Autor: Eduard Punset 9 marzo 2014

Los continuos ataques a ciudadanos indefensos en las plazas públicas por parte de violentos desenfrenados –pero también por las fuerzas del Estado, como ha ocurrido en Ucrania– llaman a la reflexión colectiva. ¿Cuáles son las razones que llevan a que se produzcan esos ataques personales y antihumanos?

Los analistas más prestigiados señalan que cuando se da una guerra civil –es decir, cuando los grupos iniciales de contendientes llegan a la conclusión de que la mitad o casi la mitad del país puede luchar a vida o muerte contra la otra mitad–, los resquemores de la contienda pueden durar cien años. A lo mejor se dejan de hacer reproches públicos por lo ocurrido o tienden a olvidarse las singularidades de la contienda, pero en el fondo de los corazones no se olvida nada.

En los países o las regiones que las han sufrido, los vivos siguen sin perdonar a los que ya han muerto. La gente no perdona. Todos los historiadores coinciden en que ese es el caso de los países que sufren una guerra civil. Cuando hay disparos, y víctimas por esos disparos, no se perdona, y en lugar del análisis de las causas de lo ocurrido solo queda el odio. La maldición de los unos contra los otros.

Pero no se quiere hablar de ello porque, en ese caso, el día a día se hace muy difícil. Los jóvenes que nacen y crecen después de la contienda suelen ser los únicos que no saben nunca nada de la cruenta guerra que sus padres entablaron contra sus vecinos. Es asombroso, pero se trata de una sociedad en la que los padres no olvidan nada, mientras los hijos lo desconocen todo.

guernica

Guernica, en plena Guerra Civil, tras el bombardeo de 1937 (imagen: Wikimedia Commons).

Hay quien piensa que eso es bueno. «Mira por donde –dicen–: la mitad del país no solo no participó en la contienda civil, sino que nunca supo nada al respecto, porque ni en la escuela ni, por supuesto, en sus casas se mencionó nunca lo ocurrido». En el caso de España, los jóvenes que nunca supieron nada tienen ahora unos setenta años y apenas les queda tiempo para hacer una perrería como sus padres.

«Y, sin embargo, los contados países en Europa que dieron curso a una guerra civil para sobrevivir lo han encajado mal», dicen otros. ¿Por qué? Porque los sacrificios realizados fueron muy grandes. Eran años en que se salía muy lentamente de la pobreza y el ánimo de la población resultó truncado porque unos tuvieron presente hasta el mismo día de su muerte que se había ganado la guerra a la otra mitad que tenía al lado. En la Segunda Guerra Mundial murieron tantos ingleses como alemanes, pero la victoria en este caso no obligaba a convivir con los vencidos. Los fallecidos eran de otro país; de otra cultura.

El otro día me topé en la calle con alguien para quien era normal y comprensible no formar parte de la otra mitad. La mitad que había perdido la guerra hacía más de setenta años no tenía una nación como la otra mitad, sino un terruño. De lo que se da cuenta uno enseguida es de que es bastante absurdo seguir bramando contra los del terruño. La culpa fue de todos hace más de setenta años. ¿O es que los convencidos de que era necesaria una sociedad basada en la libertad y la igualdad económica y de que hacía falta menos Estado estaban todos equivocados?

Históricamente hablando, el anarquismo –en parte tan mal entendido por la sociedad española– se centra en el poder del individuo y en la crítica de su relación con la sociedad; su objetivo es el cambio social hacia una futura sociedad libre.



19 Respuestas to “Convivencia”

  1. Redes para la Ciencia » Convivencia:

    […] Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset […]

  2. ana aquilino:

    Sr Punset , mi admiracion antes que nada , solo quisiera que sepa que en venezuela tambien tenemos un conflicto armado del gobierno contra un pueblo totalmente desarmado , todos los venezolanos en la medida en que podemos , al menos dar a conocer lo que pasa en nuestro pais, gracias , reciba un abrazo –

  3. José Soriano:

    Estupendo artículo. Pero sin ser experto en estos temas quisiera comentar que a nivel observador, tomando como dato la guerra civil española, opino que sí se ha influido en los hogares lo que sufrierón sus padres, abuelos en ella. A veces veo en tv programas en que aparece gente que no ha vivido la tragedia y la expresa como vivencia o vivida muy cercada, con comentarios culpatorios lanzado como dardos envenenados. Como bien dices el corazón no olvida; y parece ser que además es capaz de trasmitir sentimientos no vividos.

  4. @ChapulinND:

    Con frecuencia, la guerra es la única opción y oposición para combatir el error generalizado cuando aparece entre nosotros. Pensad en Hitler. Pensad en cuanta sangre y muerte se habría ahorrado Europa si una parte de Alemania hubiera tenido la fuerza y las condiciones (o la valentía) para levantarse contra Hitler impidiendo su crecimiento desmedido transgermánico. El Mal crece cuando no se le combate a tiempo, al costo de muerte y sangre, si es preciso. Pienso en la Rusia post soviética de un Putin expansivo, voraz, antidemocrático, antirepublicano, antimoderno y pienso en ese error histórico que significa el Chavismo en América Latina – omitido por Punset en su artículo – también expansivo, voraz, antiamericano, antioccidental, socio y alineado subterráneamente, a través de Cuba, con Rusia, con Siria y con el Irán medieval de los Ayatolás.

  5. Alba Pereyra Milco:

    Cunta razon tiene el sr,Punset aqui en Argentina se vivio aunque algunos no lo reconocen una guerra civil en los años setenta,seguimos divididos vecinos familia ,cuanto dolor, cuanto, produce esto ,y si, los jovenes ya no saben nada,aunque hay quienes desde el poder los estan reclutando para su provecho,se vera con unos años mas cual es el resultado,creo sera :mas divisiones Gracias por su analisis Sr.Punset,lo sigo hace años ,cuanto lo admiro !!!

  6. Luis Miguel Manene Cerrageria:

    Querido Eduard:
    Desde FORO no hemos vuelto a vernos.
    Sigo tu blog , comprobando que sigues en la brecha luchando por un país solidario y comprometido en su evolución futura.
    Respecto a lo que mencionas en este post, es cierto que nuestra generación no ha sido documentada sobre nuestra guerra civil, aunque en el caso de los perdedores, su frustación si se ha mantenido insuflando a los hijos, e incluso en muchas escuelas partidarias, la historia que más favorecia a sus ideales.
    Hoy en día, muchos de la actual clase política utilizan demagogicamente los sentimientos generados en la guerra del 1936, para insuflar , otra vez, nuestras diferencias e hitos tradicionales, de manera que siempre se mantenga el nefasto mito de las dos Españas.
    Necasitamos de líderes a nivel europeo y nacional que utilizando las nuevas tecnologías de la comunicación, nos lleven hacia la era del conocimiento, después de haber derribado más de un muro deBerlín en el camino hacia unos Estados Unidos de Europa.
    Un abrazo
    LMMC

  7. Eduardo G.:

    Muy buena reflexión.
    Las guerras nunca conducen a nada bueno, solo a muerte y miseria.

  8. Yela:

    Me detengo a pensar si en la actualidad crear guerras civiles tiene un tentáculo que viene de los poderes mundiales, una nueva forma de manipular por poder?

  9. pepeluiscuestatitos@gmail.com:

    El Poder es malo porque recorta la libertad del ciudadano. El anarquismo es peor aún. De la libertad no sólo se beneficiarían los ciudadanos honestos, sino también los delincuentes, ya que la libertad sería para todos sin distinción. ¿Os imaginais que las mafias no tropezaran con el freno del Poder establecido? Estaríamos en manos de Alí Babá y sus cuarenta ladrones. Viviríamos esclavos de los fuertes grupos mafiosos.
    Para nuestra desgracia, no vivimos en tribus, sino en enormes ciudades, con enormes problemas. Uno de ellos es la necesidad inevitable de un Poder, que en la practica, no convence ni a tirios ni a troyanos.
    En el mundo existen o han existido infinidad de formas políticas de gobierno, pero no conocemos ningún país donde no exista el poder central.
    De todas formas resulta agradable encontrarse con personas preocupadas por mejorar la orientación del ciudadano hacia la libertad.

  10. Josep Maria Valls:

    Hoy día en España hay muy pocas personas que “hicieran” la guerra civil,y hay otros pocos que solo la vivieron.Los que la hicieron,estos no la olvidan,ni los unos ni los otros,ahí está el drama. Pero lo peor de todo,es que los historiadores sean de un lado o de otro no les dejan olvidar,todos empiezan la historia donde les interesa y la cuentan según del lado que sean sus antepasados.
    Esto es lo mas terrible,que no se den cuenta del daño que hacen.

  11. Nieves MORENO Barón:

    Estimado Eduard, Mis abuelos y mis padres salieron de España exiliados por la guerra civil española. Quiero que sepas que no olvidamos, que estamos informados. Los motivos por los que nos cambiaron la vida a todos viven en nosotros. Siempre tuvimos la libertad de conocer la historia, hablamos de ella y la estudiamos con libertad en el Colegio Madrid, en México. Mientras el gobierno de España no nos reconozca y todos los españoles sepan lo que pasó y no vivan sín conocer su historia, no nos rendiremos. Tengo 60 años y no quiero que me encasilles entre los que no saben que pasó, eso será en España, porque los j
    Hijos y Nietos de los Republicanos Españoles estamos más que bien enterados. Estoy muy orgullosa de que mi abuelo materno fuera Anarquista y mi abuelo paterno diputado por la República Española, de manera que te pido que no hables tan frívolamente de lo que pasó en España. Muchas gracias. Nieves Moreno Barón .

  12. un sueño enorme:

    O quizá sí estuvieran todos equivocados; o, mejor dicho, no del todo acertados. Quizá no sea cuestión de más o menos Estado, sino de más o menos sociedad. Sabes que somos indefectible y afortunadamente hiper sociales; pues por qué no hacer sociedad al máximo, implicarnos por completo en el bien social, el bien común. La ética, que nos redimirá, no es sino lo mejor para todos y cada uno de los individuos, de los ‘asociados’.

  13. Memo-ría:

    Las cosas y sucesos casi nunca son tan sencillos y simples como nos lo presentan o como hemos de digerirlas para no sufrir y cuestionar lo establecido.Incluso muchas veces aún habiéndolo vivido,se nos pueden haber escapado múltiples detalles transcendentales.
    Por poner un ejemplo actual,vivido y aquí citados,los de Ukrania y Venezuela,aún habiendo actuado las fuerzas del “orden” (ordenado,obediente o militarmente),¿quién no puede poner en duda la intervención de vectores infectantes de terceras interesead@s partes?,¿Quién puede asegurar la no intervención de francotiradores,mercenarios,sicariosy demás especímenes ,al margen de las leyes de convivencia?.¿ Cuál era la razón ?.¿Cuál el interés justificante?.¿Cuáles eran las situaciónes previas a la/s guerras?.¿Se había elegido democrática y “limpiamente”esa anterior situación?.¿Porqué casi siempre tiene que ser la misma parte la que ha de perdonar y la otra dominar?.¿Libertad centralizada?.¿Anarquía ó “Libertarí@ ” ?.
    La convivencia es algo complejo dentro de un sistema complejo,llamado vida o existencia.
    Ya lo dijo Warren Buffet,de profesión ,megamultimillonario:
    “There’s class warfare, all right, but it’s my class, the rich class, that’s making war, and we’re winning.”
    “Hay una guerra de clases,de acuerdo,pero es mi clase,la clase rica,la que está haciendo la guerra y la estamos ganando”.

  14. Juan:

    Senor Punset: Una pregunta seguramente sin respuesta, es la siguiente: Usted que tanto sabe de ciencia y por su contacto permanente con hombres de ciencia pregunto: ¿No sería posible atrapar al gen de la barbarie humana y exterminarlo por los siglos de los siglos? Pues esto del genoma humano hasta para un profano como yo, se nos antoja incluso hasta familiar.

  15. Juan:

    Una pregunta más para el señor Punset, es esta: parece que es imposible extirpar del comportamiento humano, es decir, entre personas, los pequeños odios y desavenencias de todo tipo pero a escala pequeña.
    ¿Qué ha hecho la especie humana en unos cuantos millones de años para extirpar de la Tierra estas guerras terribles en las que, siempre mueren los que menos culpa tienen de nada, y que siempre terminan cuando ya no hay más inocentes que matar? No ha hecho nada, pero se podría hacer mucho.

  16. Charla RD:

    Desgraciadamente en nuestro país los dos partidos mayoritarios han utilizado los bandos de la guerra civil como sus territorios naturales, ayudando así a que la división del país perdure

  17. Jaime:

    También es importante considerar la nueva mentalidad de la llamada “Generación del milenio”, para la que, debido al impacto de Internet y sus redes sociales, la actual democracia representativa ha quedado ya obsoleta. Para ellos es necesario reinventar la democracia y hacerla más directa y transparente. Más que políticos, esta nueva generación quiere gestores, y más que autoridad, diálogo y transparencia. Para estos jóvenes no es tolerable que la sociedad civil no cuente con medios democráticos y legales para influir en la gestión del gobierno sin necesidad de recurrir a demostraciones masivas, que terminan en violencia, porque ya son escasos los gobernantes que tienen en consideración las pacíficas.

  18. Salvador:

    Eduard, los datos históricos a mi parecer nos muestran que ningún bando de la guerra civil española tenía como misión reducir el estado, ni siquiera los anarquistas. Le dejo un magnífico artículo de Bryan Caplan que disecciona muy bien el tema. http://econfaculty.gmu.edu/bcaplan/spain.htm.
    Por otra parte yo creo que los auténticos defensores de la libertad fueron librepensadores dispersos que hubieran salido perdiendo con cualquiera de los resultados (y ellos si pedían menos estado).

  19. Bayardo Vera:

    Hola Eduard Punset, que interesante, mucho en lo sumo, y porque lo digo, soy un ciudadano de Venezuela específicamente de Mérida, una de las ciudades con más conflictos hoy día, van más de 30 muertos por las diferencias políticas en mi país, estamos llegando a una situación en que la espiral de la violencia puede crecer a tal magnitud, que luego no podremos regresar y decir que convivimos como hermanos, que lo somos!, no es el punto de una guerra civil dios quiera y no lleguemos a eso, pero tratando el tema son dos generaciones la que viven esos conflictos, eso quiere decir que se necesitarán tres generaciones cuando mínimo para que no quede rastro alguno de odio, no es necesario que se llegue a eso, los conflictos deben ser solventados con la razón, debemos ser más que cavernícolas valga la expresión, somos más que eso, con la capacidad de avanzar.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.