Autor: Eduard Punset 31 mayo 2009

La pregunta sería: ¿podremos predecir, en función de su capacidad para controlar sus impulsos, cómo se comportará un niño cuando sea adulto? Si le digo a un niño que de los dos caramelos que dejo en su mesita ya puede contar con uno, pero que si es capaz de esperar 15 minutos a que yo vuelva le daré los dos, ¿qué pasa entretanto en su cerebro? ¿surge alguna correlación entre la decisión de no esperar ahora y los suspensos cuando lleguen a la universidad? ¿Los éxitos profesionales de los adultos, por el contrario, se pueden rastrear por la fuerza de voluntad que les permitió cuando tenían cuatro años esperar a que volviera la profesora y ganar así dos caramelos en vez de uno?

Walter Mischel El psicólogo Walter Mischel, de la Columbia University de Nueva York, desarrolló el experimento de los dulces y siguió a los niños del experimento a lo largo de 20 años. Mischel estará en Redes el domingo 21 de junio.

Claro, ya lo sabemos. Hay que ser prudentes. Una cosa es relacionar dos fenómenos distintos y otra muy diferente es sacar conclusiones precipitadas sobre los nexos de causalidad entre uno y otro fenómeno. Es perfectamente imaginable que exista una correlación entre la falta de voluntad ahora y una vida desastrosa cuando se alcanza la mayoría de edad. Que exista una correlación, pero no necesariamente un nexo de causalidad. Que lo primero no provoque lo segundo. Eso es lo que les diría un científico precavido y preocupado por lo que dirán los demás de sus hallazgos. Pero a mi edad ya no soy tan precavido como antes y me importa algo menos lo que dirán los demás de lo que estoy descubriendo. Quiero, pues, que mis lectores se enteren de un hallazgo fascinante que ha costado algo así como 40 años comprobar y que está lleno de implicaciones para el futuro de la educación.

El experimento que está en la base de lo que estoy sugiriendo empezó realmente hace 40 años. Se tenía a los niños encerrados con sus dos caramelos en una habitación y se los vigilaba por el hueco de una cerradura de vez en cuando. Hoy, claro está, se los filma permanentemente y hemos podido descubrir así la verdadera agonía que sufren algunos de los niños enfrentados a dominar sus instintos más primarios. Por otra parte, ahora también se intenta observar lo que pasa en su lóbulo mediano central –entre las dos cejas–, con imágenes de resonancia magnética. El experimento ha confirmado intuiciones u observaciones interesantísimas sobre la importancia de la evolución cerebral a esas edades. Por ejemplo, no pretendan que un niño de tres años pueda distinguir entre pasado y futuro pero la dimensión del tiempo se dibuja clarísimamente a partir de los cuatro años.

Dejemos de lado la precaución a la que me refería antes para no confundir coincidencia y causalidad. La verdad es que, en promedio, después de un seguimiento sistemático efectuado durante 20 años es muy difícil negar que los niños de cinco años proclives a dejarse llevar por el impulso de comer el dulce siguen sin saber reprimir sus instintos cuando alcanzan la adolescencia; sus notas académicas son peores que las de aquellos que supieron dominar sus impulsos más primarios; son más infelices y están provocando mayor desasosiego a su alrededor.

Hablando en plata, estamos por fin descubriendo los trucos a que recurren los niños para controlar sus impulsos –distraerse, darse la vuelta ignorando el caramelo tentador, entre otras estratagemas– o, lo que es lo mismo, la prioridad que deberíamos otorgar al aprendizaje emocional. La ciencia está corroborando ahora que la gestión de las emociones básicas y universales debería preceder a la enseñanza de valores y, por supuesto, de contenidos académicos. Les va, a los niños, su vida de adultos.

Vídeo en el que se reproduce el experimento ideado por Mischel.


126 Respuestas to “Cómo pronosticar el futuro de un niño usando caramelos”

  1. meneame.net:

    Cómo pronosticar el futuro de un niño usando caramelos…

    "La pregunta sería: ¿podremos predecir, en función de su capacidad para controlar sus impulsos, cómo se comportará un niño cuando sea adulto? Si le digo a un niño que de los dos caramelos que dejo en su mesita ya puede contar con uno, pero que si …

  2. Pablo:

    Eduard ya no tengo ganas de menearte, ya decubriras hacia donde tienes que ir porque veo que el mapa lo tienes bien dominado.

    Las luz está encendida gracias a ti.

  3. Bellamy:

    hola escritor y lector, en mi opinión no podemos predecir que un niño de 4 años que reprima y controle sus impulsos sea de mayor con 24 años más feliz y tenga mejores notas. Tu eres tu y tus circunstancias (ref. Ortega) y por tanto dependerá tano de ti como del entorno.
    ¿qué probabilisticamente aquello suceda mayoritariamente avalado por el experimento?, hombre supongo que el experimento será más complejo que lo del caramelo porque mi niña se levanta unos días más relajadas y otros menos. No conozco al detalle el experimento pero lo cuestiono, que nuestra niñez nos condiciona: ¿sabemos como crecen nuestro cerebro? ¿por capas como una cebolla o de manera más compleja? ¿siempre de la misma manera o depende de la edad y etapa?
    Sobre la enseñanza de lo emocional en nuestra formación, mi postura es favorable a que habría que analizarlo e incorporarlo a nuestra educación formal en los colegios, de momento sólo eso, propongo que se haga, a ver si nos lee un político influyente.
    Un abrazo, Bellamy

  4. Raúl Urbina:

    Es de lo más interesante. Entre mis alumnos, yo hablo de las consecuencias de este hecho denominándola “vagancia por anticipado”. Me refiero a la tendencia que tenemos muchos seres humanos a posponer el beneficio rápido por un disfrute mayor a plazo medio. Creo que es un elemento esencial en la motivación humana y, por fin, lo vemos “anunciado”, aunque esa prudencia nos empuje a no confiar del todo en la ecuación entre causa y efecto y la experencia, por contra, nos demuestre que hemos añadido una conexión más a las piezas de ese puzzle que cada vez está menos fragmentado.

  5. J Eme:

    Evidentemente se puede saber mucho del futuro de las personas observando y analizando su comportamiento de niños, posiblemente prestándoles más atención sabríamos encarrilar mejor su educación potenciando aquellos instintos primarios más desarrollados.

    Posiblemente saquen mejores notas en la universidad aquellos niños que esperen al segundo caramelo, pero también podría ser que los impacientes sean más intrépidos y emprendedores en el futuro.

    Lo que está claro es que todo sucede por alguna razón, y en este caso no existe una excepción.

  6. jmvives:

    Hola:

    Muy interesante el estudio. Aporta nuevas pruebas sobre la influencia del comportamiento en la niñez y su reflejo en edad adulta.

    No obstante, y sin conocer en detalle el mismo, considero algo precipitado concluir esa tesis. No creo en el determinismo de nigún tipo. Parece claro que alguna influencia puede tener la actitud frente a algunos hechos, pero creo que el salto de inferir un futuro comportamiento años más tarde es demasiado grande.

    Considero que este experimento no es sino un paso en una dirección. Nada más. Coincido con un lector anterior de que en la conducta influyen muchas más cosas que una simple actitud frente a un caramelo.

    Saludos.

  7. Alfonso FR:

    En mi opinión hay muchas variables incontroladas que pueden afectar al resultado del experimento, por ejemplo:
    1) Grado de confianza hacia el adulto (que parece ser un deconocido, por tanto no es fiable que les de doble premio aunque hagan lo que dice) y el entorno de la prueba.
    2) Miedo al castigo por no hacer lo que se le dice.
    3) Miedo a ser tenido como un cobarde si no se arriesga
    4) Duda respecto al significado de las instrucciones (como queda claro con el niño que chupa el ‘marshmallow’ y lo deshace sin comérselo)
    5) Escala de valores del niño. Un dulce como el de la prueba satura los receptores de sabor en las papilas gustativas con la primera unidad, por lo que una segunda toma no proporciana un placer adicional que compense la agonía de la espera.

    Establecer correlaciones es por tanto un ejercicio de “estadística ficción” ya solamente durante los quince minutos que dura la prueba, no digamos si se extiende varias décadas hacia los futuros resultados escolares.

    Lo más acertado del vídeo es la afirmación de la importancia de entrenar a los niños a arrostrar la decepción que encontrarán durante sus vidas, de modo que aprendan a gestionar su felicidad inmediata en contraposición con la futura.

  8. Culture Free:

    Tener fuerza de voluntad es una ventaja, pero no siempre. Recuerdo una película de propaganda nazi llamada “El triunfo de la voluntad”. Ir sobrado de voluntad te puede también llevar al desastre absoluto…

    (Por cierto, aprovecho para quejarme de los experimentos hechos con niñ@s que no pueden decidir si quieren participar o no. Papás, ¡ya os vale!)

  9. pau:

    Ha hecho que recuerde a mis hijos y cómo mi compañera y yo los intentábamos educar.
    Mis padres me regañaban… ¿Cómo un hippie como tú los reprime de esta manera?
    Claro… eran los abuelos. A cualquier cosa le llamaban represión.
    La ciencia demuestra lo que la intuición dicta. Un día debería hablar de eso: lo curiosamente exacta que es la intuición y los mecanismos que sigue en el interior de nuestro cerebro. Siempre he creído que se basa en la capacidad que tiene de analizar y comparar cientos de factores en un instante.

  10. Pedro, tambien llamado bicipalo:

    Desde luego el experimento es interesante y podriamos charlar largo y tendido sobre él…, pero no deja de ser un experimento y rara vez los entornos artificales y asepticos de estas pruebas resultan irrefutables. Al niño hay que verle interactuar en el entorno cotidiano que al fin y al cabo es el que se va a encontrar en su desarrollo, en su vida.
    Yo si creo en el determinismo pero tambien creo en la capacidad de nuestro cerebro, en el altisimo nivel de cognicion de homo sapiens para intervenir en ese mismo determinismo genetico. Creo tambien en el papel fundamental de la atencion materno paterna hacia los niños, no se trata de mantenerlos callados y tranquilos con regalitos o amenazas, se trata de dotarles, como bien dice el señor Punset de los mecanismo para saber convivir con esas incipientes emociones que desde luego determinarán su infancia, su niñez, su adolescencia…,
    Creo en una predisposición genetica hacia esa vagancia o hacia la atención, hacia el autocontrol…,pero vuelvo sobre mis palabras, tambien creo en la voluntad de luchar contra esas actitudes negativas o mejorables, cuando somos mayores y no estamos contentos con nuestras posturas en la vida o entre nuestro circulo social y laboral.
    ¿Cuantas veces oímos, “es que yo soy así”, cuando alguien se lamenta de su propio comportamiento, como admitiendo que esa actitud le acompañará de por vida…?, muchas veces…, creo que realmente de niños ya damos señales de como seremos de adultos, pueden ser señales simpaticas y alegres o señales de alarma, solo nos queda confiar en los padres, en que sepan verlas y reconducirlas, o por lo menos, volviendo al texto del señor Punset, que nos enseñen a como gestionar esos impulsos.
    Un saludo a todos.

  11. francisco:

    No creo yo que el niño, no se las condiciones del experimento, si es siquiera un experimento, que le tengan por cobarde influira mucho o nada en el resultado, pero esta claro que hay muchas variables que se han de controlar: estilo cognitivo del niño, temperamento, personalidad, la claridad en las instrucciones… pero que sea X de niño, no quiere decir que se sea igual en la adultez, aunque suele correlacionar…

  12. La Mañana Después:

    [...] en su cerebro? No Comments so far Leave a comment RSS feed for comments on this post. TrackBack URI Leave a comment Line and paragraph breaks automatic, e-mail address never displayed, HTMLallowed: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> [...]

  13. Susana:

    Efectivamente, cuanto antes los dioses que nacen aprendan a enfrentarse a su Leviatán “Hobbiano” particular, más preparados estarán para enfrentarse a un Mundo que le obliga compartir la existencia con los demás dioses de su especie, a los que no reconoce.

    Evidentemente, la Justicia, el Deber y la Empatía que precisa nuestra convivencia amenaza en la frustración constante “lo Bueno” que nos satisface como a Individuos. Un “Levitán”, sin embargo, necesario pues estimula (o desestima) las elecciones que precisan (o amenazan) nuestra propia supervivencia (mantenimiento de la sustancia viva). Pero, que pueden llegar a amenazar la propia sostenibilidad de un Individuo que ignora por completo, primero cualquier límite (pues no nace con esta información la cual sí consta en los Instintos de las demás especies) y segundo que lo Bueno depende en último término de lo Bueno de su Especie =Justicia.

    Cuanto antes las Enseñanzas (“educación emocional”) permuten esta “Frustración Yoica” en Entendimiento, antes esta frustración se desvanece dentro de un nuevo orden de asimilación del propio Individuo, un perfeccionamiento que va más allá de la obtención de datos.

    Y, atención, he aquí lo que hace distar mucho tal aprendizaje-entendimiento del “Yo” (desde el “Nosotros”) de la Represión, es decir, pretender aniquilar nuestros Deseos enfermando nuestras mentes, en vez de entenderlos y re-enfocarnos hacia nuestro auto-conocimiento, Salud, Beneficio y Equilibrio= esta nuestra Felicidad que no se aprecia sino en la “Antesala” de la ansiedad por conseguir fuera algo que sólo está dentro. Es un aprendizaje en el que está implícito, entonces, nuestra Especie, es decir, “Alter y Alius”, esto es, “Noi”. Es un aprendizaje que pone en nuestra “Antesala” de la felicidad a la Humanidad entera (tratarnos a todos como lo que somos, Fines).

    Las estrategias de estos Individuos acaban teniendo más probabilidad de éxito, evidentemente (es increíble que a la Ciencia le cueste tanto encontrar Sabidurías que hace tiempo, Mucho Tiempo, están ya entre nosotros!) porque, primero, encuentran menos “Fricción” en la “corriente” y por tanto menos “Daño” (la Frustración es una losa de Angustia que va asfixiando nuestra Vitalidad). Segundo (y fundamental) consiguen la cooperación verdadera, esto es, la Simbiosis (pues todos somos Fines).

    En el caso contrario, los objetivos se vuelven una carrera de obstáculos (Yo-Quiero-Aquí-Ahora), pues no existe Comunicación sino Notificación (Comunicación Vertical de Freire), no existe intercambio ni fructificación, sino parasitismo y corrupción, nos convertimos todos en Medios siendo Fines. Y aún pudiendo proporcionar nuestra “alianza con Leviatán” grandes Recompensas Individuales, el precio tiene el valor de una grave “auto-lesión”, el “Daño” de la fricción es irreparable (el cual, en ningún caso, sabríamos identificar) y amenaza, en último término, no sólo la propia sostenibilidad del individuo, sino la de su Especie. No importa el resultado en estos Individuos, porque cuanto más se alejan de ellos mismos (auto-conocimiento), más fuerte es el anhelo de buscar su Identidad en la satisfacción del “quiero-aquí “ahora” y más lejos perciben a sus semejantes, a los que no puede ver ya de otro modo más que siendo Medios para sus Fines. La Frustración, la Insatisfacción acaba siendo Continua e Infinita, aún si se bañan en el agua del más abrumador Éxito. La Soledad, no física, sino Existencial, los engulle en el Sin Sentido, tarde o temprano.

    Es esencial que nuestro sistema educativo (más diría, todo Educador, por lo que Todos estamos, tarde o temprano, de una forma u otra, incluidos) empiece a trabajar el auto-Conocimiento antes que el propio Conocimiento porque, sin duda, se potenciará la capacidad del Conocimiento mismo. Todo ello debería ser un proceso permanente, constante a lo largo de nuestra vida.

    Ya hemos aprendido, desde la Revolución Neolítica, que antes de proceder a la Siembra, un buen arado es fundamental. Una óptima preparación de la Tierra implica Conocerla lo más óptimamente posible. Sólo entonces se puede discernir, no sólo la mejor técnica sino los mejores materiales (abonos) para perfeccionarla. Efectivamente, un Caramelo puede resultar siendo dos Caramelos si aprendemos a Convivir entre nosotros con nuestro propio “Leviatán”.

  14. jOsE:

    He trabajado con crios en diferentes realidades sociales y también he llegado a conclusión de que la educación emocional tiene muchas más posibilidades que, por ejemplo, aquella basada en la transmisión de valores. Tengo 24 años y cada día me descubro autoeducándome emocionalmente, gestionando fuerzas internas, calibrando y controlando emociones para que no me controlen a mí, cuando ni siquiera se ponerle nombre a muchas de ellas. Estoy aprendiendo después de los 20 lo que quizá debería haber aprendido antes de los 10: control emocional.
    También tengo una cuestión que me intriga y no se si usted ya ha hablado sobre ella. ¿Es cierto que a partir de la mediana edad (40-50 años) se tienen muchos más recuerdos de la infancia que antes? Varias personas de este espectro me han confirmado que tienen recuerdos mucho más intensos, incluso sueños sobre sus primeros años de vida. Dicen que, de repente, tienen o recuperan una gran cantidad de imágenes de esa etapa, recuerdos que ni siquiera creían tener…Estoy intrigadísimo.
    En cualquier caso, creo que el gran enigma a resolver durante el siglo XXI debe ser y ojalá sea el cerebro.
    Señor Punset, gracias por contar las cosas de manera tan cariñosa y didáctica.
    Un saludo para todos¡¡

  15. Antonio del Val:

    Cuando el niño de cuatro años se queda solo ante el caramelo, puede reaccionar comiéndoselo, esperando 15 minutos para conseguir el segundo caramelo o, lo que desde mi punto de vista es más preocupante, llevándoselo a la boca y volviéndolo a dejar sobre la bandeja.

    En el primer caso, en que no espera y se lo come, puede haber un problema en la gestión de las emociones, si realmente desea un caramelo más.

    El segundo caso está claro, desea el segundo caramelo y es capaz de gestionar sus emociones para conseguirlo. Demuestra su fuerza de voluntad, incluso su capacidad de perseverar.

    Hasta aquí, tanto si decidió comérselo como no tocarlo de la bandeja, la actitud del niño no debería plantear mayores preocupaciones.

    El tercer caso en bien distinto: el niño de cuatro años es incapaz de gestionar sus emociones para conseguir el segundo caramelo, que sí lo desea y, además es capaz de mentir para conseguirlo. Esta actitud, probablemente, sea relevante a la hora de estudiar su comportamiento en la adolescencia y en la edad adulta.

  16. Bender:

    Algo que es común, en todos los que no acaban la escuela, cuando se les pregunta por qué no finalizaron sus estudios, es la repuesta: porque no era buen o buena estudiante. Dadas las cifrás de suspensos, a los que habría que suspender es a los profesores.

  17. Bender:

    Sra. Susana, he leído su comentario de Abajo a Arriba, y si le digo la verdad, las asociaciones que hace en él no llego a comprenderlas, aún habiendolás leído así. En todo caso, gracias por su comentario.

  18. Xenen:

    A la vista está, a tenor de algunas de las respuestas que anteceden, que la sagacidad y perspicacia de Don Eduard se encuentran en buena forma. Lo cierto es que ya nos advierte que, desprendiéndose de miedos juveniles y recatos de prudencia, se “tira a la piscina” para mostrarnos esta idea con la máxima claridad (pero sus explicaciones incluidas en el texto dejan las cosas en su sitio, a mi modo de ver).

    La idea, simplificada al extremo, podríamos plantearla, no sin algo de sorna, con el viejo refrán “Si no hay mata, no hay patata”. Ampliando, podemos preguntarnos lo siguiente:

    1)¿Es cierto que determinadas formas de ser, determinadas formas de comportarse (específicamente la impulsividad), ya están desde los comienzos, y que son escasamente modificables, y que por ello pueden ofrecer una determinado valor pronóstico de cara al futuro de la persona?

    2)¿ Es cierto que determinadas pruebas o test, aparentemente de una sencillez pasmosa, son capaces de revelar esas tendencias innatas con la suficiente validez como para ser sustento de posteriores actuaciones educativas sobre esa personita?

    3) ¿Es cierto que esa supuesta estabilización de respuesta, no es en realidad inmodificable, sino que lo que realmente sucede, es que no estamos educando correctamente a los niños, al obviar la educación emocional que sí sería capaz de corregirla?

    4) Por último, ¿Es cierto que la Educación emocional puede, por sí sola, efectuar los cambios que se requieren en éste ámbito? ¿Cuál es la naturaleza de estos cambios?

    Una mesa con cuatro patas.

    La pregunta 2 requiere una respuesta académica suficientemente asentada bajo los rigurosos estudios a los que haya lugar, y a la que, desde aquí, no podemos dar respuesta. (…Las demás también lo requieren, pero se puede aportar algo más sobre su contenido). Ahora bien, a priori, no tiene porqué ser imposible. Existen ejemplos notables de sencillez diagnóstica en otras áreas de la medicina (eventos patognomónicos) o de la psicología. Tampoco tendría demasiada importancia tener que ampliar los test para llegar a la misma conclusión si con ello se aumenta el poder predictivo positivo de la prueba, y se reduce el negativo. Evidentemente, el conflicto de la causalidad sigue latente. Posiblemente, porque nos encontramos también en éste ámbito con el conflicto de lo complejo.

    Me tomaré un tiempo para aportar algo sobre la primera pregunta. Las otras 2 patas de la mesa se hayan fuera de mi conocimiento más allá de lo meramente superficial, y espero poder comprender algo, a partir de lo que aquí se aporte.

    Y recuerden que estas cosas hay que observarlas desde el punto de vista de detectar tendencias (que pueden ser más o menos intensas), y no desde el determinismo absoluto.

    Saludos.

  19. Pedro:

    Bueno, dar como válida la extrapolación hecha teniendo en cuenta lo que hizo él/la susodicha con un caramelo y su rendimiento académico, si tener en cuenta factores como el entorno social y económico entre muchísimos otros, y decir lo dicho, esto es, que da igual lo que hiciese y donde estuviese porque eligió o no eligió esperar para otro caramelo es, como mínimo, un gran sandez

  20. Acm:

    No me queda claro si los niños del experimento estuvieron a solas o juntos, cada uno con dos caramelos. Si fue lo primero, quiero pensar que la simple seguridad en su soledad ayudaba a la voluntad a esperar para recibir el doble premio; si fuera lo segundo, me maravillaría si comprobara que ninguno de esos niños se hubiese comido media docena antes de cumplirse el tiempo.

    Habría sido, creo, también muy interesante haber realizado la misma prueba pero con alguna de esas verduras tan saludables y vitamínicas, que muchas madres fomentan y bastantes niños odian.

    Al final nos quedaría, de nuevo, el superviviente cerebro y lo enigmático de su comportamiento, sus invisibles consideraciones entre lo malo y lo bueno, al preferir en el presente indiscutible su simple placer o deseo que esperar al futuro incierto para ver las ventajas de no haberlo satisfecho.

    Saludos muchos

  21. alas:

    Es lo que se conoce como autocontrol. En realidad todos los animales, entre ellos el ser humano, actuamos para obtener consecuencias satisfactorias a corto plazo. Queremos algo ya. Y eso es algo que ocurre de manera natural. Es la educación la que se encarga de combatir este hecho, la que nos ayuda a sentirnos bien privandonos de algo ahora para más tarde conseguir algo mejor.

  22. Susana:

    Estimado Sr. Bender,

    Inténtelo usted en el reflejo de un espejo… igual tiene mejor suerte.

    En cualquier caso, soy yo quien le da las gracias (y se lo digo fuera de hironías) pues si usted se ha molestado en escucharme, aún empezando por los pies, me honra.

    PD. No dude tomo nota de su crítica, siempre valuosa si sabemos apreciarlo.

  23. Dr.Jorge de Paula:

    Estimado y muy apreciado Eduard Punset, escucharemos muy atentos los resultados de la experiencia del Dr. Walter Mischel, con la precaución que debemos tener para no sacar conclusiones definitivas por hechos, tendencias, inquietudes o circunstancias que se presentan en etapas tan tempranas de la vida. Por supuesto que sabemos la importancia de la atmósfera pedagógica en la que se desarrolla la niñez temprana, también sabemos la importancia de las condicionantes que cada ser trae desde la concepción, pero si algo hemos aprendido a la luz de todos los modernos conocimientos y de experiencias de vida de cientos de años, es que la educación moldea a los seres, que la experiencia cuando es bien canalizada ayuda a madurar, que las crisis son oportunidades para el cambio, que como Ud. mismo ha escrito en ese brillante artículo de principios de marzo: necesitamos menos ideología y más educación emocional. Y necesitamos como dice el Dr. Emilio Calatayud Pérez, recuperar un equilibrio perdido en ese período tan crucial de la niñez y la adolescencia, entre los derechos y los deberes y responsabilidades.
    Un abrazo
    Dr. Jorge de Paula

  24. fernando muñoz:

    Bonna nit, Eduardo:

    Esplendido día en la feria. Espero que ya estés en el sosiego que trae la noche de los cielos.

    En la caseta, esta mañana -gracias por tu atención y dedicatoria-, deje pendiente el compromiso de enviarte al blog uno de mis textos, donde a veces se funden la poesía y la ciencia, si es que no lo hacen siempre…

    No he dejado de recibir tu magisterio desde 1991; mucho más allá de las clases del IE y lo meramente académico. Seguro que algo de ese poso viaja en algunos de mis versos. Para ti, como los otros, también este poema Gaia:

    La energía viene de Gaia es fecunda hasta ser cruel…

    GAIA

    La vida está en las entrañas de la tierra
    que los hombres oscuros sondeamos como amor
    en el vientre bendito de nuestras compañeras.
    Solo somos instrumentos de supervivencia,
    retales portadores de lágrimas de memoria,
    ciegos de eternitud y muertos
    en su eterno sueño.

    (fernando muñoz, 20/08/08)

  25. juan:

    Interesante, muy interesante experimento. Pero me asalta alguna duda, porque ¿cual es, realmente, su objetivo?¿que mide?. Al parecer pretende establecer la correlación entre la represión de los instintos primarios y su ubicación en la jerarquía social. . . 20 o 30 años mas tarde. Sí es eso, afirma poner de manifiesto que existe una correlación superior a la aleatoria entre un hecho y otro. Supongo que el experimento habrá sido capaz de librarse, él mismo, de los innumerables sesgos que lo acecharían en el camino. El del niño al beneficio inmediato no habría de ser ni el ultimo ni el mas importante de los que atenazaran a los investigadores mismos. Supongo que serían seleccionados estos últimos sin tener en cuenta su grado de docilidad social. ¿o no?. Cualquiera puede suponer que no haberlo hecho pondría en tela de juicio la objetividad del experimento. O, dicho en roman paladino, que daría al traste con este.
    En cualquier caso la experimentación fractura el hecho bifronte que pretende analizar para tomar, tan solo, una de las partes. Si el objetivo es entender la interrelación individuo-sociedad en función de las variables del individuo habría que determinar igualmente de que sociedad estamos hablando (El Leviatán, llamado así por Moro cuya objetividad personalmente no pongo en duda, por época y geografía, e ítem mas por capacidad de análisis. Su implícita cita por Susana, y su reflexión al respecto, es la que, de hecho, me ha incitado a introducir el comentario, cuando, precisamente mis temores a la inutilidad de hacerlo, a la vista del resultado de los anteriores, se acercaban al limite que provoca la inactividad comunicativa. Agradezco pues su comentario, Susana, no tema, acertado y comprensible en lectura lineal directa. ) y de la evolución que la sociedad ha experimentado en ese mismo lapsus de tiempo. Creo que no hace falta seguir.
    Cualquiera puede entender, por consiguiente, que si interpongo estos subjetivos e insignificantes y errados reparos al análisis de la tesis mayor; si estoy escribiendo sobre ello, es porque habrán de interesarme sus manifestaciones secundarias, colaterales. Pues, si se extrae la conclusión de que el futuro de los individuos depende de su docilidad (aquí llamada voluntad: (“puedes tomar un caramelo ahora o si, me esperas, te daré dos” implícita un consejo. No es en absoluto una frase neutra. Y se me ocurren, como a cualquiera que lo piense algo de tiempo, alternativas inmediatas mas desprovistas del componente persuasivo) esa conclusión podría haberse situado como premisa y ser igualmente valida, si no mas. “La sociedad premia a quien la sirve y el sirviente ha de ser dócil, por tanto, la persona de carácter dócil será mejor tratada, en general, por la sociedad”. La frase, así formulada, habría ahorrado años de investigación. Y tampoco se precisa una gran intuición para llegar a ella.
    ¿Es conveniente la docilidad para el ciudadano?. Esta pregunta bien podría formar parte del dialogo entre Timeo y Sócrates en La República de Platón. La respuesta sería tan obvia como la que se diera a ¿es conveniente el coraje para el soldado? o ¿es conveniente la formación en música para el artista?. Fíjense bien: existe en tales preguntas una correlación entre la cualidad a desarrollar y la tipología social a la que pertenece el individuo designado. Las preguntas siguientes no serían equivalentes: ¿es conveniente la docilidad del ciudadano frente a las autoridades de la república?, o, ¿es conveniente la docilidad del ciudadano frente a las autoridades invasoras persas?. Si se hubiera estudiado a este nivel la sociedad griega es probable que el futuro mas o menos brillante de sus infantes hubiera dependido, no solo de sus cualidades, sino y probablemente con mayor fuerza, del estado de cosas que se hubieran encontrado de adultos. Como efectivamente, así fue.
    En todo caso la respuesta general tampoco es exhaustiva. Dejaría fuera, entre otras, a las clases dirigentes, para las cuales la docilidad sería suicida. Tal docilidad, aquí llamada voluntad y referida a la capacidad de aguantar esperando la recompensa por el trabajo, tema estudiado con anterioridad y reiteración, pone de manifiesto, sobretodo, la capacidad de exocontrol que puede llegar a tener el experimentador sobre el experimentado, y no la capacidad de autocontrol que puede tener el experimentado sobre si mismo. El cauto refranero nos avisa que “mas vale pájaro en mano. . . ” y no creo que lo haga para incitarnos a perder el control sobre nosotros mismos, sino mas bien para poder mantener un sano grado de desconfianza ante las promesas ajenas, antesala certera del no rotundo.
    A mi, y a ustedes supongo, me aborda de vez en vez algún vendedor de lotería y me asegura que obtendré un premio de 6 millones de euros si le compro un décimo que vale uno. No suelo comprarle, como podrán suponer y no me va mal del todo. A pesar de saber que con esta postura no llegaré a obtener los 6 millones de euros que me augura, me conformo con saber que controlo el que guardo en mi bolsillo. Y al vendedor no parece hacerle mucha gracia, por la cara que pone.
    La respuesta general no es exhaustiva, por varios lados. Si la miramos ahora por la faceta de la voluntad deja fuera de juego a quienes carecen del poder suficiente como para llevarlo a efecto, como creo que bien apunta Culture Free. Para quien carece de poder, la voluntad se denomina obstinación y para quien lo tiene determinación. Entre los poderosos abundan las frases que incitan a hacer uso de la voluntad, frases que, curiosamente escasean entre las capas opuestas. Como no tienen voluntad, no llegan a ninguna parte. ¿o podría ser al contrario?. El experimento citado debería mostrar qué franjas sociales se ven afectadas por sus predeterminaciones psico o neurológicas, en qué tipo de estructuras sociales quedan contenidas, y cómo se ve afectado su resultado psíquico y social, no solo en un momento determinado de su vida, sino durante el trayecto entero. Si a esto se añade un efectivo control sobre los individuos y métodos implicados en el procedimiento, el asunto comenzaría, para mi, a cambiar de aspecto. Hasta ahora, me recuerda a los primeros test para medir la inteligencia. Esos que calificaban como mas inteligentes a los niños que encontraban mas atractivas a las rubias ojoazuladas que a las pobres cetrinas de pelo rizado. Un abrazo

  26. gines:

    hola … bueniisimo el articulo, y creo que la siguiente historia tiene algo que ver …
    no es lo mismo, pero creo que se mueve por los mismos resortes, pero
    en un plano por debajo del cerebro: la dentadura

    ahora le he perdido la pista, pero en la orotava tenerife tuve el honor de conocer a un dentista, que me parecio el mejor profesional de su ramo … y que me explicó cómo pronosticar el futuro dental de un niño usando chicles … era dentista de carrera, pero
    pertenecía a una comunidad de dentistas fuera de la corriente oficial, que pensaban que la causa de las caries era ingesta de azucar refinado, y de ahi que los humanos fueran los unicos animales con problemas dentales y que se podía evitar que los niños desarrollasen caries de mayores, simplemente haciendoles masticar un chicle, y observando que lado usaba mas, el derecho o el izquierdo, para a continuacion corregir el desequilibrio mediante ortodoncia …

    lo ultimo que supe de el fue que sus compañeros dentistas apoyados por el periodico local, le hundieron el negocio … esto me hace recordar que los dientes son un gran negocio … casi extermina a los elefantes … de hecho conoci a un doctor en madrid que me enseño el caso de una modelo de 18 años que le pidio que le quitase todos sus dientes, y le pusiese implantes, y yo le dije ¿no lo habras hecho? y me enseño las fotos de todo el proceso ¡asqueroso!

    ¿y el cerebro? los padres del fututo, iran al doctor, que estará encantado de atenderlos mientras ultima con el arquitecto los planos de su proximo chalet y le diran: “Disculpe Sr dotor … quitele el brain a mi hijo y cambiemelo por un procesador brainbol std xx 25? y olé

    salud!

  27. jose mari pi:

    Bueno, hay que tener mucho cuidado de no confundir la evaluacion (y la toma de decisiones) con el no saber controlar los instintos.

    ¿Que es mejor tomar? Un regalo del que poder disfrutar libremente, de forma segura y sin letra pequeña, o vender tu dignidad por avaricia tomando el regalo envenenado de recibir “putadas” (que sera lo unico que sabes seguro que recibiras) a cambio de la promesa llena de incertidumbre de que quiza mas adelante (posiblemente cuando ya no te sirva de nada o no te haga ilusion) obtendras mas.

    Si lo llevamos al extremos ¿Que es mejor? Aceptar comida y bebida gratis durante un mes o no comer ni beber en un mes con la esperanza de despues (si sobrevives) de obtener el doble (si es que luego cumplen el trato).

    Y en definitiva ¿Que es mejor? ¿tomar pajaro en mano o tirarse a por ciento volando? ¿Vivir tu vida hoy como si fuera tu ultimo dia o esperarte a vivirla mañana a riesgo de que cuando quieras empezar a vivirla ya no puedas?

    En cuanto al problema de las notas academicas yo lo que veo es el punto de vista inverso de lo que se quiere deducir, y es la incapacidad de los sistemas educativos en los que estaban los niños del estudio de seguir modelos educativos que motiven a alumnos hasta el punto de que en ellos surja el deseo apasionarse en las materias (o lo que es lo mismo, conseguir que para el alumno el proceso aprendizaje de la materia se vuelva una fuente de deseo y satisfaccion), en definitivas el fracaso de esos sistemas escolares de conseguir hacer sus contenidos faciles e intuitivos de aprender, de seguir, de recordar y de interconectar con el resto de conocimientos.

    ¿Que falla aqui? ¿Esos niños o el sistema de intentar educarlos a base de soltarles por fuerza conocimientos en serie a un ritmo frenetico de temario que no favorece precisamente el aprendizaje y la comprension? Quiza aqui resida mas el porque de su infelicidad y desasosiego, que en el cuanto saben reprimir o no sus instintos.

  28. Pablo:

    Yo tengo claro que la educacion emocional debería ocupar más espacio en la formación de las personas. Creo que puede estar unida a la educación en valores sin tener que priorizar una de las dos. Casi la educación en contenidos me parece que puede esperar o que irá surgiendo de las otras dos. Sin embargo, el planteamiento de este experimento me parece parcial. Seguramente es más complejo de lo que se puede explicar en un blog. Pero yo creo que los impulsos son positivos. Entiendo que aprender a controlarlos y a postponer la satisfacción puede ser útil en la vida adulta. Pero controlarlos demasiado también puede ser muy triste. Los impulsos son energía, placer y diferencia. Controlarlos para obtener a cambio éxito en la vida escolar, por ejemplo, me parece innecesario. El éxito escolar y profesional tal y como se entiende hoy está bastante reñido con el desarrollo personal, así que necesitaría otros argumentos para justificar el control de los impulsos naturales, que es necesario para convivir o para respetar las necesidades de los demás… Pero control, en realidad, nos sobra por muchos sitios.

  29. pandora:

    ¿Reprimir los instintos?

    Esto me recuerda a la época de la represión, cuando la dictadura. Los instintos nos han llevado a la supervivencia. Saber controlar los instintos nos puede llevar a situaciones como la anorexia nerviosa.

    En mi opinión los instintos más que controlarlos hay que saberlos gestionar al igual que las emociones. El instinto agresivo es útil, pero no así la violencia. El instinto sexual es útil, pero no hasta el grado de cometer una violación. De la misma forma y en función de las circunstancias, el sentimiento de tristeza es útil, pero no la depresión, y el sentimiento de miedo es útil, pero no la ansiedad.

    Pasemos al niño del caramelo, puede que “controlar sus instintos” le haya beneficiado en cuanto a sus estudios, pero le beneficiará mucho más proceder de una familia de clase alta y que de mayor su padre le introduzca en la empresa que el posee, o que tanga algún amigo que le introduzca en el trabajo para el que se preparó sin pasar ni siquiera una entrevista.
    Realmente todos estos factores: posición social, red de amistades, apoyo emocional de la familia, y tener un buen trabajo, influyen mucho en la calidad de vida… y no tienen mucho que ver con el control.

    Como siempre un tema intersesante, Sr. Punset.

  30. Julia:

    El quic de la cuestión está en el ahorro del tiempo, hasta lograr la obtención del beneficio (caramelo), en aras de la “democratización” de los impulsos….. Distrae su atención. Y en este “distraimiento” se encuentra la obtención de otros intereses menores (una gominola, por ejemplo). A mí esto me recuerda al dinero que se pone en un banco a plazo fijo. Yo preferiria que tras los quince minutos le dieran al niño un caramelo y una gominola de propina. Pero es que si lo extrapolo a la economia bursátil…. ¡uuuf!….. me monto un banco y le compro al niño la fábrica de caramelos…. Que por banalizar también se puede

  31. Julia:

    Fe de errores: quiten las comillas de “democratización” , pero no le quiten el caramelo al niño.

  32. Bender:

    Sra Susana, he hecho un esfuerzo para comprender su comentario. En él defiende un arquetipo existencial del autoconocimiento, y lo defiende con elementos como: factores de supervivencia humana, deficit psicológicos y sociales, autocomplacencia, limitaciones sociales e ideológias. Para terminar hace una contradicción; afirmando que el beneficio es superior si se atiende al conocimiento, cosa anteriomente relega en pos del autoconocimiento.

    Básicamente es la idea que entiendo, y así se entrevee alguna contradicción y rigidez, pues pienso que la información que sugiere el experimento del presente articulo (del Sr . Punset), es principalmente mejorar la atención en aquellos individuos que indiquen esta actitud premonitoria en esta etapa inicial de su vida, y sobre todo, información puntual y concreta para los educadores más cercanos. Refieriéndome al anterior articulo: “El cerebro es un apaño evolutivo”, se puede entender que la sociedad y los métodos son también apaños evolutivos, y ese es nuestro sino; tantas cosas que se conocen y no aplican, tantas cosas que se aplican incorrectamente y son aceptadas, tantas cosas que se defiende sin fundamento ninguno. Estos artículos son de gran ayuda, al menos para avanzar en este remolino del que tanto cuesta salir para coger esas corrientes del devenir, en función de épocas, decisiones, culturas o sociedades. En todo caso su artículo es un autentico ejercicio de comprensión linguistica. Un saludo

  33. Xenen:

    Decía:

    ¿Es cierto que determinadas formas de ser, determinadas formas de comportarse (específicamente la impulsividad), ya están desde los comienzos, y que son escasamente modificables, y que por ello pueden ofrecer un determinado valor pronóstico de cara al futuro de la persona?

    La respuesta a esto es, sí.

    Un sí en el que podemos introducir matices, a veces muy importantes, pero que no deja de ser un sí bastante claro. La evidencia neurobiológica es cada vez mayor. De la misma forma que existen patologías de tipo metabólico que están presentes desde el nacimiento, y que perdurarán para siempre en la vida de la persona afectada, existen alteraciones, no muy bien comprendidas del todo, que afectan a la funcionalidad de los lóbulos frontales preferentemente, asiento de las denominadas funciones ejecutivas, y que se prolongan hasta la vida adulta. Nos sirva esto como ejemplo en relación con lo que analizamos.

    El caso más relevante de esta circunstancia, es lo que se denomina trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), y que, con un sustrato genético complejo, ligado al concepto de endofenotipo (transmisión de vulnerabilidad neurobiológica), aparece, o puede aparecer, a edades muy tempranas, si bien su diagnóstico se retrasa al menos hasta los 6 ó 7 años de edad por consideraciones clínicas relacionadas con el diagnóstico diferencial. Según diversos estudios llevados a cabo en todo el mundo, la prevalencia del mismo está entre el 3 y el 10% de la población. Echen cuentas. El TDAH no es nada nuevo, aunque sí es cierto que su estudio y establecimiento clínico han sido relativamente recientes (…en éste santo país, más tardío aún…)

    El TDAH, en sus diferentes subtipos clínicos, supone una serie de deterioros para las personas que lo padecen, que pueden superar en gravedad a otras patologías neuropsiquiátricas aparentemente más severas. Presentan, por poner algún ejemplo, mayor fracaso escolar, sufren más accidentes de tráfico, presentan mayores tasas de alcoholismo y drogadicción, cometen más delitos, las mujeres suelen tener más embarazos no deseados y a edad más temprana, suelen presentar con más frecuencia otros trastornos psiquiátricos, se manejan peor en el ámbito laboral y económico, etc. Sus síntomas tienden, en la mayor parte de los casos, a mejorar con el tiempo, si bien la inatención suele perdurar. (Reitero: hablamos de tendencias, no de cosas absolutas,… entre los pacientes con TDAH hay también auténticos triunfadores, pero son los menos).

    Curiosamente, uno de los principales síntomas del TDAH es la impulsividad. Sería excesivamente largo explicar convenientemente todos los aspectos relacionados con el TDAH, etiológicos, clínicos y terapéuticos, como me gustaría, pero es una entidad clínica muy bien establecida y pueden consultar por la red sus aspectos más relevantes.

    El TDAH lógicamente es un trastorno, algo que se sale de lo normal, por lo que a alguien le puede parecer que ya no es válido para tratar lo que aquí se analiza. Vale, en parte tienen razón, pero es muy posible que con él ya hayamos explicado una parte de los resultados del experimento. No quiero decir con esto, que todos los niños que se comen el caramelo tengan TDAH. Pero casi seguro que si alguno de ellos, tiene TDAH, se comerá el caramelo.

    Dando un paso más, es bien conocido que los espectros patológicos se difuminan en un “continuum” del estado de salud, y que establecer los límites precisos de dónde comienza lo patológico y dónde la normalidad, es tarea complicada. Desde esta perspectiva, no obstante, no es nada descabellado pensar, que la presencia de sólo alguno de los síntomas (que a la vez tendrá su propia graduación de intensidad), en concreto la impulsividad exacerbada, puede suceder en personas que no padezcan todo el espectro sindrómico que caracteriza ese trastorno u otros parecidos (como el trastorno oposicionista negativista, o el más grave trastorno de conducta, por ejemplo…podríamos hablar de muchos otros). Y si tal cosa sucede, sin perder de vista que el sustrato es neurobiológico (creo que esto es muy importante), también podríamos pensar que dicho condicionante de los rasgos de personalidad tendrá su propio impacto en el desarrollo futuro de la persona.

    Considerar la impulsividad como un rasgo positivo, en líneas generales, y en el contexto actual, no creo que sea lo adecuado. Les remito de nuevo a la literatura para constatar este hecho.

    El estado actual del conocimiento, en lo que toca al TDAH, está lejos de haber establecido una respuesta a todos los interrogantes que se suscitan, pero ya sabemos que la terapia psicoeducativa, sin el tratamiento psicofarmacológico, es de escaso rendimiento de mejora. La combinación de ambas parece lo ideal. Sin embargo, el hecho contrastado por múltiples estudios, de que el tratamiento farmacológico produce mejores resultados que la psicoterapia, ambos por separado, ya nos está indicando que la alteración de base bioquímica es lo verdaderamente relevante. Y ya está presente a los 4 años de edad.

    Como dije en mi primera nota, no conozco bien qué es lo que la educación emocional puede proveer de cara al control específico de la impulsividad (¿algún aporte concreto al respecto?), pero, aunque no logre modificar el sustrato neurobiológico, creo que sí podría mejorar la adaptación general de la persona a esa forma suya de tender al acto con presteza, y a las repercusiones relacionales y emocionales que eso necesariamente le acarreará.

    Complejo. Indudablemente este asunto es muy complejo. Pero la idea que comparto con el profesor Punset, es que más vale que vayámonos haciendo a la idea de que los rasgos neurobiológicos que sustentan el comportamiento (sin que tengan porqué configurar nada patológico) se manifiestan ya (están presentes ya) desde los primeros momentos de la vida, y que su repercusión futura es importante, por lo que intentar atajar sus futuras complicaciones mediante una adecuada educación emocional (o cualquier otro recurso que se muestre eficaz) cuanto antes, se revela crucial.

    Todo esto deja el regusto de, si bien no un determinismo desmoralizador, si la presencia desasosegante de un condicionamiento atenazador.

    Nos tendremos que ir haciendo a la idea, y actuar en consecuencia.

    Saludos.

  34. Juan Manuel Dato:

    El experimento es interesante, pero completamente equivocado. En realidad los que no sepan reprimir sus instintos tendrán la opción de aprender a reprimirlos; o eso o somos “animales”. Lo que quiere decir que los que fallen en ese estudio además lo harán por goleada para cuando sean adultos.

  35. Geógrafo:

    A mí todo esto me sugiere un poco el dilema del jugador de quinielas al que se le pregunta que haría si le tocaran los millones. Muchos dicen: pagar la hipoteca, el coche….etc. Es decir, cubrir las necesidades que más le presionan, liberarse de las facturas y miedos inmediatos.

    A continuación, si le preguntas que hará con el resto del dinero (porque son muchos millones, y después, claro está, de regalarte a ti un yate, un coche deportivo y una mansión en la playa, como tiene que ser)… puede que diga: invertirlos, claro… y “a pegarme la gran vida”; por supuesto: no volver a trabajar (sumado el corte de mangas al jefe).
    Creo que el experimento del post falla, aún su simpleza, en la inverosimilitud de que el niño se plantée dejar para más tarde el segundo caramelo.
    Se comerá los dos, y si hay tres los tres, y si hay un kilo de caramelos se cogerá un empacho de agárrate y no te menees.

    Por supuesto, ni a tu amigo le tocan nunca las quinielas, ni a ti te importa un pepino tener un yate o una mansión en donde sea.
    ¿Para qué?
    Lo de dejar de trabajar esta mucho mejor pensado.

    Gracias.

  36. Bender:

    Sr. Juan, dice usted:

    “El experimento citado debería mostrar qué franjas sociales se ven afectadas por sus predeterminaciones psico o neurológicas, en qué tipo de estructuras sociales quedan contenidas, y cómo se ve afectado su resultado psíquico y social, no solo en un momento determinado de su vida, sino durante el trayecto entero. Si a esto se añade un efectivo control sobre los individuos y métodos implicados en el procedimiento, el asunto comenzaría, para mi, a cambiar de aspecto. Hasta ahora, me recuerda a los primeros test para medir la inteligencia. Esos que calificaban como mas inteligentes a los niños que encontraban mas atractivas a las rubias ojoazuladas que a las pobres cetrinas de pelo rizado.”

    Creo que esto que usted sugiere, y que según el artículo se trata de un experimento desarrollado durante 20 años, están implicito ya que es obvio que los individuos en estudio estaban desarrollándose.

    Por otro lado, alude a la docilidad como resultado de las conclusiones del estudio, sugiriendo una influencia en el condicionamiento futuro de su aplicación sobre aquellos con un carácter de personalidad más impulsivo, cuando lo que me sugiere a mí es que la aplicación de la “enseñanza emocional”, especialmente en estos que toman el caramelo, puede mejorar las expectativas en muchas áreas durante su desarrollo a lo largo de su crecimiento, no sólo en las relaciones sociales una vez son adultos, sino tambien en la escuela, en la compresión y asimilación de conocimientos, gestión del estrés, etc. Esto es nuevo, los condicionamiento desde pequeños es algo muy practicado durante la historia como una verdad absoluta, llevada a la practica incluso ahora, por eso son tan convenientes cada vez más estos artículos. Un saludo

  37. FISI:

    Eduard, tengo 21 años y estoy aprendiendo que lo mas importante para lograr lo que quieres se puede resumir en eso… la fuerza del espiritu sobre los demas cerebros… y usar el cerebro mas evolucionado (razon) con un buen plan.

  38. Cómo pronosticar el futuro de un niño usando caramelos « Ribap:

    [...] Navegando por Internet me he encontrado con esta fantástica entrada en el blog de Eduardo Punset. Punset como sabréis es una de mis debilidades. Es impagable el esfuerzo que este hombre está poniendo para acercar la ciencia más avanzada a la sociedad ya sea a través de su programa Redes o de su blog en Internet. [...]

  39. Juncal:

    Saber aplazar el placer, genera sosiego.

    Un deseo urgente e imperioso es efímero.

    La apetencia es el grado cero del deseo. Ceder a ella no aporta mas que un breve y limitado placer.

    Parece que desde pequeños esto se puede educar, está muy bien, muy bien.

  40. Geógrafo:

    Un ejemplo contrario-no contrario al del caramelo, que se me ocurre, y ya estará demostrado: es el del fumador:
    Imaginemos que dejamos dos paquetes de tabaco en tal y tal… estoy convencido de que el experimento no quedará demostrado hasta que pase ¿cuanto tiempo…horas, días?
    El tabaco hay que dejarlo. El que quiera. Pero esto es como “Hansel y Gretel”. La necesidad, es decir el aprendizaje, es lo que determina nuestra moral, ética, grandes ideas…
    El fumador no fumara nada. O se lo fumara todo. Quizas el niño masque tabaco.
    Los niños, es decir, los cerebros sin cultura, son imprevisibles en todas sus excepciones.
    Otro ejemplo son los niños soldados, o los personajes de Dickens.

    Es curioso.

  41. Alberto:

    Coincido con el comentario de Xenen.
    Un estudio sobre la relación entre la tarea del mashmallow y el TDAH: Campbell, S.B. & Stauffenberg, C. (2008). Delay and Inhibition as Early Predictors of ADHD Symptoms in Third Grade. Journal of Abnormal Child Psychology.

    Hoy en día la hipótesis dominante sobre la impulsividad en el TDAH es la doble vía: dificultades de control inhibitorio / aversión a la demora.

    Los estudios de E. Sonuga-Barke sobre esta última tienen gran similitud con los hallazgos de Mischel.
    Saludos

  42. Alaguri:

    Hola a todos, buenas noches.

    Creo que aún siendo una buena teoría no es del todo 100% fiable, ya que son numerosos los factores que pueden alterar la conducta de las personas y también la de los niños, que en el fondo son a los que menos se les puede engañar.

    Directamente a un niño podemos engañarle, pero no hacemos otra cosa que aumentar la desconfianza de el hacia nosotros.

    Creo que es el principal escollo al que se enfrentan las personas desde que son pequeños. “LA PERDIDA DE LA CONFIANZA”

    La teoría de que el niño espere o no para comerse un caramelo no es concluyente con la conducta del niño, porque su respuesta podría ya estar condicionada a algún hecho pasado que lo hubiera llevado a tomar esa decisión. Por este motivo ya no podemos hablar de que el niño naciera así.

    El ejemplo mas palpable de esta teoría la podemos ver en el siguiente ejemplo. “Un niño al ver jugar a sus amigos con una Video consola nueva, le dice a su madre que el quiere una para poder jugar con sus amigos, la madre en ese momento observa la situación y para no desilusionar al niño, por pena de que no pueda tener lo mismo que los demás, le dice que no se preocupe, que cuando termine el curso le regalará una. Pero claro la madre tiene muchos mas hijos y cuando llega la hora de las notas, el niño lo aprueba todo, pero la madre ve que todo el dinero que tenía lo ha tenido que desviar a otros menesteres, al tener mas hijos, y claro el niño se queda sin la video conslola pero a la vez se queda con una idea engaño y obviamente empieza a adquirir un sentimiento de desconfianza”.

    En este momento tengo que dar un voto a favor de los niños que creo que son mas inteligentes que las personas adultas, lo único que no saben es expresar con palabras sus sentimientos y emociones y tampoco los saben ocultar; de hay vienen las reaciones que muestran.

    Lógicamente una video consola es algo tan pequeño que se acaba olvidando con el tiempo, pero si a ese niño, una vez pasada la experiencia, le practicaran el experimento de los caramelos, seguramente desconfiaría de que despues le dieran dos, y se quedaría con el primero.

    Lo que yo creo es que no es lo mismo una video consola o un caramelo que la vida de las personas.

    Creo que si una persona perdiera la confianza en la Justicia, en la Ley, o en las personas que lo representan ante el Estado, estaríamos ante algo mas serio que unos caramelos o una video consola. Ya que esa persona lo siguiente que miraría sería si la ley es así para todos y sobre todo para los hijos, familiares e incluso para los propios Jueces y políticos que administran la ley y la Justicia.

    Una persona paga Impuestos porque cree que sirven para algo, paga Seguridad Social porque cree que sirve para algo e incluso el trabajador que trabaja para que un empresario se haga rico espera, que si algún día él necesitara ayuda, tener ayuda y que la ley funcione. De faltarle alguna de estas cosas a una persona no estaríamos ante una simple desconfianza por unos caramelos o una video consola.

    Lo cierto es que de todo esto se podría escribir un libro, hay tanto que decir que este mensaje se haría eterno.

    De momento aquí lo dejo, un saludo a todos y espero que visiteis mi blog y así os deis cuenta de lo que a mi, aún, me están haciendo.

  43. daji:

    Yo soy psicóloga. Así que puedo decir que aunque no podemos predecir el comportamiento de nadie, si podemos ver que áreas funcionan en ese momento de cierta manera, y como podrían funcionar a futuro, a manera de estimación. El ver como se comportan las personas, desde niños, nos ayuda a apoyarle en las áreas débiles y a fortalecer sus áreas mas fuertes aun mas, de manera que cuando sean adultos sus potencialidades se hayan desarrollado al máximo y sigan así.

  44. Olga MK:

    jaja, este mismo experimento ya lo habia visto en un programa de la BBC, llamado niños de nuestros tiempos o algo asi xD
    lo copio todoo

    http://www.ecuadortv.ec/ectvprogramas.php?c=1452

  45. gallas:

    Interesante. Un clasico de la psicologia infantil No se porque, supongo que por la “tortura” que ejercían sobre algunos jóvenes obligandoles a permanecer de pide delante de su rancho, me ha recordado a otr gran clasico “Walden” de Skinner. Un pacer leerte, leeros.

  46. Bender:

    Creo que en ese documental lo que se media era el grado de empatia, de solidaridad o de compartir caramelos con los compañeros que tenían a su lado, en dos edades diferentes; por debajo y por encima de los 5 ó años. Referente a la impusividad a la hora de coger el caramelo, supongo que esta se debe darse porque existe alguna red, una construcción neuronal que se está formando, que el motor y la predisposición a este impulso de impaciencia, y en el que seguramente esta influido por otros factores emocionales, sentimentales y anímicos, que dan lugar a ello o son producto del comportamiento o nacen al mis tiempo en una sincronía. Todo este juego de especulaciones que quedaran resueltas cuando se emita el programa correspondiente. Saludos

  47. ARCO:

    Me identifico con Punset, cuando dice que ya es menos precabido.
    Esto que os cuento, me lo recordó el experimento de Mischel.
    Si como se puede comprobar, hay maestros y maestras de Educ. Básica, que tienen elaborado un pronóstico sobre el fracaso escolar de sus alunnos y según elllos se cumple en un porcentaje altísimo, ¿profecía autocumplida, inteligencia predictiva, condicionamiento operante, qué es?.

    Sea lo que sea es tremendo si aceptamos que es inevitable o no ponemos los medios para evitarlo.

  48. pandora:

    Hola de nuevo,
    me encantaría ver un programa de Redes sobre la Hiperactividad, un trastorno del que no sabemos suficiente porque se ha descubierto recientemente si tenemos en cuenta lo despacio que avanza la ciencia. Desconozco si hay investigaciones recientes sobre ello en el campo de la neurología.

    Como dice Xenen afecta a un porcentaje importante de la población. Además, el tratamiento es mas eficaz en unos niños que en otros. En el caso de la medicación no se debe mantener muchos años porque tiene efectos secundarios. Cuando son mayores estos chicos suelen controlar mejor su impulsividad pero porque han aprendido a vivir con ella.

    Yo tengo una hipótesis, aunque esta demostrado que hay cierta base biológica, siempre he pensado que hay mas población afectada en el ambiente rural que en las grandes ciudades. Creo que si a esa base biológica le añadimos el ritmo de vida de la ciudad y el estrés de unas exigencias mayores este trastorno empeora.

    Luego está el tema de la “profecía autocumplida”, si un médico le dice a un niño desde que es pequeño (aunque tenga toda la razón del mundo) que tiene problemas para controlar su impulsividad, puede que el niño piense que esto no puede cambiar y se comporte de este mismo modo.

    Cuando no se conocía este trastorno había niños “muy movidos” que probablemente eran malos estudiantes, pero que al carecer de la “etiqueta” de hiperactivos, salían adelante si contaban con la ayuda de su familia. Reconocian sus propias limitaciones como algo natural (como una persona bajita no intenta dedicarse profesionalmente al baloncesto) y se adaptaban bastante bien a la vida adulta.

    No me digan que todo esto no da para hacer un programa. Saludos.

  49. pandora:

    Perdon, quise decir al reves, mas poblacion afectada en las grandes ciudades que en el medio rural.

  50. Susana:

    Sr. Bender,

    Si eso es lo que usted ha entendido, pues, en fin, qué puedo decir, no ha entendido usted nada, bien parece que su comprensión (respecto a mi escrito) se construye efectivamente a partir del reflejo de un espejo! Cariñosamente le sugiero, pues, que ni leyendo por los pies, ni a la inversa se obtienen, qué duda cabe, buenos resultados. Queda patente que mi anhelo comunicativo queda frustrado, con lo cual también el debate, con lo cual también la fructificación de ideas (insisto, no es que tenga usted problemas de comprensión, aunque sí posiblemente de metodología, es evidente que no me expreso con claridad).

    Simplemente quería transmitir, que dejemos de “Moldear” y empecemos a “Desarrollar”. Lo que tenemos es lo que queremos. Si no cambiamos lo que tenemos es porque, en esencia, así lo queremos. Es porque, en esencia, no estamos preparados para que dejen de Gobernar nuestra Autonomía (Ellos, los verdaderos “Padres”). Si quiero creer en la Elección, en nuestro Libre Albedrío ( en la Moral) esta es nuestra Responsabilidad, la cual se reduce a “No queremos cambiar”. Si ve usted aquí una consigna anarquista, pues sigue sin entender, porque defiendo un Sistema que nos Sirva y no viceversa.

    Tenemos un Problema. ¿Es gratuito que esta Crisis esté incrementando la violación de los Derechos Humanos? ¿Es gratuito que esta situación incremente la Hostilidad, la Xenofobia, el Racismo, la Incomunicación, la Ignorancia? ¿Es gratuito que se esté incrementando la Violencia de las Fuerzas Represoras “Weberianas” del Estado? ¿Es gratuito que sea esto lo que, por otra parte, pide “la masa”? ¿Es gratuito que los “baches” incrementen el poder fascista, sea del signo que sea, la Pobreza y la Esclavitud? ¿Es gratuito que sea éste el panorama en el cual la Crisis estará resuelta? y a lo que aplaudiremos todos, en el alivio, cuando nos digan que estamos “remontando”. Es porque, en esencia, el Miedo nos tiene paralizados. He ahí nuestra Sociedad Enferma en el sueño de los Narcóticos ( pregúntenle a las alcantarillas de este Sistema!). Sigan indagando dentro de los mecanismos de nuestra Psique en la tierna infancia…¿sómos Cobayas observando nuestras propias Cobayas?!… y se piensan ustedes que controlan las Variables!

    Nuestra Tristeza y la Violencia de nuestros “Leviatanes” (cuya Naturaleza ignoramos, por completo, y menos intención tenemos de empezar a Conocer) nos aterroriza y quedamos sumisos bajo el Poder del Terror, al que Rogamos, de rodillas, Protección y Gobierno, incapacitados para Crecer y ejercer el nuestro propio. Si nuestra Evolución es estanca, el “agua se pudre” y el Horizonte se difumina. Y ahí seguimos, probando bombas nucleares ¿es gratuito? ¿Es esta Crisis gratuita? Somos tan previsibles! PORQUE MOLDEAMOS, no hay Desarrollo. ¿De qué Voluntad estamos hablando?

    La diferencia, nada sutil!, es que ahora ya no me “Queman en la hoguera” por semejantes improperios… porque, en realidad, es tal nuestra inopia ( el buen resultado de nuestro Condicionamiento) que no resultan una amenaza. La verdadera “ameneza” al “status quo”, al que nos amarramos aunque sangren nuestras uñas, con fuerza convulsiva, en el Miedo, como tabla de madera a la deriva en un Naufragio, no germina en los Predicadores, siempre peligrosos, sino en el Desarrollo de nuestra verdadera Autonomía, lo cual no es otra cosa que la liberación del Miedo (porque sólo hay Naufragio si eso Queremos). Por ello, la búsqueda es Solitaria aunque Solidaria, no me escuchen a mí, empiecen a mirarse además de verse, en esa visión estamos todos. Yo sigo optimista, a pesar de que usted, Sr. Bender, no me escuche aunque me oiga.

    Tenemos un Problema, pero ahí están nuestros sabios, escrutando las deficiencias de nuestros cerebros “castigados”, las de nuestra Evolución y observando “niños con caramelos a través de las cerraduras”…

    (PD. Siempre habrán Copas que ganar, una excusa para Reir, Llorar, Vivir, Morir, después de un buen “Cacahuete”)

  51. Luis Ponce:

    y yo, que no termino de ver esa correlación entre la capacidad de “sacrificio” descrita y el rédito escolar, o el éxito profesional de adulto,… despierta franco interés saber si dentro del total de experimentos, tal vez hubo algún niño capaz de comerse los dos caramelos y que después tratara de convencer al adulto, de que en su caso se había cometido un error aritmético (¿Qué dos caramelos, de qué me habla?)… ese (para mí) sería el individuo con mayor capacidad de éxito, el que es capaz de elaborar una “mentira”, en su propio beneficio (así, hay además una opción de comerse hasta 4 caramelos por el mismo “precio”). Los demás, serán niños más o menos obedientes, confiados, estarán más o menos cohibidos ante la figura del adulto premiador/castigador, no les gustarán los caramelos de ese sabor, etc… el éxito es adaptabilidad continua y recíproca (unas veces te adaptas tú y otras veces lo adaptas todo a tu propio interés).

  52. Xenen:

    Con respecto al comentario que Pandora nos ha expuesto antes sobre el TDAH, me gustaría realizar algunas matizaciones.

    Efectivamente, el tratamiento resulta más efectivo en unas personas que en otras (ya no sólo se está tratando a niños, sino también a algunos adultos en los que los síntomas o sus deterioros persisten con la intensidad suficiente como para justificarlo). Existen casos en los que no es eficaz en absoluto (según Barkley son respondedores hasta 2/3 de los pacientes. Alessandri y Schramm aumentan esta cifra a 4/5). Por otra parte, no creo que sea adecuado manifestar, tal cual se ha expuesto, que no hay que prologar el tratamiento por los efectos secundarios, porque puede dar la impresión de que siempre debe suspenderse el tratamiento, y eso no es así.

    El tratamiento del TDAH, como cualquier otro tratamiento médico, puede tener sus efectos secundarios, y si tales aparecen, habrá que plantearse en cada caso si la interrupción del tratamiento está justificada, pues dependerá del tipo e intensidad de dichos efectos secundarios, y la consiguiente ponderación riesgo/beneficio, sobre todo en aquellos casos en los que el tratamiento está siendo notablemente beneficioso para el control sintomático. Debería plantearse entonces el cambio a otras formulaciones u otro tipo de fármacos de los que ya se dispone. Si todos ellos siguen dando efectos secundarios intolerables entonces sí deberá procederse a la suspensión total del tratamiento psicofarmacológico.

    Es cierto que ha sido, o incluso hoy es debatido, este tema de la continuidad del tratamiento (en su forma definitiva o en la de “vacaciones de tratamiento”), por diversas circunstancias (limitar la tolerancia, los efectos secundarios, etc.), pero se puede decir que la opinión mayoritaria del ámbito clínico, tras diversos estudios al respecto, es que no tiene demasiado sentido hacerlo. El trastorno no abandona al paciente, ¿porqué entonces retirar un tratamiento, si no se dan reacciones adversas, que le está haciendo bien?.

    Tampoco tenemos que olvidar que el tratamiento con estimulantes, fármacos de primera línea para el TDAH, ha sido muy criticado desde ámbitos que tenían muy poco que ver con lo científico, y sí, con los prejuicios y determinado tipo de moralidad religiosa. A todos estos, habría que decirles que hay varios estudios que constatan que los pacientes con TDAH que han sido tratados con metilfenidato desde niños, presentan menores tasas de trastorno por uso de sustancias en la edad adulta que los que no lo han hecho (lo que no significa que se elimine el riesgo, porque esto tampoco sería cierto).

    No encuentro manera de expresar con la suficiente intensidad lo necesario que resulta para estos niños llegar a un diagnóstico correcto de la manera más precoz posible (y de la manera más exhaustiva y correcta clínicamente), para establecer cuanto antes los diversos tratamientos que requieren, farmacológicos, emocionales, pedagógicos, etc. tanto ellos, como sus familias que tendrán que aprender muchas habilidades para ayudarles de manera más efectiva. (Resulta imprescindible el entrenamiento cognitivo, la enseñanza de habilidades sociales, y técnicas de auto-manejo y competencia social). La formación del profesorado en este trastorno resultaría crucial, y lamentablemente, sin embargo, en muchos casos es inexistente. Actuando en ese momento tenemos la posibilidad de mejorar mucho su evolución y minimizar los deterioros a los que el trastorno puede avocarlos. Retrasar estas actuaciones, a sabiendas de la existencia del TDAH en el niño, es el máximo error que se puede cometer, y se parece mucho a una negligencia punible.

    Es un campo en el que la investigación es continua, y en el que los avances se suceden poco a poco, pero de manera inexorable.

    Hablar de profecía autocumplida en el tema del TDAH, es, simplemente, no conocer el trastorno, su trasfondo biológico y lo que supone para los que lo padecen.

    Saludos.

  53. Xenen:

    Completando lo anterior sobre el TDAH, sí que es cierto que coincidiendo con la adolescencia (…vamos a poner de media los 18 años, por situarnos de alguna manera…), se produce progresivamente, y en general, una disminución de la intensidad de los síntomas (que no es homogénea ni en cada persona ni en el grupo: es decir, ni todos los síntomas tienen porqué disminuir en la misma persona, ni todas las personas del grupo tienen porque sufrir dicha disminución). Ante este hecho, sí que se puede plantearse la finalización del tratamiento si la remisión sintomática (que algo tendrá que ver con los importantes cambios neuronales que tienen lugar en ésta época del desarrollo) es notable.

    Sin embargo, dado que la inatención suele mantenerse (es la menos “visible” de la tríada sintomática), en aquellas personas que más requieran de la atención (estudiantes, por ejemplo, pero no sólo ellos), no hay inconveniente ninguno en prolongar el tratamiento el tiempo suficiente.

    Muy al contrario, se está empezando a tratar a pacientes con TDAH que han sido diagnosticados incluso a la edad de 40 años o más, y en los que la persistencia de los síntomas lo justificaba. El estudio de la existencia del TDAH en adultos está muy bien constatada en numerosos estudios, pero por su exhaustividad, es interesante revisar los estudios UMASS y Milwaukee de Russell A. Barkley, Kevin R. Murphy y Mariellen Fischer.

    Como me adhiero al interés que puede tener un programa de Redes sobre este particular, entrevistar a cualquiera de estos tres autores, en especial al primero, puede ser una buena idea, si se me permite la osadía de proponerlo.

    Saludos.

  54. Susana:

    Por Amor de “Ethos”, Sr. Xenen, démosle una oportunidad.

    Muy “lamarkianamente” le diría que si la patalogía nace en nuestros niños (o tiene una manifestación temprana) es porque se respira en el “ambiente”. En vez de concentrar nuestros excelentes dotes analíticos en una resolución bioquímica, y atiborrar a nuestros infantes de fármacos para restablecer una “normalidad” que ignoramos por completo, podríamos empezar por entonar un “mea culpa” y analizar el Mundo que les estamos ofreciendo. No señor, no es el niño el enfermo, sólo es un reflejo de nuestra impune Insostenibilidad! Ese es el diagnóstico, Sr. Xenen, mire usted si es precoz. Empecemos a trabajar, pues, el Remedio antes que nuestros Inocentes nazcan y sufran!

  55. Susana:

    Por cierto, dentro de las sucesivas y continuas “actividades” educativas (ya sea en el ámbito doméstico o docente) ¿cuánto tiempo se estipula para la Reflexión, el Reposo “mental”, técnicas de Respiración y Ego-conexión, etc? Recuerdo, ahora, algunas de la intervenciones de Rosa ¿quién ha robado la Madre de los Niños? En fin, siempre podremos fabrica un buen fármaco…

  56. pandora:

    Por cierto, en el plano pedagógico, la española Isabel Orjales, ha insistido en el estudio del Tdha, y su tratamiento de cara al rendimiento escolar, haciéndo hincapié en el entrenamiento de la atención.

    Deberíamos preguntarnos porque antes la hiperactividad era menos importante y desconocida, y ahora lo es. ¿Son los síntomas los que se han vuelto más drásticos o es la sociedad moderna la que los empeora? De todos modos, estoy de acuerdo en que este trastorno debe ser tratado ahora que lo conocemos un poco.

    Son interesantes las opiniones de todos uds.

  57. Xenen:

    Hola Susana,

    Lo primero que debería preguntarle es a cuál de las posibles acepciones de Ethos, quiere hacer usted referencia (…personalidad, hábito, ética, emocionalidad estática….). Quizás a todas a la vez…..no sería absurdo.

    Su perspectiva, de cara a enfrentar éste asunto, es diferente a la mía. Puedo intentar adoptar su perspectiva. Pruebe a adoptar la mía. Ambos comprenderemos mejor: Lo que quiero decir, es que una cosa no quita la otra.

    Lo primero que he de establecer (creía haberlo hecho), es que el TDAH afecta a quien afecta, no a todo el mundo, ni a todos los niños. Es un trastorno neurobiológico ( no sé si acepta usted esta condición). Y claro, en cuanto entramos en este terreno, las aguas movedizas de la dualidad mente cuerpo (alma- cuerpo) comienzan a despertarse en muchos.

    ¿Dejaría usted de suministrar insulina a un niño diabético que la requiera, a un niño que pese a la dieta no consiga normalizar su glucemia?..supongo que no. Entonces, ¿porqué para el TDAH es distinto? ¿Por que el defecto está en el cerebro y no en el páncreas? ¿Por eso?

    No creo que haya diferencias de fondo, sinceramente. Hay que poner a la mente, al cerebro, en su sitio, es decir, en el cuerpo. Nos va a costar porque su complejidad es enorme y no lo conocemos bien. Pero lo haremos….eso si antes no nos enclaustran a todos los que pensamos así, por ser amigos de Galileo.

    DRD3, DRD5, ADRA2C, DAT1, HTR1B, HTR1E, STX11, STX7, DDC, DßH, DRD2, HTR3A, HTR3B,CHRNA7, SNAP25, STX16…

    ¿Sabe qué es todo eso Susana?….son genes humanos susceptibles de estar implicados en la génesis del TDAH. Imagine la complejidad. Imagine lo que significa la complejidad aquí.

    De la misma forma que digo eso, también es indudable que el medio tiene su importancia (también como patogénico), y por eso, al ponerme en su perspectiva, veo con claridad que éste sí afecta a todos, y no sólo a los que ya arrastran una alteración neurobiológica. Siempre lo he visto así.

    Si quiere puede verlo de éste modo: Incluya la genética y la epigenética en su concepto de “ambiente”, y nuestras posturas confluirán.

    Por muy potente que sea el amor de una madre, esa madre no podrá curar la diabetes de su hijo, ni el TDAH si lo tuviera. Pero sí podrá mejorar su alimentación, su educación, los aspectos afectivos, enseñarle a jugar y compartir. A sentirse bien consigo mismo, porque sea como fuere, hay alguien que le quiere. Y eso es más importante que lo otro, pero juntos son mejores.

    Pero pensar que el ambiente (sin lo genético/epigenético) el es culpable de todo, sencillamente no es correcto.

    De la misma forma, pensar que la solución a todos los problemas que acaecen en el desarrollo emocional y conductual de la persona es la pastillita mágica, es una soberana majadería.

    Creo que hay un punto medio, donde gusta de radicar la razón y la bondad de las cosas.

    Me estoy leyendo ahora un libro de Antonio Damasio, titulado “En busca de Spinoza”. Creo que pudiera ser de su interés, Susana.

    Como siempre, ha sido un placer.

    Saludos cordiales.

  58. Susana:

    Hola Xenen,

    No se me ocurriría jamás insinuar la desatención médica. No creo la Diabetes y el TDAH son comparables, pero en cualquier caso Sr. Xenen, simplemente usted habla de recursos Curativos y yo hablo de recursos Preventivos.

    No quisiera entrar en el viejo debate de qué es lo más significativo, si la influencia externa o interna, o, determinismo o azar, (pienso que tal debate ha concentrado el enfoque en la consideración de lo más o menos importante, cuando está claro que ambas son importantes…), pero lo que sí tengo claro es que tendemos a desestimar nuestra propia responsabilidad en la Sentencia de la Patología, porque, al fin y al cabo, si preparamos una Cuna de espinas ¿qué podemos esperar?

    Si hemos apreciado el surgimiento de una Patología, además, de manifestación temprana, es un síntoma de algo más. Empecemos por analizar ese “algo más” y admitir hasta qué punto somos responsables de la sentencia patológica a nuestros Infantes (y cuando me refiero a Responsables, no se reduce a la comunidad Progenitora, sino a todo el Campo Cognitivo). Concentramos nuestros esfuerzos en modificar (o restaurar) bioquímicamente a nuestros hijos para que superen las espinas (menos mal que, al menos, lo podemos hacer, no vea en estas exposiciones una crítica a la Ciencia médica)… no se nos ocurre, quizás, quitarlas (si no lo hacemos es porque no queremos, he ahí nuestra Responsabilidad). Poniendo un ejemplo más inmediato y reductivista, ¿por qué se invita a la Madre fumadora a dejar la adicción, al menos, durante los meses de gestación? Y no sólo fumar, sino ingerir cualquier tipo de medicamento fuera del control médico. En vez de eso, podríamos darlo por perdido, y sacar fármacos que puedan remitir el posible trastorno ocasionado al futuro Ser. ¿Alguien duda que existen enfermedades nuevas a partir de la Era Nuclear? Eche un vistazo a su alrededor, Sr. Xenen, ¿quién no esta enfermo? La pregunta no es ¿quién toma Coca? Sino ¿quién no toma Coca? (por mencionar alguna), o qué se yo, pastillas para dormir, para copular, para concebir, para la ansiedad… no critico a las Pastillas en sí , Sr. Xenen, sino ¿a caso nuestras capacidades “naturales” , “mentales” y “vitales”, están siendo mermadas? ¿Vivimos sosteniblemente? NO y ¿Por qué no cambiamos?

    Es desolador que concentremos la atención en el Problema del niño sin ser capaces de cuestionarnos qué es lo que estamos haciendo con ellos. Por no hablar del empleo abusivo del término Hiperactividad y la ligereza de su uso. Oigo quejarse a las madres de su Hijo hiperactivo, presuntamente, antes de quitarles ni el paquete. Ahora, todos son Hiperactivos! Hay más niños en la sala de espera del psicólogo que en el Parque ( si me permiten la exageración).

    ¿Sabe cuántos niños pasan la mayor parte de la tarde y Noche, desde que disponen de Habitación individual, en su cuarto, solos con la Televisión puesta, el Ordenador y la Play Station? (y si son dos hermanos, cada uno en su respectiva habitación con Televisión, Ordenador y otra Play Station) No es que tal cosa determine la Hiperactividad, ni mucho menos, o cualquier otra patología, simplemente, ¿tenemos un intercambio suficiente con nuestros hijos para entenderlos u obtener un criterio fiable?

    Si son expertos en You Tube antes que le salgan los dientes ¿Por qué dudamos de su capacidad para aprender técnicas de auto-conocimiento? ¿Por qué no se discute la importancia de la iniciación a la Filosofía en los niños, como lo pueden ser las Matemáticas? ¿Por qué se subestima la capacidad para la Reflexión sobre las grandes cuestiones del Ser Humano, del Conocimiento mismo, del Razonamiento del propio Razonamiento, en los niños? ¿Por qué no se apoya la iniciativa “Filosofía para niños” de Freire, por ejemplo? E insisito en las preguntas anteriores: dentro de las sucesivas y continuas “actividades” educativas (ya sea en el ámbito doméstico o docente) ¿cuánto tiempo se estipula para la Reflexión, el Reposo “mental”, técnicas de Respiración y Ego-conexión, etc?, es decir para la “No-Actividad” o Auto-Procesamiento ¿Podría usted conseguir que su Hijo permanezca cinco minutos obeservándose en un espejo, sin que sufra por ello el más elevado de los castigos?

    Ruego que los contertulios no vean en estas palabras, por favor, una crítica a nuestro papel educativo como Padres, son meras apreciaciones sin Rigor alguno (todos nos podemos sentir aludidos en más o menos medida y las Circunstancias, infinitas, no nos dan derecho a juzgar ) mis juicios siempre van dirigidos a un Problema que esconde profundas raíces. El problema no es la formación como Padres, como Hijos o como los miles de papeles que a nuestra Persona le esperan por Interpretar, el Problema es que no hay Concocimiento como Humanos (simple). No existe esta formación, este Desarrollo.

    La Vida no es compleja, es la Simpleza Suma, simplemente “Es”, simplemente “funciona” y va adelante o “no funciona” y se extingue. Tan sencillo como eso. Lo extraordinario es que usted (o yo) la encontremos compleja porque podemos profundizar en sus mecanismos. … por cierto ¿ha intentado mirarse al espejo durante 5 minutos?

    (PD. Gracias por su sugerencia bibliográfica que aprecio muchísismo! Siempre un placer Sr. Xenen)

  59. yo misma:

    Yo me comí la mitad del caramelo y la otra mitad la guardé, la otra niña esperó, y después, envuelta de ansiedad chupaba su caramelo y con rabia y odio en su cara presumía con el premio entre sus deditos. Me dio lastima: yo con la mitad quedé empachada; y me gustaban más los pasteles; además me asustaron sus gestos retorcidos mientras le caía una baba viscosa; cuando nos rondaba un lustro de vida a las dos… elegidas, a saber cómo y por qué; y sentí vergüenza ajena de los adultos… educadores… científicos… Estábamos haciendo historia… dijeron cuando los descubrí mirando.
    Perturbador.

    POR EL AMOR DE DIOS


    CON-CIENCIA DE AMOR

  60. Alfonso:

    ¿Puedes argumentar tu postura?, Yo misma

  61. anonimo:

    Si este estudio y sus conclusiones estan centradas en niños normales (y no en casos patologicos), tengo que coincidir con Alfonso FR en que hay demasiadas variables que se escapan al estudio, desde el estado de animo del crio animo en el momento de hacer el estudio, hasta con cuantas ganas de comer llego, incluido el mayor o menor grado de atraccion que cada niño en particular tenga hacia esos dulces o cuanto ha influido sugestionando inconscientemente el que se lo ofrece al niño a que se lo coma, etc etc…

    Y en efecto a mi tambien me parece que este experimento (al menos con los datos que se nos han dicho), da la impresion de no haber sido mas que “estadística ficción”, y mas cuando lo que se trata de extrapolar es consecuencias en largos recorridos en el tiempo (a los cuales a su vez habran afectado numerosisimas cuestiones completamente ajenas al experimento del caramelo y los instintos, desde la situacion economica para poder pagarse o no profesores particulares, a la inteligencia del individuo para asimilar conceptos o simplemente si tuvo la suerte de socialmente contar con compañeros que le dejasen buenos apuntes con los que seguir las clases).

    PD: Susana, la leo decir “¿Quién ha robado la Madre de los Niños?”… y no he podido evitar que en el contexto que estamos esa frase casi me dañara la vista de lo mucho que me desagrada y llama la atencion ese matiz de “la Madre” donde deberia poner “a los padres”… ¿Tanto tiempo hace ya que nos robaron a nuestros hombres del entorno familiar que ya ni nos acordamos y les damos por perdidos, puesto que fueron los primeros que hicieron desaparecer siendo abducidos del entorno familiar? ¿O quiza es que la venda de ser de una condicion sexual determinada nos impide ver el problema en su totalidad y nos olvidamos que hay paternalidad mas alla de los progenitores mujer? ¿O a caso tan bajo hemos caido y tanto ha arraigado en nosotros la mentira de que el terreno de ser padres es competencia y algo solo ejercible competentemente en ultimo termino por mujeres? ¿Realmente era necesario sacar a la luz esa desafortunada frase sexista y comparativamente bastante ofensiva?

  62. Susana:

    Estimad@ anonimo,

    Es un comentario que viene a colación de otras intervenciones, muy interesantes, en anteriores entradas, sobre todo las de Rosa sobre la Maternidad. A juzgar por tales informaciones, es la impresión, que a mí, personalmente, me produce. Es una expresión que lleva implícito un contexto mucho más amplio a lo largo de exposiciones pasadas. Para tener un mejor juicio de la expresión tendría que remitirle a todas ellas.

  63. Xenen:

    Doña Susana:

    Comenzando por el final de su nota, he de decirle que ya lo paso suficientemente mal al asearme por las mañanas delante del espejo (suele haber en él un individuo barbado y mal encarado mirándome de forma extraña, al que nunca consigo ver girar los ojos, circunstancia harto desagradable para comenzar el día), por lo que tiendo a no repetir la experiencia, salvo que me resulte imprescindible, y mucho menos a prolongarla en el tiempo.

    Pero ya le entiendo. Soy de los que prefiere mirarse sin verse, o viceversa. Sobre todo cuando estoy perdido en alguno de los montes que frecuento cuando mis ocupaciones me lo permiten.

    Con respeto a la simpleza de la vida….¡buf!….no sabría qué decirle. Creo que depende del nivel de complejidad que analicemos. Puede que en sus fundamentos lo sea. Puede que el nivel último de complejidad, por contradictorio que parezca, también puede serlo, al menos en su dinámica interna. Los niveles intermedios, a mi entender, de simples tienen más bien poco. Y lo social….tiendo a pensar que tiene más de complejo que de sencillo. Tomado en su conjunto, me resisto ha hablar de sencillez.

    Lo que resulta sencillo, es decir si estamos vivos o no. Pero definir lo que es la vida, ya no es tarea tan fácil.

    No le falta razón cuando expresa que estamos abandonando a nuestros hijos en manos de las máquinas y que estamos obviando enseñanzas mucho más relevantes. Puede que en muchos casos, por la sencilla razón de que los propios padres las desconocen. Habría que enseñar a los padres. Otra vez, habrá que ponerle el cascabel al gato. Porque para empezar, igual habrá que comenzar enseñando a los propios profesores de los padres.
    Más que gato, se asemeja a tigre bengalí.

    Ha tocado, con respecto al TDAH, un tema relevante, cual es el del diagnóstico y la aparente multiplicación de casos por doquier. Creo que aquí confluyen, principalmente, dos factores. A ver si consigo ser claro explicándolos.

    Cuando yo era pequeño e iba al colegio, y hace mucho de esto, en España había diagnosticados la friolera de cero casos de TDAH. Todo un éxito del sistema educativo franquista, y una prueba palpable de la calidad de los genes de la raza ibérica. Claro, que casos de fracaso escolar, niños catalogados de vagos o delincuentes juveniles, terremotos ingobernables o de estar siempre en Babia, de esos, había unos cuantos…miles. Luego, incluso, apareció alguno al que un sabio doctor de lejanas tierras, había diagnosticado de Daño Cerebral Mínimo….¿qué sería aquello?.
    El caso es que, niños con TDAH, siempre los ha habido. Yo ahora recuerdo a la perfección a varios compañeros de clase que sin ninguna duda padecían el trastorno (éramos más de 50 por aula, así que dos ó tres no era raro encontrárselos)…y también recuerdo, con amargura, cómo eran tratados, qué mal se llevaban, en general, con los otros compañeros y qué duro se les hacía aquello. Prefiero no entrar en detalles. (….Me he podido ir tan atrás en el tiempo, porque, lamentablemente, hasta hace pocos años, prácticamente no habíamos avanzado nada clínicamente, con alguna pequeña pero notable excepción. Y entre los maestros, el panorama es más desolador si cabe).

    Así que no nos extrañemos de que ahora vayan apareciendo los casos, conforme el conocimiento sobre ésta patología se extiende, y aumenta la capacidad diagnóstica del sistema de salud, y la sensibilidad de padres y profesores.

    El segundo punto que confluye aquí, no es positivo, pues atañe tanto al exceso diagnóstico (ya dije en un post anterior, que el diagnóstico debe ser riguroso en extremo para evitar los falsos positivos) como a lo que, a mi entender, es mucho más peligroso, que es la atribución patológica de conductas normales en los niños, por padres poco tolerantes a las conductas infantiles más movidas……un niño movido, no tiene porqué tener TDAH. Los niños son movidos…creo que eso es normal (conocí a un magnífico pediatra que se preocupaba si no veía en los niños algún cardenal o arañazo cuando los exploraba…los niños se caen, juegan…y las lesiones esas eran prueba de que lo hacían. Lo contrario, era prueba de que no jugaban, y eso sí es preocupante).

    El rigor diagnóstico debe mejorarse, pero es un tema de competencia profesional que debe ajustarse dentro del sistema. El problema es que el sistema se ve abocado a enfrentar un número mayor de procesos diagnósticos debido al empuje que ejercen esos padres poco tolerantes. Lamentablemente, todo proceso diagnóstico tiene un número, más o menos elevado, o reducido, de falsos positivos, y éste caso no es una excepción.

    Pienso que lo acertado en estos casos, sería educar a esos padres tan poco pacientes, tan preocupados, tan histéricos o directamente incompetentes, que de todo hay.

    Tampoco podemos obviar lo que ya comenté del “continuum” del estado de salud, que dificulta el diagnóstico y favorece, aliado con los padres intolerantes, el incremento de diagnósticos de TDAH que no lo son. Tampoco debe obviarse que el diagnóstico, no es sencillo, pues es clínico (no hay pruebas analíticas o de imagen que lo confirmen o descarten). Para rematarlo, hay tres subtipos clínicos, y una notable heterogeneidad de presentación.

    Tenemos muchas cosas que mejorar. No obstante, ya le expuse que mi pesimismo persiste, y en éste ámbito no es diferente.

    Por cierto, yo soy de los que no ha tomado nunca coca, ni pienso hacerlo. Pero de cafés me pongo tibio.

    Saludos.

  64. Julia:

    Susana, Xenen siempre me dirijo a los dos, disculpenme pero es que el echo de haber pasado por una experiencia muy dolorosa relativa a lo que aquí se trata, y no siendo especialista en nada, aclaro, me concede cierta garantia de hablar con conocimiento de causa.

    Me siento en la necesidad de aclarar también que esto de lo que hablo lo escribí antes de que se publicaran aquí las últimas entradas , y que el tema ya sé que está bastante trillado pero aunq2ue solo sea por eso, por no haber escrito en balde, pués ahi va.

    Estoy totalmente de acuerdo con ustedes en la administración de ciertas drogas , que en el caso del que yo les hablo no creo que sea exactamente la del TDAH pero si de otra muy comunmente utilizada en el ambienter psiquiátrico destinada a aliviar el sufrimiento de un ser muy querido mio y del que me sientoi especialmente responsable.

    Entonar el “mea culpa” a nivel individual, aunque sirve , ayuda poco porque es la sociedad misma como sociedad enferma que excluye a los individuos que no le son útiles, rentables la generadora o al menos desencadenante de tales enfermedades. Hoy la p`revención sanitaria es la mejor garante de felicidad (ausencia de dolor) a la par que está de moda, o mejor dicho se pone en práctica en muchos campos de la medicina pero dista mucho de hacerlo en el campo del que les hablo. Esta prevención y concienciación de la enfermedad mental a nivel social serviría de mucho pero cuando la enfermedad ha dejado de estar latente para manifestarse, la solucción de la misma, si la tiene, pasa por una terapia farmacológica a la vez que de apoyo psicológico. Desconozco en qué medida tiene su incidencia la predisposión genética y en cual la tienen otros factores ambientales o sociales, aunque ya he dicho antreriormente , que tal vez solo actúan como desencadenantes, pero de lo que si estoy segura es de que de no atajarse a tiempo, no solo acabará afectando al paciente si no a su entorno familiar. También es verdad, Susana, que el enfermo es el chivo expiatorio de unas relaciones familiares, sociales inadecuadas, enfermas.

    La ignorancia tiene un precio tan alto como el de la culpabilidad, la negligencia o el desamparo, pero la culpa nos paraliza, nos impide hacer y hay que hacer….¿Que le parece si comenzamos por el verbo ser? Para mi tiene demasiadas acepciones erróneas que confundimos con nuestra verdadera esencia de SER. Ejemplo:
    Ser hermoso-a = belleza física
    Ser inteligente = ser listo, espabilado, a veces con connotaciones peyorativas.
    Ser rico = con poseer bienes materiales
    Ser astuto-a = ser mas espabilado que los otros y ,muchas veces jugando malas pasada
    ……. Bueno dejémoslo aquí que si nó mi imaginación se disloca

    saludisimos

  65. Julia:

    Ay! que se me olvidó. Estoy totalmente de acuerdo con el ejemplo de los dos caramelos , el premio . Y con el castigo en su medida justa y en el tiempo oportuno.

  66. Mar:

    Este tipo de experimentos para mi no son científicamente creibles ya que los niños son demasiado vulnerables y todo es demasiado subjetivo . Un niño puede comportarse de una manera hoy y mañana actuar de un modo totalmente contrario.
    La educación es lo más importante de todo y educar a un niño para que aprenda a controlar sus caprichos lleva muchos años. Algunos lo consiguen con 4 años, otros con 12 y algunos se mueren de viejos sin haberlo conseguido.
    Un saludo

  67. Julia:

    Fe de errores : el hecho (con h)

    Bueno, ya que estoy aquí de nuevo….dejo que la imaginación se me disloque un poquito nada más y en vez de terminar con los verbos “ser” en negativo propongo otros en posito:

    Ser empático
    Ser solidario
    Ser pacífico
    Ser tolerante
    Ser comunicativo

    …….Todo eso es el SER

  68. Geógrafo:

    Srta. Susana, decirle sólamente, que en referencia a los ordenadores o la “play”, opino de distinto modo que usted: a mi me parecen un instrumento de formación, lenguaje común, de socialización, etc. – tanto para niños como para adultos – como nunca hubo antes (sólo me quejaré de que son un poco caros).
    Eso sí….de vez en cuando llevarlos de excursión a la playa o al campo para que vean las gallinitas, los barquitos….y todo eso, pero poco más.
    Que aprendan a amar y a respetar, a conocer, la naturaleza (incluyendo las Centrales Nucleares), la libertad individual, el progreso…eso es casi lo único que creo en que deberíamos intervenir, pero con mucha prudencia para no transmitirles nuestra propia ignorancia o prejuicios.

    Gracias

  69. pandora:

    En cuanto a los niños sanos como los del experimento, los que se comieron el el primer caramelo puede que no controlen sus impulsos e incluso puede que malos estudiantes (en algunos casos), pero no se morirán de hambre el día de mañana porque demuestran gran capacidad de iniciativa.

  70. Susana:

    Estimada Julia,

    Sólo quería apuntar, que el Mea Culpa no lleva consigo una consigna flagelante, punitiva o destrucitva, muy al contrario, es asumir nuestra Responsabilidad en el más puro sentido “Sartre”. Tomar Conciencia de nuestro Presente y de este nuestro Mundo mal-sano que nos atropella continuamente, del cual somos Responsables.

    Si somos libres, la decisión y la elección del Mundo que queremos para nosotros y para nuestros hijos, mal que nos pese, es sólo nuestra. ¿Cómo vamos a actuar si, para empezar, ni siquiera asumimos tal responsabilidad? Es un Mea Culpa que lejos de paralizar, nos hace hervir la sangre. ¿es nuestra Voluntad legisladora o no? Para ello, debemos dar un paso adelante.

    Desde aquí le envío un brazo, encantada de leerle.

    Estimado Sr. Xenen,

    Me alegro que no tome usted Coca, o cualquier otro tipo de sustancia venenosa, ya no por la Coca, cuya planta puede tener propiedades más o menos beneficiosas, sino porque, realmente, la adulteración que pulula por el alcanterillado es puro Veneno. Se sorprendería hasta qué punto la “normalidad” del consumo (hay un buen surtido de sustancias ) es un hecho. A esto añadimos que el consumo de fármacos es escandoloso.

    Estamos enfermos, hablando en un sentido Globalizado y de dolencias crónicas (adicciones de todo tipo, fobias, alergias, drepresión, desajustes físicos y mentales continuos…), nuestros niños con alteraciones de la conducta importantes, ya desarrollen patología neurobiológica o no.

    Algo no va bien, Sr. Xenen, yo soy optimista, pero esto no lo arregla una mejora. No hay Reacción (excepto si se gana alguna Copa de Campeones, claro) porque no hay Conciencia de lo que nos está pasando. Vuelvo a preguntrar ¿nos movemos en un margen Sostenible? ¿Por qué tiene Usted que “subir al Monte” para encontrarse o quizás des-encontrarse?

    Su exposición, siempre brillante, no responde, sin embargo, a las preguntas de las que más anhelo respuesta. ¿Cuánto tiempo se estipula para la “no-actividad”, el “Reposo Mental”, en nuestro sistema educativo?

    (PD… Exagerado!… seguro que el espejo no piensa lo mismo! un Saludo Siempre )

  71. anónima sevillana:

    me parece a mí que “la vida” es mucho más compleja que ese experimento…curiosamente he conocido casos de niños muy inteligentes, capaces de dirigir “bien” sus emociones y que después a lo largo de su existencia no han tenido tanta “suerte”

  72. Rosa:

    Hola a todxs:
    En primer lugar que pena siento viendo a esos niños, “cobaya”?. Cojan o no cojan el caramelo, todos sufren, gratuitamente,
    Estoy segura que los dulces guardan una estreha relación con el amor (Incondicional), por tanto un niño que se siente amado no depende de los dulces, ni piensa en ellos, … y también conozco niños a quienes no les gustan. ¿Hay futuro para estos niños?
    Bloquear los deseos y reprimirlos está claro que es muy perjudicial para la salud, y más los de un recien nacido o un niño pequeño que no puede defenderse (y que jamás son deseos destructivos).
    Cada madre con su hijo es un mundo y ¿Cuantas crian a su criatura durante por lo menos un año? que es lo mínimo que debería estar “pegada” a ella.
    ¿Cuantas mujeres niegan su femeneidad o la esconden?.
    ¿Y el parto natural?. Esto si que está en crisis y sería la solución a un sinfín de enfermedades y síndromes. Porque la gran enfermedad de nuestra sociedad es el inmenso desamor con mayúscula que puede empezar ya en
    el embarazo.
    Rechazamos el amor de nuestros hijos y lo cambiamos por casas, coches, muebles….trastos en una palabra.
    Por amor a la vida. Por Gaia.
    Salud y un abrazo.

  73. Juaco:

    No sé si lo que contaré ahora viene al caso, en mi opinión, sí.

    No tengo TV, pero me muero de curiosidad por ver algún programa de Redes, cada vez más…
    Expongo mi caso: Tengo 43 años. Estudié biología y trabajo como técnico de medio ambiente. Soy uno de tantos niños impresionados por los programas de Félix Rodríguez de la Fuente, soy uno de “sus hijos”. No recuerdo la edad exacta en que veía sus programas pero desde entonces supe lo que quería ser de mayor. Lo mejor de todo es que con 43 años, me siento orgulloso de la línea que me marcaron en aquella época.

    ¿Pasará lo mismo con el programa de Eduard Punset? ¿Habrá dentro de 20 años una tropa de personas -niños- cuya vida quedó marcada por un programa que intuyo apasionante?

    Eduard, sólo puedo agradecerte tu trabajo.

  74. WTF News! at Pisito en Madrid:

    [...] Cómo pronosticar el futuro de un niño usando caramelos [...]

  75. José Manuel:

    Este experimento puede ser indicativo de una tendencia del infante, pero nada más. La educación y el aprendizaje son un continuum -como la vida misma-. Una vez más, la evolución del chic@ marca la pauta.

  76. Xenen:

    Les aporto, por si fuera de su interés, unos recortes de notas de prensa de hoy:

    El congreso de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente, que se celebra durante tres días en Pamplona, incidirá en la importancia de realizar un diagnostico precoz para poner tratamiento, ya que se calcula que el 10% de los niños y adolescentes padece algún trastorno mental.

    …La directora ha argumentado que “el empeño” nace de entender “la importancia preventiva, de tratamiento, de apoyo y de expectativas de futuro que la psiquiatría infantil como especialidad médica nos aportará”.

    ….El vicepresidente del comité organizador, ha comentado que en torno al 10% de los niños y adolescentes presentan problemas de salud mental, los más frecuentes de los cuales tienen que ver con dificultades de atención e hiperactividad, “un trastorno cada vez más reconocido” y “especialmente relevante por el impacto que tiene en las diferentes áreas”.

    Además, ha agregado que la segunda causa más frecuente de trastornos es la ansiedad, ya que hay niños que tienen preocupaciones constantes, y muchas veces como consecuencia de la combinación de los dos síntomas anteriores, aparecen los trastornos depresivos.

    Royo ha destacado que el hecho de padecer trastornos depresivos en edades tan tempranas es de “elevada significación” de cara “a riesgos suicidas”.

    Durante este evento, tal y como ha indicado Royo, también se centrarán en el trastorno del autismo que “es menos frecuente”, así como de los trastornos psicóticos.

    Los trastornos depresivos, según ha indicado Soutullo, son la tercera causa en la muerte de niños menores de 19 años, la mayor parte tienen un componente genético aunque también puede verse influidos por causas ambientales como la pérdida o distanciamiento de los padres.

    Royo, por su parte, ha destacado que los trastornos por hiperactividad, que influyen en que el niño tenga déficit de atención, esté irritable e incluso no rinda en la escuela, “tiene una base biológica muy importante”.

    El especialista ha comentado que a pesar de que se diagnostican muchos casos de este trastorno, todavía hay otros muchos que investigar ya que según los datos del 2007 en Navarra hay 2.700 casos diagnosticados cuando se estima que podrían situarse en unos 3.000.

    Ha subrayado la importancia de que se diagnostique si un niño padece alguna de estas patologías en cuanto se detectan síntomas, así como la necesidad de explicar a los niños y a sus padres qué es lo que ocurre para que éstos apoyen el tratamiento.

    La especialidad de Psiquiatría Infantil y Adolescente no está todavía reconocida oficialmente en España (en la Unión Europea sólo España y Letonia no tienen reconocida esta especialidad). Tras muchos años en los que se ha reivindicado esta especialidad de Psiquiatría Infantil y Adolescente, finalmente parece que va a ser aprobada de modo inminente y se espera que se convoquen las primeras plazas de psiquiatría infantil y adolescente en la Convocatoria MIR (Médico Interno Residente) de 2011.

    Bueno, eso es lo que la prensa ofrecía hoy….

    …Los últimos con Letonia….qué país, madre mía, qué país….., eso sí, luego en fútbol, somos la repera….en fin. Pesimismo reforzado.

    ¿Saben cuál es el lema del citado congreso?:

    “El riesgo de no hacer nada. Prevención. Diagnóstico y tratamiento precoces basados en la evidencia”.

    Riesgo de no hacer nada.

    Prevención

    Precocidad en el diagnóstico y el tratamiento

    Basarse en la evidencia de cara a las actuaciones.

    ……Un diez para los que lo eligieron como lema.

    Saludos.

    PD: Julia: Ánimo. Su sensibilidad y lucidez harán el resto, de lo que humanamente está entregando y entregará a su ser querido. Nadie puede demandarle más.

  77. Julia:

    Gracias Susana por su aclaración a lo de “entonar el mea culpa” , que andaba yo ya buscandole respuesta por la estratosfera y la tenia aquí bién cerquita…. !cosas de la imaginación
    Y gracias Sr. Xenen por sus palabras. Son del todo reconfortantes. A ver s nos “vemos” más alla de las estrellas que ya empiezo a echarlo de menos.

  78. yo misma:

    Alfonso, me alegra tu interés. En el anterior post cuento una experiencia propia, desagradable, y satisfactoria a la vez que decepcionante al pillar mirando por el agujero al investigador y a dos… ¿tutores? No sé… un hombre y una mujer a su lado en un cuartucho de un colegio público hace más de cuarenta años; a los tres les subió la temperatura al verme: estábamos haciendo historia, dijo el investigador, y algún día, si recordaba el experimento de ese método innovador, podría ser famosa. Ji. Ji. Ji. Lo dudó. Lo de la memoria.
    Qué pena. Un caramelo… que pobres somos después de tantos años.
    Todos los niños desaprendemos conocimientos importantes para nuestra trayectoria en la vida, la contaminación espiritual es más densa que la ambiental. El concepto amor está muy desvirtuado, se utiliza sobre todo para el marketing, y no demasiadas personas lo practican, aunque sí muchas lo utilizado como eufemismo para aludir al sexo.

    Aquí veo una iniciativa muy valida:
    3 de abril de 2009
    Nueva York. (EFE).- Los ex Beatles Paul McCartney y Ringo Starr, que mañana actuarán juntos en el Radio Music Hall de Nueva York, se unieron hoy al cineasta estadounidense David Lynch para promover que se enseñe a los jóvenes a meditar en las escuelas.

    … … …

    Las palabras del Amor
    Trascienden la materia
    Para el renacer en la vida

  79. Atenas:

    Veo que el tema inicial de los niños y los caramelos está bastante avanzado, no obstante me interesa y quería comentar algo breve sobre ello.
    Es cierto que nacemos con una predisposición innata, desde pequeños se nos empieza a ver rasgos de carácter. Sin embargo, pienso que no hay nada mejor que crecer en un entorno emocional estable para garantizar el “éxito” en la vida adulta. Las circunstancias y el entorno condicionan a los chavales, y marcan su futuro, o muchos años de su vida al menos.

    Un saludo

  80. pandora:

    A saber lo que les habrían dicho 2 minutos antes las mamás a estos niños para convencerlos de que entren en el cuarto:

    “Cuando entres en ese cuarto, haz lo que el señor te pida”

    o “encontrarás una sorpresa”

    o “no sé lo que pasará”

    o “debes hacer lo que tú quieras”

    o “piensa lo que va a hacer”

    puede que las madres hayan tenido más influencia que los propios instintos de los niños, y seguro que han tenido mucha más influencia en su futuro académico o profesional…

    Mi hijo tiene 4 años, ya me imagino a los niños antes de entrar preguntando: ¿a dónde vamos? ¿y porqué tengo que entrar? ¿quién hay en ese cuarto? ¿porqué entramos de uno en uno y no todos los niños juntos?

    y a las madres con infinita paciencia diciendo: no te lo puedo explicar hasta más tarde, cuando salgas del cuarto te lo explicaré todo.

    No me parece ningún sufrimiento para los niños, que a esa edad están acostumbrados a hacer “lo que les piden” los adultos. Pero tampoco le veo mucho sentido al experimento.

    Saludos.

  81. juan:

    Aclarando, puntualizando, comunicando, entreteniendo, rectificando. . . colaborando.

    O intentando colaborar, que probablemente no sea igual. En primer lugar debo hacerlo conmigo mismo, porque donde dije Moro quise decir Milton, creo, fiándome aun de mi memoria y cuando hablaba de Leviatán me refería al León hobbesiano y no a sus lobos, ahora tal vez sus crías. ¿o era o sigue siendo una prueba?. En segundo lugar, también conmigo mismo, pues creo haberme explicado mal. El Sr Bender alude al tiempo que considero en mi reflexión como si fuera coincidente con la duración bergsoniana del supuesto experimento, pero no estamos refiriéndonos a las mismas entidades. La diferencia entre lo que entendemos en este caso, cada uno de nosotros por tiempo creo que está relacionada con el origen de coordenadas que coloquemos. Si suponemos un origen externo al experimento, podremos situar los elementos que transcurren “dentro” del experimento, como elementos en desarrollo, en evolución, pero que mantendrán para nosotros una misma identidad. Además de esta identidad mantenida se adoptará igualmente la premisa implícita de que el final del experimento coincidirá con lo que nosotros “digamos” que es el final y que será “el mismo momento objetivo” para todos, ya que, con independencia de la forma en que se haga, se hará desde el “exterior” del experimento. Si, por el contrario, colocamos el “origen” de coordenadas de la observación, o, si se prefiere el termino, el “punto de vista” en el interior de cada individuo que se encuentre “dentro” del estudio, está claro que las cosas cambiarán sustancialmente y que sus implicaciones ( múltiples) afectarán tanto a los datos que tomemos en consideración como a la propia filosofía en si que está envolviendo el estudio. Me pareció importante destacar mas lo ultimo que lo primero y por ello me deslicé de pasada sobre ese concepto del tiempo al que la consideración del Sr Bender me invita a retornar. Sin menosprecio de lo considerado en los párrafos anteriores que, si fuera el caso, podríamos desarrollar con la amplitud que pudiera merecer, cuando en el anterior comentario hablo del “trayecto entero” me refiero al trayecto vital por el que discurren las vidas de experimentadores y experimentados. Si cogemos un periodo de 20 años, por ejemplo de los años 40 a los 60 del siglo pasado, o de los 60 a los 80, o cualquiera que se tome, pues, se verá fácilmente que los valores predominantes en el entorno social habrán variado. Lo que es bueno para 1960 quizá no lo sea en el 1980 y en general, podemos considerar que la línea de “idealidad” se mueve con el tiempo según la conveniencia. De modo que, si consideramos un periodo amplio, hay que considerar que la evaluación que hagamos no será continua a lo largo de dicho periodo. No, será, a buen seguro, diferente. Sencillamente porque nuestra percepción de la realidad es cambiante. . . y seguirá siéndolo. Una verdad de Perogrullo que parecemos olvidar sistemáticamente cada una de las generaciones que pisamos el planeta. Cada una de nosotras segura de la “verdad” que afirmamos con rotundidad. . . mientras podemos. Cuando cambian los tiempos suelen llevarse con ellos la mayoría de “sus” verdades. De todos modos, sin olvidar tampoco este aspecto del tiempo cambiante, tampoco era al que me refería. Quería indicar el hecho de que la trayectoria vital de las personas abarca desde su nacimiento hasta su muerte y que el que a uno le vaya bien a los 40 no significa que le vaya bien a los 60 y que, incluso, puede que a uno le vaya muy bien la vida en un plano social, a costa de un profundo desbarajuste en el plano mental, por ejemplo. Porque hay de todo. De manera que para hablar de latín no solo hay que hacerlo de latín. Porque si así se hace, si se habla desde la parcela de una especialidad no se es “imparcial”, serlo obliga a abandonar la parcela. Lo que llamamos verdad “en parte”, podemos también llamarlo “falta de verdad”, o, en roman paladino, falsedad.
    Si, a pesar de lo dicho, adoptáramos la convención de “ver los toros desde la barrera” y fijar la línea de juicio, haciéndola inamovible durante el tiempo que dure el experimento, ya podemos admitir la imagen de estar aplaudiendo el desastre extraordinario de un West Side History proyectado en los mini cines de los años 90, porque el jurado que hubiésemos aislado en los 60 la dotaría de todos los oscares disponibles. No otra cosa podríamos haber observado al detenernos a examinar las proyecciones cinematográficas de los llamados grandes creadores del cine europeo de los años 70, tan ajenos incluso al meritorio concepto del óscar y tan olvidados hoy. No se si me explico. Pero este desfase que le ocurriría al jurado seria también de aplicación a los enjuiciados. De modo que unos y otros, durante el proyecto se ven sometidos a situaciones cambiantes y, lo que es mas significativo, con cambios no extrapolables. No sirve realizar inducciones sobre los cambios de valores entre los años 60 y 80 para determinar que nuevos cambios deberían haber tenido lugar entre los 80 y 2000. Y lo mismo pasaría, lógicamente, para los años venideros. De manera que la afirmación que hacia sobre el tiempo era tan solo una dulce manera de negar la mayor. Educadamente, eso si. No tengo ánimo alguno de polémica.

    Aclarada, espero, la definición en la que encuadraba mi consideración sobre el tiempo, ya de paso, me seduce entrar en una de las polémicas que circulan en algunos comentarios del blog. Einstein ponía el ejemplo del ascensor, creo. Si estoy en un ascensor, venia a decir, y miro la pared, objetivamente, no se si estoy subiendo yo o es el edificio el que está bajando. Si extrapolamos el asunto a la sociedad ¿que pasa?. Cuando un grupo social califica a un niño de hiperactivo, por ejemplo, casi nadie pone en duda que lo sea. Pero, bajo el punto de vista del niño bien puede plantearse si no se encuentra ante un grupo social “hipoactivo”. ¿Suena extraño?. No hay que ir muy lejos, (aunque se puede, con parecidos resultados). Basta leer a Sitting Bull. Muy conciso, concreto y recomendable, por cierto. Si se le hubiera ofrecido la oportunidad de sugerirnos un remedio y hubiese tenido a su disposición tanto psicoterapias como socioterapias. ¿Por cual de ellas creen ustedes que hubiera optado?. Mientras sigamos admitiendo que la sociedad en su conjunto carece de responsabilidad y que los criterios sociales no deben responder a valores superiores a ellos mismos, estaremos ante una paradoja problemática. Y me refiero ante una paradoja científica, pero no inocua. La misma que determina que no puede existir un conjunto que contenga a todos los conjuntos incluido el mismo que los contiene, proyecta al infinito el mismo absurdo que la anterior. Abordar los problemas sociales no exime de hacerlo con los individuales, pero nos llevará a identificar con mayor claridad causas y efectos, porque a menudo lo que en psicología se llama causa, es el efecto de una enfermedad social cuya causa real se disuelve entre los intereses de la llamada sociología. Conviene considerar, tal vez urja, definir y categorizar las clases, tipos y grados de sociopatías. Porque no se habla demasiado de ellas, pero no otra cosa que sus consecuencias ocupan diariamente las portadas de los medios de comunicación. Y, probablemente, no otra cosa que esas mismas consecuencias, acallen igualmente las voces que podrían esclarecerlo.

    La Sra. Susana hace una cita implícita de Deleuze/Guetari. Venían a decir (en “el antiedipo”, quizás) que “una cosa funciona, luego es”, afirmación que, sin embargo, no excluye, aunque lo parezca, su proposición complementaria: “una cosa no funciona, luego no es”. Porque puede darse el caso de la siguiente proposición: “una cosa no funciona( ahora; sin embargo antes funcionó), y, no obstante, aun sigue siendo. “. O sea, pura inercia. Puede fallar el rotor principal y, sin embargo, al quedar fuera de nuestra visión, percibiríamos el fallo, tan solo, en los circuitos perimetrales. Pero no olvidemos que nada es bueno, sino a un fin. ¿o no?. En fin, pura relatividad o relatividad pura. Que al gusto de cada cual sea.

  82. FERNANDO PLAZA RUIZ:

    La prueba del caramelo me parece mas un metodo para doblegar al niño, creo que la educacion tiene que estar basada en hacer que los niños aprendan a conocerse a si mismos. para sacar lo mejor de si mismo que todos tenemos.

    Un saludo

  83. Xenen:

    Hay muchos comentarios en los post, de rechazo conceptual hacia el estudio. Unos basados en unas consideraciones, y otros en otras. Procuraré no evaluar el rigor que veo en cada una de esas perspectivas, y me lanzaré, ya que parece que entramos en el sprint final (queda poco para la siguiente entrada de Don Eduard…), a su defensa numantina, no sin dejar de advertir que alguna razón sostiene las críticas (son muchas y diversas), y que lo hago para equilibrar algo la balanza. Quede claro que NO conozco el informe del estudio, así que lo mío parece más un acto de autolisis intelectual, pero por similitud con otro tipo de estudios me atrevo a aventurar:

    Lo primero que tenemos que ver, y que parece se ha olvidado por algunos, es que el estudio analiza tendencias colectivas, y que no pretende establecerle, con pelos y señales, la línea de futuro a nadie. Ten-den-cias…de…gru-po. Aquí no se hace futurología ni quiromancia.

    Segundo. Las diferencias ambientales que puedan existir entre los diferente niños y que dependen de una enormidad de factores (clase social, número de hermanos, vivir en ambientes urbanitas o rurales, etc. etc., etc…) se habrán intentado eliminar al máximo mediante un número muy grande de casos a estudiar, eliminado el error aleatorio, en donde además, he de suponer dado lo prestigioso de los que han elaborado el estudio, que se ha intentado obtener una muestra poblacional muy homogénea (o “neutralizada”) y sin sesgos de selección.

    Tercero. Pasa lo mismo con los posibles condicionantes que los padres hayan podido introducir en los niños justo antes del estudio, al hablarles de él. Unos les habrán dicho una cosa, otros otra diferente y otros nada o muy poco. Lo importante es que al ser el número de casos estudiado tan grande, estas diferencias, de cara al efecto de tendencia final, tenderán a anularse. Tampoco me extrañaría que se hubiese instruido a los padres de una forma más o menos homogénea sobre qué decir o hacer a los niños antes de la prueba. Y, en éste caso, estamos en las mismas.

    Cuarto. Lo más relevante no es todo lo anterior, sino darse cuenta que a todos los participantes se les ha puesto ante la misma situación. Ese es el quid de la cuestión. Si el estudio está bien hecho, las indicaciones de las personas que decían a los niños lo que debían hacer , seguramente estaban calculadas al milímetro, y sin grandes diferencias entre unos y otros. Miles de personitas diferentes ante la misma tesitura. Y una tesitura en la que apenas hay 2 posibilidades de respuesta (…vale, hay más, como lo de chupar y volver a dejarlo, etc…pero siguen siendo limitadas). La cosa tiende a dicotómica. Y aquí el error sistemático es mínimo.

    Quinto. La evaluación posterior, la del seguimiento evolutivo hasta la edad adulta es mucho más complicada, porque la evaluación del deterioro no es fácil. Supongo que se habrán predeterminado los parámetros de evaluación del deterioro en base a criterios fáciles de discernir (por ejemplo, tipo Sí/no: ¿es consumidor de drogas?¿se ha divorciado o no ha encontrado pareja?¿ha estado en la cárcel? Etc). Existen otras formas de intentar definir el deterioro, mediante la realización de diversos test, en donde se puede evaluar también el deterioro subjetivo, aunque son más complicados. Aquí, sin embargo, sí veo mayor posibilidad de “ruido de interferencia” (posibilidad de error sistemático y no sólo éste), y aquí los autores ya no pueden seguir confiando en el gran tamaño muestral para superarlo. Pero estoy seguro que estas circunstancias ya las han tenido en cuenta.

    Sin embargo, no veo nada malo en el aspecto temporal del estudio, pues la evolución de la muestra discurre en paralelo a través de los años. No veo yo aquí, problema ninguno.

    El tema de la causalidad sigue pendiente, aunque para mí tengo claro, que la impulsividad, por sí sola si está elevada, es factor a tener en cuenta para explicar muchas cosas.

    Tampoco me parecen de recibo las críticas que pretenden ridiculizar lo que se nos presenta aquí sin conocer la sustancia del asunto. Y tampoco entiendo como la prudencia de quienes emiten esos juicios no les hace detenerse antes de emitirlos. ¿No son conscientes de dónde les está viniendo la información?. Critiquen con rigor, que es cosa buena, el método o las técnicas, que es de lo que sacaremos provecho. Lo demás sirve de bien poco, como no sea para evidenciar su imprudencia y/o desconocimiento.

    Donde yo vería más problema en el estudio, es en realidad en el principio. Es decir, en plantear la decisión de comerse el marshmallow , como definitoria de la presencia de un grado de impulsividad superior a la media.

    Si mi intuición no me engaña, es muy posible que esto haya sido evaluado previamente en otros estudios.

    Voy a ver si encuentro algo de esto por la red.

    Saludos.

    (PD: recuerden…tendencias de grupo…nada más…o nada menos)

  84. pandora:

    Mire Xenen, le voy a acompañar en el sprint.

    En primer lugar, puede ud. hacer de abogado del diablo todo lo que quiera, pero yo, personalmente, no dudo tanto de las técnicas del estudio (que también) como de las deducciones de este señor tan presigioso, que probablemente en otros estudios habrá estado mucho más acertado.

    Lo que él en sus conclusiones llama impulsividad, para mi (también como tendencia de grupo) sería iniciativa. El niño se lanza a comer el caramelo, aceptando las consecuencias que eso conlleva (porque ya las sabe).

    Sin embargo, yo no me atrevería a decir que lo que pase con este grupo de niños en el futuro depende de su impulsividad (o de su capacidad de iniciativa). Para ello me plantearía comprobar varias veces en distintas edades si esta tendencia se mantiene (la verdad no se si el estudio se hizo así o no).

    Por último, como puede ud. relacionar esta característica de los niños, con lo bien o mal que les vaya en el futuro, si cada uno posee además de esa, otras muchas características que le influyen y, no sólo eso, sino además, cantidades enormes de condicionantes de tipo social o cultural. No puede ud. eliminar del estudio todos estos sesgos de un plumazo diciéndo que es una población homogénea.

    Para mí es como si dijera que se puede estudiar las tendencias de un grupo, sabiendo si se hecha una cucharada o dos de azúcar en el café.

    Por último, creo que no hace falta ser un cerebro andante para opinar sobre el estudio con mayor o menor tino. Espero que no moleste la crudeza de mis palabras. Aunque a veces sea un poco radical, entiendo que todas las opiniones me pueden aportar algo, no soy necia en ese sentido.

    Saludos.

  85. Xenen:

    Me va a disculpar, Doña Pandora, pero me limito a hacer defensa numantina. Yo de leyes no sé apenas nada, y si lo supiera, no elegiría a tal ente malévolo por cliente.

    ¿Iniciativa es para usted igual que impulsividad? ¿O me está diciendo que lo que mide el comerse el marshmallow es la iniciativa y no la impulsividad?

    A la primera pregunta, le digo que para mi, que son dos cosas distintas (para el diccionario de la Real, también).

    A la segunda, sinceramente, no sé decirle. Creo que se medía impulsividad, y si así lo han hecho por algo será. (si conociéramos bien el estudio, nos podríamos plantear si eso es correcto o no. Como lo desconozco, asumo lo que nos dice Don Eduard en su entrada, como correcto, dado que algo de credibilidad me da éste apacible caballero.) En cualquier caso, le repito el párrafo al respecto que ya introduje en mi anterior post:

    “Donde yo vería más problema en el estudio, es en realidad en el principio. Es decir, en plantear la decisión de comerse el marshmallow , como definitoria de la presencia de un grado de impulsividad superior a la media.”

    La pregunta que debe responderse usted, y que su planteamiento elude, es si acepta el hecho de que un grado de impulsividad elevado tendrá impacto en la evolución de la persona. Aquí no se está diciendo en ningún momento que su futuro, así en absoluto, tal y como lo plantea usted, esté completamente definido por esa característica, sino sólo que le afectará en cierto grado (puesto que se supone de la impulsividad un carácter innato difícilmente modificable…). Grado que, evidentemente, podrá verse modificado ( o no) por todas las demás circunstancias de su vida (internas y externas), pero grado de impacto que el estudio califica como importante a tenor de los resultados.

    Ésta idea de hablar de “determinación” en lugar de “condicionante”, que no sé de donde ha salido, ha estado pululando por toda nuestra discusión, alterando el debate de fondo, a mi entender ( y puedo estar equivocado, pero no lo creo).

    Usted misma habla de otro tipo de condicionantes (sociales o culturales, explicita) a los que parece dar más relevancia que a la impulsividad innata. ¿existen o no existen los condicionantes? Si existen ¿Hay algunos más importantes que otros? ¿Son los condicionantes internos, genéticamente derivados en un grado notable, más relevantes que cualquiera de los externos? ¿podemos hablar de esto en términos absolutos?

    Yo pienso que no se puede hablar en términos absolutos. Pero también pienso que los condicionantes internos son de mayor relevancia que los externos, puesto que, entre otras cosas, son permanentes (activa o latentemente) a diferencia de los externos que no tienen porqué serlo (habitualmente son manifiestamente variables). Esto no significa que los condicionantes internos (como la impulsividad) avoquen necesariamente a la persona a nada, pues la interacción entre todos ellos (internos y externos), siempre muy compleja, pueden, en ocasiones, “vencer” la tendencia.

    Su último párrafo me deja dubitativo. Mire,… yo no quiero ir de sabiondo por la vida, entre otras cosas porque no me considero, ni soy, sabio de nada. Pero así como yo tengo la prudencia de callarme cuando hay cosas de las que no sé (o manifestarlo así para que quienes saben me puedan aclarar las cosas), hay personas que no lo hacen. Yo las leo, me parece muy bien, que cada uno diga lo que quiera mientras no falte al respeto a nadie….Pero parece que está permitido desprestigiar ideas o estudios realizando un juicio de valor sin argumentarlo. A mi esa actitud no me parece correcta, y me reitero en ello.

    Si no somos críticos con las ideas, de una manera argumentada, no conseguiremos sacar nada en limpio de estos debates, que creo es lo interesante.

    Conocer otras perspectivas es bueno, pero ¿acaso no es lícito que te pregunte porqué me dices lo que dices?…creo que esa es la única forma de aprender.

    El dar por bueno lo que cualquiera pueda decir sin argumentar (en éste tipo de debates, o en todos en general), no es respeto,… es no respetarnos a nosotros mismos ni a nuestra inteligencia. (Respeto es dejar que el otro lo diga y escuchar lo que dice).

    A buen seguro habrá visto o participado en otros blogs científicos (y creo que éste lo es…al menos en parte), donde los participantes no se andan con tantas contemplaciones con determinados tipos de planteamientos, y es precisamente por eso.

    Saludos.

  86. julia:

    La asepsia ideologo-política debe regir el principio de cualquier experimentación científica y como tal creo, en el que aquí ha dado origen a este debate y en el cual se encuentran a mi entender, posturas asépticas también y muy ilustrativas por las cuales felicito a los autores de sus respectivas entradas.

    Saludos

  87. La Esfera Cultural:

    Sr. Punset: me cuesta mucho adular a la gente. Pero usted por mi parte se merece unos caramelos. Felicidades por lo que nos deja. No pare hasta el último día.

  88. pandora:

    También quería decir que para un niño de 4 años esperar 15 minutos él solo en un cuarto con nada más que mesas y sillas es la misma sensación que dejar a un adulto solo pensando durante 2 horas. Sin saber calcular el tiempo, la espera les debió parecer eterna, probablemente muchos niños pensaron que no merecía la pena.

  89. sonia:

    Este reduccionismo me parece esperpéntico. Reducir el comportamiento humano a una única variable es desolador. Sobre todo por que a medida que el ser humano crece el número de variables para tomar decisiones es cada vez mayor por lo que la complejidad a la hora de la toma de decisiones es cada vez mayor. Este es el motivo de que muchas personas vivan en “un sin vivir en mi” pues quiere una cosa que no sucede pero se ven arrastradas por lo que piensan que en realidad deben hacer.

    En fin este experimento puede hacerse igualmente a adultos y hacerles que descubran una bolsa llena de billetes ¿qué harán? Es difícil responder, unos pensarán que les resuelven sus problemas, otros que aunque les resuelven sus problemas en realidad pertenece a otra persona, otros pensarán que solucionan los problemas de los pobres y lo entregarán a una asociación benéfica, en fin la respuesta emocional-racional puede ser variada, EN FUNCI“N DE LOS VALORES QUE PREDOMINEN EN UNA PERSONA, en los niños, a otro nivel es exactamente igual, YA POSEEN VALORES, que determinan su RESPUESTA EMOCIONAL-RACIONAL. Pero por favor, somos moldeables, un niño de 4 años está en plena fase de formación de su personalidad y pueden suceder en su vida infinidad de acontecimientos que condicionen su manera de ver, de vivir y de actuar en el mundo. Por ejemplo, la muerte de un ser querido, una guerra, el nacimiento de un hermano, la separación de sus padres, unos profesores maravillosos o desastrosos, una canguro maltratadora… y un largo etcétera que moldearán sus valores haciendo que su respuesta emocional-racional cambie.

    En fin estoy en desacuerdo con estos reduccionismos, la vida es larga y compleja somos esponjas, por lo menos hasta la adolescencia, aunque después los valores se vuelven rígidos. Pero estrangular a las personas desde la infancia me parece desalentador, dejemos que la vida cree y moldee a las personas, como moldea al resto de seres vivos.

    Hagamos el experimento cuando el niño ya se ha artado de dulces… seguro que la respuesta es distinta… claro las prioridades han cambiado. Además no sabemos el valor que para cada niño tienen los dulces… En fin me parece un razonamiento simplista.

  90. Susana:

    Sr. Juan,

    Quizá salió la palabra clave “Sociopatía”. Podemos remitirnos, entonces, al texto de G. Dragnus “Problemas de la definición y comparación de la conducta anormal entre Culturas”. El nivel de Globalización alcanzado nos obliga a hablar de Sociopatía en estos términos. Como anteriormente se ha apuntado, si no tenemos un criterio de “normalidad”, el cual debiera sobrepasar cualquier frontera cultural en nuestros días, ¿Cómo podemos identificar con rigor satisfactorio la Sociopatía? ¿Las investigaciones en esta rama se encaminan hacia la búsqueda de un criterio pancultural o “etic” de anormalidad? O simplemente nos limitamos a “salir del paso” local

    Esta cuestión es fundamental, porque “(…) el futuro de la investigación sobre psicopatología puede quedar establecido por referencia a las distinciones entre criterios de anormalidad “emic”, ligados a una determinada cultura, y criterios “etic”, universalmente aceptables”. ¿No sería éste el correcto planteamiento para poder obtener resultados en los cuales la interrelación y los correlatos “ambiente-organismo” quedan, entonces, debidamente tenidos en cuenta? ¿Es el niño que tiene un problema porque la Sociedad Referencial no se ajusta a sus necesidades? “ ¿ Es la Sociedad que tiene un problema porque el niño no se ajusta a las suyas? ¿Es el niño al que hay que modificar …. O tal vez la Sociedad? ¿tal vez ambas? (con ello quiero remitirme a su muy acertada analogía de “quién es el que se mueve”)

    Sin embargo, desde un punto de vista más “trascendentalista” podemos dar cuanta de otra palabra clave, justo al final de su exposición, a saber,” fin”. Supongo que ha querido usted darle el sentido “Télos”. Palabra ciertamente controvertida a lo largo de la Historia del Pensamiento y donde se encierra el anhelado Sentido de la Vida o la Intencionalidad. Es un término, entonces, que nos obliga a plantear esta cuestión desde un árbol más alto y desde el cual todas mis exposiciones adquieren algún sentido. Ya no hablamos tanto de Sociedad Global (o sociedades implicadas) cuanto de Especie. Y he aquí donde podemos remitirnos a la “vena” más “lamarckiana” de Gould, donde la cuestión del Campo Cognitivo queda limitado por la jerarquización de la Vida, o, dicho de otro modo, por nuestra visión “categorial” donde la definición de Individuo u “Organismo” queda determinado por la perspectiva de la investigación (podríamos mencionar los siete niveles o grupos convencionalmente establecidos). ¿Podemos considerar que existen márgenes de sostenibilidad marcados por la “Vida” de cada Organismo que hace bailar en el “Télos” de la misma a los Organismos que la constituyen? Es en este sentido, mi reiterada mención a la “Matrioska”, y mi acepción del Ser, desde donde la Vida se manifiesta. He aquí el punto de vista desde el cual desafiaba a la mismísima falacia naturalista de Hume, pues en cierto sentido, la Naturaleza adquiere, entonces, pautas del “deber Ser” desde el Principio del Ser, esto es, teleológicamente ser. Y desde esta perspectiva, insisto, ¿Existen pautas que marcan los márgenes de nuestra Sostenibilidad como especie? En tal caso, es evidente que esta “Semiosfera Azul” no marca la nuestra, puesto que como mínimo, la hemos trascendido. ¿Ignoramos señales que nos dan cuenta de nuestra insostenibilidad y estamos, por ello, sentenciando nuestra existencia? ¿Es quizá, un primer paso el establecimiento de la Especie humana, al cual no hemos llegado aún, pues no existe re-conocimiento, y dado nuestra condición de Conciencia como Sujetos Existenciales Cartesianos (ECS), sólo así podría quedar establecida? ¿Podría subyacer aquí, en este Re-conocimiento (“Isontonomía”), la “Inercia” esencial de nuestra progresiva Conexión, Colonización, Condensación o “Sístole” a lo largo de nuestra Historia? ¿Nos encontramos, quizá, en un punto de Colapso, donde nuestras “elecciones” pasadas rinden cuentas en una situación Globalizada Insostenible (quisiera recordar nuestra trayectoria Imperialista e Uniformadora, “ego super alter”, escogida desde nuestro libre albedrío).

    Es en esta acepción del Ser donde radica la Simpleza Suma, a la que me refería. Lo extraordinario o lo complejo no es tanto el Ser o la Vida cuanto el Ser “fragmentado que es capaza de verla. La vida es simple, funciona= Ser, y si no, se extingue= No-ser, lo extraordinario es verlo (o apreciar su complejidad), esto es, el Ser o No-ser desde el más puro cuestionamiento “Hamlet”. Y es en este punto, que quisiera hacer distinción, muy importante para mí, entre Ser y “Es”, y quisiera dar cuenta, Sr. Juan, que no podemos decir “No-es”, puesto que el Humano conoce en Ser (Atributivo, Manifiestación, Efecto, Accidente, Codificación, Proyección) jamás en “Es”. Aunque digamos “No- Es” se sigue aludiendo a la atribución (no es algo), esto es, “No ser”. “Es”, desde la perspectiva lógica de la existencia, no puede hacer referencia a otra cosa más que al “Ser”, pues así conocemos (al menos si, efectivamente, somos). En qué medida el “Ser” coincide con “Es”, es algo, que jamás podremos conocer, al menos, si seguimos Siendo.

    Es decir, no se puede dar un “País de la Inexistencia” o de vacío donde van a parar los Seres (materia=condensación energética) cuando dejan de Ser. La inexistencia de algo (atributivo) radica en No-Ser, la Inexistencia, propiamente dicha, es una falacia. La inexistencia es un accidente del Ser (No-ser), jamás el “Ser”=”contradictio”. No se puede dar la identificación No-ser = Inexistencia (así como la de Ser=”Es”, por lo anteriormente argumentado). Sin embargo, Sólo de lo que “ES”, Continuum, se puede hablar, pues somos sujetos existenciales (desde el Ser). EL Ser sujeto existencial es principio de la “mutilación” de “ES” (Ser). Único Ser cognoscible sin atributos alza su mirada hacia el conjunto “No ser”, “no ego de Russel”, Objeto existencial, que le hace caminar, pues no conoce todo lo que existe, ni existe todo lo que conoce (No-ser), siendo ésta la danza de la Transformación, del Movimiento mismo, como el Fuego, no hay movimiento, SOMOS el Movimiento, Evolución, “discontinuum” (pues quizá no sea tanto la Existencia “Es” lo que se mueve, cuanto nosotros “Ser” los que nos movemos, en la Existencia “Es” ¿hiriéndola para poder verla? )

    (PD; Tenemos un “Regalo Cuantitativo” de unos 50 años de tiempo, según Punset, de Esperanza de Vida, y sin embargo la Calidad de ésta ¿Se ha tenido en cuenta? Resulta paradójico que pudiera convertirse, tal “Presente” en la Sentencia que no condene a No-ser)

  91. Acm:

    A mí lo que me admira, inquieta y sorprende es comprobar con gran frecuencia, aquí casi constantemente, cómo ha llegado a ser la mente tan vivaz e inquisitiva proviniendo tan sólo de rayos y materia inerte.

    Saludos muchos

  92. juan:

    He de agradecerle que empiece usted a desplegar las cuestiones como el abanico mágico que debía originar los árboles en el jardín de las Hespérides y que hacían, con ello, grata la existencia humana. Ser y no ser se conjuntaban entonces, al disgregarse, conjuntándose de nuevo en entidades místicas, cuya existencia dependía de las oscilaciones cuánticas, ocultas a las miradas escépticas. Lo que era retornaba entonces al verbo, pues no existía sino perteneciente a un tiempo, desde el cual se percibía. Y, sin él, sin el tiempo, las espirales, las ondas senoidales, las funciones de y=mx2, los enigmas que ahora onda, ahora partícula, intrigaban a los físicos, no menos que lo hacían a los filósofos la posible diferencia, si es que la había, entre el innerwelt y ausserwelt se transformaban en estáticos círculos, los que fijados en un adicional grado de libertad se podían considerar fijos átomos, pura estática sin estructura ni gestalt, sin desarrollo. De ahí surge la imagen especular de que el yo es simultaneo con el no yo, que uno y otro carecen de existencia por separado. De modo que la respuesta a la psicopatia-sociopatía no puede ser sino única. Si lo que nos acontece, entra en nosotros como los vehículos que giran alrededor de una rotonda buscando su salida y de ese modo el circulo inactivo, estático, pero ordenador del tráfico, constituye no solo la rotonda, sino igualmente la neurita, significa que lo que nos acontece es, en realidad, lo que somos. Punto de confluencia entre lo inescindible que constituye el interior-exterior, la neurita y las dendritas. El no-ser que nos constituye como un conjunto mas estrecho que el restante y amplísimo No-Ser que resta y al, que, sin embargo, tampoco somos enteramente ajenos.

    Limitados como estamos a volver al cauce que nos posibilita el contacto, retornaremos obligados, pero no sin antes dejar constancia de que la belleza es, al menos para mi, una manifestación mas de la verdad. Y en ello, espero, creo, concordamos.
    La ironía de los filósofos al llegar al conocimiento inefable es descubrirlo idéntico al que poseían quienes los precedieron, de modo que , como las funciones físicas que antes citábamos, parecen girar, vistos desde afuera, manteniendo la misma distancia del inaccesible centro que los condiciona. Pero, ¡ay! también esto aleja de una cuestión que nos condiciona enormemente e imposibilita un sugerente vuelo. Atengámonos pues, en la medida de lo posible, al objetivo propuesto.

    Creo que el experimento citado pertenece a los de esa clase que muestran tan solo una ínfima parte de lo que ocultan. Por eso tiendo a observarlo invirtiendo la mirada. Si, por mi parte, sugería la conveniencia de establecer los que entendemos por “normal” con la intención de poner de manifiesto no solo la parcialidad con la que se construye la definición de corrección social, siempre dependiente de la época en que se inserte y de los poderes dominantes que dicten (explicita o implícitamente) sus criterios de lo valido, sino también otros dos factores que lo condicionan, a mi entender: uno, la normalidad comprendida en un entorno proximal a la moda, a la media aritmética a la que, en el fondo, nadie se ajusta, dando con ello razón de ser a la estimación de que el conjunto de lo estrictamente normal, no es sino un conjunto vacío. y dos: la admitida existencia, sin excesivo debate previo, del concepto-también implícito aquí-de lo que se dio en llamar inteligencia emocional. Esto ultimo no es circunstancial, ni complementario.

    En el ejemplo propuesto se dice intentar establecer la relación entre los frutos futuros, resultado de la inteligencia emocional y la capacidad inicial de “`poner bridas” a los impulsos emotivos que tienden a satisfacer de inmediato las necesidades surgidas. Y lo hace de un modo que parece extender y ampliar lo que hacemos cuando enseñamos a un bebe o a un animal domestico a retener la satisfacción de sus necesidades hasta algo mas tarde. Ya se sabe, hay que comer a su hora, etc. Sin embargo, queda implícito el hecho de que el experimento no se limita a esto, pues, en tal caso, no merecería la atención de la audiencia o del programa. Si lo hace es porque “se deja suponer” que va mas allá, que lo que realmente está midiendo la capacidad de espera es lo que se da en llamar “inteligencia emocional”.

    El termino en sí merecería una consideración aparte, ya que, de una tacada hemos sustantivado un adjetivo calificativo y le hemos permitido con ello adjetivarlo con términos que pueden incluso contradecir al sustantivo original. Piénsenlo.
    La capacidad de desenvolvimiento social puede que merezca un termino propio, y, personalmente no veo justificada la conexión entre esa capacidad de desenvolvimiento social y la inteligencia. ¿era La Rochefoucault mas inteligente que Proust?¿ Descartes aun menos inteligente de lo que resultaría un desafortunado Kierkegaard?¿en que niveles de subnormalidad intelectiva emocional colocaríamos a un solitario Nietzsche?¿la relativa prepotencia con la que se movía nuestro Ortega en su momento era una señal añadida a su demostrada inteligencia por tierras germanas?. ¿La inteligencia puede ser la falta de ella?. Por dios, seamos serios.
    No solo excluimos de la inteligencia de ese modo a Sócrates, envenenado por faltarle la emotiva, sino a Heráclito, e incluso a Hermodoro. ¿quien queda pues?. La sociedad. El temido Leviatán en su rostro menos fingido, Sra. Susana.
    Si dejamos que sea ella la que enjuicie lo bueno y lo malo, hará, lógicamente, que la definición coincida con sus intereses. Oiremos decir que “lo bueno es lo que la interesa” y, por el contrario, “lo que no le interese será malo”. Y esto no es que me parezca, a mi desde la subjetividad de mi individualidad especifica, ni bueno ni malo, Ni soy quien. ¡faltaría mas!. Ya se han hecho estas afirmaciones desde el positivismo sin haber creado con ello mayores alborotos. Incluso hubo quien puso el ejemplo de que a aquello a lo que se acercan muchas moscas, . . no siempre es bueno. . . bueno, salvo para las moscas. Cervantes hablaba de los perros y los caballos. . . Pero parece como si a nadie (¿inteligencia emocional?,Sr Goleman) le haya llamado la atención que los intereses que se llaman sociales hayan solido coincidir frecuentemente con los de sus próceres.
    Si ambos fueran semejantes, lo que hoy llamamos obediencia, podría haberse denominado en el pasado servidumbre, y pasaría a desear designarse en el futuro “inteligencia”. La presente coletilla de emocional caería mas pronto que tarde, por su propio peso. Y esto es, o debería ser, preocupante para una especie, la humana, que, a día de hoy, consigue aun expresarse, aunque sea un poco.

    Lo manifiesto de la prueba es lo que oculta. Creo recordar un programa anterior en el que se intentaba establecer la relación entre la inteligencia de los niños y su capacidad para mentir. En este caso se les decía que se les daría un juguete si eran capaces de no mirarlo hasta que volviera el tutor. Se les hacía esperar un rato mientras eran observados a través de un espejo. Luego entraba el tutor y preguntaba si lo habían mirado. El estudio decía poder establecer una relación entre la inteligencia (¿emocional?) de los niños y su falta de escrúpulos para mentir creíblemente. (Por cierto, ¿no hay contradicción entre ambos estudios?). Pero atrevámonos a extrapolar el estudio a los adultos. Cambiemos los caramelos por un paquete conteniendo 1.000 euros. Y hágameles, si se quiere la misma pregunta que a los niños. . . Vale. Ahora cambiemos el paquete y pongamos en él 10.000.000 de euros. Creo que ustedes y yo sabríamos exactamente que ocurriría en cada caso. Lo acabamos de ver a proposito de la crisis financiera. La pregunta es fácil: ¿que miden estos estudios?. La respuesta, compleja. Teleológica, si lo prefiere.
    Un saludo.

  93. Xenen:

    A mí lo que me parece simplista y esperpéntico es que después de todo lo que aquí se ha dicho nos aparezca alguien tardío reiterando la monserga del determinismo. Los dedicados a la poesía, realícenla en sus ámbitos, y dejen a la ciencia hacer ciencia. Abran los ojos, agudicen los sentidos y estén dispuestos a escuchar y razonar, para poder hacer frente a lo que aquí se les dice. Pero no intenten hacer ciencia con poseía, pues tal cosa es estéril.

    Si tales requisitos no se cumplen , tomen billete de vuelta a sus paradisíacas islas alejadas de la razón y la verdad científica …. y manténganse inconscientemente felices, que nadie les obliga a bregar en esta batalla.

    Mezclar churras con merinas parece ser deporte practicado por muchos.

    Lo único que echo de menos es algún otro compañero de fatigas , a este lado de la trinchera. Los aspectos más relevantes del estudio se han perdido ante la marea de desconocimiento e indignación basada en prejuicios injustificados.

    Que sepan, si alguno está interesado todavía, que el experimento del malvavisco está aceptado por personas como Daniel Goleman, que son referentes mundiales en el tema de la educación emocional. En resumen, el estudio que analizamos aquí, tiene que ver con el autocontrol y el ser capaces de aplazar la gratificación.

    No me queda más que esperar al consiguiente programa de redes donde se nos exponga el estudio y sus resultados. Espero que alguna persona más llegue a ser consciente entonces de lo que se nos dice realmente, y acepte sus consecuencias para actuar mejor.

    Saludos.

  94. Xenen:

    Otro artículo de prensa fresquito:

    “El trastorno de déficit de atención tiene consecuencias brutales, puede arruinar la vida de un niño y su futuro”

    Biederman, presidente de los Programas de Investigación y Clínicos sobre la Psicofarmacología Pediátrica y el TDAH en Adultos del Hospital General de Massachusetts, pronunció ayer la conferencia magistral de la 44ª Reunión de la Asociación Española de Psiquiatría del Niño y del Adolescente, que concluyó ayer. Caracterizado por hiperactividad, impulsividad e inatención, este trastorno afecta a entre 2.500 y 3.000 niños navarros, de los que sólo 500 están diagnosticados.

    -¿Cuáles son las causas de los trastornos de déficit de atención? ¿Se pueden considerar, de forma metafórica, una pandemia mundial?

    La mayoría de los casos, hasta el 80% tiene raíz genética. Es un problema común, afecta a entre el 5% y el 10% de los niños, pero esto no significa que sea una epidemia. Lo que ocurre es que antes había una negación del problema y con el paso del tiempo se está reconociendo su existencia.

    -¿Se han producido avances decisivos en su investigación?

    Queda mucho por investigar, pero en los últimos diez años ha habido una auténtica revolución científica con la explosión de la investigación de neuroimagen, documentación muy clara de qué centros cerebrales están afectados por el TDAH, y con estudios genéticos que han identificado varios genes de riesgo, es decir, personas con mutaciones que pueden vivir una vida normal pero con más peligro de padecer este problema. Tenemos esperanza de que haya nuevos avances.

    -Hoy en día ya no hay debate entre los médicos sobre si esta enfermedad existe.

    No, ninguno.

    -Sin embargo todavía hay resistencia entre padres y médicos a aceptar el diagnóstico y medicar.

    La postura de la sociedad es muy negativa a la hora de admitir problemas biológicos emocionales en los niños. Además, hay miedo al tratamiento, no sólo en los padres, sino también entre facultativos. La idea de medicar a un niño no es muy popular y muchos psiquiatras infantiles no tienen preparación para emplear medicinas. La mejor manera de evitar prescibir un tratamiento es decir que el niño no tiene nada.

    -¿Sería interesante contar con una prueba médica que confirmara el diagnóstico de forma irrefutable?

    Hoy en día el diagnóstico es completamente clínico. Sería importante tener pruebas de laboratorio que lo confirmaran, sobre todo, en casos atípicos, cuando el niño no es muy hiperactivo, por ejemplo. Creo que en cinco o diez años tendremos algo en neuroimagen o genético. Ahora bien, los síntomas del TDAH, en general, son muy claros, están definidos y no requieren nada más sofisticado,

    -Si son tan obvios, ¿por qué hay tantos casos sin diagnosticar y se tarda hasta siete años en hacerlo?

    No sé. Mi opinión es que esto se debe a los prejuicios de la sociedad respecto al tratamiento y de los enemigos de la psiquiatría infantil, que banalizan el problema. Los niños con TDAH y sin tratamiento no aprenden y baja su nivel intelectual 20 puntos. Lo que sabemos, según estudios de seguimiento, es que el trastorno tiene un pronóstico muy malo para la vida adaptativa del niño, tiene consecuencias brutales. Quiero recalcar que la oportunidad de aprender en la escuela es como un tren, sólo pasa una sola vez en la vida. Este trastorno arruina la vida.

    -¿Son tan graves las consecuencias en la vida adulta?

    Terribles. Los adultos tienen problemas en el trabajo, los despiden porque no pueden concentrarse, si uno carece de educación las probabilidades de tener un buen trabajo son menores, la vida familiar también se ve afectada, con más divorcios y separaciones porque no prestar atención a la pareja tiene un precio muy alto, así como la vida social porque el paciente no puede concentrarse en las conversaciones. También corre riesgo de sufrir problemas con el alcohol, el tabaco y accidentes de automóvil, ya que conducen impulsivamente.

    -¿Se está diagnosticando en adultos?

    Son casos de pacientes que tenían el trastorno de pequeños, porque el TDAH comienza en la niñez, pero no les fue diagnosticado. Durante muchos años se creyó que el problema desaparecía en la adolescencia cuando lo que ocurre es que en esta etapa los niños se vuelven generalmente menos hiperactivos, aunque los problemas de inatención, de no concentrarse, continúan.

    -Es una enfermedad que causa no sólo sufrimiento sino también perjuicios económicos.

    Según mis estudios, la pérdida de sueldo en EEUU es de 10.000 dólares por año de promedio, 50.000 en caso de profesiones liberales. Tiene un coste en la fuerza trabajadora enorme. La persona con TDA pierde un mes por año de trabajo. El 50% de los pacientes está en paro.

    -¿Se pueden curar o prevenir?

    No. Se puede identificar tempranamente y lograr así que el niño sea mejor estudiante y tenga más confianza en sí mismo. El tratamiento es sintomático y crónico.

    -Un niño al que se diagnostica este trastorno, ¿lo tendrá siempre?

    No todos. Más de un 60% lo tendrán en la edad adulta y en el otro 40% remitirá, no sé sabe muy el porqué.

    -¿El tratamiento siempre es farmacológico?

    Es el más potente, aunque algunos niños necesitan apoyo educativo y psicológico.

    -¿Son tan fuertes los medicamentos como para tenerles tanto miedo?

    Hay que tener más miedo a la condición que al tratamiento. Las medicinas tienen que ser fuertes, si no no serían medicinas, pero son muy eficaces y seguras, no son peligrosas, aunque no son vitaminas, entiéndame. En este caso el beneficio es mucho más alto que el riesgo.

  95. MARcIANO:

    yo creo que lo mejor es la iniciativa es el interes que despierte a la madre en todas estas cuestiones, que agudice sus sentidos y aprenda a compensar de forma flexible las experiencias durante el desarrollo, a aprender al mismo tiempo que enseña, la empatia y, de alguna forma el caracter de la madre, saber esperar la recompensa.

  96. Susana:

    Estimado Sr. Xenen,

    Entiendo su berrinche (en el que intuyo algo de arrebato) y ruego no vea que se subestima el Beneficio de la Ciencia. No arremata usted contra la Poesía, Sr. Xenen, pues aún las más intrincadas Formulaciones resultan Poesía, pues ¿no son acaso una Creación? ¿No son, acaso, Arte?

    No creo se ponga en entredicho el método científico ni sus resultados, sencillamente, la experimentación de un Objeto tal como la Conducta Humana (no nos olvidemos) requiere tomar en consideración un Universo cuyas variables sobrepasan, en gran medida, las que puedan controlarse en una “Sala con caramelos”. La experimentación e investigación de las conductas animales ( “naturales”), es decir, identificables dentro de la Naturaleza que podemos definir (trascender), nos dan cierto criterio de Control científico (y aún así, usted sabe, ahora se está empezando a cuestionar hasta qué punto conocíamos los Seres Vivos, desde los más simples a los más complejos, que nos acompañan en esta “dura” Travesía espacial), pero nuestra Conducta es algo “artificial”, no “natural”, en el sentido que la Construimos, dentro de nuestro Libre Albedrío ( por ello reivindicaba una oportunidad a “Ethos”).

    El estudio de la Conducta (motorizada por la Emoción y el Conocimiento) no puede ser, en ningún caso, reducido a experimentos tipo “Pavlov”, Sr. Xenen, (aunque, qué duda cabe, que resultados obtendremos). Sin embargo, es como intentar deshacer un “Iceberg” con un Secador de viaje. No olvidemos que estamos hablando de Razón Práctica (¿a caso duda que los filósofos tengan algo qué decir y aportar al respecto?) y nuestra estructura Moral nos hace únicos. Leones o Cobaya hay “uno”, Sujeto Existencial tantos como Alumbramientos en los Universos (dejaremos a Vilenking y la réplica a un lado, por el momento). ¿Cómo pretendemos controlar las Variables de cada Universo-Éthos (de cada niño), dentro de un Universo, en el que también deberían tenerse en cuenta, no sólo Espacio, sino Tiempo (“ethos histórico”, pasado y presente)?

    El padre de la Psicología (para mí, un científico auténtico visionario en su época) fundamentó el edificio de la Psique humana en la Represión de Eros (el Narciso Leviatán) por Philia, por la Comunidad de la que no podía, de ningún modo, permitirse ser excluido. La Culpabilidad madre, para Freud, de la conciencia Moral, ni siquiera se establece por un hecho, sino, por Pensamiento ( Imaginación del Hecho!) ¿y seguimos investigando nuestra conducta como Animales?. El fundamento metodológico ha pasado de Escuchar a meter individuos-cobayas en un Laberinto como si pudiéramos, ni por un momento, controlar todas las Variables significativas. Volvamos a escucharnos, volvamos a escuchar aquello que los niños quieran decirnos, y volvamos a permitir que los niños nos escuchen. La conducta sólo puede observarse en la Vida Real, en la Investigación de Campo antropológico (y aún así, los antropólogos se cuestionan la autenticidad de las variables, pues temen sólo su presencia puede distorsionarlas).

    No creo sea constructivo enzarzarse en una batalla de credibilidad sobre la Ciencia, me duele que reclame usted aliados a esta causa (que es la nuestra!), centrémonos en el Problema, que lo hay, ( quizá el más complejo al que el Ser Humano pueda enfrentarse, su conducta). Todo aquello que pudiera aportarse será bienvenido, ya sea desde la Poseía, ya sea desde el Paradigma, ya sea desde la Intuición, ya desde el Conocimiento. Reconozcamos los límites y reconozcamos que la Integración del Conocimiento (algo que usted a defendido en alguna ocasión, si no recuerdo mal) es fundamental si queremos optar a un auténtico progreso, sobre todo, al que concierne el estudio del Ser Humano.

    Le cito a Freud, un científico eminente, comentando unos versos de Goethe;

    “A la vida nos echáis,
    Dejando que el pobre incurra en culpa;
    Luego lo dejáis sufrir,
    Pues toda culpa se ha de expiar”

    A lo que Freud comenta, “No podemos por menos de suspirar desconsolados al advertir cómo a ciertos hombres se les es dado hacer surgir del torbellino de sus propios sentimientos, sin esfuerzo alguno, los más profundos conocimientos, mientras que nosotros, para alcanzarlos, debemos abrirnos paso a través de torturantes vacilaciones e inciertos tanteos”.

    (PD. Le agradezco diese cuenta del artículo periodístico. Y fíjese usted, que sigo echando de menos en éste, algunas palabras que denoten un mínimo Reconocimiento de Responsabilidades. Un abrazo!)

  97. Susana:

    Nos escudamos en el componente genético, Sr. Xenen, como si éste debiera desestimar cualquier otro tipo de Sabiduría, habla el Gen, habla “Dios”. Venga, dejémosnos de contemplaciones y démos paso, con urgencia, a la “bata Blanca”, pretendidamente objetiva y observadora de la Materia.

    ¿Hemos echado un vistazo a nuestro ayer, existencialmente hablando, más inmediato? Dos Guerras Mundiales y el inicio de la Era nuclear. Si miramos una milésima de segundo existencial anterior, nuestra tranyectoria de los últimos 6000 años dan para que no nos debiera sorprender (por lo menos, a mí no me sorprende en absoluto) que patalogías neurobiológicas amenazantes queden inscritas o sean efectivas en nuestros Genes desde hace unos cuantos ya, y a saber desde cuándo!! (Insisto, ¿sabemos leer estas señales en nuestras Generaciones Tempranas?). Seguimos distrayéndonos del Problema.

    En un momento, Sr. Xenen, en el que la Solidez de la misma Materia se está cuestionando…¿no vamos a Reflexionar sobre el Significado profundo de un Gen, de un Bit? El plantemiento desde una perspectiva genética no cambia, en absoluto, las Necesidades que el Problema de nuestra Conducta, y nuestra sostenibilidad, está requiriendo.

    Sigo sin ver Reconocimiento de Responsabilidad alguna en los artículos, Sr. Xenen, y me apena. Ahora resulta que son nuestros niños enfermos “mentales” los que generan un futuro de Sociedad Enferma y Fracasada. Como mínimo tras el diagnóstico, podemos tener oportunidad de remitir y restaurar “normalidades” que alivien nuestra preocupación. Ni siquiera se duda, que tales niños son ya el Presente de un Pasado enfermo y Fracasado… ¿seremos capaces de romprer el bucle? La Ciencia no lo podrá hacer sola, Sr. Xenen, de eso estoy segura.

  98. Susana:

    Por cierto, quisiera dar cuenta que existe Consenso Internacional desde el año 2004 sobre las implicaciones clínicas y la intervención en el TDAH, en el cual se manifiesta la necesidad de un tratamiento Multimodal.

    A lo largo de sus nueves puntos, podemos apreciar que se toma en cuenta para un óptimo tratamiento la intervención de los psicofármacos junto con las técnicas cognitivas conductuales. Incluso, dan cuenta cómo puede variar, según el caso, la proporción de choque químico o cognitivo.

    Es decir No siempre el tratamiento farmacológico es el más Potente! y La mejor respuesta se obtiene con la combinación de la medicación específica y los métodos conductuales enriquecidos con técnicas cognitivas.

  99. Xenen:

    Apreciada Susana:

    Dice usted berrinche y arrebato, y siéndolo, es más. Tirando a desesperación agriada en el pesimismo más absoluto. Y porque no sé de qué me extraño, me extraña mi reacción. Inconsciente traidor….

    Conste que no ataco a la poesía, que yo también practico, sino a los que con ella pretenden hacer ciencia. No ha lugar. De éste burrito platero, no me bajo.

    Nuestra conducta es siempre explicable. Otra cosa es que sea difícil que alguien alcance a ver todos los datos para ver cuadro completo. Estamos en mantillas, tantas veces lo digo, pero todo se andará. Y cuando se ande lo suficiente, otros castillos caerán, como han caído otros por el camino. Esto es profecía confiada, perpetrada desde el convencimiento de que todo lo que somos, tiene explicación racional. Solo la complejidad de lo analizado, y la distancia aún grande a mejores técnicas de análisis y experimentación, hace aparecer difusa tal apreciación. Demos tiempo al tiempo.

    La filosofía no puede hacer ciencia, ni la ciencia filosofía. Cada uno en su casa, y el Sumo Hacedor en la de todos.

    Me disculpe, pero Freud, padre fue sólo del psicoanálisis, no de la psicología en su conjunto. Confío mucho más en la neurobiología y en otras técnicas psicológicas (y aún filosóficas) que en el diván, para analizar los productos de la mente, sin que lo desprestigie (no se lleve esa idea porque no sería cierta). No digo que no sea bueno escuchar, pero no es suficiente. Y mucho menos si no escuchamos con métodos rigurosos y dejamos la libre interpretación como juez de lo escuchado. La antropología, es importante, sin ninguna duda, mas, a mi entender, tiene pendiente una mayor sistematización de sus prácticas, y aunque va en esa línea, aún hay mucho que limar.

    A la vista del tenor que han tomado los comentarios en los post, creo que lo más constructivo que podíamos hacer es precisamente batallar por la credibilidad de la ciencia. Siendo éste un blog científico, se parecía en ocasiones mucho más al consultorio sentimental de la señorita Pepis, que a otra cosa. Es mi opinión, y la causa de mi arrebato. Mientras la gente siga creyendo en sueños, malamente vamos a poder mejorar muchas cosas. Lamento que exista el sentimiento generalizado de que las hipótesis científicas deshumanizan nuestra esencia. Nosotros somos lo mismo antes y después de llegar al conocimiento científico. Igual de grandes, igual de miserables. Pero la perspectiva que aporta la ciencia, en éste como en otros campos, para mí, se aproxima a la verdad con mucho mayor fundamento, que desde otras perspectivas, y por eso es mucho más efectiva de cara a aportar soluciones a los problemas que se nos plantean.

    Es indudable que no todos los seres humanos disponemos ni de las mismas capacidades, ni de los mismos conocimientos. Pero ya está bien de que dejemos dormir a muchos en el sueño de la inconsciencia…. llevan ahí durmiendo miles de años. Hay que despertar a la gente, aunque sea a chillos. Al final, si lo conseguimos, las cosas mejorarán. Esto que acabo de decir, sólo supone que soy un pésimo pedagogo. Pero la idea de trasladar los conocimientos científicos al mayor de las personas, afán en el que creo se encuentra nuestro anfitrión, no creo que pueda ponerse en duda.

    Los médicos no niegan en absoluto el que deba exigirse responsabilidades a las personas para mejorar su evolución (la suya y las de sus hijos), y exigir a los niños su propia responsabilidad (y otras muchas más actuaciones que nada tienen que ver con lo farmacológico). Los manuales sobre el TDAH están llenos de referencias a este tipo de aspectos. No todo se puede expresar en una nota de prensa, y lo que hoy ven los especialistas de la salud en éste ámbito es que tratar farmacológicamente resulta prioritario, porque la evidencia científica así lo muestra, no por un deseo particular de nadie.

    Mire Susana, creo que es usted lo suficientemente inteligente, para apreciar que mucho antes de existir ningún científico de bata blanca el ser humano ya se mataba entre sí , hasta hartarse, con palos, piedras, lanzas o con las mismísimas manos. Si reflexiona un poco, poco tardará en darse cuenta de que los motivos de dichos conflictos, poco han tenido que ver nunca con nada científico, y sí con otros aspectos del ser humano que nada tienen que ver con la ciencia, sino con los sueños y la avaricia. El paradigma de científico que tenemos alojado en el inconsciente colectivo, Albert Einstein, es también el prototipo de pacifista convencido. La ciencia no quiere fronteras. Puede que la ciencia origine problemas de salud, es indudable, pero, en la balanza ¿cuál es el resultado final?.

    Y antiguamente no es que no hubiera problemas emocionales socialmente derivados, sino que simplemente no se registraban como ahora. Los dolores y padecimientos de cada persona no eran relevantes.

    Parece que se siente disgustada con los avances de la genética. ¿otro sueño roto?. Sabe usted que no soy de los que obvia otros niveles de interpretación, ni creo que nadie lo haga del todo, por mucho que digan. Pero sí es exigible que dichos niveles enfrenten con rigor sus propias aportaciones, y dejen de realizar especulaciones que no tengan en cuenta el conocimiento actual de las cosas. Es así de sencillo.

    La ciencia, de manera conjunta con otros campos del conocimiento humano, sí podrá romper el bucle pernicioso del que habla. Pero creo, que si no es la ciencia la que lidera ese trabajo, no se podrá hacer. La ciencia es humana, es un producto humano, hecho por el hombre y para el hombre. Y no sé porque otros no son capaces de verlo.

    Siguiendo el hilo de lo que usted dice, no se trata de que nos escudemos en el gen. Se trata de que no lo obviemos.
    Dos visiones de la misma cosa.

    Un afectuoso saludo.

  100. Susana:

    Estimado Sr. Xenen,

    Insisto, estamos hablando de Conducta, no estamos hablando de la “Diabetes”. Por lo tanto no creo sea beneficioso subestimar todas las disciplinas que tienen algo que decir al respecto (y menos la Filosofía o la Psicoanálisis).

    Aplicando su mismo razonamiento,esto es, si la Filosofía no puede hacer Ciencia, ni la Ciencia puede hacer Filosofía, la Ciencia no tiene, entonces, ni el Conocimiento, ni la Capacidad absolutos para abordar esta cuestión satisfactoriamente. Pensar que asi sea, es caer en un Dogma. El Dogma de reducir nuestra Conducta a un Cerebro o a una Neurona (¿Dónde cabe aquí nuestra Libertad o Responsabilidad Moral, Por favor?!… ¿nos olvidamos que los Psicópatas, por poner un ejemplo de transtorno mental, son Juzgados? Son juzgados antes de establecer su tratamiento médico).

    Cada uno a lo suyo, efectivamente (jamás quisiera ver la Filosofía limitarse y pretender ser Ciencia, pues traicionaría su propia esencia… esto ya alguien lo dijo…) por ello este problema, en el cual están implícitos todos los factores de nuestra Conducta necesita de la Ciencia y de toda Sabiduría que concierna.

    (ya quisiera yo fuese tan simple como esto!… entonces no tiene usted Ninguna razón para ser Pesimista, corcho! Porque esto se solucionará como se han solucionado los Resfriados! Antibiótico! o una buena Vacuna! o mejor… que nos pongan a todos un Micro-Chip donde se programen los estímulos pertinentes para Respuestas Satisfactorias de Salud Cerebral! ).

    No se trata de Relegar ni a la Ciencia, ni al Gen (que me fascina!), esto es Exclusión, sino de Complementación, Integración y Comprensión (creo que está usted de acuerdo por lo que aprecio al final de su exposición).

    En cualqier caso, hay disparidad de opiniones en la Ciencia Psiquiátrica, es cuestión de preferencias…Usted tiene su Fe en el fármaco, hay quien la tiene en el Diván, hay quien la tiene en ambas. Seguimos distraídos…

    Sinceramente, a mí me da igual quien lidere qué, este es el menor de los dilemas! pero me quedo con lo de Conjuntamente, Sr. Xenen, quizá sea suficiente. A veces tengo la sensación que se pretende ofrecer una visión de la Ciencia que tampoco obedece a la Realidad. Ni siquiera la Ciencia sigue caminos Unívocos. También hay para todos los gustos, Sr. Xenen. También la especulación está servida. Sólo es una cuestión de posicionamiento (y de Fe al fin y al cabo)

    Le cito las palabras de un Doctorado en Psicología y Psicólogo clínico, cuyo trabajo aprecio mucho:

    “Soy un observador de la Niebla”

    Cada día se dan más crisis psíquicas, catalogadas como patologías, él las ve “como grietas que se abren hacia la conciencia, vías de sanción de una vida absurda”. ” El caos se avecina para generar otro paradigma: igual que hay cambio climático en la biosfera, así lo hay en la Psicoesfera”

    “Hemos llegado al extremo de convertirnos en “materia mecánica rentable” y nada más: el hombre es ya sólo un producto de supermercado para el hombre!”.

    A cerca de nuestra desconexión de Conciencia, “(…) quizá por ello estamos de parto: veo cada día más casos de “crisis emergentes”. Así llamo a un estado de crisis, de desasosiego, de caos personal, de sentirte roto. Me llega cada día más gente así a la consulta (…)”

    “Sólo debemos temer al miedo. El miedo nos destruye”

    “Desarrollo, ahora, un protocolo de investigación con anatomopatólogos para testar nuestra capacidad de acceder a nuestra farmacia interior. Éste es el reto último de la ciencia: habérselas con lo inmaterial”.

    PD. Estoy de acuerdo, Despertemos!

  101. Rosa:

    Hola Eduard, y gracias por tu generosidad.
    Hola a todxs

    Sr Xenen
    Lo que es indudable es que aprender es recordar lo que ya sabes y enseñar es demostrar que lo sabes, por tanto no dispondremos de los mismos conocimientos pero sí de las mismas capacidades.
    Como puede estar tan seguro de que despertar del sueño nos llevará a un mundo mejor? Yo creo que en el mejor de los casos será muy diferente.
    Los primeros médicos se ocupaban exclusivamente de escabechar cadáveres y las primeras pacientes eran mujeres, tan pobres, que se veían obligadas a parir en cualquier esquina, las cuales eran asistidas por dichos médicos (con buena fé), que ni siquiera se lavaban las manos después de manipular dichos cadáveres, por lo que a partir de ahí la mortalidad en el parto aumento brutalmente.
    La medicina solo consiguió reducir la mortalidad que ella misma había provocado oséa que seguimos como al principio, .
    Por otro lado si las actuaciones médicas nada tienen que ver con lo farmacológico,
    ¿ cómo es que la mayoría de los médicos tira de vademecun?.
    Y por otro lado ¿a cuantos médicos ha visto usted lavarse las manos entre paciente y paciente?
    Los manuales señor son pura y simple teoría y me consta que de la teoría a la práctica hay un abismo.
    No se ha parado a pensar que la prioridad de tratar farmacológicamente les reporta ingentes beneficios, única exclusivamente? (deseo bastante particular a mi modo de ver).
    Por mi experiencia con los médicos los pacientes son objetos a estudiar y manipular y los neonatos no son mejor tratados que un apéndice recién extirpado.
    Y si los médicos son tan “buenos” ¿ por qué jamás reconocen sus errores y se contentan con decir que era un caso entre 2000?. ¿Por qué no podemos nunca los familiares ni siquiera asistir a las intervenciones médicas,por simple que estas sean?
    En su mayor parte los médicos parecen ignorar que el cuerpo es una máquina extraordinaria con una capacidad potencial para repararse sola. Y por otro lado son unos expertos en descubrir enfermedades donde no las hay. Y esto es facil de comprobar, solo tiene que consultar con diversos médicos y comprobar que no coincide ni uno en su diagnóstico (aunque usted esté completamente sano) .
    Me parece que los médicos son también víctimas del sistema y los primeros en perjudicarse por la manía de la educación médica por intervenir en lugar de prevenir, por su predilección por las drogas y tecnología, por los ritos y costumbres, y actitudes egoistas indefendibles que imprime esta educación en todo estudiante que sobrevive su rígido y a menudo irrelevante curriculum y aprendizaje. Emergen con sus cerebros repletos de tantos desatinos institucionalizados que no queda lugar para el sentido comun.
    A pesar de las imperfecciones de su educación y entrenamiento, los médicos salvan vidas y mejoran la salud. Son muy eficientes ante el desafío de una emergencia médica pero poco eficientes cuando se consideran obligados, como se les enseñó, a tratar personas que no están realmente enfermas.
    Me gustaría saber en que se basa para decir que el ser humano (homo ludens) se mataba entre sí , hasta hartarse…
    Sueños y avaricia?. O desigualdad.
    La religión (el todo) en un momento de la historia (escrita) cedió terreno a la ciencia, posiblemente por impotencia.
    Los dolores y padecimiento no eran relevantes? Bueno eso es lo que usted dice .
    Si la religión habla de un paraiso es porque realmente existió y nos han robado y se niegan a devolvernos por miedo a ir todos al paro ó mas lejos.
    Nosotras ya no llevamos gurba porque la autorrepresión está petríficada en los inconscientes. Buena labor, si señor iniciada en el seno familiar.
    Históricamente el periodo de mayor canibalismo fue sin duda la famosa guerra santa (gracias a dios). Y durante la revolución china todos los que podían permitírselo compraban carne de niño, para comer, en los mercados, niños robados a la vuelta de la esquina , (muchísimos) pero el hambre extrema no sabe de ética ni moral, solo sabe que quiere comer, aunque sea la ropa que lleva a cuestas. Y esta historia no se estudia en las escuelas ni en las universidades.
    Me parece que seguimos dando palos de ciego, porque estamos muy ciegos todavía.
    A costa de cuantos judíos conocemos el funcionamiento del cerebro?. Cuantas vidas ha costado el conocimiento…
    La ciencia no es humana señor, lo es ó debería serlo el científico.
    Y la conducta es explicable digamos casi siempre. Somos nosotros los que buscamos explicaciones incluso donde no las hay. Será que estamos de alguna forma adiestrados para explicarnos o justificarnos.
    Lo importante es a mi modo de ver no rizar más el rizo y empezar a nombrar lo innombrable, lo prohibido.
    Salud y força.

  102. Xenen:

    Doña Rosa.

    Desconocía que se encontraba usted tan mal de salud. Le deseo una rápida recuperación y que consiga encontrar el paraíso perdido pronto, que tiene que estar por ahí.
    Siga buscando…pero primero recupérese del todo.

    Saludos.

  103. Susana:

    Estimada Rosa,

    El problema no son las Ideas, vengan de donde vengan, sino el Dogma (venga de donde venga) que nos paraliza y a través del cual el Virus del Miedo se manifiesta . Usted misma lo dice, el juicio no debiera ir encaminado ni hacia la Ciencia, ni hacia la Religión, ni hacia cualesquiera de otras tantas manifestaciones del Conocimiento (o desconocimiento según se mire), sino hacia los Hombres que se sirven de él para elegir y hacer su Camino.

    No podemos olvidar cuántos fueron quemados por Religiosos en nombre del Conocimiento. No podemos olvidar que la precariedad en los primeros tanteos del estudio del Cuerpo y de investigación médica (en pleno “Apagón Medieval”) fue debido a la clandestinidad bajo amenaza de terribles “Perros Inquisodores Guardianes”. Tuvimos un excelente comienzo en Sumeria de investigación médica abortado. El “Renacimiento” tuvo que lidiar con el mismísimo “Demonio”! Debemos a los hombres de Ciencia la Luz que estuvo dispuesta a dispersar la Superstición y el “Muro de la Vergüenza” que aplastaba nuestra Condición humana. La Historia tiene en sus líneas “Prometeos” que han dado su vida por ello (conocidos y anónimos) y por ellos… estamos aquí tertuliando. Sin embargo, también la Ciencia nos ofrece los medios para Anilquilarnos en menos de un Segundo.

    Siempre digo, “el verdadero Revolucionario, lo es siempre” pero tal cosa no es nada fácil y creo, es nuestra “Grave Tara de Fabricación”, por así decirlo. El problema radica, si pensamos con frialdad, en la Duda que cuestiona la Ortodoxia. Una duda que relega a los Osados a la Heterodoxia. Pero, es curioso, como la Heterodoxia acaba abriéndose camino, con Penuria y entoces quizá un día se vuelve Ortodoxa (Porque aunque se puede retener un Río, tarde o temprano sigue haciendo Cauce sino se Seca). Lo Osados pasan, sin darse ni cuenta, a ser encarnizados Guardianes “Presas Hidráulicas” con los que futuros Dudosos tendrán que lidiar. Dudosos que serán relegados sin consideración alguna a la Heterodoxia por aquellos que, un día, fueron heterodoxos y que son incapaces de dejar la “tabla” a la que un día se aferraron con la fuerza que les dio el coraje de enfrantarse al más rabioso de los “Perros”. Esta descripción puede aplicarse, no sólo dentro de una misma generación , sino dentro del margen de sucesivas Generaciones dentro de TODAS las disciplinas Epistemológicas y Creencias. Esta es nuestra incensante y agotadora lucha del Cambio, del “progreso”, de la “Evolución”. Una lucha que esta impregnada de Sangre Inocente, de Injusticia y de Horrores (esto es lo único que importa! Al fin y al cabo, y seguimos así). Y lo más lamentable, es que ni siquiera el cambio de Paradigmas obedece a “Aciertos de Verdad” ( pensar que así es, precisamente, lo que nos vuelve Fieles seguidores de la Ortodoxia y condena la Propia Investigaión y el Progreso) sino de Validez. Surge el Cuestionamiento de la “Validez” porque en un Cierto momento, no es que no sea Verdad, es que No nos funciona. Cuando no funciona se dan siempre dos reacciones bipolares (y es curioso como tal cosa se repite y se repite) una corriente subterránea, sutil, de Cambio que mira más allá, signo positivo, porque es capaz de intuir u “oler” ciertos signos en el “aire del Exilio”, y por otra, una Corriente de Miedo, Tumultuosa que se hace fuerte e implacable y se aferra con más fuerza que nunca a lo que conoce porque Teme lo que no . El Descrédito, la Ridiculización , el Chantaje Apocalíptico, la Centralización y la Manipulación suelen ser sus más poderosas armas.La Corriente Negativa es la que más se oye, con elevosía, pues necesita hacerse grande (aunque sólo sea a través del viejo truco del reflejo de la Sombra), sin embargo, bajo Tierra sigue irrigándose la Esperanza, sus efectos nos son inmediatos ,son a largo Plazo, pero si la Corriente es capaz de emerger y no secarse dará una oporturnidad a la Evolución y al “Progreso”. Cuanto más Ruido y Fuerza aparenta la Corriente del Miedo es cuando más amenazada se siente, el Cambio susurra…. no me cabe duda! (quizá por ello el momento más ocuro de la Fría Noche es justo antes del Amanecer).

    Y así la Tierra fue Plana, y así la Tierra fue Redonda… y si lo piensan bien… qué más da si es Plana o es Redonda… y sin embargo, morimos por ello! ¿a caso la Supervivencia de este “Animal” peligra si es Plana o Redonda? (díganle a aquel cazador de Mamuts que la Tierra no es Plana sino Redonda… y les dirá… ¿y? ¡Ya no habrán más Mamuts!!) Y sin embargo, nuestro Evolución está en ello! ¿Les cabe duda de nuestra trascendencia? Y seguimos sin, ni siquiera, cuestionarlo (Les aconsejo un film interesante… el final de la misma expresa en un segundo, de una manera magistral, este detalle que les acabo de comentar “La habitación de Fermat”).

    Por cierto, Sr. Xenen, reconozco algo de “malicia” por mi parte al enunciar palabras de Científicos con cierto “frescor heterodoxo”,no pretendo acrecentar su berrinche, sólo plantearle nuevos retos, que sé que le gustan.

    Aquí tiene otro: “El inmenso poder de nuestro cerebro todavía es terreno inexplorado. Intuiciones, sincronismos, coincidencias o incluso la capacidad de comunicarse sin palabras son fenómenos que existen. El reto de la ciencia ahora es demostra qué mecanismos los crean y cómo potenciarlos”

    Libro, “Más allá de la inteligencia emocional: las cinco dimensiones de la mente” Llorenç Guilera, Profesor de psicología básica, evolutiva y de la educación en la Universidad Autónoma de Barcelona.

  104. Melissa:

    Hola buenos dias, me gustaria comentar , si se pudiera hablar sobre la nueva generacion que llaman niños cristal, respeto las opiniones del señor punset y las de todos vosotros y me gustaria que comentasen o dedicasen un articulo sobre este tema que me parece muy enigmatico pero al mismo tiempo muy real, muchas gracias …

  105. Kiketxu:

    Mde has defraudado Xenen, ¿ cómo puedes decir que lo mejor para la hiperactividad son los fármacos? incluso que son inocuos cuando están provocando suicidios y otras lindezas,… ¿Cómo puedes ligar medicina, farmacia y ciencia, cuando como bien dicen los demás están en una supermafia que controla todo,… mira según esta polémica creaba´casi 100.000 agresiones en Inglaterra a los galenos por año y una cifra multiplicada por mucho de descontentos,… pero a rabiar la British Medical Journal creó un equipo de investigación de las medicinas titulado Clinical Evidence y resumiendo se constató que el 87% de los tratamientos médicos no están científicamente avalados,…. en EEUU hicieron algo parecido desde la Universidad de Duke y fíjate que casualidad sus resultados publicados en el Journal of the American Medical Association daba solo un ridículo 11% de recomendaciones estandar en problemas del corazón avaladas científicamente. Es verdad que la hiperactividad, esos 3.000 en Navarra, por conocer a algunos de ellos, hoy comentaba un colega que está trabajando conmigo y visitó un colegio de Vitoria, se extrañaba que allí apenas había algunos, no se diagnostica, se teme y no me extraña,… pero al final lo más terrible es desconocer la influencia como en todo que tiene la alimentación y el no saber que el solo hecho de tomar 1/30 de la cantidad de omega 3 produce esta enfermedad al estar el cerebro constituido por ello y ser sustituido por estructuras de colesterol. Los medios médicos, perdón de sus amos los farmaceúticos, no dejan ni siquiera empezar a tomar en serios casos tratados, bueno en realidad niños y ancianos que comen correctamente omega 3 ecológico y paran el problema, lentamente algunos han olvidado el problema, pero no por falta de memoria o descontrolarse, sino por ser personas normales y sin esas terribles enfermedades que algunos pájaros de mal agüero se dedican a decir que son para siempre, eso les provee de emolumentos, en eso radica todo el problema. Repito la ciencia es superimportante, todas las medicinas tienen una eficacia demostrada científicamente de casi el 100%, pero no solo eso no se acepta, ni que no tienen secuelas, sino que enciman se arrogan el ser la verdadera ciencia, pues no señores ellos solo tienen un 125 de ciencia, una media mentira que es la peor mentira, la que mata 50 millones de personas al año. Realmente bochornoso, apabullante, Xenen, por fa,….

  106. Anton Garcia:

    “Que aprendan a amar y a respetar, a conocer, la naturaleza (incluyendo las Centrales Nucleares), la libertad individual, el progreso…eso es casi lo único que creo en que deberíamos intervenir”, Geografo

    Puff.. ¿amar las centrales nucleares como parte de la naturaleza señor Geografo? XD A este paso de lo que menos van a tener que preocuparse esos los niños es de si tomaron el dulce ese o no, sino hasta que punto estan rodeados de gente sensata o no

    La energía nuclear se caracteriza por producir una gran cantidad de energía eléctrica a bajo coste, a cambio de dejar residuos nucleares de larga vida y peligrosidad que no hay mas remedio que ir albergando en depósitos aislados y controlados de modo que se evite a toda costa cualquier filtracion fuera de esos confinamientos, eso sin contar que las características de la reacción nuclear hacen que pueda resultar peligrosa si se pierde su control y prolifera por encima de una determinada temperatura a la que funden los materiales empleados en el reactor, así como si se producen escapes de radiación evidentemente aun mas nocivas para la vida que el CO2.

    Por ejemplo, un sievert (Sv) es la unidad que mide esa dosis de radiación. Exponer a un cuerpo entero hasta 0’2 sieverts no parece tener efectos apreciables, pero a partir de ahi si, pero si ademas se superan los 3 sieverts empieza a causar % de muerte en unos dias, en un nivel a partir de 5 sieverts la mortalidad es del 100%, y para hacernos una idea en las proximidades de Chernovil habian 6 sieverts y llego a afectar en sus distintos grados a 160.000km2 (España entera tiene aproximadamente 504.645km2).

    Si a uno el mundo en general y la vida en particular le importan un carajo, en efecto le dira que la energia nuclear es maravillosa y esto anterior le parecera una nimiedad y un riesgo asumible claro. Aunque ya el colmo de los colmos es que vengan a tomarle a uno a tomarle el pelo diciendole ademas que es una energia limpia o que hay que amarla y respetarla como a la naturaleza misma.

    En fin señor Geografo… que se ha lucido (ironicamente hablando) con el comentario de aprender a amar las centrales nucleares

  107. Rosa:

    Hola a todos.
    Sr Xenen, le pido mis mas humildes disculpas porque en ningún momento tuve la intención de herirle tanto…mi única intención fué la de apoyar el comentario de Susana.
    Susana, cuando hablo de medicina en el anterior comentario, me refiero a la medicina “convencional” , nuestra medicina. También los Incas tenían una medicina espectacular según hallazgos encontrados, igual que los egipcios.
    Una medicina que sana no es rentable por eso será perseguida siempre por los seguidores de la medicina de las drogas y amputaciones.
    “La salud no puede ser nunca coto exclusivo de los servicios sanitarios, sino preocupación de todxs” dicho por la OMS en la Conferencia de Alma-Alta,1978.
    Y la ciencia, también debería ser preocupación de todxs.
    Aunque se nos dice que no hay dinero el Estado Español dedica al Ministerio de Defensa 50,98 millones de euros DIARIOS además de un rosario de proyectos militares en partidas de Ciencia y Tecnología, R+D…
    Por el valor de dos misiles, se puede construir una escuela, que es lo que queremos y con lo que cuesta un porta-aviones resulta mas útil dotar 50 hospitales.
    Los paises gastan en armanento el 2,5 del PIB mundial. Solo con la reducción del 3% de ese dispendio se podría hacer llegar agua potable a todos o acabar con el hambre; parece que a alguno no le interesa. ¿Y la OTAN? por que no la jubilamos ahora que ha llegado a los 60 años?
    Un entrañable abrazo y Salud!

  108. Xenen:

    Apreciado Kiketxu:

    Lamento mucho haberle defraudado, abochornado y apabullado, según su propio testimonio. Pero yo no escribo aquí para agradar a nadie (tampoco para lo contrario). Aporto mis impresiones, basadas en lo que yo conozco de las cosas. Resulta que éste tema lo conozco bastante en profundidad. Y ya que estamos manifestando nuestros sentimientos, le diré que yo también me siento defraudado, abochornado y apabullado por lo que usted y algunas otras personas nos dejan plasmado aquí.

    Defraudado, porque yo me esperaba más de usted. De hecho, he de reconocer que estaba esperando su post, pero no en la forma en que lo ha hecho. Nos ha dicho en otras entradas que tiene una larga experiencia como educador, y que además ha podido formar parte de un proyecto de educación emocional en el ámbito escolar. ¿No le parece relevante aportar algo de eso aquí? ¿No le ha salido de dentro dejarnos su impresión de esa experiencia?¿aportar algo verdaderamente relevante, de manera más explícita, a lo que hasta ahora se ha hecho? ¿No?….mala cosa para usted.

    Abochornado, pues, soy incapaz de comprender cómo se puede, una vez tras otra, enviarnos mensajes conspiranoicos, en los que se calumnia, difama y desprecia a colectivos enteros, sin la más mínima crítica ni justificación que merezca la más mínima credibilidad. Sus acusaciones, y no sólo las suyas, son de tal calibre que merecerían la presentación de una querella judicial por calumnias y difamación. En el fondo, sé que usted es buena persona, pero está obsesionado con ciertos temas, y eso le ciega la razón.
    Hace de sus ideas una fe, y no se plantea si tales son en realidad como se le presentan. Y dudo de que, como no reaccione a tiempo, pueda criticarlas en el futuro (No digo con esto que no tenga razón en parte de lo que dice, pero desde luego, en todo, ni por asomo).

    Conozco los beneficios de los ácidos omega-3 desde hace tiempo, tanto en el ámbito cardiovascular, como en el de la salud mental, y soy habitual consumidor de ellos, porque existen pruebas científicas que avalan sus beneficios, y que , además, establecen sus mecanismos de acción. Podría aportarle ahora mismo una lista casi interminable de estudios científicos al respecto. Estudios hechos por médicos, iguales a esos otros a los que usted ha llenado de injurias. Estudios en los que se observa el notable efecto de los omega-3 (DHA y EPA) en los cuadros depresivos a dosis de entre 1 y 10 gramos diarios. También en los que se observan efectos positivos en los niños con hiperactividad, aún pendientes de una mejor evaluación. Podría seguir….porque he leído mucho y he estudiado en profundidad este tema.
    Pero decir que los omega-3 curan el TDAH y su ausencia lo provoca, no demuestra sino su ignorancia y su osadía. No le diré más. Ya tiene dónde estudiar si quiere.

    Apabullado, por no ver a nadie más defendiendo la postura que el mayor de la ciencia proclama como correcto, estando en un blog científico, lo que me hace ahondar en ese pesimismo que ya me acompaña desde hace tiempo (y que además me hace inclinarme al estudio de las dinámicas que se establecen en éste nuevo tipo de comunicación de los blogs…estoy seguro que me iluminará muchas cosas).

    Y, en fin, profundamente entristecido por todo lo anterior, pensando en cuántas personas habrá que den crédito a las ideas exageradas que aquí se han expuesto (que al menos, no han sido todas), y acaben sufriendo por ello.

    Por mi parte, punto y final a esta entrada.

    Saludos

  109. Geógrafo:

    Anton García, me parece muy bien que opines lo que quieras, asimismo te diré, que me ha llamado mucho la atención esa combinación expresiva de términos que utilizas en tu exposición: “sieverts” por un lado, y algún “carajo” por otro.

    Te agradezco que me adviertas de que ironizas conmigo en tu párrafo final.

    Y poco más: ahorremos energía y disfrutemos de la vida.

    Gracias

  110. Eli:

    La gran pregunta es: ¿qué es para estos investigadores ser exitoso y feliz?
    ¿Sacar buenas notas en un sistema educativo obsoleto y absurdo? ¿No dar dolores de cabeza a sus padres? ¿Qué tipo de padres, qué significa para ellos que su hijo/a no les de problemas? Que su hijo reprima sus emociones e instintos, que haga todo lo que sus padres le dicen sin atreverse a plantear un crítica,…

    En fín, no lo veo muy claro. Como siempre, Eduard, tengo fé en ti y tu equipo y estoy segura de que lo entenderé un poco mejor cuando vea el programa.

    Por cierto, muchas gracias por mantener un proyecto tan interesante.

  111. Rosa:

    “La imaginación es más importante que el conocimiento”.

    Albert Einstein.

  112. Kiketxu:

    Me encanta Xenen que dispongas de información sobre el maravilloso omega 3, por lo que espero que profundices sobre el tema y no te limites seguramente influenciado por la mafia farmaceútica que según tu no existe, pero ya hizo sus pinitos subvencionando a hitler, no es ninguna invención mía el juicio por el que se seccionó en varias empresas,… tampoco es una invención mía el juicio del equipo del doctor Rath contra esta por delitos contra la humanidad, solo difundo lo que tantos medios lo dicen y que como yo no tienen miedo a tus amenazas ni a las de ellos, pues en definitiva a mi me pueden eliminar, quizá lo hagas tu, pero en el mundo hay demasiadas personas, cada vez más que ya no se conforman con arrogarse a sus exigencias y que se rebelan, que terminarán eliminar esas enfermedades ya que de manera natural se puede lograr eso. Si las estructuras cerebrales se deterioran por ese déficit de omega 3 tan increible no estaría de más que conocieses personas que han detenido el Alzheimer, que incluso lo superaron a base de bastante tiempo, también es cierto, ya que las neuronas pueden vivir toda una vida, pero también es cierto que sus funciones pueden ser asumidas por otras. De todas formas, no des tanta importancia a nuestra medicina legal, pues en el mundo, según la OMS el 80% de la población nos curamos con medicina alternativa, por lo que es más legítima, cura mejor, sin efectos secundarios, es lo que los niños, sin esos caramelos infestados de adictivos y venenos van a aprender a vivir en salud. Adio.

  113. Pedro.R.M:

    Hola buenas tardes a todos, y en especial a el autor de este blog, hace poco descubri el programa de redes haciendo zapping y desde ese momento no pare de ver todos los programas que podia y de coger notas y apuntes de ellos.
    En primer lugar creo que el acto de el niño de coger el caramelo sin esperar a que vuelva la persona, no es necesariamente un acto de falta de retencion de impulsos sino que tambien podria ser una aplicacion practica de el dicho “Mas vale pajaro en mano que ciento volando”. Durante los primeros años de vida las personas construimos la base primigenia de la mayor parte de las conexiones neuronales que tendremos a lo largo de nuestra vida, es posible que durante esos primeros años el niño halla creado falsas espectativas que mas tarde no se cumplieron produciendo asi en el infante una predisposicion natural hacia la desconfianza (si mis padres me prometieron una bicicleta y no me la compraron ¿como me puedo fiar de un hombre al que apenas conozco?¿Quien me garantiza que luego no se arrepienta y no me de ningun caramelo?)se crearia un comportamiento aprendido como el del perro de pavlov, como las promesas que me han hecho hasta ahora no se han cumplido esta que me formulan ahora tampoco se va ha cumplir por lo tanto me quedo con este caramelo.
    Ademas de esto las conexiones neuronales cambian rapidamente segun los acontecimientos de la vida, de lo que se deduce que ese niño al alcanzar la pubertad y haber vivido muchos años de acontecimientos puede haber variado sus conexiones y haber cambiado asi su forma de ser.
    Lo ideal seria coger al niño y hacerle la prueba y dejar que crezca en un entorno pobre en cuanto a estimulos culturales, sin cariño un entorno adverso y ver como reacciona a los examenes cuando crezca luego retroceder en el tiempo y dejar que crezca en un entorno con un nivel cultural alto, recibiendo cariño, en resumen un entorno para su desarrollo perfecto y ver si su reaccion es la misma o distinta a la de ese mismo niño criado en un entorno adverso, esto es imposible por que no se puede viajar en el tiempo, pero podria realizarse con dos gemelos ya que serian, a falta de viajes en el tiempo las personas mas parecidas geneticamente que podriamos encontrar.
    Un saludo a todo el mundo y recordar que no hay respuestas para todas las preguntas pero si preguntas que profundizan cualquier respuesta.

  114. Jose Manuel:

    Como es evidente las circunstancias en las que han crecido los niños que se comían el caramelo (ámbito familiar, relaciones con los demás, colegio..) no son para nada las mismas que los que no se lo comían. Mi hermana pequeña, solía comerse mis dulces cuando tenia unos 4-5 años, evidentemente, esto no era buena señal, que se comiera el chocolate o los dulces sin decir nada. Ahora, tras ciertas intervenciones, y ciertas preguntas, no lo hace ni aunque los dulces se lleven 4 días encima de la mesa, mi conclusión es simple, un niño pequeño necesita atención, un trato como cualquier persona, y para nada sobreprotección, amenazas, broncas o mucho castigo… por ejemplo si yo a mi hermana no la hubiera premiado nada por su buen comportamiento, o le hubiera hecho falsas promesas, y solo le hubiera echado alguna bronca, seguramente seguiría comiéndose mis dulces, patatas, etc…

  115. Excéntrico:

    Quizás pronosticar el futuro de un niño no, pero que se pueden advertir conductas en los seres humanos hasta tal punto que se pueden adivinar sus pautas: por supuesto.

    La constante la marca un sencillo ejemplo: cualquier persona que se conozca un mínimo (ya existiría aquí una criba) podrá averiguar antes de que suceda realmente cómo actuaría en caso de… Si sería capaz de desplazarse a un país lejano si le ofrecieran un trabajo, si aceptaría una propina por un favor a un amigo, si donaría un órgano a un familiar o a un desconocido. Son rasgos todos ellos que proporcionan una información sobre pautas de actuación. El caso de los caramelos está dirigido a un aspecto concreto referido al control de los impulsos, pero nunca hay que desdeñar todas las consecuencias directas y colaterales aparejadas a una idiosincrasia. Lo que supone ni más ni menos que un número mayor de variables que debe ser contemplado para que tenga éxito la predicción, que por otro lado entiendo posible en referencia a todo ser humano.

  116. malu:

    me ha encantado el programa sobre el experimento de autocontrol en niños, yo lleve a cabo una variante del experimento, donde estaba yo presente de observadora, los niños estaban jugando no quietos(haciendo psicomotricidad),estando distraidos no les costó especial trabajo controlar su impulso de comer el caramelo, incluso uno con discapacidad intelectual consiguió no comérselo, aunque lo chupó en alguna ocasion. Los niños de 4 años, consiguieron aguantar. Perolos niños de 3, en la misma situación , no lo consiguieron, y eso que estaban jugando, lo cual suponía una mayor facilidad para controlarse y distraerse. Mi experimento no se realizo de manera muy científica, pero me aportó muchos datos sobre esta capacidad a estas edades, en cada caso individual.

  117. Daniel Mora:

    Aunque no deja de ser un experimento interesante, no creo en la relación entre una actitud en la infancia y la futura madurez.
    Yo por ejemplo, me enamoraba de las voces (Esto me lo cuenta mi Madre y Hermanos mayores entre risas) daba igual una niña, que mi nueva andereño (profesora) y era bastante tímido y ahora de adulto, pienso en el amor y no aparece una bonita voz, sino ciertas actitudes ante la vida( El físico también me parece importante pero no primordial) y no soy lo que se dice tímido, pienso que este experimento solo demuestra que diferentes niños toman diferentes opciones ante una nueva experiencia, pero como en otro programa nos mostró Punset, el cerebro humano y el de otro macaco no recuerdo ahora mismo cual, tiene la capacidad de cambiar de opinión desde muy temprana edad y muy rapidamente. Soy un albañil de 33 años, ni tengo estudios ni hijos pero me encantan los peques y diría que tengo un cierto magnetismo con ellos, cuando llega un amigo o familiar con un niñ@ lo primero que hacemos los adultos es ir corriendo ha dar la brasa muchas veces agobiamos y responden abrazándose fuerte al padre madre escondiendo la cara entre las piernas o el cuello y si continuas prestándoles atención ” mira que perrito, mira este juguete, que guapa te han puesto hoy, seguramente tardara rato en despegarse y mirar lo que le rodea sin embargo si probamos otra estrategia y comenzamos ha conversar normalmente con su tutor y al poco tiempo comentas algo como: hay que perrito mas bonito no tardara en girar el cuello y mirar el perro, que debe de ser muy bonito para que dos adultos hablen de ello, por supuesto hay niños y niños pero en general creo que funciona así, una vez que el niño esta receptivo cambia su opinión o de aptitud respecto de lo que le rodea se siente seguro tranquilo y es capaz de esplorar. Vamos que donde dije digo, digo diego, dependiendo del estado de mi subconsciente y mi consciente elegiré una cosa o otra dependiendo siempre de la experiencia obtenida en el transcurso de la vida.

    Si somos capaces de cambiar de opinión, siempre habrá posibilidades de tener en un mundo mejor.

  118. teva:

    pienso que cuando existe una buena disciplina desde pequeños se mantendra a travez de los años sujeto a cambiar o ser cambiado por el entorno y la misma situacion social ,dependiendo del caracter del niño ,prepararlo para defenderse en un mundo en que cada vez esta mas ostil.

  119. Santiago:

    Hola Eduard, perdona que te tutee.He visto prácticamente todos tus documentales, me parecen de una genialidad absoluta. ¿Como funciona el cerebro? Evidentemente funciona como nosotros queramos que funcione, si somos capaces de aceptar y rechazar aquello que nos interese. El cerebro puede ser reprogramado a cualquier edad y con ello podemos cambiar nuestra forma de ir por la vida con sólo hacer lo que hay que hacer(reprogramar nuestro órgano superior…El Cerebro).

    Felicidades por enseñarnos los documentales ciéntíficos a modo de diversión.

    Un Saludo,
    Santiago

  120. Eduard Punset en el Global Education Forum 2010 | Aprender a Pensar:

    [...] que este era superior al volumen medio del hipocampo de los habitantes de Londres. El otro es el experimento de los caramelos, que podéis leer aquí. El primer experimento nos demuestra que, aunque estamos condicionados, no estamos determinados; [...]

  121. El sitio de Pepe López » Blog Archive » Como pronosticar el futuro de un niño usando caramelos:

    [...] Como pronosticar el futuro de un niño usando caramelos Tags: ciencia, desarrollo, educación, investigación [...]

  122. COMUNICANDO. Móviles, adolescentes y adicción | Contraluz Investigación y Consultoría Social:

    [...] La canción en sí contaba la historia de un pobre enamorado que trataba a toda costa de hablar a su amada, y lo intentaba por activa y por pasiva pero siempre se encontraba que la mujer de sus sueños estaba comunicando, comunicando. Ayer de nuevo colaboré en una pequeña tertulia sobre móviles y adolescentes adicciones en Radio Libertad, me produjo especial gracia que se me pidiera una colaboración en esta área ya que estamos trabajando para dos clientes en esta línea, dentro de la investigación de mercados. Y me vino a la cabeza esta vieja cancioncilla de más de 40 años, donde ya se podía ver que existía la adicción a la comunicación telefónica, representada en esta mujer que día y noche comunicaba, comunicaba, comunicaba. A veces la etnografía musical nos sirve para recordar que las cosas no son tan nuevas como parecen, por lo menos en el ámbito de las adicciones, incluso las comunicativas que no parecen tan novedosas. En este año 2011 el enamorado de la canción podría haber optado por un sms, un email, una entrada en el muro del Facebook, la llamada a tres, un chat, un Messenger, etc En mi intervención trate incidir en que hay tres esferas a tener presente, la sociológica, la psicológica, la tecnológica y la comercial. Me centraré en las dos primeras. Cuando la penetración de los móviles entre las personas de 14-18 años es ya del 97% y la edad media de primer móvil ya se sitúa casi en los 10 años. Tener móvil es un acto normal y no tenerlo se convierte en un estigma, considerar la posibilidad de que un adolescente no tenga móvil supone alejarlo de la red social de su grupo de pares, enviarlo al ostracismo como en tiempos de la Grecia clásica el peor castigo posible. Otra cuestión es que si aprendemos por modelado y los padres y madres de estos adolescentes tienen también móvil en un 99,6% y consideran que es un elemento indispensable para sus vidas, también por ende tiene que serlo para esos hijos e hijas menores. No existe otra opción y las utilidades para estar comunicados, conectados, son interpretadas por padres, madres e hijos e hijas por igual, en este caso concreto de los adultos se considera una herramienta de control, algo desde mi punto de vista muy cuestionable. La diferencia con sus padres y madres y los menores puede ser de grado, estos adolescentes han crecido con el ordenador, la videoconsola, el móvil, internet. La información fluye constantemente y deja de ser un bien escaso para ser un bien diario y necesario. La conexión con otros y otras en grandes ciudades donde los espacios compartidos de face to face también se reducen para nuestros hijos e hijas. La necesidad de conexión de los menores con su grupo de pares se vuelve más líquida, con menor compromiso afectivo tal vez pero más extensa, mucho más extensa y los móviles y otras nuevas tecnologías lo permiten. Los nuevos terminales también permiten otras utilidades, la radio, la música, los chat, los videos, las fotos, etc. La era digital deja abierta una puerta a realizar con un sólo aparato muchas funciones que cumplen deseos y necesidades del individuo. Y un pequeño inciso comercial, quien en estos tiempos que corren puede dejar escapar una oportunidad de negocio tan grande. Desde el punto de vista psicológico el gran problema para la adicción de los móviles está en la consistencia del parámetro estimulo respuesta automática, quiero hablar con fulanito, llamo y esta disponible, o le mando un sms, o un email, etc. Posponer la respuesta es uno de los grandes aprendizajes vitales de la madurez, los bebes apenas pueden hacerlo y los niños y niñas muy pequeños tampoco, cuando nuestro cerebro se hace grande es cuando nos hacemos capaces de posponer y aprender a esperar. Es más se sabe que si a los cuatro años un niño o niña no es capaz de esperar cinco minutos a recibir el segundo caramelo que un adulto le promete si le espera ese tiempo y al salir de la habitación el niño o niña cae en la tentación estará condenado al fracaso. En este link podréis tener más información sobre el experimento clásico de Walter Mischel http://www.eduardpunset.es/200/general/como-pronosticar-el-futuro-de-un-nino-usando-caramelos [...]

  123. Hilde:

    No estoy de acuerdo con este experimento..ateniendome a lo que se expresa en la entrada:
    – “La verdad es que, en promedio, después de un seguimiento sistemático efectuado durante 20 años es muy difícil negar que los niños de cinco años proclives a dejarse llevar por el impulso de comer el dulce siguen sin saber reprimir sus instintos cuando alcanzan la adolescencia; sus notas académicas son peores que las de aquellos que supieron dominar sus impulsos más primarios; son más infelices y están provocando mayor desasosiego a su alrededor.”
    Me pregunto que clase de niños fueron todos los imputados y por imputar en los casos de corrupción ya sea política, eclesial, bancaria,judicial, etc, etc…( los Urdangarin tambien ) ¿ no sacaban buenas notas ellos? porque en caso contrario entonces me pregunto cómo ocupan puestos de autoridad o relevancia incluyendo altos cargos (?). Expliquenme esto y después hablamos

    ………..El director del colegio de mi hijo me dijo en cierta acasión que la “inteligencia es cuestión de dinero” me quedé estupefacta, la verdad, pero pensandolo bien creo que cierta posición social beneficia los enchufes, los arreglos, las escaladas y también mas posibilidades de pagar clases particulares con buenos profesores lo mismo que buenos colegios ( en vista de lo poco que se han preocupado todos los gobiernos que tuvo España desde la transición de invertir en educación de la máxima calidad y priorizando en la infancia (que es la que marca y de ella depende todo lo que venga después)
    Creo que los que cogen el caramelo nunca han dejado de hacerlo sobre todo cuando convencen a los inocentes que esperan por el 2º de que son otros los que se lo han comido…..

  124. Enrique de Juan Conejo:

    Hola, Eduardo,

    Buenas tardes,

    Quiero decirle, que me parece muy interesante los programas que difunde y sobre lo que tratan de la evolucion, yo soy persona por encima de todo despues soy artista en el mundo de la pintura aunque quede poca de ella actualmente, he dejado aqui mi

    info_: http://www.edejuco.com,
    yo tengo un amigo que llego a denominar mi pintura como “pintura evolutiva”, yo no se si se tratra de una pintura en evolucion o que evoluciona lo que si se cierto es que me ha distraido y despejado como si contemplara la naturaleza, pues igual , ¡que me gustaria seguir continuando mi produccion! pero porque surgen las necesidades de la creacion y de repente hay un paron en tu vida y despues continuas elavorando, ¿porque?. Sera que somos seres vivo …

    Un saludo, encantado de poder comentar aqui.

    Enrique de Juan Conejo

    -SE FELIZ-

  125. La demora de la gratificación | CENTRO DE PSICOLOGÍA APLICADA:

    […] http://www.eduardpunset.es/200/general/como-pronosticar-el-futuro-de-un-nino-usando-caramelos […]

  126. Las apps ¿buenas o malas para la educación? | Proyecto Mentes Libres:

    […] conseguir cualquier otra meta? Esto lo digo porque hay un experimento clásico que se llama “el test de los caramelos” que establece una relación entre los niños que, aun teniendo una chuche delante, son […]

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.