Autor: Eduard Punset 26 noviembre 2009

En los aeropuertos, donde paso la mayor parte de mi vida, tengo mucho tiempo para observar a la gente. Veo parejas furtivas presas del instinto más primitivo de todos, hombres de negocios estresados por jefes a su vez estresados por otros jefes, madres que deben conciliar sus obligaciones laborales con la cría de la prole. En la mayor parte de los casos, es gente vulnerable que no sabe realmente qué les pasa por dentro.

Inocencia radical, de Elsa Punset

Inocencia radical, el nuevo libro
de Elsa Punset.

Pero algo está cambiando. La ciencia nos está mostrando por qué somos como somos y el rol fundamental de los primeros años de vida de los homínidos. Seguramente, a mis lectores les llamará la atención –como a mí– ver cómo los niños pueden explorar intensamente y jugar con algo tan intrascendente –a nuestros ojos– como un boli. “Una especie que pasa sus primeros siete años cultivando el juego y la imaginación no está perdiendo el tiempo”, me explicaba recientemente la psicóloga Alison Gopnik, a quien veréis este domingo en Redes. Es una inversión que maximiza, después de la infancia, el grado de inteligencia en la etapa adulta. De hecho, se ha descubierto una correlación entre la duración del período de aprendizaje en la infancia –una hora en los polluelos, meses en los cuervos, años en los humanos– y el nivel de inteligencia en la edad adulta.

Investigaciones como la de Gopnik y como las que refleja mi hija, la escritora Elsa Punset, en su nuevo libro Inocencia radical aportan claves para responder a algunas de las preguntas más antiguas y profundas sobre qué significa ser humano. Los niños son como el departamento de I+D de nuestra especie, dice Gopnik. La imaginación no es algo que desarrollamos solo para nuestra diversión, sino que parece ser algo conectado a la forma en que luego comprendemos la estructura del mundo. Es en la infancia –explica Elsa en Inocencia radical– cuando comienza la búsqueda del sentido en una realidad diaria donde nos asaltan el amor y la curiosidad incesante.

Volviendo a los aeropuertos, también me apena descubrir que, a veces, perdemos esa capacidad de amar y esa curiosidad inicial apasionadas. “No es la muerte lo que nos iguala con el resto del mundo; solo nos iguala el amor, cuando surge y desarma” advierte Elsa pensando en los héroes literarios de su juventud –Lady Macbeth o Werther– que se desprendían poco a poco de cualquier indicio de sensatez hasta perder, hacia el final de la novela, su dignidad y hasta su vida.

Cómo nos enfrentamos a estas etapas cruciales, desde la inocencia o desde la rigidez, determinará el tejido de nuestra existencia, de cada emoción, de cada gesto, de cada pensamiento.


68 Respuestas to “La inocencia radical de los primeros años de vida”

  1. paraclitoverdad:

    Sr. Punset, blogeros, hola a todos.

    Hace poco terminaba uno de los programas de Redes con una reflexión del Sr. Punset sobre la búsqueda de la verdad y preguntaba: “¿la verdad sobre qué?” La respuesta es sencilla: la verdad sobre todo lo que existe, lo que vemos y lo que no vemos, lo que conocemos y lo que no conocemos. Esa búsqueda es la muestra de que no se ha perdido la ingenuidad que motiva este artículo. Quien ya no busca no puede decir que todavía le queda algo de ingenuidad y me temo que el Sr. Punset cada vez la está perdiendo más al centrar el conocimiento del hombre en el cerebro.
    Eso me lleva a una pregunta fundamental en estos casos: ¿se puede tener razón y estar equivocado al mismo tiempo? Pues sí y es relativamente sencillo y habitual: cuando lo que conocemos sobre un subconjunto de la realidad no explica lo de fuera de ese conjunto solemos tender a negar su existencia. Por eso debemos ser siempre inocentes como los niños y no pensar que ya lo sabemos casi todo, así no tenderemos a negar la verdad cuando aparezca.

  2. Pacense:

    Lo primero de todo, felicitar a Eduard por su magnífico blog. Es ciertamente increíble lo cuenta y mi opinión es que jamás deberíamos perder esa capacidad de los niños de aprender constantemente y esa capacidad de imaginación, que en la vida adulta pueden ayudarte a resolver de manera más creativa problemas que se presentan a diario. Creo firmemente que los grandes genios de la historia (Newton, Einstein, Hawking, Dalí, Mozart…) siempre tuvieron un lado en su personalidad que los hacía inmaduros, rebeldes ante lo establecido y la vez creativos y que cuando perdieron esta capacidad dejaron de aportar ideas revolucionarias a la ciencia, la pintura, la música… Es un tema realmente interesante ¿por qué llegado a un punto perdemos la capacidad de ser creativos y las ganas de aprender para entrar en una vida de rutinas? Un saludo y gracia por permitirnos dar nuestra opinión.

  3. Pacense:

    Para Meritxell.

    Acerca de tu comentario sobre los políticos y seres poderosos de nuesro tiempo; el hecho de ser finitos y vulnerables nos hace desear el poder más que nada, el poder que es la llave para el disfrute de la vida de forma intensa, con todos lo privilegios y lujos del mundo, que además, nos ayuda a saciar nuestra sed de gloria, no hay nada que adoremos más que nos recuerden a lo largo de la historia. Todos en nuestro interior tenemos esa aspiración, tan vieja como el ser humano, que nos hace vivir para siempre, es un mecanismo de la propia naturaleza que nos salva del más absoluto olvido. Un saludo.

  4. Pili:

    Como maestra de primaria que soy hace ya 20 años… puedo constatar que un niño feliz se convierte en un adulto equilibrado. Los niños que sufren ciertos problemas en la infancia (familiares, enfermedades, económicos, psicológicos,…) tienden a tener conflictos emocionales y psicológicos en su edad adulta.

    Eduard, felicidades a tí y a tu hija por vuestros libros, conferencias programas tve (Redes, fantástico!!!), nos ayudan a entender un poco más esta maraña de vida en la que estamos inmersos a veces un poco perdidos!!!

  5. Meritxell:

    Pensar que: “el poder es la llave para el disfrute de la vida..” es un gran error !!

    El poder puro y duro como lo pintas sólo genera conflictos, guerras, corrupción, violencia y un largo etc.
    “Poder”……. para obrar por encima del bien y el mal y sed de gloria…
    sólo hacen de un ser humano un gran tirano o dictador….(conocemos unos cuantos, no ?)

    Esclavizar a muchos privarles de sus derechos, para que unos pocos vivan “bien” me parece una tiranía innecesaria.

    Además, no todos pueden ser grandes personajes (que, dicho sea de paso, no pretendían el poder en el estado que lo aplicas) como Mozart,
    Einstein, Dalí…………….se nace con talento o no.

    Pero, hasta el más humilde campesino hace una gran labor en la vida,
    y estoy convencida de que lo único que te salva del olvido es la gente
    a la que has querido a lo largo de tu vida.

    No hace mejores personas comer con cubiertos de plata……todo lo contrario.
    Saludos

  6. javier:

    He tenido la oportunidad de conocer a Elsa para hacerle unas fotos que precisamente han salido en la campaña de su libro.
    Tan solo era felicitarla por la buena obra que ha escrito, por la información tan útil y esclarecedora y sobretodo por su gran humanidad….por su gran pasión…..por ser tan cercana.
    gracias Elsa.

  7. Maruja:

    El Werther de Goethe uno de mis libros más queridos

  8. salvaga:

    gracias pili por tu aportacion. saberes antiguos, experiencias particulares nos son identitarias al igual que las nuevas tendencias que muchas veces nos marca la ciencia. el progreso lo imposible y la inocencia, no he leido el libro. solo decir que no desesperemos debemos polemizar, pero si escuchamos quizas nos demos cuenta de la naturaleza de las cosas.

  9. griet:

    Pues… la inocencia es algo que no he perdido, ( y no sé a quien darle las gracias por ello…) y a mi edad es algo extraño, eso no quita el que no sea responsable o que confunda ciertas realidades y tampoco lo tengo como sinónimo de “tontita”. Gracias a mi inocencia… puedo soportar estas fechas que se aproximan.
    Me encantas Punset!!!
    http://griett.wordpress.com/2009/11/16/lainocencia/

  10. Lidia Ribas:

    hola a todos,

    Yo también siento que a veces he perdido la inocencia y que no sé quien soy ni a donde voy..He perdido mis objetivos en la vida..Simplemente estoy ahí, vegetando…y soy como una alga, llevada por el mar de un lado para otro..

    Pero debemos recuperar la inocencia!!! A veces encuentro personas mayores que yo, con mucho más sufrimiento a sus espaldas, y con una sobredosis de inocencia y amor capaces de tumbarlo todo. Esas personas me transmiten energía…

    No tengo hijos, pero algún día, me gustaría tenerlos (si encuentro a alguien que quiera tenerlos conmigo)… Y si los tengo, soy consciente que deben pasar gran parte de su tiempo jugando, descubriendo, divirtiéndose y también aburriendose…Como decía un amigo mío hace poco, nos aburrimos poco!! También debe haber tiempo para el aburrimiento, para que surja la creatividad.

    Dejemos que los niños nos contagien de su inocencia, de su curiosidad (que tantas veces hemos perdido). Paremos un momento nuestro viaje por el mundo, tan farragoso y veloz, y sentémonos a curiosear..y a ser inocentes.

    Dejémonos amar por todo el mundo, y sobre todo, amemos a nuestros seres más cercanos, porque ya que nos ha tocado en suerte vivir con ellos, seamos felices amándoles y dejándonos amar (Marco Aurelio dixit)

    Para Reyes: Ánimo con tu hija. Espero y deseo que pronto encuentres una solución a su mutismo selectivo. No pierdas nunca la esperanza ni la inocencia…Seguro que tienes mucho que aprender de ella y de su mundo…Y no te quepa duda que sigue habiendo mucha gente inocente en el mundo, de buena fe, de buen corazón, que, a buen seguro, te pueden contagiar de todo ello.

    abrazos a todos, sed felices!

  11. agustin fernandez del castillo suardiaz:

    Hola a todos,

    El mundo real, no es solo un 50% de palabras bonitas, ideas bonitas, imaginación bonita, inocencia bonita, esperanzas bonitas, ilusiones bonitas, etcéteras bonitas.

    El mundo del adulto, debe ser un mundo, donde la práctica de un Amor integrador en la acción, confirme en el presente, un tipo de Conciencia Global que incluya lo bonito y lo menos bonito.

    La inocencia del adulto, es la inocencia del que no imagina sino que Es en el presente y su SER, ilumina , da sentido y transforma todo lo que aparece.

    Ser fuertes, para ser buenos.

    Esa cornada que ya dejo me penetre, porque con su penetración, mi Alma crece, es una inocencia sin adjetivos, que transforma el mundo. Un mundo, ahora ya integrado, porque lo miro sin imaginación, sin inocencia y en consecuencia, sin preferencias de bonitos y menos bonitos.

    Un corazón curtido, que no necesita ojos, y al que más bien le sobran, a los ojos de los demás, puede parecer inocente. Sin embargo, es solo un corazón maduro y preparado para expresar en la acción, nuestra autentica naturaleza.

    Enhorabuena Sr.Punset por el programa Redes y feliz 2010 para todo su equipo

  12. ana:

    me acabo de incorporar hace poco,y leyendo todo creo q la inocencia es una de las emociones q no debemos perder,y sino veamoslo,¿pq los niños tienen mayor capacidad para resolver las situaciones q un adulto ?¿pq ellos ven mas rapido el resultado? y los adultos pasamos de resolver a beneficiarnos de los resultados por un sentimiento de egocentrismo y de vanidad como si se tratase de un de un descubrimiento mundial al q le debemos la vida.los niños son mas altruistas y no ven en su planteamientos beneficios individuales,ellos quieren y desean un mundo mejor para todos en los q estan incluidos ellos y no hacen diferenciacion.viva la inocencia

  13. sandra:

    Me encantan las reflexiones que hace tu hija, la sigo desde hace tiempo y es muy interesante

  14. Fernando:

    Excelente libro y como Elsa nos tiene acostumbrado muy práctico y aplicable a todos.Es una necesidad hoy en día hablar de estos temas con esta claridad pues nos permite ahondar en el desarrollo personal de nuestra existencia como seres humanos.Gracias y os dejo como siempre recomendaciones y sitios web sobre el tema.
    tudesarrollopersonal.es
    eduardpunset.es/
    elsapunset.com/
    patriciaramirezloeffler.com/

    Salu2

  15. Natalia:

    La verdad es que estoy totalmente de acuerdo. Me ha gustado mucho el libro de elsa punset y si soy sincera me ha ayudado mucho en mi vida personal.Tras leerlo me atrevi a dar pasos que antes ni siquiera habia imaginado.Empeze a mejorar a nivel personal incluso yo que nunca me atrevi fui a un especialista de psicologia positiva que me ayudo enormemente d emanera online y presencial.Hoy me ha cambiado la vid apor completo.Les dejo la pagina d emi psicologo que agradezco y un par mas de info sobre el tema.Gracias y enhorabuena por la pagina web.

    http://www.fernandovalenciacolado.com
    http://www.pensamientopositivo.org/

  16. Alejandra Lakes:

    Leyendo este artículo me ha venido irremediablemente a la memoria algo muy similar que me sucedió hace apenas dos noches cuando estaba esperando en la sala de urgencias del Hospital La Paz, en Madrid. Resulta que la llevé a urgencias para que le viesen una posible conguntivitis y terminaron derivándola a urgencias de adultos y eran ya las 21 horas y estaba la sala hasta arriba.

    Como es normal era la única niña que había, tiene 3 años y a pesar de tener un ojo casi cerradito por las legañas estuvo horas jugando con el plástico que envuelve las botellas de agua. Jugaba y jugaba sin distraerse, sin fijarse en lo que sucedía a su alrededor. Sólo cambiada de lugar el plástico que como tenía algo de pegamento sobrante se ajustaba en cualquier parte de la botella.

    Recuerdo que en aquel momento estaba cansada, agobiada porque tenía los ojos fatal, super rojos, me daba mucha pena, había dejado en casa a mi marido con dos hijos más pequeños aún y ya se sabe que con urgencias nunca se sabe! podíamos haber estado allí una hora como cinco.

    Mientras esperábamos a que nos llamasen por megafonía, me di cuenta cómo los que nos rodeaban se fijaban en ella. Algunos incluso jugaban con ella, le hablaban, se interesaban por su estado. Y pude observar cómo una madre y una hija que habían llegado a urgencias hacía poco rato, se fijaron en ella en todo momento y al final, comentaron lo increíble que eran los niños. Cómo podía estar horas y horas jugando con una botella! Qué maravilla es la psicología infantil, yo cada vez más me sorprendo de cómo somos los adultos viendo cómo son mis hijos ahora. Tan inocentes, tan naturales. A veces uno puede hasta llegar a pensar que madurar nos empeora sobre todo viendo el mundo cómo está!!

  17. Pablo Maestro:

    La frescura e inocencia ante un mundo por descubrir, por vivir, pero sobretodo por sentir. Que nunca renunciemos a nuestra capacidad de asombro.

  18. Abel Pardo:

    El tema de los aeropuertos es realmente sugerente. La capacidad del ser humano de disfrutar los primeros años de la vida todo un mundo.

    Buen artículo.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.