Autor: Eduard Punset 15 junio 2009

Acabo de visitar en los laboratorios del MIT, en la ciudad académica de Cambridge, al lado de la Universidad de Harvard, en Boston (EE.UU.) a científicos amigos, dos de ellos galardonados con el premio Príncipe de Asturias de investigación. Tenía ganas de vislumbrar el futuro y salir un poco de la pandemia de la fiebre porcina y su consiguiente caza de brujas.

Robert Langer Robert Langer, investigador del MIT, estará en Redes próximamente. (Imagen: SmartPlanet.)

A una de las especialidades en la que me he querido detener para entrever lo que viene la llaman “administración inteligente de fármacos”. Ya funciona muy bien, por ejemplo, una oblea –parece más bien una pastilla– que se inserta en el cráneo cuando se tiene un cáncer de cerebro. La pastilla está impregnada para ir destilando el veneno que no mata –o no debiera matar–, evitando la tortura de las sesiones repetidas de administración del supuesto medicamento. No pudieron aclararme si, además de evitar el camino penoso desde el hogar hasta el hospital, el ‘sistema inteligente de administración de fármacos’ evitaba la tortura de la quimioterapia arrasando con todo lo bueno y lo malo.

En el hotel, me encontré a una madre con su hija, de menos de 30 años, recién salida de un tratamiento exitoso de un cáncer de ovario. No había bebido ni fumado jamás; sólo la habían obsesionado los estudios que ahora podía aplicar en la vida cotidiana gracias a su sensibilidad domada, su inteligencia entrenada, su vocación indomable y su decisión de apostar por la supervivencia. Me sorprendió un rasgo que nos hermanaba a los dos. Su cabello estaba particularmente revuelto e indomable; luego supe –porque ella me lo confesó después– que lo estaba más que antes de la administración de ocho sesiones de quimioterapia. Con o sin pastilla, con o sin chip, la cabellera le había vuelto a crecer, pero a su manera. El primero que se dio cuenta en mi caso fue mi peluquero, Iranzo: «Profesor –me dijo la segunda vez que aparecía con mi pelo renacido–, parece el mismo, pero no es igual que antes».

Lo había debido de reconocer al peinarme por la mañana. El cabello del lado izquierdo de la cabeza no conseguía dominarlo como el del lado derecho. Nunca se habían plegado del todo los rizos, pero ahora pasaba el peine una y otra vez como si nada; después de la quimio, eran más rebeldes e iban más a su bola que antes. Lo mismo me dijo ella en el hall del hotel: «Se parecen, pero no son idénticos».

Robert Langer Uno de los dispositivos diseñados por Langer para mejorar la efectividad de los medicamentos. (Imagen: SmartPlanet.)

Tanto en su caso como en el mío, nadie podría explicarnos jamás por qué las células que ahora se encargaban de sustituir a las que modelaban la cabellera antes de que la quimio las exterminara para siempre no se habían limitado, simplemente, a copiar lo que había antes. Obviamente, lo habían intentado, pero no lo habían conseguido. ¿Será que los billones de células que constituyen la comunidad andante de células –eso es lo que somos, querido lector– son todas distintas? ¿Que muchas se dedican a lo mismo, pero afloran diferencias?

Por la tarde quise volver al mismo laboratorio porque había visto de refilón un sustituto de la pastilla que parecía, éste sí, un chip de verdad, con más de una veintena de agujeros. Era minúsculo y precioso; daban ganas de incrustárselo debajo de la piel. Llevaban ya un año de implantaciones exitosas con animales –faltaba poco tiempo para que lo pudieran utilizar con los humanos–. Ya no se trataba de administrar de manera inteligente un fármaco, sino de tener dentro del cuerpo toda una farmacia.

Mientras descubrimos el secreto de la enfermedad, nos podemos consolar descubriendo modos más eficientes de tomar píldoras.



46 Respuestas to “Menos píldoras en los medicamentos del futuro”

  1. Capitán Clostridium:

    … Como sorprendente ha sido su relato, sobre un tema que desconocía.
    Suyo, siempre, Capitán Clostriidum.

  2. Dr. Jorge de Paula:

    Es importante todo avance en el tratamiento farmacológico de especialmente cuando se vincula a la quimioterapia en virtud de que los actuales tratamiento siguen siendo extremadamente agresivos, y el no tener que estar mirando el reloj para ingerirlos cada 8 o 12 o 24 hs. ya es un adelanto. Sin embargo asistimos a una medicina que por un lado resulta fascinante y atractiva por los enormes desarrollos tecnológicos, tanto en el campo de la farmacoterapia, como en el campo de la investigación, y en el campo de la imagenología. Todos estos campos son muy atractivos tanto para los médicos como para la población, pero no debemos olvidar que el gran desafío para la medicina en este siglo XXI es pasar de la enfermedad a la salud, es decir llegar al paciente antes que la enfermedad se manifiesta o mejor aún antes que la enfermedad se produzca, y en estas áreas de la medicina preventiva y de la promoción de la salud, es donde tenemos aún uno de mayores déficits, sea porque la población en general hace caso omiso a los consejos médicos mientras se sienten bien, o mientras se sienten jóvenes, y muchos van así regalando su salud. El Dr.Valentín Fuster ha escrito un libro muy didáctico para que la población tome conciencia de la importancia del cuidado de la salud, y que la salud no sea tomada solamente como un derecho humano, sino que debe ser tomada como una responsabilidad que cada ser humano debe tener consigo mismo. Ver La ciencia de la salud- Dr. Valentín Fuster
    Este concepto va muy de la mano con el desarrollo de la epigenética, que nos dice que NO SOMOS VÍCTIMAS DE NUESTROS GENES, sino que somos coautores de nuestra salud o coautores de nuestras enfermedades. Ver ¿somos víctimas de nuestros genes? – Dra. Marianela Castes
    La industria farmaceútica, sin duda que aporta muchísimo al desarrollo de nuevos tratamientos para enfermedades para las cuales la humanidad estuvo sin cura durante siglo, y eso es algo extraordinario y muy valorable, pero también debemos saber que todo ello ha llevado a un gran sesgo en las pautas de tratamiento con la implantación de un nuevo Dogma, llamado MEDICINA BASADA EN LA EVIDENCIA, el cual ha sido impulsado y es sostenido tanto por la Industria del medicamento, como por las companías de seguro como por las administraciones, y se contrapone muchas veces con la medicina basada en lo que más importa para cada paciente, en cada momento particular, eso que el Dr. Alberto Agrest ha denominado MEDICINA BASADA EN LA IMPORTANCIA, en su libro Ser médico, ayer hoy y mañana.
    Ya el Legendario Dr.William Osler (1849-1920), nos decía que: “Una de las primeras responsabilidades del medico es educar a las masas sobre la necesidad de no tener siempre que tomar medicamentos” y Roberto Abadie Sorian en sus consejos para vivir 100 años, nos insistía en la necesidad de NO ABUSAR DE LOS REMEDIOS.
    Ver consejos para vivir 100 años – Vida sana y ordenada.
    La comida moderada. No abusar de los remedios. Buscar por todos los medios. De no alterarse por nada. Ejercicio y diversión. No tener nunca aprehensión. Poco encierro, mucho trato y continua ocupación.
    Reciba un saludo a la distancia y felicitaciones por sus brillantes aportes.

  3. María:

    Como bien dice Ud. la quimioterapia “arrasa lo bueno y lo malo”, sobre todo, lo que tiene un crecimiento rápido: células cancerosas, pelo, uñas, médula ósea, mucosas, piel, etc.

    Ahora que Ud. cuenta lo de su pelo, el que era y ahora no es, me pregunto si mi hijo, que padeció leucemia cuando aún no cumplía los dos años, es ahora quien en principio debería haber sido o si por el contrario, al encontrarse en pleno crecimiento durante su tratamiento, ahora es “otro”. Siempre me pregunté si aquel parón de crecimiento (ni un sólo centímetro en seis meses) también se estaría produciendo en su interior, afectándole en el futuro, si llegaba, como afortunadamente ha sido.

    Pienso que uno de los mayores retos de las investigaciones sobre los tratamientos de cáncer será ése precisamente, el intentar curar sin “matar” lo bueno.

    Ojalá la experimentación con estas “píldoras inteligentes” no sólo nos lleven a que el paso por la quimio sea más llevadera, sino que sea más específica y efectiva sobre las células descontroladas, dejando que las sanas puedan seguir su ciclo natural.

    Y no se preocupe por su pelo, porque lo que nos interesa es el ciéntifico y la persona que lo lleva.

    Un saludo

  4. Cris:

    Lo k usted comenta ya lo oí yo hace años en un documental sobre cáncer, a una chica, tras la quimioterapia, el pelo le empezó a crecer rizado cuando, hasta ese momento, lo tenía completamente liso; la verdad es k siempre me he preguntado pq sería… algún día lo sabremos. Como siempre, interesantísima la entrada.
    1 saludo

  5. antonio:

    “Mientras descubrimos el secreto de la enfermedad, nos podemos consolar descubriendo modos más eficientes de tomar píldoras.”
    Así es Sr. Punset, somos como niños prodigio capaces de reaccionar contra el dolor en todas sus expresiones, inventando tecnología cada vez más sorprendente. Si embargo, somos incapaces de descubrir el origen del dolor, la máquina del dolor que sigue produciéndolo sin parar, mientras tratamos de evitarlo. Es como un grifo abierto que inunda nuestra casa y estamos tan ocupados en achicar el agua que no se nos ocurre buscar el grifo y cerrarlo.

    El dolor produce puestos de trabajo y formas de vida, por tanto, ¿por qué invertir en buscar su origen real? ¿cuantas personas no queremos dejar nuestro dolor porque es lo único que tenemos?

  6. Rosa:

    Hola Eduard:
    Está claro que el futuro de la humanidad apunta al chip, pero yo me preggunto ¿ va a ser una medicina pública ó privada?, porque precisamente hoy cayó en mis manos un artículo de D-salud en la que varias autonomías buscan ya la privatización de la medicina, con lo cual creo que los pobres se quedarán sin medicina inteligente..
    También habrá que esperar a ver los resultados y los efectos secundarios, que los habrá.
    Hace tiempo leí que el pelo y las uñas son los primeros indicadores de la enfermedad. por lo que no es extraño que haya un antes y un después de una quimio. Y si el pelo se vuelve más rígido, es posible que la zona afectada presente ciertas cicatrices ó marcas del paso de la quimio y la radioterapia.
    Lo que está claro es que a la quimio y la radioterapia tienen los días contados.
    Hay muchos médicos que aseguran que la enfermedad es la manera que tiene el cuerpo de avisarnos de irregularidades ( por exceso o por defecto) en nuestro modo de vivir, y nos avisa para que cambiemos alguna o muchas malas costumbres ( que sabemos ó ignoramos). Si logramos cambiar, la enfermedad desaparece.
    Prefiero pensar en la prevención y en no tardar mucho en poner remedio a cualquier desajuste.

  7. milena:

    no estoy en contra de la farmacologia y de sus investigaciones, pero desgraciadamente es en primer lugar un gran negocio. hay muchas denuncia sobre las conductas de las farmacéutica para vender sus productos.
    lo que está seguro es que no les interesa que las persona se puedan curar de otra forma que no sean sus fármacos.porqué los investigadores siguen viendo el cuerpo como partes separadas cuando está claro que todo está relacionado , incluídas las emociones.?

  8. adrian:

    Tengo una pregunta.

    ¿Alguien estudio el cancer como una “herramienta” de la raza humana?. ¿Alguien analizó esta enfermedad como algo inherente a la raza en su conjunto y no individualmente?
    Algunas especies modifican su sexo dependiendo de la minoria o mayoria en su especie, en determinado momento; o sea actúan individualmente pero hacia un objetivo grupal.
    ¿El cancer no se deberá investigar de esta manera?.
    Saludos

  9. Kris:

    Muy interesante lo que cuenta. Ojalá pronto se encuentre una manera de evitar la quimio. Yo llevo ya 4, me queda 4 más y reconozco que, además de ser mala para las células buenas es mala psicologicamente. Siempre he estado en contra de la industria de la farmacia y he intentado vivir una vida sana para evitar enfermedades. No tuve en cuenta en estos cuidados, el stress. Y contra lo que jamás hubiera imaginado, ahora me encuentro sin poder decidir lo que quiero que le pase a mi cuerpo y tengo que darme quimioterapia. Cosas de la vida, pero ojalá pronto descubran todo lo necesario para curar el cáncer sin necesidad de perjudicar el resto del cuerpo. Un saludo.

  10. Gloria:

    Espero que pronto, muy pronto encuentren la manera, con chip o sin él de tratar el cáncer y que ya nosea una tortura para el cuerpo y la mente como lo es la quimio.
    Y es verdad, que el pelo ya no sale de igual manera, como creo que las personas que han superado un cáncer, “parecen las mismas pero ya no lo son”.

    Saludos

  11. Noelia:

    Cada vez que le leo pienso que me quedan demasiadas cosas por saber, y eso me dan más ganas de vivir. Ojalá encuentren la forma de no sufrir tanto con la quimio.
    Un saludo

  12. juan:

    Pretendía hacer un breve apunte a su magnifica, sin paliativos, exposicion anterior, Sra Susana, pero no lo he logrado y el tiempo se nos ha echado, materialmente, encima.
    Si magnifica, en general, en cuanto se adentraba y salía con agilidad felina, del chocante territorio de sabiduria de los vedas, de los que, en su momento, no osé sugerir por extensos, complejos y por la limitacion que entonces tenía sobre el conocimiento de algunos de ustedes que ahora me van resultando algo mas familiares, y, por ello, me limité a apuntar a la raiz comun entre el verbo aleman “sisen”(saber) y su significación vedanta (“ver”).
    Lo sabido es, pues, desde el territorio veda, lo visto. Y no hablamos, y lo sabemos, de la metáfora geométrica que, tal vez hasta el presente, ha culminado los análisis occidentales y les ha permitido también “ver” ( donde, de nuevo, aparece la percepción, incluso de la “idea” como algo “visto”, la bombilla que se ilumina en la morcilla de un comic, el “Eureka” de Arquímedes. . . Como tampoco de los significados dispares e incluso enemigos enfrentados de la palabra “iluminación” que recorre como un rayo la historia del pensamiento y la geografía de las distintas especialidades coetáneas, sea cuando fuere, levantando afectos y animadversiones. ).
    Pero, usted se adentraba en la jungla india como verdadera pantera y en un solo recorrido atrapaba y nos traía el vellocino de oro, como la mas eficaz de los argonautas para, acto seguido, desplegarnos el contenido como la tela, acabada ahora si, de la paciente Penélope. Estupenda y magistral concisión, Sra. Susana. Y, conste que no suelo prodigar alabanzas, por haberlas percibido casi siempre mendaces, aunque tampoco escatimarlas a los escas@s a quienes creo merecedor@s de ellas. Y usted lo ha sido.

    Aun cuando fuera para pasmo de quienes no vieran sino un cumulo de citas inconexas, (¿hay algún personaje de comic entre nosotros?) al carecer, sin poder apercibirse justamente por su falta (verdadera etimología de la noción de “pecado”. Que probablemente desconozca, sr cura), de los inte-ligere que despliega con tan fácil hermosura. ¡lastima que no quieran verlo quienes se lo pierdan!¡Pena da, que generalicen desde cierta ignorancia, en lugar de hacerlo, como podrían igualmente, desde cierta sabiduría, si por tal optaran!.

    Tras un comentario que me anima (etimología de “ánima”, común a coraje y energía; del mismo modo que “entusiasmo” lo es de “entheios”, apelando al dios interior que nos empuja y acelera) a reclamar la atención sobre las revelados términos de “scindere”, “inter-ligare” y “re-ligare”. Y baste. En su momento, creo que, si conviene, habrá tiempo oportuno para retomarlos de nuevo. Y si no, por algo será. “Tempus fugit”, sacándonos del lugar donde estábamos para trasladarnos a otro, nuevo. Como siempre.

    No obstante, confieso que me cuesta despegarme ahora y abandonar la vieja casa de la semana pasada, con tanto tesoro mental abandonado allí.
    Si ciertamente usted se había ido de cabeza al 19 aC para traernos la noción de Brahma, de la que habrá de beber Zoroastro en el probable siglo 13, haciendo la adecuada escisión de la siempre fundente Maya, y aportarnos las innombradas, pero presentes, nociones del bien y del mal, citadas ya en los primeros escritos hechos por el hombre, revelando con ello que las consideraba primordiales, de la luz y de la oscuridad, que habría de resolver finalmente Shaoshiyan, esperado siempre, el redentor que nos traería la luz del verbo y que se revelaría y volvería a revelarse entre los vedas, mientras se interpondrían en el 16 aC el “libro de los muertos” (cuya traducción mas literal está. sin embargo, mas próxima al origen sánscrita del “libro de la salida a la luz”) y la venida a la ya citada iluminación del monoteísmo de Atón, por un Amenofis IV, no casualmente afectado por la clase de tricromosomía que iluminó su percepción, como la oscureció, tal vez, a nuestro atónito y deshadado Carlos II, ya en el 17 dC, sometido a la otra cara de su moneda. Pero, todos, tras eso, esperando a su Mesías. Cada uno al suyo. Como siempre, al impreciso y negado Godot.

    Su discurso, emocionante, al menos para mi, en tanto que liga, coagula, vertebra, y, si se quiere, templa o hierve, hornea y transfigura las sustancias iníciales en el plato que ofrece a la degustación inexcusable. Y quede ahí, como los demás, convertido ahora en sempiterna presencia. Gracias a ese “inte-ligere”, que es necesario percibir para apreciar.
    El mismo que permitió a Anaximandro de Mileto, coetáneo de Thales afirmar que, en el fondo, todo era uno. Afirmación que aclararía 60 años mas tarde su citado Anaxímedes, contemporáneo éste de Heráclito, acogiendo en su unificación a la realidad-real y a la realidad-mental. No otra cosa dijo el Shakespeare que cité. No a conclusión diferente llegó el Theilard de Chardin que nombré, cuando alcanzó a “ver” lo que llamó el “punto Omega”, de lo que denominó “Noosfera”. ¿o me equivoco?.
    Los arroyos filosóficos que partieron de distintas fuentes, parecieron confluir, sin embargo, en un mismo delta. Y los físicos, a menudo, seguían sin enterarse.
    Quizá sea esta “falta” o pecado la que les condene a buscar en lo pequeño y en lo grande una unidad que, cuando a punto están, se remultiplica elevándose a potencias imprevisibles, como gota de mercurio que se toca. . y vuelta a empezar. Quizá tenga idéntico significado intentar tirar de esa entrelazada realidad que impide extraer una parte para someterla a análisis, sencillamente porque acarrea con ella lo restante. El Uno inescindible nos dice que La Teoría del Todo no es sino La Teoría del Uno.

    No otra sensación he tenido al visionar ahora el video con la entrevista que el Sr Punset nos proporciona del Sr Marcus, porque en relación a los psicólogos: me ha recordado, en su exposición, al Sr Wilhelm Dilthley, nacido en la Alemania de los años 30 del siglo 19 y que, de vivir, hoy tendría entre 170 y 180 años, según calculo.
    Caramba, no parece que el asociacionismo que predicaba Dilthley distara demasiado de la manera de entender (y recuperar) los recuerdos que nos manifiesta el Prof. Marcus, a día de hoy, desde Harvard, según lo he entendido yo, sin duda con torpeza.
    Podría, si me sintiera con ánimos suficientes, establecer una comparación entre las posturas de ambos, pero, si lo hiciera, no creo que llegara a aventurarme tanto, como para establecer una calificación paralela a la que realiza, cuando califica nuestro cerebro de “chapuza evolutiva” y entiendo que casi sugiriendo algo parecido al hablarnos de nuestro “impreciso” lenguaje. No puedo por menos que abogar aquí por algunos de nuestros comunes maestros, con afecto, y pedirles mis personales excusas al respecto. En particular a Leibnitz y a Bertrand Russell. No me atrevería a decir fácilmente otro tanto, teniéndolos presentes.
    Cuando Leibnitz buscaba su “characteristica universalis” iba a la caza, no solo de la eliminación de las indeterminaciones del lenguaje humano, sino también hacia su sistematización para lograr un sistema referencial lógico equivalente al numérico, que ya existía en las matemáticas. No lo logró, probablemente, porque no estaba aún preparado el entorno intelectual para dotarle de los instrumentos precisos.
    Intentos anteriores, curiosamente, parecían haber logrado mas de lo conseguido por el Sr Leibnitz, pero la documentación histórica se habría perdido y solo cabía hablar de ellos desde el territorio mitológico. Muy primitivamente tal vez podría citarse el Libro de Enoch, aunque con mayor precisión y cercanía cabría hablar de la colección de rudas germanas y, también con mayor ajuste, aunque de mas imprecisa datación si lo hiciésemos sobre las llamadas “clavículas de Salomón”. En todo caso, puede que encontraran su referente común en el primitivo lenguaje jeroglífico de los sacerdotes egipcios, que probablemente sería mas pictórico que fonético y, por tanto, mas apto para la comprensión que para el entendimiento, que es una manera de comprensión fraccional. A través del entendimiento se puede hablar de lo que no se comprende. Pero la frase no admite la propiedad conmutativa.
    Bertrand Russell, lo confesase o no, perseguía otro tanto. Como Wittgenstein, por citar algún otro. Pero ninguna uva está madura hasta que se alcanza. Y a día de hoy, por vía indirecta nos hemos acercado tanto que, cuando lo obtengamos, puede que no veamos gran diferencia entre lo sabido el momento antes y el momento después, pues casi no existirá salto alguno de continuidad. Y, desde luego, nos resultará punto menos que imposible atribuirle autoría alguna, pues sus progenitores habrán sido colaboradores tan dispersos y anónimos como lo somos nosotros, ahora, mientras esto escribimos. Pero, no por ello, seremos menos ciertos.
    Y aun mas reales, los memes, que reimpulsaremos al citarlos. Memes que como los elementos del lenguaje que Wittgenstein intentaba asimilar directamente creando un isomorfismo con la realidad cósica, permiten una gran capacidad combinatoria, de la que sin duda se aprovecha muy bien nuestro cerebro, evitando, mediante el uso del camino mas corto, el estorbo de los innumerables paréntesis engorrosos al que nos llevaría una precisión matemática, innecesaria de todo punto, para el lenguaje cotidiano. No creo que, sobre nuestros hombros llevemos una chapuza, en absoluto.
    Si, en cambio, que su cita final, Sra. Susana, está referida al magnetismo bajo la misma alusión como el que yo, desde él, le hacía. En presencia de un campo magnético las partículas de hierro se “orientan” y de ese modo, que duda cabe, se “desvelan”, aunque justamente es lo que les permite ver el campo que las circunda y la orientación de sus respectivas partículas. Descubrir conlleva descubrirse y todo movimiento implica el desequilibrio. Los mecanismos de la monstruosa estabilización del mal llamado “statu quo” arrancan. . . y buscan de nuevo la sangre de la que se nutren. Y usted y yo lo sabemos. Pero que nadie tema su divulgación, pues tal conocimiento es inefable. Quien no haya llegado a él por su cuenta, no escuchará los avisos ajenos. Y quienes ya lo hicimos, ya cobramos.

    Respecto a la quimio (pues con tal familiaridad terminamos nombrándola, quienes la hemos conocido) quisiera llamar la atención, al menos de pasada, sobre dos hechos situados en niveles muy diferentes: la conducta del tejo, el árbol mítico para los celtas y que hoy sirve como ingrediente de este extraño “soma” ( un guiño, Sra. Susana, al origen de los textos védicos) que andamos, por estas latitudes tomando y la farmacopea prohibida.

    De la corteza del tejo se extrae el taxol, y del taxol, si conviene, el taxotere, un derivado químico del anterior. El tejo no es un árbol cualquiera. Parece estar poseído por una extraña inteligencia. De pequeño, hasta que llega a unos pocos cientos de años, no parece sino un vulgar arbusto, uno mas entre tantos otros, de modo que el leñador que se pasa por el bosque, de vez en cuando, para cortar leña, suele, por economía y prudencia, despreciarlo. El tejo deja que el leñador haga eso, es mas, se lo sugiere a través de su minúsculo tamaño. Pero parece conocer la avidez del hombre y sospechar, como así suele suceder, que en unos cuantos cientos de años, el hombre habrá acabado con la leña circundante y, por tanto, habrá dejado de merodear con su peligrosa hacha por el lugar que le pertenece. Es entonces cuando llegan su oportunidad y su hora. El inocente arbusto desprende bayas venenosas que eliminan todo vegetal de los alrededores, de modo que, ahora, los nutrientes le pertenecen en exclusiva. Ha logrado el monopolio. Y muestra la oculta faz. Crece imparable hasta convertirse rápidamente en un árbol imponente. Ha alcanzado su desarrollo, y su corteza, quienes la hemos probado, sabemos a que sabe. Se ha quedado, como los grandes, solo. Y eso representa también para él un peligro, de modo que espera que tarde o temprano vuelva el descendiente de alguno de los leñadores para cortarle su tronco. No puede hacer nada frente a eso, salvo intentar hacerle desistir al encontrarse solo. Ahora le toca esperar. Cuando finalmente ocurre, y es atacado por el leñador, pues todo finalmente ocurre, con los restos de sus ramajes se dirige hacia su tronco y se reinjerta a si mismo, recuperando de nuevo la vida que se le había arrancado. Capaz de repetir la jugada, se convierte, de ese modo, en un árbol virtualmente inmortal, ya pareciendo dios o demonio. ¿No les da que pensar sobre la “consciencia” a la que anteriormente habíamos aludido desde nuestra superior inteligencia?. Algunos, que no todos, de los principios activos del tejo han sido hallados. Y, en general, no se conoce demasiado bien por quienes se pasean a su alrededor, desconociendo el potencial toxico que sus bayas contienen y que era usado por los celtas de un modo equivalente a como lo hicieron durante el siglo pasado algunos generales en una Alemania con pretensiones imperiales. Pero, bueno, igual ocurre con la cicuta y con la mayoría de las plantas venenosas que las personas humanas desconocemos, pero no los animales y que, en general, dan también “brotes verdes” en el suelo, justo porque ninguno se atreve a comérselos, Sra. ministra de economía.
    Si la farmacopea derivada de las plantas había obviado el ahora recuperado conocimiento de venenos mayores, asociados a las condenadas practicas de hechicería; no así ha ocurrido con la rama, paralela y eficaz, que daba a las pócimas de las brujas la mitad de su poder. Sabido es que lo restante provenía del ritual y del conjuro. Obviando, razonablemente, esto ultimo; no parece ser igualmente razonable haber dejado de de investigar las propiedades farmacéuticas de los componentes no vegetales que componían sus recetas. Ahí parece que la superstición abolió de un plumazo un campo científico entero, cual era el de los principios activos de los restantes seres vivos. Tal vez fuera conveniente retomar, ahora que decimos no ser ya supersticiosos, tan abandonados estudios. E integrarlos, naturalmente, entre los demás remedios, tanto físicos como psíquicos, puesto que, según creo, lo físico y lo psíquico no son, tampoco, escindibles, sin pagar un alto precio por ello y encontrarnos con una realidad diferente entre los dedos. Quienes quieran pueden comprobarlo echando una ojeada a las estadísticas. Quienes prefieran otros métodos pueden elegir entre un amplio abanico.
    Pero otra vez, me temo que, a mi pesar, me ando extendiendo, aquí, mas de lo debido. Y debo callar, al menos, hasta la próxima, pues bien se que ahora me estoy moviendo en el ambiguo territorio de nadie, saliendo del conjunto de comentarios anteriores y entrando en el de los siguientes. Y que, haciéndolo, estoy dejando de hacer otros deberes. Pero, tal vez sea así por necesario, para poder ir del monte a la llanura, con todo afecto.

  13. juan:

    donde pone “sisen” había puesto “wissen”,pero los correctores gramaticales son tercos y unilingües.Ya se sabe

  14. Cayo:

    Contestando al Dr de Paula le diré que la medicina basada en la evidencia no es un dogma, de la misma manera que no es un dogma el método probabilístico aplicado a la moderna cosmología. La medicina basada en la evidencia es la foma más científica posible de aplicar a la práctica habitual el torrente actual de conocimiento científico, obviando, eso sí, la antigua concepción de la medicina basada en la opinión de los expertos. Y ello porque, sin desmerecer a la mayoría de estos expertos, la experiencia propia siempre tiene sesgos. Debemos tratar a cada paciente individualmente, si, pero siempre con el mayor rigor posible, y la medicina basada en la evidencia es un utensilio eficaz en el que apoyarnos para ser lo más rigurosos posible. Nunca es un dogma sino la mejor de las opciones. Prefiero someterme a un tratamiento que ha demostrado su utilidad estadísticamente a otro que le ha sido útil en su experiencia personal. Yo también soy médico y prescribo medicamentos a mis pacientes apoyándome en la medicina basada en la evidencia. Como siempre, Punset, genial en sus apreciaciones.

  15. Rosa:

    Ayer coincidí con un programa televisivo en el canal 33 de la tv catalana y hablaba una mujer maravillosa acerca del tema de las grandes compañías farmaceúticas. Es Teresa Forcada i Vila, me quedé enganchada, de como habla y lo que dice. Acabo de ojear creo el último de sus libros ( cuadernillo) titulado ” Els crims de les grans companyes farmaceutiques” totalmente científico y fiable.
    Yo no creo en dioses y sí en la vida y en los humanos, independiente de sus creencias ó sus ideologías.
    Sr PUnset, me impresiona cuando dice que le “daban ganas de incrustarse el chip solo con verlo”….
    Y por otro lado tambien sé que la enfermedad no tiene secretos, pero sí los tienen los humanos y las familias.
    Que razón tenía Voltaire cuando decía aquello de “la terapéutica es darle drogas de las cuales poco se sabe a un enfermo del que aún se sabe menos”

  16. Cayo:

    En fin… . Rosa debería reflexionar un poco sobre lo que decía Voltaire, y en qué contexto lo decía. Quizás ha cambiado un poco la terapéutica en 2 siglos ¿ no le parece? y quizás también ha cambiado algo el conocimiento de las enfermedades ¿no cree?. La industria farmacéutica tendrá su lado oscuro (seguro que sí) pero de ahí a demonizarla va un abismo. ¿Cual es la alternativa según su parecer? La industria farmacéutica es un gran negocio…pero del que nos beneficiamos en mayor o menor grado todos. ¿o usted renuncia al analgésico cuando tiene dolor? Sin la industria farmacéutica desaparecerían la innovación en tecnología, las reuniones científicas, la literatura científica, la investigación en materias como la microbiología y virología. Las neurociencias, tan del gusto de Punset se verían tan limitadas en sus investigaciones que el progreso en ese campo quedaría paralizado…al igual que en otros muchos. Pero es que además los países occidentales basamos un porcentaje considerable de nuestro PIB en la industria farmacéutica (que da de comer a muchos miles de personas). O sea, que igual los malos no son tan malos ni los buenos tan buenos. El problema fundamental, como en cualquier asunto (y en eso estoy totalmente de acuerdo con Punset) es que los humanos tenemos tendencia a no cambiar de opinión, y aquellos que creen en los buenos y los malos, seguirán haciéndolo por mucho que se les saque de su error. Un saludo

  17. Chica latina:

    El doctor David Servan, en su best seller mundial “Anticáncer”, nos da algunas claves para evitar padecer un cáncer o superarlo una vez diagnosticado. Es un libro fantástico. Les dejo linkada una reseña. No se lo pierdan.

    ¡Ánimos a tod@s los que sufren por una enfermedad y a sus familias!

    Saludos latinos

  18. Xenen:

    El cáncer no es una enfermedad. Son muchas enfermedades diferentes.
    El cáncer no tiene una sola etiología. Tiene muchas etiologías.
    Un tipo concreto de cáncer, puede tener muchas etiologías diferentes.
    El cáncer concreto de una persona concreta puede haber sido originado por varias etiologías simultáneamente.
    Hay algunos tipos de cáncer que tienen etiología exclusivamente genética.
    Hay otros tipos de cáncer que dependen de agentes externos, y no de los genes.
    Cada persona, cada individuo, puede reaccionar de diferente manera al mismo tipo de cáncer.
    Hay muchos tipos diferentes de tratamientos, no ya para cánceres diferentes, sino incluso para el mismo tipo de cáncer.
    Cada tipo concreto de cáncer reacciona en cada persona de manera diferente al mismo tratamiento.
    El ambiente es importante. La alimentación es importante. La genética es importante. Los agentes infecciosos son importantes. Los hábitos son importantes. Lo que respiramos es importante.

    Tal combinación de factores, hace que de manera ineludible, deba procederse a la individualización del tratamiento. Un paciente, un tratamiento específico para él.
    Ese es el objetivo, una vez el cáncer se ha instaurado. Objetivo en el que se trabaja incansablemente, pero que aún está lejos en muchos casos.

    El objetivo previo es prevenir aquellos agentes evitables que sabemos que pueden causarlo, proceder a la detección precoz en los grupos de riesgo y establecer el consejo genético en su caso. Prevenir es mejor que curar.

    El diagnóstico de cáncer tiene una carga emocional que trasciende las de otras enfermedades. Enfrenta siempre a la persona que lo sufre con su propia muerte y siempre arrastra su oscura mitología con él. Pero, pese a su manifiesta gravedad en muchos casos, pese a la dureza de su tratamiento, lo cierto es que ya no es, muchas veces, el monstruo fatal que antaño era. Los progresos son continuos, y la supervivencia de las personas que lo vencen, es cada vez mayor. Pero el tratamiento es muy duro para el paciente y sus complicaciones elevadas. Mejorar estas circunstancias vuelve a ser otro objetivo prioritario.

    Sin embargo, los datos estadísticos evidencian que determinados tipos de cáncer crecen en tasas de incidencia año tras año. Investigar y resolver esto, también es prioritario.

    Este esfuerzo contra el cáncer empeña a muchísimas personas en todo el mundo. En el fondo creo que a todos nos afecta.

    No estaría de más, ayudar en lo que podamos.

    Saludos.

  19. Rosa:

    Quiero aclarar que para mí generalizar es injusto, y cuando digo poer ejemplo la terapia no hablo de todas ni de todo, pero si de lo que abunda o impera.
    Y tanto que ha cambiado, en la forma y tambien en el conttenido, como no, pero en la esencia no veo tales cambios.
    También ha variado el conocimiento de las enfermedades, seguro, pero eso no reduce casi nada las estadísticas.
    Sin la industria farmacéutica ( como negocio de unos pocos en detrimento de muchos), se puede vivir y mucho mejor, sin afectar a una gran parte de la ciencia, la que va encaminada hacia el bienestar humano.
    No se trata de ser malos ni buenos, sino conscientes o inconscientes.

  20. Cayo:

    Correremos un tupido velo sobre lo de las estadísticas (por no hacer sangre). Por alguna razón usted alberga cierto resentimiento contra la industria farmacéutica. Está usted en su derecho. Y como estoy dispuesto a cambiar de opinión, me gustaría ver las cosas según su prisma. El problema es que usted hace acusaciones veladas, reproches al conocimiento médico más o menos difuminados… pero nada concreto. Es difícil ponerse en su lugar si no especifica un poco más. Ahora bien, advierto que algunos de esos reproches velados son esgrimidos habitualmente por los partidarios del pensamiento mágico, que forma parte del pensamiento NEW AGE… eso de que uno puede curarse de cáncer sólo con desearlo y sin medicamentos. También es muy típico de dicho pensamiento mágico la creencia en una conspiración a nivel mundial para perjudicar a la humanidad. Para salir de dudas sobre la necesidad de tratar adecuadamente un cáncer le recomiendo la entrevista de Punset a su oncólogo, publicada en REDES.

  21. Acm:

    Pues claro que sí. Los avances en todas las áreas del conocimiento están llevando en volandas a una tecnología magnifica que se corrige y perfecciona día a día, y que apenas está mostrando ahora su increíble capacidad futura para poder ofrecer soluciones a las personas.

    Con la esperanza de que el sufrimiento y el dolor tan intensos en ellas, y sus familias, no fueran vistos nunca más por alguien como síntomas de lucro o negocio, no quiero entrar ahora a valorar posibles estrategias empresariales de la farmacotécnia. Aún así, quiero hacer mención aquí a las noticias aparecidas sobre el grupo farmacéutico suizo Novartis y a su negativa a donar vacunas contra la gripe porcina a países pobres.

    Me despido aprovechando la ocasión para recordar a esos 30 millones de seres humanos europeos que padeciendo alguna de las tipificadas como Enfermedades Raras no tienen aún solución en la ciencia.

    Que los poderes políticos no se olviden de ellos.

    Saludos muchos

  22. meneame.net:

    Menos píldoras en los medicamentos del futuro…

    Punset: "A una de las especialidades en la que me he querido detener para entrever lo que viene la llaman ‘administración inteligente de fármacos’. Ya funciona muy bien, por ejemplo, una oblea “parece más bien una pastilla“ que se inserta en el …

  23. starwars attacks:

    las farmacéuticas son lo más corrupto. La ciencia no puede avanzar de verdad si la investigación está en sus manos. No creo que a punset le dejen publicar en su programa que la cura contra el cáncer ya existe y ha sido silenciada.

  24. Cayo:

    ahí tenemos un ejemplo claro de conspiranoia (starwars attacks) que nace del pensamiento mágico que antes mencionaba. No es posible dialogar ni sacar de su error con alguien que habla del cáncer como si fuera una “única” enfermedad.

  25. Jaime R. B.:

    A David Servan-Schreiber, un prometedor y ambicioso psiquiatra y neurólogo, le fue diagnosticado un tumor cerebral a la edad de 31 años. Por suerte, lo superó. Años más tarde, lamentablemente, aquel cáncer se reprodujo. Si duro había sido aquel primer trago, el segundo fue terrible. Tras salir de nuevo bien parado, David se cuestionó muchas cosas. ¿Por qué él había resistido y otros no? ¿Por qué el cáncer alcanza en los países occidentales dimensiones de epidemia? ¿Por qué en países como la India o el Japón el número de casos es significativamente menor?

    Tras años de investigación, tras leer con pasión todo lo publicado sobre el tema, tras hablar con docenas de pacientes y colegas médicos, hoy nos ofrece sus conclusiones en ‘Anticáncer’

    En su libro, Servan-Schreiber nos da ciertos consejos clave:

    a) Prescindir desde hoy mismo del tabaco, de los productos domésticos contaminantes y de los alimentos que, según todos los indicios, fomentan la aparición de la enfermedad: el azúcar refinado, la harina blanca, el arroz blanco, la carne de ganadería industrial y los aceites vegetales (salvo el de oliva, claro). Usar el sirope de agave o el sirope de stevia para endulzar; pasarse al pan, el arroz y la pasta integrales, y preferir los huevos de granja o el pescado como fuente de proteínas.

    b) Introducir en nuestra dieta diaria alimentos cuyo poder antioxidante combate activamente los tumores: té verde, soja, jengibre, cúrcuma, coles, tomates, ajo, cebolla, setas, algas, hierbas aromáticas, frutas rojas, cítricos, uva, chocolate negro…

    c) Controlar el estrés mediante yoga, ejercicios de respiración, meditación o deporte, y cultivar estados emocionales en que predominen la alegría y los sentimientos de conexión con quienes nos rodean. Está más que demostrado que todo ello fortalece las defensas naturales del organismo.

    ¡El cáncer no es una maldición, entre todos podemos hacer mucho para disminuir el número de casos!

  26. Xenen:

    Dr. Cayo:

    No sabe usted cuánto me alegro de encontrar a una persona de sus opiniones (que hasta ahora comparto plenamente), pues ya empezaba a dudar de que la cordura y la sensatez fuera capaces de manifestarse en este blog más de lo que lo hacen. Llevo contemplando desde hace bastantes entradas que las gentes conspiranoicas gustan de manifestar con vehemencia sus opiniones en éste foro. Me he batido hasta ahora en lo que he podido, pero no creo ser capaz de hacer contrapunto suficiente. Su apoyo a las posturas de la lógica y la moderación, le reitero, es bienvenido por éste que suscribe.

    Para esos que piensan que las empresas farmacéuticas son la propia encarnación del mal Satánico, les voy a hacer la siguientes preguntas a ver si son capaces de integrarlas en sus alterados esquemas (….me temo lo peor, pero sea…):

    – ¿Son seres humanos los que trabajan en ellas? ¿sus mandos intermedios son seres humanos?¿sus gerentes son seres humanos? ¿Sus directivos son seres humanos?
    – ¿Tienen familia las personas que en ellas trabajan, del primero al último? ¿Tienen padre y madre? ¿tienen hermanos, hermanas, cuñados o cuñadas? ¿tienen amigos o amigas? ¿Tienen hijos o hijas?
    – ¿Piensan ustedes, que si son seres humanos con familia y amigos, están libres de padecer ellos o sus familias algún tipo de cáncer? ¿creen acaso que ninguno de ellos lo ha padecido?
    – ¿Piensan ustedes que ellos ocultarían mejores remedios para cada tipo de cáncer si los conocieran? ¿de verdad piensan eso?

    El hecho, que nadie discute, que las grandes empresas farmacéuticas tienen sus propios intereses económicos, y que se han visto envueltas en algún escándalo concreto sobre algún medicamento concreto, no puede usarse como argumento para su demonización absoluta, pasando de ser considerados empresas (que es lo que son, con sus cosas buenas y malas, como todas las demás) a entes malignos salidos de la pesadilla de algún demente, como si tuvieran como objetivo final la eliminación del ser humano. Es absolutamente ridículo…patológicamente ridículo.

    Utilizando un argumento inverso, creo que sería terrible apreciar lo que podría ocurrir en el mundo si estas empresas desaparecieran de la noche a la mañana. ¿Se lo imaginan?
    Pues si se lo imaginan, dejen de decir esas historias desmesuradas. Y si no, demuestren lo que dicen, antes de emponzoñar a colectivos enteros, como tanto les parece gustar hacer.

    Las empresas de farmacia tienen sus propias regulaciones legales y metodológicas, su propia ética y mecanismos administrativos que las regulan, de una manera muy estricta.
    Otra cosa es lo comercial (a lo que como empresas tienen derecho pues se trata de vender un producto), en donde son agresivas. Pero eso ya es cosa de los médicos, que son los que al final tienen la responsabilidad de prescribir. Pero lo que venden, ya está aprobado por administraciones rigurosas en su control para uso humano. No son caramelos. Y suelen ir acompañados de unos extensos prospectos donde se advierte de los efectos secundarios. El que los consume debe asumir también la responsabilidad que le corresponde, pues ya está advertido. Así están las cosas.

    Y si no les gustan los medicamentos, hay otras opciones….ustedes verán qué eligen.

    Saludos.

  27. Susana:

    Estimado Sr. Cayo,

    Sólo querría añadir una reflexión. Si pudiese viajar en el tiempo, a la Edad Media pongamos al caso, llevando consigo penicilina y curase algún enfermo gracias a ella… probablemente podría ganarse usted un boleto, sin sorteo, para la hoguera de los brujos. Quiero decir, Sr. Cayo, que, a veces, lo mágico no es tanto la ausencia de Razón cuanto falta de ella.

    Si alguien pudiese venir del Futuro y tuviese el Conocimiento de curar con la Mente (por poner un ejemplo) veríamos magia donde no la hay (cuántos Imposibles dijimos en el XIX que ahora son Posibles?).

    Es una simple apreciación, y es que nuestra ignorancia debiera hacernos, siempre, prudentes. No quisiera que se prestase este comentario a reducir mi posicionamiento al respecto, puesto que en anteriores intervenciones ya he tenido oportunidad de expresar, desarrrollar y compartir opiniones sobre este, tan delicado, tema.

    Sin embargo, quisiera añadir, sobre este debate del fármaco, que la contraposción de opiniones adversas, a veces no lo son tanto. Quiero decir, tenemos encontronazos en la superficie cuando el problema se encuentra en el fondo del estanque. La Investigación, el Progreso, el Desarrollo, la Ciencia, las Ideas ¿son el problema? No creo que nadie lo piense. Soy cansina (me consta) pero cuando hablamos de algo tan Preciado como la Salud (nuestra supervivencia) queremos creer que es ésta una Prioridad , pero la pura verdad es que, No lo es. Si la Investigación Médica es posible gracias a los Intereses que están involucrados, el defecto no es la Investigación sino el que no sea ésta el fin mismo.

    Adjudicamos esta Responsabilidad a los que son meras piezas de un Mecanismo que funciona en un Sentido Unívoco, Claro y Conciso y del que TODOS formamos parte (asumiendo cada uno la Responsabilidad que nuestra Libertad le otorga), el de nuestro Sistema (Global).

    El “Télos” (último) de la Corriente, de la Actividad Intelectual en este Sistema, NO ES EL SER HUMANO (como para fiarse de un Chip…). No somos un Fin sino un Medio, es esto lo que distorsiona y corrompe (no existe más conspiración que esta, que ya es decir, y todos estamos en ella). Esto es lo que genera un sin fin de Contradicciones representadas en los argumentos que cada cual esgrime como bandera. ¿Es una cotradicción que el principal Motor de nuestro progreso tecnológico sea la Guerra, ruidosa o no, y los Inocentes que caen en ella? … seguimos distraidos.

    Nuestra Salud tiene un precio. Nuestra Vida tiene un precio. Nuestra Salud no tiene valor por ella misma. Nuestra Vida no tiene Valor por ella misma…¿qué demonios estamos discutiendo?

    Estimado Sr. Juan,

    Sé que no se prodiga en alabanzas por el talante de sus escritos y tales comentarios son para mí harto significativos. Sus palabras causan alivio a mis delirios, más que premios a mi ego, se lo aseguro. Tal como decía Kant (y antes Confucio) somos (Todos) Fines y no Medios. Dice Guénon sobre la Filosofía, ese amor a la Sabiduría por el que se hace Camino (Conocimiento), que acabamos tomando al Camino como el Fin, y así, creo yo, el Hombre, que es Filosofía, aspira y se hizo un Medio ( pues lo asumió como su Fin), creyendo que “Sabe”, cuando sólo “Conoce”. Un Saludo Siempre.

  28. juan:

    No andaba yo demasiado por la labor de hablar del cáncer, por motivos obvios, pero, por otro lado, creo que es una oportunidad de hacerlo y, tal vez por ello, una obligación. Hipócrates afirmaba ya, desde lo que llamamos nosotros anales de la medicina (y, mas recientemente, Servan-Schreiber, investigador y paciente, viene también a confirmárnoslo, aunque haciendo acertado hincapié en la alimentación) que no existían enfermedades, sino enfermos, y, en el caso del cáncer, esto se hace mas evidente aun. Quienes abogan por considerar la enfermedad desde el punto de vista integral, esto es, considerar el cáncer, y, tal vez, algunas de las enfermedades, (no creo que todas. Y un ejemplo nos lo puede proporcionar la gripe X) como las consecuencias en el cuerpo de “tensiones inmantenibles”, ya sean físicas o psíquicas, me dice mi intuición y corrobora mi sentimiento experimental, que aciertan. Cuando el cuerpo no puede escapar de una situación insostenible, suele hacerlo el alma.

    El como demostrarlo es algo que, naturalmente no está a mi alcance. Y a dios gracias. Mis vivencias en investigación me sirven, entre otras cosas, para tener la convicción firme de haberme desvivido, de que todo conocimiento se paga con tiempo, como cualquiera cosa que, los humanos, llamamos tesoro. Se bien que mi verdadera moneda es mi tiempo y quiero ser, por tanto, su único administrador. Si en ocasiones, frecuentes, abogo por la frase de que “el que latín sabe, ni siquiera de latín sabe” que, sin conocer su procedencia exacta (agradecería que alguien me informara de su origen), da cuenta precisa de como la especialización es una forma de caminar hacia la ignorancia y que ha de servir para, por el contrario, evidenciar, la fácil labor y gran comprensión que obtendría quien tuviera el privilegio de ocupar el lugar (que, sin duda existe, desde donde pudiera contemplar el trabajo de los demás y que, sin tener que gastar su tiempo en cosa alguna, pueda, por tanto, comprender la labor conjunta emprendida por tan laboriosos y múltiples ignorantes. Los premios nobeles suelen caer, siento decirlo, en personajes del 2do grupo e incluso en sus superiores administrativos. También la historia de los nobeles, como no podía ser de otra manera, está regada de cadáveres, aunque en este caso particular, no suela divulgarse demasiado, Sr. Crick.

    Nunca se insistirá lo bastante como para que resulte percibida la evidencia de que quien controla el poder en un premio, es el que lo da, nunca el que lo recibe. Pues bien, hete aquí a muchos de los nobelizables, temblando de emoción ante semejante distinción colegial, ofrecida por quienes forzosamente saben del asunto menos que ellos mismos, y dotada, eso si, de prestigio y cierto capital, que no suelen venir nada mal, todo sea dicho; aunque ¿a que efectos?. Pero, en fin, conste que mi posición personal es favorable a la distinción y que si apunto a sus sombras lo hago tan solo para resaltar con rímel la belleza de los sabios ojos de lechuza, que adornaban la cabeza de Atenea, natural y desprovista de afeites, mi querido y misógino Shakespeare.
    Aunque últimamente, hay que reconocerlo, anda bastante devaluada la cosa.

    Sea así o no, me cabe poca duda que lo llamado cáncer está, ahora si, siendo, al menos, cercado. Afirmación oída anualmente durante los últimos 30 años y que, salvo nuevas y nunca excluibles sorpresas, puede ser cercana a la verdad, en estos tiempos que corren. Ciertamente es una muralla que, si cae o cayó, no lo haría sola. Superar este escollo, admitir que los genes de los que tanto esperábamos no eran sino las teclas de un piano que permiten interpretar todas las melodías que sus combinaciones permitan y que hace preguntarse, de nuevo, necesariamente, por el músico que compone e interpreta las piezas. O por su mecanismo equivalente. Escójase lo que se quiera. Pero se nos está poniendo en bandeja algo muy importante, y es que “se puede hacer música”.

    Por cierto, que cuantos egregios músicos de final tan misérrimo como los físicos o matemáticos o cualesquiera otros sobre los que la mayoría asienta su bienhallado bienestar nos dieron lo mejor de si, ignorantes al completo de la miseria humana que no valora conquistas, sino sus distinciones equivalentes, fingiendo honrarlas, y que no se averiguan investigando o trabajando, sino, en general, peleando al regate corto o con instrumentos metafóricos usados, pero innombrables. Y cuyas vidas, para otros, nos sirven de autentico soporte existencial, Sra Susana.

    Citados estos últimos, para referirme a una asignatura que dejaremos pendiente ya, ante la quizá inmediata sustitución de nuestra inteligencia de carbono por, tal vez, la del grafeno. Esa asignatura ha sido no dejar de manifiesto que “la humanidad” en si, es una entidad sin cuerpos estructurados que la soporten. Una abstracción de orden excesivamente entelequial, no correspondida con nociones tales como “el capital” que, como podemos ver, sobretodo en los últimos tiempos, tienen corporeidades diversas y múltiples. Por eso los “sabios” no han encontrado nunca el soporte buscado y, si, en cambio, la gente “practica”. Una verdad de Perogrullo. Una piedra en la que han tropezado con reiteración insistente, los sabios inocentes. Y algunos de nuestros coparticipes en el blog, al parecer. Una obviedad “revelada”, si me permiten la expresión, una vez mas. Tomada en su estricto sentido racional, eso si. Alejada naturalmente del siempre rechazable pensamiento mágico. Faltaría mas.

    En cuanto a la búsqueda de sistemas preventivos contra el cáncer, soy de los que piensan que, en primer lugar, habría que situar a los reparadores de los residuos resultantes tras la reduplicación de la cadena de ADN, para su posterior regeneración, pues tal hallazgo, que no aparece como irrealizado o altamente improbable, daría solución conjunta a numerosos problemas médicos y más. Si bien, todo hay que anotarlo, colocaría o habría colocado, sobre la mesa nuevos problemas, sociales y económicos, de importancia similar, o tal vez mayor, a aquellos que resolviera.

    Dejando aparte la prevención genérica nombrada, en lo poco que alcanzo, o se me permite, conocer sobre el asunto, los ataques a la logística del cáncer, ya sea actuando como generales que sitian y cercan el campamento rebelde, desproveyéndole de los nutrientes que precise para sobrevivir y crecer o envenenando sus fuentes de suministro, ambos dos, parecen, o eso se ha permitido saber a nivel de calle, que chocan con la imposibilidad de distinguir entre el ejercito propio y el enemigo y que, ante tal caso, actuamos como el, algo falseado Eduard I, de “Brave Heart”, según creo, que mandó disparar sus flechas tanto sobre soldados propios, como ajenos, aunque, de ese modo ganó la batalla. Bueno, es mas o menos, lo que seguimos haciendo, y quejándonos, con la quimio.

    Supongo que si, al realizar un Pet podemos visualizar las partes celulares con mayor actividad en su mitosis, lo que nos permite ver aquello que no debería tener tal actividad, para poder concluir que estamos en presencia de un proceso tumoral, supongo, decía, que si podemos marcar esto mediante el suministro de una artificialmente elaborada molécula de glucosa radiactiva y teniendo presente nuestra capacidad actual de manejar la nanotecnología a nivel atómico ( lo cual no es demasiado, ¿verdad, comparado con el tamaño de las branas?), pues podríamos pensar que es factible adosar a la molécula de glucosa radiactiva átomos metálicos que pudiéramos someter a vibración, esto es, a energía. Siempre y cuando fuese esto físicamente posible. Y, por tanto, a destruirlos selectivamente, si logramos sintonizar sus frecuencias vibratorias y las estimulamos adecuadamente para manejar su amplitud, por poner un ejemplo, (de ciencia ficción, naturalmente). No sé que problemas resultarían al hacerlo, tal vez la selección del medio de transporte de las moléculas metálicas, aunque no parece ni muy complejo ni muy diferente de las llamadas “bombas quimicas” o del chip al que hace referencia el Sr Eduard, pero estoy seguro de que, sean cuales sean, estarían sometidos actualmente al selectivo secreto de laboratorio, como se dice que es natural. Y ahí es, justamente, donde me detengo y apunto.

    Cuando reitero que el que •sabe de latín, ni siquiera de latín sabe”, quiero significar que, a pesar de los inherentes sesgos profesionales de cada cual, perseguir un problema nos lleva a cambiar de campo, a menudo casi continuamente. Cualquier investigador debe saber que la incógnita científica se comporta como el pájaro que va piándonos de árbol en árbol con el único objeto de adentrarnos en el bosque y alejarnos del nido que quiere proteger. Como el espejismo o la Espiral. ¡Que le vamos a hacer, así son las cosas!. La búsqueda biológica nos llevará, sin duda, de la biología, a la química, de esta a la física y de esta ultima, probablemente, a la economía, donde tal vez termine. No, no voy a meterme con la industria farmacéutica. Ni citaré nombres propios. Sr D de N.

    Me limitaré a apuntar a la base sobre la que se sustenta y lo que al sacar con ella aparejemos, esto es, el resto, todo lo demás. Casi. Dentro del margen políticamente correcto, como es natural.
    La sociedad anda bastante convencida, por el momento, de que está en democracia y en el mejor de los sistemas posibles y la competencia, la base de todo progreso. Y que las empresas expresan sus resultados en cuantos de caridad y que quedan bajo la supervisión de un sistema legal y ejecutivo idénticamente idílico. Que es un sistema, el nuestro, tan natural como inevitable, pues nos basta comprobarlo, a través del mundo, en similares documentales y de similares modos, donde las crías de león juguetean alegremente, mientras sus alegres y nutridas madres salen a la caza de algún rezagado ñu, por motivos altruistas, para favorecer a Gaya. Apenas nada. En la manada casi ni se nota y en el fondo se la libra de la carga de demorarse, a causa del mas débil. Vamos, que se le hace un favor. A otros similares o desafortunados les aguardan los cocodrilos del Zambeze para dejar finalmente la manada de ñus en sus justos y equilibrados términos, acordes con la ecología de las cosas. Y todo ello contado por una voz persuasiva, intercalada entre la hermosura de los naturales paisajes en sus espléndidos atardeceres. ¿quien puede poner objeciones a esto?.

    Quien mantenga que el sistema debe prescindir de su, así llamado, de modo preestablecido, “equilibrio natural”, no parece que este argumentando nada positivo, sino, por el contrario, algo extremadamente peligroso. Pues se ha logrado presentar la agresión al medio, como su defensa ¿no les parece genial?.

    No duden que algún sí hubo de darse a una pregunta similar a esta, antes de comenzar la producción y divulgación masiva de material tan científico y neutro y que, quedaba hábilmente reflejado, como de pasada, en una película de Al Pacino, años 80.

    El sustento del argumento viene de lejos. Para mi, el primero y mejor procede de La Fabula de las Abejas del belga Alain de Torcqueville, si mi memoria no me falla. Pero no puedo olvidar al mas riguroso Smith que prefirió el ensayo a la fabula para transmitir un mensaje similar. Ambos, no obstante, sirvieron para sustentar la fundamentación económica de todo lo existente, incluida la sanidad. Lo que permite, hoy, no considerar punible dejar morir a alguien por negarle un medicamento que cuesta 10 dólares, pongamos por caso, fabricarlo; pero que, en cambio, permite castigarlo, si lo fabrica por 1 dólar sin abonar sus tasas ( que no suelen caer en manos del descubridor, por cierto, sino del empresario que gana de ambos, tanto del sanador como del enfermo), aunque sea para sobrevivir. Y no digamos si mata al fabricante. ¿Es normal?. La respuesta a la pregunta, califica la sociedad en la que estamos. Lo curioso es que si preguntáramos si es esta la sociedad que queremos, la respuesta sería negativa. Pero, claro, por eso no se pregunta. Pasémoslo a pasiva y veremos que ocurre: “Estamos construyendo una sociedad que no queremos”. ¿de que sorprenderse, entonces?.

    Se arguye que una sociedad no competitiva moriría de inactividad, carente de motivación y se pone como ejemplo lo sucedido en el este de Europa tras la 2da gran guerra. Bueno, no hace falta ser muy perspicaz para poder entender que se trata de un hábil capotazo. La demostración hace palpable que los sistemas cooperativos no funcionan. ¿no se trataba de demostrarlo?. Pues demostrado queda. Ya está. A quien quiso caldo, dos tazas.

    Aunque tal vez bastaría extrapolar lo que está sucediendo para poder apercibirse que, sin malware o desinformaciones por medio, hubieran bastado 50 años de cooperación para haber superado 500 de competición. Si no fuera así ¿por que no existen en física motores con componentes que trabajen bajo fuerzas en competencia?¿por que se diseñan las piezas para que su trabajo sea lo mas eficaz posible y perturbe mínimamente la acción de las restantes?. ¿en que se diferencia, en el fondo, una competición de una contienda?

    La competencia sirve para lo que sirve, para lograr que muchos luchen entre si a beneficio de un tercero y anden ocupados, pagando su preparación para poder ofrecer el mejor producto a quien podrá pagarle el menor precio, pareciendo que el seleccionado se lo ganó, aunque hubiera trabajado gratis durante muchos años. Pero podía darse por satisfecho, ¿no estaban peor los que habían perdido?. ¿no suena genial de nuevo?.

    Pero las fuerzas no salen de la competencia, que las desgasta, sino de lo que, a su través, se ha seleccionado. Es la fuerza productiva, la restante. Con mucho la mayoría, se pierde en el rozamiento. ¿no vuelve a sonar genial de nuevo?

    Si tal fuerza se hubiera sometido a un sistema cooperativo, habría roto los tópicos sobre los que nos asentamos, pero, de hacerlo con fortuna y de impedir su boicot, de modo afortunado, en pocos años de cooperación se habría puesto en funcionamiento una impresionante y tal vez imprescindible fuerza útil. Tal vez hubiese precisado la libre circulación de información y, si me apuran, de capital. O si se prefiere, tal vez hubiese precisado redefinir el mundo. Y, la verdad, no veo ninguna razón por la que no se pudiese haber hecho. Mas bien al contrario, no puedo entender fácilmente que se haya seguido funcionando básicamente con el mismo esquema implantado en el trasnochado Neolítico. La vieja momia no admitía mas chapuzas, porque hacía aguas. Pero, ¡ resultaba tan cómodo y barato comprar unos pocos centenares de voluntades!. De modo que se hizo lo mas económico, y se compraron. ¿No volvía a sonar genial?.

    Pero el viejo modelo, cuya situación no depende de nuestros argumentos, no parece admitir, a su pesar, mas reparaciones, Y cuando no sea suficiente ni el control, ni la desinformación, ni el malware, ni las descalificaciones personales, ni a nadie se intimide cuando se le enseñen los dientes, ni ahondar en el asunto se considere políticamente incorrecto, se romperá el patrón y tal vez sea el turno de los ordenadores y depredadores cuánticos (ciencia ficción, naturalmente). Y cuando así sea, ya veremos que pasa, y que nuevas o viejas verdades encontradas saldrían a la luz, si las hubiera. Pues mas probable parece lo primero que lo segundo, según resulta de aplicar el “Principio del Interés” que exponía Adam Smith, con no menos sagacidad que interés propio . Mientras tanto la mayoría seguimos sufriendo del “Principio del Stress”. Pero, dele tiempo al tiempo, Mr. X. Puede que los caminos de la economía confluyan como los matemáticos.

    PD. Sr Starwars Attack, permítame recordarle la Falacia llamada de “Elusión de la Carga de Prueba”. Según ella “probat qui dicit, non qui negat”. Pero, igualmente, Sr Cayo permita que le mente las llamadas de “pensamiento de grupo”, “ad populum” y “ad nauseam”, pues al intentar rebatir una, creo que puede haber incurrido en tres. Si pueden apoyar sus argumentos en datos o, incluso en hipótesis, (dada la natural dificultad del caso) creo que, como yo, habrá quienes estén interesados en leerlas con atención. En caso contrario, habrá que concluir que no pueden. Y eso es bastante significativo, ya de por si.
    Con todo afecto.

  29. Susana:

    Estimado Sr. Xenen,

    Sólo un detalle. En nombre de la Sensatez que proclama, supongo que cuando se refería a “su propia ética” quería usted decir su correspondiente Comité ético. Sólo para evitar malos entendidos, pues Ética (en mayúsculas)tal como la entendemos, cuya derivación etimológica la encontramos en éthos (donde el sentido de “morada”=moral y “carácter” se combinan en êthos) sólo hay Una. “Éticas particulares” atentan contra la Esencia de la propia Ética (en Mayúsculas), una universalidad que exige el peligro de una “propia moral” desde la que todo podría justificase. La dimensión pública de “las éticas aplicadas” hacen referencia a los Organismos éticos mencionados. Con afecto y cariño, un Saludo.

  30. juan:

    Permítame otro pequeño comentario, Sra. Susana, que los que usted llama sus desvaríos, no los tengo yo por tales. Y lo que llama Ego, me da que lo tiene conocido y bien domado. Esas inquisiciones que apunta vienen, como usted bien sabe, de bastante mas lejos de lo que llamamos lejos. Heráclito también decía que “cuando estamos despiertos estamos entre los dormidos, y que mientras dormimos, estamos entre los despiertos”. Igualmente afirmaba, algo no muy entendido por aquel entonces y mucho me temo que igual que ahora: ” Lo que es, es “el ente” y, lo que consiste, es “lo consistente””. Preguntado Sócrates al respecto para que orientara a los ciudadanos atenienses sobre el pensamiento de Heráclito, al objeto de saber si era digno de atención o no, dio de él la siguiente referencia: “Le he leído con toda mi capacidad de atención y no he podido entenderle casi nada; no obstante, aquello que le he entendido, me ha parecido muy bueno; de modo que he de concluir que lo que no alcanzo a comprender, ha de ser incluso mejor”. No debieron tenerle en gran estima, a pesar de las crónicas, pues no terminaron respondiéndole con argumentos, sino con brebajes.
    Heráclito, por su parte, estimaba a Hermodoro, y a nadie mas, según creo y dejaba entender. Y Hermodoro, a nadie. Y lo que era peor, siendo, según Heráclito el mejor de los filósofos efesios, decidió, sabiamente cual era su condición, retirarse a una cueva, lo mas lejos posible del ruido de fondo emitido por sus conciudadanos, abandonando por completo cualquier pretensión de comunicarse de nuevo. Pero no se si eso fue una opción, o una lástima.

    PD. Su hermosa cita del Unicornio, que me hace rememorar algunos textos del I Ching, no la tengo situada. Si me hablase de su origen, le quedaría agradecido.
    Saludos afectuosos.

  31. Xenen:

    Doña Susana: Su rectificación a mi anterior entrada es absolutamente correcta y acierta con el contenido semántico que quería darle a la “ética” que ahí dispuse torpemente (“comités de ética”). Las prisas son malas compañeras y me han pasado factura. Aprovecho para decir que no creo que los comités de ética de dichas empresas sean perfectos, pero tampoco tengo pruebas de que funcionen rematadamente mal. De la misma forma, los sistemas de control de las administraciones públicas (la FDA en USA y la EMEA europea) parecen diligentes en su trabajo. No están exentos de errores, ni de presiones, y ahí ya no puedo poner la mano en el fuego sobre si en todos los casos prevalece la ética o lo hacen determinados intereses (intereses que no tienen porqué ser en todo caso inconfesables).

    He disfrutado leyendo a Don Juan, a la par que constato cuán grande es mi ignorancia. Ha abordado muchos temas…pero hacia el final, conforme lo iba leyendo, me ha recordado muchas conversaciones antiguas, y también algunas entradas de este blog. Me ha recordado a parte de lo expuesto en el Zeitgeist2 . También viejas explicaciones de mi padre sobre cómo pensaba que debería ser el mundo si todas las personas fueran “buenas” (él lo contemplaba desde la sencillez de una recia fe católica que siempre ha respetado, manejándose con una sobriedad espartana y una bondad de carácter harto envidiable).

    Yo, más arrebujado que la media, por historia vital (de manera activa, contemplativa y también autoreflexiva), en el lado oscuro de eso impalpable que llamamos humanidad y sin embargo tan cercano, pero del que apenas vemos (y sin embargo continuamente) retazos o hilos sueltos, dudo (pesimista otra vez) que tal perspectiva esté cercana. Me cuesta mucho expresarme con claridad para definir el porqué. Acaso la perspectiva más directa para llegar al meollo de este asunto sea abordar la condición humana. No creo que si estamos en la tesitura que tenemos sea por nada. A fin de cuentas, se trata de un proceso evolutivo (que nos pone, por el momento, en lo que, hasta ahora, merecemos, …al menos hay sinceridad de resultados en el proceso, que es de agradecer).

    Miro a mi alrededor y veo gente buena, mala y regular. Hay iniciativa, y pereza. Valor y cobardía. Está todo repartido. Creo que en el conjunto, hoy por hoy, prevalece lo bueno (sobre todo si abordamos a cada persona en particular), y sin embargo lo malo es tan patente que mirar hace daño. Y eso es porque mi visión, como la de todos, es parcial. Si miramos más en profundidad ¿de verdad prevalece el bien? No creo que la capacidad de colaboración de la gente salga de su propio interior en cualquier condición. Me gustaría que fuera así. Pero creo que depende en buena parte de circunstancias (en el sentido de Ortega y Gasset ). Circunstancias de todo tipo (genéticas, educativas, socioeconómicas…y del momento…como decía el título de una obra de teatro, cualquiera puede ser un asesino). Bienes concretos en ambientes concretos, necesitados casi siempre, de enemigos (reales o ficticios) externos a los que afrontar y que justifiquen las renuncias egoístas requeridas para la convivencia grupal.

    Ignoro si el balance es otro, si mi juicio está equivocado por tener tan parcial la visión. Oí a Steven Pinker decir que tal idea catastrofista está equivocada, que evolucionamos hacia menores tasas de “mal” (…no sé cómo puede sustanciarse tal cosa con objetividad, pero él lo hacía basándose en datos estadísticos, de guerras, asesinatos, etc.). Discrepaba yo de tal idea porque, sin rechazar los datos que aportaba (son más o menos objetivos) no hablaba de la cantidad enorme de recursos de “seguridad y control” que se han ido implementando hasta ahora, para conseguir, entre otras cosas, “que nadie se salga del cuadro”. El Control Social. Siempre difícil de abordar. E inevitable, condición que debe hacernos reflexionar. ¿podríamos suponer que en una sociedad más justa, esto no sería necesario, o al menos, no lo sería tanto?. Yo soy de los que piensa que los 7 pecados capitales (igual hay ya alguno más de nueva creación….) habitan dentro del Hombre, sea cual fuere su medio, rico o pobre, justo o injusto (acéptese la relatividad implícita de estos calificativos).

    Tampoco medía Pinker en su exposición, ese mal subjetivo que yace en palabras como ansiedad, depresión, stress, fracaso personal, insatisfacción vital, desesperanza, etc. Medible, sugiero, en base al incremento del diagnóstico de enfermedades mentales de ese ámbito, y al incremento del gasto de recursos terapéuticos que se utilizan para afrontarlos, sean farmacológicos o no. También por el número de horas de trabajo perdido que originan, que también se recoge como estadística, y que aumenta año tras año.

    Creo que los mecanismos cooperativos (origen quizás de una ética natural que podamos generalizar) que parecen radicar en alguna parte de nuestra mente (genes) son tan perdurables como la envidia y la pereza, la agresividad latente y el desprecio por lo ajeno , con lo que la balanza tiende a equilibrarse. Me da la sensación que sin una batuta rectora (social), sin unas condiciones ambientales aceptables (económico-emocionales y de salud), hasta el más pintado se sale del cuadro. Los mecanismos que ha marcado la evolución están ahí, agazapados, como una foto en blanco y negro que nos recuerda cuán duro y áspero ha sido el camino. Camino marcado, casi siempre desde la primera célula que vio la Tierra, por la prioridad absoluta de la supervivencia-descendencia, a cualquier precio, sin otras consideraciones. No nos hemos desecho de esos mecanismos…pero podemos soñar (en positivo) con hacerlo. Si podremos o no, es otra cosa. La emergencia de lo social (y dentro de ella lo tecnológico y el conocimiento compartido y esenciado desde unas bases éticas, como primordiales muestras, al menos concebibles) ofrece una posibilidad futura de cambio, pero hasta ahora, deambulamos socialmente marcados por los colores de esa cuarteada fotografía en blanco y negro. Susana, adminístreme, si está en su mano, algo de optimismo, pues esta es mi visión nada halagüeña.

    Nuestro cuerpo está hecho para disfrutar…y para sufrir: ahí tenemos nuestros sistemas de algesia bien distribuidos, nuestra ansiedad anticipatoria y rememorante. Nuestros miedos . Nuestras emociones y sentimientos entroncan con lo que el cuerpo percibe, de sí mismo y del exterior, incluso en lo más básico. Puntualmente. Detalladamente. La interconexión entre el cuerpo y lo emocional es palpable, ahora más que antes, pues vamos conociendo los sistemas neurales implicados. Es homeostasis dinámica en estado puro. El cuerpo-mente preocupándose continuamente de sí mismo, tal no pueda ser de otra forma. Y el camino es de doble sentido. No es banal que se nos diga que el cáncer (visto como un incremento de la susceptibilidad a padecerlo) pueda desarrollarse a partir de un sentimiento persistente negativo. Mente y cuerpo son lo mismo. Se hablan en una conversación oculta (¿oculta?) desde que se nace hasta que se muere. No conocemos aún bien el cómo este proceso que desemboca en cáncer puede suceder, aunque hay hipótesis bastante sólidas que explicarían relativamente bien los mecanismos de disregulación neuroendocrinos que acaban disminuyendo la capacidad de nuestro sistema inmune de lucha contra las células neoplásicas (lucha que es continua…desde que nacemos hay células que se desmandan y deben ser eliminadas). La cuestión que me planteo, es si esa sensación que tengo, (…como si la mente-cuerpo organizara su propia muerte, por ser un cuerpo-mente, que sufre demasiado) puede ser planteada como pregunta racional. Quizás dicha pregunta no tenga sentido, pero sospecho que sí lo tiene.

    Mejorar esa percepción exterior e interior, como ya se nos ha dicho, es posible, y relativamente sencillo (aunque eso no garantice nada). Y es necesario hacerlo, antes de que nuestra mente cuerpo, haya optado por rendirse.

    Mucho me dejo en el tintero, pero es mejor dejarlo aquí.

    Saludos muchos.

  32. edu:

    interesante y esperemos que se apuren un poco asi, cuando lleguen, no estamos todos muertos!

  33. Manuelito:

    Actualmente hay 1800 medicamentos pendientes de patente que sirven para adelgazar.
    Ninguno para la enfermedad de chagas, que afecta muchísima gente en sud america. Habrà qu buscar un “esponsor” para esta enfermedad?

  34. pau:

    En un mundo en el que hasta la política ha perdido la inocencia, que se crean leyes para evitar que el corrupto sea procesado; en el que se ha demostrado que se busca el beneficio más inmediato a costa de la ruina a medio plazo, es de inocentes creer en la bondad de la industria como productora de bienestar al hombre, sea de la automoción, el textil o la farmacéutica, si no coincide plenamente con el beneficio económico e inmediato.
    Es ridículo pensar que el empresario farmacéutico sacrifica la posibilidad de beneficio en pos de la salud mundial. Es incomprensible, después de los ejemplos, pruebas, deslices, confesiones de algunos responsables… que alguien crea que la empresa farmacéutica persigue la curación antes que el beneficio.
    Se ha dado el caso de empresas que han recibido ayudas para desarrollar nuevos medicamentos y las han utilizado para cambiar el excipiente de uno antiguo, eso sí, más caro que el anterior; que han frenado la investigación de un sistema de cura porque echaba a perder el antiguo y costoso, etc.
    A estas alturas ya no debería existir la diabetes. El problema es que su erradicación es un mal negocio. Y como esta enfermedad, muchas otras. ¿No se han dado cuenta que hace mucho que no se erradica ninguna? En todo caso se inventan nuevos medicamentos para tratarlas, pero de lo otro nada de nada.

    Pero eso no es de lo que trata el tema abierto por el sr. Punset.
    Hace poco leí que se había descubierto algo que evitaría, por lo menos en gran medida, la radioterapia. Imagino el temor de algunos médicos especializados en el asunto, así como la satisfacción de otros con más dignidad y seguridad en sí mismos. Pero si bien el médico, por su idiosincrasia, queda fuera del mundo exclusivamente económico, no será así con las empresas que se dedican a la venta de la maquinaria radiológica, muy costosa y de mantenimiento especializado.
    Hace poco preguntaba a mi hijo biólogo, por qué no se había investigado sobre algún sistema, un “bichito” que se alimentara de células malignas o tumorales. Y me dio una explicación de lo más convincente y científica, muy acorde con lo publicado por Xenen en su primer comentario: hay cientos de tumores y cientos de etiologías que los provocan. Las células tumorales pueden ser de muy diversos tipos, muchas veces idénticas a las sanas o funcionales, pero dañinas para el cuerpo, sobre todo para el cerebro, que es de lo que él y yo hablábamos. También le pregunté cómo no habían investigado sobre un disolvente, algo con lo que lavar, extraer sin el trauma del raspado, las células adheridas a los haces nerviosos del cerebro. Me respondió que algunos científicos trabajaban en ello. De todos es sabido que en la cirugía cerebral, el problema reside en la imposibilidad de extracción de los residuos adheridos a los nervios sin afectarlos.
    La quimioterapia destruye, la radioterapia quema y la cirugía amputa. Los investigadores deberían buscar un nuevo método más natural y menos traumático para solucionar este tipo de enfermedad.

  35. Rosa:

    Toda verdad pasa por tres etapas: primero es puesta en ridículo, luego es rechazada con violencia y finalmente es aceptada como evidente. (Arthur Schopenhahuer)

  36. Rosa:

    Existen razones estrictamente biológicas que explican la tendencia a consumir determinadas substancias por parte de unas u otras personas. Tendencias preferenciales originadas por las propias carencias y necesidades biológicas del individuo. Por ejemplo en el Centro Médico de la Universidad de Georgetown (EE.UU), en 1998 se demostró que existen vínculos significativos entre el comportamiento adictivo de muchas personas hacia la nicotina y un gen defectuoso relacionado con el transporte de la dopamina, neurotransmisor estimulante. Eso implica que denostar a los tabacófilos por el simple hecho de fumar es un acto equivalente a atacar a una persona por el color de la piel oscura o detestar a las mujeres-misoginia- por serlo. Igual que despreciar a un diabético porque necesita equilibrar sus carencias naturales tomando dosis de insulina regulares ó al que consume cynara scolymus (alcachofa) para fortalecer o desintoxicar su hígado debil.
    Sin ir más lejos, el tan consumido antipirético y analgésico paracetamol, presente en casi todos los populares medicamentos antigripales, analgésicos…, es muy adictivo, además de destruir el hígado terriblemente.Esto se sabe pero se silencia.
    Ott se pregunta¿ cuál es en realidad la diferencia entre un alimento y una droga?¿ es el alcohol una droga, porque manifiestamente puede hacer que nos tambaleemos, incluso provocar el estado comatoso de anestesia general; o es un alimento, un carbohidrato que nuestro sistema digestivo procesa convirtiendolo en energía para el organismo, agua y dióxido de carbono?,¿es la hoja de coca una droga que estimula nuestro sistema nervioso mientras provoca anestesia local en las mejillas y encías, o es un alimento rico en vitaminas y minerales que ha complementado la dieta de los indigenas andinos durante siglos?. Estas preguntas se amplian por otro lado al descubrir, por ejemplo, que la leche matena, considerada el alimento más natural para nuestros hijos, contiene morfina. Lo mismo se ha desvelado respecto del lacteo vacuno: la leche de vaca contiene opiáceos. Más tarde se ha descubierto que también el heno, la lechuga y otros vegetales de amplio consumo humano contienen pequeñas dosis de morfina. Para redondear la situación, se sabe que también nuestro cuerpo, en el fluido cerebroespinal, sintetiza morfina y codeina de forma natural, al igual que el resto de mamíferos. Si reducimos la situación a un lógico absurdo, se podría anunciar que todos los occidentales estamos fuera de nuestra Ley, por producir opiáceos en nuestro organismo. Y ya es sabido que la ignorancia no exime del cumplimiento de las leyes….

  37. Jose Manuel:

    Ya sólo falta que inventen un chip medicinal que lleve integrado controles para ciertos propósitos más oscuros…

  38. Jose Manuel:

    Rosa habla de [“vínculos significativos entre el comportamiento adictivo de muchas personas hacia la nicotina y un “gen defectuoso” relacionado con el transporte de la dopamina”]
    ¿Gen defectuoso? y ¿qué asegura eso de defectuoso? ¿Tendrá la misma relación ese gen con cualquier estimulante del transporte de la dopamina?, es decir…. a parte de las sustancias que absorbemos a voluntad… influye en ese gen …. la experiencia tanto con una droga como con otras pequeñeces que nos hacen felices…

    … a los adictos… les deseo equilibrio y sentido común….

  39. Rosa:

    Así lo definen. Seguramente, los antidepresivos funcionan de una forma parecida.
    Actualmente según la OMS son 1150 millones de personas fumadoras en el mundo y esta cifra sigue creciendo.(sobre todo en los paises empobrecidos por la sobreexplotación de los paises ricos).
    …Yo a los adictos les deseo salud!

  40. Dr.Jorge de Paula:

    Quiero compartir con el Sr.Cayo la precisión que ha realizado, en cuánto a que la Medicina basada en la evidencia es la foma “más científica” actual aplicar a la práctica médica todo el arsenal de posibles intervenciones terapeúticas. Quizá no me expresé correctamente, al querer decir que se la está tomando como un dogma, generalizar los resultados de una determinada población, a todo el universo de pacientes con la misma patología, sin considerar los criterios de exclusión o inclusión que se utilizaron para el estudio que dió pie a determinada intervención terapeùtica.
    Ud. lo ha señalado muy bien de que lo importante siempre ha sido es y deberá ser el paciente, y debemos priorizar siempre la relación médico-paciente, así como el abordaje integrativo del mismo en sus múltiples dimensiones: 1) BIOL“GICA,
    2)COGNITIVO-CONDUCTUAL,
    3) Psicoemocional-vincular
    4) Sociocultural-ecológica y por último la dimensión trascendental o espiritual.
    No dejo de observar muchas fisuras en esta tormenta de estudios multicéntricos, que año tras año nos presentan los grandes laboratorios, para seducirnos con la ventaja del fármaco A sobre el B. Me preocupa que el centro de atención en muchas de esas intervencíones no es el paciente sino el fármaco en sí. También me preocupa esta exaltación del pilar farmacológico sobre todos los demás, y también el hecho de que cuando se coloca como punto final duro en una determinada intervención terapeútica, como ser REDUCCI“N DE LA MORTALIDAD, nunca se especifica, ¿a qué costo para el paciente?, y me refiero a costo en cuánto a pérdida de calidad de vida; ni se refiere en que condiciones, etc.
    El Dr.Gianni Tognoni, nos plantea cuando habla de estos temas, que nunca se habla de “lo excluídos de los grandes ensayos clínicos”.
    En fin, como ha quedado perfilado en este último Congreso Europeo de Cardiología (2008), parece que estamos llegando al ocaso de los megatrials, porque el método ya ha dado todo lo que tenía para ofrecernos (que ha sido muy importante, como no), pero ya está costando muchísimo poder superar a los tratamientos que tenemos por ejemplo en insuficiencia cardíaca, porque los grupos control, por una cuestión ética, deben recibir ya la aspirina, el IECA, la estatina, etc, de manera que son paciente ya muy bien tratados y como están en los trials, están muy bien seguidos, lo cual aumenta la adherencia a los tratamientos y mejora más aún los resultados, y en este contexto, a los nuevos fármacos les está costando mucho, demostrar superioridad a… y muchas veces se han tenido que contentar con QUE EL NUEVO FÁRMACO HA DEMOSTRADO NO SER INFERIOR A….
    Verá que es un tema muy interesante, y su intervención ha servido para estos nuevos análisis.
    Un saludo desde Montevideo
    Jorge de Paula

  41. Kiketxu:

    Dr, Jorge me parece muy bien lo que dice el Dr Osler de educar a las masas para no tomar medicinas, pues los fármacos no aportan nada, por la sencilla razón de que en cuanto se descubre algo que cura lo tiran a la basura, claro después de comprarlo, miles de casos que salen en las grandes revistas médicas y que nunca más se supo,… la malaria, el Bio bac,..son solo la punta del iceberg,…se puede curar cáncer, malaria,…pero solo Chacón y Patarroyo lo hacen solos por este proceso,…lo mismo pasa con el cáncer que sigue curándolo Chacón,… pero la medicina, nunca la quimioterapia curó a nadie, esa chica perdió por ella los estrógenos, en doce meses por lo tanto entre otras muchas cosas un 8% de masa ósea y ni siquiera se les ocurre, es más tienen prohibido curar ese problema con los fitoestrógenos de la soja,….patético. Su reflexión final le exculpa de sus iniciales afirmaciones, pero le recuerdo que la cosa va mucho más allá de eso, pues le recuerdo, que por ejemplo, al citar la aspirina, los vegetarianos tenemos tanto ácido salicílico natural en nuestros cuerpos con lo que eso supone de menor dolores,… que un paciente que tome diariamente menos de 75mg de ese fármaco que en cambio, como todos, tiene efectos perniciosos.
    Kris en el hospital Rochester se usan cien modos de curar el cáncer y cualquier enfermedad por métodos alternativos, te informo que según la OMS el 80% de las enfermedades se curan con estas alternativas, cuanto engaño,…
    Cayo, con ello espero responderte, la evidencia está en lo que cura y vosotros empleadillos de la farmacia con un jefe ladrón como el Dr, Gallo que se inventó el VIH, pero que luego demostraron que no existía y siguen dando retrovirales de algo que no existe y por ello le pusieron como vuestro jefe de investigaciones, esa es vuestra ciencia, pero cada vez más se dan cuenta de ellos y ya se van implantando acupuntura, homeopatía yoga, alimentación en todo el mundo, pues debes reflexionar es lo úñico que cura a vosotros solo os interesa eliminar síntomas y eternizar el uso de esos medicamentos nocivos.
    Xenen, desengáñate, no saben lo que es el cáncer, pero solo tiene u origen células molestas que cambian su actitud por algo que le molesta, además casi siempre se le puede eliminar como si fuese un catarro con un ambiente b.asico, no lo soporta ninguno, ni excesivo calor, ni ciertos elementos,… un sistema inmune a tope lo elimina, una alimentación adecuada también,… así hasta un ciento de métodos sencillos y sin contraindicaciones, el arsenio de las semillas, hongos, desarrollo mental,…por ello no se consienten, por ser baratos y sin contraindicaciones. Tus preguntas me parecen ridículas, pues lo mismo podías hacer con los fumadores, claro que tienen familiares y los adoran, es más están convencidos de que obran perfectamente y es más tienen razón, pues las empresas amigas de la farmacia han creado un ambiente de permisibidad, de cachondeo, fiesta y drogadición, las farmacias han creado un ambiente de prepotencia que me apena que todavía queden personas cultas como Cayo, pero sobre tod ¡o tu que te admiro en tantísimas intervenciones para estar tan contaminado, pero te repito te sigo estimando, pues se que como tantísimos que conozco, se han dado cuenta al final de que estar en ese mundo de la enfermedad es en definitiva negar la salud.
    De acuerdo Juan, Susana, pero Pau como se puede buscar algo contra el cancer si comiendo 4 cosas, que nadie lo dice, si con leer algo positivo antes de dormir se puede uno inmunizar de todo, qué empeño en pildoritas, microchips y potinges cuando con solo llevar una vida amorosa ni personas ni animales tendríamos esas plagas, pero al final hasta los gatos irán al psiquiatra, no lo vamos a consentir nadie en este mundo al final,…
    Rosa, me parece lamentable ese canto a la droga, perdona, pero la leche tiene canabinoides que hacen tener hambre al niño, de lo contrario moriría de hambre, como comprenderás extrapolarlo o darle eso a una persona mayor hace que engorde, lo mismo pasa con toda droga, tienen efectos increiblemente perjudiciales fuera de su estricto funcionamiento normal, por ello incluso el cianuro de los huesos de melocotón hacen que regiones enteras asiáticas no conozcan el cáncer, pero no por el veneno, sino porque tomado en huesos de frutas ecológicas, los micronutrientes que los acompañan los hace el cuerpo asesinos de células perjudiciales, no solo las cancerígenas, sino cualesquiera, mientras que a las sanas ni les molesta, por ello es superridículo el canto alegre de los medios en pro del alcohol por sus flavonoides, pero sin decir que está estropeando todas y cada una de las células del cuerpo,… Estás jugando con fuego más bien, desearles salud, bai zera,… Cada una de mis palabras estoy acostumbrado a demostrarlo con documentos, por lo que si alguien me lo exige tendré especial gusto en atenderlo, otra cosa será cuando lo haga. Agur

  42. Toni:

    Rosa y Kiketxu, me parecen muy interesantes vuestras consideraciones sobre el tema de las drogas.
    ¿Sería posible que facilitaseis algún libro, autor o simplemente algún link de Internet a documentación sobre los temas que exponeis ?
    Me refiero por jemplo al contenido de opiáceos ( aun en cantidades pequeñas ) en alimentos corrientes, o también a los dramáticos efectos de “drogas legales” como el alcohol, el tabaco, ( quizás la la cafeina o el cacao? …) …etc

    gracias

    un saludo

  43. enrike:

    Toni, he cambiado mi nombre de Kiketxu por no poder entrar,,,, Toda la documentación que quieras y más sobre ese punto y cualquiera de salud nefasta, de maniqueos sociales, todos basados en la supermafia que hace un siglo mangonea todo, desde financiar totalmente a Hitler hasta crear la gripe A, después que se les chafó la tontería de hacerla de los cerdos, ahí te dan con todo lujo de detalles el cómo lo expanden con aviones, en otoño, cuando veais las estelas de estos extremadamente extensas, lo estarán echando, pues aunque se conoce toda esa patética matanza de personas nadie va a hacer nada, pero tranquilos, pues con solo alimentarse bien, cosa que no dejan que nadie lo sepa, es sencillo y por lo tanto lo repito, el cuerpo necesita omega 3 y 6, proteina de soja y azúcar de frutas comidas fuera de las comidas y vegetales ecológicos, pero como por tanta contaminación, no sola mental, los vegetales tenían 100 veces más nutrientes, solo asegura una buena comida los suplementos ecológicos. Esto no lo dice ni la revista que lo explica todo ello, por lo que lo amplío. la revista gratuita en internet y en venta mensualmente, citada ya muchas veces en este foro es Discovery Dsalud. Namaste.

  44. enrike:

    Repito, solo una buena comida vale para evitar esa gripe, como las otras que crean, siendo ridículo que pongan vacunas, no solo para esto, sino también retrovirales para el sida o cualquier remedio de las medicinas es totalmente negativo para todo ataque de virus, pues estos cambian constantemente de ADN, adoptan los de las células que no atacan, lógicamente, esas medicinas o que si y entonces como siempre, no perdemos la enfermedad pero además creamos otras,… Agur

  45. maria-iris:

    Yo leí hace mucho tiempo un libro escrito por THORWALD DETHLEFSEN Y RÜDIGER DALHKE, sobre la enfermedad y la curación que no me dejó indiferente en absoluto y siendo sencillo y en un principio creyendo que podía ser uno más, observando a personas cercanas con problemas de salud, he comprobado que se acerca mucho a la realidad lo que dice y por qué a veces se enferma. Su titulo original:Krankheit als weg
    La enfermedad como camino en castellano.

  46. anai:

    Un mundo feliz? 1984? no, no. prefiero morir de forma natural…

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.