Autor: Eduard Punset 5 mayo 2013

Acabo de llegar de la llamada Diada de Nantes, en Francia, organizada por el prestigioso medio de comunicación vecino Le Nouvel Observateur. Cuesta imaginar a miles de jóvenes reflexionando sobre los secretos para vencer la tristeza y el estrés. Lo más fascinante del encuentro de Nantes fue contemplar a miles de personas acariciando los secretos para vencer la crisis, salir del sopor y el desespero en el que están inmersos tantos europeos. El primero de los secretos apuntados fue la recuperación de niveles adecuados de creatividad.

La verdad es que resultaba seductor encontrar por fin jóvenes que, en lugar de tirar piedras contra las inermes instituciones establecidas, tiraban ideas a cual más verosímil para salir de la crisis. La primera era corregir los errores pasados de jerarquizar las competencias para conseguir trabajo, que ponían en último lugar a la creatividad. Lo único que interesaba a los jóvenes en la sociedad industrial de la que estamos saliendo era encontrar trabajo; aunque fuera sin ser creativo. Hoy es exactamente al revés, gracias a que se van desgranando y conociendo las nuevas competencias a las que luego me referiré.

En Nantes, me di cuenta de que la gente está recuperando su confianza en el poderío ingente de la experiencia individual para transformar la sociedad; no solo se dispone de todos los medios para cambiar de ideas, sino para modificar las estructuras cerebrales y genéticas de la manada. Como dice un neurólogo suizo amigo mío: «es cierto que estamos programados, pero para ser únicos».

¿Cuáles son esas nuevas competencias que conseguirán reducir a por lo menos la mitad el porcentaje de parados entre los jóvenes, que supera en la actualidad el cincuenta por ciento? Lo desalentador es ver la lentitud con la que los sistemas educativos en España están introduciendo el aprendizaje social y emocional. ¿Cómo se puede ignorar durante tanto tiempo lo que ha hecho patente la irrupción de la ciencia en la cultura popular y la consiguiente urgencia para introducir en el sistema educativo las nuevas competencias?

foto-jornadas-Nantes-(semanal-050513)

Punset durante su intervención en Las Jornadas de Nantes (imagen: Le Nouvel Observateur).

La gestión adecuada de las emociones exige su conocimiento: por favor, que levanten la mano los que enseñan lo que es el desprecio, el odio o el miedo. El desprecio es lo que sufría el expulsado de la cueva por la manada y significaba su muerte. El odio del infiel conducía inexorablemente a la guerra. El miedo –cuando comprimía el ánimo– alentaba la búsqueda de la manada para sobrevivir. ¿Alguien recuerda el experimento efectuado en la década de los cincuenta en la Universidad de Minnesota con dos grupos de estudiantes, amenazado el uno con electroshocks viciosos y muy benévolos con el otro? Los primeros buscaron la compañía de los demás e innovaron mientras esperaban. Los segundos se dedicaron a otras actividades.

Aprender a colaborar, en lugar de competir, es otra de esas competencias que a día de hoy sigue sin enseñarse. La toma de decisiones no puede efectuarse tampoco en la actualidad sin haber penetrado previamente en sus mecanismos emocionales e intuitivos. Se ha avanzado tanto a nivel científico sobre las verdaderas dimensiones del bienestar que ya nadie puede dudar de que en él tienen una prioridad absoluta las relaciones personales, el control de su propia vida y la identificación de aquello que nos conmueve. La búsqueda del dinero aparece siempre en tercer o cuarto lugar, y no es siempre la causa de la felicidad, sino también de la desazón y el malestar.

¿Alguien está enseñando la necesidad de poner atención en la atención? La proliferación inacabable de información es muy superior a la capacidad del ser humano para manejarla; para ello son indispensables dos nuevas competencias: la capacidad para concentrarse y la profundización en disciplinas afines a la de la especialización original. Para aquellos que se aburran, puedo añadir la necesidad de dominar las técnicas digitales de comunicación. Todas esas competencias son necesarias para encontrar trabajo en la nueva sociedad del conocimiento y para disfrutar de la vida.



27 Respuestas to “Los secretos para vencer la crisis”

  1. Jorge D. Puhl:

    Como casi siempre una reflexión fantástica.

    “Creatividad, emociones, colaboración y relaciones” son factores imprescindibles y totalmente interrelacionados en la sociedad de desarrollo y cambio que necesitamos.

    Lo que está claro, es que las estructuras laborales, sociales y políticas de la última década están obsoletas y requieren una profunda revisión (revolución).

    Genial y mi mayor enhorabuena.

  2. Natalia:

    Me encanta tu forma de pensar, no se a que es debido tanta sabiduría, me imagino que será por viajar y conocer tantas culturas. Yo he crecido en una sociedad que por lo que he conocido yo, la competitividad era lo primero. Una frase celebre en mi vida de la cual no sale de mi cabeza, a esta vida no se viene a disfrutar sino a trabajar.
    A día de hoy, tengo trabajo y un hijo, pero lo único que siento es ansiedad y tristeza por lo que nos viene encima, por no creer que es posible poderle dar un hermano a mi hijo por miedo del futuro que se avecina…
    Cuando habla, habla con tanta positividad que me parece impensable poder llegar a pensar así, lo intento de verdad pero creo que es difícil desprenderse de lo que ya eres. (Tu personalidad). Un saludo de una seguidora suya.

  3. María Iris:

    Un hombre de lógica que recoge lo que le diferecia del intuitivo con lógica, no maneja bien el hemisferio izquierdo. Sigue sin entender la función de integración (lógica-creatividad) necesaria, que el cerebro debe mover para poder ver la realidad con acierto. Demuestra que le cuesta desprenderse del contenido de la mitad, que con abuso y uso, no deja que entre bien lo nuevo porque no hay fusión buscando la unidad, y con ello se está abonando la disociación, la separación.

    La división de grupos la crea nuestro habito de competir ya desde la creencia de que mentamente se pueda tener tiempo y espacio dentro de un territorio único del cerebro pensando. Ello hace nacer una dictadura en nuestra cabeza. Espacio que deberiamos cuidar más y respetar observando.
    Hay que tener cuidado a la atención con la “intención”.
    En lugar de integrar ambos hemisferios, se elige por inclinación o cultura adquirida, un espacio único y un orden en ese terreno, cuando hay que llevar a un punto centro, ambas percepciones haciendo síntesis.
    Errores de uno, no del pasado o la educación. Quizá errores de la información y estudio de la Ciencia, no de la política, porque ante la verdad de la Ciencia no hay oposición que se crezca.
    Sin trabajar la voluntad de los jovenes, por muchas ideas, medios y cambios que quieran, no arrancarán.
    Tienen que examinar y poner conciencia a sus miedos personales:
    miedo al compromiso, miedo a la responsabilidad, miedo a la concreción, miedo a la fusión, miedo a la fecundidad, miedo a que no mande en ellos su mente la que les esclaviza
    y entonces otros pongan dirección a poner sentido a su vida.
    Queriendo vivirlo todo, se niegan inconscientemente a desear lo que llega. Muchos han dejado trabajos con excusas y podian haber renovado.
    Si sabemos que hoy les pueden esos temores, desde luego que necesitan trabajos donde no les ahoguen los compromisos y no les pida compartir, sin haber superado la limitación.
    Se debaten entre no quiero ser mi autoridad, pero tampoco quiero autoridad de otros.

    Los hemos sacado del sistema no ayudándolos a entrar en el sistema de la vida, donde el placer y el esfuerzo son imprescindibles, van juntos.
    ¿Irrupción de la ciencia en la cultura?…
    Unos pocos que no han dejado la conciencia ni la lógica, ayudaran a la Ciencia y al hombre pródigo a volver a casa. Con honradez y generosidad nos mostrarán la tierra prometida, la raiz de uno, el paraiso terrenal que tiene sus pilares en la integración dentro del cerebro y las entrañas.
    Esa es la primera experiencia individual del control de la propia vida que debe demostrarse un joven o adulto. Desde ahí no le faltará lo necesario.
    Hoy se vive, se debate con bipolaridad, por ello está de moda formar parte de un lado. ¡Cuidado! estos jovenes serán nuestros adultos de mañana ¿los queremos gobernando así?.
    Necesitan orientación de personas integradas, no medios que les dividan, ni profesores que les aplaudan. Necesitan respetarse a ellos y saber respetar lo que vale y ultimamente se les ha negado poder ver y conocer.

  4. Diana MN:

    Como quien dice…aprender a aprender, gestionar ese aprendizaje, convertirlo en conocimiento y así llegar a la innovación

  5. RAQUEL:

    Sí, la verdad es que parece mentira que haya pasado tanto tiempo desde que deje la escuela, la cual me pareció eterna e interminable. Vacía de creatividad y de ingenio aunque tuve la suerte de ir a un buen colegio donde por ser religioso Cantábamos y pintábamos carteles con frases Espirituales. Es como si todo este tiempo hubiera estado esperando este momento en el que nos adentramos y por fin están surgiendo otros parámetros con los que medir nuestras vidas y las cosas que realmente nos importan. Y que he hecho durante todo este tiempo ???
    Soñar ….

  6. gladys:

    Interesante artìculo, como siempre el señor Punset nos regala su magia para reflexionar. Ojalálos jóvenes mexicanos se adentren en este tema que les ayudaría a vencer la incertidumbre en que viven provocado por el desempleo.

  7. Salvador Lorenzo Dávila:

    Gracias: hacen faltan muchos comentarios y libros como estos para acabar con este miedo socilogio de crisis,,,,muchas gracias de nuevo,,,,

  8. Gesualdo Bufalino:

    Debo comenzar por decir, que he quedado completamente fascinado con lo acertado de los comentarios descritos en el tópico. En los últimos tres párrafos, se da respuesta a muchas de las interrogantes que nos planteamos a diario, y las fórmulas que debemos aplicar individualmente para atenuar muchos de los males de esta sociedad, que insiste en perpetuar modelos inadecuados y anacrónicos incrementando nuestra infelicidad. Por tanto, hay que enfatizar en la gestión adecuada de las emociones, sustituir competición por colaboración, profundizar en disciplinas afines a la especialidad original y dominar las técnicas digitales de comunicación. Las personas que insisten en refugiarse en la competitividad y el dinero como indicadores de “felicidad” están condenas. Esperemos que esta nueva vertiente logre “la transformación de las estructuras cerebrales y genética de la manada”, hecho para mí desconocido hasta hace poco tiempo. Muchas gracias.

  9. Ketenji:

    Yo diría que el primer requisito para vencer la crisis es ser competente, lo cual no excluye que haya tambien colaboración, pues estamos siempre tendiendo una mano con lo que sabemos a los que lo necesitan, pero en una era de equipos complicados, máquinas y vehiculos de alta velocidad, nuestra supervivencia depende en gran medida de esa competencia. En el mercado, en las ciencias, en las humanidades y en el gobierno, la incompetencia puede amenazar nuestras vidas y nuestro futuro.
    El hombre siempre ha tenido el impulso de controlar su destino. La superstición, la propiciación a los dioses favorables, las danzas rituales previas a la caceria, todo eso puede verse como es fuerzos (no importa lo débiles o vanos) por controlar el destino. No fué sino hasta que el aprendió a pensar, a valorar el conocimiento y a aplicarlo con destreza competente como empezó a dominar el medio ambiente.
    En las profesiones y actividades comunes el hombre respeta la destreza y la habilidad. Estas, en el héroe a o en el atleta, son casi idolatradas. La prueba de la verdadera competencia es el resultado final. Hay que apoyar el logro de ser competente en cualquier ocupación provechosa felicitarlo y recompensarlo siempre que lo encontremos y los ingredientes de esa competencia son la observación objetiva, el estudio y la práctica. Por tanto aunque la competencia sea un arma de doble filo (pues saca lo mejor o lo peor de uno mismo) hay que respeterla y apostar por ella aunque conlleve ese riesgo, pero la vida es riesgo, sino no avanzariamos.

  10. Lara:

    No puedo evitar emocionarme cada vez que leo sus artículos. Realmente pienso que habría disfrutado más plenamente de mi vida si alguien hubiera podido guiarme en la gestión de mis emociones, a lo largo de los obstáculos de mi vida. Ahora intento proporcionar alguna de esas herramientas a mis hijos, aunque no es fácil recoger información de un campo tan nuevo. Gracias por sus valientes opiniones y por toda esa cantidad de nueva información que nos ofrecen usted y su hija. Estaré pendiente de su próximo artículo…..

  11. Daniel Rodríguez:

    Sensacional, como siempre! Hay que reinventarse día a día. Soy un joven enfermero sin trabajo (de enfermería por la crisis), que un día decidí no culpar más a los homínidos, ni al sistema. Reinventar me, estudiar más. Buscar el positivismo fuera de Europa, para cambiarme a mi mismo. Cómo podía yo cambiar a todo el sistema? Imposible! Pero des de la fuerza individual y el mensaje de que es posible, todo puede cambiar. Señores basta ya de quejarse.
    Muy de acuerdo con Punset de que el futuro está en la comunicación y en las nuevas tecnologías. Ahora trabajo a través de internet como free lance y soy feliz. Volveré a cuidar a la gente y a ser enfermero, pero ya de otra manera, con nuevas ideas que tengo de montar un proyecto, porque esta crisis me ha hecho más maduro y mejor.

    Daniel

  12. Bárbara:

    ver lo que un@ siente es la manera de atravesarlo Natalia, así que enhorabuena por que lo ves. Solo cuando te paras a sentir lo que estés sintiendo, puedes distanciarte de ello y de esta manera atraviesas lo que crees ser ( tu personalidad). Ese espacio que respira tus emociones es lo que eres.. así de infinito. Solo nuestros propios pensamientos nos pueden dañar.
    Gracias Punset por constatar la luz que está llegando derivada de esta situeción de crisis. Pienso en el refrán “no hay mal que por bien no venga”, y respiro, siento lo que siento, y respiro. Descubro así un espacio en mí que puede abrazarlo todo, incluso ese miedo que parece deborarme, y es así como se va, dejando lugar a las ideas y las acciones que dibujan el nuevo rumbo de mi vida.

  13. Irene Arce:

    Muy acertado el artículo.

    Lo cierto es que debemos sacar algo positivo de esta situación de crisis económica y laboral que estamos viviendo, ya que parece haber despertado en muchos la creatividad, la imaginación, las ganas de aprender más, de desarrollarnos personal y profesionalmente, de investigar en profundidad para conocer mejor nuestras competencias y puntos fuertes, para saber con mayor exactitud lo que podemos ofrecer al mundo.

    Llega un momento en que todo necesita de un cambio, de una renovación, para poder adaptarnos a las nuevas necesidades.

    Un saludo.

    Irene Arce

  14. Patrick:

    Una forma de pensar digna de envidiar, pero mucho me temo que en un sistema tan corrompido como en el que nos ha tocado vivir, todas esas innovaciones, ideas y demás para salir de la crisis se quedan en eso, en buenas innovaciones, buenas ideas y nada más. Ojala me equivoque y mis ojos puedan ver mi error.
    Un saludo y gracias por tantas buenas entradas.

  15. Carolina:

    Primera vez que leo uno de sus artículos, pero es realmente relevante y trascendente su punto de vista.
    Que valioso aporte que se estén llevando a cabo este tipo de actividades. Y en efecto, es aplicable al concepto del ser humano en general, digamos que se nos formo sin la conjunción de un “todo” que es lo que en realidad representamos los seres humanos. Es imposible hablar de un cambio global, si no se hace una inversión seria, en la manera como se imparte la educación, pues para que esto ocurra debemos darle principal énfasis al conocimiento, darnos cuenta que armas tan poderosas del saber, no se les esta sacando partido, como debería.
    Hablamos de la sociedad actual, que es emprendedora, que aporta soluciones inventivas, de eso se trata el profesional del ahora, no es degollar la historia que conocemos, se trata de sacar de ellas lo que funciono y revertir los errores, ahora no somos autómatas, es por esto que muchos jóvenes han logrado cosas que revolucionaron el mundo que conocemos, ¿que los diferencia del resto?, aun cuando las crisis económicas, políticas y sociales siguen estando en voga, pero igual surgen personajes para cambiar “al mundo” por así decirlo. la respuesta esta en el saber, crear, buscar, conocer, principalmente nuestras emociones, y la manera como nos relacionamos y comunicamos.

  16. Mª ANTONIA RODRIGUEZ:

    Muy interesante… seguro que me sirve en mi búsqueda de empleo. Soy Ingeniera Industrial y tengo una hija. Conciliar la vida laboral y familiar no es fácil. Cada vez me voy convenciendo mas de que mi próximo trabajo va a estar encaminado en la innovación e incluso en la creación de mi propia empresa o en trabajar como autónomo. El trabajo en equipo es algo que he tenido la suerte de experimentar en alguna de las empresas en las que he trabajado, sobre todo en las grandes empresas…estoy totalmente de acuerdo en que la vía de la colaboración es la mejor forma de salir de la crisis…Espero que pronto todo el mundo se de cuenta. Tu ultimo libro me esta gustando mucho. Gracias por tu ayuda Punset.

  17. KibOo:

    Genial e imprencisdible para las personas que tienen miedo Eduard!

  18. servando:

    Esta muy bien esta inicitiva porque siempre hay razones para mejorar

  19. Jose:

    Hay veces que encontrar el secreto que hay detrás de las apariencias es muy complejo

  20. Javier:

    Fuerza , jóvenes españoles!
    Animaos a tomar el control de su vida y de sus relaciones!

    Desde Chile, un abrazo fraterno!

  21. David:

    ¿Miedo de qué? Leo muchos comentarios en los que se dice que tenemos miedo del trabajo, del futuro, de los hijos, de la vivienda… pero ¿de qué tenemos miedo?
    Tenemos miedo de que cambien las cosas y no las podamos controlar porque son nuevas. Nuevas situaciones y valores, nuevos objetivos. Basta ya de tener miedo a progresar, de estar estancados porque es lo que conocemos. Dejemos de pensar en qué pasara y pensemos en lo que queremos hacer y hagámoslo.
    Me pongo como ejemplo. Quiero estudiar arquitectura y muchas personas me dicen que si estoy loco, que cómo me voy a meter a un fracaso seguro. De nuevo, ¿por qué fracaso? Es lo que quiero hacer, y claro que aquí no hay trabajo si pensamos así.
    Seamos optimistas y trabajemos en lo que queremos crear, no nos quejemos de lo que tenemos por no tener el valor de cambiarlo.

  22. Vladimir Camacho:

    Gracias Sr. Punset. Comparto totalmente su artículo. Creo que la sociedad española debe despertar y ver que estamos en el inicio de un nuevo modelo que es irreversible. El pasado, es pasado, ya no lo podemos cambiar sin embargo tenemos que cambiar nuestro presente para lograr un gran futuro. Este cambio del presente pasa por cambiar la actitud. El nuevo modelo necesita producción y se puede conseguir con trabajos autónomos pero en colaboración. Gracias.

    Vladimir Camacho

  23. Jordi Pons:

    Estimado Eduard, puede que la ilusión empiece por cambiar nuestra percepción de los objetivos, tomando conciencia de que no solo tienen un valor material o de bienestar, sino apreciar más sus repercusiones emocionales, y no a la inversa como se nuestra en la publicidad, para vendernos objetos enmascarados emocionalmente. Una trampa fácil de caer porque en realidad apreciamos las emociones, sin embargo transferimos algo inmaterial a lo material y cuando estos objetos no nos satisfacen, caemos en la frustración, y para solventarlo compramos más placebo. Deberíamos cambiar nuestra forma de valorar las cosas sino siempre estaremos dando vueltas en la misma noria.

    Nos educan para competir y ser mejores, con objetivos de lucro y autosatisfacción, convirtiéndonos en personas potencialmente frustradas y sin consuelo, entonces aparecen los sentimientos de desprecio, odio, miedo, convirtiéndose en un drenaje de energía, de salud y de emoción, que condiciona nuestra felicidad y la de los demás.

    Estamos perdiendo la capacidad de empatizar con los demás, la empatía es una de las bases de supervivencia en una sociedad, nos alarma cuando una persona de nuestro entorno necesita ayuda y acudimos en su auxilio. Si eliminamos este instinto natural, una sociedad no puede funcionar.

    Un simple ejemplo para enseñar la empatía de un principio, sería cambiar el orden de los pronombres personales, no se debería de empezar por “Yo” sino por “Ellos”.

    Los grandes cambios, empiezan con los pequeños cambios.

    Gracias.
    Jordi

  24. María Iris:

    El presente no es pasado y hay quien por no haberlo olvidado está obsesionado en usarlo como el coco, influyendo negativamente.
    No recordar o la repetición de lo mismo, es un defecto de la memoria, pero no poder estar en el presente y vivir la realidad siempre echando culpas a la historia, es una falta de responsabilidad.
    El alma del mundo necesita: memoria, entendimiento y voluntad.
    Todo el día están riñendo, el entendimiento con la memoria y los que carecen de la voluntad con la memoria que enseña.
    Ya está bien, integremos las tres cositas, que la guerra ya se termino. Muchos no la vivimos y nos la han puesto como sombra-meta quienes no aprendieron a superar momentos duros. ¿No muere hoy también mucha gente en accidentes de carretera, poniendo dolor en las familias (por excesos de velocidad, bebida, drogas) por culpa de otros, y no abusan yendo de mártires quienes han sufrido?
    Si el pasado y la posguerra fue tan dura evitemos enfrentamientos hoy.
    “La mayor resistencia que tiene un objetivo es tener la dirección en contra”….busquemos la unidad, lo que nos una, no lo que nos separa
    La escuela necesita maestros con ganas de enseñar y niños con ganas de aprender. La Universidad necesita jóvenes con vocación de ser adultos plenos. La adolescencia se alarga y se alarga porque no han entendido o recogido, los jóvenes, lo que dice la sabiduría, que la vida se mueve con memoria de lo importante para dar vida a la vida, entendimiento procesando el bien para todos y voluntad de actos concretando en esa dirección.
    “El conocimiento es un tesoro, pero la práctica es la llave del tesoro”, lo he leído en alguna parte y me ha llevado a recogerlo porque me parece necesario no olvidar como funciona la naturaleza.
    Está todo escrito y vivido, sólo falta la interpretación y hoy por los errores en los que estamos tropezando está claro que lo que falla es, la percepción de quienes se creen directores y dueños del mundo, así como ese público (el pueblo) que es incapaz de pedir y exigir calidad.
    Y es que hay que depurar las necesidades.
    El dinero, la forma o la imagen no vende siempre los mejores productos.
    Creo que desde hoy vamos a ser más listos, no nos vamos a dejar engañar por lo que envuelve y si iremos a buscar lo que tiene futuro en salud existencial, los valores que se han perdido. Ser noble, ser honrado, ser fiel y ser trabajador.

  25. Glòria:

    He leído este artículo y no me ha aportada nada nuevo. Es verdad lo que se explica en dicho artículo pero también es cierto que la creatividad es España queda ahogada en trámites burocráticos y en leyes que no benefician ni a los emprendedores, ni a los creativos ni a los trabajadores.

    Un creativo necesita realizar y poner en marcha sus ideas, pero muchas de ellas, quedan asfixiadas por las ataduras que existen (en España) cuando se quiere emprender un negocio basadas en estas ideas.

    O sea que el secreto en salir de la crisis es ser creativo, optimista y algo más que se nos escapa, como por ejemplo, los trámites burocráticos y el dinero que se tiene que pagar a las administraciones. ¿No sería mejor invertir este dinero en las ideas creativas y no malgastarlo en tener que pagar a las administraciones para llevarlas a cabo?

  26. julia:

    Eduard: Penso que fan falta més persones com vuste m’agrada molt totes les analssis que fa de totes les consideracions ,per molts anys el puguem
    veurel tant despert .

  27. jos:

    Todo ser se debe a la vida natural, todo hombre es sometido a una vida impuesta por otro hombre.La diferencia es natural..el querer imponer nuestros deseos, es lo que nos hace autodestruir todo, hasta nosotros mismos…la crisis la creamos como egoismo,hasta que sea este superado por otro mas grande que es la supervivencia..la meta de todo ser vivo.
    un saludo crítico..

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.