Autor: Eduard Punset 28 julio 2013

La ciencia puede contestar preguntas que siguen abiertas a pesar del tiempo transcurrido desde la primera respuesta. La teoría cuántica nos ha demostrado, por ejemplo, que dos partículas distintas permanecen entrelazadas aunque vivan en distintos hemisferios. Cuesta aceptarlo. Me dicen que se trata de la vida de partículas microscópicas; el mundo microbiológico va a su ‘bola’, no tiene nada que ver con el mundo al que estamos acostumbrados.

Otro misterio parecido. Se nos dice que todos los átomos que se mueven a raíz de un desafío suelen elegir el mismo camino; pero que lo que es verdad de un promedio puede no serlo de un individuo. No puede olvidarse nunca esta falta de automatismo o exactitud. Les explico a mis amigos que en las primeras semanas del embrión en el vientre de su madre se produce una descarga hormonal que decide el sexo del individuo afectado; basta con comparar la longitud de los dedos índice y anular de su mano derecha. De ser iguales o mayor el índice, se trata de una hembra; de ser el anular más largo que el índice, se trata de un varón. Pero hay excepciones, y basta con contemplar la cara de asombro de la mujer cuyo meñique es más largo que el anular, o la del varón cuyo índice supera con mucho la longitud del anular.

Es el momento de recordar que lo que es verdad de un promedio puede no serlo de un individuo, pero no siempre cuela. La verdad es que a todos nos gustaría que la regla no fallara. Otro lugar común: ¿es mejor estar solo cuando se quiere pensar en serio?

El romanticismo apuntaba a la soledad. No solo era más útil a la hora de decidir, sino que la soledad era el requisito indispensable para no ser distraído con otros menesteres. Hoy, la ciencia está demostrando que la soledad puede transformarse fácilmente en una enfermedad y que las redes sociales, el contagio de la manada, es un mejor acicate para las buenas decisiones que la soledad. Y, sin embargo, ¿cómo negar que en algunas ocasiones la reflexión solitaria es más productiva?

Mellizos

Gemelos dicigóticos o mellizos (Imagen: “Wikipedia”).

La posibilidad de que la experiencia individual pueda mitigar lo que dictaría la genética es otro de los principios más recientes aportados por la ciencia. Se dice que nunca hemos dispuesto de tanta información como en la actualidad; en realidad, para no equivocarnos, basta con analizar una parte de la ingente información disponible. Tan es así que no es difícil que se difumine la antigua división entre los marcados por la genética individual y los otros. El dispositivo cognitivo, unido a la experiencia individual, puede hacer vacilar el peso tradicional de la genética. En realidad, es difícil encontrar a alguien a quien el peso de los mecanismos cognitivos no neutralice al peso de la genética.

Acabo de encontrar, sin embargo, a un amigo padre de dos mellizos marcados por caracteres totalmente opuestos. «Al comienzo –me dice–, intentaba que se aproximaran las posiciones respectivas, pero al final tuve que aceptar la disparidad entre los dos mellizos, con la presunción de que lo adecuado era mantener la diferencia genética».

¿Qué habría sido mejor? ¿Utilizar todos los recursos modernos, que son impensables, para hacerle cambiar al otro, sin violencia, de opinión? ¿O dejar a los dos que cimentaran sus personalidades distintas impuestas por la genética mucho antes de que el comportamiento tuviera la ocasión de manifestarse?

El desafío central de la ciencia en el siglo XXl consiste en entender el pensamiento humano en términos biológicos. El interés cuajó cuando a finales del XX la psicología cognitiva se fusionó con la neurociencia, es decir, la ciencia del cerebro. El principal instigador ha sido el profesor Eric Kandel, de la Universidad de Columbia, al hacer posible que nos planteásemos cómo percibimos, aprendemos y recordamos; cuál es la naturaleza de las emociones y de la empatía; y cuáles son los límites del libre albedrío.



12 Respuestas to “Hay excepciones”

  1. Redes para la Ciencia » Hay excepciones:

    […] Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset […]

  2. Carmen Collado Simón:

    Las matemáticas, ciencia que me enseña a entender la filosofía desde la lógica, también es una de las bases de la música… puesto que está presente en diversas áreas de ésta y es evidente en las afinaciones, disposición de notas, acordes y armonías, ritmo, tiempo, y nomenclatura.
    Los teóricos de la música frecuentemente utilizan las matemáticas para comprender la música. De hecho, las matemáticas son “la base del sonido” y del sonido mismo “en sus aspectos musicales… exhibe una apreciable gama de propiedades numéricas”, simplemente porque la naturaleza en sí misma, es “sorprendentemente matemática”. Sin ser conscientes de ello, nos rodea y ampara en sus supuestos naturales… el nacimiento de los pétalos de una flor, o en la lógica de un texto…las matemáticas nos acercan al razonamiento, a la comprensión del entorno, a la visualización del arte en todas sus expresiones, en lo cromático del mundo… la voz es música, las palabras lo son… nos embelesa porque nos hace partícipes de la sensibilidad necesaria para dulcificar nuestros instintos. Al fin y al cabo, la especie humana sigue en périodo de evolución… me envuelvo en ella para estudiar, para reflexionar, y al disfrutar con sus acordes, establezco nexos de unión entre lo que soy y lo que sueño. En el principio Dios creó el hidrógeno y de él, creó el helio, el carbono, el hierro… y de su gran explosión, creó la luz en el universo. Se expandió en nebulosas y galaxias, surgieron todas las estrellas… y por efecto de la gravedad, la materia y la antimateria chocaron dando paso a las distancias justas entre el sol y la tierra, para que todo se enfriara y la vida surgiera…no creo en la casualidad de las cosas, sino en un error que provocó la casualidad de la vida… en esos agujeros negros en los que la materia es densa y complicada… y a esa diferencia científica, inexplicable y maravillosa, yo le llamo Dios… mi querido Don Eduardo. La ciencia nos acerca a Dios, no nos aleja.

  3. Elisa:

    maravilloso…

  4. Adela:

    “en las primeras semanas del embrión en el vientre de su madre se produce una descarga hormonal que decide el sexo del individuo afectado”.

    Esto es incorrecto. El sexo de un individuo (humano en este caso) se determina en el momento de la fecundación: XX, XY. No es lo único incorrecto del artículo, pero esto es un error muy grave.

  5. Françoise:

    Desde luego, al mirar esta foto de los dos pequeños gemelos con las manos entrelazadas, de una ternura y una placidez increíbles, me resulta imposible pensar que el mal sea intrínseco a la naturaleza humana.

    Si bien la naturaleza a veces se equivoca y la genética nos marca a todos al nacer, pienso que cada ser humano es único, y en nombre de la libertad o del libre albedrío, tenemos que aceptar que cada cual tiene el derecho, por no decir la obligación, de expresarse o manifestarse como es, siempre y cuando no perjudique al próximo ni se haga daño a sí mismo. Yo creo más bien que hay que flexibilizar, modular las enseñanzas, adaptar la educación a las necesidades individuales, corrigiendo, por medio del aprendizaje de la gestión emocional, los defectos, carencias o excesos inherentes a una personalidad determinada. Efectivamente, lo que es válido para uno puede no serlo para otro. Lo comprobé con mis hijos, de carácteres muy distintos. A uno había que frenarle (se tomaba al pie de la letra que lo importante en la vida era ser feliz!!!), y al otro al contrario, siendo más reservado y más bien tímido, era necesario empujarle, ayudarle a tener confianza en sí mismo.

    En cuanto a la ciencia, si bien puede dar una respuesta a muchas preguntas, creo que quedan y quedarán muchas en suspenso a las que no podrá contestar. Además, la mayoría de estas respuestas o demostraciones no son acequibles para la inmensa mayoría de las personas. A mí cuando me hablan del “Bosón de Higgs” o “partícula de Dios” …, pues …no lo entiendo; y como yo, muchos y muchas, incluso con formación científica! Es curioso como aceptamos con tanta facilidad “verdades” que no comprendemos -para mí creer a pie juntillas en lo que no comprendo es un acto de fe!- mientras rechazamos el resultado de numerosas pruebas científicas, sobre la consciencia por ejemplo, para mí tan válidas -o más!- como las anteriores. Pienso en el libro “Consciencia más allá de la Vida” del Dr. Pim Van Lommel y “La Prueba del Cielo” del Dr. Eben Alexander. Sus autores son médicos, científicos, incluso uno neurocirujano especialista del cerebro!

    Yo creo que en vez de enfrentar sistemáticamente los dos mundos, el material y el espiritual -cada cual intentando imponerse al otro!-habría que aunarlos, aceptarlos los dos; se complementan y nos aportan una visión mucho más amplia de nuestra condición humana. Y no me refiero a dogmas religiosos sino a una ventana abierta sobre una gran incógnita, la consciencia humana.

  6. Juan José Alvarez Alvarez:

    Primeramente y como siempre enhorabuena por seguir aquí, iluminando esta ignorancia del ser. Vagamente recuerdo algún programa, en que se hacia mención al tema de los diestros y zurdos. Habría posibilidad de saber algo más sobre el tema, ( o el nombre del programa ).
    Que la fuerza te acompañe, para deleite nuestro. Un zurdo.

  7. Ana Cazorla:

    Completamente de acuerdo Sr. Punset, a mi la psicobiologia me lleva de cabeza 😉

  8. María Iris:

    Si el átomo está formado por núcleo y espacio limpio, con fuerzas para darse posibilidades de encuentro, si todos estamos formados por átomos, el bebé, la vida (sin resistencias de quien tiene la capacidad de darla) se engendra partiendo de la suerte, de esa pureza.
    Pero si al milagro tan perfecto de la vida se añaden al engendrar, inseguridades, miedos, rechazos en las entrañas o semilla de quien tiene la capacidad de dar vida, comienzan las primeras resistencias que darán paso a esa manipulación inconsciente de nuestra mente e inteligencia queriendo imponer o controlar, lo que dejando libre a la naturaleza en la unión, desarrollaría lo necesario para tomar y crecer bien.
    El átomo acoge Eter, fluido infinitamente elástico e imponderable, aire puro, el campo de higgs hoy para los científicos. Respetar ese principio es muy importante, es creer en ese Universo con perfección.
    La vida tiene que ver con el calor y por darse alejamiento del mismo nace el frio. Ello hace que contemos con el espacio.
    Me aclara mucho el siguiente comentario sobre la luz, foco de calor.
    La velocidad de la luz en un “espacio libre” es la misma en todas partes, independiente de cualquier movimiento de la fuente o del observador.

    Con ello quiero entender, que lo que es, es, y que las distintas posiciones dependen de la mente que argumenta sin querer alimentarse hacia la unidad que integra, poniendo con ello distancia a lo real. Nos acercamos cuando conseguimos luz de luz, cuando la densidad no está impidiendo ver porque hemos dejado resistencias.

    Creo que cuando se entienda bien la cuántica empezaremos a dejar de manipular en el vacío de lo que no conocemos bien. Se exponen y se dicen cosas que empequeñecen. Se mezclan y se hacen relación a asuntos que tienen más que ver con la cultura que vende hoy, que lo que la ciencia conoce ya.
    y es que en todos los asuntos, el mundo de hoy, quiere adelantarse, ser pionero en salirse creyendo que así se avanza, cuando solo se progresa sin dejar la conexión que hay en todo, desde y hacia ese punto núcleo, semilla.

  9. jj:

    Me gustaría que me asesore para poder denunciar a mi profesora de biología por enseñarme, falsamente, que el sexo de un embrión depende de unos cromosomas cuando usted demuestra en este artículo que es falso. Y a mi profesor de física que no entendía la teoría cuántica y ha provocado en mi años de confusión. Y a mi profesor de filosofía que odiaba las matemáticas.

  10. YAKUTAYTA:

    El pensamiento es la energía que produce la idea y esta a su vez induce a la intención, esta energía es variable e interposicionada a la frecuencia de la interacción en el momento de crear el pensamiento acorde con la información neuronal del momento ,circunstancia, o proceso dentro del cual, crea ,modifica o razona la información TOTAL, en el contexto que es requerida y creada la idea, dentro del cuadro de interacción, de fuerza, o pasividad que necesita el subconsciente para razonar la realidad o ficción de los datos que necesita en la formación de la idea.

  11. Encarna:

    Hay Punset que complicado es esto ,pues que me han quedado mas dudas
    haber cuando lo vea esta tarde si se me pasa. GRACIAS

  12. Jesús:

    El forero 5 hace una estupenda recomendación cuando se refiere a Eben Alexander y a Pim Van Lommel, y sus exitosos textos. También he leído un libro del doctor Pertierra (“la última puerta”) que recopila infinidad de casos que se producen en su hospital, generalmenten en las UCIs, o tras paros cardiacos, etc, y que ha recopilado. Es curioso cómo los mismos médicos tienen reticencias entre ellos mismos a tocar el tema de las ECM, por el “qué dirán”…. no vayan a inhabilitarlos…

    De alguna forma la ciencia “oficial” NO Eejerce como ciencia. El neurocirujano Alexander, tiene esa queja, y tras su experiencia ciertamente al límite, clama porque la ciencia se tome esto en serio y no lo desprecie por el hecho de estar aparentemente fuera de su alcance o por el hecho de ir en contra de su verdad oficial. Una verdad que consiste en negar todo lo que ella no puede demostrar. Y ciertamente nuestra ciencia es limitadísima aún a muchos niveles.

    Aprovecho para felicitar al señor Punset por su trayectoria vital. Brilla por si sola, pero en esta sociedad de mediocres, por ser muy generoso, deslumbra. Enhorabuena.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.