Autor: Eduard Punset 30 marzo 2009

Por favor, si oyen a un científico afirmar que lo que él ha demostrado es irrebatible; si ven que no vacila al enunciar los principios de la termodinámica o las bases genéticas de la conducta humana, pueden estar seguros de que se trata de un impostor, alguien tan dogmático como el que más y que, desde luego, no se atiene al método científico.

La ciencia se caracteriza por cuestionar incluso principios tan básicos como la existencia de otra vida después de la muerte o la propia existencia divina. Pero por encima de todo, lo que caracteriza a la ciencia es que no para de cuestionarse a sí misma todo el rato. “Y decir digo donde dijo Diego.” Los ejemplos más recientes de lo que sugiero se han dado con dos órganos o mecanismos tan básicos de la existencia como el cerebro y el genoma.


Thomas Gingeras, genetista del Cold Spring Harbor de Nueva York, estará en Redes en mayo.
(Imagen: SmartPlanet)

El cerebro ha dejado de ser, repentinamente, el objeto más sofisticado del universo para convertirse en un subproducto bastante imperfecto de la evolución. Es más, creíamos que consumía nada menos que el 20 por ciento de la energía total disponible para profundizar en el conocimiento del mundo exterior, cuando acabamos de constatar que, con toda probabilidad, pasa casi todo el tiempo haciendo algo que nos ha hecho famosos a los humanos por hacerlo rematadamente mal: predecir el futuro.

El otro ejemplo del cuestionamiento constante de la ciencia de sus propios descubrimientos tiene que ver con el genoma, que comprende todo el material genético de los humanos. Ahora resulta que sólo el 1,2 por ciento forma genes; el resto es pura basura. Pero hay más. Si se hubiera querido confundir al personal respecto a los genes –esta especie de soporte intergeneracional del secreto de la vida–, difícilmente se habría hecho mejor. El viejo aforismo de “ADN hace ARN que hace proteínas” tampoco es lo que parecía. En otras palabras, el viejo principio de que el gen se servía de un esclavo/mensajero (el ARN) para hacer proteínas –el primer ladrillo de la vida– se ha derrumbado. El mensajero hace lo que quiere, o casi. De simple mensajero, nada de nada.

Peor aún. Antes se pensaba que el ADN era el único encargado de transmitir el secreto de la vida. Ahora se ve también que la llamada “epigenética” juega un papel fundamental. Existen sucesos en el ámbito biomolecular que no tienen nada que ver con la molécula del ADN propiamente dicha, pero que también codifican algunas características heredadas. Una dieta o un entorno determinado, no sólo los genes, pueden marcar el ADN durante varias generaciones; lo que constituye un verdadero sacrilegio en el debate biológico.

Un ejemplo irrebatible lo ofrece una especie de pulga del agua; cuando se ve amenazada por depredadores, le crece una especie de muralla defensiva que reaparece en sus descendientes si son fecundados en aquellos momentos de temor. Otro ejemplo increíble tiene que ver con las preferencias de las ratas a la hora de emparejarse: detestan hacerlo con machos cuyos abuelos fueron inoculados con un determinado fungicida. Las hembras parecían elegir pareja en función de una estructura epigenética, en lugar de por una diferencia genética.

Claro que los genes son muy importantes, pero los genes por sí mismos no hacen nada; se trata de una molécula profundamente relacional que sólo aporta algo en el contexto celular. Lo que convierte el ADN en una molécula viva es su dinamismo y sus interrelaciones. Como ha manifestado el médico y ensayista Lewis Thomas: “Mi hígado es mucho más listo que yo; preferiría pilotar un jumbo que dirigir mi propio hígado”. Tendría que atender a demasiadas variables. Los genes son sólo una parte de la historia.



69 Respuestas to “Los genes son sólo una parte de la historia”

  1. Operario:

    ¿El hijo de un levantador de pesas será también un tipo musculado?

  2. carlos:

    Se que parecerá una locura. Pero no os habéis parado a pensar que posiblmeente lo que realmente “modela” a cualquier criatura no es precisamente su ADN, entorno, etc… para mi es el “tiempo” en sí. Pero cuando digo tiempo no es a la escala que un humano asimile. Son siglos, milenios, millones de años.

    Una suma de miles y millones de “mutaciones” que acaban modelando a un ser tal y como lo vemos en la actualidad. Es decir. Tu no eres tu, por tus genes, o los de tu padre, tu abuelo, etc… tu eres tu, gracias a miles y miles de combinaciones, mutaciones, imperfecciones, entornos, etc…

    El tiempo, posiblemente el gran “constructor”. Al fin de cuentas, solo hay algo permanente desde el origen de “todo”; el cambio. Y el cambio, no es otra cosa que la sombra del tiempo.

  3. gines capote:

    Buenas, yo “pienso” que el ser humano es completo. La ciencia lo unico que ha hecho es diseccionarlo y la política dividir su cerebro, obligandole a elegir una sola mano para expresarse. Entre tantas secciones y categorías del conocimiento, se conocen minúsculas cosas de pequeñas secciones. Podían haber hecho mil millones de cosas diferentes con los seres humanos, pero corrían malos tiempos, y sólo cabía la diseccion. Todavía nos ahogan los efluvios de la soberbia …

    Pero yo pienso que hay algo dentro de nosotros dirigido por nosotros y que nos dá ordenes: como no hagas eso, acuérdate siempre, pon el metrónomo, no fumes etc.. ese algo que te frena, que cuenta y memoriza, ¿cómo lo llama la ciencia? … yo creía que era el cerebro ¡si eso no es lo más importante ya patino!. En fin no es que tenga mucha importancia, pero creo que si el oceano lleva haciendo olas millones de años, al mismo ritmo, y el sól gira desde hace miles de millones con un trayecto constante, y el oxigeno ha durado una eternidad, etc… ¿que motivo impulsa a los cientificos a cambiar la ciencia cada pocos meses, haciendo creer que están cada vez más cerca de explicar la realidad, si en realidaad su comportamiento es opuesto a la realidad literal y constante del universo?

    Salud!

  4. (CC) Covarianza:

    De momento sigue siendo Pablo el único que me entiende 🙂

  5. Carcasa:

    Yo creo que el huevo y la gallina son la misma cosa, y que son tus sentidos los que te hacen separarlos o distinguirlos. No estan en distinto orden, sino en el mismo continuo.

  6. Nesta:

    Eduard Punset lo explica mucho mejor que yo

  7. kiketxu:

    Joyita, debes cambiar tu hemeroteca, pues te gasta malas pasadas. Somos 6.500 millones. Al año pueden morir más de un millón por hambre, pero por comer mal, de cáncer 20 millones, por beber agua desastrosa 25 millones, pese a que sabemos cómo solventarlo los médicos siguen eliminando los remedios. ¿Solo nos dejan que nos preocupemos por los hambrientos? Qué majos. La mente, el cómo cambiar los genes y cómo se alteran es sencillísimo, cuando quieras te lo explico, pero no interesa que se sepa. Qué majos. Lo demás que citas también interesa que lo conozcamos, guerritas, pedos sociales,…
    Margarita, puedes pasar de los genes cambiando, es fácil hacerlo.
    ACM tiene razón hay un mundo fantástico natural desconocido y otro de falsedades e hipocresía en el que la mayoría está inmerso. Acabo leer Dsalud y dice eso, la gente solo se preocupa de hacer lo que les dicen y olvidarse de sus intereses, se abandonan en campos como la salud, pues creen que los médicos lo solucionan todo,… 100.000 muertos en los hospitales con cáncer evitable de manera natural, por no saber como dominar los genes, radicales libres que los destrozan indiscriminadamente y aquí varios se jactan de las risas que les producen esos genes, patético.
    Carlos, déjate de tiempo, no lo pierdas, pues cada segundo cambian en tu cuerpo miles de genes y millones de aspectos en estos, por lo que ese parecer de un mundo estancado en algo cuasi inamovible, ese parecer de quien pregunta sobre el hijo del levantador,.. el mismo en un segundo puede dejar de serlo, cómo no su hijo que puede ser un endeble muñeco,…
    Gines, en realidad hay miles de conceptos que nadie quiere estudiarlos, pese a ser vitales y luego no se entiende que el cerebro siendo fundamental y dominable, también hay otro cerebro en el intestino que rige un montón de funciones, en el corazón,… y en definitiva en cada una de las 5 trillones de células que actúan de manera solidaria y también diferencial, de manera que un solo pensamiento puede cambiarla y hacerla rebelde, cambiar el color, arrugarse, hiperactiva, fabricar otras cosas,…
    Carcasa, es que no paras,… infórmate, puesto que incluso en ese tópico de la gallina también existe una realidad irrefutable, las células son anteriores, hace 4.000 millones de años se crearon las primeras bacterias, virus,… que están cambiando sus genes en todo momento,… pero la antecesora de la gallina solo lleva unos cientos de millones de años, por lo que espero que esta vez deduzcas lo correcto. Muchas gracias.

  8. Xenen:

    Hecho de menos un poco más de ciencia en los comentarios. ¿no hay ningún experto en epigenética que nos pueda ilustrar sobre el estado actual del conocimiento?. ¿nadie que nos plantee los retos actuales, los problemas acuciantes, las paradojas encontradas, los resultados inesperados, las vías de investigación prometedoras? ¿nadie?…

    Lo que he ido averiguando de esta faceta de la ciencia me parece muy interesante.

    Ocurre sin embargo, como comentó el profesor Marcus E. Raichle, en su conferencia de la fundación B. De Santander, que el estado actual de conocimiento (él se refería a otro campo, pero es perfectamente extrapolable) está trastornando las emociones de muchos científicos, en éste caso a peor, porque tras descifrar el código genético pensaban que esto iba a ser jauja, y de eso nada, monada.

    La realidad, tenaz como ella sola, nos introduce en un nuevo nivel de complejidad (biológica en éste caso), y el viejo Lamarck, por fin, en su tumba, esboza una tenue sonrisa. Los grupos metilo han venido a complicar una guerra que se daba por ganada. Habrá que echar mano del ánimo de Sir Winston, y perseverar cuando vemos al enemigo (el desconocimiento) chuleando en las trincheras. Nos queda una de sangre, sudor y lágrimas (literal…lo que más íbamos a hacer con esos 3200 millones de pares de bases del genoma haploide humano era curar enfermedades…que tendrán que esperar tiempos mejores). Además, déjenme ser pesimista, no será la última vez que tengamos que echar mano de Sir Winston.

    Los ciertamente brillantes adelantos científicos de las últimas décadas (remóntese cada uno donde le plazca) se le han subido a la cabeza a más de uno. Una cura de humildad (…el rasgo más característico que observé en mis mejores profesores de la facultad fue siempre ese…) nos vendrá bien a todos.

    Nos enfrentamos a lo desconocido. Seamos prudentes. Perseverantes, trabajadores…y prudentes.

    En cualquier caso, aplicando el clásico “de lo perdido saca lo que puedas”, es obvio que se nos abren nuevas puertas cuyos patios traseros pueden estar cuajados de frutos deliciosos. Y, además, necesitamos más gente trabajando en esto, ahora que el paro es un problema acuciante.

    Como mi desconocimiento de la epigenética es lo suficientemente grande para hacerme callar, es lo que voy a hacer.

    Saludos.

  9. Kiketxu:

    Xenen, como en otras situaciones te preguntas sobre el problema emocional y aquí de la genética quiero desentrañarte alguna incógnita, espero lograrlo, pues tu ya me ayudas un montón en el campo de la física, pese a que nos debes explicaciones de la holografía. Este campo es tan apasionante como el tuyo, por más que se adentra en la naturaleza más campos como universos aparecen ante nosotros, pero además contamos con una oposición frontal de toda una farmacia en todo ello. Las enfermedades se pueden curar fácilmente con alimentación, control mental o un ciento de medicinas alternativas del Hospital Rochester,… pero lo que pretenden es vender y así el mundo va fatal. Los genes se conocen, se conocen las enfermedades parejas a ellos, se conocen las 2 millones de funciones de los genes expresadas por otras tantas proteínas, más o menos,… conocen los 5000 cambios por segundo que nuestro cuerpo sufre en sus ADNs, se sabe, como antes dije combatir esos radicales libres que producen esos trastornos, simplemente tomando antioxidantes. Se sabe las causas de las enfermedades, pero los médicos no, pues solo se dedican a aprenderse los prospectos de medicinas que no valen nada. Son palabras que los dicen en Dsalud y nadie los rebate, se sabe los procesos, como curar, pero mientras genios como tu duden de semejante barbaridad, los demás,… te puedes imaginar. El estudio de los genes, el mapa genético, los cambios según ataques concretos, la destruccción de esos pares, dislocaciones, repeticiones de materia elemental, es inútil que se conozca si no se quiere hacer nada con ello. Lo mismo pasa con el tema emocional que puede ser cambiado, que podemos cambiar la inteligencia, el caracter, la personalidad de las personas con 4 técnicas que conocemos perfectamente los docentes, pero cuando una persona se exotraña de su comportamiento inconsciente, que se puede, como dije, fácilmente manipular, pues los genes son fácilmente estropeados por el medio y curados por la alimentación, pero también los cerebrales. Es muy fácil hacer de cualquier cerebro, salvo los que tienen estropeadas neuronas no cambiables, incluso a largo plazo, pero para ello solo se necesita saber 4 cositas y nadie, nadie lo explica. Agur.

  10. Kiketxu:

    Kaixo, luego recapacité sobre lo dicho y quisiera aportar un contenido curioso, la genética en su momento surgió de caracteres que se veían corresponder con ciertas partes del cromosoma, lo que pasa es que ambos conceptos posteriormente se disociaron y se comprobó que varios genes creban una proteina que realizaba una función, que la cosa era muchísimo más compleja, tal como nos explicaron en la epigenética, en realidad actúan de diversa manera en diversos órganos, cambian constantemente bajo el influjo de los radicales libres,.. por ello al final el concepto gen no tiene sentido, pues no se da un sitio para un carácter y si tenemos 32.000 genes las funciones son 100 veces más. Por ello esos trozos del cromosoma tienen un nombre y la función otro. Nos encontramos con que la genética tiene un nombre paradógico en cierta forma al no tener esa entidad que tuvo esa palabra, en sentido literal no existen los genes. Agur.

  11. Beatriz:

    ¡Qué noticia tan fantástica!
    No estaban entonces tan equivocados hace años Rose, Kamin & Lewontin.
    Y es que el otro día discutía yo, amablemente por supuesto, con mi compañero, a cerca de que la circuncripción de la fe no se limita sólo la religión, sino también la ciencia, y que muchas veces nuestras creencias al respecto, a parte de una buena base experimental y documental, nos exigen fe hasta la corroboración del asunto en cuestión, no está en los genes en este caso. Una firme creencia en que, no solo aspectos biomédicos están determinados genéticamente, sino que además no lo están otros de fuerte calado social como el sexismo o el racismo.

  12. Laura:

    Kiketxu, no se si sabes bien lo que dices, o si es una exageracion cuando afirmas:”las enfermedades se pueden curar facilmente con la alimentacion,control mental,…”.Yo creo que es cierto, al menos muy cierto en parte. De alguna manera estas diciendo una idea que me ronda la cabeza hace tiempo: el negocio es la enfermedad, no la salud.
    Luego nos comemos el tarro con teorias y mas teorias, cuando el percatarnos de esto deberia llevarnos a una revolucion total.

  13. Kiketxu:

    Kaixo Laura, lo he demostrado tantas veces que,… El otro día me decía un médico,… siempre creí que nosotros estamos en la salud, pero ahora comprendo que somos especialistas de la enfermedad, la tratamos, eliminamos los síntomas, pero gracias a mantenerla vivimos de ella. Los naturistas que merecen infinito respeto también, ciertos sectores de ellos que se dedican a la homeopatía, si solo se dedican a realizar ese trabajo curativo también son profesionales de la enfermedad. Ambos grupos, homeopatas y halopatas de la medicina legal se atacan con virulencia absoluta, pero la revolución del siglo XXI nos hará comer bien, querernos, ponernos guapos y olvidarnos de las enfermedades,¡Es tan sencillo! pero solo doy un dato, que no se las veces que lo repito,… Lafarmacia gana un trillón estropeando los genes con sus radicales libres mortales, lo mismo que la industria alimenticia que realiza el mismo trabajo en esa destrucción de la salud concertada. Pero los que no hacemos caso de los médicos y vemos su dependencia de la farmacia tan increiblemente lamentable ya gastamos más dinero en suplementos que lo que ellos gastan y hace poco incluso superamos lo que se gasta en medicinas, pero como dice en su libro El próximo trillón Paul Zane Pilzer esta maravillosa nutrición llegará este siglo a superar a farmacia e industria perniciosa adictiva de la alimentación. Agur.

  14. Silveri Garrell:

    Curioso lo que dice el primer párrafo, helo aquí: … si oyen a un científico afirmar que lo que él ha demostrado es irrebatible; si ven que no vacila al enunciar los principios de la termodinámica o las bases genéticas de la conducta humana, pueden estar seguros de que se trata de un impostor, alguien tan dogmático como el que más y que, desde luego, no se atiene al método científico….———-Contesto yo que, en el tema del Darwinismo nos encontramos, no con un científico, con miles de científicos que forman una piña fuertemente cohesionada y afirman que la Evolución es un hecho probado y evidente, cuando en realidad no existe prueba alguna. Ya me dirá Sr. Punset si la clase científica mayoritaria no resbala en este tema, y también me dirá si no son unos en buena parte “impostores”, porqué desgraciado del profesor que en su clase se atreva a pronunciar el nombre de “creacionismo” y considerarlo como una ciencia alternativa, lo defenestran seguro, así ha pasado en algunas noticias que nos llegan. ¿¿Sabía usted que en España el Ministerio de Cultura “Socialista” ha censurado algunos libros que cuestionan a Darwin??. Intente comprar por Internet en España por ejemplo el libro LA CAJA NEGRA DE DARWIN, no existe en ninguna libreria. Saludos cordiales, desde el Baix Empordà.

  15. Teresa:

    Y esque como bien dijo Vd en la conferencia en la que participó en la última edición de “la ciudad de las ideas”, no pasa nada por cambiar de opinión, si hasta la materia cambia de estado… nada es inamovible.

    Hay algo que me pregunto a veces… ¿por qué la gente dice que no somos quién para cuestionar sociedades o religiones ajenas? porque es lo que llevan escuchando toda la vida:- no te metas en la vida del vecino , no opines sobre las forma de llevar la empresa de tu jefe, no opines sobre sociedades ajenas. ¿Acaso los cambios no vienen por cuestionarse las cosas? si algo he aprendido es que TODO absolútamente en éste mundo es cuestionable… ¿se salva la ciencia de ésto?

    Por cierto, me encantaría tener una grabación completa sobre “la ciudad de las ideas”2009 en Puebla traducida al español, pero la verdad es que no sé cómo conseguirla… si alguien me puede decir dónde puedo comprarla o bajarla de internet…

  16. romo:

    ¡Claro que los genes son sólo parte de la historia! De hecho, no sólo heredamos los genes de nuestros progenitores sino también el citoplasma del óvulo y toda su maquinaria bioquímica sin la cual el ADN no es más que una aburridísima y estéril molécula. Pero además forman parte de la historia las redes dentro del mismo genoma, es decir, la interacción entre genes, la interacción genotipo-ambiente a distintos niveles fenotípicos, el ruido de desarrollo, constricciones de desarrollo limitando la adaptación, el conflicto entre la selección actuando a diferentes niveles jerárquicos, la reproducción diferencial aleatoria… Y sin embargo, la historia casi siempre se cuenta desde los genes.

  17. Manuel:

    Me preguntaba, si ese 98,2 % de “basura” que hay en el ADN, seran residuos ancestrales de combinaciones o intercambios de informacion genetica entre organismos simples, si fueron usados por nuestros progenitores biologicos, y ahora no necesitamos esa informacion, si hemos evolucionado mejor debido al desuso de esta informacion o si nos estaremos perdiendo algo de interes en esa informacion, es decir, alguna mejora evolutiva.

  18. romo:

    Ciertamente, esa “basura” genómica a la que te refieres constituye un registro histórico a la vez que un enigma. Es posible que buena parte de ella no sólo cumpla una función meramente estructural, sino reguladora. En cuanto a tu reflexión sobre una potencial mejora evolutiva, pienso en tres cosas que deben tenerse en cuenta. En primer lugar, el hecho de que el individuo no evoluciona. Evolucionar es una propiedad de las poblaciones. Evolución y variación no deben confundirse. En segundo lugar, debe considerarse que la última fuente de variación, la mutación, es preadaptativa. Es decir, parte de la variación que exhiben los individuos tal vez sea útil en el futuro, pero resulta impredecible en la medida en que desconocemos los entornos con los que nuestro genoma deberá interaccionar en la constitución del individuo. Finalmente, deseo añadir que gran parte de la variación molecular podría ser selectivamente neutral. La evolución no actúa sobre los genes, sino sobre los individuos. Esto significa que existe variación que simplemente se acumula de acuerdo con la tasa de mutación, pero que carece de importancia desde un punto de vista adaptativo porque no afecta a la probabilidad de dejar descendencia. Dicho basurero evolutivo se explora todos los días, se trata de un enigma científico y no de un misterio insondable.

  19. Webs, noticias, curiosidades, artículos… » El blog de DROBLO:

    […] http://www.eduardpunset.es/blog/?p=185 […]

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.