Autor: Eduard Punset 21 abril 2013

Hasta ahora hemos observado (eso sí, cada vez mejor) lo que pasaba a nuestro alrededor y nos pasaba por dentro. Pero deberíamos irnos preparando para identificar por dónde irán los tiros cuando sepamos no solo observar, sino controlar. En términos llanos, lo que me pregunto es qué va a ocurrir cuando, en lugar de limitarnos a observar nuestra biología, le añadamos la vocación de controlarla, agregándole el diseño y la ingeniería que todavía le faltan.

La biología sintética será, en los próximos cincuenta años, más importante de lo que lo ha sido la electrónica en el último medio siglo. Caminamos hacia una sociedad en la que seremos capaces de diseñar organismos vivos, porque contamos ya con la capacidad de diseñar el genoma. La alimentación, el medioambiente y la medicina personalizada serán objeto de revoluciones insospechadas.

Tal vez lo más fácil sería intentar prever algunas de esas transformaciones y prepararse para ellas; me refiero a la existencia de semillas sensoras en las minas, biosensores en los hospitales o los nuevos biofueles. Otro ejemplo clarísimo sería la necesidad de dotar a la formación médica que se imparte en las universidades del adiestramiento genético del que ahora carece. Los pacientes españoles no disponen en la actualidad del consejo personalizado ni de las implicaciones del conocimiento futuro de su salud y enfermedades.

Biofuels-Research-lab-(Cornell-Univ)

Laboratorio de investigación de biofueles en la Universidad de Cornell, Ithaca (USA)

El pasado nos ha dejado algunos problemas graves que, por motivos casi siempre justificados, no se pudieron o quisieron resolver entonces. Hay dos de esos problemas cuya solución, todavía pendiente, impide, de momento, decir que ha finalizado la transición de una época atrabiliaria a la modernidad.

En España –pese a los venerados padres de la Constitución–, los ciudadanos siguen sin elegir a sus propios representantes en aras de los representantes de los partidos políticos. He dicho en numerosas ocasiones que ninguno de aquellos políticos dejó de ser consciente, en ningún momento, de que las concesiones que se hicieron entonces a favor del poder de los partidos políticos tenían un plazo que no debía prolongarse en exceso. Aquella prórroga, como es bien sabido, obedecía al carácter escuálido, cuando no inexistente, de los partidos políticos después de la dictadura franquista.

La segunda rémora aplazada, y todavía pendiente de reforma, es la vulneración del principio de la división de poderes, al conceder al poder político la facultad de entrometerse y supervisar la organización del poder judicial. A la luz de los acontecimientos, nadie cree hoy en España que la división de poderes sea una realidad. Más bien todo lo contrario.

¿Cuál es el orden de prioridades de las grandes reformas todavía pendientes y útiles al ciudadano? El primer grupo viene dictado por la irrupción de la ciencia en la cultura popular, que ha puesto de manifiesto la vigencia de principios hasta ahora insospechados: el poder inmenso de la experiencia individual para transformar las estructuras cerebrales o genéticas. Es preciso aceptar que nuestro sistema de enseñanza imparte competencias trasnochadas. Estas sirvieron un día para conseguir trabajo, pero hoy son responsables de que la mitad de los estudiantes estén abocados al paro. Me refiero a la necesidad de enseñar a trabajar en equipo, en lugar de a competir; a aprender los sistemas de comunicación digital; y a gestionar las emociones, perdidas desde que se forzó a la gente a aborrecerlas o huir de ellas.

Todo está por hacer en el campo de las políticas de prevención. Hoy se sabe que una amiga o un buen amigo es mejor que un fármaco. Pero, sobre todo, contamos con pruebas experimentales de que se podrían mermar las demandas futuras de prestaciones sanitarias, educativas o de disturbios mentales mediante políticas innovadoras de prevención. La generalización imprescindible de las prestaciones se llevó a cabo sin pararse a pensar ni un segundo en el arsenal virgen de las políticas de prevención.



4 Respuestas to “Cuando sepamos controlar”

  1. María Iris:

    “Modernidad” no es permitir todo lo que se dice, se escribe o se miente, desde el desconocimiento general que hoy se tiene, sin un estudio profundo del origen de la naturaleza.
    La conciencia afecta a la materia… ¿Se ha detenido en eso la ciencia que inrrumpe desde la cultura popular y la ciencia pura? algunos, pocos si.
    Para controlar la Biologia, habría que partir de canalizar el uso de la conciencia. El pensamiento influye en la química, porque según procesamos hacemos funcionar al cerebro y según cómo nos movamos repercute también en el cuerpo y en el ambiente.
    Añadir diseño de ingienería cuando podemos cuidar y mantener la fuente es no tomar la dirección correcta de vida. Primero se destruye dejando de lado la conciencia y luego se recurre a la tecnica, que nace para echar petachos o sustituir lo obstruido de origen natural y completo.
    El diseño que nos muestra la naturaleza en sus bosques, sus flores silvestres, sus orillas de rio, sus jardines naturales y sus colores, no han sido superados todavia por la mano del hombre. Porque espacios llenos de belleza proyectados y regulados, al final se envuelven de algo artificial, que se nota, que resta vida. Lo espontaneo y natural es dificil de suplantar.

    En cuanto a la politica: poner oposición, resistencias, luchas de poder, sin querer unirnos a un objetivo común bueno para todos, donde el bien personal va en linea con el bien común, donde el presente es lo importante dejando pasado que ya se vivió, donde tenemos la oportunidad de hacer lo mejor posible las cosas, poniendo conciencia de lo conveniente, que no es siempre lo que le gusta. Si se mantienen los ataques, de da vida a una energía de violencia, y la violencia trae violencia; solo uniendo dejando de lado lo que sobra en ambos, da lugar a que nazca lo nuevo mejor. No hay empresa que perezca si se pone lo mejor de si. Pero si la meta es ganar y competir, los argumentos serán interesados.
    Venimos de vacas gordas a vivir vacas flacas, pero erre que erre, hay quien se empeña en que no se va a involucrar en aceptar lo que toca.
    Yo me aburro de teorias e ideales, sólo veo gente responsable, pocos, y muchos irresponsables. ¡Ya esta bien de tanto devate! aceptemos el momento y empecemos de nuevo a poner otro sentido a la vida, porque el anterior nos ha traido lo que tenemos. Sin valores nos hemos quedado sin dinero. Sin límites pocos han respetado al otro.
    Seamos buena gente y dejemos tanta teoria.
    Hay que dar vida a la vida, y eso pide un sistema noble, con cimientos y sentido menos material y de menos poder endiosando al pensamiento.
    Hemos pasado tiempos de amor a lo que se llamaba ciencia, hoy la ciencia pura pide investigar con su hermana la conciencia para resolver de verdad los problemas y avanzar sin tantos problemas físicos y psíquicos, así como sociales.
    Viene una época de un hombre que aprenderá a no ser esclavo de la mente y su desorden.
    Hace dias escuché en la radio a D. Pedro Hernandez Guanir, su estudio e investigación me pareció muy acertada como profesional de la psicologia, leale e informese de sus teorias, Sr. Punset, creo que por ahí va lo nuevo.

  2. scientificwayoflife:

    El control de nosotros mismos pasa por el mayor y mejor conocimiento que tengamos de nuestra propia biología, sobre todo a nivel cerebral.
    Comparto muy mucho la importancia de la genética en nuestras vidas. “Tiene tanto que ver con nuestra forma de ser”. A mayor conocimiento sobre cómo funcionamos, mejor sabremos cómo ser.
    La parte en la que el tema se mezcla con la política, no me interesa mucho en comentarla. Esta es mucho mas difícil de comentar. Se nos escapa. Cierto, que debemos de ser mas activos en opinar y comprometernos con el correcto reparto y distribución de lo que es de todos y, no debemos de dejarlo en manos de quienes ya nos han demostrado hasta la saciedad, que solo miran por su propio interés.
    ¡ Dejémoslo ahí y aprendamos a leer y a oír con sabiduría lo que nos dicen.!

  3. ameba:

    Voy a cambiar el título:

    Cuando creamos controlar

  4. jose antonio jimenez rodriguez:

    Hasta hace poco vivía en un mundo muy encerrado. Un mundo en el que solo me preocupaban muy determinadas cosas. Intentando salir de el y gracias en parte a su programa me di cuenta de que eran muchas las cosas que ignoraba o que había dejado de aprender. Fue entonces cuando decididí aprender sobre todo aquello que me pareciese intersante. Recientemente y por una enfermedad familiar, empece a recabar datos sobre el funcionamiento de la mente. Mi padre sufrió un ictus que le provocó un derrame cerebral. Al principio estaba casi inconsciente, pero poco a poco comenzó a reaccionar. Lo curioso lo que más atrajo mi atención, fue el hecho de que él solo interactuaba conmigo a traves de sus recuerdos más lejanos. Ignoraba los hechos mas recientes y contestaba solo a preguntas relacionadas con su vida de juventud e incluso de su niñez de las que nunca había hablado con nosotros. Como dije al principio estaba casi como un vegetal pero fue recuperando sus movimientos motores. Primero los brazos, luego las piernas y finalmente ttodo el resto del cuerpo. Por desgracia un nuevo ictus lo volvió a dejar incapacitado. Desde entonces solo interactua o lo intenta en determinadas ocasiones y con palabras o terminos relacionado con su antiguo trabajo de camarero. A raiz de eso empece a preguntarme ¿Que pasaba en el interior de su mente? ¿Por qué sus recuerdos más lejanos y no los actuales? ¿Acaso él lucha desde el interior de su cerebro por hacerse con los exterorceptores? ¿Intenta imponerse su subconsciente a su inconsciente, o es la proto conciencía quien se hace cargo de todo relegando su yo a un espacio oscuro y vacio?¿Podría uno desde el interior de su mente viajar a traves de las neuronas, los microtúbulos y todo el esoesqueleto en una busqueda de su yo, con la intención de retomar el control?
    Todo esto me está llevando a buscar información sobre el funcionamiento de la mente. Me gustaria escribir una historio sobre el yo, buscando su lugar en una mente anulada por una accidente y que la parte mecanica (protoconciencia) intenta dominar por completo. ¿Puede ser esto posible?

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.