Autor: Eduard Punset 22 junio 2009

Me tocó vivir unos 20 años en el extranjero, ocho de ellos en el exilio. No tiene nada de extraño, pues, que en el inicio de la transición a la democracia me obsesionara, sobre todo, la apertura de España al exterior.

Robert Langer
No es un grafiti, pero la idea cobra fuerza gracias a la revolución científica.
(Imagen: Zazzle.)

Pero como ocurre con la investigación científica, cada vez nos deslumbra más lo que seguimos sin saber del todo: el origen de la vida; cómo proteger el fármaco que ingerimos en su largo peregrinaje desde la botellita de píldoras a la sangre, pasando por el intestino y el riñón, sin que se lo coma antes alguna enzima; la fotosíntesis sintética aplicada a las nuevas energías, o predecir el cambio climático.

En cambio, de todo aquello por lo que apostamos en el inicio de la Transición, lo que funciona, ha empequeñecido con relación a lo que no funciona: el colapso de las prestaciones públicas como la sanidad, la educación o la seguridad ciudadana; las amenazas de quiebra que se ciernen sobre los esquemas de la Seguridad Social; la corrupción de las administraciones locales; el poder desproporcionado de la política y los políticos; la insensibilidad generalizada frente al abuso del poder; el avasallamiento de las libertades individuales por los poderes totalitarios.

Uno de los fenómenos más sorprendentes de lo que está ocurriendo en estos tiempos de crisis, tanto aquí como en Gran Bretaña, para no citar más que los dos casos más recientes, es hasta qué punto todo el estamento que vive del Erario Público puede proseguir con los abusos a los que nos tienen acostumbrados, sin recato alguno, frente a los ajustes dolorosos a los que tienen que hacer frente en su vida cotidiana el resto de los ciudadanos. Es alarmante el contraste entre la soberbia del estamento privilegiado y el miedo de las clases medias, trabajadoras e inmigrantes.

Cuando llegue la hora, dentro de unas décadas, del gran pacto social –paralelo al que sancionó en su día el estado del bienestar–, deberá limitarse taxativamente el poder del sector público, autonómico, municipal y de los partidos políticos, al tiempo que se alumbra de nuevo la participación del sector privado en la gestión de los procesos sociales.

Tarde o temprano tendremos que introducir la asignatura del desaprendizaje como disciplina escolar. Antes de que mis átomos se descohesionen –ésa es la definición que me dan mis amigos físicos cuando les pregunto qué se muere cuando uno se muere–, quiero legar a mis nietas las cuatro o cinco cosas que, a lo largo de toda una vida, he podido desaprender. Son mucho más importantes que las cosas que he aprendido.

La primera consiste en aceptar lisa y llanamente que muchas cuestiones, la gran mayoría, en realidad, no tienen respuesta todavía. No lo sabíamos al iniciarse la transición a la democracia. La tentación de buscar explicaciones sobrenaturales o violentas es muy grande cuando se carece de la humildad necesaria para ese desaprendizaje. La pandemia de la gripe, por ejemplo, es un caso muy ilustrativo: al no aceptar que no sabemos predecir el origen y desarrollo de las pandemias, se deriva en la búsqueda de todo tipo de explicaciones conspiratorias.

Otra cosa que he desaprendido, gracias a Dios, es que lo importante no es saber si hay vida después de la muerte, sino antes. “Is there a life before death?” –rezaba el grafiti pintarrajeado en el metro de Nueva York, que no he olvidado nunca. ¿Hay vida antes de la muerte?, se había preguntado alguien con buen tino al comienzo de la década de los 60. Ésa es la pregunta que los ciudadanos y los políticos deberían plantearse ahora, cuando la crisis sacude costumbres y hábitos arraigados. La otra pregunta puede esperar.



59 Respuestas to “Las lecciones de la crisis”

  1. el buscador:

    muy buenas, señor Punset y camaradas:
    Es la primera vez que escribo en la red y me comunico con alguien en esta otra vida, pues considero que hoy por hoy la red a dado un paso por delante de la TV y demás soportes tecnológicos. Qué pena, que en la comunicación real de la vida con los demás, por muchos estudios que tengamos,o por bien que nos expresemos, o avances, de la democracia y la sociedad, ésta misma sociedad no haya avanzado con el mismo progreso y velocidad. No quiero liar a nadie, tan solo quería haceros reflexionar sobre la cuestión de que tal vez deberíamos pensar en lo que realmente falla y no darle más vueltas a lo que ha pasado.

  2. el buscador:

    A continuación voy a expresar mis puntos de vista sobre hacia donde deberían de ir nuestros esfuerzos a la hora de hablar sobre la crisis, consecuencias y soluciones, para después si realmente creéis en algo y así lo deseáis, trabajar juntos para crear algo más que charlas o conceptos escritos en los muros de otras personas:
    Lo primero que falla es la manera en que están enfocados los partidos políticos y todo el mundillo que les rodea.
    Luego podemos pensar realmente si sabemos las intenciones y las limitaciones de dichos partidos.
    Luego está el tema de la alternativa como cambio de dirección del país.
    Y haría falta un cambio radical en la forma y dirección del país, más acorde con las necesidades del siglo XXI que por mucho que lo intenten atrasar, empuja con mucha fuerza hacia otras direcciones, tales como la globalización de la vida y no como la globalización de las megaempresas, que es lo que nos meten con calzo en muestras vidas.

  3. el buscador:

    Perdonadme si no me explico con claridad suficiente, pues como dije al principio, es la primera vez que os escribo, pero es que guardaba tantas cosas dentro, que una vez empiezo, me es imposible parar. Una cosa que quería decirle al señor Punset , es que llevo disfrutando de su energía a la hora de buscar respuestas como de su inocencia desde los planteamientos de sus preguntas, siempre sin maldad ninguna, ni prepotencia o arrogancia hacia nadie, y eso es algo que echaba tanto de menos en la vida, que me llenó mucho, y a la vez me contagió de esa alegría por saber y conocer y volver a replantearme cosas desde el punto de inicio de las mismas. También quería comentarle, tal vez me equivoque, pero por mucho que le interesen los futuros derroteros de la humanidad, o explore el pasado de la existencia misma, últimamente lo noto demasiado preocupado por la crisis, los movimientos financieros, el estado de ánimo de la gente y la búsqueda de soluciones o ideas para que este tipo de sucesos no vuelvan a ocurrir.
    Ya le digo que son imaginaciones a lo mejor sin fundamente, no queriendo decir tampoco que usted pueda vivir ajeno a algo tan cotidiano y tan presente como puede ser esta crisis. Lo que me apena es que para mi parecer una cosa como ésta se pueda apoderar de usted hasta tal punto que pudiera cambiar su estado de ánimo cual energía oscura invadiera nuestras vidas sintiendo a la vez la impotencia de no poder hacer nada.
    Todo esto me lleva a formularle la siguiente pregunta: ¿a pensado alguna vez en crear un partido político? ¿qué bases tendría? ¿cómo lo denominaría?
    ¿qué reformaría de la actual legislación en cuanto a comunidades, política exterior, fomento de la industria, de la educación, de la justicia o la constitución?
    Ahora me parece que todos podríamos empezar un buen debate y no dedicarnos sólo a lamentarnos. Saludos a todos y gracias por leernos.

  4. Rosario:

    Geógrafo, Cruza la raya, …y veras… es un modo de expresar acción, además de ser el título de un libro. Nada que ver con pasarse de la raya, o con la falta de respeto. Aunque entiendo que -cruza la raya- fuera de su contexto, es un mensaje que da pie a la imaginación. Este es el tipo de rayas que considero conveniente cruzar:


    De nuevo resuena la voz en mi interior – -C-r-u-z-a- -l-a- -r-a-y-a- – pero su eco es más lejano y quebrado.
    -¿Qué raya…? ¿Cómo puede ser…? Un lado de la puerta, con sol que parece quemar la tierra y en el otro, la penumbra. ¿Es esta la raya? La luz… y… la oscuridad… <>.

    No podía quedarme allí, debía decidir; mi ser era un mar en plena tempestad, y el miedo, empezaba a tocarme con su zarpa. Recobré el temple con un ejercicio de meditación, auto-convenciéndome, sin querer dar más vueltas al porqué, de lo que tenía ante mí. Me encontraba allí y debía ser por algo. No dejaría que más preguntas desconcertaran mi ánimo ante un privilegio dispuesto para descubrir, y ningún temor me haría retroceder.

    Este fragmento muestra el acontecimiento crucial para la existencia de la historia que cuenta: Cruza la raya.
    Cuando pides respuestas y tu conciencia indica que estás preparado para aceptarlas: será bueno cruzar la raya; la verdad, sobre uno mismo, en la historia del mundo, y en el cosmos, se muestra por el nuevo camino. La vida antes de la Vida. Y nadie dijo que fuese fácil, pero sí se ha dicho ya que el amor mueve montañas.

  5. montaje de muebles:

    la crisis es un invento de las personas y el sistema : modelo económico implantado occidental, la crisis es la epoca veraniega, los años sabáticos donde ellos (personas con dinero) se toman unas vacaciones mientras esperan que el sistema vuelva a estar potable para poder invertir ¿ quien restaura ese sistema? la sociedad media vaja.

    Un día habrá una rebelión, una alzamiento de las masas, pronto lo inútil sera desechado
    es un ciclo que ocurre como las glaciaciones y seguirá ocurriendo asta que los humanos sean lo bastante inteligentes como aprender que no se puede robar a un hermano

    un saludo

  6. montaje de muebles:

    la crisis es un invento de las personas y el sistema : modelo económico implantado occidental, la crisis es la epoca veraniega, los años sabáticos donde ellos (personas con dinero) se toman unas vacaciones mientras esperan que el sistema vuelva a estar potable para poder invertir ¿ quien restaura ese sistema? la sociedad media baja.

    Un día habrá una rebelión, una alzamiento de las masas, pronto lo inútil sera desechado
    es un ciclo que ocurre como las glaciaciones y seguirá ocurriendo asta que los humanos sean lo bastante inteligentes como aprender que no se puede robar a un hermano

    un saludo

  7. euridice-v:

    Para, los ciudadanos normales, gentes que hemos perdido un trabajo, y estamos aprendiendo a vivir con menos, el nivel de corrupción ha pasado de ser digerible, a indigesto…….hay muchos políticos que son honestos y lo demuestran día a día….pero otros, en niveles no admisibles, no son tan honestos. Pero, realmente ¿Quién sería el ciudadano normal que no caería en la tentación de unas suculentas comisiones por ofrecer “esto o aquello”, sí fuese el político a corromper o el constructor pertinaz, (valga como ejemplo ) en conseguir sus objetivos? ¿ Aprender o desaprender ? Un saludo.

  8. jose manuel violeta:

    Adelantemos un cambio institucional, mientras cambiamos algunas leyes para elegir a nuestros representantes legales, cerremos el Senado ¿ para qué vale ?
    Sería un buen ahorro económico para todos y un ahorro de los partidos por discutir quién se va a él… JM.Violeta

  9. shinesun:

    Querido Eduard y compañeros, sabemos que siempre hay algo más…, que no todo lo sabemos…siempre hay cosas por descubrir, nos sorprendemos haciendo cosas nuevas, nos emocionamos en situaciones que no imaginábamos…pues bien, eso nos pasa a cada uno de nosotros, y sólo nosotros somos responsables de lo que hagamos con todo eso, creo que hoy en día lo que le falta a nuestros políticos, empresarios, educadores, familias….es falta de responsabilidad, cuantas personas dejan que sus hijos sean educados por otras personas…, cuantas personas le dan la responsabilidad de la crisis unicamente al gobierno…cuanta gente deja en manos de otra persona o personas su felicidad, debemos desaprender, ya!, desaprender que lo que los medios de comunicación nos venden es lo normal, lo que se necesita para ser feliz, desaprender lo aprendido en la infancia que nos dejó una profunda huella e impidió que fuéramos quienes deberíamos haber sido, ese comentario de un profesor, de un familiar, de un amigo que hizo que no optaras por aquello que sentías que te haría feliz…desaprender y volver a aprenderlo todo como si volviéramos a ser niños pero conscientes de nuestro universo y de nuestra responsabilidad con él.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.