Autor: Eduard Punset 7 junio 2009

Estoy intentando trabajar de taxista durante el finde. Mi primer cliente ha sido Andreu Buenafuente. Simulábamos vivir en otro universo en el que yo disfrutaba con mi nueva profesión y él era el digno representante de una religión. En el programa REDES de La 2 se explica todo esta noche de Domingo, 7 de Junio.

Siempre me sedujo la profesión de taxista, a pesar de mi falta de pericia y conocimientos a la hora de manejar automóviles. ¿Saben por qué? Es una profesión milenaria que supo anticipar el mundo que viene. Los taxistas no tienen que soportar un jefe –lo mismo ocurrirá en el futuro-; el libre acceso a la información y parte del conocimiento en las redes digitales convertirá en redundantes a muchos jefes.

Es una profesión que –salvo raras excepciones-, escucha al cliente en lugar de soltar discursos. Los taxistas están sugiriendo desde siempre que se aprende más escuchando que predicando. En las contadas ocasiones en que intentan predicar, como el resto de los mortales, tienen que girar la cabeza hacia atrás donde está sentado el cliente, con grave riesgo de provocar un accidente; además, no se entiende bien lo que dicen. El resultado es que la conversación suele girar en sentido contrario.

En tercer lugar, ahora la ciencia nos ha descubierto que cuando no se dispone de toda la información necesaria para resolver un problema es bueno fiarse de la intuición como una fuente de conocimiento tan válida como la razón. Mi experiencia personal me dice que los taxistas suelen ser buenos lectores, también de libros de ciencia, pero su intuición está validada ahora, como la del resto de los mortales, por la ciencia. Este es un mundo muy distinto del que yo había descubierto de pequeño: entonces la intuición no se podía tomar en serio, sólo era válida la razón, y nadie sabía lo que nos pasaba por dentro.

En la profesión de taxista se tiende a escuchar el discurso de los demás, en lugar de fabricar uno su propio discurso; es una de las pocas maneras de saber lo que le pasa a la gente por dentro; no se tiene que soportar a jefes presumidos; y no me pregunten por qué, pero tengo la sensación, desde que desempeño esta nueva profesión los fines de semana, que es la mejor manera de ayudar a que la ciencia irrumpa en la cultura popular.

Avance de la emisión de hoy.


129 Respuestas to “Por qué me hice taxista”

  1. Xenen:

    Sr. Sayo

    Está usted demasiado interesado en mi postura personal, se lo digo sin acritud. Esa postura ni es cosa de un día, ni probablemente es todo lo coherente que me gustaría, ni es explicable en cuatro líneas. Es un proceso, no finalizado, y que cada uno debe llevar….a donde le lleve. Le adelanto que no espere respuestas taxativas, no las tengo. Y que tenga en cuenta que los niveles de interpretación de las cosas son diferentes y que yo los uso todos.

    Pero este es un foro de ideas y no me escabulliré, pese a ser consciente de dónde me meto. Lo que sí le ruego es que tenga en cuenta dos cosas. Primero que no exagere ni mi formación ni mi preparación. Ojala lo estuviera mucho más. Este proceso formativo no acaba nunca, sufre continuamente los defectos de la mente (entre otros la actividad neblinosa de la memoria) y no puede profundizar en todo ni por asomo. Segundo, que sea usted consciente de que lo único que quiero tener siempre operativa es la capacidad de cambiar de opinión….si las pruebas o argumentos me convencen.

    Vamos a las respuestas a sus preguntas.

    En cuanto que posibilidad, el diseño inteligente, sí que podemos mantenerlo (y debemos), como todas las demás posibilidades. Es una respuesta que es obvia. El agnóstico no sabe. Todo queda abierto.

    Mis razonamientos en éste ámbito discurren buscando incoherencias. Si veo una incoherencia pienso que la línea de pensamiento es errónea y me retiro a la duda, no a un saber que también sea incoherente. Es poco, pero es lo único que me parece decente intelectualmente.

    La esencia del diseño inteligente no es homogénea. Tenemos por un lado al Dios creador clásico y sus variantes, pero también existen otras posibilidades (Martin Rees y otros han propuesto que somos un “matrix” generado por una civilización avanzada, por ejemplo….que tampoco soluciona nada…)

    La aparición de la vida puede ser un milagro, tomado éste como designio divino o puede ser una casualidad. Puede ser cualquiera de las dos cosas y me moriré sin saberlo con certeza. Pero la tendencia que contemplamos de cómo lo sencillo se hace complejo, como si estuviera escrito en leyes físicas que aún no conocemos (V.g. El juego de la vida de John Horton Conway), puede hacer de la vida una consecuencia de cómo está organizado el mundo a un nivel más básico. Una consecuencia casi necesaria bajo ciertas condiciones. La evolución, de la que no tengo la más mínima duda en cuanto a que proceso real, yo creo que es todavía una desconocida en cuanto a entender todos los mecanismos que forman parte de su dinámica. Si los conociéramos todos muy posiblemente no nos resultaría tan maravilloso y sí bastante lógico e inevitable bajo esas condiciones. Pero es sólo mi opinión, en la que no dude usted en ver un montón de evidencias y algo de fe, puesto que como digo, creo que aún nos queda mucho por descubrir. Personalmente apoyo ese trocito de fe en que eso será así, en el hecho de que en otros ámbitos de la realidad este proceso ha sucediendo históricamente: cosas que parecían inexplicables, fruto del azar o del designio de los Dioses, han ido sucumbiendo al conocimiento científico (Por ejemplo, la atribución de castigo Divino a determinadas enfermedades). Uno de los problemas que tenemos es que queremos dar explicaciones definitivas a fenómenos muy complejos desde la idea equivocada de que ya conocemos todos los fundamentos de las dinámicas observables. Creo firmemente que eso no es así. El camino es largo todavía.

    Lo que hace este argumento en el fondo es retrotraer la pregunta esencial a los componentes más básicos: a la física en última instancia y por ende a la cosmogonía y sus condiciones iniciales. La idea de Vilenkin es bella pero no supera el abismo de lo desconocido, como él mismo plantea. Y nos deja ante la tesitura del comienzo y ante la idea de que las leyes físicas ya están “antes”. Es obligatorio aquí cambiar el nivel de interpretación. Tampoco debemos olvidar que tenemos límites al conocimiento que podemos alcanzar.

    No es ajeno a todo este deambular, el concepto de consciencia subjetiva y del yo, tan relacionado con el alma religiosa. Alma indivisible y eterna. Los fenómenos estudiados en personas que han sufrido una sección completa del cuerpo calloso, dan mucho que pensar. Parecen mostrar con claridad que el yo se escinde.

    Ya dije que las ideas de Spinoza me atraen. Y sobre esto no diré más, hay cosas que prefiero guardar para mí mismo.

    En realidad, la única respuesta sincera que le puedo dar es esta:

    ¿?

    Saludos.

  2. agdisti:

    en los años setenta un grupo de doctores,sipquiatras y sipcologos,me pre-
    guntaban sobre mis conocimientos sobre vida inteligente y en concreto sobre
    un ser y su familia en la galaxia de andromeda y en concreto un planeta ha-
    bitado llamado Mai,y mas actualmente antes de morir el renombrado cienti-
    co profesor Oros natural de lerida y jefe de unos de los proyectos de la NASA
    en una conferencia que dio en mi ciudad sobre el origen de la vida,(el come-
    to que se dio la vida en un caldo primigenio y que un asteroide provoco el
    encendido de este principio de vida)le pregunte en ruegos y preguntas,que
    como llego a esta conclusion y si dijo alguna vez EUREKA y me contesto que
    en una de sus bacaina dijo eureka este es el bicho que yo buscaba,el por su
    camino y yo por el mio,mi estudio son los sueños y visiones y os puedo de
    cir con seguridad que si tienes el codigo del sueño sobre la muerte,nacimien
    to,ect.iriamos encontrando el equilibrio mental y fisico que tanto necesita es
    te planeta.gracias.agdisti

  3. Sayo:

    Sr Xenen, gracias por sus respuestas.

    Sí, es cierto hay que estar abierto a todas las posibilidades. El diseño no es tan inteligente, pero hay inteligencia en el diseño. La teoría evolutiva también presenta importantes lagunas y complicaciones, sin embargo, no se puede negar el proceso desde un punto de vista racional, y según lo que conocemos actualmente.

    La teoría de la inflación eterna de Vilenkin se sustenta en que las leyes fundamentales existían antes del big bang, eso sigue manteniendo en pie la buqueda de las fuentes primigenias ¿Cómo se crearon esas leyes?

    También me considero agnóstico, y pienso que es la mejor actitud para un investigador.

    Seguimos haciéndonos preguntar e investigando.
    Gracias por ser lo mas sincero y honesto que se puede ser a un desconocido en un foro público, yo también me reservo algunas ideas personales, como todos.

    Saludos

  4. Cura Merino:

    ¡OH! ¡Loado sea dios y sus seis cariformas esenciales y catastrales! ¡Adgisti! ¡Oh, supremo! ¡Oh, loadas sean tuas palabras emanentes! Mi maestro Enror me dijo que vería un descuibrimiento, vería o avería, que no me lo se ahora pero tu eres la luz del gozo, linterna inmanente y así que yo lo he visto que flotaban como purpuras clavelinas de celestiales golosinas que se me derretia la mirada solo de ver tal respalandor que ni te dijera, hermano, lo que el poderoso que adoptaba para revelarseme la forma de un papelito de chicle de Pedro Picapiedra, y yo lo vi….lo vi……

    Amen

  5. agdisti:

    he querido ser muy sincero incluso descarnado,porque creo que yo no busco
    mi bien,tampoco me desespera que no se sepa ciertas verdades,me dijerón
    de otro planeta que las cosas y los hechos son mas sencillo,que el ser de la
    tierra lo complica,por ejemplo sus naves,son muy sencillas,se trasladan por
    campos magneticos que hay en todo el universo,este tema de ufologia no
    esta en mis preferencias,lo mio como dije antes son los sueños y visiones
    de lo unico que me siento orgulloso es de mi trabajo en este campo,y yo
    reto a cualquier cientifico o creido si aguantaria mis preguntas sobre este
    tema,lo siento si ha dado la impresión de un iluminado,soy del montón muy
    vulgar,ahora si hasta llegar a hoy,recorri todos los temas,estudie religiones
    incluso fui adecto de tres,mi sed solo se sacia con el descubrimiento que
    encierra el codigo del sueño,porque tiene mucho futuro y abarca todos los
    temas.el tiempo es mi aliado el dira la verdad de las cosas.gracias.agdisti

  6. Xenen:

    Sr. Sayo:

    Nos dice usted que hay inteligencia en el diseño. Es claro que es así. Pero ¿qué tipo de inteligencia?. Creo que es posible ver esa inteligencia, como simple información adquirida y acumulada, de complejidad creciente conforme pasa el tiempo. Información recabada durante millones de años por los sistemas vivos en evolución, a partir de su dinámica con el cambiante medio. Sistemas vivos que ya sabemos que codifican información bioquímicamente, y que quizás esa es su propia esencia.

    Como poco, es una posibilidad que tampoco debemos eliminar.

    Ya expuse antes que tenemos que ahondar en esos mecanismos biosemióticos que sólo hemos comenzado a analizar ahora. Quizás nos expliquen muchas cosas.

    Saludos.

  7. Sayo:

    Sr. Xenen:

    Sí, esa posibilidad que usted menciona también hay que considerarla, habrá que estar atentos a las futuras investigaciones y a las pruebas.

    Termino con dos preguntas, y de paso le agradezco desde ahora sus respuestas.

    ¿Que opina del principio antrópico?
    ¿Por que somos solo los homo sapiens los que hemos pensado desde hace muchos milenios que hay algo o alguien a lo que hemos llamado Dios o Creador? Lo de que es porque está en los genes me parece que es una leyenda urbana.

    Saludos

  8. Xenen:

    Sr. Sayo:

    Comenzando por la segunda pregunta, voy a seccionarla en dos. La primera parte, podríamos plantearla en estos términos: ¿Porqué el homo sapiens sapiens ha pensado desde hace milenios en Dios o en el Creador?. Para darle respuesta a esta primera parte, le remito al post de Don Juan de fecha 10 de junio en esta misma entrada que creo es magistral y clarificador, y proviene de alguien con mucho mayor conocimiento que yo en la materia, dado que coincido con sus apreciaciones.

    La segunda parte, podemos plantearla así ¿Porqué sólo el homo sapiens sapiens tiene ese tipo de pensamientos y no otras especies?. Ante esa pregunta lo primero que debo hacer es manifestar mi ignorancia y remitirle a algún estudio de teo-zoología comparada al respecto, si lo hubiera (…que creo que no lo hay…). Ignoro por completo, como creo que le pasará al resto de la humanidad, lo que otras especies actuales piensen sobre Dios.

    Sin embargo, permítame que ponga en duda que nunca ha habido especies que hayan tenido algún pensamiento parecido. Hay estudios antropológicos que sugieren que especies homínidas ya extintas, mantenían ciertos rituales sugerentes de pertenecer al ámbito de lo religioso, aunque no se pueda explicitar con rotundidad en qué manera se concretaba esto.

    Los Neardentales practicaban el canibalismo ritual, quizás (aquí sólo se puede especular) como expresión de algún tipo de creencia sobre la muerte. (Aunque parece que también hay pruebas de canibalismo puramente antropofágico, como muestra de la dureza de la vida que llevaban, en el caso del ritual, parece que lo que hacían era desprender a los huesos de la carne, y se cree que dicha carne no la consumían.) ¿Tenían la idea de supervivencia tras la Muerte? ¿Era sólo un modo de tratar con algo de respeto a sus seres allegados fallecidos?…quizás si algún antropólogo lee esto nos pueda aportar algo más al respecto, aunque veo difícil que se pueda concretar mucho más. No creo que podamos afirmar que tuvieran un concepto de alma como el nuestro, pero quizás existiera cierta similitud. De ahí a la creencia en un Dios…¿quién sabe?.

    En cualquier caso, parece que la condición necesaria, es disponer de un determinado nivel de inteligencia, que sea capaz de interrogarse sobre el porqué de las cosas. No creo que se requiera otra condición….salvo la de no tener respuesta para muchas de ellas.

    El concepto de Dios, se configura como una idea humana que viene a aportar la explicación al dolor inútil y sin sentido, y a lo desconocido. Creo que también cumple con resolver el cuadro de la conciencia subjetiva enfrentada a su propia muerte. La mente humana siempre ha querido darle sentido al mundo. Dios es su criatura.

    Esta versión antropológica (psicológica también si se quiere), desde mi punto de vista, ya expresado con anterioridad, no es óbice para que desde la metafísica se aborde la posibilidad de su existencia. Lo uno, no veo yo, que quite lo otro.

    El principio antrópico, propuesto por primera vez por Robert Dicke en 1961, supone en palabras de John D.Barrow, que : “ Las observaciones de los parámetros cosmológicos hechas por los astrónomos son víctimas de un efecto global de selección: nuestra propia existencia. Esta idea de que la existencia introduce un criterio selectivo, y una «razón suficiente» para los universos físicamente posibles, ha recibido el nombre de «principio antrópico».

    Como usted conocerá hay planteadas, resumidamente, dos variantes del principio antrópico (en realidad hay más versiones, pero son intermedias). Siempre desde el ámbito científico, pese a ser tachada de tautológica, la versión débil me parece que no es discutible en absoluto, ya que sería absurdo desaprovechar el dato experimental evidente de nuestra propia existencia. Nuestra existencia, como seres vivos conscientes, puede limitar las posibilidades que deben considerarse a la hora del estudio cosmológico (y quizás de otras ramas de la ciencia). Y reducir el espectro de posibilidades donde buscar, siempre es interesante. Aquí no veo que exista mayor problema, ni creo que exista una polémica real entre los científicos al respecto.

    La versión fuerte del principio antrópico, es otra cosa. He de reconocerle que ni siquiera tengo claro qué es exactamente la versión fuerte del principio antrópico. Hay versiones, como la de Brandon Carter, que no mezclan a Dios en la discusión para nada, mientras que otras, como la de Dayson, parecen sugerirlo. Susskind, creo que ha hecho de la necesidad virtud y le ha dado la vuelta al calcetín, pero, en cierta manera, se ha salido del tiesto. Si el problema era que en un solo universo posible, la idea del Sumo Hacedor, que establecía a nuestra medida las constantes y leyes de la naturaleza para que podamos existir, era casi inevitable, él ha dejado patente (desde el punto de vista teórico) que el argumento antrópico tiene peso (exclusivamente científico y sin invocar a ninguna deidad organizadora) sólo si invocamos un gran número de universos posibles, con propiedades muy variables (la visión antrópica del paisaje cósmico). Desde la cosmología ésta es la cuestión crucial.

    Uno de los problemas de todo esto es que, mientras que las hipótesis que hablan de un solo universo disponen de la evidencia experimental de la existencia de éste universo en el que vivimos (y que si lo suponemos único, hacen difícilmente eludible la cuestión del Dios creador), la versión de Susskind (o incluso la de Vilenkin o la de Linde si nos vamos más atrás) son meras teorías sin soporte experimental (desde luego no en la actualidad, y posiblemente tampoco en el futuro). Vilenkin se ha sacado, muy hábilmente, el argumento de la mediocridad para intentar luchar contra la falta de evidencias, abordando el problema desde la perspectiva probabilística, pero es un argumento “débil”, según lo veo yo, para luchar contra las pruebas de la experimentación. Estas hipótesis definen que los únicos universos «observables» serían aquellos en los cuales las leyes de la física pueden provocar el crecimiento de la complejidad y generar observadores. Pero también afirman que existirían universos no “autoobservables”, si se me permite la expresión.

    Esta lucha no sólo tiene lugar en los confines de la ciencia, sino que en realidad la desborda y afecta a la propia definición de qué es lo que consideramos ciencia, y se ve afectada por los otros niveles de interpretación, que aportan sus propias perspectivas, no ya sólo en lo tocante a la presencia o no de principios organizadores dirigidos en los cosmológico, sino en la valoración, como no científico, de lo que desde la ciencia se está proponiendo para abordar éstas cuestiones.

    Mi opinión: Creo que el problema no es banal, que ha abierto una brecha que ni siquiera puedo imaginar cómo puede ser cerrada. Es una cuestión muy sugerente intelectualmente en cualquiera de sus perspectivas, pero que se trata en el fondo de un auténtico cisma: Para eludir las consecuencias teológico-metafísicas que las pruebas experimentales sobre el universo observado nos planteaban, la ciencia ha desarrollado (sin salirse del marco teórico aceptado) teorías cosmológicas que eluden o resuelven (según se mire) la cuestión mediante el pago del precio de dejar de hacer ciencia experimental y falsable (es decir, de abandonar su propia esencia). Yo no tengo clara mi postura; de hecho, no se puede hacer una idea de la de vueltas que le estoy dando a todo esto…

    ¿Es nuestro universo el único posible que reúna un conjunto de leyes y parámetros coherentes con nuestra existencia o existen muchos otros posibles?
    ¿Nuestro universo en particular, si es único, fue diseñado con algún propósito?
    ¿se ha salido la ciencia de la ciencia?

    Otra vez sólo puedo aportarle duda “¿?.”

    Al menos, espero habérsela generado a usted, si es que no la tenía ya.

    Saludos.

  9. Carlos:

    No logro conseguirlo…

  10. Karaboudjan:

    “CREACI“N” CONTINUA, MODELO CÍCLICO DEL UNIVERSO, o de como, constatando que mi novia es capaz de llenar los espacios a mayor velocidad de la que aparecen, se infiere la necesidad de una expansión acelerada, y por tanto que de existir “el Verbo” habría de ser de naturaleza femenina.

    Observando la fabulosa capacidad de mi novia en rellenar cualquier espacio que se le ponga por delante, por muy grande que éste sea, comprendí que una fuerza semejante podría hacer que el universo se expanda aceleradamente.

    Incorrectamente se ha asumido que la inflación que originó el universo actuó solo en una única ocasión que habría marcado el principio de su existencia. Muy al contrario una fuerza de “creación” continua vuelve a aplicarse cíclicamente, lo que proporciona una explicación sencilla al hecho de que la expansión del universo se esté acelerando según indican las observaciones recientes.

    Sencillos apuntes en los que se basa esta hipótesis:

    A escala cósmica, la gravedad se ve contrarrestada y superada por alguna fuerza que se está generando constantemente, como una carga constante de combustible, y que parece que no cueste nada.
    Los átomos dan cuenta de sólo un 4% de la masa-energía del universo. La materia oscura explica de un 20% a un 30%. El resto sería “energía oscura” latente en el espacio.
    Nuestro aparentemente vasto universo en la actualidad tiene, en cierto sentido, energía neta cero. Cada átomo tiene energía porque tiene masa pero también una energía negativa a causa del campo gravitatorio.
    El problema inmediato para los cosmólogos parecía ser averiguar cuánta materia hay en el universo para determinar si éste acabaría contrayendo o expandiéndose indefinidamente. Pero recientemente esa preocupación se ha quedado obsoleta ante la incógnita de cómo es que se expande aceleradamente, (desde hace algo más de 4000 millones de años, como las observaciones parecen indicar).
    Así, nuestro universo parece destinado a seguir expandiéndose y persistiendo para siempre, aunque sus partes constituyentes tengan una esperanza de vida limitada.

    La física de partículas ha hallado que abundan posibles formas de materia que poseen una tensión que les hace interaccionar consigo mismas como si se repelieran gravitacionalmente. Se han derivado muchas consecuencias de estas formas de materia que se repelen gravitacionalmente. Se cree que pueden haber hecho que el universo se acelerara muy rápidamente en sus primeros momentos de expansión y explicar como ha llegado a ser tan grande, tan viejo y tan uniforme, sembrado de grumos dispersos que proporcionaron la materia prima de las galaxias y las estrellas a partir del hidrógeno y el helio originales.
    Un fantástico subproducto de ésta teoría complica nuestra imagen del tiempo en un grado potencionalmente infinito, pues sugiere que la expansión acelerada de partes del universo continuará ad infinitum en un proceso de autorreproductivo que no requiere un final generalizado.

    Si el tiempo trascurre más lentamente en los campos gravitatorios fuertes y para los observadores en movimiento, entonces en el primer instante del universo, con gravedad infinita, hubo una relación fundamentalmente distinta de la actual entre el pasado y el futuro, lo que induciría a la confusión desde nuestro limitado punto de observación de que posiblemente tampoco hubo un principio. Pero el punto de extraordinaria densidad y temperatura del que partió nuestro universo de una súper inflación, hace unos 14000 millones de años, pudo tener un origen aparentemente contradictorio por frío y vacío.

    Algunos de los arranques de expansión rápida crearán regiones parecidas a nuestro propio universo visible, mientras que otras producirán condiciones completamente ajenas a nuestra experiencia y a nuestra posibilidad de constatarlas, donde incluso el número de grandes dimensiones del espacio y el tiempo puede ser diferente. Esto no solo no sería contradictorio sino que confirma aún más la teorías de “las múltiples historias” de Feynman sobre que las partículas viajan de un sitio a otro por todos los caminos posibles, y la teoría de “cuerdas” que predice que el espacio y el tiempo tienen más dimensiones que las que les reconocemos.
    Algunas variaciones sobre la teoría del universo inflacionario sugieren que nuestro Big Bang no fue único. La materia oscura de cualidad “auto-rechazante” que acelera la expansión del universo lo vaciaría si no fuese porque cada cierto tiempo se producen “Big Bangs” cíclicos en los que la materia oscura vuelve a llenar los espacias vacíos.
    El enigma no es ya por qué hay una repulsión cósmica, sino por qué la energía y la fuerza latentes en el espacio no son mucho mayores.

  11. Carlos:

    Hola Sr. Xenen, perdone que halla demorado salir este comentario pues seguramente se debió a algún problema técnico que ya deberá estar solucionado. Primeramente quisiera agradecer su comentario, sin dudas es Ud. muy franco y desde mi punto de vista, incluso razonable, según la información que hallamos tenido la oportunidad de procesar sobre el tema y lógicamente nos induzca llegar a tales conclusiones. (Incompatibilidad de la supervisión de una inteligencia en el desarrollo del universo con la coexistencia del sufrimiento).

    Evidentemente incluso las personas que creen, o han creído en Dios suelen preguntarse al observar esas realidades que usted comenta, como un Dios de amor y todopoderoso, en el caso de ser supervisor del desarrollo de casi todo el universo, permitiría el sufrimiento. Si eso fuera así, sin dudas tendría que tener razones muy válidas para permitir tal sufrimiento y en ese contexto, por ejemplo la Biblia debería mostrar cuáles serían esas razones. En mi particular, he estudiado también ese otro punto de vista y me he informado de razonamientos, a mi juicio persuasivos, a tan trascendente y controvertida cuestión. Si me permiten, le citaría de tal información que no dejaría de ser un complemento necesario de explicar a un universo en caso de que hubiese estado su desarrollo supervisado inteligentemente desde el inicio.
    Una de las razones por la cual se acepta la teoría macroevolutiva, (o un desarrollo asistido solo por el azar y la selección natural), es el fracaso de la religión convencional tanto en cuanto a lo que enseña como en cuanto a lo que hace, así como el hecho de que no representa debidamente el relato bíblico de la creación. Las personas informadas están bien al tanto del registro religioso de hipocresía, opresión e inquisiciones. Han observado que el clero ha dado apoyo a dictadores asesinos. Saben que personas de la misma religión se han matado unas a otras por millones en las guerras, mientras el clero ha apoyado a cada lado de la contienda. Por eso, no hallan razón para tomar en consideración al Dios a quien estas religiones supuestamente representan. Además, las doctrinas absurdas y antibíblicas contribuyen a este alejamiento. Ideas como las del tormento eterno ”que Dios ha de asar para siempre en un infierno de fuego literal a la gente” son repugnantes a las personas que razonan.
    Sin embargo, tales enseñanzas y acciones religiosas no solo repugnan a las personas razonantes, sino que, según lo que la Biblia indica, también repugnan al Dios Creador. Ciertamente la Biblia denuncia con franqueza la hipocresía de ciertos líderes religiosos. Por ejemplo, dice de ellos: “Ustedes también, por fuera realmente, parecen justos a los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de desafuero” (Mateo 23:28). Jesús dijo a la gente común que el clero de ellos estaba compuesto de “guías ciegos” que enseñaban, no lo que viene de Dios, sino mandatos contrarios, “mandatos de hombres como doctrinas” (Mateo 15:9, 14). De manera parecida, la Biblia condena a los religiosos que “declaran públicamente que conocen a Dios, pero [que] por sus obras lo repudian” (Tito 1:16). Así, a pesar de lo que afirman, las religiones que han promovido o aprobado tácitamente la hipocresía y el derramamiento de sangre no provienen de Dios, ni lo representan. En vez de eso, a tales sistemas se les llama “falsos profetas”, y se les compara con árboles que producen “fruto inservible”. (Mateo 7:15-20; Juan 8:44; 13:35; 1 Juan 3:10-12.)
    Además, muchas religiones han capitulado en lo que se refiere a la macroevolución, y así han dejado sin alternativa a sus seguidores. Por ejemplo, la New Catholic Encyclopedia declara: “La evolución general, hasta del cuerpo del hombre, parece ser el más probable relato científico de los orígenes”. En una reunión en el Vaticano, 12 doctos que representaban al más encumbrado cuerpo científico de la Iglesia Católica concordaron en esta conclusión: “Estamos convencidos de que cantidades masivas de prueba ponen más allá de disputa seria la aplicación del concepto de la evolución al hombre y a otros primates”. Con tal apoyo religioso, ¿es probable que miembros no informados de tal iglesia opongan resistencia, aunque en realidad “cantidades masivas de prueba” no apoyan la evolución, sino, al contrario, realmente apoyan la creación? (en otros comentarios se le pudiera proponer fundamentos a esa afirmación).
    El vacío que esto crea suele ser llenado por el agnosticismo y el ateísmo. La gente, al dejar de creer en Dios, acepta la evolución como la alternativa. Hoy día, en varios países el ateísmo basado en la evolución es hasta la política oficial del Estado. Por mucha de esta descreencia se puede responsabilizar a las religiones de este mundo.
    A lo dicho se puede añadir que algunas doctrinas religiosas hacen que la gente crea que la Biblia enseña cosas que contradicen la realidad científica, y por eso la gente rechaza al Dios de la Biblia. Por ejemplo, hay quienes alegan, erróneamente, que la Biblia enseña que la Tierra fue creada en seis días literales de 24 horas, y que solo tiene 6.000 años de existencia. Pero la Biblia no enseña estas cosas.

    Otra razón común por la cual muchas personas dudan de la existencia de un Creador, es la de que haya tanto sufrimiento en el mundo. A través de los siglos ha habido tanta crueldad, derramamiento de sangre y maldad manifiesta y directa que ha habido gran sufrimiento para millones de personas inocentes. Por eso, muchos preguntan: ‘Si hay un Dios, ¿por qué permite todo esto?’. Puesto que, el relato de la Biblia se ajusta mejor a los hechos en cuanto a la creación, (por ejemplo al comprobarse lo intransicional que resulta el estudio del registro fósil, que superan en mucho los cien millones de muestras catalogadas), ¿puede la Biblia también ayudarnos a entender por qué un Creador poderoso habría de permitir tanto sufrimiento por tan largo tiempo?
    Los capítulos de apertura de Génesis suministran los antecedentes para la respuesta a esta pregunta. Describen la creación de un mundo en que no había sufrimiento. El primer hombre y la primera mujer fueron colocados en un escenario paradisíaco, un hermoso hogar parecido a jardín que fue llamado Edén, y se les dio trabajo agradable y que era interesante por el reto que encerraba. En cuanto a la tierra, se les dijo que ‘la cultivaran y la cuidaran’. También tenían la supervisión de “los peces del mar y las criaturas volátiles de los cielos y toda criatura viviente que se mueve sobre la tierra”. (Génesis 1:28; 2:15.)
    Además, puesto que los primeros humanos fueron creados con cuerpos y mentes perfectos, no había defecto de ninguna clase en ellos. Por eso, no había razón para que alguna vez experimentaran enfermedad, vejez ni muerte. En vez de eso, tenían ante sí la perspectiva de un futuro sin fin en un paraíso terrestre. (Deuteronomio 32:4.)
    A la primera pareja se le dijo también que ‘fueran fructíferos y se hicieran muchos y llenaran la tierra’. A medida que tuvieran hijos, la familia humana aumentaría y extendería los límites del Paraíso de modo que este al fin abarcara toda la Tierra. Así, la raza humana sería una familia unida, y todos vivirían en salud perfecta sobre una Tierra que sería un Paraíso.
    Necesario aceptar la gobernación de Dios
    Sin embargo, para que esta armonía continuara, la primera pareja humana tenía que aceptar el derecho del Creador de gobernar los asuntos humanos. Es decir, tenían que aceptar la soberanía de Dios. ¿Por qué? Ante todo, porque aquello era apropiado. Ciertamente el hacedor de cualquier cosa tiene derecho a ejercer una medida de control sobre lo que ha hecho. Por siglos este principio se ha reflejado en leyes sobre la propiedad. Además, era necesario que los humanos aceptaran la dirección de su Hacedor debido a este hecho de crucial importancia: No habían sido diseñados con la capacidad de gobernarse a sí mismos con éxito en independencia de su Creador, tal como no podrían mantenerse vivos si no comían, bebían ni respiraban. La historia ha probado que la Biblia expresó lo correcto al decir: “Al hombre terrestre no le pertenece su camino. No le pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso” (Jeremías 10:23). Mientras los humanos se mantuvieran dentro de las pautas fijadas para ellos por su Creador, la vida sería continua, de buen éxito y feliz.
    Además, los humanos fueron creados con libre albedrío. No fueron hechos para que reaccionaran como robots, ni obligados a hacer ciertas cosas principalmente por instinto, como sucede en el caso de los animales o los insectos. Sin embargo, esta libertad había de ser relativa, no absoluta. Había de ejercerse con responsabilidad, dentro de los límites de las leyes de Dios, leyes que funcionaban para el bien común. Note cómo la Biblia expone este principio: “Sean como personas libres, y sin embargo teniendo su libertad, no como disfraz para la maldad, sino como esclavos de Dios” (1 Pedro 2:16). Sin ley que gobernara las interrelaciones humanas, habría anarquía, y esto tendría efecto adverso en la vida de toda persona.
    Por eso, aunque la libertad relativa es deseable, el tener demasiada libertad no lo es. Si a un niño se le da demasiada libertad, eso pudiera llevarlo a jugar en una calle de mucho tránsito, o a colocar su mano sobre una estufa caliente. La libertad total para tomar todas nuestras propias decisiones sin considerar la dirección de nuestro Hacedor puede causar toda clase de problemas. Así sucedió en el caso de los primeros humanos. Ellos escogieron dar mal uso a su dádiva o don de libertad. Decidieron, equivocadamente, procurar independizarse de su Creador y así ‘ser como Dios’. Pensaron que podían determinar para sí mismos lo que era correcto y lo que era incorrecto. (Génesis 3:5.)
    Cuando los primeros humanos se alejaron de la dirección de su Creador, lo que les sucedió fue similar a lo que sucede cuando se desenchufa un ventilador eléctrico. Mientras el ventilador esté enchufado a una fuente de energía, funciona. Pero cuando es desconectado, pierde velocidad y al fin cesa por completo de funcionar. Eso fue lo que sucedió cuando Adán y Eva se apartaron de su Creador, “la fuente de la vida” (Salmo 36:9). Puesto que escogieron voluntariosamente un proceder de independencia respecto a su Hacedor, él dejó que ellos aprendieran el significado pleno del proceder que habían escogido, al dejar que se las arreglaran por sí mismos. Como declara un principio bíblico: “Si lo dejan [a Dios], él los dejará a ustedes” (2 Crónicas 15:2). Sin el poder sustentador de su Creador, empezaron a experimentar una desintegración gradual de mente y cuerpo. Con el tiempo, envejecieron y murieron. (Génesis 3:19; 5:5.)
    Cuando Adán y Eva escogieron independizarse de su Hacedor, cayeron de la perfección. Esto sucedió antes que tuvieran hijos. Como resultado de esto, posteriormente, cuando tuvieron hijos, estos reflejaron lo que sus padres ahora eran… fueron imperfectos. De modo que los primeros humanos llegaron a ser como un patrón defectuoso. Todo lo que se produjo de ellos también fue defectuoso. Por tanto, todos nacemos imperfectos y heredamos las incapacidades de envejecer, enfermar y morir. Esa herencia lleva consigo la potencialidad de que haya defectos físicos o mentales, y que algunos niños nazcan con ellas. (Rom. 5:12); Heredamos el pecado desde el momento de la concepción en la matriz. Por esa razón el rey David escribió: “En pecado me concibió mi madre” (Sal. 51:5). Si Adán no hubiera pecado, solo se transmitirían rasgos deseables. Esta imperfección, junto con la condición de estar separados del Creador y de sus leyes, abrió las compuertas para el impetuoso fluir de la insensatez humana. Así mismo, los padres pueden causar daño a su prole que no ha nacido… por ejemplo, mediante el abuso de las drogas, o por fumar durante la preñez. Por supuesto, no es cierto que en todo caso la madre o el padre sea responsable de los defectos congénitos o de la mala salud de su prole.
    Así, pues, en términos generales, la historia de la humanidad ha llegado a estar llena de sufrimiento, dolor, enfermedad y muerte. (Salmo 51:5; Romanos 5:12.)
    ¿Quiere decir esto que la iniquidad surgió enteramente de los humanos? No; hubo más que eso envuelto en el asunto. La creación de criaturas inteligentes no se limitó a humanos. Ya Dios había creado innumerables criaturas espirituales en los cielos (Job 38:4, 7). Estas criaturas también tenían libre albedrío y también tenían libertad de selección respecto a aceptar la dirección de su Creador. Una de aquellas criaturas espirituales escogió concentrar su pensamiento en un deseo de alcanzar independencia. Su ambición creció a tal grado que lo impulsó a desafiar la autoridad de Dios. Dijo a Eva, la esposa de Adán, que ellos podían violar la ley de Dios y, no obstante, como le aseguró: “Positivamente no morirán” (Génesis 3:4; Santiago 1:13-15). Sus declaraciones dieron a entender que ellos no necesitaban a su Creador para continuar teniendo vida y felicidad. En realidad, dijo que el violar la ley mejoraría de hecho los asuntos para ellos, pues les permitiría ser como Dios. Así, cuestionó la validez de las leyes de Dios y arrojó dudas sobre el modo como Dios los gobernaba. Sí, arrojó dudas sobre el mismísimo derecho del Creador de ellos a gobernar. Debido a esta falsa representación se le llegó a llamar Satanás, que significa “resistidor”, y Diablo, que significa “calumniador”. Durante los pasados 6.000 años esta actitud de Satanás ha ejercido influencia en la humanidad, y ha dado adelanto a una norma de ‘gobernar o destruir’. (Lucas 4:2-8; 1 Juan 5:19; Revelación 12:9.)
    Pero ¿por qué no destruyó Dios desde el principio a estos violadores de la ley, tanto a los humanos como al espiritual? La respuesta está en el hecho de que delante de toda la creación inteligente se habían planteado cuestiones de profunda importancia. Una de las cuestiones envolvía preguntas como estas: ¿Traería alguna vez beneficios duraderos el independizarse de la soberanía de Dios? ¿Sería mejor para la gente que Dios la dirigiera, o sería mejor que el hombre se dirigiera a sí mismo? ¿Pudieran los humanos gobernar este mundo con éxito en independencia de su Creador? En pocas palabras, ¿necesitaban realmente los humanos la guía de Dios? Estas preguntas exigían respuestas que solo se podrían suministrar con el pasar del tiempo. (Continúa en el otro comentario….)
    ¿Por qué tanto tiempo?
    No obstante, ¿por qué ha permitido Dios que haya pasado tanto tiempo antes de resolver estos asuntos… unos 6.000 años ya? ¿No pudieran haberse resuelto satisfactoriamente mucho tiempo atrás? Pues bien, si Dios hubiera intervenido mucho tiempo atrás, se pudiera haber presentado la acusación de que a los humanos no se les dio suficiente tiempo para que desarrollaran un gobierno que diera buen resultado, ni la tecnología necesaria para traer paz y prosperidad a todos. Por eso, en su sabiduría, Dios sabía que las cuestiones que se habían planteado requerirían tiempo para ser completamente resueltas. Permitió tal tiempo.
    A través de los siglos se ha hecho la prueba de todo tipo de gobierno, todo tipo de sistema social y todo tipo de sistema económico. Además, los humanos han tenido suficiente tiempo para efectuar muchos avances tecnológicos, incluso el dominar el átomo y viajar a la Luna. ¿Con qué resultado? ¿Ha producido todo esto la clase de mundo que sea una bendición verdadera a toda la familia humana?
    Lejos de ello. Nada de lo que los hombres han intentado ha traído verdadera paz y felicidad para todos. En vez de eso, después de todo este tiempo las condiciones son más inestables que nunca. El delito, la guerra, la desintegración de la familia, la pobreza y el hambre causan estragos en una nación tras otra. La mismísima existencia de la humanidad ha sido puesta en peligro. Mísiles nucleares de imponente poder destructivo pudieran aniquilar a casi toda la raza humana, si no a toda. Por eso, a pesar de miles de años de esfuerzo, a pesar de muchos siglos de experiencia humana sobre lo cual edificar, a pesar de haber alcanzado nuevos máximos de progreso tecnológico, la humanidad todavía lucha, sin éxito, con sus problemas más fundamentales.
    Hasta la misma Tierra ha experimentado efectos adversos. La avaricia y la negligencia humanas han convertido ciertas áreas en desiertos al haberse acabado con los bosques que las protegían. Desechos químicos y de otra índole han contaminado la tierra, el mar y el aire. Esta descripción bíblica ”de 2.000 años atrás” de la condición de la vida en la Tierra es hasta más exacta hoy día: “Toda la creación sigue gimiendo juntamente y estando en dolor juntamente hasta ahora”. (Romanos 8:22.)
    ¿Qué ha quedado probado?
    ¿Qué han probado, fuera de toda duda, los acontecimientos que han tenido lugar durante todo este tiempo? Que la gobernación humana en independencia del Creador del hombre no es satisfactoria. Se ha demostrado claramente que es imposible administrar con buen éxito los asuntos de la Tierra sin contar con el Hacedor del hombre. La historia continúa confirmando la franca evaluación bíblica de los esfuerzos del hombre por gobernar cuando dice: “El hombre ha dominado al hombre para perjuicio suyo”. (Eclesiastés 8:9.)
    ¡Cuán desastrosos han resultado los esfuerzos humanos, en comparación con el orden y la precisión que se hallan en el universo guiado por las leyes de su Creador! Queda patente que los humanos también necesitan esta clase de guía para gobernar sus asuntos, porque el no tomar en cuenta la supervisión divina ha sido desastroso. Se ha demostrado claramente, para todo tiempo, que necesitamos la dirección de Dios tan seguramente como necesitamos aire, agua y alimento. (Mateo 4:4.)
    Además, Dios, al permitir suficiente tiempo para resolver las cuestiones relacionadas con la gobernación humana, ha establecido un precedente permanente para el futuro. Esto se pudiera asemejar a un caso fundamental de un tribunal supremo. Para todo tiempo la cuestión ha sido resuelta: La gobernación humana en independencia de Dios no puede resultar en condiciones deseables en la Tierra. Por eso, en el futuro, si cualquier agente con libre albedrío desafiara el modo como Dios hace las cosas, no sería necesario permitir otros miles de años para que esa persona tratara de probar lo que alegara. Todo lo que tiene que probarse ha sido probado en este período de unos 6.000 años que Dios ha permitido. Por eso, durante la eternidad del tiempo futuro, jamás se permitirá de nuevo que un rebelde eche a perder la paz y felicidad de la vida en la Tierra, ni que interfiera con la soberanía de Dios en ningún otro lugar del universo. Como lo declara enfáticamente la Biblia: “La angustia no se levantará segunda vez”. (Nahúm 1:9.)
    La solución divina
    Así la Biblia suministra una explicación razonable para la existencia del sufrimiento en un mundo creado por Dios. También la Biblia muestra con claridad que se ha acercado el tiempo en que Dios utilizará su omnipotencia para eliminar de la existencia a los que causan el sufrimiento. Proverbios 2:21 y 22 declara: “Los rectos son los que residirán en la tierra, y los exentos de culpa son los que quedarán en ella. En cuanto a los inicuos, ellos serán cortados de la mismísima tierra; y en cuanto a los traicioneros, ellos serán arrancados de ella”. Sí, Dios ‘causará la ruina de los que están arruinando la tierra’ (Revelación 11:18). Eso incluirá también, finalmente, la eliminación de Satanás el Diablo (Romanos 16:20). Dios no permitirá que los inicuos sigan afeando ni causando daño por mucho más tiempo a su hermosa creación, la Tierra. Cualesquiera que no se amolden a Sus leyes serán arrancados de raíz. Solo los que hagan la voluntad de Dios han de continuar viviendo (1 Juan 2:15-17). Usted no plantaría un jardín de flores en medio de un área llena de malas hierbas. Así, también, cuando Dios restaure el Paraíso para los humanos justos él no permitirá que a la misma vez anden a rienda suelta en él personas inclinadas a arruinarlo.
    Aunque el sufrimiento que ha habido por siglos ha sido muy doloroso para las personas que han sido sus víctimas, ha cumplido con un buen propósito. Esto pudiera compararse con permitir uno que su hijo fuera sometido a una dolorosa operación para corregir un grave problema de salud. Los beneficios de largo plazo sobrepasan por mucho el dolor temporal. Además, el futuro que Dios se ha propuesto para esta Tierra y los humanos sobre ella quitará de la memoria la carga del pasado: “Las cosas anteriores no serán recordadas, ni subirán al corazón” (Isaías 65:17). Por tanto, los sufrimientos que los humanos han experimentado serán con el tiempo borrados de la mente de los que vivan cuando la gobernación de Dios rija sobre toda la Tierra. En ese tiempo los gozos no dejarán lugar en la mente para los malos recuerdos, porque Dios “‘limpiará toda lágrima de [los] ojos [de ellos], y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado.’ Y El que estaba sentado sobre el trono dijo: ‘¡Mira! Estoy haciendo nuevas todas las cosas’”. (Revelación 21:4, 5.)
    Jesucristo llamó a este Nuevo Orden venidero “la re-creación” (Mateo 19:28). Las víctimas del sufrimiento y la muerte de tiempos pasados aprenderán entonces que Dios sí se interesa en ellas, porque en esa era también se verá la re-creación literal de los que están muertos en el sepulcro. Jesús dijo: “Todos los que están en las tumbas conmemorativas […] saldrán” en una resurrección a la vida en la Tierra (Juan 5:28, 29). De este modo, los muertos también recibirán la oportunidad de someterse a la gobernación justa de Dios y adquirir el privilegio de vivir para siempre “en el Paraíso”, como lo llamó Jesús. (Lucas 23:43.)
    Hasta el reino animal estará en paz con el hombre. Los animales “no harán ningún daño ni causarán ninguna ruina” en el Nuevo Orden de Dios. (Isaías 11:6-9; 65:25.)
    Así, en todo sentido, como declara Romanos 8:21, “la creación misma también será libertada de la esclavitud a la corrupción y tendrá la gloriosa libertad de los hijos de Dios”. Con el tiempo, la Tierra llegará a ser un Paraíso, habitado por personas perfectas… libres de las enfermedades, el dolor y la muerte. El sufrimiento será para siempre una cosa del pasado. Todo aspecto de la creación terrestre de Dios llegará a estar en completa armonía con Su propósito, y así se habrá quitado la repugnante mancha que por miles de años ha afeado la belleza de Su universo.
    Así explica la Biblia el que Dios haya permitido el sufrimiento, y lo que él hará para resolver este problema. Sin embargo, puede que algunos pregunten: ‘¿Cómo sé yo que realmente puedo confiar en lo que la Biblia dice?’. (Pero ese sería otro tema, que por motivos lógicos y de espacio, no se plantearía aquí).

    Les ruego perdonen la necesaria extensión de esta información, pero solo pretendía exponer que aún el polémico tema del sufrimiento tiene razonamientos explicativos coherentes respecto al tema general inicial del desarrollo de un universo asistido inteligentemente, Gracias por otra oportunidad de expresar multiplicidad de opiniones, como bien dedujo Xenen, derivadas (estas), del mismo tema. Un saludo a todos, Carlos.

  12. Carlos:

    Estoy muy de acuerdo con Xenen cuando dijo: (si me lo permiten, cito en extracto)

    “Mi opinión: Creo que el problema no es banal, que ha abierto una brecha que ni siquiera puedo imaginar cómo puede ser cerrada. Es una cuestión muy sugerente intelectualmente en cualquiera de sus perspectivas, pero que se trata en el fondo de un auténtico cisma: Para eludir las consecuencias teológico-metafísicas que las pruebas experimentales sobre el universo observado nos planteaban, la ciencia ha desarrollado (sin salirse del marco teórico aceptado) teorías cosmológicas que eluden o resuelven (según se mire) la cuestión mediante el pago del precio de dejar de hacer ciencia experimental y falsable (es decir, de abandonar su propia esencia)…”

    En otras palabras, y en mi opinión, las nuevas propuestas cosmogónicas, de cualquier manera, está recurriendo con las proposiciones por ejemplo de un multiverso infinito, -hipotético desde el punto de vista experimental-, a, como se ha dicho; resolver (para muchos mediante eludir), las implicaciones teológicas…etc. asociadas.
    Resulta obvio que la propuesta sería atractiva (¿panacea?), porque especula que: con la existencia literalmente (por ejemplo) de una infinitud de universos burbujas, se explicaría la exorbitante suma de casualidades afortunadas de nuestro propio universo (para muchos otros ajustados a “conciencia”), así el nuestro sería una posibilidad más (y como se ha dicho, muy afortunada por cierto), del infinito montón. Pero pese a lo atractiva, esta idea por más que se conciba como panacea multiuniversal, infinita, adolecería de un problema serio de fondo, también multiuniversal. Como lo comentara Xenen:

    “Lo que hace este argumento en el fondo es retrotraer la pregunta esencial a los componentes más básicos: a la física en última instancia y por ende a la cosmogonía y sus condiciones iniciales. La idea de Vilenkin es bella pero no supera el abismo de lo desconocido, como él mismo plantea. Y nos deja ante la tesitura del comienzo y ante la idea de que las leyes físicas ya están “antes”. Es obligatorio aquí cambiar el nivel de interpretación…”

    Está claro que el problema de fondo, aún en nuestro propio y palpable universo, (y en cuanto a infinitos más se propongan), permanece. Por eso, en cuanto a mí respecta, en vistas de que se llega a ese punto donde el progreso racional se nos limita en gran manera debido al especular (con multiversos…etc) obviando dificultades de origen tan serias como las recién planteadas, precisamente esto es lo que me motiva trasladarme al campo mas verificable, discutible, (de lo biológico) en nuestro propio universo, nuestra propia tierra, nuevamente retomando el tema de las posibilidades científicamente reconocidas (esto es así debido al uso y aceptación en la comunidad científica de la teoría de las probabilidades), calculadas, de un universo (ahora biológico), o bien asistido por causas inteligentes (referido inteligencia como proceso mental, o donde hay mente); o al contrario, del (¿creador?) azar y de la selección natural.

    Por todo esto, personas honradas y humildes, como nuestro apreciado Xenen, y porque es obvio que su búsqueda de información es sincera, como pretendo ser también con la mía; al considerar un comentario suyo, consideré que no debería “pecar” yo de omisión al informarme de novedades que atinadamente nos propone. (No obstante le ruego encarecidamente que no tome a mal que quizás los resultados no sean los esperados y siga Ud. opinando de una manera con la que debiera tener todo nuestro apoyo, y si me lo permite, le cito: “Mis razonamientos en éste ámbito discurren buscando incoherencias. Si veo una incoherencia pienso que la línea de pensamiento es errónea y me retiro a la duda, no a un saber que también sea incoherente. Es poco, pero es lo único que me parece decente intelectualmente.”).
    Por otra parte, algo si es cierto: debemos reconocer que lo que Ud. opina ahora está ciertamente muy generalizado:

    “Los descubrimientos en bioastronomía, ya nos están indicando que la sopa prebiótica que podría haber existido en la Tierra (o en otros planetas) podría disponer de elementos bioquímicos básicos que aceleraran el proceso de aparición de la vida. En éste campo los avances son continuos, y, hasta ahora, tienden a aumentar notablemente la probabilidad de aparición de la vida.”

    Pero al comprobar que es posible contrastar las informaciones de más amplia difusíón, ¿con qué nos estamos topando? ¿que han revelado otros estudios recientes?

    Una publicación lo comenta así:

    “Se suele citar el experimento de Stanley Miller, realizado en 1953, como prueba de que pudo haber ocurrido la generación espontánea en tiempos primitivos. Sin embargo, la validez de esta tesis descansa en la suposición de que la atmósfera primigenia de la Tierra era “reductora”, es decir, que solo contenía una mínima cantidad de oxígeno libre (no combinado químicamente). ¿Por qué?
    El libro The Mystery of Life’s Origin: Reassessing Current Theories explica que si hubiera habido mucho oxígeno libre, ‘ninguno de los aminoácidos siquiera habría podido formarse, y si por casualidad lo hubieran hecho, se habrían descompuesto rápidamente’. ¿Qué solidez tenía la suposición de Miller acerca de la atmósfera primitiva?
    En un artículo clásico publicado dos años después de su experimento, Miller escribió: “Estas ideas son por supuesto especulación, pues no sabemos si la Tierra tenía una atmósfera reductora cuando se formó. […] Aún no se han encontrado pruebas directas” (Journal of the American Chemical Society, 12 de mayo de 1955).
    ¿Se encontraron esas pruebas posteriormente? Unos veinticinco años más tarde, el escritor de artículos científicos Robert C. Cowen informó: “Los científicos tienen que reformular algunas de sus hipótesis. […] Poco se ha encontrado que pruebe la idea de una atmósfera rica en hidrógeno y muy reductora, y algunas pruebas demuestran lo contrario” (Technology Review, abril de 1981).
    ¿Y desde entonces? En 1991, John Horgan escribió en Investigación y Ciencia: “Durante los últimos diez años han crecido las dudas sobre las hipótesis de Urey y Miller acerca de la atmósfera. Experimentos de laboratorio y reconstrucciones computerizadas de la atmósfera […] sugieren que las radiaciones ultravioletas procedentes del Sol, hoy frenadas gracias al ozono atmosférico, habrían destruido las moléculas hidrogenadas de la atmósfera. […] Una atmósfera así [de dióxido de carbono y nitrógeno] no habría sido la más conveniente para la síntesis de aminoácidos y otros precursores de la vida”.
    ¿Por qué, entonces, se defiende aún que la atmósfera primitiva de la Tierra era reductora, es decir, contenía muy poco oxígeno? En Molecular Evolution and the Origin of Life (Evolución molecular y el origen de la vida), Sidney W. Fox y Klaus Dose contestan: La atmósfera debió tener poco oxígeno porque “los experimentos de laboratorio muestran que la evolución química […] hubiera sido prácticamente inviable con oxígeno” y también porque compuestos como los aminoácidos “no son estables por mucho tiempo en la presencia de oxígeno”.
    El oxígeno es muy reactivo. Por ejemplo, se combina con el hierro para formar óxido, o con el hidrógeno para formar agua. Si hubiera habido mucho oxígeno libre en la atmósfera cuando se estaban sintetizando los aminoácidos, este se habría combinado rápidamente con las moléculas orgánicas y las habría descompuesto tan pronto como se formaban.
    “Estos experimentos […] se presentan como prueba de una síntesis abiótica cuando en realidad los ha concebido y producido el muy inteligente y biótico ser humano para defender ideas con las que está muy comprometido.” (Origin and Development of Living Systems [Origen y desarrollo de los sistemas vivos].)

    “¿No es este un razonamiento cíclico? Se dice que la atmósfera primitiva era reductora porque de otro modo no hubiera tenido lugar la generación espontánea de la vida. Pero lo cierto es que no hay ninguna seguridad de que haya sido reductora.”

    Por todo esto, “desde entonces el optimismo se ha desvanecido. Han transcurrido algunas décadas y los secretos de la vida se nos siguen escapando. Unos cuarenta años después de su experimento, el profesor Miller dijo a Investigación y Ciencia: “El problema del origen de la vida ha resultado más complicado de lo que yo y muchos suponíamos”. Otros científicos comparten este cambio de opinión. Por ejemplo, el profesor de Biología Dean H. Kenyon fue coautor en 1969 del libro Biochemical Predestination (Predestinación bioquímica), aunque más tarde llegó a la conclusión de que es “fundamentalmente inviable que la materia y la energía inasistidas se organicen por sí mismas en sistemas vivos”.
    “De hecho, los experimentos de laboratorio corroboran la afirmación de Kenyon de que hay “un defecto fundamental en todas las teorías en boga sobre los orígenes químicos de la vida”. Después de que Miller y otros científicos sintetizaron aminoácidos, los hombres de ciencia se dispusieron a formar proteínas y ADN, ambos necesarios para la existencia de la vida en la Tierra. Tras miles de experimentos en condiciones llamadas prebióticas, ¿cuál ha sido el resultado? El libro The Mystery of Life’s Origin: Reassessing Current Theories (El misterio del origen de la vida: Nuevo examen de las teorías actuales) observa: “Existe un gran contraste entre el considerable éxito en la síntesis de aminoácidos y el fracaso sistemático en la síntesis de proteínas y ADN”. El resultado de estos últimos intentos ha sido un “fracaso constante”.
    Siendo realistas, hay que admitir que no solo es un misterio cómo llegaron a existir las primeras moléculas de proteína y ácidos nucleicos (ADN o ARN), sino también su interacción. “Es el trabajo conjunto de las dos moléculas lo que hace posible la vida en la Tierra”, dice The New Encyclopædia Britannica. Ahora bien, la enciclopedia explica que la manera en que llegó a producirse esta colaboración todavía es “un problema fundamental y no resuelto sobre el origen de la vida”. Sin duda.
    Una publicación bajo el tema: “Trabajo de equipo en pro de la vida”, repasa algunos detalles básicos del fascinante trabajo de equipo entre las proteínas y los ácidos nucleicos en nuestras células. El mero hecho de poder adentrarnos en el mundo de las células corporales suscita admiración por el trabajo de los científicos que lo han hecho posible. Nos ha permitido entender procesos extraordinariamente complejos de los que pocos de nosotros somos siquiera conscientes, pero que tienen lugar en cada momento de nuestra vida. Sin embargo, desde otro punto de vista, la impresionante complejidad y precisión que los caracteriza nos hacen retornar a la pregunta: ¿Cómo llegaron a existir?
    “Los científicos sobre el origen de la vida no han cesado de formular escenarios plausibles para el drama del origen de la vida. No obstante, los nuevos guiones no están resultando convincentes (siquiera la opción: “¿Del ‘mundo del ARN’, o de otro mundo?”). Por ejemplo, Klaus Dose, del Instituto de Bioquímica de Maguncia (Alemania), observó: “Por el momento todos los estudios sobre las principales teorías y experimentos en ese campo terminan bien en un punto muerto, o bien en un reconocimiento de ignorancia”.
    “”Ni siquiera en la Conferencia Internacional sobre el Origen de la Vida, celebrada en 1996, se ofreció ninguna solución. Por el contrario, la revista Science informó que los casi trescientos científicos reunidos “lucharon sin éxito por resolver el enigma de cómo surgieron por primera vez las moléculas [de ADN y ARN] y cómo evolucionaron hasta convertirse en células con capacidad de reproducción”.”
    “Se ha requerido inteligencia y una educación superior para estudiar y empezar a explicarse lo que ocurre en nuestras células a nivel molecular. Por tanto, ¿es razonable pensar que estos complicados procesos tuvieron lugar primero en un “caldo prebiótico”, sin dirección, espontáneamente y por azar? ¿O hubo algo más implicado?”

    Estos comentarios son también, para acercarnos aún más a la multitud de variables que deben contemplarse mientras se analizan estos fascinantes temas. Un saludo, y gracias sin dudas, por la oportunidad que tenemos de opinar, Carlos.

  13. Xenen:

    Apreciado Don Carlos:

    He leído con interés sus post, pues entre otras cosas, nos demuestra usted coherencia y persuasión, estudio y tenacidad. He de reconocer que frente a su sólida fe y los datos de irresolución científica del problema de la aparición de la vida (hasta el momento), apenas puedo aportar mi débil creencia en que los problemas que subyacen a esos mecanismos se solventarán poco a poco, pues, es poco aún lo que conocemos.

    Si me permite, veo en este estado actual de las cosas desconocimiento y no incoherencia. Volvemos a enfrentarnos a otro de los límites. Quizás la cuestión es que la vida no surgió como la imaginamos ahora (en términos de biomoléculas y estructuras celulares componentes), sino que fue más sencilla o algo diferente, y lo que ahora observamos sea un producto evolutivo que puede diferenciarse tanto de aquel comienzo como nosotros lo hacemos de las protobacterias ( y en escalas temporales tal cosa es más o menos factible: 600 millones de años de vida pluricelular “ que ha dado mucho de sí- frente a los anteriores 3000 millones de años de vida unicelular….da que pensar ¿no?). Pero esto es especular, sin más. El problema es que no seremos capaces nunca de conocer cual era el medio real (en términos de capacidad redox o de cualquier otra variable físico química que imaginemos) en que la aparición de la vida tuvo realmente lugar, ni en qué forma esencial esta tuvo lugar (….Por cierto, no sé a qué viene especular tanto, – no por su parte, sino por parte de la comunidad científica-, con la capacidad redox atmosférica en aquél tiempo: los microambientes existen hoy como existían entonces…).

    Lo que quiero hacer ver es que los componentes básicos no nos son desconocidos, sabemos que de alguna forma ya estaban ahí (“llovidos del cielo” literalmente, muchos de ellos, según se desprende el estudio de cometas, por ejemplo), y que su interacción, por improbable que fuera (claramente no imposible), puede explicar lo que vino después. Navaja de Ockham: tentador decir que Dios no es necesario en esta parte del proceso. Nos volvemos a encontrar aquí con la probabilidad. Este argumento de lo sumamente improbable es tentador, pero no es un mecanismo causal.

    Además, podríamos, como experimento mental, sugerir que su opción (la que usted defiende) se vea en la obligación de tener que demostrar la actuación divina como condición necesaria para la aparición de la vida, y que en caso contrario (que no puedan demostrar tal cosa), aceptásemos la otra opción (la que yo defiendo). Por aquí, Tablas.

    Con respecto a su anterior post, muy bien documentado en cuanto a referencias Bíblicas, y correctamente argumentado desde la doctrina cristiana, he de decirle, que no me convence en absoluto, lo siento. Tampoco veo porqué no ha de convencerle a usted. Pero he de decirle, que si pienso que hay un problema que teológicamente no está resuelto, bajo mi humilde opinión, ese es el del mal. (No deso meterme tampoco en el tema, siempre complicado, de las fuentes escritas.)Me llevaría demasiado argumentar y sinceramente no creo que consiguiera convencerle a usted, pues veo, permítame la osadía, una fe limpia de polvo y paja, en su texto, y por tanto en usted. He recorrido un largo camino en este sentido, muy largo. He compartido intensas conversaciones con filósofos y teólogos, incluso he estudiado teología durante varios años (campo ajeno por completo a mi práctica profesional), he rebuscado, cotejado, leído, planteado….infinidad de veces este problema con gente mucho más sabia que yo…y no hay una respuesta que me resulte convincente. Para mi es un agujero en la línea de flotación y sin solución aparente. Muchas veces, para mi desesperación, las personas, de fe y aún de sotana, a las que interrogaba me confiaban su propio pensamiento al respecto: “esto no está bien resuelto”. Sólo la fe cree que lo está. Pero la fe no razona, sólo cree. Y a mí eso no me basta.

    Un cordial saludo.

  14. Carlos:

    Muchas gracias nuevamente por sus comentarios. Otra vez resaltan la franqueza y honestidad en su expresión. Como Ud. bien comenta, yo también daría (y daré) por concluido el tema Dios “Sufrimiento-, pues traté de basarme, pese a obvia complejidad, en información lo más amplia y a su vez resumida, de los diversos aspectos implicados cuando se parte de la aceptación de la existencia de una mente organizadora que aún siendo amorosa y todopoderosa permita temporalmente el sufrimiento, con el objetivo final de demostrar de forma persuasiva durante un no despreciable tiempo y una multivariedad de desarrollo humano gubernamental y tecnológico, que no dejen lugar razonable a la duda ante sus criaturas inteligentes observadoras, que la propuesta inicial de dominio exitoso independientes de Él (rebelión), no son beneficiosas sino perjudiciales a sus criaturas (a la corta y a la larga).

    Por contraposición, así resultaría totalmente justificada (y no tiránicamente impuesta), lo beneficioso que resulta el que sea ejercida Su soberanía que había sido tan ampliamente cuestionada. A su vez esas mismas características que, a mi juicio un poco superficialmente, (es decir, desestimando lo antes planteado), parecerían incompatibles (amoroso “ todopoderoso “ sufrimiento), quedarían felizmente resumidas (concluidas) como: amoroso “ todopoderoso “ y en virtud PRECISAMENTE de ellas y al debido tiempo: corrector de la mejor manera justamente posible de todo el daño causado a cualesquier víctimas de tal sufrimiento. (Como se ha dicho, ahora desde otra óptica, no porque lo provocara, sino porque moralmente lo permitiera dando oportunidad incluso a sus adversarios y frente a una multitud de observadores de demostrar sus argumentos, parecido a como un tribunal de justicia humano, también DA OPORTUNIDAD, (no de que se ejerza “justicia por su cuenta”), sino de demostrarse (con todo derecho y garantías, ante una exigente COMUNIDAD DE OBSERVADORES), a cualesquier acusado incluso, su presunción de inocencia, y se hace aunque el propio juez tenga claro en su interior y desde un principio, que no existan tales fundamentos de presunción y que el proceso, según la envergadura de las cuestiones planteadas, llevará justamente su tiempo para resolverse definitivamente). (Disculpen las mayúsculas, a falta de cursivas).

    Existe otra información de un punto importante que no obstante, por razones de espacio, no se abordó:

    Otra cosa que el susodicho Satanás el Diablo también insinuó fue que el hombre únicamente prestaría obediencia a Dios si podía sacar ventaja de ello. En otras palabras, se cuestionó la integridad del ser humano. Satanás lanzó la acusación de que ninguna persona permanecería leal a Dios por propia voluntad. Esta maliciosa afirmación suya se pone de manifiesto en el relato bíblico de Job, un siervo fiel de Dios que se vio sometido a una gran prueba en el siglo XVII a.E.C. Cuando se leen los dos primeros capítulos del libro de Job, se puede comprender mejor la razón del sufrimiento humano y por qué lo permite Dios.

    Satanás escogió como objeto de su ataque a Job, “un hombre sin culpa y recto”. Primero le imputó malos motivos planteando la pregunta: “¿Ha temido Job a Dios por nada?”. Luego calumnió arteramente tanto a Dios como a Job con la acusación de que al proteger y bendecir a Job, [Dios] había comprado su lealtad. “Pero, para variar ”dijo Satanás en tono desafiante”, sírvete alargar la mano, y toca todo lo que tiene, y ve si no te maldice en tu misma cara.” (Job 1:8-11.)
    ¿Servía Job a Dios tan solo por todo lo bueno que había recibido de él? ¿Se mantendría intacta su integridad bajo cualquier prueba? ¿Tenía Dios, a su vez, suficiente confianza en su siervo como para permitir que fuera probado? Estas preguntas solo recibirían respuesta si Dios mismo permitía que Satanás sometiera a Job a una prueba sumamente difícil. La lealtad de Job bajo la prueba que Dios permitió, narrada en el libro de Job, resultó en que la justicia de Dios y la integridad del hombre quedasen totalmente vindicadas. (Job 42:1, 2, 12.)
    No obstante, lo que sucedió en el jardín de Edén y lo que experimentó Job tiene mucha más trascendencia. Las cuestiones que Satanás planteó afectarían a toda la humanidad, incluso a nosotros hoy día. El Diablo vituperó el nombre de Dios y puso en tela de juicio Su soberanía. También cuestionó la rectitud del hombre, creación de Dios. Estas cuestiones tenían que zanjarse.
    (Aquí Dios, equivaldría en cuanto a su nombre, a “Jehová”, en la traducción del Tetragrámaton más extendida y aceptada en idioma español).

    C“MO ZANJAR LAS CUESTIONES
    Para ilustrarlo, digamos que usted es el entregado padre de varios hijos y que toda su familia vive feliz. Supóngase que uno de sus vecinos difunde mentiras que le acusan de ser un mal padre; que llega incluso a decir que sus hijos no lo aman, que se quedan a su lado solamente porque no conocen nada mejor, y que se marcharían si alguien les ofreciese la oportunidad. “¡Eso es ridículo!”, diría usted. Sí, pero ¿cómo lo demostraría? Algunos padres se pondrían furiosos. No obstante, tal reacción violenta, además de crear otros problemas, respaldaría las mentiras. Una buena manera de ocuparse del problema sería dando la oportunidad a su acusador de probar su alegación y permitiendo a sus hijos atestiguar que lo aman de corazón.
    Dios es como el entregado padre de la ilustración. Adán y Eva pueden compararse a los hijos, y Satanás encaja muy bien con el vecino mentiroso. Prudentemente, Dios no acabó de inmediato con Satanás, Adán y Eva, sino que los dejó con vida por un tiempo. De este modo, nuestros primeros padres tendrían la oportunidad de dar comienzo a la familia humana, y el Diablo, de demostrar la veracidad de sus acusaciones. No obstante, desde el mismo principio Dios sabía que algunas personas serían leales a él y probarían así que Satanás es un mentiroso, como de hecho se ha constatado en la integridad moral que han mantenido muchísimos humanos en las más difíciles pruebas.
    (Sigue en el siguiente comentario…)

  15. Carlos:

    (Continuación…)
    A mi modesto juicio, en resumen, las incompatibilidades fundamentales de entendimiento al respecto seguramente radicarán, no tanto en cuán razonables o no resulten los argumentos supracitados para explicar la existencia temporal del mal, que obviamente a un buen número les pudiera satisfacer pues son precisamente ( y paralelamente) en esencia los mismos métodos y forma que como sociedad, (e incluso como familias), establecemos como aceptables y justos a la solución (incluso jurídicas) de los problemas que engendran el mal; sino al hecho de que realmente partimos de premisas diferentes, y por tanto esas constituirían entonces obviamente el meollo del asunto; en mi caso, el dar por hecho (claro está, basado en otros análisis previos), la existencia de la intervención de una mente inteligente (Dios) que resuelve este problema coyuntural-temporal (sufrimiento), devenido so pena de no sacrificarse al menos dos características inherentes a sus criaturas inteligentes (tanto espirituales como materiales), a saber el libre albedrío, y el derecho que a todas ellas con la debida carga de responsabilidad, les asiste, incluso las opositoras, de demostrar públicamente y durante el tiempo necesario, la viabilidad o no de sus desafíos, no obstante el precedente que de hecho se forme a la hora de dictarse sentencia responsablemente, para que no se repitan errores y sufrimientos, y todas las medidas que precisamente como todopoderoso tome para enmendar cualesquier daños ocasionados por la parte desafiadora durante todo ese tiempo considerado necesario para aclarar fuera de toda duda las cuestiones envueltas.
    Desde mi limitado punto de vista, sería de cualquier manera lamentable que personas de fe, y aún de sotana, respondan a quienes con justicia inquieran sobre el asunto, con un:” “esto no está bien resuelto”. Sólo la fe cree que lo está. Pero la fe no razona, sólo cree.” Y es obvio que tampoco a mí, tal respuesta de ninguna manera me satisfaría.
    Lamentablemente y con el debido respeto, ¿ se evidenciaría así que estas personas realmente estarían siendo ayudadas (cuando a su vez se ostente de una clase clerical “superior” que no les da RAZONES de solución al problema), y (por tanto) tampoco resultarían competentes para ayudar a otros, en un tema tan trascendente, cuando sea posible precisamente con la propia biblia, no dar elementos de fe ciega sino al contrario, razones de peso compatibles con las resoluciones que paralela y cotidianamente sabemos que funcionan y se aplican para satisfacer correctamente la solución de problemas con justicia, en cualesquier ámbito, incluso en el ámbito humano?

    Opino que lejos de plantearse por una autoridad (en religión), que “un asunto no esté bien resuelto [porque] Sólo la fe cree que lo está. Pero la fe no razona, sólo cree”, lo que literalmente y por esa misma definición haría (por quienes menos se esperaría que lo hicieran) convertir la fe en un absurdo irrazonable, cuando en contraposición existe una alternativa realmente viable que no desasociaría sino que integraría la fe y la razón como sucedería al tomarse en cuenta el siguiente razonamiento de una información:

    Quienes de verdad desean agradar al Creador deberían analizar con cuidado si lo que creen acerca de él es cierto. El apóstol Pablo mencionó a ciertos devotos de su día que tenían “celo por Dios; mas no conforme a conocimiento exacto” (Romanos 10:2). Tales individuos pudieran compararse a un pintor que pone gran empeño en pintar una casa pero, por no prestar atención a las instrucciones del dueño, lo hace con los colores equivocados. Aunque él mismo quede satisfecho con su trabajo, ¿le agradará al propietario?
    Por lo tanto, ¿qué clase de adoración aceptaría Dios? La Biblia responde: “Esto es excelente y acepto a vista de nuestro Salvador, Dios, cuya voluntad es que hombres de toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad” (1 Timoteo 2:3, 4). Hay quienes piensan que es imposible encontrar esa clase de conocimiento entre la multitud de religiones actuales. Pero, teniendo en cuenta que es la voluntad de nuestro Hacedor que lo obtengamos, ¿cometerá él la injusticia de escondérnoslo? No, según lo que dicen las Santas Escrituras: “Si tú lo buscas [a Dios], él se dejará hallar de ti” (1 Crónicas 28:9).

    El verdadero cristianismo estimula a utilizar tanto el corazón como la mente para cultivar la fe que agrada al Creador.
    De hecho, el fundador del cristianismo, Jesucristo, enseñó que debemos amar a Dios con ‘toda nuestra mente’, o intelecto, además de con ‘todo nuestro corazón’ y ‘toda nuestra alma’ (Mateo 22:37). En efecto, nuestras facultades mentales deben desempeñar un papel fundamental en la vida espiritual.
    Cuando Jesús invitaba a sus oyentes a reflexionar en lo que les enseñaba, solía preguntarles: “¿Qué les parece?” (Mateo 17:25; 18:12; 21:28; 22:42). De igual modo, el apóstol Pedro escribió a sus hermanos espirituales con el propósito de “desperta[r] sus facultades de raciocinio claro” (2 Pedro 3:1). El apóstol Pablo, el cristiano que más viajes misioneros realizó, exhortó a los creyentes a utilizar su “facultad de raciocinio” y a ‘probar por ellos mismos lo que era la buena y la acepta y la perfecta voluntad de Dios’ (Romanos 12:1, 2). Solo así, con un examen tan cuidadoso y completo de sus creencias, pueden los cristianos desarrollar la fe que complace a Dios y que les permite afrontar las pruebas que se presentan en la vida (Hebreos 11:1, 6).
    A fin de ayudar a sus contemporáneos a cultivar dicha fe, los primeros evangelizadores cristianos “razon[aban] con ellos a partir de las Escrituras, explicando y probando por referencias” lo que les enseñaban (Hechos 17:1-3). Con ese enfoque tan racional, la gente de corazón recto respondía al mensaje. Por ejemplo, varias personas de la ciudad macedonia de Berea “recibieron la palabra [de Dios] con suma prontitud de ánimo, y examinaban con cuidado las Escrituras diariamente en cuanto a si [las] cosas [que les explicaban Pablo y sus compañeros] eran así” (Hechos 17:11). De este versículo pueden destacarse dos ideas. En primer lugar, los bereanos se mostraron muy dispuestos a escuchar la Palabra de Dios; y en segundo lugar, no aceptaron a ciegas lo que se les explicó, sino que lo corroboraron con las Escrituras. El misionero cristiano Lucas los elogió humildemente por ello cuando dijo que eran “de disposición […] noble”. En vista de eso, al cristiano sincero le surgiría las preguntas ¿Manifiesta usted tal actitud en lo concerniente a los asuntos espirituales? ¿Da la debida importancia a que la fe pueda sustentarse por razones?

    Esta es mi manera de ver y en definitiva concluir, en esencia, y modestamente, este específico tema. Más adelante me gustaría opinar más sobre las otras cuestiones interesantes planteadas por Ud. a nuestras variantes de concepción. Si me permite retomar su frase, no obstante las discrepancias que de hecho puedan existir, también veo en usted una opinión limpia de polvo y paja en su texto y por tanto en Ud. Nuevamente gracias porque se me permita opinar,

    Un cordial saludo; Carlos.

  16. agdisti:

    la verdad,me duele mucho,que mentes tan bien preparadas,como son carlos
    y xenen,busquen indagen con tanta meticulosidad en las escrituras y exclu-
    yan otras fuentes para llegar a conclusiones sobre la existencia de dios o so-
    bre el sufrimiento,yo no tengo la categoria ni el saber intelectual de vds. pe-
    ro si muchas experiencia vivida,en religiones,filosofias,y ciencias paranorma-
    les,como,catolico,protestante,teosofo,rasacruz,mason,espirita,ciencias,oculta
    parapsicologia,en todas sus vertientes,y autodidacta que es lo que me consi
    dero ahora,que es seguidor de la ciencia oficial creacionista,ni ateo ni agnos
    tico,una pequeña dicertación,siguiendo la evolución fisica la que palpamos
    desde el principio y le metemos no dos 2009 cien mil años más,nuestros
    cuerpos aguantan mas el dolor y los primitivos más aun,por un lado y los
    que tienen cien mil años más ya su cuerpo es como una energia que incluso
    crean materias y sus leyes.gracias.agdisti.

  17. jaimex:

    estupendo nuevo formato de redes. muchas gracias

  18. jcondes:

    Soy taxista desde hace 8 años y diplomado en ciencias empresariales. Me gustaria felicitar al señor Puntset su gran observación sobre la direccionalidad de la comunicación en un taxi. La gente a veces intenta divagar sobre cualquier tema sea de actualidad o de caracter personal. Pero siempre en una sola dirección de comuncación. Es una manera que utiliza el cliente para descagarse de un mal dia, una preocupacion laboral o familiar…
    Quizá lo que siempre me sorprende cada día es el poco interés que tiene la gente a que les des una opinión o un gesto. Mas bien es una manera de volvar información en una persona igual que en un pc sin esperar a que este te resuelva el problema más que el de desocupar el derebro de datos para poder seguir cargando este con nuevos datos o problemas.

    Opino desde una visión muy directa que desde nuestro trabajo tenemos una perspectiva privilegiada de la sociedad y de sus cambios, pues transportamos diferentes personas de diferentes clases sociales que te aportan puntos de vista contrapuestos. Este hecho nos aporta sin duda una enriquecedora visión de la nueva realidad que nos rodea, y deja sentir el pulso social de una ciudad.

  19. Tony:

    Señor dispensi que lo moleste el Reportage del universo o multiverso y del Big-Bang me parecio muy interesante y comprensible muy bien explicado por eso se lo agradezco sumamente ademas acababa de ver un reportage sobre las cuerdas que forman la masa. La verdad que lo felicito por el programa un abrazo

  20. Carlos:

    Muchas gracias por las propuestas sinceras de Xenen. Me quedaron pendientes algunas opiniones, es probable que las finales, porque no he visto mucho más comentarios del tema, sobre los problemas de la atmósfera reductora y los del azar o la inteligencia como agentes causales, que por su extensión, tendría que subdividirlos en dos, por lo que les ruego perdonen esa necesidad.

    PARTE I
    Respecto a porqué la comunidad científica investiga en el macroambientes “atmósfera en general-, sería, como ya se dijo, porque si las radiaciones que hoy son frenadas gracias a la capa de OZONO, formada solo tras la revolución del oxigeno a instancias de la producción del mundo vegetal, que en aquel entonces no existía, habrían destruido las moléculas hidrogenadas (reductoras) de la atmósfera (moléculas que fueron necesarias incluir en el experimento de Miller), y por tanto el necesario medio reductor prácticamente imprescindible a cualesquier proceso de síntesis ulterior. El medio neutro de los gases CO2 y Nitrógeno de ninguna manera hubiese sido el más apropiado. Cierto que existirían microambientes, pero la palabra lo dice, micro…, lo que reduce drásticamente los lugares con algún atisbo de posibilidades de síntesis y por tanto, lógicamente, el grado de extensión de tal sopa orgánica “supongamos una proporción de 99 a 1, o aún menos (macro ambiente respecto a microambiente) -. Adicionalmente nótese que si en la experimentación se utilizan descargas eléctricas, a modo de rayos (que a propósito ocurren en atmósferas de sistema abierto, gaseoso, como se ha dicho arriba, sin hidrógeno reductor, donde no son factibles considerar cambios sustanciales de las concentraciones de los gases “microambientes-), ¿de que sirven esas descargas si la atmósfera de ese gran macro sistema atmosférico abierto no es reductor “sin H2 libre-?
    En resumen, como dijera Hitching: “Si hubiera habido oxígeno en el aire, el primer aminoácido nunca habría empezado; si no hubiera habido oxígeno, habría sido eliminado por los rayos cósmicos”.

    Seguramente eso ha querido decir la comunidad científica. Respecto a meteoritos llovidos del cielo, además de mudar el problema de lugar, y si bien es cierto que se le han encontrado algunos aminoácidos, muchos opinan que considerando que el potencial de disolución de estas sustancias estaría cuantitativamente solo en la superficie exterior y no en su volumen total “macizo-, y que su cantidad y concentración a modo de soluto, respecto a volumen de de los mares, a modo de disolvente, opinan que serían prácticamente insignificantes en cuanto a elevar concentraciones de aminoácidos en el mismo, además de que serían destruidos por lo recién descrito arriba.

    Por otra parte, sobre el otro tema: como Ud. bien propone, “demostrar la actuación divina como condición necesaria para la aparición de la vida” suele implicarse porque solo hay dos posibilidades y ninguna otra intermedia, o se logró todo por sí mismo, sin ninguna asistencia de tal agente inteligente organizador externo, o no se logró sin ella. Un punto a tener en cuenta es que existen ambigüedades y contradicciones en el mundo científico respecto a su opinión: “Nos volvemos a encontrar aquí con la probabilidad. Este argumento de lo sumamente improbable es tentador, pero no es un mecanismo causal”, confrontándolo con lo comentado por premios Noveles precursores evolucionista, lo notamos cuando dice una obra de estudio:
    “El azar, y solo el azar, lo hizo todo, desde el caldo primitivo hasta el hombre”, dijo el premio Nobel Christian de Duve hablando del origen de la vida. Pero ¿es el azar una explicación razonable del origen de la vida?
    ¿Qué es el azar? Aunque algunas personas relacionan el término con el cálculo de probabilidades, llamado también “la ciencia del azar”, muchos científicos emplean el concepto en un sentido vago como sustitutivo del término más preciso “causa”, especialmente cuando esta es desconocida.
    “Personificar el ‘azar’ como si habláramos de un agente causal ”dice el biofísico Donald M. MacKay” es cambiar injustificadamente de un concepto científico a uno mitológico cuasirreligioso.” Del mismo modo, Robert C. Sproul señala: “Al llamar a la causa desconocida ‘azar’ por tanto tiempo, la gente empieza a olvidar que se hizo una sustitución. […] La suposición de que ‘azar es igual a causa desconocida’ ha llegado a significar para muchos que ‘azar es igual a causa’”.
    El premio Nobel Jacques L. Monod es uno de los que utiliza el razonamiento de “azar es igual a causa”. Escribe: “El puro azar, el único azar, libertad absoluta pero ciega, [se halla] en la raíz misma del prodigioso edificio de la evolución”. Luego añade: “El hombre sabe al fin que está solo en la inmensidad indiferente del Universo de donde ha emergido por azar”. Observe que dice: ‘POR azar’. Monod hace lo que muchos otros científicos: elevar el azar al rango de principio creativo. Se presenta el azar como el causante de la existencia de la vida en la Tierra.

    A mi entender, este complejo tema, pudiera reducirse en algunos razonamientos: Cierto que con facilidad a nivel macroscópico “no así a nivel cuántico-, existe claramente el determinismo y la causalidad, así, las leyes del movimiento en virtud de la forma que por ejemplo tiene un dado, harán que este al detenerse, adquiera una posición de reposo determinada por el apoyo de una de sus seis caras, a cuyo estado llegó realmente no estrictamente por azar, sino por una necesidad natural regida por los valores muy precisos de la fuerza y su ángulo inicial de incidencia sobre cierto punto (o área) que lo puso en movimiento, y la interacción compleja de otras fuerzas y acciones subsiguientes (rozamiento, y otras fuerzas que rigen puntualmente cada estado del movimiento del mismo), pasando por característicos estados de desequilibrio (puntualmente determinados); hasta llegar al equilibrio final (reposo), una vez desprendido de la mano que le lanzó.
    Lo que haría totalmente impredecible su estado específico de equilibrio final (reposo), no sería entonces estrictamente hablando: el azar, sino el desconocimiento y limitación por parte del ejecutor y originador del movimiento, de duplicar los valores y posiciones exactas al momento de aplicarle la fuerza que lo pondrá en movimiento; valores y puntos de incidencia de fuerzas tan extremadamente precisas que las más mínimas variaciones (extremadamente imponderables) de un estado inicial de movimiento, modifican en grandísima medida el estado y resultado final. Precisamente tales grados de precisión de valores posición y fuerzas iniciales, difícilmente duplicables en la práctica, hacen por tanto que (solo A NIVEL DE LA PRÁCTICA que no percibe tales precisiones) tampoco sean predecibles, los valores y el estado final del objeto analizado, y en estas condiciones, con sutileza se suelen colar, también, a nivel de la práctica, conceptos tan familiares, cómodos y simplistas como aleatoriedad, casualidad, azar, y otros por el estilo, muy seriamente cuestionados al desvinculársele en última instancia y estrictamente hablando, de su sutil pero existente origen causal bien determinado, y aquí estaría de acuerdo con Ud. y muchísimos otros.
    Ya existe una teoría que pretende abordarlo, extracto de wikipedia expresa:

    “La idea de la que parte la Teoría del Caos es simple: en determinados sistemas naturales, pequeños cambios en las condiciones iniciales conducen a enormes discrepancias en los resultados. Este principio suele llamarse efecto mariposa debido a que, en meteorología, la naturaleza no lineal de la atmósfera ha hecho afirmar que es posible que el aleteo de una mariposa en determinado lugar y momento, pueda ser la causa de un terrible huracán varios meses más tarde en la otra punta del globo.

    “Un ejemplo claro sobre el efecto mariposa es soltar una pelota justo sobre la arista del tejado de una casa varias veces; pequeñas desviaciones en la posición inicial pueden hacer que la pelota caiga por uno de los lados del tejado o por el otro, conduciendo a trayectorias de caída y posiciones de reposo final completamente diferentes. Cambios minúsculos que conducen a resultados totalmente divergentes”. (fin de la cita).

  21. Carlos:

    PARTE II
    Ahora bien, personalidades como Monod seguramente conocen esos contextos no obstante siguen vinculando el azar como agente causal, pero notamos que ocurre al ampliar su definición, a “libertad absoluta pero ciega…”, (circunscrita ahora a lo biológico). Es decir, partiendo del supuesto de la sopa orgánica primigenia de aminoácidos, etc., “libre y ciegamente”, (-siendo esto extensamente aceptado por el pensamiento evolucionista pro síntesis abiogénica-), los conglomerados irían integrándose dentro de lo que fuera una membrana de grasas etc., hasta que uno de estos despuntó en elaborar o integrar las moléculas estructurales de proteínas y las de información (ADN; ARN, que no existen por gusto sino precisamente para codificar proteínas y dirigir la actividad celular), y, ¡por fin la vida!

    Asimilando ahora la nueva acepción de “azar” que está amplia y unánimemente aceptada, es decir que es libre y ciego, -propiedades que no se aplican estrictamente al funcionamiento de los dados, y tenemos que irlo llevando en cuenta- sin embargo ahora, de hecho, al describirse así mismo todos los guiones de síntesis prebiótico-, hacen por tanto y en conclusión, que sí se le considera a este el mecanismo causal de la vida con metabolismo propio.

    Este CAMBIIO en la definición a mi juicio ocurre, porque cuando de hecho se entra, no precisamente el mundo cuántico, sino en el muy determinista y molecular mundo de lo biológico, y aplicársele a este reconocidamente niveles tan sumamente especulativos del teorizar, se llega al extremo de desvincular a tal grado tales inviables propuesta sumamente especulativas, del necesario contexto y PREMISA causal de una NECESIDAD NATURAL; que como explicábamos antes, por muy sutil que pareciese, comprobábamos que sí obra INCLUSO en el funcionamiento del dado, la pelota dando en la arista del tejado, etc., pero ahora valga la redundancia, por ese mismo notorio hecho de usar tal grado extremo, notorio y desafiante del especular con las leyes que regulan cualesquier maquinaria biológica, de asumir explicar “sin hacerlo-, el transformar sin asistencia la no vida en vida, estructuras a las que para ser funcionales se les ha comprobado y reconocido una complejidad irreducible, se llega entonces al obvio costo de llegar a contradecir ese mismo principio básico: vulnerar precisamente la necesidad natural o las leyes bioquímicas establecidas, basadas en el modo muy básico y singular ya estudiado (y legislado), de la interacción, por ejemplo, de la maquinaria: ADN-proteína, conllevando los cálculos más allá de cualquier duda, justamente a la necesidad natural de que el surgimiento de esa multitud de información interelacionada, pretendidamente inasistida, reflejada en una ordenadísima secuencia de aminoácidos en extremo compleja desde el mismísimo comienzo “la vida-, no ocurra, porque precisamente son tales leyes de interacción bioquímicas dominantes “constantemente socavadas por tal sumo especular-, las que justamente lo impiden, tal como sería del todo imposible que la mezcla de una sopa de letras produzcan palabras y oraciones significativas, y nos empeñemos demostrar lo contrario.

    Y es aquí donde entra en juego la inteligencia organizadora y sabemos que eso es un hecho cotidiano que no se rebate, hacerlo, además de desafiar el sentido común, desafían las LEYES, LA NECESIDAD NATURAL que existen rigen y regulan la actividad inteligente. (Existen pruebas y consenso del grado mínimo de información a la funcionalidad de la vida más “simple” que sea viable, aún la no descubierta, que incluye (o incluirá) necesariamente a un mínimo conjunto de proteínas codificadas por un mínimo conjunto de genes, secuenciados a su vez por un mínimo de conjuntos de nucleótidos, todos esos “mínimos” necesarios y bien organizados se cuentan en el orden, no de centena, sino de miles o decenas de miles y hasta cientos de miles, y son lo mínimo necesario a la maquinaria viva más simple, para que siga funcionando).

    Para darnos cuenta de la magnitud de la especulación, imaginemos que ponemos una olla gigante, aún suponiendo que utilizamos los 10 a los 89 átomos calculados a nuestro universo, en función de eso, a hervir con un caldo bien concentrado digamos de vegetales, aun partiendo de la ventaja de que esta ya contenga altas concentraciones de vitaminas, proteínas, aminoácidos, fragmentos de ADN en disolución, grasas…etc. etc., sin embargo sabemos que existen LEYES para que de ninguna manera, estas se auto organicen y originen nuevamente la vida, por simple que fuese esta y por millones de años que subsista la hipotética sopa. Ya Pasteur lo demostró, y por qué no, lo “legisló”: La vida surge solo de vida anterior, y la industria de la pasteurización vive y vivirá indefinidamente de ese hecho. Independientemente de los esfuerzos naturales, incluso la intervención nuestra, las leyes respecto a lo biológico favorecerán comprobadamente por más gigantesca que sea nuestra sopa orgánica, la descomposición y degradación espontánea y no la síntesis o complejidad espontánea respecto a reorganizar siquiera algo parecido a una maquinaria viva. Cualesquier especulación contra la naturaleza y las leyes que sustentan esos hechos, rompen por tal motivo la explicación racional que aún funcionaban hasta con el difícil pero DETERMINABLE comportamiento del dado y la pelota dando en una esquina.

    Claro está, y como la formación hipotética inasistida tiene que considerarse indeterminada porque no deja posibilidad racional de pronóstico de viabilidad, estos científicos, con toda razón, entonces si utilizan el concepto causal-azaroso que solo funciona apropiadamente en el mundo cuántico, pero que se está trasladando ahora al molecular. No se puede predecir DETERMINADAMENTE ni los estados inicial-final de partículas cuánticas, ni inicial-final de una mezcla azarosa de letras, ni de una mezcla molecular producto de un ensamble azaroso de un conjunto de aminoácidos. Por tanto SI utilizan el término azar como supuesto elemento causal, solo con la gran contradicción de que este supuestamente genere producto de relaciones ensayo-error, una maquinaria viva.
    Consideremos solo dos citas:

    ¿Pueden verdaderamente ser descritos como “simples” los primeros tipos de vida? “Al retroceder en el tiempo hasta la edad de las rocas más antiguas ”dice Evolution From Space (Evolución desde el espacio)”, los residuos fósiles de antiguas formas de vida que se han descubierto en las rocas no revelan un principio simple. Aunque decidamos pensar que las bacterias fósiles y las algas y los microhongos fósiles son simples en comparación con un perro o un caballo, la norma de información permanece enormemente alta. La mayor parte de la complejidad bioquímica de la vida ya estaba presente al tiempo de la formación de las más antiguas rocas de la superficie de la Tierra”.
    “[La bacteria más pequeña] es mucho más semejante al ser humano que a las mezclas químicas de Stanley Miller, porque ya posee estas propiedades sistemáticas. De modo que pasar de una bacteria a un ser humano es un salto menor que pasar de una mezcla de aminoácidos a esa bacteria.” ”Lynn Margulis, catedrática de Biología.

  22. Carlos:

    Estimado Don Xenen,

    en los comentarios finales del pasado tema anterior, que probablemente se dé por concluido, (no queriendo decir que se halla agotado), opiné finalmente acerca de su interrogante de por qué la comunidad científica centra bastante su consideración a los macro ambientes frente a los micro ambientes, respecto a lo que se comentaba sobre las repercuciones y consecuencias de que la atmósfera primigenia en general, no podría ser reductora, y también opiniones de miembros destacados de la comunidad científica relativo a si al azar en las propuestas del origen de la vida, se le considera o no como un agente causal, y, por último, si la prueba fósil con relación al descubrimiento (de microfósiles) en las rocas más antiguas revelan o no un comienzo de complejidad irreducible relativo a los hallazgos de representantes de las primigenias bacterias fosilizadas en rocas, estimadas por su profundidad, testimoniantes a los más remotos comienzos de los orígenes de la vida microscópica que ya era, en cuanto a volumen de información genética, extremadamente compleja.

    Los contenidos de los descubrimientos y citas de cómo se aborda por algunos intelectuales, quizás no sean los más (ortodoxamente) aceptados o divulgados pero no dejan de ser una variante que se observa y deriva, no de lo que no se sabe, sino de lo que si se sabe al respecto.

    Todo se hace con el propósito (seguramente común), no de la exclusión, sino de la inclusión mediante ampliar la pluralidad de acceso y divulgación de más aristas de la información.
    Saludo afectuoso y sincero, atte, Carlos.

  23. Xenen:

    Apreciado Don Carlos:

    He de pedirle disculpas por la tardanza en contestar pero me he enfrascado en otras entradas y últimamente no dispongo de todo el tiempo que quisiera. Y es doble la disculpa que debo reiterarle, pues éste tema es sumamente interesante para mí.

    He de reconocer que sigue manteniendo usted un nivel que me supera en muchos niveles de complejidad y conocimiento. Muchos de sus argumentos son de una solidez pétrea y algunos ya los tenía en mente. Es cierto, por ejemplo, la manera de plantear el tema de los macroclimas-microclimas. Pero déjeme insistir en mi idea. Sigo pensando que la aparición de la vida debió ser un fenómeno local y cuya extensión por el resto del planeta fue lenta y progresiva. Desde ese punto de vista, los microclimas siguen siendo hipótesis interesantes, y algunas teorías apuntan hacia microambientes localizados en las fuentes termales de origen volcánico submarinas como una posibilidad. De hecho, no soy quién para contestar a los expertos en la materia que tantos insalvables obstáculos están encontrando para intentar hallar un mecanismo plausible que explique la aparición de vida, pero si focalizamos nuestra búsqueda en la interacción entre esa sopa prebiótica y las descargas eléctricas atmosféricas en la superficie terrestre, igual estamos descuidando la posibilidad de vías alternativas que obtengan energía suficiente para los cambios bioquímicos de otras fuentes y por otros mecanismos. En cualquier caso no tengo nada, ni experimental ni probatorio, que aportar al respecto. Sigo pensando que queda mucho camino por recorrer.

    Y en cualquier caso, asumiendo la complejidad inherente incluso a la forma más simple de vida que podamos concebir (que como nos plantea usted, ya supone un problema conceptual gigantesco para resolver el puzzle que nos llevamos entre manos), no creo que, en ningún caso, podamos discriminar nunca, en el caso de que hallemos alguna vez un mecanismo aparentemente suficiente, primero, si ese fue realmente el mecanismo que tuvo lugar en el origen, y, segundo, si ese mecanismo tuvo lugar por mecanismos “azarosos” (luego comento algo al respecto) o si fue inducido por designio del Sumo Hacedor. Creo que a estas alturas queda más o menos claro, que las leyes físicas (y sus derivadas en complejidad emergente) son las que son, y que el Sumo Hacedor no tendría porqué intervenir en ellas una vez creado el mundo (las instrucciones ya estarían inscritas desde el principio para dar los frutos deseados). Es decir, nunca, según lo veo yo, existirá forma de poder discriminar entre ambas posibilidades. No deseo alargarme aquí con todas las implicaciones (científicas, de límites de conocimiento y filosóficas) que se derivan de lo anterior, y que además, a buen seguro conoce.

    Puede derivarse ( por el momento) la idea, ya casi asumida en mayor o menor medida por todas las partes implicadas, de que la aparición de la vida puede resultar improbable en un grado notable o, si se quiere, gigantesco (si al estudio de las condiciones en la tierra añadimos, por ejemplo, las restricciones de ambiente astrofísico local, las cosas aún se complican más). Pero volvemos, a lo ya comentado: improbable no es sinónimo de imposible, aunque, lógicamente, lo improbable va a favor de sus tesis. Y sin embargo, el hecho de que las leyes lo permitan ( y está claro que lo permiten, si no, no estaríamos aquí), hace probable (en qué medida y forma es otra cosa) que exista o pueda existir vida en otros planetas de este nuestro universo. Y si, en algún momento del futuro se encontrase dicha vida, los que van en contra de su hipótesis (permítame que lo exprese así), Don Carlos, usarán esa evidencia como argumento en contra suya. Sin embargo, por lo que ya he expuesto antes, para mí no sería válida tal argumentación. Estamos ante niveles de interpretación diferentes y aquí hay que hilar fino.

    Con respecto al tema del azar, que ha comentado, creo que se trata de una discusión sin demasiada repercusión en lo que hablamos. Lo que otros interpreten por azar, como “ente generandi” por ejemplo, no tiene, según lo veo yo enjundia ninguna, de cara al argumento o pregunta base: ¿fue casual o causado?. Y hemos de ver otra vez que, en la misma pregunta, hacen colisión dos niveles de interpretación diferentes.

    Por eso mismo, me interesa tanto la cosmogonía y la cosmología. Creo que las preguntas esenciales se retrotraen a esos aspectos como ya he expuesto en anteriores post. Y, según lo veo yo, lo hacen de una manera que no deja lugar a dudas.

    Las dudas están allí.

    Un cordial saludo.

  24. agdisti:

    les felicito sr. carlos,xenen,por sus conocimientos cientificos,tan solo quiero
    decirles,que tambien es bueno leer algún tebeo o viñeta de vez en cuando
    para ampliar el conocimiento bibliografico y que a traves de ese archivo pue
    dan decir algún dia eureka esto es lo que yo buscaba,pues esta entre noso-
    tros mismos el conocimiento de la identidad del origen de la vida,por lo tan-
    to,no duden que somos en potencia principio y fin de diferentes e inagota-
    formas de vida o planos superpuestos,pero que surgen cuando se agotan
    uno y comienza el otro,y que a veces se interrelacionan en determinadas oca
    siones.gracias.agdisti

  25. Carlos:

    Carlos R. responde:
    Estimado Don Xenen:
    También yo le pido disculpas en haber demorado ampliar un poquito este diálogo, por parecidas razones a las que Ud. ha expuesto.
    Primeramente, de ninguna manera tendría Ud. que reconocer que le superara en niveles de conocimiento de este tema, ni mucho menos. Dentro de mi limitadísima capacidad, solo se trata a mi juicio, de recurrir de forma racional a información que ya está disponible, y que, para muchos, la magnitud de los aspectos implicados suelen o bien confirmarse o desestimarse, por el método de la exclusión. Este es el resumen a los que muchos investigadores llegan:

    -Al no existir aún el mundo vegetal con capacidad de fotosintetizar y liberar O2, por tanto tampoco existiría la atmósfera protectora de la capa de ozono (O3), y si una excesiva y dañina radiación ultravioleta. Esta, a su vez, habría destruido tanto las moléculas hidrogenadas (H2), necesarias a una atmósfera reductora favorable a la ulterior “e improbable- síntesis, como a los propios aminoácidos que difícilmente pudieran formarse.

    -Como se ha estudiado: Si hubiera habido oxígeno en el aire, el primer aminoácido nunca habría empezado; si no hubiera habido oxígeno, habría sido eliminado por los rayos cósmicos.

    -Se plantean que estos factores exteriores negativos recién citados, se darían no solo en la superficie de los mares en contacto con tal atmósfera no reductora, producto a su vez de tal dañina radiación, sino también en las de la superficie de las montañas y volcanes que afloraran sobre ellos. Estos últimos, aunque sean generadores de condiciones más o menos favorables de energía térmica en un limitado perímetro, al sobresalir sobre la superficie acuosa, le afectaría esas citadas condiciones definitivamente desfavorables.

    -El otro problema que no se había tratado, afecta ya no al exterior, sino en el interior de los mares. ¿Qué viabilidad habría en un ambiente acuático, por ejemplo en las conocidas fumarolas y las formaciones volcánicas submarinas de las profundidades? Aquí se encuentran otra objeción importante. Así lo comenta una obra de estudio:

    “Sin embargo, si se supone que los aminoácidos de alguna manera llegaron a los océanos y fueron protegidos de la destructiva radiación ultravioleta que había en la atmósfera; entonces, ¿qué? Hitching explicó: “Bajo la superficie del agua no habría suficiente energía para activar reacciones químicas adicionales; de todos modos, el agua inhibe el crecimiento de las moléculas de gran complejidad”.
    Por eso, una vez que los aminoácidos están en el agua tienen que salir de ella si es que han de formar moléculas mayores y evolucionar hacia transformarse en proteínas que sean útiles para la formación de la vida. ¡Pero una vez que salen del agua están de nuevo bajo la destructiva luz ultravioleta! “En otras palabras ”dice Hitching”, las probabilidades teóricas de lograr hasta esta primera y relativamente fácil etapa [de conseguir aminoácidos] en la evolución de la vida son prohibitivas”.
    Aunque comúnmente se asevera que la vida surgió espontáneamente en los océanos, la verdad sencilla es que las masas de agua no son conducentes a la química necesaria. El químico Richard Dickerson explica: “Por tanto, es difícil ver cómo pudiera haberse efectuado la polimerización [ensamblar moléculas pequeñas para formar otras mayores] en el entorno acuoso del océano primitivo, puesto que la presencia de agua favorece la despolimerización [el quebrar las moléculas grandes y producir otras más sencillas] más bien que la polimerización”. El bioquímico George Wald concuerda con este punto de vista, y declara: “La disolución espontánea es mucho más probable, y por lo tanto se efectúa con mucha más rapidez, que la síntesis espontánea”. ¡Esto significa que no habría acumulación de sopa orgánica! Wald cree que este es el “problema más persistente que tenemos ante nosotros [los evolucionistas]”

    “No obstante, todavía hay otro problema persistente ante la teoría evolucionista. Recuerde que hay más de 100 aminoácidos, pero solo se necesitan 20 para las proteínas de la vida. Además, vienen en dos formas: Algunas de las moléculas son de configuración D (“derechas”) y otras son de configuración L (“izquierdas”). Si se formaran al azar, como en una sopa orgánica teórica, lo más probable sería que la mitad de ellas serían D y la otra mitad L. Y no hay razón conocida por la cual una o la otra de estas formas debería ser preferida en los organismos vivos. Sin embargo, de los 20 aminoácidos que se usan en la producción de las proteínas de la vida, ¡todos son “izquierdos”!
    “¿Cómo habría de suceder que, al azar, solo las clases específicamente requeridas hubieran de ser unidas en la sopa? El físico J. D. Bernal reconoce lo siguiente: “Hay que confesar que la explicación […] todavía sigue siendo una de las partes más difíciles de aclarar en cuanto a los aspectos estructurales de la vida”. Concluyó: “Quizás nunca podamos explicar esto”
    “Más difíciles de obtener que estas son los nucleótidos, las unidades estructurales del ADN (ácido desoxirribonucleico), que lleva el código genético. En el ADN están implicadas cinco histonas (se cree que las histonas tienen que ver con gobernar la actividad de los genes). La probabilidad de formar siquiera la más sencilla de estas histonas se dice que es de uno sobre 20 a la 100… y esta cifra de 20 a la 100 es otro número enorme, “mayor que el total de todos los átomos de todas las estrellas y galaxias que se pueden ver mediante los mayores telescopios astronómicos”.
    No obstante, mayores dificultades para la teoría evolucionista tienen que ver con el origen del código genético completo… un requisito para la reproducción celular. El viejo rompecabezas de qué fue lo primero, ‘la gallina o el huevo’, asoma con relación a las proteínas y el ADN. Hitching dice: “Las proteínas dependen del ADN para su formación. Pero el ADN no puede formarse sin proteína ya existente”. Esto deja la paradoja que presenta Dickerson: “Cuál vino primero”; ¿la proteína, o el ADN? Él afirma: “Debe contestarse que […] se desarrollaron en paralelo”. Él está diciendo, en efecto, que ‘la gallina’ y ‘el huevo’ tienen que haber evolucionado simultáneamente, de modo que ninguno de los dos ha venido del otro. ¿Cree usted que eso es razonable? Un escritor de asuntos científicos lo resume así: “El origen del código genético presenta un enorme problema como el del huevo y la gallina que, en la actualidad, permanece completamente revuelto”.
    Del químico Dickerson viene también este interesante comentario: “La evolución de la maquinaria genética es la etapa para la cual no existen modelos de laboratorio; por tanto, se podría especular interminablemente sin restricciones ni pruebas contradictorias”. Pero ¿acaso es buen procedimiento científico el echar a un lado tan fácilmente los aludes de “pruebas contradictorias”? Leslie Orgel llama la existencia del código genético “el aspecto más desconcertante del problema de los orígenes de la vida”. Y Francis Crick llegó a esta conclusión: “A pesar de que el código genético es casi universal, el mecanismo necesario para estructurarlo es demasiado complejo para haber surgido de un solo golpe”.
    La teoría evolucionista intenta eliminar la necesidad de lograr lo imposible “de un solo golpe” mediante favorecer un proceso de paso a paso, mediante el cual la selección natural pudiera efectuar su obra gradualmente. Sin embargo, sin el código genético para dar comienzo a la reproducción, no puede haber material para que la selección natural seleccione.

    Ahora se levanta otro estorbo ante la teoría evolucionista. En algún tiempo la célula primitiva tuvo que haber inventado algo que tendría efecto revolucionario en la vida en la Tierra… la fotosíntesis. Este proceso, mediante el cual las plantas toman el dióxido de carbono y liberan oxígeno, todavía no se entiende completamente entre los científicos. Como declara el biólogo F. W. Went, es “un proceso que nadie ha podido reproducir todavía en un tubo de ensayos”. Sin embargo, se cree que una diminuta célula sencilla le dio origen al azar.
    Este proceso de la fotosíntesis transformó una atmósfera que no contenía oxígeno libre en una en la cual, de cada cinco moléculas, una es de oxígeno. Como resultado de esto, los animales podrían respirar oxígeno y vivir, y se podría formar una capa de ozono que protegiera a toda la vida de los efectos dañinos de la radiación ultravioleta. ¿Pudiera explicarse este notable arreglo de circunstancias por sencillamente la casualidad, el azar?

    Todo lo abordado como fortuito, o casual, tendría en realidad un mecanismo causal. Pudiéramos decir que si despiezáramos y batiéramos por ejemplo, (digamos) la secuencia ordena de las diez mil letras que pudieran tener estos párrafos que estamos leyendo, y se reconstruyera su reensamble nuevamente funcional y significativo (información), sin asistencia de una mente inteligente, en tal sentido de forma aleatoria y por azar, tal como se pretendiera ordenar azarosamente la secuencia de información específica de un ADN codificador de varias proteínas específicas. siempre podrá decirse que, con todo, la posibilidad existe, pero ¿a qué grado?, ¿cuánta FE literalmente se necesita para concebir (creer) en la viabilidad espacial-temporal que especula con tales grados de improbabilidad que desafía las leyes del orden que sabemos que han tenido que funcionar para poder redactar y ordenar paralelamente las letras de estos párrafos, y más complejo aún, las “letras” de ADN codificadoras de proteínas?

    Unos últimos comentarios: ¿Cuáles son las probabilidades de que los átomos se unan para formar la más sencilla célula capaz de reproducirse? En su libro La célula viva, el científico y premio Nobel Christian de Duve admite: “Si equiparamos la probabilidad del nacimiento de una bacteria a la probabilidad de ensamblar por azar todos los átomos que la componen, ni siquiera una eternidad bastaría para producir una de esas células”.
    Robert Naeye, escritor de la revista Astronomy y evolucionista, dijo que la vida en la Tierra es el resultado de “una larga secuencia de sucesos improbables [que] ocurrieron precisamente de la forma adecuada para que llegásemos a la existencia, como si hubiéramos ganado un millón de dólares en la lotería un millón de veces seguidas”
    A la luz de las poquísimas probabilidades de que la evolución originara la infinita variedad y complejidad de formas de vida existentes, ¿le resulta difícil creer que todo evolucionó en la dirección correcta por pura casualidad (aunque se vincule idea causal)? ¿Se pregunta cómo pudo sobrevivir criatura alguna en la lucha por la supervivencia del más apto mientras aún no se le habían terminado de desarrollar los ojos o mientras supuestamente se le desarrollaban dedos primitivos en un cuerpo infrahumano? ¿Se pregunta cómo sobrevivieron las células si existían en un estado incompleto e inadecuado?
    Esto ha hecho que muchos se pregunten: ¿Por qué goza la evolución de tanta popularidad y tantas personas la aceptan como la única explicación del origen de la vida en la Tierra? Muchos observan que en parte se debe a que es el criterio ortodoxo que se enseña en las escuelas y universidades, y pobre del que se atreva a expresar sus dudas. Behe, profesor adjunto de Bioquímica de la Universidad Lehigh, Pensilvania [E.U.A.].)dice: “Muchos estudiantes aprenden en sus libros de texto a ver el mundo con ojos evolucionistas. Pero no aprenden cómo pudo originar la evolución darwiniana los sistemas bioquímicos tan intrincados que se describen en dichos libros”. Y añade: “Para entender el éxito del darwinismo como ortodoxia y también su fracaso como ciencia en el terreno molecular, hemos de examinar los libros de texto que se utilizan para enseñar a los que aspiran a ser científicos”.
    Asimismo afirma: “Si se encuestara a todos los científicos del mundo, la inmensa mayoría diría que el darwinismo es cierto. Pero los científicos, como toda otra persona, basan la mayor parte de sus opiniones en lo que dicen los demás. […] También, y es una lástima, la comunidad científica con demasiada frecuencia rechaza las críticas por temor a dar argumentos a los creacionistas. Resulta irónico que en aras de proteger la ciencia, se haya pasado por alto la crítica científica tajante contra la selección natural”.
    Bueno mi estimado Xenen, estas son otras de las aristas que se están considerando y que afloran evidentemente únicamente al aumentar la complejidad del estudio de la vida, y cuando se excluyen causas de procesos inasistidos inteligentemente. Cierto que existen leyes, pero en el terreno de la organización de la vida, sabemos que son imprescindiblemente necesarios ingenieros moleculares para analizar, -y/o modificar- cualesquier mínimos procesos a este nivel, por mentes bien entrenadas, ¿Qué dejaríamos para la sumatoria de todos ellos, aplicables incluso a la célula más simple que se observadas y, aún fosilizadas en las rocas más antiguas que se conocen?

    Muchas gracias por su atención, saludos sinceros, CR.

  26. Elotrocarlos.:

    Estimado Xenen, desearía aclararle que en este blog del taxista, que quizás se da casi por terminado respecto a comentaerios, donde me he nombrado Carlos, o CR, me pasaré a nombrar “Elotrocarlos”, pués he encontrado un tocayo y lo justo sería diferenciarnos, Un saludo, CR.

  27. Raxel:

    Taxi driver, es una profeción que en el fondo devora kilometros y kilometros asi que como la pelicula de Robert de Niro, le va muy bien ese papel a Eduard Punset junto a Buenafuente ademas al reves Taxi es Xita, no es mal slogan les animo a viajar en este youtube recomendado como taxistas por El Cairo, se apuntan http://www.youtube.com/watch?v=c0kNV_dA8u4&feature=channel pues feliz viaje, gracias porque me encantan en todo lo que hacen…ambos

  28. Raxel:

    Bueno la anterior es de broma que se que el humor es su mejor reseña la de Egipto inconmesurable es esta acompañenme sin dilacion por este lugar tan fabulosos de magia como la que ustedes desempeñan uno en la ciencia y otro en otra ciencia de la risa gracias y siempre gracias por lo grande que son…es maravilloso vuestros bis a bis. Probablemente no creen que volmamos alli….
    http://www.youtube.com/watch?v=Q5YqHLUtLCE&feature=player_embedded

  29. Barcelona Transfers:

    Hahaha genial! Sin duda un gran tema que abordar mientras se hace de taxista profesional.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.