Autor: Eduard Punset 26 abril 2009

De verdad que cada día se hace más difícil aguantar tanta palabrería irrelevante; casi nadie está hablando de las cosas que interesan a la gente de la calle, es decir, a la gran mayoría. Se les sueltan rollos ideológicos y divisorios sin cesar. Se cambian los ministros por razones incomprensibles. No se consigue el trabajo por motivos de edad: si es demasiado joven, se asume que el candidato será indisciplinado y, si es demasiado viejo, se lo rechaza porque sabe demasiado. “¿Por qué no te callas?”, creo que le dijo el Rey al presidente de un país amigo. Y yo añadiría: “¿Por qué no hablamos de cosas que realmente importan en la vida cotidiana de la gente?”. Quiero decir cosas menos grandilocuentes y opacas, pero fundamentales para andar por casa.


Gary Marcus, profesor de psicología de la Universidad de Nueva York, explicará en Redes por qué nuestro cerebro dista mucho de ser perfecto. (Imagen: New York University.)

Me encuentro mucha gente que está angustiada porque pierde la memoria. En el discurso colectivo imperante ¿hay alguien que nos recuerde lo último que se ha descubierto en este campo y que podría sosegarnos? En diversos experimentos se ha demostrado que la gente pierde unos 55 minutos todos los días intentando recordar dónde ha dejado un objeto o un número de móvil. Casi una hora de tiempo de las ocho que uno invierte en trabajar es mucho tiempo. Ahora hemos descubierto que la razón de estos agujeros en la memoria tiene poco que ver, en promedio, con la edad o el grado de concentración.

Se trata de que, al contrario de los ordenadores, que tienen un sistema de archivo codificado, el nuestro es puramente contextual; es decir, tenemos tendencia a recordar un hecho determinado en función del contexto en que se produjo. Por ello recordamos mejor las cosas que nos han ocurrido en sitios inolvidables que en entornos rutinarios o aburridos. “No me acuerdo para nada de lo que desayuné ayer” –¡menos mal!–. ¿Por qué no intenta profundizar en el concepto del contexto en el que se produjo el hecho olvidado, en lugar de musitar que se olvida de todo porque se hace viejo o, lo que es peor, escuchar las sandeces que le están soltando en la tele?

Otro ejemplo. La persona a la que querías como novio ha dejado de hacerte caso porque ha salido con otra más guapa que tú. En lugar de sumirte en la tristeza y el resquemor infundado, ¿por qué no analizas el descubrimiento cien veces comprobado de que los más guapos lo tienen más fácil a la hora de encontrar trabajo y como amantes? De entrada, es cierto, lo tienen más fácil. Pero tú, que eres algo menos agraciada que la amiga de tu novio, tienes una ventaja enorme sobre ella: las enfermedades sufridas por tus antepasados afectaron tu metabolismo dejando unas huellas que aumentaron por encima del promedio el nivel de fluctuaciones asimétricas en tu rostro y tu cuerpo. A pesar de ello, tus predecesores y tú misma salisteis adelante. A tu competidora más agraciada le falta probarlo.

Una última pista para solventar los problemas importantes de la vida cotidiana mucho más relevante que los rollos ideológicos y odios de clanes. La necesidad de sobrevivir por encima de todo excluye apostar por las soluciones perfectas y a toda prueba. Si alguien ofrece soluciones utópicas e inexpugnables, es que no conoce los recovecos del cerebro interesado, sobre todo, en sobrevivir. Elige la opción que mejora las cosas, pero no las resuelve para siempre. Déjale al cerebro un poco de libertad. Te sentirás mejor y, sobre todo, no habrás puesto atención en lo que decía la radio mientras cavilabas.



56 Respuestas to “Pistas para solventar los problemas de la vida cotidiana”

  1. FERNANDO PLAZA RUIZ:

    Alguien dijo alguna vez, “El debate os hará libres” quizas fue la verdad, pero lo que realmente hace que las cosas cambien son los debates anteriores, el que alguien en algún momento se pregunte el porque y el como hacerlo, entonces empiezan a cambiar las cosas.
    Por esto el blog del Sr.Punset es el principio de grandes cambios, alqun dia apreciaremos en su medida, esta labor.

    Un saludo

  2. eduardo III:

    Resulta que lo que le decía Chávez al “rey” era IMPORTANTE, le reclamaba haber apoyado a los golpistas!
    A veces hay que escuchar lo que no nos gusta.

  3. Maruja:

    El problema radica en la diferencia entre quien lee, escribe y tiene acceso a este blog y el resto. ¿Como puede una persona con un nivel cultural y adquisitivo alto saber de los problemas de la vida diaria de los inferiores?
    Una familia con un miembro en paro es un numero para el Director del Banco Central Europeo, es teoria. El no sabe lo que es ni puede imaginarlo, solo se acerca al borde del drama. Los politicos que deciden mejorar un barrio de una gran ciudad, derribando edificios para hacer una plaza, solo se acercan al drama que supone a una persona dejar su vivienda, por el bien de los demas. ¿Como podemos o pueden decidir que es mejor para los demas sin saber que es vivir en la piel de los demas?
    Siempre las clases dirigentes han decidido que es mejor, para ellos y para el resto con la intencion de hacer el bien a la mayoria. Pero siempre hay perjudicados. Es el daño colateral y el fin justifica los medios. El sacrificio de unos muchos por el bien de algunos mas.
    Ya es hora de canviar para que nadie sea daño colateral.
    Si el poder corrompe quiero ser corupto. Solo me costara unos pocos años de libertad y luego podre vivir como el rey.

  4. MUNDO FLORES:

    Sr Eduardo acabo de saber de usted por medio de un amigo y estoy conociéndolo a través de lo que escribe, v. gr. éste artículo “Pistas para solventar problemas de la vida cotidiana”. Si entendiéramos la vida como “ordinaria” nuestra tarea sería convertirla en “extraordinaria” así todo se lo dejaríamos a nuestra propia mente, ella utilizando el cuerpo que encarna crearía un universo de posibilidades en donde el alma de la fea le permitiría encontrar sentido a la ausencia de simetría de su rostro. La “guapura” no tiene sentido si no se compara con la “fea”, si solo existieran las guapas (os) que signficaria ser guapa. Solo habría guapas. No habría guapas. Solo mujeres. La fea debe con su mente-alma saber que con ser mujer basta para hacer lo que quiera. Debe poseer algo más valioso que la belleza que le permita tener al hombre que desea. Eso sería lo extraordinario de la vida de esa mujer fea.

  5. EvaLilith:

    Eduardo Punset!
    He descubierto por casualidad este sitio. Aprovecho para decirle que leer sus libros y escucharle es muy tranquilizador. Este contando lo que este contando. Es su estilo. Llano y amable. Y mas aun cuando una se encuentra fuera de Espana (por suerte los institutos cervantes por ahi fuera suelen tener algunos de sus libros, y el canal internacional emite REDES).

    En cuanto al articulo: sobrevivir. Si! ahi esta la clave.
    Miremos por donde miremos todo lo que vemos responde a la misteriosa maravilla de la supervivencia.
    Lo mas sorprendente es que incluso nuestros errores, los mas terribles e incomprensibles, los que mas culpables nos pueden llegar a hacer sentir, eran fieles a esa motivacion: sobrevivir. Incluso si parece ir en contra de ella. El suicida por ejemplo, que parece atentar precisamente contra esta motivacion, lo que busca precisamente es una mejor opcion de bienestar (torpemente claro).
    El caso es que la ultima respuesta a las trivialidades de la vida suele ser la supervivencia. Y podriamos aprovecharlo, como dices, para darnos cuenta de que nuestros errores, cometidos por nosotros mismos, por nuestros antepasados o nuestra genetica, respondian y tambien con consecuencia de la mas importante tarea, q es sobrevivir.

  6. Lo mejor es enemigo de lo bueno « e-soliloquio:

    […] Lo mejor es enemigo de lo bueno La necesidad de sobrevivir por encima de todo excluye apostar por las soluciones perfectas y a toda prueba. Si alguien ofrece soluciones utópicas e inexpugnables, es que no conoce los recovecos del cerebro interesado, sobre todo, en sobrevivir. Elige la opción que mejora las cosas, pero no las resuelve para siempre. Déjale al cerebro un poco de libertad. Te sentirás mejor y, sobre todo, no habrás puesto atención en lo que decía la radio mientras cavilabas. Eduard Punset . Pistas para solventar los problemas de la vida cotidiana […]

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.