Autor: Eduard Punset 10 febrero 2013

«Lo contrario de jugar no es el trabajo, es la depresión». Este es el pensamiento de un gran psicólogo al que le dio por pensar si los juegos servían para algo. No pude impedir pensar en ello a raíz de los casi 250 muertos en una discoteca de Brasil a finales de enero.

Seguro. Un porcentaje notable de los presentes fueron allí movidos por el sexo, las drogas o el alcohol. Pero la gran mayoría de las víctimas estaban en el recinto de la discoteca arriesgando su vida por motivos muy distintos. Muchos de ellos habían acudido a la discoteca por causas parecidas a las que le hicieron decir al gran psicólogo «lo contrario de la afición al juego no es el trabajo, es la depresión».

Muchos funcionarios se preocupan de saber si se recortan los créditos en lugar de poner atención en las medidas para expandir la economía; otros dedican horas de su tiempo a descubrir si se está redistribuyendo la riqueza en lugar de si lo está haciendo el trabajo; otros, en fin, se dedican a preocuparse de que los intereses locales o regionales están suficientemente protegidos; ya no digamos la atención institucional que merece la evolución de los salarios… Ahora bien, la verdad es que nadie parece ocuparse de que la gente no se aburra.

Y, sin embargo, cuando se mira alrededor, parece evidente que la mayor parte de la gente quisiera huir de su realidad. La gente se aburre. Muchos se quejan de la crisis, pero la verdad es que la vida no es lo suficientemente seria y dura para la gran mayoría. El trabajo no les distrae.

discoteca-wiki-(100213)

Pista de baile en Inglaterra (imagen: Wikipedia).

Que nosotros mismos pensemos que el trabajo que realizamos no es lo suficientemente duro se suele deber a que no trabajamos las horas suficientes, a que el trabajo no es el adecuado o el que más nos conviene. Cuando esto sucede, no nos importa el trabajo, no lo controlamos ni vemos claramente el proyecto en su conjunto que estamos contribuyendo a perfilar.

Solo sentimos que estamos haciendo un trabajo duro cuando lo hemos elegido nosotros, cuando lo controlamos y cuando nuestra mente nos dice que solo así seremos más felices. La verdad es que cuanto más lo piensa uno, más sorprende la falta de respuesta a la pregunta sencilla de saber qué es lo que de verdad nos hace sentir mejor.

Los especialistas más cualificados coinciden hoy en decir que la gente ganaría renunciando a formas activas de diversión y buscando un trabajo duro que le hiciera vibrar. Cuando se tiene miedo o se siente el peligro, o cuando la presión procede de una fuente exterior, la consiguiente activación neuroquímica extrema no aporta más felicidad a las personas; al contrario, las hace más combativas y airadas o las incita a escapar y doparse emocionalmente. O puede provocar conductas deshumanizadoras como abusar del alcohol, el tabaco o las drogas.

Muchos estudios han demostrado que tanto estudiantes como directivos y atletas tienen mayores posibilidades de triunfar cuando están convencidos de principios claros del tipo «soy capaz de cambiar las cosas gracias a mi conducta» o, simplemente, «controlo mi propia vida». Otros estudios han mostrado que un ánimo optimista predispone a generar mayor atención, claridad y rapidez en la comprensión de los procesos.

Siendo todo esto innegable, por qué no prodigamos en mayor medida principios sencillos como «lo contrario de jugar no es el trabajo, es la depresión». ¿Por qué no se dedica más tiempo a explicar las razones del optimismo, a enseñar las competencias necesarias para infundir el sentimiento de control necesario de la propia vida, a disfrutar más y mejor con el propio trabajo, con lo que los mejores educandos llaman su ‘elemento’?



40 Respuestas to “Controlo mi propia vida”

  1. Alfonso:

    Choca mucho con lo que dice Wert, que debemos estudiar lo que se emplee y no lo que nos guste.
    Si estudiamos lo que nos gusta, muy probablemente seamos felices con nuestro trabajo.
    Si estudiamos lo que se emplea, estaremos a un paso de la depresión.

  2. jorge:

    Es Interesante como cumplimos con la segunda ley de la termodinámica, teniendo una capacidad enorme de dispersarnos en tareas banales, perdiendo el target de nuestra actividad y de nuestra propia existencia, sin lugar a dudas esto genera un gasto energético donde movilizamos nuestro neurotrasmisores con recompensas perdidas, a poco andar conflictos no resueltos…..Depresión y el bucle negativo de la inoperancia. Dr Cubrias

  3. Vicente:

    Sr. Punset, me quedo con este párrafo. «Soy capaz de cambiar las cosas gracias a mi conducta» o, simplemente, «controlo mi propia vida».
    ¿Qué es la depresión? Para mi es algo que uno no controla. A punto de entrar en una depresión, en fase ser de ser controlado por profesionales me di cuenta que era peor la medicación y el lavado de cerebro, y decidí controlar mi propia vida, decidí que yo no podía cambiar la vida de los demás, pero si la mía. El resultado fue fulminante.

  4. María Iris:

    Lo malo es, cuando especulando otros, juegan con nosotros.
    Especular lleva ganar y perder, y en estos días, se lleva mucho dinero siempre, alguien en la sombra, el que nunca pierde.
    Los niños dueños del juego por derecho, mientras son niños, nunca usan dinero, ni metas con premio. Lo triste es que muchos dejando de ser niños, por edad, pero habiendo perdido la inocencia, se niegan a ser maduros jugando con cosas serias, viviendo sueños que son derrotas personales, más que economicas.
    Los excesos, las dependencias se dan porque no se enseña al crecer, lo importante, lo necesario que es para ser feliz, seguir el punto medio en todo, controlando la ambición.
    Lo contrario de la afición al juego no es la depresión, es la falta de responsabilidad social, mostrando, sin engañar, enseñando el camino real del equilibrio al que tiene derecho todo ser humano. Un camino con sombras y luces, que aceptándolo nos alinea con la vida llena de vida y sentido. Ver la realidad es poner punto de gravedad en uno, y ahí nadie ni nada nos tumba, ni pos pide jugar a todo.
    El juego mas corrupto es especular con el vivir de la gente, con su origen y su destino.
    Muchos estudios han demostrado…. ¿qué?
    Todo el mundo escribe, edita libros, hoy no se exige censura para nada. Me parece una desprotección terrible jugar con mil maneras de educar, de dirigir a los padres, a los profesores, porque solo hay una manera correcta, señalar el punto medio midiendo y percibiendo, mientras es integrado en la persona. La orientación hacia el equilibrio del niño, del ser humano, hacia su centro, hacia un respeto y fidelidad personal. La herencia no es abrir puertas y puertas que dan frutos materiales a la industria o medios, es volver su mirada al origen del hombre y con ello conocerse y vivir su destino noble, que siempre es vida con vida viviendo, y en ello entra alegria de vivir poniendo esfuerso y capacidad para lograr ser feliz, y ahí, nunca brillan los excesos, ni la ambiguedad, ni la mentira, solo claridad optando por el punto medio, un seguro de vida para la alegria interior, la que no depende de las cosas variables.

    Hay que vigilar a la corrupción intelectua también, que no se ha cuestionado al descubierto todavia y está penetrándo en campos muy sagrados como son nuestros niños y jovenes. Futuro del mundo y por lo tanto punto importante.

  5. Soraya Díaz:

    Desde mi punto de vista, y tal vez, desde mi ignorancia, el ser humano es feliz cuando siente que evoluciona, que se supera, aunque sean pequeños retos y, a veces, el trabajo que una persona realiza se vuelve rutina y no es gratificante porque no le aporta ninguna mejora o evolución personal… por eso la felicidad se encuentra en diferentes cosas, campos o actividades, según cada persona y cada momento de esa persona. Estoy de acuerdo en la afirmación:”Lo contrario de jugar no es el trabajo, es la depresión” porque jugar aporta felicidad al superar metas a corto plazo y adquirir conocimientos que van mejorando la forma de superar dicho reto o meta, y el trabajo a veces puede ser tan constructivo como un juego… Pero no estoy de acuerdo con la afirmación “Solo sentimos que estamos haciendo un trabajo duro cuando lo hemos elegido nosotros, cuando lo controlamos y cuando nuestra mente nos dice que solo así seremos más felices.” porque nuestra mente no nos dice que seremos más felices, somos felices si conseguimos nuestro objetivo, y controlar un trabajo duro, lo elijamos nosotros o no, solo nos aporta la felicidad del reto que nos hemos marcado interiormente, y sólo si lo superamos… El enfoque no es “controlo mi vida” sino: “soy capaz de hacerlo y me siento bien cuando lo consigo”… es lo que se llama “satisfacción personal” algo inherente al ser humano… Un saludo…

  6. carlos:

    gracias por enviarnos palabras que atraviesan la mente e inundan el corazón hasta desbordar nuestras aguas y limpiar nuestra corta mirada, así me siento cada vez que te leo y veo que no estoy errando mi camino. un siempre gracias.

  7. Françoise:

    Totalmente de acuerdo con lo expresado en este comentario.
    Pienso que la mayoría de nuestros males vienen por no conformarnos con lo que nos toca, por no aceptar las dificultades como algo intrínseco a la vida y un reto a superar, sino porque nos planteamos como víctimas de las circunstancias, prefiriendo la facilidad y la inercia antes que la lucha y el esfuerzo.

    Yo creo que la gente sufre y se deprime porque se compara siempre con los demás, porque anhela lo que tienen los que más tienen, porque siempre quiere más y más, sobre todo bienes materiales, en vez de valorar y agradecer lo que tienen, una familia, unos amigos, un techo, un trabajo, para los que tienen la suerte de tenerlo, que les permite vivir dignamente.

    Por eso creo que los que tenemos trabajo tenemos la obligación moral de no quejarnos tanto y de hacer los esfuerzos que imponen las circunstancias para permitir que los que no lo tienen tengan la oportunidad de encontrarlo, sea reducción de sueldo, de horarios etc….

    Yo soy una funcionaria de 61 años (los cumplo hoy!) y me siento agradecida, después de 41 años en la función pública francesa, de poder terminar mi carrera profesional en la misma administración, a pesar de que hayan suprimido el verano pasado el puesto que ocupé durante 40 años y en el que me sentía realmente feliz. Me siento enormemente privilegiada cuando veo la situación que están atravesando tantas y tantas personas que darían lo que fuera por conseguir un empleo.

    Yo creo que lo importante es enfocar los acontecimientos de nuestra vida con alegría, agradecimiento y optimismo. Hoy por ejemplo, en el día de mi cumpleaños, me acuerdo de mi pobre madre. Cuando cumplía años, era para ella algo negativo, dramático incluso! “Te das cuenta Françoise, 60 años! Me estoy haciendo mayor!”…, en vez de valorar la suerte de seguir viva y bien de salud, rodeada de sus hijos y nietos… Y yo, que cumplo hoy 61, bendigo cada año que pasa y me permite seguir disfrutando de la vida, de aprender algo nuevo, de disfrutar de mi nietecito y de su hermanita que llegara a este mundo a principios del mes que viene, y de la alegría de poder compartirlo hoy en un buen restaurante con mi familia. Solamente con pensar en la alegría de mi nietecito que me tenderá sus bracitos para que le coja, me siento inmensamente feliz.

  8. Lis:

    Si eso es así “lo contrario de jugar no es el trabajo, es la depresión” sería correcto decir que una persona calificada de juguetona en su carácter es una persona que lucha consciente o inconscientemente contra la depresión o tristeza?

  9. Wolfgang:

    Muy interesante como siempre…un tema a tratar algun dia quizás más en profundidad, porqué tanta gente dedica tanto tiempo en sus vidas a conductas relacionadas con la evasión o la evitación de la realidad…dejando a un lado su factor socializador, la importancia de todo tipo de drogas, legales e ilegales, tabaco, alcohol, drogas duras, tb ansioliticos, pastillas…al igual q otros evasores como la televisión, el futbol, etc, etc…parecería que no estamos preparados para vivir la vida tal cual es..o que algo funciona mal en nuestra manera de vivir…creo q es importante entender esto para poder cambiar las cosas. un saludo

  10. Nantly:

    M’agradaria molt que vosté me pugués donar les pautas para que jo, que abans de ser mare tenia feina i feia moltes coses, ara sòc una mena de fantasma pendent del meu fill, de casa meva i del meu home…On puc trobar la diversió?…

  11. Beatriz San Millán Pérez:

    La “ilusión de control” es importante porque es la base del optimismo. Lo contrario es la indefensión aprendida, que es la que nos hace pensar que hagamos lo que hagamos no podremos cambiar nuestra vida ni las consecuencias que se derivan de los acontecimientos exteriores.

    Manteniendo esta “ilusión de control” podremos iniciar nuevos proyectos y aunque fracasemos volvemos a intentarlo porque sabemos que si esta vez no ha salido bien podemos reflexionar sobre los fallos y cambiarlos. Nuestra motivación se mantiene a pesar del fracaso.

    Por otro lado, creo que no es tanto el aburrimiento sino la baja tolerancia al aburrimiento. Es necesario que desde pequeños aprendamos a aburrirnos para saber que no pasa nada si estamos un tiempo (minutos o incluso horas) sin hacer nada. Durante ese tiempo podemos pensar o incluso relajarnos porque aunque tengamos la sensación de no estar haciendo nada el pensamiento no se puede parar por mucho que lo intentemos. Aprender el valor del aburrimiento hace que sepamos valorar las cosas que hacemos y replantearnos lo que nos gusta.

    Todos los términos se aprenden por comparación. Sabemos lo que es sentirnos bien porque nos hemos sentido mal alguna vez. Si siempre estamos felices no lo valoraremos porque será algo normal y, al final, nos sentiremos vacíos por dentro porque permanecer en un mismo estado mucho tiempo hace que nos habituemos y se pierda el interés. Por eso, es necesario experimentar emociones diversas pasando por la tristeza y el aburrimiento.

    La consecuencia de no tolerar las emociones negativas puede ser el iniciar conductas de riesgo como el abuso de drogas o alcohol u otro tipo de adicciones sin sustancias (véase ludopatía, etc.) o, incluso, contactos sexuales sin protección y de manera indiscriminada…

    Me gustaría aportar un vídeo que incita a la reflexión acerca de si elegimos una carrera profesional que nos gusta o simplemente buscamos las que creemos que tienen una buena salida o que nos harán ganar prestigio, poder y/o dinero.

    Es un extracto de una conferencia de Allan Watts que creo que merece la pena escuchar.

  12. Carmen Pizarro Gonzalez:

    Me parece maravilloso todo lo que expone y me sirve de gran ayuda. ( lo admiro igual que a su hija ) en mis momentos bajos siempre recurro a ustedes.( Asus libros y articulos etc. )Tengo tres hijos buenisimos, pero ahora uno de ellos lleva en paro mucho tiempo y con tres hijos naturales y dos de su mujer, se le acaba el paro este mes y no encuentra salida y nosotros somos jubilados, le explico esto porque me dá miedo lo que pase por su cabeza y pueda hacer una locura, pues no encuentra trabajo por ningun sitio. ¿Como le podria ayudar yó ? Gracias por escucharme y leer mi comentario. Una madre desesperada

  13. Ana Viñals:

    Me ha gustado mucho tu reflexion. La verdad que yo tambien opino que la gente se aburre y más aún los jóvenes, quienes por falta de motivación desconocen lo que realmente les hace felices y se dejan arrastrar por la masa, para, al menos, sentirse parte del grupo.

    Por otro lado, quisiera decir que estoy realizando mi tesis doctoral en torno al ocio digital de los jóvenes, pero entendiendo el ocio desde una visión humanista y experiencial, esto es, la filosofía que defendemos en el Instituto de Estudios de Ocio de la Universidad de Deusto (Bilbao). Donde, entre tanto, sí nos ocupamos de que la gente no se aburra. Yo en mi caso investigo desde el ámbito de las Tic porque creo que el uso social de las Tic puede ayudar a estos jóvenes a desarrollarse como personas.

    un saludo

  14. Santiago Pineda:

    Con mucho respeto al autor del texto precedente, me gustaría comentar desde mi modesto punto de vista, lo que he aprendido en mi propia persona y en otras, con el deporte del golf. He constatado que ciertamente, un jugador de golf solo puede obtener buenos resultados en un estado de percepción de fortaleza emocional y auto-control. Quizás mi ejemplo confunda al lector, pues transporto directamente el nudo que nos plantea Eduard Punset, directamente a un un juego, cuando su artículo va más allá del aspecto lúdico.
    A menudo en el juego del golf, los instructores procuramos animar a nuestros alumnos, alabando un buen golpe efectuado fuera de cualquier concurso, es decir en un campo de prácticas. Y es que efectivamente, solo la obtención de una sensación de control produce satisfacción. Diría que un buen golfista, sigue un procedimiento premeditado antes de efectuar un golpe; plantea su objetivo, analiza el grado de dificultad al que se enfrenta, decide que herramienta va a usar e inclusive en función de ese análisis, en ocasiones reduce su objetivo a algo alcanzable. Si al ejecutar su golpe obtiene lo que se había propuesto, o incluso, algo más, entonces vive un momento de satisfacción que refuerza su autoestima y lo estimula para proceder al siguiente golpe. Una concatenación de exitosos planteamientos, nudos y buenos desenlaces, hace que el jugador “se crezca” y efectivamente su rendimiento es más y más alto.
    Encuentro ahora obvio e innecesario explicar lo contrario, pues resulta evidente que un jugador en estado depresivo no consigue, obtener buenas sensaciones. Mi comentario, no descubre nada a quienes practican este juego, pero si que desvela lo que coloquialmente, muchos profesionales, coinciden en denominar estado de “positive Golf”.

  15. Carol Lopez:

    Más que controlar nuestra vida, más que buscar el éxito, más que buscar la felicidad, pienso que tenemos que hacer un paro en el camino, y no dejarnos llevar por la inercia de lo que está ocurriendo en nuestro alrededor, cuando dejamos que todo ese ruido se nos acalle, empezamos a ver claro, se nos van descubriendo cosas que antes no veiamos; todo este entramado que hay gracias al capitalismo, y todo lo que resplandece, tenemos que descubrir, que dentro de nosotros está el secreto, el secreto de ser auténticos, no dejarnos llevar por todo los que manipulan para sacar provecho de nuestra limitación, hay que buscar más de lo que nos ofrecen, dentro de nosotros está todo, pero no es fácil verlo si no nos serenamos, podo a poco vendrá lo que realmente queremos si sabemos escucharnos

  16. Marc:

    Por 40 horas de felicidad a la semana yo haría horas extras. Disfrutar de la vida marcándote tu mismo los pasos. La búsqueda de la felicidad es la búsqueda de agua que llene el vaso de tu vida. Metas, objetivos; o simplemente fluir por un riachuelo hasta llegar a abarcar océanos. Dios, enséñame a leer los carteles para escoger mis propias sendas.

  17. Sandra:

    Claramente,en los tiempos que corren es dificil hablar de optimismo,cuando fuimos,no en mi caso,educados para producir pero es importante darle a la futura sociedad un vuelco hacia la felicidad atravez de otras interpretaciones de la vida,empezando por educar con la prioridad de dejar que desde peques desarrollemos los propios talentos naturales y en futuro evolucionar ese talento.El optimismo es una facultad que todos tenemos y algunos lo consideran,si en mi caso,una explotacion de mecanismos internos hacia la adversidad,para otros es fantasia,evadirse de la realidad.

  18. Jose L. Serrano:

    El trabajo, como la vida, está compuesto de etapas que van transcurriendo secuencialmente. Cuando estás en una etapa en la que el trabajo y el ocio se entrelazan, en la que realizas un trabajo que compone parte de tu diversión, es cuando desarrollar una labor satisfactoria y te sientes feliz, por lo que no buscas entretenimiento fuera de esa labor de desarrollo personal, mental y profesional, es como jugar a ser Dios con el desarrollo de esa dureza laboral que te satisface completamete. Es en esa etapa en que lo grato es lo normal, por lo que tu estilo de vida es optimista, como debería de ser normalmente, sin darte cuenta de que es un elemento excepcional en el sistema de vida actual, por lo que al estar inmerso en ese estado de optimismo no consideras necesario que se deba explicar, ya que es el estilo de vida que quieres tener permanentemente y lo compartes sin esfuerzo con el entorno que te rodea.

  19. laura:

    Desde pequeñita, he tenido la suerte de tener a mi lado a mi hermano preferido ” el gato” y le veía jugar siendo cachorro, pronto deduge que cuando fuera adulto no le faltaría alimento. Mis sospechas fueron confirmadas cuando tuve a mi amado Nicolás, que se crió en un ambiente más monótono (comía, dormía y ración de mimos), y cual fué mi sorpresa ??? No sabía cazar !!

  20. Enrique:

    Cuando tener poco dinero sea la norma, lo más sensato será no necesitarlo, o disponer de múltiples habilidades que permitan sustituirlo o conseguirlo; desde bailar claqué hasta coser un traje, pasando por programar, impartir un cursillo sobre Nietzsche, conducir un autobús, montar un escenario o podar un tilo.

    Si no cambia en profundidad, no parece que el sistema educativo que conocemos sea capaz de ofrecer tal cantidad y variedad de destrezas. Y esto es la parte fácil de lo que se necesitaría. Es mucho más problemático aprender a convivir con las largas temporadas de inactividad laboral de las que dispondremos. Y lo es todavía mucho más aprender a vivir sin certezas.

  21. mercedes castro:

    falta diversion verdadera y cierto optimismo bien enfocado, si eres demasiado optimista ya k a mi me sucede las decepciones son mayores. y la tristeza al ver k todo a tu alrededor es un desastre te invade como un mal virus.

  22. Elena:

    Vibro con mi trabajo, me gusta ir a trabajar y me encanta poder hacer lo que hago. Incluso me considero una afortunada por ejercer mi profesión que me permite ayudar a las personas pero a su vez considero que es un trabajo duro, que todos los días salgo exhausta de él y que trabajar una hora seguida acabaría con mi paciencia y explotaría.

    Necesito el tiempo libre que tengo entre jornada laboral y jornada laborar para descansar, estar con mi familia y divertirme para que al día siguiente vuelva con la suficiente energía para ser una profesional eficiente y dar mi 100% cada día. La mayoría de las veces considero que este tiempo libre no ha sido suficiente o, lo que es peor, que los horarios me impiden llevar a cabo ciertas actividades que considero enriquecedoras no sólo para mí sino también de modo indirecto para beneficio de mi profesión.

    Por todo ello a mí no me convence la teoría de que debemos dedicarnos en cuerpo y alma a nuestro trabajo para ser felices y desde luego, no creo que a mí me aportara felicidad el no disponer de esos ratos libres paseando por la calle sin nada en lo que pensar, o bailar en una discoteca sin más estrés que el de bailar.

    Personalmente pienso que yo sería más feliz y mi trabajo sería mucho mejor, trabajando menos tiempo, cobrando menos dinero y teniendo algo más de tiempo libre. Además este sistema recortaría cifras del paro.

  23. Alexandra:

    Esta reflexión es super importante… sobre todo en cuanto a nuestros hijos y nuestros estudiantes quienes poco a poco van adoptando una apatia hacia la vida en general.

    y allí esta la labor principal mas que hablar de la problemática empezar a poner en marcha estrategias que los orienten a desarrollar una mejor calidad de vida, desde los principios acorde a su edad y desarrollo.

  24. José Luis Fillat:

    La eterna lucha entre lo que uno quisiera hacer y lo que realmente puede hacer. Para una persona sin recursos económicos suficientes es muy difícil renunciar a algún trabajo que no le gusta (comida, abrigo y techo exigen sacrificios) para poder dedicarse a lo que realmente le gusta. Toda la inteligencia del mundo no ha sido suficiente para estructurar una sociedad que nos lleve a la felicidad….

  25. Jesus varela:

    Es cuestion de dinero el que nos guste o no nuestra profesión?
    Y si lo es, cual es la cantidad justa para se feliz?

  26. sensaciones:

    Cierto, «Lo contrario de jugar no es el trabajo, es la depresión», yo no lo digo con esas palabras, pero el fondo coincide con mi filosofía de vida. La vida debe ser un continuo disfrute, un juego divertido, solo así podemos sonreír pase lo que pase. Cuando me siento triste y desorientada es porque sin darme cuenta he dado todo el protagonismo a los deberes y obligaciones, y he dejado de actuar según me dice mi interior, mi verdadero biorritmo, mi natura, que es disfrutando de todo lo que haga, incluso de deberes que no me gusten mucho y que con mi naturalidad divertida transformo en un juego que puedo realizar a mi medida y de un modo alegre. Cuando me invade la losa de los miedos dejo de ser un ser y paso a ser un un robot, lo cual anula mi vida y me lleva al bloqueo más triste y desolador. Solo dejándome llevar por mi interior natural y libre, sé vivir, y además muy alegre, y aportando alegría y creatividad al mundo. Solo así sé vivir, lo otro no es vivir.

  27. Jesus varela:

    Pienso que a nivel individuo, si controlamos nuestra vida pero existen otros factores que necesitamos de los demas ya que se supone que estamos interconectados unos con otros y podemos decicir en la vida de otra persona.
    su inicio y desgraciadamente en su fin.

  28. ana:

    Totalmente de acuerdo con la reflexión de María Iris. Lo importante en la vida es amar lo que haces en cada momento.

  29. Scientificwayoflife:

    Nuestro cerebro, que es al fin y al cabo el que toma decisiones y/o nos presenta lo que nos esta ocurriendo a veces de una forma casi ininteligible, es como el clima.
    Si no estoy muy desorientado, la climatología aún es una ciencia difícil de controlar por depender de muchos factores variables: sol, viento, presión, humedad, temperatura, corrientes marinas, movimiento de rotación terrestre, etc.
    Nuestro cerebro, aún tiene infinitamente más variables a la hora de saber por que piensa lo que piensa, siente lo que siente y, hace lo que hace: genética, alimentación, ambiente que nos rodea, cultura, genes equivocados…..(you name It).
    Saber lo que se quiere en un momento dado que nos sirva para nuestro futuro?Estamos de broma? ¿Cómo hacemos para que todo lo que hemos imaginado en un momento dado salga como lo hemos pensado? Simplemente……no podemos.
    Sólo nos queda aprender y tomar anotaciones de que es lo que hemos hecho para que funcione o, no funcione. Y aún así, el tiempo es muy variable e imprevisible.
    Yo si que estoy bastante de acuerdo, aunque no me guste como lo transmite, en el Ministro Wert. Sería fantástico que todos pudiéramos trabajar en lo que de verdad nos gusta, pero la realidad es que necesitamos pagar facturas a final de mes. Es más, lo que más nos gusta en un momento dado, puede convertirse en algo esclavizante? Si, es así. Por eso, si somos capaces de desarrollar algo tan fundamental como “el sentido común” seremos libres de poder cambiar tantas veces como necesitemos y sin que ello nos produzca dolor. Sigue siendo la evolución de las especies (la humana).

  30. Maria Carmen Lafuente Ruiz:

    Sr. Punset estoy totalmente en desacuerdo con usted. Yo realizo un trabajo duro y exigente tanto física como mentalmente y no me siento mejor con esa “duraza” y yo, tal vez para usted o ustedes, sea inmadura pero prefiero mis aficiones, perder el tiempo y jugar a lo que me gusta.
    Mi trabajo lo elegí yo y se ha transformado en una pesadilla. A quien le guste la dureza que se la quede con sus horarios estúpidos y las cargas de trabajo gratificantemente duras.
    Cambio mi trabajo por vivir mi vida, una vida sin durezas y llenas de juegos hasta el infinito y más allá.
    Trabajen duro y haber cuanto dura su felicidad, pero duro de verdad y elegido.
    Gran tontería!

  31. luis:

    Creo que la vida es una insatisfacion continua, pero eso no es malo, siempre parece que nos falta algo, siempre tenemos ese pequeño vacio ?pero creo que esto es parte e la vida, eso no nos puede hacer enfermar, solo saber gestionarlo y saber llevarlo.

  32. Carlos Rozas:

    “Los especialistas más cualificados coinciden hoy en decir que la gente ganaría renunciando a formas activas de diversión y buscando un trabajo duro que le hiciera vibrar”. Tan sencillo como eso.
    Esta afirmación coincide con mi idea de que dejar de trabajar por que te toque una loteria por ejemplo, no te hace feliz. Al contrario el cerebro te pedira una actividad. ¿Por qué?. Porque creo que estamos hechos para el trabajo, pero efectivamente para el trabajo que nos haga vibrar y mejorar y cambiar la realidad, solo con ese tipo de trabajo el cerebro se siente bien y si es así es porque se siente a salvo de esa forma. Quiero decir que evolutivamente hablando, un trabajo que nos haga crecer como especie es el único que le vale a nuestro cerebro y por eso nos hace sentir bien.

  33. Ernesto:

    Tal como lo dice Mihály Csíkszentmihályi en su libro fluir, lo que realmente nos hace felices es estar hacer lo que nos gusta, trabajar en lo que nos gusta y hacerlo duramente, solo asi fluimos. Tan simple y tan dificil al mismo tiempo.

  34. Darío:

    Sr. Punset y gracias a sus libros uno se da cuenta que la felicidad es una conducta que, una vez entendemos como funciona es “sencilla” de manejar… Desde hace un año y medio estoy en el paro, pero sabiendo que la falta de una actividad podría condicionar mi cortex cerebral a padecer una depresión hice lo siguiente: seguir trabajando desde casa, sin remuneración, para mí y con la satisfacción de seguir levantándome por la mañana para sentarme delante de mi ordenador y seguir creando, seguir estudiando y seguir mejorando… en definitiva sentirse útil. Eso también nos hace sentir felices.

    Sigo trabajando desde casa en un proyecto (que por cierto no encuentro ninguna referencia en sus artículos a la posibilidad de utilizar las dos partes del hemisferio en el aprendizaje cuando somos niños) de un video juego que pronto verá la luz.

    Aún sabiendo que uno tenga la puerta cerrada una y otra vez (y no salgan las cosas como uno quiere) siempre hay que pensar en positivo y seguir trabajando en lo que a uno le gusta, seguir aprendiendo…

  35. María Iris:

    Los polos positivo y negativo influyen en la fuerza de gravedad. Es un triangulo que mantiene el equilibrio del cuerpo, de la naturaleza y con ello del universo. Todo va bien cuando los polos funcionan respetando la integración de ambos en proporción.
    Elegir lo que me gusta siempre, es alimentar un polo y ello altera la fuerza de gravedad primero en uno y con ello en el conjunto y así nos va. Es negarse a madurar, a aceptar las cuatro estaciones que parten del frio y el calor, ambos estados necesarios para la vida, así el criterio se hace infantil. Querer siempre primavera en una vida, es un ataque a la realidad. Y eso se da, cuando los que teniendo facultades, conociendo la composición y el efecto de las leyes, no exigen respeto al conocimiento, limpiando esas lagunas o sombras que se van echando desde una irresponsabilidad de creer que lo que uno quiere o sabe es la verdad porque no sufre argumentos contrarios.
    Estamos ya en tiempos de la busqueda de límites frenando la voluntad de separación. Multiplicación y diversidad han perdido la esencia de lo que ES.
    La asimilación pone continente al contenido. Hemos sido muy superficiales dejando que se derramen conceptos y deseos sin cauce.
    La ciencia puede servir a lo popular, pero lo popular necesita canal .

  36. Juan:

    El desarrollo del mundo contemporáneo ha enfocado más sus fuerzas en enriquecer y otorgar poder a unos pocos so excusa de garantizar la satisfacción de necesidades materiales de la gente. Se ha hecho del hombre un instrumento dividido, inconsciente y hambriento, esclavo de sus falsas y fantasmales ilusiones que miran siempre a un futuro que no existe antes que apuntar a su propio centro. Buscando el bien en lo que cree correcto sin saberlo se precipita a su propio y autodestructivo mal.

    Un hombre así, en mi opinión, no es en absoluto útil; es por el contrario una bomba de relojería que tarde o temprano dirige su fuerza psíquica a la violencia, ya sea hacia sí mismo o hacia los demás. Una sociedad coherente debería dirigir sus fuerzas en apoyar a cada individuo en el proceso de encontrarse a sí mismo a través de actividades que le aporten evolución y provecho. Una persona rica es aquella que halla en su vida sentido y significado obteniendo de ésta lo que realmente necesita y quiere, una persona pobre es aquella que necesitando siempre se llena de vacíos ilusorios buscando una seguridad que sólo puede hallar en su interior. Sólo una persona en su centro es plena y feliz y, por tanto, es capaz de aportar a la sociedad la verdadera riqueza que es inagotable: el espíritu

  37. fernando sandonis:

    Trabajar es la cosa mas importante para estar realizado y activo en esta vida.El ocio es tan importante como el trabajar.No solo es el ocio del trabajo el que nos importa sino el ocio por el ocio,para sentirnos libres y jugar al jua:ser como niños felices de pensar que todo lo que en este mundo no nos satisface es la broma pesada de la vida.

  38. fernando sandonis:

    Cuando la vida te pide felicidad es porque la añoras de verdad después de un periodo largo de pasarlo mal.La depresión como enfermedad crónica se establece en tu ciclo vital y parece que nunca se va aa ir de tu mente.Pero cuando llega tu hora(La de la libertad) de la revelación sientes como la realidad se vuelve sonora y llena de colores.El pensamiento positivo aparece como por arte de magia y todo comienza a funcionar como si nada de lo anterior hubiera pasado.Es entonces cuando coges las riendas de tu propia vida y ya puedes hacer con ella todo lo que te propongas.Es en este momento cuando te das cuenta de las falsas creencias que arrastrabas desde la infancia.Entonces es cuando cortas el cordon umbilical del todo y pasas a ser TÚ mismo en todas las acepciones dela palabra.

  39. Maya:

    Sr. Punset,
    ¿Es posible conocer el nombre del psicólogo? Me gustó la frase y pues si ha escrito algo más quisiera leerlo. Encuentro resonancia de sus palabras en mi vida.
    Gracias!

  40. Joan:

    De internet tambien se aprende. Hace poco escuche a un economista que predicaba a la persona pararse a pensar lo que hacia con lu tiempo libre , y señaba que dice mas de nosotros eso ,que el trabajo que eestemos desarrollando. No es ningun secreto que para la mayoria el trabajo es una obligacion que poco nos aporta animicamente. Es tambien evidente que las personas exitosass y relevantes aman su trabajo. Pienso que es dificil y no sabria decir el como habria que educar. Pero si se como me han educado a mi , se avanza hacia una especializacion necesaria pero una uniformizaicon del saber y la presion de conseguir un status civil en lo que considero una artistocracia academica (un medico esta mas valorado que un electicista, peroo se ven profesionales mediocres por todos lados, medico o electircista), Creo que la educacion son miles de horas perdidas para mucho porque no les sirve para descubrir su potencial .Las distracciones adictivas son muy poderosas y autodestructivas para muchos , la busqueda de aceptacion social (redes sociales), el juego informatico(y no me refiero al de ganer dinero si no a cualquiera ,esun cancer oculto de la sociedad actual), el sexo , drogas y demas vicios..cuanto tiempo perdido y cuanto potencial desperdiciado ahora mismo

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.