

    Mar si la ciencia se contamina indefectiblemente de IDEOLOGIA entonces el pensamiento científico no será solución para los problemas que tiene planteados la humanidad y todo volverá a posiciones RELATIVISTAS como afirmas cuando dices que es ‘lo mismo’ un sacerdote, un profesor o un político. Y esto, creo, es INACEPTABLE desde un punto de vista ‘racional’.

    Aunque tienes razón al denunciar que estos ámbitos se hallan CONTAMINADOS mutuamente en el presente no creo que debamos apoyar este confusionismo y este río revuelto en el que pescan dogmáticos de todo signo…

    Sino todo lo contrario: debemos seguir manteniendo líneas de demarcación VISIBLES para todos los miembros de la socidad y ser MUY EXIGENTES con esta separación de los ámbitos de conocimiento.

    Por ejemplo: no deberíamos FINANCIAR aquellos estudios o proyectos que lleven a la exclusión de unos o de otros…

    Si investigamos en la búsqueda de MEDICAMENTOS CONTRA EL SIDA no podemos aceptar las patentes de los resultados: porque excluyen a los pobres de los resultados de la investigación.

    Si buscamos la VERDAD en la CIENCIA no podemos aceptar que esta verdad sea de acceso limitado a quiénes tienen acceso a cursar unos programas de investigación universitaria (ya sea esta privada o pública) no podemos aceptar que los RESULTADOS de la INVESTIGACI“N HUMANA sean capitalizados por los sponsors o las compañías multinacionales que los financian vía Fundaciones.

    La investigación y sus resultados deben seguir siendo LIBRES (de libre acceso por lo menos) a todos los que formamos parte de la especie humana… este sería para mí el verdadero sentido de la DEMOCRATIZACI“N DE LA CIENCIA.

    Y no aceptar jamás lo que ya apunté más arriba: que legisladores y científicos introduzcan por VIA DEMOCRÁTICA (con sus votos en los Consejos de Investigación) sus IDEOLOGÍAS (sus intereses) tanto en los sistemas escolares públicos como en los mecanismos de promoción de los PROFESIONALES DE LA CIENCIA en el mundo entero.

    Por este camino todo vale: un millón de moscas no pueden estar equivocadas luego comeremos mierda…! Este es el ERROR.

    El esfuerzo investigador debe ponerse al servicio de una humanidad libre de prejuicios y no ser dirigido por ‘sectas’ o ‘corporaciones’ que carecen de principios democráticos en absoluto.

    Es un problema de difícil solución pero no imposible de resolver. Pero para ello debemos ser conscientes del peligro que supone renunciar al control social de la CIENCIA…!

    Una sociedad bien formada (en libertad) siempre podrá ser más crítica y rigurosa a la hora de decidir en qué proyectos se gastará sus recursos económicos a la hora de investigar… y no permitirá que los resultados de la investigación pública se privaticen para mayor gloria de quiénes hacen de la búsqueda de la verdad su NEGOCIO particular…

  11. Mar Revuelta:

    Creo que estamos de acuerdo, Erasmo. Yo soy de ciencias y la primera en defender la popularización de la ciencia, que es parte fundamental de nuestra cultura y nos hace más libres ideológicamente. Sólo quería hacer una pequeña cura de humildad y resaltar que todos los individuos somos frágiles y siempre lo seremos. Que esa fragilidad que lleva a la gente a echarse en brazos de dogmatismos está en todos.
    No he dicho “que es lo mismo un sacerdote, educador o político”. Pero, cada uno en su ámbito, tienen una cierta capacidad de dirigir la moral social.
    La ciencia, al menos en este país, tiende a valorarse sólo por sus aplicaciones prácticas. Nos olvidamos, incluso aquellos que se dedican a la divulgacion, que la ciencia transforma la manera de utilizar nuestras capacidades mentales y nos hace más objetivos e imparciales, por tanto, menos manipulables. Aún así, nunca seremos inmunes al 100% a la manipulación. Y eso hay que tenerlo en cuenta. Creo que es importante asumir nuestras propias limitaciones para tener claro qué y cómo puede ayudarnos a mejorar la sociedad.

  12. Tramex:

    Yo quisiera ir más allá respecto a la relación conflictiva entre los poderes dogmáticos y el método científico. Tan sólo me hago una pregunta que repercute en la estructuración del pensamiento actual: Si todo lo que acontece tiene una o varias causas, si todo lo que ocurre, para bien o para mal, es en ese sentido “justificable” a través de “razones” sean éstas descubribles u ocultas, ¿no sería un buen comienzo aceptar que todo cuanto nos rodea está poblado de elementos “situacionistas” y contextuales?
    Este es un muy buen momento (la crisis de la modernidd así lo sugiere) para entender que en el mundo no hay maldad ni bondad, que estos conceptos son más bien ideaciones artificiales, estructuralistas y positivistas que hombre necesita como falsas construcciones de una moral disfrazada.
    No glorifiquemos ni acusemos con el dedo (nos haido mal así en el pasado siglo XX); no creemos falsas víctimas y falsos verdugos en función de una moral artificial: tan sólo preguntémonos por qué ocurren las cosas.
    Incluso acercándonos más al enemigo y adquiriendo cierta escepticidad con respecto a los “buenos”, los vencedores, veremos más claras las cosas.

  13. Trosky:

    A lo mejor te decides a ayudar.
    Tú podrías hacer que esto sea algo útil, yo me empiezo a desanimar

  14. Erasmo:

    A mayor abundamiento ahora me comentan que los ARTÍCULOS publicados en la Prensa Científica tendrán que ABONAR GASTOS DE EDICI“N, y por si fuera poco sería aconsejable citar otros artículos publicados en la misma Revista en la que intentamos publicar el nuestro-de-pago.

    Si el mercado entra en la Ciencia de este modo tan descarado… el círculo se cierra y mejor sería empezar a dedicarnos a la nigromancia.

    Peligro a la vista, que nuevamente debería ser exorcizado por vía ‘democrática’.

    ¿Que tal si BOICOTEAMOS las suscripciones a las publicaciones que empleen esta política editorial?

  15. xabi:

    totalmente de acuerdo contigo, tramex. Yo también pienso que la maldad y la bondad son construcciones artificiales

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.