Autor: Eduard Punset 2 agosto 2009

Sería pretencioso pretender que tengo las claves para interpretar el más de medio millar de respuestas que ya tenemos del experimento sobre la risa. Es un experimento que ha durado más de seis millones de años -más o menos la fecha en la que el ancestro común da lugar a las especies diferenciadas de los chimpancés por una parte y los homínidos y bonobos por otra. Lo lógico sería, pues, tomar mi sugerencia inicial como el comienzo de una reflexión más amplia en la que estáis todos invitados a seguir participando.

No creo equivocarme al suponer que muchos de mis lectores habrán contado algunos de los chistes de mi último post a sus amigos o familiares. La necesidad de compartir un chiste aprendido en la soledad de la lectura se hace imperiosa debido a una de las pocas certezas científicas que tenemos sobre la risa: que es claramente un comportamiento social. Y la mejor prueba de ello es que la risa se da con una frecuencia treinta veces superior en situaciones sociales que en soledad.

Al igual que nosotros, otros animales también ríen en compañía de sus congéneres, y lo hacen generalmente cuando juegan. Los chimpancés, por ejemplo, emiten un ruido determinado, un jadeo, solo cuando pelean en broma. Y nosotros, cuando reímos, reproducimos el sonido que nuestros antepasados primates solían hacer cuando jugaban.

El domingo pasado propuse a mis lectores un simulacro de experimento científico sobre el humor. Quería saber cuál de los cinco chistes que conté les parecía el menos gracioso. En total, 464 personas votaron en el blog y en el Facebook. El chiste más votado –el elegido como el menos gracioso– fue el del puzzle, y el más favorecido por los lectores fue el de la sordera. En concreto, los resultados fueron:

  1. Puzzle: 178 votos, 38%
  2. Perro: 127 votos, 27%
  3. Rosa: 71 votos, 15%
  4. Médico: 60 votos, 13%
  5. Sordera: 28 votos, 6%
resultados
Resultados generales de la votación.

En el experimento de la semana pasada, me interesaba saber si, estadísticamente, mis lectores coincidirían con las teorías existentes sobre qué cosas son detonantes del humor. La teoría más difundida es que lo hacemos para reírnos de otros y reafirmar nuestra autoestima: al igual que los chistes de Lepe, los estadounidenses se ríen de los polacos, los argentinos de los gallegos y los franceses de los belgas. Los chistes contra otras etnias o contra los “tontos” entran en esta categoría. El resultado de la votación de esta semana confirma esta teoría. El chiste de la sordera –en el que el marido queda como un tonto por no darse cuenta de que el que no oye es él– fue el que más ha gustado.

Otro detonante del humor es la sorpresa y lo inesperado: nos causa risa aquello que parece fuera de lugar. El humor absurdo, sin lugar a dudas, está en esta categoría. En estas situaciones, el hemisferio cerebral derecho es fundamental para entender este tipo de chistes. Incluso los neurocientíficos han documentado casos de personas con lesiones en esta parte del cerebro que eran incapaces de entender chistes como los del perro que fue a la oficina de correos para enviar un mensaje, el segundo más votado como menos gracioso.

A veces, también reímos para mitigar nuestras penas y ansiedades. En un experimento realizado por el psicólogo Richard Wiseman, se vio que el colectivo más propenso a reírse de chistes como el de Rosa –en el que su personaje está perdiendo la memoria– fue el de la gente de más de 60 años. Es la corroboración de que “al mal tiempo, buena cara”.

En otro experimento de un año de duración, el neurocientífico Robert Provine estudió el rol del sexo en el humor. ¿Ríen igual hombres que mujeres? La investigación reveló que el 71% de las mujeres se ríe cuando un hombre cuenta un chiste mientras que solamente el 39% de los hombres ríe con un chiste contado por una mujer. De hecho, la risa tiene una papel importante en el amor: una de las características de los hombres que es más atractiva para las mujeres a la hora de buscar pareja es que tengan sentido del humor.

En el experimento de esta semana no teníamos herramientas suficientes para corroborar estos datos, pero sí pudimos ver que, curiosamente, el chiste de la sordera –en el que el hombre queda mal parado ante su mujer– causó menos gracia a ellos que a ellas. Otro de los resultados fue que hombres y mujeres coincidieron bastante en sus gustos como muestra el siguiente gráfico.

resultados
Resultados de la votación diferenciados entre hombres y mujeres.

A veces, el reír más o menos es independiente del contenido del chiste. En 1988, al psicólogo social alemán Fritz Strack se le ocurrió un experimento muy curioso. Mostró una serie de tiras de humor gráfico a dos grupos de personas y les pidió que valoraran cuán graciosos eran los dibujos. El primer grupo sostenía en la boca un lápiz como se muestra en la figura A. El segundo grupo también sostenía un lápiz en la boca, pero como se muestra en la figura B.

resultados
(Imagen: Smartplanet).

Sorprendentemente, para la gente del grupo A, las imágenes resultaron más graciosas que para los del grupo B. Los resultados del estudio revelan que la gente experimenta las emociones asociadas a la expresión facial: la mueca de risa provocada por el lápiz en el grupo A les hizo ver más gracia en los dibujos. El experimento corrobora las conclusiones pioneras de Paul Ekman en el campo de la expresión facial de las emociones. ¡Hasta en la risa la expresión emocional tiene importancia!

A pesar de que somos la especie que suele contar más chistes, resulta curioso que el humor represente sólo una pequeña parte de las cosas que nos hace reír. Del total de veces que reímos cada día –según ha medido Provine–, el humor es la causa de solo un 15 o un 20% de esas risas. La mayor parte de las veces, la risa se da a continuación de los comentarios más mundanos como cuando nos cruzamos con alguien en el ascensor o cuando encontramos un conocido en la calle. Una prueba más de que la risa es, básicamente, un comportamiento social.



34 Respuestas to “Las conclusiones del experimento de la semana pasada”

  1. eduard punset:

    Cuando miro el gráfico de la distribución porcentual -con la excepción del chiste sobre la sordera, que solo una ínfima parte lo excluye como el menos indicado- del gusto, me intriga constatar la gran coincidencia en las preferencias de los encuestados. “Sobre gustos no hay nada escrito” ¿es cierto?

  2. verinha777:

    Primero que nada, felicitarlo. Anoche estube desvelada buscando su programa en la tv a la carta de la 1 y la 2 y no lo encontraba, pero el maravilloso mundo del internet hizo que hoy en la mañana “googleara” su nombre y por fin lo encontre.
    Segundo, creo que aún no hay nada escrito sobre los gustos, ya que ahora, más que nunca, hay una tendencia a la diferenciación, a ser único distinto, individual. Si bien existe “la moda generacional” también existe una expansición individualista que va en contra de lo común, de los esteriotipos, de lo “normal”. Queremos ser y sentirnos únicos.
    El ser humano es sumamente complicado, cada cerebro es un universo… una constelación planetaria vive junta en una sola casa.
    Misterios…misteriosos, porque a pesar de este deseo de querer resaltar y sobresalir del resto, existe una estadística que nos engloba en lo común. ES MUY CONTRADICTORIO.

  3. Mari Cruz:

    Que curioso Sr. Punset en mi caso opté por los menos votados, debo ser parte de la masa crítica.

    Quizá influya en el voto el grado de predicibilidad del final del chiste.

    Muy interesante su blog.

    Feliz semana. mari cruz

  4. Nicolás F.A. Burón:

    Sr. Punset,

    Viendo los resultados, ¿No será posible señalar que el subconsciente tiene un rol muy importante en el fenómeno del humor?

  5. Rocio:

    Me ha gustado mucho el análisis que ha hecho, aunque pienso que los resultados no son muy válidos la verdad.

    No conocía el experimento de Fritz Strack, aunque ya sabía lo de la implicación del rostro facial en la risa desconocía el experimento.

    En lo único que discrepo es en la conclusión que obtiene de por qué las mujeres nos reímos más de los chistes de los hombres –> “una de las características de los hombres que es más atractiva para las mujeres a la hora de buscar pareja es que tengan sentido del humor.”

    Sinceramente creo que es más una cuestión de cultura que otro motivo, pues si miramos tan solo hace 60 años atrás estaba mal visto que una mujer fuese “graciosa, divertida”, tachándola a veces por esa conducta como provocadora. Estoy segura que dentro de tan solo 100 años si repitiese el estudio los resultados serían muy diferentes en este aspecto por pérdida cultural.

    Un saludo

  6. meneame.net:

    Las conclusiones del experimento de la semana pasada…

    Sería pretencioso pretender que tengo las claves para interpretar el más de medio millar de respuestas que ya tenemos del experimento sobre la risa. Es un experimento que ha durado más de seis millones de años -más o menos la fecha en la que el ancestr…

  7. pau:

    Bien. Habiendo analizado mis respuestas descubro que estoy dentro de la amplia mayoría. Para responder a su pregunta solo tuve que estudiar la intensidad de mi sonrisa. No busqué la explicación, tampoco hubiese dado con ella.

    Usted muestra, en este tema, dos figuras… Desde mi punto de vista lo que hace más gracia es el ridículo, la imagen, que sin ser desagradable, se hace más grotesca. Y esta es, para mí, la “B”.
    Me ha sorprendido la respuesta del estudio. Yo creía que la expresión de la risa contagia, pero no hace gracia; y la pregunta se basaba en eso: la imagen más graciosa.

    Un saludo.

  8. Bender:

    El del médico es doblemente gracioso por ser el médico un cachondo, de la forma que le dice el diágnostico. En la película “en busca del fuego” demuestra como se descubre la risa; Cuando estando aburridos los protagonistas, uno, desde un árbol, deja caer una piedra sobre la cabeza de otro, y como eran amigos… el primero empieza a reirse y del chichón también. En cavernicola inventa la copla cuando a uno le machacan un dedo repetidas veces. Así la evolución y hasta aquí hemos llegado.

  9. carlos:

    E llorado (de risa) con el chiste del perro y me encantó este experimento. Sobre todo me ha impresionado el estudio de las fotografías y el lapiz 😉

  10. Mori:

    Qué sorpresa: no sabía que otros animales pudieran reír. Pensé que era una característica única de nuestra especie. ¿Cómo se sabe que ese jadeo de los monos equivale a la risa?

    Y otra cosa: siempre atribuí el hecho de que una audiencia se riera poco de los chistes contados por mujeres al hecho de que somos peores “contadoras de chistes” que los hombres. Conozco pocas mujeres capaces de contar bien un buen chiste. Y muchos hombres.

    Cariños.

  11. subtomas:

    Hola Eduard,
    Como ya dije en la encuesta, opino que es más importante la forma (incluso siendo escrito) que el contenido (en los chistes)… y sólo has tenido en cuenta lo segundo. Si “Chiquito de la Calzada” cuenta el chiste peor valorado y yo el mejor valorado, estoy bastante seguro de que se invertirían los resultados (yo no tengo gracia contando chistes). Te da cuen?
    Un abrazo.

  12. juan o.:

    ¿Sabía usted que un amigo mío estuvo muy orgulloso de haber resuelto un rompecabezas en sólo 30 minutos porque en la caja se podía leer: “De cinco a seis años”?

    Este lo conocía con dos de Bilbao, contado el diálogo de esta forma:
    – Oyes, ¿dónde hay que escribir para eso de los record Guinness?
    – ¿Para qué quieres saberlo?
    – Joder, pues porque he hecho un puzzle en 6 meses.
    – ¿Y eso qué tiene de particular?
    – Joder, pues que en el cartón ponía de 5 a 6 años.

    El menos gracioso es el de la pareja que el sordo es él, porque me parece triste eso de profundizar en los aspectos negativos de la vejez. Otra cosa es gastar bromas a los de Bilbao, Al que es de Bilbao, Bilbao, y no de los environes, le gusta que se hable de ellos, aunque sea para ridiculizarlos.

  13. Sergio7:

    Muy buen estudio Eduard, muy bueno.
    Bueno la verdad es que como tu dices, a mi el chiste que mas me hizo “reir”, fue el de la sordera, soy chico, y bueno me da igual que afectrara al hombre o no…me es indiferente. Y el que menos me hizo reir fue el de la rosa, mas que nada, porque no lo entendi mucho…quizas estoy demasiado lejos de los 60 años, ya que estoy en la adolescencia y bueno…ya se sabe…jeje.
    Me parece curioso lo que dices de que otros animales rien, solo cuando juegan o pelean…es curioso, estaria interesante hacer un estudio de las risas de los animales no? Si todos se rien, con que lo hacen, como lo hacen…yo por ejemplo tngo una gata, y cuando esta agusto, con caricias y demas…parece que esta sonriendo, cuidao que riendo no, porque sonreir y reir es muy diferente, parece que esta sonriendo, es muy curioso jeje.
    Otra cosa que queria comentar es sobre que nos hace reir, aqui estoy un poco en desacuerdo, porque dices y dicen, que nos hace reir la sorpresa y tal, vale si, pero no siempre, no el 100%, por ejemplo, yo veo un video de risa, el 1º me rio, sorpresa, el 2º me rio, algo menos de sorpresa, el 3º, 4º y bastante mas me vuevlo a reir, cuando ya la sorpresa se ha ido, si no que ya pasa a no ser sorpresa y a a ser esperado, que es muy diferente, y me sigo riendo…con lo cual no seria asi al 100%.
    Otra cosa que queria comentar sobre la risa, es porque nos reimos cuando la gente se cae, se golpea contra algo, le pasa algo sin ser intencionado, como lo que acabo de comentar, porque nos reimos de eso? Es sorpresa…pero es un daño ajeno…y vemos el dolor de la otra persona, y recordamos lo sucedido y nos volvemos a reir…porque??
    Bueno y ya para terminar, comentar sobre lo de los lapices, a mi no me ha hecho reir ni sonreir ni nada ninguno, pero quizas el que mas gracioso o divertido parece es la imagen B…no se si tambien sera de la adolescencia, que todo se ve, piensa, actua y demas, diferente…pero yo veo mejor la B jeje.
    Bueno pues nada Eduard, decirte que muy buen estudio, he sido participe de tu estudio, jeje, de un crack como tu, que la verdad es que eres genial.
    Sigue asi. Muchisimas gracias por todo lo que haces. 🙂 😉

  14. maria-iris:

    Mi percepción me lleva a adentrarme a esa parte más intangible, a querer entender cómo son y qué les hace reaccionar a las personas que han votado y qué ha sido lo que les ha movido desde el impulso inconsciente. Las preferencias situan más allá de la estadística.

    El de menos gracía, el rompecabezas, no ha gustado porque aquí, en este foro hay muchas personas que aman el intelecto.
    El del perro no habrá hecho gracia a las personas más realistas, o de hábitos formales. (A mi fué el que menos me hizo reir).
    Respecto a Rosa, habrá dejado serias, seguro, a las mujeres o personas que desean ser valoradas y se mueven sin disfrutar de esa parcela facilmente.
    El tema del médico, habrá activado más a las personas que han tenido cerca la enfermedad, desarrollando un trabajo o en su entorno cercano.
    Y la sordera gana en respeto, porque nadie quiere tener carencias o vivir con dificultades.

  15. Luz:

    Hola buenos días…. Sr Punset. En primer lugar, gracias por estar ahí y hacernos pasar unos ratos estupendos con sus “cositas”….
    He sentido mucho llegar tarde a participar en su experimento “chisteril” pero bueno, tras leer sus conclusiones tengo que contarle algo que vivo en mí día a día….
    Sufro una parálisis facial lateral derecha, por grave traumatismo con fractura; he tenido oportunidad de trabajar mucho con mi cara para recuperar la movilidad hasta el mayor grado posible, y con la evolución he descubierto que aquello que comenta sobre la expresión emocional, los descubrimientos de Eckman, es cierto, lo he vivido y vivo a diario. En la actualidad, me están tratando con toxina botulínica para corregir ciertas sincinesias y sinestesias que he adquirido tras tanto esfuerzo; los médicos me han aconsejado que mantenga la cara lo más relajada posible, una cara como yo digo “victoriabeckam” que no pone un gesto aunque la obliguen…. de forma asociada he detectado que psicológicamente he tenido que hacer grandes esfuerzos para no reirme, y mi sentido del humor se ha visto resentido…. he levantado el umbral del humor… para reirme sólo de lo muy risible, estoy más seria físicamente y mi cerebro también… ¿Es posible que esto ocurra?… La respuesta me la acaba de dar Usted, Don Eduardo. Gracias.

  16. Risoterapeuta:

    “En la risa la expresión emocional tiene importancia”, qué bueno, se confirma que si te obligas a reír eres más feliz. A la inversa, ve por la vida con cara de vinagre y verás que semana de m. tienes… ¡Confirmadas las teorías de la risoterapia una vez más! Recuerdo un conocido que cada mañana al despertar hacía muecas graciosas ante el espejo. ¡Qué bien encaminado iba, el puñetero! 😀

  17. Quasi:

    Me ha parecido interesante el experimento. En cuanto a la votación sabía tres de los cinco chistes por lo que no sé si me han gustado menos por sabidos o por menos buenos. No se si serían válidas en mi caso las conclusiones que se sacan
    De las fotografías yo me quedé con la B, encuentro el rictus de la A más agresiva que incitadora a la risa.
    Un saludo

  18. Camilo:

    Interesante experiencia realizada de un modo sencillo y práctico.

    Sinceramente nunca había pensado en el porqué de la risa, me había interesado más por el bostezo y su facilidad para contagiarse. En este fenómeno al parecer intervienen las neuronas espejo, seguramente en la risa también juegan un papel importante. Quien no se ha reído viendo a otro reír.

    Un saludo desde Francia Mr Punset. Maravillosa labor la que hace usted por la ciencia.
    En cuanto termine con el libro que estoy leyendo,su libro “por qué somos como somos” me está esperando.

  19. Elika:

    Tres reflexiones, aunque una ya se ha comentado, qué fácilmente nos reimos, entre otras cosas, y siempre que no llegue a mayores, del mal ajeno, las bofetadas, las caidas, las tortas, las tartas en la cara, siempre han funcionado, es un humor clásico, debe ser que somos buenos por naturaleza, porque al revés, reirse de uno mismo nos cuesta un poquito más; qué curioso que la risa también la hayamos heredado de los animales, cuando parecía, al menos para mí, una caracteristica reservada a seres con capacidades intelectuales superiores (no hablo de la mueca histriónica de las hienas, sino de la capacidad de reirse de algo aunque sea penoso, triste, absurdo, tétrico o irreal) ¿de verdad son capaces de reirse, tenemos evidencias?, si es así, ¿qué hay en nosotros que no hayamos heredado de ellos?; y para terminar, la impostura, la mueca per se no siempre es alegre, puede ser muy triste si no va acompañada con la expresión de los ojos, y éstos, paradójico, sí que son difíciles de impostar, aunque no imposible con esfuerzo, y quizás sea eso, la actitud, esa actitud de querer lograrlo en todo momento, de verdaderamente tomarse la vida a risa, un camino para intentar ser más feliz.

  20. Nosotr@s:

    Un chistecillo como aportación a este post sobre la risa:

    Empieza el Rey Juan Carlos su discurso….

    – ‘Me llena de orgullo y satisfacción clausurar estos fantásticos Juegos Olímpicos…

    Sale su asesor corriendo y le dice al oído.

    – ‘Majestad, que estamos en una convención gitana’

    …y responde el Rey:

    – ‘Joder, con tanto chándal y tanta medalla de oro me he liado’

    😀

    Los beneficios de la risa se demuestran riendo…

  21. Sergio:

    Hola Eduard.
    Tengo una aportación sobre la risa y las relaciones hombre mujer.
    Es una “técnica” probada en mi vida nocturna y muy fácil.
    Sólo hay q mostrar una sonrisa descomunal.No risas a carcajadas.
    Gracioso sin ser humorista.

  22. Buquin:

    Buenos días a todos.
    Estoy con lo que se ha dicho anteriormente que la forma de contar un chiste dice más que el propio chiste. No es lo mismo decir “Mamá Pan y la mató, moraleja come picos” que contarlo. El narrador dice mucho, pero además otro punto que se ha tocado es que el receptor también. No es extraño ver a la pareja que ríe todas las gracias de su novio o novia, según el caso, por ser quién es, y ni que decir tiene cuando están en la etapa del tonteo. Por ello creo que el estudio, si bien es significativo, no es completo. Aunque para un estudio completo que permita coger todas la sutilezas que hay en el chiste habría que ser el robot de Asimov que se buscaba todos los chistes existentes y los narraba para averiguar su origen.
    Al igual que con la investigación del personaje de Asimov, yo prefiero ser el que lee, en este caso, oye el chiste y disfruta de él. Si hay que experimentar con risas que cuenten conmigo que para llantos ya está la vida.

  23. Marucha Blanco (ama de casa):

    Debo de ser un ente de estudio en vista que suelo reirme cuando estoy sola, que la figura B me parecio mas graciosa y que no conte ningun chiste de los que me parecieron graciosos de la muestra.
    Estoy a la disposicion de los neurobiologos.

  24. Miglez:

    Aún quitando el chiste, siempre tendemos a reirnos de las “desgracias-no-graves” ajenas (‘qué bajito!, jajajja’, ‘qué calvo’, jajaja, ‘vaya m*er*a de coche tiene’, jajaja)… nos hace sentirnos que no somos los únicos con complejos.

  25. Salviati:

    Muy diferentes parecen las situaciones que provocan risa en las personas. Ver a alguien que va despeinado sin darse cuenta, alguien que tropieza, un chiste bien contado. Incluso la misma situación, en contextos distintos, puede provocar mucha risa o todo lo contrario. Las diferencias entre lo que hace gracia a una persona y a otra también son grandes. El mismo estímulo que para uno es gracioso para otro no lo es. También podríamos hacer diferenciaciones entre lo que hace gracia a personas de distintas edades, distinto sexo, distinta nacionalidad, distinta condición social, distinta religión. Casi hablamos de algo que es exclusivo de cada persona.

    Además la risa es un comportamiento de carácter involuntario, nadie puede reírse sin que algo se lo provoque, a menos que lo haga fingiendo.

    Después de mucho pensar en que patrón común había en todas las situaciones graciosas he llegado a una teoría sobre la naturaleza de la risa. Nuestro cerebro nunca vive el presente. Es mucho mejor para nosotros, según la ley de leyes, vivir un futuro muy inmediato, de tal manera que siempre estamos especulando un futuro próximo formulado a partir de las percepciones del mundo y de nuestros recuerdos de situaciones anteriores vividas. No dejamos de predecir lo que está a punto de suceder en base a toda una colección de experiencias similares anteriores, partiendo del mundo percibido y siguiendo lo que entendemos por lógico. Pues bien, las situaciones graciosas son las que, sorpresivamente para nosotros, desvían el curso de los acontecimientos de lo que nosotros esperábamos en nuestro futuro inventado, desembocando en una situación agradable para nosotros, y muchas veces conectando dos áreas del conocimiento que hasta entonces no teníamos por relacionadas.

    Es importante que la sorpresa no nos lleve a una situación que entendamos por desagradable, ya que si es así no solo no habrá gracia, sino todo lo contrario. Un ejemplo: Ves a alguien que está a punto de sentarse en una silla. Que futuro inmediato construye instantáneamente tu cerebro: en base a las veces anteriores en las que has visto esta misma situación “sabes” que la silla sostendrá el peso de la persona quedando esta sentada sobre ella. Pero… sorpresa… la silla se rompe y la persona cae al suelo. ¿Te hace gracia lo sucedido?. Depende. Si la situación final se entiende como agradable si. Me explico completando el ejemplo. Si la persona que ha caído al suelo es una amigo tuyo, estas en una cafetería dentro de un ambiente conocido y acompañado por otros amigos y tienes claro que no ha sufrido danos físicos graves, lo mas seguro es que tengas para reírte el resto de la semana. Sin embargo si la misma situación le sucede a una mujer que está embarazada, o a un desconocido que del golpe queda inconsciente no solo no te hará gracia sino que será una situación muy desagradable. La empatía sentida hacia el protagonista del accidente te hará llegar a una situación que entiendes como desagradable y es requisito indispensable para que algo haga gracia que no sea así.

  26. Santi:

    Querido Sr. Punset,

    Tengo 18 años, y en un mar de dudas ante las alternativas que se me presentan, no estoy muy lúcido. Mañana mismo tengo que hacer una elección de encruzijada.

    En búsqueda de una iluminación divina he estado leyendo un libro suyo. A parte de la emoción final que se produce en el proceso y que nos hace decidir finalmente por una alternativa u otra, creo que la racionalidad tiene una parte importante en ello. Y por eso he terminado leyendo sus escritos, en búsqueda de información fiosófica que me ayude a decidir.

    Sería interesante que pudiese usted hablar en su blog de la indecisión. Por qué nos afecta, y por qué a veces se vuelve crónica (como casi me está pasando a mí… pasando la noche en vela).

    Buen verano!

    P.D: Admiro su forma de divulgar la ciencia. Siga así. Por cierto, el que más me ha hecho reír es el chiste de la rosa, y el del perro que va a correos (he de reconocer que me ha costado un poco pillar el último). El de la sordera también me ha producido gracia, pero he tenido la mala pata de leer en esta página por qué era gracioso, lo qual le a quitado gran parte de la emoción inherente a él.

  27. Anónimo:

    ¿Cómo se sabe que “nosotros, cuando reímos, reproducimos el sonido que nuestros antepasados primates solían hacer cuando jugaban? ¿Ha habido algún experimento al respecto? Ha tenido que ser un experimento de la leche si ha conseguido poner en la mesa de ensayo a “nuestros antepasados primates”. ¿No estaremos incurriendo en metafísica que quiere hacerse pasar por ciencia?
    Por otra parte, creo que cualquiera que hubiera sido el resultado del experimento, habría reafirmado la teoría más difundida, esa que dice que “que lo hacemos para reírnos de otros y reafirmar nuestra autoestima”: Un perro que humilla a un humano anulando su inteligencia a un sinsentido; un hombre que humilla a una mujer a un “sinnombre”; un médico que realiza, expectante, la cuenta atrás de la muerte de su paciente; y un hombre que, en su espíritu competitivo, se ve repentinamente humillado a competir con niños de 5 y 6 años.
    Lo mismo para el resto de hipótesis: la sorpresa, ¿quién no puede encontrar sorpresa en cada uno de los chistes? ¡Qué sorpresa ver que el hombre no se acordaba del nombre de la mujer, o ver que al hombre le quedaban 10 segundos de vida!

    “Una de las características de los hombres que es más atractiva para las mujeres a la hora de buscar pareja es que tengan sentido del humor.”¡Y qué chasco cuando se dan cuenta de que el humor era solamente eso que dice la ciencia, una actitud social, y ven que en la intimidad son unos sosos! Quizás desde aquí pueda lanzarse una teoría científica sobre la razón del incremento en el número de divorcios.
    De cualquier forma, el hecho de desacoplar en la última parte de la exposición la risa del contenido del chiste y acoplarla a la expresión facial del momento, anula automáticamente todo lo dicho anteriormente.
    ¡Qué viva el nuevo dogma científico!, ¡¡VIVA!!

  28. BORJA SARRIA MESANZA:

    La risa es la expresion del alma, no es tangible pero si contagiosa, no se puede imitar sin que se note que es falsa, une almas sin contraprestacion, es igual en un bebe de meses que en un anciano moribundo, hay quien provoca la risa sin querer y quien queriendo no lo alcanza nunca. ¿donde se esconde la gracia? Si no es un concepto aprendido ¿que diablos es?. El otro dia me reia yo solo y era por un chiste que se me ocurrio. “mi cerebro es un cachondo, me cuenta chistes”hoy sigue haciendome gracia por la sencillez y la complejidad, simpre lo mas sencillo es tambien lo mas complicado.muchas gracias

  29. socrafan:

    Hay pocas cosas más serias que la risa y el juego; es mi opinión aunque parezca un chiste. son cosas suny umportantes, casi ensenciasles en la vida de un humado y, muy posiblemente, de otros animales.

    La información en un chiste es más que la la información oral del chiste en sí, hay mucha importancia en la información contenida en el contexto qn que se cuenta, en la propia mente de que los escucha (chistes “internos” dentro de ciertos gupos como avogados, físicos…), el “tempo” con elque se le o se cuenta. Creo que amigos o conocido suyos humoristas se lo podrían confirmar.

    faltan preguntas p por reponder respecto al propio exerimento
    ¿se han tenido en cuanta los efectos del orden enque se leen los chisteS?
    ¿efectos de superposición de posibles “detonantes”?(ejempo chites de tipo “Un alemán, un frances y un español…. “en los que se superponen la sorepresa y la mertenendia a determinados grupos)
    ….

    ….

  30. daniel:

    PUNSET maxo eres un genio, tengo 18 años y soi estudiante,puedo estar estudiando dos caras de apuntes durante una ora y al cabo de esa ora no saber nada, pero kuando te veo x la tele en redes o cuando fuiste a buenafuente se me queda todo lo que dices aunque no me entere d nada(como lo d la materia oscura,la antimateria,la energia oscura k si el universo se expande. el origen de la monogamia…etc)

    lo dixo punset k eres un grande.un saludo dsd leon.

  31. Gustavo Carranza:

    Me surge una pregunta.
    ¿Cree Ud que el “chiste ganador” puede serlo por el hecho de que estamos en una estructura social en la que prepondera la competencia con lo que nuestros “egos” se siente permanentemente en riesgo?
    Claro que la pregunta incluye una afirmación, como suele ser el caso, y merecería una formulación más completa que escapa a mis posibilidades en este espacio.
    Mi hipótesis es que, en una sociedad solidaria, este tipo de chiste estaría entre los menos agradables.

    y de yapa otra pregunta ¿Dónde puedo encontrar más material suyo sobre la risa?

  32. Caba Robletto:

    Felicidades a todo el colectivo por las innumerables aportaciones. y por supuesto al Director D. Eduard Punset. De todas las valiosas opiniones aportadas, me ha llamado la atención por su sencillez y sobre todo por la cantidad de elementos que intervienen en el escenario del comentario la redactada por Borja Sarria Mesanza, donde define a mi modesto entender la profundidad, el ancho y la longitud de la expresión del análisis de La Risa.

    Gracias a todo el Grupo, Saludos.

  33. Almu:

    Creo que lo mejor para la risa es conversar con alguien audaz y rápido, esas personas que tienen respuestas ingeniosas para todo y que te hacen desternillar de risa. Aquí interviene en todo momento el factor sorpresa, si es predecible, no hace tanta gracia.

  34. Víctor González:

    Interesantísimo, como todo lo suyo, Sr. Punset.
    Desde hace años soy un seguidor suyo, y lector de sus libtos, y nunca ha dejado de sorprenderme. Gracias por todo eso y por el programa de la tele (un oasis de agudeza e inteligencia en medio de lo que todos sabemos).
    Pero como me he vuelto bastante escéptico con el tiempo, la verdad es que no estoy muy seguro de que vaya a leer esto… ¡no puede tener usted tanto tiempo, Dios mío! ¿De dónde lo saca? Pero aun así lo intentaré. La esperanza es lo último que se pierde… dicen.
    El humor y sus mecanismos mentales me interesan mucho, hasta el punto de que la mayor parte de mi producción literaria (soy escritor) son microcuentos humorísticos. Tal vez le interese echarles un vistazo (abajo va el link). Los que me leen (pocos) dicen que soy un perfecto “tramposo” a la hora de sacarle una sonrisa al lector con la broma, la sorpresa, el absurdo literario, etc. En fin. Uno nunca sabe.
    En cualquier caso, gracias otra vez y un abrazo.
    Víctor González
    http://otroscuentosimposibles.blogspot.com/