Autor: Eduard Punset 6 octubre 2013

Ya no hay remedio. No puede hacerse nada. El tiempo pasado estos últimos días es el que marca las tonalidades y los recuerdos más recientes. La gente ha postergado al pasado, definitivamente, lo que se vivió en verano. De los detalles, es cierto, recordamos algo; de las grandes tendencias o pautas apenas sabemos ya nada.

¿Detalles? Nunca he olvidado la noche que cené con una persona que estaba en la mesa de al lado y que, aunque nunca lo pude imaginar, acabaría conociendo como al ser más querido. Se me ha ido de la memoria, en cambio, el momento en que decidí aposentarme en aquel restaurante o el motivo por el que lo hice. Me quedaron grabados para siempre, por el contrario, el color violeta oscuro de las servilletas y, sobre todo, sus ojos grises. ¿Por qué una cosa y no otra?

Hoy en día –gracias a haberlo experimentado– sabemos que la memoria hace lo que quiere con las grandes tendencias o acontecimientos que han rodeado el evento que nos interesa recordar. En cambio, tendemos a no olvidar el detalle con una intensidad inesperada. Pero son recuerdos entrecortados en los que se mezcla la obcecación con el detalle, con los hechos inventados. No se trata solamente de que no recordemos el antes y el después, sino que nuestros circuitos cerebrales son capaces de reinventar el pasado como si hubiera sido alguna vez realidad. Hasta tal punto que no podemos fiarnos de la memoria del pasado en absoluto; solo de los detalles más ínfimos.

Es estremecedor recapitular lo poco que sabemos del cerebro. ¿Cómo se ha podido vivir tantos años sin saber nada de nada de lo que nos estaba pasando por dentro? Para descubrir algo del futuro, para encontrar trabajo, por ejemplo, se estaba convencido de que el llamado ‘coeficiente intelectual’ tenía el secreto de lo que se nos venía encima. El denominado, erróneamente, ‘coeficiente intelectual’ nos servía para determinar nuestro trabajo ideal. Han tenido que pasar décadas antes de que nos diéramos cuenta de que un porcentaje elevadísimo del paro juvenil se debía a nuestro empeño en identificar el trabajo que mejor nos convenía. Tendíamos a basar nuestras vidas y nuestro trabajo en las competencias que habían servido durante la revolución industrial, no en las que precisan en la sociedad del conocimiento.

the-persistence-of-memory

La persistencia de la memoria, de Salvador Dalí (Imagen: WikiPaintings).

Para encontrar trabajo hoy en día, es imprescindible dominar algunas de las disciplinas necesarias para moverse en el mundo digital, saber gestionar las emociones que mueven a la gente, conocer el entramado inicial que permita explotar a fondo la intuición en lugar de la razón y, por supuesto, descubrir cómo innovar mediante el uso de las redes sociales.

Desconocíamos totalmente el papel de las ideas y no solo de los dogmas. ¿Alguien se ha fijado en el papel sobredimensionado que han representado los dogmas en lugar de los sentimientos? La mayoría de las parejas con hijos, de las escuelas, de los empresarios estaban convencidos de que lo importante era profundizar en lo que uno supuestamente ya sabía. Ni se atisbaba la posibilidad de que competencias afines fueran más importantes que la propia especialidad.

Hoy empezamos a descubrir que la capacidad de comunicación y de empatizar con los demás tiene tanta o mayor importancia que la propia especialidad. Es totalmente necesario conciliar hoy la empatía, el afecto, con el conocimiento. Resulta que tenían toda la razón del mundo aquellos que se dieron cuenta de que los ratones que eran lamidos de forma repetida por sus madres tenían una esperanza de vida mayor que la de los ratones que no fueron lamidos por sus madres.

Es cierto que tienen su importancia la educación y salud física para el entramado mental, sanguíneo y el funcionamiento de los órganos. Pero no puede olvidarse que hay distintos modos de percibir lo que está ocurriendo; el afecto o el rechazo pueden violentar, sin que lo sospecháramos, la percepción del proceso.



22 Respuestas to “Claustrofobia”

  1. Clara:

    Se pudo vivir sin saber nada de los que nos pasaba por adentro, porque era la necesidad de formar las bases y estructuras de la ciencia, y no hay duda que era un camino para Duros, de hecho las bases de las ciencias duras como les dicen.
    Una vez hechas las bases pudimos evolucionar y poner los sentimientos en juego, entrar en la entramada revolución tecno – biologica, ( ciencias blandas seran?)

  2. Clara:

    Hablando de circuitos cerebrales, me he encontrado algunas veces memorizando un hecho puntual y yo agregandole cosas a ese recuerdo puntual. Agregandole cosas no inventadas, sino cosas imaginadas por mi en algun momento.
    Es decir recuerdos de mi imaginacion pegados en recuerdos de hechos reales..
    Gracias! Eduard Punset, fantastico el comentario porque hacer rebobinar y cuestionarse, hasta siempre

  3. Paco:

    Gracias

  4. Javier:

    Un artículo genial, 100% real y actual. Enhorabuena

  5. DARIO:

    me encantan sus publicaciones, lo sigo siempre sr. punset, espectacular la informacion que da a conocer. felicitaciones…

  6. Isabel Sastre:

    Sencillamente,.. genial,..

  7. Borja:

    La coherencia del caos! Al igual que un tablero de ajedrez en una partida existe un caos para quien desconoce las reglas, el pasado y futuro que se pretende, existe a su vez una coherencia en cada movimiento! Igual nos pasa a nosotros, ya que estamos en mitad de una partida, donde desconocemos las reglas, los movimientos que se han dado y los que se van a dar y donde aunque nos cueste creerlo, no somos los protagonistas de la partida, sino simples observadores. Disfrutar de la partida, pero no queráis controlarla, ni tan siquiera entenderla….

  8. salvador:

    el artículo cae reieradamente en el dequeismo (usar el de que cuando de prescindible

  9. martha avila alvarado:

    ¡Que maravilla leerle y escucharle Maestro Punset!, muchas gracias por compartir su sabiduría de forma clara y sencilla.

  10. bhomar:

    Muchas gracias por compartir estos pensamientos que ayudan a ver el mundo al margen del sistema de control global actual.

  11. Evaristo Nuñez Nesvadba:

    No se como dirigirme a usted si Sr., Maestro, Profesor, Dr., o si tiene matricula que lo habilite de algún otro título profesional, no lo digo con ironía sino que desconozco su profesión, lo conozco por las propagandas del pan y de haberlo visto en televisión, pero bueno en concreto que es lo que me importa realmente, es lo siguiente, alguna vez y es una pregunta que le hago, habló del tema del ozono de su utilidad en medicina, en los beneficios que supuestamente tiene para curar, aliviar calmar la sintomatologia de enfermedades, digo supuestamente porque yo no lo tengo claro.
    Todos sabemos de la necesidad del dinero para vivir, pero si realmente el ozono es lo que dicen ser, se terminarian muchos negocios de los laboratorios y como nadie desconoce el poder de estos, me gustaria si es tema que a ustede le compete, pudiera hablar de ello para asi tener una idea mas clara y si realmente es algo beneficioso para la salud mundial tuviera los huevos suficientes que se necesitan para dar una opinión de este tipo.
    Desde ya le doy gracias si llega a leer mi comentario, por el tiempo dedicado a ello y si aun mas llega a hablar del tema, y da una opinion verdadera desde su punto de vista, honesta, real y desinteresada, se lo agradeceria aun mucho mas.
    Si alguna vez ha realizado alguna exposicion del tema y yo por ignorancia no lo supe, le agradezco me pudiera informar donde puedo verla o leerla, para saber así su opinion.

  12. anonimo:

    Me gusta mucho tu trabajo

  13. fina:

    Gracias por permitirnos disfrutar de los temas cíentíficos de sus programas. Son muy buenos.

  14. milagros:

    Hola:Soy una amiradora suya dios lo guarde muchos años

  15. jose:

    gracias por sus conocimientos

  16. vanessa:

    Un genio de la comunicación….es un privilegio poder contar con su fuente de conocimiento viviendo en una sociedad en la que en la tele ya no hay nada que ver porque aburren los programas con tan poco alimento para el cerebro y el alma

  17. Anna:

    Hacia tiempo que no te leía, luego hacia tiempo que no disfrutaba tanto, gracias Maestro

  18. @infinito007:

    Admirado maestro,venimos de un claustro pequeño a un claustro mayor,tan grande como nuestra mente alcance,es indudable que nacemos fragiles y todo nos aprieta,hasta el aire y el pensamiento,nuestro destino es incierto y aunque moldeables ,empezamos a moldear los elementos.

  19. jose turuelo lopez:

    gracias eduardo tenia que haber muchos como vd. ….

  20. pedro:

    querido Punset, siento un gran respeto y admiracion por usted. La manera de decir las cosas y darnos a entender que la vida es muy complicada y facil a la vez, con sus misterios y mundos ocultos a los ojos del hombre y sin embargo abiertos a las teorias cientificas. unas probadas otras por entender y las demas solo para entendidos. Pero no se contradice en el segundo parrafo del texto>?

  21. un sueño enorme:

    Como dice la canción: lo que me explicaron con amor, se quedó. Además, puede que algún día dejemos el absurdo lema ultra repetido de que hay que estudiar para aprender a trabajar, y consigamos que la empresa se forme a partir de lo que disponga el mundo académico.

  22. cia:

    esto se cura facilmente, en fin algunos procesos cerebrales primarios pueden estar copilados en la respuesta final del individuo, si sometemos a supervivencia pura a este, puede que se reeduque, a 30 mts de profundidad con apenas aire para respirar y dandole algún tipo de premio a -8, será suficiente.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.