Autor: Eduard Punset 5 octubre 2008

Brian Parkinson, psicólogo social

Cuando pensamos en emociones, creemos que son sólo una cuestión personal. Pero las últimas investigaciones demuestran la enorme importancia de las relaciones sociales para las emociones. Basta pensar en lo que sucede en un campo de fútbol y en cómo el comportamiento de los demás contamina la forma en que expresamos nuestra emoción cuando se produce un gol.

Fecha de la entrevista: 2007-09-20
Lugar de la entrevista: U. de Oxford

  • Perfil académico de Brian Parkinson en la web de la U. de Oxford.
  • En el futuro habrá ordenadores tan complejos que se les tratará como a personas, entrevista a Brian Parkinson publicada por el diario ABC (link alternativo).
Brian Parkinson tiene un interés especial en descubrir la relación entre las emociones básicas del ser humano y lo que se llama la “inteligencia social”, la capacidad de relacionarnos con otras personas. De su mano, descubrimos cómo se contagian las emociones en un grupo o cómo validamos nuestros propios sentimientos en relación con los demás.

 

Clip de la entrevista entre Punset y Parkinson.

Eduard Punset:

Al hablar de las emociones, dices que hay que tener en cuenta que las interrelaciones con los demás, con los grupos, son muy importantes. ¿Qué quieres decir exactamente?

Brian Parkinson:

A menudo, imaginamos que las emociones sobrevienen de repente y que son el resultado de interpretaciones muy personales de lo que nos sucede. Pero si consideramos nuestras experiencias emocionales cotidianas, resulta evidente en primer lugar, que en su mayoría tienen que ver con otras personas. Por ejemplo, nos disgustamos cuando alguien dice algo que nos ofende. Pero nos olvidamos que estas evaluaciones e interpretaciones que hacemos mediante las emociones están condicionadas por lo que los demás sienten y piensan. Todas las expresiones faciales y conductas no verbales influyen también en nuestras propias emociones. Por tanto, si nos centramos exclusivamente en los aspectos individuales de las emociones, nos perderemos una parte enorme de información.

EP:

Y no sólo se trata de la imaginación. Pensemos por ejemplo en las personas que padecen depresión. ¿Qué sucede con estas personas? Sus emociones dependen realmente de cómo se comporten los demás hacia ellos, ¿verdad?

BP:

Creo que sí, por lo menos en algunos casos de depresión en los que me parece muy aplicable una teoría interpersonal de la depresión desarrollada por James Coyne, en los Estados Unidos. En líneas generales, Coyne dice que la expresión de la depresión tiene como objetivo que los demás te consuelen y te brinden algún tipo de apoyo. Pero si las expresiones que buscan el consuelo se prolongan demasiado y se vuelven demasiado intensas, entonces los demás sufren una especie de fatiga de compasión y no pueden seguir consolándote si eso no mejora nada la situación.

EP:

Se hartan.

BP:

El problema es cómo reacciona la persona deprimida ante este abandono  aparente de las personas más cercanas. Muchas veces, lo que hace la persona deprimida es intensificar sus quejas como una especie de intento desesperado de restablecer el consuelo de los demás en lugar de reconocer que se ha quejado mucho últimamente. Y lo único que consigue es que los demás se aparten todavía más.

EP:

¿Hay alguna manera de revertirlo?

BP:

Puede ayudar que la persona deprimida se someta a terapia cognitiva en la que el terapeuta se centre en las interpretaciones de cómo responden los demás y en hacerle notar que las personas no la rechazan en realidad. Esto puede generar un cambio de actitud en su manera de responder a los demás que, a su vez, detiene la depresión. Pero el motivo por el que alguien deprimido cree que los demás le rechazan es porque los demás hasta cierto punto sí que le rechazan cuando está deprimido, cuando se queja demasiado.

 

(Imagen: Smartplanet)

¿Culturales o universales?

EP:

Ha habido un debate durante años en tu profesión sobre las emociones. Unos decían que las emociones son universales y que todo el mundo las expresa de la misma manera, mientras que otros afirmaban que existen dialectos emocionales.

BP:

Creo que los psicólogos se han preocupado demasiado sobre este tema. Hay una respuesta sencilla a la pregunta de si las emociones son universales o culturales: algunas partes de las emociones son universales, y algunas partes son culturales, pero ambas cosas están ligadas. La cultura ha surgido como consecuencia de una predisposición biológica y de la tendencia de relacionarse con los demás de una manera concreta. Y la biología, que funciona a través de la selección natural y de la evolución, recurre a aquello que ya existe en el entorno social.

EP:

¿Por ejemplo?

BP:

Se suele discutir si los niños experimentan cierto tipo de emociones gracias a la socialización o bien si están preprogramados biológicamente para sentir estas emociones. Se podría argumentar que, incluso si la influencia de la aportación de los padres es muy grande en este sentido, la manera en la que los padres responden a los niños también está determinada hasta cierto punto por su estructura biológica. La biología y la cultura están tan inextricablemente unidas, que no tiene demasiado sentido hablar de ellas por separado.

EP:

Hubo un estudio que demuestra cómo las expresiones de las emociones cambian según la cultura.

BP:

Fue un experimento famoso realizado por Wallace Friesen y presentado por Paul Ekman, a principios de la década de 1970. Este estudio ofrece una demostración de que los estudiantes japoneses tienen una manera diferente de expresar sus emociones que los estudiantes estadounidenses.

 

(Imagen: Smartplanet)

EP:

En el experimento, se les mostraba a los estudiantes una película desagradable, ¿verdad?

BP:

Exacto. Se les mostró una película con imágenes de operaciones médica que inspiraban asco y repugnancia a la gente. En la primera fase del experimento, tanto los estudiantes japoneses como los estadounidenses vieron estas películas individualmente mientras se grababan sus expresiones faciales. En esa fase, no hubo diferencias demasiado grandes entre ambas culturas y todos reaccionaron de un modo bastante parecido a las imágenes. Pero, en una fase posterior, se les volvió a mostrar la película mientras un experimentador entrevistaba a los estudiantes grabando nuevamente sus expresiones faciales. En ese entonces, las expresiones de los estudiantes japoneses y estadounidenses fueron muy distintas.

EP:

Debido a la presencia del entrevistador…

BP:

La interpretación habitual es que las emociones experimentadas en ambos grupos son idénticas, pero los estudiantes estadounidenses se sienten libres para exteriorizar sus sentimientos reales, mientras que los japoneses ocultan su verdadera sensación de repugnancia porque, debido a su cultura, se les ha enseñado a no mostrar emociones negativas delante de una autoridad ocultándolas con expresiones más positivas.

EP:

Exacto.

BP:

Sin embargo, hay otras interpretaciones posibles a lo que sucedió en este experimento. Alan Fridlund, que tiene una visión alternativa de cómo funciona la expresión facial, sostiene que lo que en realidad sucede es que el contexto social es diferente para estos dos grupos de participantes. Los estudiantes no sólo reaccionaron a la película sino también al entrevistador. Y puede que los japoneses, por motivos de cortesía, hayan prestado más atención al entrevistador que al contenido emocional de la película y por eso hayan mostrado interés y sonreído educadamente al entrevistador; mientras que los estudiantes estadounidenses no hayan tenido ningún problema con seguir concentrándose en la película y expresar sus emociones.

Diferentes palabras, mismas emociones

BP:

Es evidente que existen diferencias interculturales en el lenguaje de las emociones. Algunas culturas tienen palabras para expresar emociones que carecen de una traducción directa a otras lenguas. Por ejemplo, los japoneses dicen “amae” para nombrar una emoción que significa una especie de entrega infantil a alguien que nos cuida. Podemos entender cómo debe de ser ese sentimiento por más que no tengamos una palabra para expresarlo. El hecho de que un idioma preste suficiente atención a una emoción para codificarlo en la lengua debe significar que se trata de una emoción especialmente importante en esa cultura, lo que probablemente implique que reconocen esa emoción más a menudo que en otras culturas. Pero eso no implica que las personas de sociedades distintas no tengan las mismas experiencias individuales. Sólo se trata de su manera de responder a dichas experiencias.

EP:

La expresión de la tristeza es un ejemplo claro de lo que acabas de explicar, ¿verdad? En algunas culturas no tienden a ocultar esta emoción sino a transformarla en algo divertido.

BP:

En Tahití, se hizo un estudio antropológico muy importante que muestra que allí, la postura ante la tristeza es totalmente distinta. Esto tiene varias explicaciones. Puede ser que esa sociedad esté organizada de tal manera que no haya tantas ocasiones para la tristeza como en nuestra cultura, aunque no creo que eso lo explique totalmente. Otra posibilidad es que estas personas hayan aprendido otra forma de responder a las situaciones tristes, transformándolas en otro tipo de emoción, en otras maneras enfrentarse a lo que sucede.

 

El jardín de los conceptos exóticos.

EP:

En el mundo occidental, seguimos tendiendo a contraponer la emoción con la racionalidad. ¿Hemos avanzado algo en este debate?

BP:

Dentro de la psicología de las emociones, ha habido una especie de regreso a la idea de que las emociones pueden considerarse como reacciones razonables y funcionales, que cumplen un objetivo muy racional. Muchas emociones surgen cuando las representaciones convencionales sobre cómo abordar una situación se rompen, cuando hay dos personas con dos posturas que no encajan. Y ciertos problemas en nuestra sociedad no tienen una solución lógica y racional. Cuando tenemos dos perspectivas irreconciliables, este tipo de situación siempre generará algún tipo de reacción emocional. Creo que las emociones son justamente un intento de reajustar perspectivas que no acaban de encajar, para las cuales no existe una manera lógica de llegar a una síntesis. Esto sucede incluso con las emociones positivas como el orgullo. Esta emoción consiste en decir: “merezco que se me reconozca el mérito, así que debes ajustar tu actitud hacia mí para tener en cuenta que he conseguido este éxito concreto”. Es una manera de reajustar relaciones para reconocer un cambio de estatus y esto no es algo que tenga una base lógica absolutamente racional.



23 Respuestas to “Los demás condicionan nuestras emociones”

  1. willem koper:

    ¿A partir de qué edad podemos hablar, como educadores, con alumnos de la didáctica?

    No debería ser una ciencia para maestros sólo…

    ¿Podemos superar el rechazo a aprender de los adolecentes si antes de cierta edad ya saben como, que y por qué aprenden? Aprender a ser un ser social con iniciativa como 2 de las competencias básicas en la Escuela 2.0 requiere insight y knowhow de los alumnos en su proceso de LifeLong Learning, o NO?

    Los que podemos debemos prePENSAR (no la podemos prever) el futuro para dirigir nuestros esfuerzos conjuntamente para preparar los futuros miembros activos hacia la nueva sociedad con las TICs, y pronto la vida virtual complementaria en otro mundo, menos físicamente presencial.

    Alexander Graham Bell dijo el siglo pasado en Boston durante su primera llamada teléfonica de presentación: “Dr Watson, come here I want to speak to you!” La comunicación ha cambiado mucho desde entonces, no sólo en forma sino también en contenido.

    Willem Koper
    Director de Backuplines sl

  2. Néstor:

    Hay algo que me intriga realmente:y si el estádo(la felicidad,etc)que tenémos en cúenta sí o sí a la hora de analizarnos de algún módo,no existiése realmente?Y si sólo fuése un mero modo que tiene el cerebri de mantener bajo control nuestros actos En mi afán por resolver el problema que origina la posibilidad de vivir en su sentido más natural mental necesito hayar ciertas respuestas aún sin saber si están a mi alcance.Podría alguien ayudarme a encontrarlas?Gracias por la atenció y decir que me encánta ver el programa cuándo me es posible

  3. Néstor:

    (Se me ha olvidado esto que creo relevante)Entonces no existiría la conciencia real de sí mismos y prestándo atención al estádo no prestaríamos esa atención a lo “necesario”

  4. Bea:

    Este artículo me ha parecido muy interesante, dentro de España incluso podemos apreciar esas diferencias emocionales entre la gente del norte y del sur por ejemplo ante el dolor. En el sur son mucho más expresivos, exagerados incluso en algunos casos (espero que nadie se ofenda), ha sido pues la sociedad la que les ha enseñado a mostrar así sus emociones mientras la gente del norte se retrae más, se oculta incluso para mostrar sus emociones. Vale, me queda claro que es lo que hemos visto, nuestras experiencias son las que nos enseñan a comportarnos así, pero ¿qué es lo que deriva a que estando tan cerca reaccionemos emocionalmente tan diferente?, ¿por qué cuanto más frío es el clima más fría es la gente?

  5. Charo:

    Mi comentario es más bien una duda hay relación entre el tema de las neuronas espejo y la alexitimia, por favor podría facilitarnos información sobre este tema que por motivos personales me tiene dándole vueltas en los últimos años, sin que consiga comprender como los alexitímicos ” consiguen” incardinarse en la sociedad, pese a su aparente falta para entender y expresar los sentimientos y emociones que no comprernden.Muchas gracias de antemano.

  6. DINA MAGUIÑA:

    La depresión, tiene que ver con uno mismo, la forma como te relacionas con los demás, como ves estas relaciones, como respondes ha estas relaciones,…es tu mundo en relación a tu entorno, como te adaptas, si falla por cualquier razón solo tu puedes descubrirlo, los demás te pueden ayudar pero solo como “apoyo”sin fomentar la dependencia emocional y de esto dependerá en gran medida la recuperación, cada uno es capaz de superarse y ser mejor…
    No podemos controlar lo exterior, aprender a conocerte a tí mismo y encontrar la seguridad desde tu interioridad es un proceso donde la depresión hace parte del camino, es como se aprende a conocer y administrar tus emociones, el amor y comprensión del entorno es importante pero no es definitivo.

  7. Balsa:

    Además de nuestras emociones… también nuestros sentimientos, así como nuestro pensamiento, nuestros sentidos; nuestros actos, nuestros sueños, y nuestra alma; o nuestras neuronas, o nuestras palabras; aun, nuestros órganos, nuestro cuerpo; mucho me congratula también sean nuestras pasiones y, afortunadamente, nuestros vicios o pecados; incluso nuestro futuro, nuestra fe, como, asimismo, nuestro libre albedrío, nuestra imagen, o nuestro yo; y cómo no, nuestras decisiones, nuestra inventiva, nuestros miedos o necesidades; claramente, por consiguiente, nuestros logros no son nada sin alguien a nuestro lado, y nuestra derrota es insuperable sin alguien en quien apoyarnos; hasta nuestra autoestima requiere el beneplácito de nuestra mascota; y tanto o más, que el daño o el dolor precisa de la empatía asistida de otra alma consonante, a la par que vanidosa y humilde, para sanar nuestras heridas… Es tan interminable el elogio al otro, que podría decirse sin equivocarnos, sin un atisbo de duda o inquietud, que sin los demás no somos nadie, siquiera nada, casi peor aún: no existimos ni hemos existido nunca, aun teniendo una familia que nos haya cuidado en extremo desde el primer momento en que somos capaces de recordar. Tal es la necesidad imperiosa de esta condición vital, y humana y animal, que hacemos lo que sea necesario hacer para vivir, más que en compañía, acompañados.

  8. miguel angel noblejas alonso:

    buenas tardes, estoy de acuerdo con el dtor en cuanto a que no se debe separar la biologia y la cultura. empezare diciendo que el ser humano somos unos seres que desde el momento que nos levantamos hasta que volvemos a casa despues de una rutina de trabajo,somos seres que transmitimos constantemente todo tipo de informacion. especialmente y probablemente sea la informacion o comunicacion no verbal,en la cual nuestros gestos transmiten emociones. dentro de nuestra socializacion,nuestra vestimenta tambien hace que el otro interlocutor,por lo general,haga de ti una serie de prejuicios (positivos o negativos),no es lo mismo ir con un traje con corbata, que ir en vaqueros.
    dependiendo del entorno “iras mas adecuado ” segun para que tipo de situaciones. afortunadamente, por mi trabajo me ha tocado el estar constantemente o bien con personas que ya conozco o con personas que voy a conocer y para mi es fascinante cuando voy a conocer a alguien que no conozco,porque como todo ser humano, somos un mecanismo bastante complejo de manejar,en especial cuando pasan esos primeros minutos de romper el hielo. tener en cuenta que el ser humano tenemos mecanismos de defensa ante situaciones y la otra persona te puede ver como una amenaza.
    luego,pienso que hay personas que son emocionales y otras que son analiticas (esto a muy grandes rasgos), en cada caso hay que saber toclar la tecla de ese piano para que suene afinada.

  9. Berta:

    Hola!
    Realmente no entiendo el empeño en separar biologia y cultura. Hay experimentos que demuestran que nuestro cerebro a evolucionado para ser cultural. Nuestros ancestros necesitaban vivir en grupo para adaptarse a las necesidades ambientales: Conseguir recursos, defenderse de los depredadores, etc. Por lo que la vida en grupo no era una opcion, sino una obligacion. De modo que el cerebro evoluciona para satisfacer esta necesidad.
    La vida en grupo obliga a la interaccion entre sus miembros, formacion de roles, establecimiento de normas, etc. para que el grupo sea eficaz y funcione en armonia. Es decir, la cultura.
    ¿Donde esta pues la dicotomia?

  10. SORAYA:

    Recordar que somos los responsables ultimos de nuestras emociones

  11. Carmen:

    Quiero saber todo sobre la somatizacion , y porque mi cuerpo somatiz todos los sucesos de mi entorno que me atañen de cerca. Me gustaria saber la opinio de cientifico sobre este tema.

  12. Begoña Carbelo:

    BUeno un pequeño comentario a todo los que se han hecho y tan interesantes… lo social y lo nuestro… es lo mismo: es nuestra interpretación lo que importanto. Nosotros somos el propio escollo. Si somos buenos “detectadores” de nuestras emociones y decidimos canalizarlas… lo social se configura esactamente como nosotros creemos, queremos y optamos. Es mi opinión. Gracias!

  13. Denisse:

    Hola,
    respecto al artículo:fenomenal
    Lo que me causa duda,es que existen los autistas,que tienen inteligencia,pero no se relacionan.Entonces por la lógica de que tus emociones dependan de los demás ,si los autistas no hacen caso más que a sus ideas,¨caprichos¨ y etc,les afecta de algún modo el entorno?ser introvertido significa que no tienes ¨inteligencia social¨?

  14. María:

    ¿Y los recuerdos?¿ no tendríamos recuerdos sin entorno social?,es una pregunta qué me hago muy a menudo,Es capaz una persona de recordar por sí misma? o lo hace gracias a su entorno y a las experiencias vividas en este .

  15. silvia leiva:

    Me encanta tooodas las entrevistas llevadas a cabo por el Sr. Eduardo Punset. Soy seguidora de usted. Siempre llevando la información actualizada. Conozco sus logros profesionales y lo admiro. Estoy cursando los últimos años de Psicología y este tema me apasiona. No cabe duda que somos seres que dependemos de la cosmovisión del medio y de nosotros mismos. Me encanta el tema de la inteligencia emocional¡¡¡ Hasta pronto¡¡¡

  16. Anne Lito:

    La tristeza y su expresión sirven para generar empatía. La depresión es un transtorno de una persona que la busca demasiado sin encontrarla, o metida sin querer en una espiral de la que no puede salir hasta que aprenda que tiene que quererse.

    La felicidad sirve para reproducirse. ¿El equivalente a la depresión sería el enamoramiento?

    ¿Qué equivalentes tenemos para el miedo, la cólera, la sorpresa o el asco, por ejemplo?

  17. Eladio:

    Despues de leer los comentarios, ves a la gente como cambia al afectar la crisis socio-economica mundial, como cambia el caracter, personalidad, y la felicidad de esfuma, se intenta ser optimista pero cuesta, y dicho esto ¿como podemos aislarnos del clima social negativo? ¿como evitar que los pensamientos o sentimientos negativos de los demas nos afecten?

  18. Ana Cazorla:

    Hola, soy estudiante de psicología, en la universidad nos han puesto este enlace para estudiar el tema Influencia de la evolución y la cultura en la mente y la conducta social.
    Como me he alegrado de que fuera su blog. Soy una gran admiradora suya y que su blog me ayude a estudiar es maravilloso.

    Gracias!!

  19. giacomo:

    Hola Eduard, soy un chico Italiano que te estima un monton. Cada domingo te miro en la tele y cada vez mas voy discubriendo que el cerebro umano es algo maravilloso. Sobre las emociones creo que hay que distinguir el cerebro umano masculino con lo feminino. El cerebro umano masculino ya està “ocupado” por un 66,3% con conceptos basicos (pero fundamentales) como el futbal, la cerveza, las mujers y esos los compartimos con amigos. Las tias tienen un cerebro mucho mas sensible y “vacio” (en el sentido que no tienen futbal, cerveza y mujeres) por lo tanto lo tienen que rellenar con mas cosas que a veces no se pueden influenzar por lo demas. ? Que opinas ? En fin, el cerebro umano es algo fantastico! Te estimu tiu!

  20. tontxu2:

    Buenas, yo creo sinceramente que cada uno de nosotros nacemos con una sensibilidad determinada de cara a la interaccion social con los demás que tengamos en el futuro con los demás.
    Esta sensibilidad se iría modificando al lo largo del tiempo, con los condicionantes en primer lugar de los padres y ambiente familiar y por supuesto nivel cultural que tengamos , luego,los amigos y futuras
    relaciones que tengamos ,así cómo evolución que tengamos en esta sociedad.

    Así pués, yo pienso que no se puede normalizar los sentimientos ó reacciones ante un mismo acontecimiento , pueden ser similares, pero nunca iguales.

    un saludo

  21. RITA MARCELA CHIMALHUA DAMIAN:

    MUY INTERESANTE LA ENTREVISTA DEL PSICOLOGO BRIAN PARKINSON Y SI BIEN ES CIERTO QUE DE ACUERDO A LAS DIFERENTES CULTURAS EN QUE VIVAMOS LAS EMOCIONES SERAN DIFERENTES AUNQUE SINTAMOS LO MISMO. ENTONCES DEBEMOS CUIDAR QUE NUESTRAS EMOCIONES NO AFECTEN A LOS DEMAS. Y MI PREGUNTA SERIA ¿COMO APRENDER A TENER BUENAS EMOCIONES?

  22. cristobal:

    Me gustaría saber si un psicópata capta las emociones de la música.La música emociona y está cargada de sentimientos.Por eso me interesa la relación del psicópata con la música.Gracias

  23. guillermo ramirez:

    Cristobal 22: un pelao que va en su auto con mùsica a todo volumen va entendiendo muchas emociones y lo saca a uno de casillas. Lo mismo ocurre con el que pone la mùsica clàsica a todo volumen. Y què ocurre cuando contratan a un artista para que suene la musica en todo el barrio? Estamos desbordados con los que tienen el poder de meternos sus emociones a la brava!!!. Es una contaminaciòn de emociones!!!

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.