Autor: Admin 14 abril 2013

Medio: Web de RTVE

Eduard Punset responde a las preguntas que los niños y jóvenes ciegos o con discapacidad visual grave, y sus compañeros de colegio, le hacen en el espacio «Pregúntale a Punset», de Redes.

Esta semana, en el capítulo 152 de Redes, la pregunta fue «¿Por qué me olvido de las cosas?».



11 Respuestas to “¿Por qué me olvido de las cosas?”

  1. René Jiménez:

    Me gusta esta pagina!!

  2. María Jesús Herranz Palacios:

    Estoy completamente de acuerdo con Ud. cuando van pasando los años te vas olvidando de aquello que no es primordial o necesario, yo comparo al cerebro con un disco duro y si no vas borrando ficheros de aquella información que no te es precisa en ese momento, no podrás seguir incluyendo otra nueva. Lo bueno que tiene es como en el pc pueden quedar en los temporales y a un sólo clic y repasando un poquito puedes volver a recordarlo.
    Un saludo

  3. carlos:

    muy valioso tanto el tema,como el escritor.mis respetos

  4. Teresa:

    No estoy conforme. No sabemos utilizar todo nuestro cerebro. Y si olvidamos, es porque no hemos querido volver a recordar los hechos. El hacer crucigramas, leer, y tener activo nuestro crebro, ayuda a que esas células, que se mueren, se repongan. Pero hay que saber hacer trabajar a nuestra linda cabecita, que está mucho más preparada que nosotros.

  5. Ana Mercedes Martínez Key:

    Desde hace unos 4 años, en TVE Internacional, tuve la suerte de ver uno de sus programas Redes y me cautivó. Gracias por hacernos ver el cerebro y sus múltiples funciones de manera tan sencilla! Mis respetos!!!

  6. Constanza González:

    Totalmente de acuerdo, ¿Para qué tener en la memoria información innecesaria? Es mejor recordar lo que realmente necesitamos y sobre todo lo que nos emociona.

  7. Ivan Ferrer:

    cierto. uno olvida su cumpleaños pero no olvida que le encantan las rosas, por ejemplo. Son formas de entender el amor.
    aunque la explicación de Punset se me desmorona un poco al no considerar lo que comenta arriba María Jesús Herranz Palacios de recuperar recuerdos con un poco de esfuerzo. Eso indica que no se han borrado realmente por lo que no han cedido su espacio a otros. Ese archivo en la basura sigue ocupando espacio.
    Supongo que habrá áreas prioritarias. No lo tienes en el escritorio sino en una carpeta recóndita. 🙂

  8. antoni b d:

    Molt interessant, l’Eduard m’agrada escoltar-lo, els temes son de lo millor.

  9. María Iris:

    Hay distintas razones para olvidarnos de las cosas, desinterés entre ellas, porque al menos yo, cuando algo es importante para mi, no lo suelo olvidar nunca.
    Los mayores pierden la memoria para recordar el pasado o viviendo el ahora, porque el presente les hace sufrir y quieren evadirse, podría ser porque temen al final que ven está próximo y no lo desean. Algunos terminan sus días fijados en unos puntos que los repiten continuamente.
    Yo creo que todo tiene que ver con la historia de uno resuelta o no, buscando la felicidad que se espera de la vida. Si aprendieramos a integrar la realidad conforme vamos viviendo no creariamos lagunas.
    La memoria tiene más de un recurso: memoria de imagenes, de palabras, de olores, de sonidos, es decir, pienso que hay que cerrar los cinco sentidos hacia un hecho cuando importante para olvidarlo. Hay voluntad aunque sea incontrolada de no recordar. Por miedo al compromiso, por bloqueo (que necesita ayuda), por exigencia de cambio que no se desea, o por sensaciones desagradables diferentes, algo se nubla y no se hace esfuerzo por retener.
    Cuando nos domina en la personalidad viviendo, elegir un polo, nos dejamos sin recoger la otra parte, cegando el crecimiento normal integrando todo, evitamos procesar toda la realidad del entorno y creamos un hábito hacia una debilidad que en apariencia puede parecer acierto.
    En la historia con memoria va incluido lo bueno y lo malo. Con la edad si aprendieramos recordando los errores no caeriamos tantas veces en ellos. Es decir, nuestra felicidad necesita de la memoria para conocer el efecto de las cosas y labrarnos un futuro más sano y equilibrado.
    Separarse de la familia, de las raices, voluntaria o involuntariamente es perder historia, es no tener acceso al punto de partida, por ello en la familia se cubren muchas razones para mantener bien el cerebro y la salud de la existencia personal.
    La forma de vida de hoy nos dá algunas mejoras pero a la vez ataca a los puntos fundamentales y claves, que con el tiempo se recuperarán.

  10. Laura Mata:

    Yo diría que las personas que tienden a olvidar con frecuencia ….tienen algo a su favor y es que son mucho mas felices en su vida cotidiana ,suelen olvidar desavenencias con facilidad …resumiendo ,con la misma facilidad que olvidan algo simple como un nombre también llegan ha olvidar una discusión o un momento desagradable de su vida …por ello creo que pueden sentir mayor paz interior y perdonar con mayor facilidad…

  11. Ana Piza Escalante:

    Tengo casi 80 años y mantengo mi mente activa al máximo. Escribo, leo, hago sudokus, etc. No obstante, percibo que mi cerebro ha perdido un poco su capacidad de recordar. “A mí también se me olvida todo” me dicen los más jóvenes. Sí, a mí también se me olvidaban cosas antes, pero yo percibo claramente la diferencia que a veces me angustia, aunque he decidido que no me voy a angustiar de nuevo sino que lo voy a tomar por el lado amable y simpático. No necesito olvidar el pasado ni el presente es difícil para mí. Por el contrario, creo que he sido muy suertera y dichosa y siempre lo he creído. Pero que mi cerebro ha perdido algunas neuronas, eso no lo puedo negar. Estoy escribiendo (mi mayor pasión) y se me olvida completamente una palabra sencilla. Se me borra por un rato incluso el concepto. En eso tengo una anécdota muy graciosa. En uno de esos momentos se me ocurrió traer el diccionario de sinónimos para ayudarme. Cuando se presentó la ocasión, me dio un ataque de risa: ¿cómo voy a buscar una palabra o su sinónimo, si no la recuerdo? Así es, medio trágico pero divertido. No hay escapatoria, pero creo que no hay que angustiarse sino verle su cara simpática.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.