Autor: Eduard Punset 15 enero 2014

1MIncreíblemente, se ha alcanzado el millón de fans que, desde Facebook, dedican un pensamiento, un e-mail, centenares de contactos, miles de impulsos para cimentar las redes sociales de una gran familia, que supera ya el millón de personas. Somos la gran sorpresa por haber conseguido estructurar a un colectivo interesado en la divulgación científica y, sobre todo, en su impacto en la cultura popular; de manera inédita y nunca vista en América Latina o España.

Somos una gran familia -y por ello quisiera agradecer a cada uno del millón de personas en Facebook o del medio millón en Twitter- que, sin proponérselo, hayan conseguido disminuir el espacio demográfico dedicado al dogma, redescubrir la importancia de la intuición y las emociones, colocar a la voluntad popular en el centro del sistema de toma de decisiones, darse cuenta de que cualquier tiempo pasado fue peor y de la necesidad de abrirse a las demás competencias y personas.

Gracias por dejarme ser como uno de vosotros.

Eduard Punset

millón

.

.



4 Respuestas to “Un millón de gracias para un millón de fans”

  1. Juan Guillermo:

    Felicitaciones, es una gran logro, ahora seguir creciendo y seguir llegandole a la gente.

  2. Angel Gonzalez:

    dmirado Sr. Punset,
    En primer lugar, transmitirle mi decepción por lo que ha sucedido con su programa REDES
    Una vez que lea lo que le escribo – algo muy improbable entre 1.000.000 – es posible que no crea nada de lo que en estas letras hay, pero, todo ello es cierto y de todo ello guardo las pruebas que lo confirman. Si me dirijo a usted es porque de verdad que me ha impresionado su espíritu de curiosidad y la admiración que siempre ha mostrado a sus entrevistados, creo que usted equivocó su profesión.
    Soy un TMA jubilado que ya pasa de los 64. Desde que tenía 24 años no he parado de hacer investigación, pues ha sido la pasión de mi vida. A esa edad fui entrevistado en TVE y en un reportaje del NODO por un invento que hoy en día está en todos los enchufes del mundo. Poco después, y habiendo comprendido por donde se emitía la mayor cantidad del ruido de los reactores, escribí a las mayores empresas de construcción de ese tipo de motor para sugerirles, incluyendo dibujos, cómo se podría amortiguar el ruido de los reactores. Aunque todas ellas me respondieron amablemente, no pareció que creyesen en ello. Menos de 10 años después, todas cambiaron la forma en que los fabricaban. -Aún conservo las cartas de Snecma, General Electric y Rolls Royce-
    A los 38 años inventé un motor de válvulas concéntricas cuyas emisiones, todavía hoy, son insuperables según el certificado emitido por la E. T. S. I. I. de Madrid. Por esa invención recibí el Gran Premio de Ginebra 1991, el primer premio IFIA y el premio de la Fundación Internacional de la Energía. Con motivo de ello, varios reportajes en prensa (Diario El Mundo, 2 páginas completas, por ejemplo) y parabienes incluso de la Universidad de Michigan State. El proyecto se paró pues a pesar de contar con ayuda de CEDETI, la empresa a la que se adjudicó la puesta en marcha (Astafersa) resultó que era propiedad del Consejero de Industria de la junta de Galicia, y al detectarlo en el Ministerio de Industria, se detuvo el proyecto. (Es tal la pureza de los gases emitidos que en el certificado de emisión de gases de la escuela de Ingenieros, el catedrático escribió “Una vez analizado el tubo de escape, al parecer no hay un catalizador) Era lógico. CO 0,1 % CO2 10% y lo que es inalcanzable en la emisión de HC: 14 ppm Un motor de combustión interna como aquel -con carburador- no puede bajar sus emisiones de menos del 2% de CO 13% de CO2 y nunca de menos de 1000 ppm de HC.
    Dedicado desde entonces al estudio de la física puedo asegurarle que tengo descubiertos 2 fallos de concepto en el experimento de Michelson – Morley, el primero de ellos podría definirse como “garrafal”. Posteriormente, dediqué 6 años al estudio del origen del espectro de la luz, habiendo conseguido la única fotografía que se ha hecho del lugar y la forma que tiene el espectro de la luz en el interior de un prisma. Gracias a ello, conozco la solución al verdadero origen de la difracción de Raleigh, incluyendo las causas del arco iris, y creo que estoy en condiciones de afirmar que soy la única persona que ha sido capaz de reconvertir el espectro de la luz en luz blanca, pues como saben muy bien los físicos, a pesar de las afirmaciones de Newton en ese sentido, sin afirmar que él hubiera mentido, nadie ha podido repetir ese experimento después de sus dibujos en su libro Optik.
    Mi trabajo fue reconocido y aceptado por el profesor Stanley Gedzelman del City College de NY, durante varios meses de 2008 en que trabajó en la UGR, pero, ¿sabe usted qué me dijo cuando le pedí que se implicase y me ayudase?.. “Puede usted decir que reconozco su trabajo como cierto, pero no me pida nada más por favor, yo ya soy mayor y no puedo meterme en esos líos” El profesor Gedzelman ha visto nacer y crecer ese trabajo en el que, por ejemplo, se demuestra que la superposición de 2 espectros procedentes de un mismo prisma, en vez de ver aumentada su temperatura como cuando proceden de 2 prismas.. Disminuye en más de 1,5º. Esto va contra uno de los principios fundamentales de la física, pues la suma de 2 fuentes de energía no puede dar menos energía; pues la da, St. Punset y el profesor Gedzelman y yo sabemos por qué.
    Finalmente, en los 3 últimos años he estudiado las fuerzas que intervienen en la formación, estructura y evolución de los huracanes, incluyendo las causas de los cambios en la velocidad de sus vientos. A propósito de este trabajo y una vez que le envié a Dn. Florenci Rey el paper que preparé, me respondió, la verdad que muy amablemente enviándome un email diciéndome que era un trabajo completo, profundo y exacto. Increíblemente me he encontrado con extrañas y absurdas oposiciones a su publicación a pesar de contar con una subvención de la American Meteorological Society de casi 5.000 $ para publicarlo en sus revistas.
    Como quiera que los físicos se agarran a lo establecido, entre lo que se encuentra la llamada “Fuerza de Coriolis” y puesto que en ese trabajo no aparece por ningún lado la necesidad de esa fuerza para que los huracanes roten como lo hacen, en el último año he intentado averiguar si ésa fuerza existe realmente, para lo cual he investigado el comportamiento del Péndulo de Foucault, fenómeno físico al que también se le adjudica la influencia de la citada fuerza. Gracias a la colaboración de la UGR – profesor Cabrerizo- que me ha permitido utilizar sus laboratorios, he descubierto la forma en que la gravedad y la rotación obligan al péndulo a comportarse como lo hace, desvelando cuantas anomalías suceden con él. Apoyándome en ese conocimiento, y con el fin de conseguir pruebas que avalasen mi proyecto, el pasado 3 de Noviembre me fui a la isla de la Sal en Cabo Verde mientras, muy cerca de la línea ecuatorial, pasaba la sombra del último eclipse híbrido de Sol. Gracias a los conocimientos que tengo acerca de la verdadera forma en que la gravedad afecta al péndulo, en ese día obtuve el llamado Efecto Allais en todos los lanzamientos, algunos de los cuales consiguieron una intensidad de desvío que superaron los 100º.
    Es posible que no lo recuerde, pero desde que en 1954 y 1959 Maurice Allais detectó desvíos de un péndulo simple de entre 12 y 14º nadie ha conseguido siquiera ver unos pocos grados. Una vez que comuniqué y envié los vídeos de esos hallazgos a la Fundación Allais, me citaron en Paris el pasado 6 de este mismo mes. Allí me entrevisté con el Sr. Jean Bernard Deloly, persona que a su condición de amigo y colaborador de Maurice Allais, se añade el hecho de que fue General de Ingenieros del ejército francés y director del departamento de armamento de misiles de Francia. Hemos quedado en avanzar en algunas cosas que quedan pendientes y con el apoyo de la UGR -profesor Miguel cabrerizo- preparar una expedición para que en próximos eclipses se puedan repetir mis experiencias y publicar además las causas de las verdaderas fuerzas que afectan al péndulo.
    Y ahora es posible que usted se pregunte cómo es posible que de todo ello apenas haya referencias públicas, yo no tengo respuesta segura para ello, pero tal vez esté en que en muchas ocasiones no hay honestidad en reconocer el mérito de obras ajenas.
    Esperando no haberle aburrido, le envío un cordial saludo.
    Angel González

    Una última cosa: ¿Recuerda usted aquella frase tantas veces repetida de Descartes “Pienso, luego existo” Pues quien le ha escrito lo anterior, cree que más cierta es esta otra: “Pienso bien, luego sé que no existo” Un pequeño ensayo lo demuestra, y créame, una vez que se asume ello, no hay problema que nos aflija.

  3. Charo:

    Soy una del millón, pero las gracia te las doy a ti, porque me sentía un bicho raro, pensaba que quizás era una quimera, una irrealidad, vivir desde la positividad, que la lógica , la intuición, las emociones no sólo no están reñidos, sino que se apoyan entre sí. …no pararía de contar. Gracias por animarnos a crecer..

  4. Cabestro:

    jaja
    que gracia y que salero.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.