Autor: Admin 27 agosto 2009

Innovación tecnológica
Podrán optar a este premio ingenieros y científicos, mayores de edad, españoles o residentes en España, a título individual o colectivo, equipos de investigación de postgrado, empresas de innovación en su primera andadura profesional, asociaciones empresariales, corporaciones, fundaciones o centros públicos y privados de investigación, radicados en el Estado español, que investiguen y trabajen en un proyecto cuyo fin sea la consecución de una innovación tecnológica significativa o relevante.

Innovación medioambiental
Podrán optar a este premio científicos, ingenieros o arquitectos, mayores de edad, españoles o residentes en España, a título individual o colectivo, equipos de investigación de postgrado, empresas de innovación en su primera andadura profesional, asociaciones empresariales, corporaciones, organizaciones no gubernamentales, fundaciones o centros públicos y privados de investigación, radicados en el Estado español, que investiguen y trabajen en un proyecto cuyo fin sea la consecución de un desarrollo orientado hacia la garantía de sostenibilidad y la ecología, la lucha contra el cambio climático o que mejore significativamente la gestión de los recursos naturales y el medio ambiente en general.

Periodismo económico y tecnológico
Podrán optar a este premio los periodistas, mayores de edad, españoles o residentes en España, o empresas periodísticas, radicadas en el Estado español, que durante 2009 hayan publicado o realizado una tarea de información en los ámbitos de la economía y la tecnología, que haya supuesto una reflexión creativa y eficaz en la difusión pública de temas y materias incluidos en los campos de referencia.

Gestión de Recursos Ciudadanos
Podrán optar a este premios científicos, ingenieros o arquitectos, mayores de edad, españoles o residentes en España, a título individual o colectivo, equipos de investigación de postgrado, empresas de innovación en su primera andadura profesional, asociaciones empresariales, corporaciones municipales, organizaciones no gubernamentales, fundaciones o centros públicos y privados de investigación, radicados en el Estado español, que reflexionen, investiguen y trabajen en un proyecto cuyo fin sea la consecución de un urbanismo ecológico; de un desarrollo orientado hacia la creación de espacios de interacción y vivenciación; de la mejora de la convivencia o de la conversión de los “no-lugares” urbanos homogenizados y carentes de sentido, en centros de actividad sentida y con sentido.

Construccion-puerto_0

http://www.gruposyv.com/syv/Door.do?OPERATION=portalGrupo&FUNCTION=8&locale=es

FORMULARIO DE REGISTRO
1.Nombre o título del proyecto
2.Investigador principal o responsable del mismo, indicando titulación y, en su cso, vinculación al grupo
3.Miembros o personas que componen el grupo
4.Descripción del objetivo u objetivos del proyecto o desarrollo, y metas que se propone
5.Fase de desarrollo en que se encuentra o avance de objetivos en el momento de presentar la candidatura
6.Evaluación y descripción de la originalidad o carácter novedoso e innovador del proyecto
7.Respecto a otras iniciativas similares o relacionadas con el mismo
8.Evaluación sujetiva de los beneficios o ventajas que se obtendrían en el caso de que le proyecto resultara ganador y premiado



8 Respuestas to “SACYR – Concursos de Ciencia ¡Hacemos lo Imposible!”

  1. Gramático Pardo:

    Estimado Punset:

    A lo mejor me he vuelto un descreído, pero yo ya no creo en los concursos legales.
    Un abrazo

  2. JBA:

    Soy investigador desde hace 25 años, a pesar que no pertenezco a ninguna universidad y ni siquiera tengo título universitario; aunque he trabajado muchos años en una actividad relacionada con la investigación industrial. Hace dos años descubrí la relación cerebro y lenguaje, contestando a varias preguntas que se hace S. Pinker y N. Chomsky , entre otros. Sentí la necesidad de compartir mi descubrimiento con otros investigadores españoles y me dirigí al CSIC. Allí me explicaron que ningún científico puede entretenerse en leer o considerar un supuesto descubrimiento si uno no tiene una acreditación que le vincule a una universidad o tenga un prestigio reconocido en el campo de la ciencia.

    Comprendo que así sea porque seguro que hay muchos “descubrimientos” que no son tal y un científico no puede atender a todo lo que se publica, sin criba alguna. Pero esta actitud deja fuera de la ciencia oficial a los investigadores autónomos de vocación que pueden tener más capacidad investigadora que una estructura de investigación oficial con todos los medios.
    Es notable el caso de Darwin que se construye como investigador a base de la pasión que sentía por investigar la realidad que tenía delante, no por el empuje de una estructura científica existente. A menudo olvidamos que investigar es descubrir algo que ya existe y eso no es patrimonio de ningún colectivo. Cualquier ciudadano es un investigador en potencia cuando se coloca en la lógica de la investigación pura, que es comprender lo que se tiene delante.

    Investigar en solitario conduce irremediablemente a compartir y debatir con otros lo que uno cree que ha descubierto para someterlo a chequeo y depurarlo si es necesario. Sr. Punset ¿hay alguna posibilidad de considerar en España un descubrimiento importante que explica muchas de las funciones cerebrales y la conducta humana, a pesar que el descubridor es un ciudadano corriente y nada notable?

  3. agdisti:

    vuelvo a decir,hay que luchar por lo que uno cree y no tengamos ideas pre-
    concebidas,pues detras de estos concursos esta la palabra de nuestro buen
    patrocinador sr.eduar punset,y una institución que por hoy dia rtve.lidera su
    neutralidad,aunque siempre hay que admitir que siempre hay fallos de neu-
    tralidad,pero esto es un juego democratico y vuelvo a repetir denunciemoslo
    y luchemos por lo que creemos.Mi idea y mi proyecto seria el que hay en el
    universo sistemas binarios o sea dos soles y un planeta o un sol la tierra y
    un espejo o varios que hagan de sol alrededor de la tierra y proyectar sol donde haga falta para destruir huracanes o tifones y 24 horas de sol para
    hacer crecer todo el doble,que se lo pregunten a los de Alaska.gracias agdist

  4. Héctor Chávez Gándara:

    Enormes aplausos a JBA.
    Héctor Chávez Gándara
    Inventor Gestor industrial

  5. Rosa:

    A ver si va a ser un concurso en el que los ganadores ya se saben de antemano (enchufaos) ? como la mayoría de ellos…

  6. juan:

    Creo que la experiencia que comparte todo investigador es que el producto de su investigación no suele salir adelante, salvo que disponga de medios necesarios para distribuirlo y comercializarlo, (muchos y variados) o deje los beneficios en manos de quienes controlan la distribución y comercialización (fácil y sencillo). Mis experiencias al respecto comienzan a principios de los 80, y las palabras que siguen se sustentan en ellas.

    En lo que se refiere a investigación, diferenciaría entre el descubrimiento o desarrollo de ideas que no generan productos comerciales directamente (salvo los libros donde se expliquen) y que quedan amparadas por el Registro de la Propiedad Intelectual, el famoso Copyright, cuyo ámbito de cobertura es internacional en virtud del Congreso de Berna, me parece. Esto protege, por ejemplo, un cuadro o un logotipo, del mismo modo que una música, una canción, una novela, o una fotografía.

    Por otro lado están las “invenciones” o “des-cubrimientos” que dan lugar a un mecanismo, o a una parte que mejora otro existente, amparadas por el Registro de Patentes y Marcas. Tienen ámbito nacional y se conceden, tras una “investigación” previa que permita dilucidar si lo que se pretende patentar, que habrá de ser explicado detalladamente y en todos sus pormenores, antes de llegar a conocer si dicha patente se consigue o no. No es extraño que la “investigación” sobre si lo propuesto está ya inventado o no, o si se lo considera, o no, mejora sustancial, se demore tanto como la investigación original y cueste algo mas.

    Y, por otro lado, absolutamente ajeno, se encuentran casos como el de algunas marcas de bebidas que logran mantener el secreto de su composición y, sin embargo, no encuentran obstáculo en su comercialización y distribución. Sin I+D.

    Este tipo de producciones pueden ser realizadas por personas individuales, pequeñas empresas, o grandes corporaciones. Si estamos en el ultimo caso, el investigador ( antes llamado “creador” y hoy “creativo”) formará parte, probablemente, de una partida de “funcionarios creativos” que trabajarán en las partes individuales de un proyecto. Quien generó la idea matriz pasará a ser uno mas y probablemente se verá desplazado, una vez que su aportación haya sido extraída por el entramado donde se inserta. Si, por el contrario, nos encontramos en los primeros, irremisiblemente nos veremos obligados a un peregrinar entre quienes generalmente estarán interesados en el beneficio económico “inmediato” que puedan extraer del mismo. Aunque el hecho de que el proyecto les interese, no quiere decir, ni mucho menos, que se apresten a un acuerdo razonable. No tienen por qué.

    Si el producto se encuentra entre los del primer grupo, los protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual, les basta introducir ligeros cambios para que el producto derivado sea legalmente considerado “distinto”. Si se encuentra en el segundo grupo es peor, pues, si la ley que lo regula no ha variado a día de hoy, la protección de los derechos que irá país a país (solicitando patente) conlleva gastos regulares, a los que hay que hacer frente, si no se quieren perder los derechos sobre ese prototipo que, como he comentado, habrá debido quedar claramente “expuesto”.

    Si no se obtuvieran, por hache o por be, y se considerara una decisión incorrecta, cabría la opción de entablar un recurso ante los tribunales de justicia. Y ya se sabe que implica. Si, por el contrario, se concediera la patente, se “disfrutaría” de un plazo de tiempo para situar el producto en el mercado (si no recuerdo mal, hace unos años, eran dos). Pasado el plazo, cualquier tercero puede hacer uso libre del producto.

    Naturalmente, cuando uno construye un prototipo y se acerca a una corporación para intentar acordar su comercialización, suelen ser solicitadas exposiciones aun mas detalladas, antes de que la correspondiente y oportuna “junta” pueda tomar decisiones al respecto. Si son negativas, simplemente desmoralizan y aguardan. Si son positivas, es habitual sugerir mejoras antes de cerrar cualquier acuerdo. Si con este ir y venir logran atravesar la frontera de los dos años, lo que no es nada difícil y si, en cambio, conveniente, ya no hace falta realizar negociación, pues quedan a libre disposición de quien pueda comercializarlas. Es decir, ellos.

    Creo haber pasado por ambas experiencias, de lo que no me arrepiento, pues, por un lado, algún producto ha quedado en el mercado y por otro, resulta gratificante la actividad de investigación “por si misma apasionante” y soy de los que opinan que la Naturaleza posee registros de memoria propios, donde recoge los conocimientos extraídos, pues me cuesta mas trabajo creer que quede a expensas de algún que otro consejo de administración, cuyos miembros, además, ni suelen entender gran cosa, ni poseer otros intereses que los ropajes que les prestan la apariencia que precisan para parecer que son. Y no es lo mismo ser que estar, como sabemos, al menos, los hispanohablantes.

    A pesar de lo anterior, quedan aun librepensadores (outsiders), autodidactas (freekes) y creadores (creativos) desvencijados que, pese a todo, “sueñan” con un mundo mejorado por sus esfuerzos. Se sabe que, tras terminarlos y pulirlos, tendrán que moverse. De modo que aparecen pasos atractivos u obligados. Pasos de Termopilas. Los escritores entrarán en las oficinas de algún editor, con la misma incertidumbre que los inventores por la oficina de patentes. Tras una primera criba, la segunda la constituyen las Ferias de Muestras y los Concursos.

    Si en una Feria de Muestras la empresa monta un stand, por donde se dejen caer los “pioneros” será casual todo parecido de sus productos futuros con los prototipos mostrados. En cambio, en un Concurso “para creativos” se ofrece un premio, suculento, tal vez, para una obra, pero que, en general, en modo alguno, pagaría los costes de los trabajos que optan al premio, de modo que la inversión suele ser rentable para quien monta el concurso y gravosa para el conjunto de creativos, que pagarían por hacer su trabajo, como si jugaran al bingo. Aunque a alguno le toque. No desvelo ningún secreto.

    Como tampoco creo hacerlo si indico que el Patrocinador se coloca en la posición de quien otorga el prestigio, lo que implica mas poder que el recibirlo. Quien lo recoge se convierte en un colegial entusiasmado ante una nueva matricula de honor. Aunque tenga su cierta edad y acabe de reconocer como profesor a quien, carente por lo general de estudios, le verá, inversa y permanentemente, como a un pupilo agradecido, en general algo pasado de años, va en el premio. Algo anda mal. Incluso en el caso de que los jurados sean imparciales, sin intereses interpuestos y emitieran veredictos justos. Algo difícil y que convendría corregir de todos modos. Creo.

    Sr JBA: He compartido con usted intereses intelectuales, aun desconociéndole, y estoy seguro que nuestras búsquedas en filosofía del lenguaje, que, para mi culminaron, cuando pude comprenderlas como un todo único que me permitiese conocer sus interrelaciones y genética, habrán de tener conexiones con las suyas. Puede que de haber encontrado partenaires adecuados, el lenguaje de los ordenadores se hubiese desarrollado en España, aunque me temo que “Piratas de Silicon Valley” da una pista de por donde hubieran ido también aquí las cosas. Que se le va a hacer, así son.

    No creo prudente extenderme mas, pero no quisiera concluir sin manifestar, nuevamente, que, tras la ultima entrada, en el blog, ya somos dos “Juanes” homónimos y distintos. Lo que me produce cierta sensación de bilocación. Que encuentro divertida, pero confusa. ¡Ah!, se me olvidaba, en mis manos aun conservo una poderosa innovación sobre arquitectura. Pero, francamente, no estoy ya por la labor de pasearme por ningún despacho. Cuando lo hice, siempre tuve la sensación de que el mundo estaba al revés.
    Saludos afectuosos.

  7. ElotroCarlos:

    Muy de acuerdo con la escencia planteada por JBA, “el genio puede estar y está en las masas”; no en un círculo exclusivo. En “la multitud de consejero, hay logro” (Proverbios 15:22.); igualmente se “prende a los sabios en su propia astucia” (1Cor. 3:19,20.); y el otro dicho: precaución en subestimar a los demás pues “hasta de un niño se aprende”…. ¿cierto?;

    saludos, el otro Carlos.

  8. José Manuel:

    JBA, me encantaría poder leer -y contrastar- tu hipótesis sobre el lenguaje humano; es un tema que me apasiona. Sin ningún temor, puedes publicitar tu hipótesis a través de Internet con la debida reserva de derechos. Saludos.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.