Autor: Eduard Punset 15 enero 2010

Medio: El Mundo

El Mundo13 de enero de 2010: el terremoto más fuerte de los últimos 200 años asoló Haití. El país, solo presente en lo medios por sus convulsiones políticas y por estar relegado en la cola mundial del desarrollo socio-económico, pasó a ocupar la primera plana de los periódicos con grandes titulares manchados de sangre. Pero, ¿cómo es Haití? Para responder un poco a esta pregunta, El Mundo ha pedido una columna a Eduard Punset –quien vivió tres años allí como representante del FMI– que contextualice este país que ahora llena las portadas de desgracia.

Destacado:

Haití era el país más atrasado del mundo, pero en muy pocos he aprendido tanto.
Comparto el dolor de las víctimas del terremoto, algunas de las cuales habré conocido. Pero sé que ni a ellas ni a sus familiares les va a amedrentar o cambiar el destino un movimiento sísmico superior al 7 de la escala de Richter.

Descargar Que el mundo se entere que Haití existe



35 Respuestas to “Que el mundo se entere que Haití existe”

  1. isabel plaza Ruiz:

    Como decía Maruja Torres, la naturaleza le ha ha hecho a Haití una de las mayores cabronadas, por otra parte inevitable… ya se sabe, no se puede luchar contra los elementos, pero desgraciadamente Haití no solo ha sufrido los efectos naturales. Me cuesta mucho pensar en otro país que haya sido más maltratado, sacudido, vejado como Haití. Parece que el Cielo y las potencias se han cebado con él. Hasta cuándo las injusticias que permiten que haya países ricos y países ahogados por esos países?

  2. Elena:

    Un artículo muy interesante.
    Desde luego, en occidente podemos ser ricos y tener un inmenso progreso técnico, pero eso no da la felicidad.
    Hay paises muy pobres donde la mayoría de la gente vive con casi nada..cierto es que en esos países hay menos problemas mentales y en ocasiones más inteligencia emocional, pero también es cierto que las condiciones de vida son tan duras en el día a día que estas personas no pueden permitirse enfermar.
    Tal vez lo ideal sería compartir más la sabiduría de unos y otros e ir por el camino de enmedio.
    Ahora mismo en Haití lo importante es reconstruir el país, ayudar a los vivos a encontrar sus muertos para enterrarlos, curar a los enfermos, evitar enfermedades, dotar a los habitantes de Haití de medios para su supervivencia y para desarrollar una economía más sólida y menos precaria y desde luego, todo debe hacerse contando con los propios Haitianos.

  3. Elizabeth Florez Vazquez:

    Soy cubana, casi “vecina” de Haiti. Muchos haitianos emigraron a Cuba a hacer la zafra azucarera asi que tambien tenemos su cultura insertada en nuestra gran mezcla caribeña. Como a todos me ha impactado mucho lo del terremoto, y como vecina de Haiti, tal vez empatizo mas con las caras de desesperacion de los haitianos en las fotos publicadas por la prensa. Saldran de esta, como saldremos los cubanos algun dia de nuestro “otro” terremoto, pero…como dijo Silvio Rodriguez “sin perder la ternura”…esa es la magia del Caribe

  4. Eduard Punset: "Que el mundo se entere que Haití existe":

    […] Eduard Punset: "Que el mundo se entere que Haití existe" http://www.eduardpunset.es/3240/punset-en-los-medios/que-el-mundo-s…  por KPX hace 2 segundos […]

  5. plasticé:

    Lo único que puedo decir es: GRACIAS por este articulo.
    Una preciosidad.

  6. Argelia Mendez:

    Otros también sufren………..y como ciudadanos del mundo,debemos ser solidarios,…..(Hay muchas formas de serlo)….A veces cuando sufrimos o tenemos una calamidad. creemos que somos lo únicos. La comodidad es agradable, pero a veces incomoda.Agreguemos Valor a nuestra vida (solidaridad)

  7. Voluntario A:

    Según pasan los días, se afirma en mí la convicción de que, da igual lo preparado o no que alguien esté mientras sigan existiendo prejuicios y jueces que los observen.

    Para mí la mayor prioridad que existe ahora es ir a Haití:

    A ayudar, a colaborar, a aprender si hay que aprender, y a aplicar lo aprendido, a enseñar si hay que enseñar y a que los alumnos apliquen lo aprendido, a educar y a ser educado.

    Resulta paradójico pero me siento discriminado por no poder ir donde siento que debo estar ahora.

    Afganistan: Haití NEED´s YOU

  8. Voluntario A:

    Mi numero “roster” en United Nations Volunteers es: 435684 (No se si esto significa ser miembro de la familia humana o no)

    Si alguien fuera tan amable de decirme un tiempo aproximado en el que podrAn ponerse en contacto conmigo para, por ejemplo ayudar con los cuerpos de los fallecidos, o para conducir o ser conducido por algUn grupo hacia el rio mAs cercano, a ser posible por y con alguna de las organizaciones que trabajan allI, porque estoy viendo que al final me voy yo solo, como Han, como Hans o como Juan.

    Gracias de antemano

  9. carmen:

    he visto hoy las noticias los saqueos, los cadaveres apilados. no tengo palabras.

  10. ¿A quién le importa Haití?:

    Existen, pero como si no… Y los 1.200 millones de personas que pasan hambre? Lo mismo! Y los 1.500 millones de seres humanos que perecieron en la segunda mital del XX sin obtener ayuda? No existían! Y los que duermen en los cajeros de la ciudad? Yo jamás me he parado a preguntarles si les hace falta algo… Ahora sí, todos con Haití, portadas y titulares… Dentro de dos semanas, al pozo del olvido… ¡Mundo delirante! Padezco de hipocresía, lo reconozco. Me importa más una cana nueva en mi cabeza que un indigente más en mi calle…

  11. Ana Salcedo:

    Es una tragedia orrorosa y desgarradora, hasta cuesta trabajo creer que verdaderamente un maremoto causado por movimientos tectónicos ni siquiera haya causado un tsunami en alguna costa vecina como habría sido lógico, le toca solo a la parte mas pobre y sin fuerza militar ninguna…No es que sea mal pensada pero nunca vi tanto empeño en ayudar tan rápido a un país que antes nunca a nadie le interesó, será interesante observar que país consigue quedarse con el territorio y poner ahí sus bases militares, y es que ese es un importantísimo punto estratégico para tener el caribe bajo control!! Con nuestra tegnología hoy se pueden simular todo tipo de catástrofes naturales. Espero equivocarme, porque sería un escándalo vergonzoso.

  12. Javier:

    Hola Eduard!

    Como bien dices, y alguien comenta por aquí, hay que aprender de esa gente que aunque no tienen casi nada en el fondo lo tienen casi todo. Y es que cada vez veo más claro que la felicidad no se encuentra en el mundo exterior, sino en nosotros mismos y en el modo en que afrontamos lo que nos ocurre. El problema es que el entorno tremendamente consumista en el que vivimos nos empuja a pensar que cuanto más se tiene más se es, y todos nos dejamos la piel para conseguir cosas que no necesitamos en absoluto con la vana esperanza de ser felices, mientras que descuidamos lo importante en la vida: amor, amistad, solidaridad, paz… No sé si esto algún día cambiará, pero tengo la esperanza de que sí.
    Vivimos en un mundo que podría definirse con el título de un libro del tristemente fallecido Luis de Sebastián: Un planeta de gordos y hambrientos. Aunque en el fondo no sé quiénes son los gordos y quiénes los hambrentos.
    Muchas gracias por el artículo Eduard!

  13. David:

    Un cañazo a la hipocresia de nuestra sociedad… solo existe ahora que hay catastrofe… que triste es!!!
    Eso si… ahora todos nos lamentamos y somos solidarios… en cuantos dias( y digo dias) quedaran limpias nuestras malas conciencias y nos olvidaremos???

  14. Voluntario A:

    Invito a todos/as los participantes a unirse por HaitI, para que no pasen esos dIas que dice David, y sea la oportunidad de reconstuir aquello, que no sea un lugar de refugiados con la eterna condiciOn de refugiados, sino un nuevo HaitI. Seguro que Eduard nos echa una mano, podrIamos habilitar un enlace en http://www.eduardpunset.es para ir haciendo el seguimiento:

    Progresos diarios en cuanto a infraestructuras rehabilitadas, educaciOn, higiene, Salud, Comunicaciones, Transportes, Ciencia…

    ¿Que os parece?

  15. Voluntario A:

    Cuando volvamos (si es que alguien quiere volver, despuEs de toda la labor realizada) podremos combatir la crisis alimentaria de la que habla David ¿he oIdo anOtame en la lista?

    Un Vimeo para animar al personal:
    http://solar-aid.org/video/

  16. Daniela:

    Ya que hay que volverlo a hacer, hacerlo bien. Haití paga el precio de su singularidad. Sencillamente cosas que funcionan en otras partes no funcionan allí.

  17. luisa:

    En estos dias, he estado leyendo el último libro de Isabel Allende, habla de la vida de los exclavos de Santo Domingo, la independencia de Francia, y sobre todo de la gran tristeza de esas tierras, en ellas habita el sufrimiento, tanto en la época de exclavitud, como en los dias de libertad,

  18. Xavier:

    No tengo palabras por tantas injusticias que hay en el mundo, una provocadas por la propia naturaleza y la mayoría provocadas por nosotros los humanos. Es muy triste lo que vemos. Muy triste. Lo peor de todo, es que esto no cambiará. Siempre ha existido y siempre existirá. Procuremos, ayudar en lo que podamos, empezando por nuestro entorno más próximo.

  19. Paki:

    A un terremoto no puede detenerlo nada… solo el amor puede arreglarlo todo…de nosotros depende.
    Cuantas cosas nos puede enseñar el amor.
    Un pueblo como Haiti seguro resurgira de su desgracia, aunque ya no podran devolverles todos los seres humanos que se llevo el seismo…pero la vida sigue a pesar de todo y toda ayuda es poca, ahora que la necesitan desesperadamente.Escuche en las noticias como les llegan mensajes de moviles pidiendo ayuda, porque estan atrapados para que los saquen…faltan medicos.. falta de todo…Ayudemosles, cada uno en medida de sus posibilidades y tambien aprendamos de ellos, de como se puede ser feliz con muy poco.
    Demosles ahora ese poco, porque se han quedado sin nada.

    Saludos Sr.Punset

  20. nachoascanio:

    No entiendo a la sociedad en absoluto…
    Estoy convencido de que todos los que dicen solidarizarse con esta catástrofe… lo dicen inconscientemente porque es lo políticamente correcto… Consciente o inconscientemente son unos falsos (con perdón).
    Vivimos, siempre, rodeados de muerte y de miseria… muertes por hambre y miseria… creadas por la sociedad son algo tan cotidiano que no le prestamos la atención que se merecen… pero cuando es la naturaleza la que crea muerte y sangre, acudimos todos… como buitres… y nos acostamos por la noche entre nuestras sábanas de seda con dos puntos mas en nuestra autoestima… ¡¡¡QUE BUENAS PERSONAS SOMOS!!!
    Si el mundo, o el universo, es un solo organismo… y siendo el ser humano el cáncer que padece… entiendo que estas catástrofes podrían considerarse como los anticuerpos de la naturaleza en acción…
    Mientras continuemos empeñados en superpoblar el planeta luchando, como cobardes, contra la muerte… seguirán apareciendo nuevas enfermedades y catástrofes naturales tratando de mantener el equilibrio natural.
    El mundo sería un infierno totalmente superpoblado de no ser por toda esa sangre que mancha los libros de historia… No me solidarizo con Haití… Prefiero hacerlo con la naturaleza que, no me cabe ninguna duda, es mucho más sabia que el hombre…
    Dirán que soy un cafre o dirán que soy un loco… pero, digo lo que pienso… sin falsedad de ningún tipo. No necesito catástrofes para aumentar mi autoestima solidarizándome con las victimas. El prestigio social me importa un pimiento. ¿Es solidario el que da un euro al día, de los cien que cobra, para luchar contra el hambre que mata los 365 días del año? ¿Es solidario el que ingresa cien euros para Haití y el resto del año mira por encima del hombro a los necesitados… o el que les da 20 céntimos para que vaya ahorrando para un bocata? VERGÜENZA ME DAN LOS MEDIOS INFORMATIVOS!!!
    Personas solidarias… Santa Teresa y pocas mas.

  21. jesus:

    Sin palabras.

  22. Juanze:

    La única manera de ayudar a Haití de una manera eficiente es cambiando nosotros mismos, pero al revés de como estáis pensando.

  23. Garito:

    Paremos el HAARP de una vez por todas

    HAARP = Arma de destruccion planetaria

  24. José Contreras:

    Estimado Eduardo.

    Gracias una vez más, por mostrar su solidaridad.

    Usted vivió allí 3 años y conoce mejor que nosotros aquella pobre gente.

    Lo tristísimo es que con lo avanzada que está la ciencia gracias a todos los científicos que han existido desde el inicio de la historia humana y gente que aún no siendo científicos aprovechan todos los recursos que nos ofrece esta… La política no va a la par.

    Ayudemos en la medida de lo posible donando lo que cada uno pueda. Aunque sea una cantidad pequeña, si lo hacemos muchos se convierte en una gran cantidad.

  25. Charles:

    ¿Interesante artículo? pero si no dice nada. Bueno, no tengo a mano la edición impresa de El Mundo para ver si la columna es más larga, pero si es lo que está en ese PDF es pobrísimo.

  26. Critica:

    Me parece que este artículo no responde mucho a la pregunta ¿como es haití? ¿Está haciendo un llamamiento a los empresarios para invertir en el país aprovechando la desgracia? mmm… los cambios, para que sean mejores para TODOS deben hacerse desde la base y con participación, o ese es mi entender del derecho a la vida, tener poder de decisión y derecho a construir y realizar su vida, … ¿por qué los paises mas pobres són los mas pobres?¿por que los paises mas ricos son los mas ricos? hay que trabajar “la falsa moral”, analicemos lo facil que es compadecerse de estos sucesos, alentadas por las devastadoras imagenes, y analicemos el transcurrir de nuestras vidas en el mundo de bienestar, en qué engranajes de este sistema participamos, este sistema que es el que nos lleva a todas y cada una de las desigualdades que existen. Nos vestimos con ropas hechas con manos explotadas, consumimos alimentos importados de agricultores supeditados a sus explotadores, alimentando nuestras ganaderias de soja tb importada desterrando familias de sus tierras, viajando a donde se nos multiplica el dinero y a modo 1a clase provocando el mendigaje de las poblaciones locales, … y una larga lista.. en definitiva provocando cada vez mas desigualdad y diferencias y efectivamente perdiendo el norte de donde estan aquellas cosas que producen verdadera felicidad, a la cual todos deberiamos tener acceso. Eso sí, cada domingo nos leemos el periodico, sentados en nuestro sofà, con nuestras zapatillas hechas en china, tomamos el cafè plantado en brasil antes de irnos de rebajas a Zara. Da que pensar..

  27. Eliécer Céspedes Villagra:

    Qué gran pérdida, han descansado y alcanzado a Dios y los que han quedado se llenarán de fuerzas para mostrar al mundo su forteza. Costa Rica ora.

  28. nachoascanio:

    Menos construir torres de Babel y mas solidaridad “auténtica”

  29. mar:

    Hoy en la coctelera escribe algo sobre la vida y la muerte basando en lo ocurrido en Haiti, pero en resumen en mi corazón lo que late es la misma frase que escribiste : HAITÍ EXISTE.
    ¿Será una señal que unos se mueran, otros sufran, otros roben violen o maten , para que el mundo entero nos paremos a pensar en HAITÍ?
    Va a cambiar la forma de vivir en Haiti cuando se retiren las ayudas y las personas que ayudan o por lo contrario van a seguir así siempre. O quizá la pregunta es ¿seguiremos siendo nosotros tan egoístas siempre que sólo nos preocupa Haiti ahora y antes no?

  30. Ana Salcedo:

    A Nachoascanio,
    Estoy deacuerdo con tigo, aunque tus formas sean un poco bruscas. Verdaderamente la naturaleza sigue su ritmo, la tierra se recicla y no mira donde hay hormigas y donde no. Las catâstrofes natuales se encargan de poner orden en el caos y de mantener un equilibrio natural entre todas las especies, eso hay que entenderlo y asumirlo, querer luchar contra ello no es inteligente, cuantos mas semaos en el planeta antes se acabará nuestra existencia y la poca calidad de vida que nos queda desaparecerá. El peor de los peligros que hazecha a la humanidad no son las catástrofes naturales, sino la superpoblación descontrolada y en muchos sitios incluso alimentada por las falsas religiones y creencias, esa es la gran lacra de la sociedad contra la que hay que luchar.

  31. Adela:

    Leo el artículo y descubro el abismo que nos separa, no en lo económico o cultural, si no en la forma de incorporar a sus vidas los avatares de ésta. Tu artículo me transmite optimismo y hasta un poco de envidia. Qué capacidad la suya de enfrentarse a lo que a nosotros nos desmonoraría.

  32. nachoascanio:

    Gracias Ana… ¡¡ Que bonito es ver a los ejercitos haciendo algo positivo !! Aunque sea positivo solo a corto plazo… A largo plazo no hacen mas que trabajar para los monstruos de la superpoblación… del hambre… y de la miseria.

  33. Ana Salcedo:

    Efectivamente nacho, y quien está detrás del telón fomentando esa superpoblación porque de ello viven? La Iglesia, y las grandes multinacionales que necesitan consumidores y esclavos. Sinceramente alguien tendría que poner esto en orden, pero quien? Obama no es Dios y si te descuidas como se está metiendo mucho con los banqueros judíos, dentro de poco se lo cargan y nos quedamos sin esperanza de futuro!!! Que panorama!

  34. Juan Vera:

    Todo el mundo habla ahora de Haití.
    Claro, su terremoto llama la atención. Sus casas destruidas son fotogénicas, su palacio presidencial en escombros es espectacular, sus negros quejumbrosos tienen buena voz.
    Y, además, están los aviones y las tropas de Obama, aviones y tropas que Haití conoce muy bien en otras circunstancias nada telúricas.
    Y los socorristas de todos los países, que llegan de todas partes con su humanitarismo en ristre y sus perros especialistas en distinguir a vivos de muertos. Con eso y los ayes de los sobrevivientes se harán los noticieros de los próximos días.
    Porque Haití puede haber sido semidestruido, pero con sus ruinas se harán periódicos y televisiones. Siempre hay un lado bueno en las desgracias.
    Porque Haití ahora sí que es noticia.
    Gracias a lo que el periodismo de entrecasa llama “las fuerzas de la naturaleza”, Haití es hoy noticia.
    Ha necesitado un terremotazo de grado 7 y con epicentro a 15 kilómetros de Puerto Príncipe para volver a ser noticia.
    Digamos que Haití ha pagado el peaje tarifario para ser noticia: miles de muertos, miles de viviendas y edificios en el suelo, gente aturdida por doquier, réplicas que no parecen acabar, una polvareda humeante que amenaza su cielo siempre azul.
    Pero este país espectral que ahora se luce en las pantallas de cristal líquido es el mismo de siempre: 400 dólares de ingreso anual per cápita, más de nueve millones de habitantes sobre una superficie de apenas 27,000 kilómetros cuadrados, 50 por ciento de analfabetismo, una derecha presocrática empeñada en brutalizar a quien se atreva a intentar cambiar las cosas.
    Hundido en la pobreza extrema y crónica, demostración plena de que hay países inviables, Haití es, más allá de males propios, el producto degenerado de años de intervencionismo militar estadounidense.
    Estados Unidos lo tuvo bajo la bota de su imperio desde 1915 hasta 1934. No parecía ese un destino muy justo para un país que Francia había inventado como fábrica de esclavos desde el año 1697, tras arrebatarle a España parte del territorio colonial de la isla La Española, y que en una gesta sin precedentes, había sido liberado gracias a una guerra liderada por dos esclavos que terminaron derrotando a los franceses el 1 de enero de 1804, el año de su precoz independencia.
    Esos dos Espartacos exitosos, esos dos gigantes de la epopeya anticolonial en el Caribe se llamaron Toussaint-Louverture –que moriría en Francia vejado y torturado- y su discípulo Jean Jacques Dessalines, que aplastó a las tropas imperiales francesas en la decisiva batalla de Vertierres.
    Quizá los problemas de Haití empezaron cuando Dessalines, el primer guerrillero heroico de América Latina, se proclamó, para sorpresa de muchos, emperador. La trayectoria circular pudo empezar en ese momento.
    Papá Doc, esa bestia sanguinaria y rapaz que se proclamó “Presidente Vitalicio” a partir de su elección en 1957, fue un ahijado de Washington. Y lo fue también su hijito y sucesor Jean Claude, el llamado Baby Doc.
    Cuando eso ya no pudo sostenerse, entonces vinieron las elecciones supervisadas internacionalmente.
    Y cuando las elecciones encumbraron a Jean Bertrand Aristide, un curita respondón y de izquierdas, entonces Washington frunció el ceño.
    Pero Aristide no hizo mucho por justificar su fama de cura salesiano expulsado de la Orden por subversivo. De modo que Washington lo toleró.
    Lo toleró tanto que hasta ayudó a reponerlo en la silla presidencial tras haber sido depuesto por el golpe del general Raoul Cédras.
    Fue en el segundo mandato constitucional de Aristide cuando las cosas se pusieron feas.
    Aristide restableció relaciones con Cuba, se acercó a la Venezuela de Chávez y propuso algunas tímidas reformas.
    Estados Unidos respondió como siempre, aunque esta vez el golpe de Estado fue encubierto y tuvo una pincelada de sofisticación: en febrero del 2004 Aristide se vio obligado “a renunciar a su cargo” y fue embarcado en un avión bajo la vigilancia de una misión multinacional. Se exilió en la República Centroafricana y, más tarde, en Sudáfrica.
    Ayer Aristide, lamentando la tragedia de su país por lo del terremoto, reiteró lo que todos sabíamos: que Estados Unidos estuvo detrás de su derrocamiento y que aquella “renuncia” fue una farsa.
    Pero ese es el Haití que no es noticia.
    Porque ni la violencia imperial ni el hambre ni la miseria como norma ni la corrupción como endemia ni el dolor silencioso de los miserables son noticia.
    ¿Haití ha sido destruido por un terremoto?
    No lo creo.
    Haití vive en estado de cataclismo institucional y nadie dice nada.

  35. Ana Salcedo:

    Brillante artículo Juan Vera, muchas verdades que pocos conocen y que tendrían que discutirse en los medios televisivos sobre todo para que algunos gobiernos y fuerzas militares vean que no todos nos chupamos el dedo. Si los dominicanos se dejan quitar ese trozo de isla que les pertenece antes que a ningún otro país, es porque son tontos. Es como si eso hubiese ocurrido en Portugal y España dejase que fuerzzas internacionales fuesen a querer quedarse con el pastel, no es ni lógico ni justo.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.