Autor: Eduard Punset 1 julio 2012

Ahora resulta que nada es verdad y todo es mentira. Durante más de un siglo se nos vendió la idea de que el comportamiento humano es racional e interesado. Miles de dirigentes fueron educados con la idea de que el móvil de nuestros actos era conseguir no solo el reconocimiento, sino el consiguiente interés propio. En las instituciones sociales, en el Congreso, en las grandes empresas… nos dotamos de los mejores personajes racionales e interesados.

Es más, los psicólogos experimentaron en el laboratorio hasta el punto de demostrar que las descargas de testosterona durante el embarazo conseguían que el dedo anular de los hombres fuera más largo que el índice, en promedio, que el de las mujeres, siendo ello un dato inédito e incontrovertible de la mayor ambición de los primeros con relación a las segundas. No solo eso, sino que se pudo demostrar que los agentes de la Bolsa con el anular superior al índice acababan ganando más dinero que nadie. Había pruebas concretas de que, cuanto más racional e interesado, mejor le iba a ir a uno.

Nuestra clase política está atiborrada de personajes que están negociando siempre a su favor; que están en un duelo constante del que tienen que salir triunfadores, incluso cuando defienden el interés general. Los negociadores de las empresas importantes no hacen otra cosa que sobreponer el interés particular al deseo íntimo de ser de utilidad a los demás. Se le ha enseñado a la gente que nos dirige que el ser humano es, por encima de todo, racional e interesado. Es paradójico, pero eso es lo que estamos viendo todos los días en el curso de la actual discusión o negociación en la Unión Europea.

La meta, algo que no se puede alcanzar siempre sin dar nada a cambio  (imagen: Boston Public Library / Flickr).

¿Alguien ha podido identificar algún dirigente que defienda, por encima de todo, la necesidad de que él o su país pueda ayudar a los demás? Si no se tiene obligación alguna de mostrar que uno confía en los demás y nadie sabe si Rajoy o Merkel son de fiar, ¿en nombre de qué se podría premiar la confianza mostrada por un extranjero con una dosis recíproca e idéntica de confianza que puede costarte dinero? Si nadie lo va a saber, no hay problema en comportarse como un gusano venenoso, explotando al otro hasta que no pueda resistir más. Según la teoría económica que ha regido durante la mayor parte del siglo XX, esa ha sido la manera real de comportarse de las autoridades competentes tanto nacionales como de los organismos internacionales.

Los dirigentes del mundo que hemos conocido se enamoraron de la teoría que llamaban «del interés propio racional», en virtud de la cual cada individuo tomaba decisiones en función de su propio interés o solo de su país. En el mundo del videojuego lo denominaban el «juego de la confianza», sin darse cuenta de que no iba en absoluto con la gente real.

Mira por donde, nuestros dirigentes no se han enterado de que todo está cambiando. Los científicos que se han puesto a comprobar la supuesta inexistencia de la confianza en los demás basada en la persecución del interés propio están descubriendo que las cosas no funcionan así. Ahora resulta que las dosis de comportamiento positivo aumentan el bienestar de los colectivos considerados; los científicos están demostrando, además –aunque pocos les hagan caso todavía–, que factores biológicos como la oxitocina, pero no solo ella, están desempeñando un papel importantísimo a la hora de responder a un gesto de confianza desprendiéndose de dinero.

Dentro de muy poco tiempo se considerarán alumnos extraviados los preparados para triunfar cueste lo que cueste; aquellos cuyo comportamiento está regulado por el puro racionalismo y la consecución del propio interés. Porque las nuevas competencias estarán demostrando claramente que no se puede ganar siempre sin dar nada a cambio.



43 Respuestas to “No se puede ganar siempre sin dar nada a cambio”

  1. Redes para la Ciencia » No se puede ganar siempre sin dar nada a cambio:

    […] Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset […]

  2. Françoise:

    Yo me pregunto ¿Qué se puede añadir a esta acertadísima y lúcida reflexión?

    Comparto totalmente la opinión de Eduardo referente a nuestras clases dirigentes políticas. Llevo un buen rato buscando…, pero no he encontrado ni encuentro un solo dirigente que haya defendido o defienda el interés general, global, de los ciudadanos del mundo; como mucho, encuentro alguno que defienda el interés de su propio país, lo cual también, dadas las dificultades a las que se enfrentan, se puede entender. Pero creo que hay falta de altas de mira. Cada uno barre para su propia casa y desvía la mirada cuando se siente incómodo (lo vemos con Siria por ejemplo).

    Los tiempos efectivamente están cambiando, y a gran velocidad, y creo que hoy en día todos dependemos los unos de los otros. Las decisiones e iniciativas políticas (por no hablar de las desastrosas gestiones económicas) tomadas individualmente en cada país de la Unión Europea afectan y condicionan a los demás países, y estamos viendo que la amenaza de desmoronamiento de la U.E. arrastra también a las grandes potencias económicas como Estados Unidos y China.

    Lo malo es que, aunque se tomen medidas acertadas, o que vayan a contribuir a resolver los problemas a los que se enfrentan los Estados individualmente, no se toman con espíritu de solidaridad ni con el deseo de ser útiles a los demás, al conjunto de todos los ciudadanos del mundo.

    Lo que hay que cambiar es la forma de concebir la política, el espíritu, centrar las acciones de gobierno en el interés global de los ciudadanos. El otro día ponía en duda la necesidad (y la factibilidad) de un gobierno mundial; esta propia reflexión personal me lleva a suscribir esta idea que tardará seguramente mucho tiempo en implementarse, dada la dificultad que tenemos los seres humanos en adaptarnos a los cambios, y sobre todo a cambiar de ideas.

    En cuanto a la longitud del dedo anular con respecto al índice, siento ser la excepción que confirma la regla… Tengo el anular superior al índice y les aseguro que soy un auténtico fracaso en bolsa! Me dejé convencer por una amiga mía (que entendía lo mismo que yo, ¡o sea nada!) de bolsa y menudo batacazo! La puñetera amígdala que me ha traicionado… Lo malo conmigo es el exceso de optimismo. Yo no veo el vaso medio lleno, ¡lo veo rebosando! Pero bueno…, he aprendido la lección y ahora cuido, y mucho, de mis ahorros…

  3. Salva:

    Muy interesante el artículo, Eduard.

    Tengo la espezanza de que esta crisis sirva para ver que es más importante trabajar juntos y confiar, y que el juego de “ganar-ganar” (donde todos ganan), es mejor que el de “uno gana-el resto pierde” ya que se gana mucho más que la suma de las ganancias individuales.

    Lo triste es que también me hago la pregunta que tu te haces: ¿hay algún dirigente que piense en el bien de todos en vez de el suyo, o en el de su partido? y me respondo que no se si quiera si el sistema actual permitiría que alguien así llegase a dirigente de un país… aunque confío en que esto cambiará.

  4. puri:

    Es lamentable pero totalmente cierto, pero lo triste es que este análisis se traslada al conjunto de la sociedad, Española, Europea y en general a todas las culturas en desarrollo, nos programan desde pequeños para ser los primeros y por encima de todos, cueste lo que cueste.

  5. Angeles Aranda:

    A ver si nuestros políticos nos dan algo alguna vez…Me refiero a algo bueno, no lo de ahora…

  6. Jaume:

    El tema del interés racional tiene un problema epistemologico de base. La cuestión es que la intencionalidad humana tiene una base cultural y social, aunque no dudo de la influencia del organismo sobre el comportamiento de las personas. En muchos grupos humanos, que viven en espacios tan variados como la Amazonia o Nueva Guinea, el interés racional egoísta se decodifica como algo negativo y antihumano, por decirlo en una palabra suave. Se aisla al individuo codiciosos porque la codicia está considerada como una enfermedad. Sólo el monstruoso comportamiento eurocéntrico de la ciencia occidental es capaz de convertir en un universal algo que pertenece al campo del relativismo.
    Gràcias por iluminarnos con tus sabios comentarios Eduard.

  7. Diego:

    Entonces ¿qué? ¿Podría llegar a afirmarse que el ser humano es, en esencia, bueno? O estoy llevando demasiado lejos a la oxitocina?
    Le mando un apretado abrazo, Eduard.

    Diego

  8. mar:

    Si a nivel individual es así porque no lo va a ser a nivel mundial?

    quien es el osado que piensa que se puede triunfar a costa de todo y de todos y salir indemne? Los hay, pero pagan su factura mas tarde o mas pronto en su propia piel.

    Somos un todo de muchos que interactuamos, no unidades individuales feroces con lo que le rodea sea animal mineral o vegetal.

    Estoy segura que especie de voraces alumnos extraviados desaparecerá poco a poco, porque ademas de todo lo dicho es que…son idiotas: el egoísmo se lleva mal con la inteligencia.

  9. Pedro De La Torre:

    Es muy indicativo el éxito que está teniendo la campaña viral “The Fun Theory”, que promulga que si quieres que las personas hagan algo, debes conseguir que les resulte divertido.
    También es muy indicativa la “teoría de juegos” y más concretamente el llamado “equilibrio de Nash”.
    Sin embargo, los cuerpos políticos de los distintos países, siguen sin enterarse.

  10. Blog de Eduard Punset » No se puede ganar siempre sin dar nada a cambio « pedroafr71:

    […] Blog de Eduard Punset » No se puede ganar siempre sin dar nada a cambio. Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gustaBe the first to like this. Posted by pedroafruiz. Categories: Uncategorized. Deja un comentario […]

  11. SErgio Dantí:

    ¡No sabe Ud con cuánta ilusión espero ese día!. Ojalá falte poco…

  12. Pablo:

    Me parece algo de sentido común. Lo extraño es que hasta el siglo XXI no se haya demostrado esto cuando los ejemplos a través de la historia son numerosos.

  13. Pedro J. Perales:

    D. Eduard Punset, tengo que darle toda la razón la “casta” política tanto de nuestro país como del extranjero, creo que a perdido el rumbo o mejor dicho lo han dejado “aparcado” para poder satisfacer sus necesidades de notoriedad y “autobombo”, olvidándose que deberían de estar al servicio del los contribuyentes que con su trabajo día a día pagan los sueldazos que ellos cobran…….

  14. Patri:

    Creo que el Dalai Lama, es de los pocos líderes que ha luchado porque su país, el Tíbet, y los pensamientos y tratados de la vía budista, deban siempre de alguna manera ayudar a los demás y procurar el bienestar del mundo y de todos sus seres.
    Qué pena que por culpa de China, haya tenido que renunciar a los cargos públicos y políticos.

  15. daniela:

    es asi el egoismo y la individualidad nunca llegan a buen puerto,todos necesitamos unos de otros, y es muy bonito y gratificante

  16. manuel:

    Ojalá tengas razón y deje de premiarse a aquel trepa que llega a “triunfar” a base de codazos, cueste lo que cueste. Desgraciadamente oigo constantemente desde hace tiempo que el problema de nuestras empresas es que somos poco competitivos. Y gastamos dinero y esfuerzos en mejorar la competitividad de dichas empresas. Para ello contratamos empleados competitivos, que previamente han sido estudiantes competitivos. A mi todo eso siempre me ha chirriado una barbaridad, pues por suerte esto ya no es la selva , no tenemos que agredir a nadie para poder comer, no tenemos que atacarnos entre nosotros. ¿Cuando dejaremos de aprender a ser competitivos para aprender a ser cooperativos? ¿A quien beneficia que compitamos entre nosotros?

    Por otro lado, los becarios de hoy, futuros científicos del mañana, son seleccionados por criterios de competitividad; las mejores notas. ¿y que hay de los modos de razonamiento? No seria mejor seleccionar a aquellos con la mejor capacidad para razonar, imaginar, mentalidad crítica y habilidad , para hacerse preguntas y resolverlas mediante teorías y experimentos?

    Saludos.

  17. Kike:

    El poder corrompe sea da la naturaleza e ideología que sea. La sociedad civil debe de tener mas protagonismo.

  18. pola:

    querido eduardo en la red, al menos una gran parte de la red, sabemos que ellos no manejan nada!!! el planeta está repartido por unos cuantos capitales, como Monsanto…etc.etc que pueden hacer golpes, crear crisis y …..
    pero ya todos sabemos que los politicos son marionetas del capital

  19. Eboly:

    En mi opinión, ya sabíamos que de las sanguijuelas no puede uno fiarse. Menos mal que los científicos ya están dándose cuenta, andan tan liaos con sus investigaciones que tardan un poco en percatarse de lo inmediato. Lo complicado ahora va ser explicar a las sanguijuelas que su comportamiento es equivocado, inmoral, ineficaz y además acientífico segçun la oxitocina.

    Salu2.

  20. Françoise:

    Gracias, gracias, gracias a este magnífico equipo y su entrenador que nos están dando una alegría inmensa a todos los Españoles.
    Gracias por su enorme calidad profesional y humana y esta lección de generosidad, solidaridad y humildad en la victoria. Son los mejores del mundo y un ejemplo a seguir para todos. “No se puede ganar siempre sin dar nada a cambio” nos dice Eduardo. Efectivamente, ellos lo están dando absolutamente todo, su talento, su esfuerzo, un juego de equipo impecable.
    Gracias por este subidón de adrenalina colectivo que nos ha hecho olvidar nuestros problemas cotidianos y disfrutar del deporte. Yo ví el partido en casa de uno de mis hijos, rodeada de amigos y fueron momentos inolvidables de alegría compartida.

  21. Aline:

    Eduard, hoy elegimos presidente en México y es desolador el panorama. Tú que estuviste en México, crees que existan cambios reales?

  22. Blog de Eduard Punset » No se puede ganar siempre sin dar nada a cambio | iwonderwhy:

    […] Blog de Eduard Punset » No se puede ganar siempre sin dar nada a cambio. [Translate] Category(s): Sin categoría ¿podemos aprender algo de las bacterias? […]

  23. paco:

    Uno intuía desde pequeño que cuando hacías bien las cosas o cuando eras más generoso se encontraba mejor consigo y que la relación con lo demás,si este comportamiento era continuado,era mu saludable para el espíritu.El paso de los años no ha hecho sino confirmarlo.-A base de madurar,de saber ponerte en tu sitio,de no consentir ser humillado,prodigar generosidad es finalmente lo que más me llena.Hay pocas cosas más saludables que empatizar con los seres humanos.Parece que la testosterona puede aplicarse con sensibilidad

  24. Ramón Vázquez:

    Muy interesante articulo,comparto totalmente su opinión sobre los politicos.Pero yo no soy tan benevolo como usted.“Ellos quuieren ganar siempre sin dar nada a cambio”,aun que perjudiquen a todos.
    Son ruienes y mezquinos en sus planteamientos.
    Ellos no entienden que si perjudican al conjunto se perjudican ellos.
    Pongamos como ejemplo un pais cualquiera que ciertos padres para llevar seguros a sus hijos al colegio tienen que escoltarlos casi con un tanque.Sufiente para reflejar un entorno si o si.Es eso lo que quieren pues no se acobarden a delante.
    No es que sea negativo quiero mostrar mi realidad,lo que ven mis ojos y he sido muy pero que muy respetuoso,para no ofender los oidos y la templanza del Sr. Eduart.
    Saludos

  25. No se puede ganar siempre sin dar nada a cambio:

    […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos No se puede ganar siempre sin dar nada a cambio http://www.eduardpunset.es/18369/general/no-se-puede-ganar-siemp…  por Vlar hace […]

  26. Marta:

    Necesitamos un Punset en la política, no vendría nada mal.

  27. Alfredo:

    Esperemos que para entonces no sea demasiado tarde. El problema que veo yo es que las leyes y el sistema, a raíz de la antigua teoría, lo han ido adaptando para que cuanto más te involucres en dicha teoría (es decir, cuantos menos escrúpulos tengas para triunfar cueste lo que cueste) mejor te vaya (hablando siempre en términos económicos, claro está). La prueba está ahí: condonación de pagos a los defraudadores, penas irrisorias a quienes han robado miles de millones (y nunca se ha pedido que se devuelva un céntimo). En fin, que como he dicho al principio, ójala no sea demasiado tarde…

  28. Juany Olvera:

    Felicidades por la entrada y permítame en lo comparta y difunda.

  29. Klander:

    Lamentablemente, todos buscamos nuestro interés ante todo, salvo una minoría de gente de vanguardia, la naturaleza (y la lucha por los recursos) siempre van por delante de la ética (y la solidaridad). Véase por ejemplo el caso de los indignados, gente maja donde los haya, ni siquiera ellos se manifestaron jamás antes de la crisis por quienes a diario mueren de hambre en el mundo (le doy la razón a Melé -enlace de abajo-) . En la segunda mitad del siglo XX, 1.500 millones de personas murieron de hambre, ¿alguien movió un dedo por ellos?, ninguna reelección dependía de su suerte…

    http://www.lavanguardia.com/lacontra/20111227/54243377963/joan-antoni-mele-dejas-que-tu-dinero-financie-armas-y-contaminacion.html

  30. Cosimo di Rondó:

    Quisiera ampliar el argumento incluyendo también a los “científicos” economistas, a los cuales considero los máximes garantes del culto al individualismo imperante, el cual garantiza el poder absoluto a los tiburones financieros y a los bancos. “Científicos” cuyas teorías no resisten la más mínima confrontación con datos reales. Más diría “credos” que “teorías”. Nos confunden con sus números, números a los que desprenden convenientemente de significado real. Nos dicen que utilizan sesudas ecuaciones matemáticas…. Vaya, ¿No era Rasputín quien también utilizaba ingeniosas ecuaciones para predecir posiciones planetarias?

    Propongo ahora mismo el abandono del eufemismo “ciencias economicas” y la adopción del término mucho más real “economancia”.

  31. Raquel:

    Simplemente gracias. Es un oasis en el desierto el leer reflexiones como estas. Saber que mentes reconocidamente brillantes opinan así y además lo difunden. Espero que esta manera de pensar sea la tendencia y que se priorice lo realmente importante de una vez por todas. Es difícil, cómo decía Klander, llevamos un bagaje de interés personal y “ombliguismo” demasiado importante como para que de la noche a la mañana desaparezca pero es importante resaltar que eso que es lo “normal” no está bien, que no es tonto el que prefiere que todo vaya bien a que el mismo esté bien. Esto es una enseñanza muy arraigada en la mentalidad de la mayoría y difícil de cambiar. Ayudemos a liberar oxitocina en el mundo, es gratis, nuestro cuerpo lo hace, solamente tenemos que aprender cómo funcionamos.

  32. ana:

    gracias, señor, por reflexión y sabiduria, haber si algùn dirigente de los que manejan la estabilidad de la sociedad, les mueve la conciencia, )si la tienen) y dejan de reirse de los ciudadanos que los ponen en ese lugar,
    haber si son capaces de no decir tantas metiras por un puñada de votos para llegar al poder y creerse dioses, pero no se olviden que son de barro. Besos señor Punset por deleitarnos de su sabiduria.

  33. Miquel:

    No entiendo que en pleno siglo XXI los dirigentes políticos no se hayan dado cuenta que la globalización es un hecho y que todos los países dependemos los unos de los otros. Los políticos deberían guiarse por normas, dentro de un marco global y no partidista, abandonando arcaicos y obsoletos estereotipos que no nos conducen a ningún lado. No sé si el ser humano estaría preparado para un gobierno mundial, pero sería una forma de eliminar tanto parásito que al fin y al cabo, mantenemos cada ciudadano.

    El artículo fenomenal y yo apostaría para que personas como usted, Eduard, enseñaran a los políticos cual es el camino a seguir, un saludo.

  34. Aportación al debate:

    Muuuuuuy interesante:

    Michael Tomasello, especialista en psicología comparada entre humanos y simios
    Tengo 61 años. Nací en Florida. Casado, tres hijos. Estudio la cooperación, y soy consciente de la necesidad de construcción, por parte de la sociedad, de instituciones que la promuevan. Nadie sabe de dónde surge el universo. Todo es un misterio, tengo sensación de maravilla
    “Lo que nos hace humanos es la cooperación”
    05/07/2012
    Ima Sanchís
    La semilla
    La semilla El departamento de psicología comparativa y del desarrollo del instituto Max Planck, que dirige, investiga los procesos cognitivos que forman parte del aprendizaje y la creación tanto en humanos como en chimpancés y grandes simios. Tomasello era adolescente en los sesenta, así que creyó que era posible convivir pacíficamente entre nosotros y con la naturaleza. No ocurrió exactamente así, pero esa semilla se convirtió en una vida dedicada a la investigación para llegar a afirmar que la cooperación es lo que nos hace humanos, y que tal vez deberíamos volver a la prehistoria y comenzar de nuevo. El ciclo de conferencias de la Asociación de Becarios de La Caixa lo invitó para hablar de ello.

    Uno de nuestros trabajos más recientes fue con niños que cooperaban o que no cooperaban.

    ¿Y?
    Si no cooperaban, no compartían. Repartíamos caramelos de forma no equitativa, a uno le tocaban tres y a otro uno. Resultó que los que habían trabajado juntos los compartían y los que no habían trabajado juntos reaccionaban diciendo: “Así es la suerte, yo tres y tú uno”.

    Trabajar juntos fomenta el compartir.
    El mismo estudio realizado con chimpancés dio otro resultado: daba igual que hubieran trabajado juntos, no compartían los caramelos. Cuando los simios cooperan y están haciendo algo juntos, lo que buscan es si hay algo ahí para ellos.

    Hay mucho simio con corbata.
    Una de las diferencias entre nosotros y los simios es el lenguaje. Pues bien, el lenguaje ha evolucionado en contextos de colaboración en los que debemos coordinarnos y ayudarnos los unos a los otros para poder establecer un objetivo común.

    Usted tiene una teoría al respecto.
    Sí, que esos contextos de colaboración no sólo forman el núcleo de algunas de nuestras actividades cognitivas más destacadas, como el lenguaje, sino también de nuestras cualidades morales.

    ¿A qué se refiere?
    La moralidad es una forma especial de cooperación que requiere ayudar a los demás, compartir cosas de manera justa y seguir las normas que hayamos acordado. Estos son algunos aspectos de la moralidad y todos derivan de la interdependencia.

    La vida en sí es el resultado de la cooperación entre bacterias.
    Pero, en la evolución, la cooperación sólo se produce si no implica el sacrificio del individuo: esa es la condición humana, la tensión entre perseguir mis intereses y preocuparme de la sociedad.

    Equilibrio, la palabra mágica.
    Una de las cosas que hemos hallado en nuestros estudios con niños es que los más pequeños, de dos años, empiezan a cooperar de manera indiscriminada; pero cuando crecen empiezan a preocuparse de si alguien les está mintiendo o se está aprovechando de ellos.

    ¿Nos estropeamos con la edad?
    Esa sería la versión rousseauniana, que nacemos puros y que la sociedad nos corrompe. Si me forzase, le diría que sí, pero la gran conclusión de todo ello es que lo que hace que los humanos sean únicos en este mundo biológico deriva de su manera de relacionarse, de la cooperación.

    Entendido.
    Si un niño creciera en una isla desierta lejos de todo contacto con los humanos, de adulto tendría adaptaciones biológicas para la cooperación, la cultura y la comunicación, pero no sería muy distinto de los simios.

    Necesitamos tanto las adaptaciones biológicas como nacer en una sociedad.
    Eso es. Nuestro cerebro es tres veces más grande que el de los simios, y la mayor parte está dedicada a la interacción con los demás y no en ser individualmente más inteligentes.

    Pues no parece que se nos dé muy bien lo de cooperar.
    En casi toda nuestra historia hemos vivido en grupos pequeños, de unas cien personas, que cooperaban y no tenían propiedad privada, y no existían individuos dominantes porque los rechazaban.

    Una manera inteligente de vivir.
    La caída del edén vino con la llegada de la agricultura, de las ciudades y de la civilización. Había que proteger los excedentes y la propiedad, así nacieron armas y guerras.

    Y ahí estamos.
    En el mundo moderno creemos que hemos superado la desconfianza al que no es de nuestro grupo, pero es falso. Favorecemos a los que consideramos de nuestro grupo, nos preocupa nuestra reputación dentro del grupo y eso hace que respetemos las reglas. Forma parte de nuestra historia evolutiva.

    Dentro del grupo vestimos igual, hablamos igual, comemos igual…
    Sí, desde la prehistoria. Con la agricultura comienza la mezcla cultural, religiosa y de costumbres que vemos hoy a gran escala en los países y que tantos conflictos causa. La cuestión es si podremos trasladar nuestras habilidades de pequeños grupos al gran grupo. Necesitamos estructuras institucionales que animen a todos a cooperar.

    Hay un movimiento social en busca de igualdad, justicia y respeto por la naturaleza, ¿tiene algo que ver con la evolución?
    Sí, es una reacción a las sociedades modernas estratificadas en las que un pequeño grupo tiene el poder, y creo que esto forma parte de nuestra tendencia natural que heredamos de los grupos prehistóricos.

    ¿Hay razón para el optimismo?
    Sí. La raza humana es cooperativa (lo vemos en los niños y la prehistoria), le preocupa el bienestar de los demás, pero nuestras sociedades han llegado a un punto en el que esas tendencias naturales no tienen cabida más allá de la familia. Si somos lo suficientemente inteligentes para potenciarlas…

    Quiero ser prehistórica.
    Elinor Ostrom, Nobel de Economía 2009, estudió el modo como las personas consiguen alcanzar acuerdos de cooperación en casos de escasez de recursos y demostró que se resuelven mejor sin acudir a la ley. Demostró que cuando la moralidad es muy fuerte no se necesitan leyes.

  35. No se puede ganar siempre sin dar nada a cambio | Usal Biologica:

    […] http://www.eduardpunset.es/18369/general/no-se-puede-ganar-siempre-sin-dar-nada-a-cambio Share this:TwitterFacebookMe gusta:Me gustaBe the first to like this. […]

  36. Carles:

    Yo creo que esto es más viejo que el mundo, pero como tantas otras cosas no ha servido para medrar. Por eso no es un valor utilizado por el poder. Por el contrario, entre la gente sencilla, funciona, aunque no se entere casi nadie.

  37. carles:

    el cami a seguir l’estem aprenent continuament, el que passa es que segons aquest article, sembla que els valors morals no son una llei que l’home haja creat per a poder conviure, sinò, més bé, l’home està biologicament creat per a viure ” fent el bé “.
    I encara que triares viure ” fent el bé ” per a benefici propi, no seria egoisme, perquè estaries continuament pensant en el que és millor per a l’altre.
    Està molt bé aquest article i jo em pregunte, fa pocs dies s’ha descubert l’existència del bossó de higgs, la que certifica, segons crec entendre, la teoria de la relativitat; podrien ser els descobriments dels que parla aquest article l’inici de descobrir cientificament, de manera palpable, tot el que persones com jesucrist, o tants màrtirs i sants i altra tanta gent no religiosa ens han estat parlant i ensenyant al llarg de la història?

    tal vegada m’he n’he anat anat una mica de mare en el meu plantejament, no obstant pense és un bon article.

  38. No se puede ganar siempre sin dar nada a cambio | bloggrupo2013:

    […] http://www.eduardpunset.es/18369/general/no-se-puede-ganar-siempre-sin-dar-nada-a-cambio Share this:ImprimirCorreo electrónicoFacebookTwitterRedditDiggMe gusta:Me gustaBe the first to like this. Esta entrada fue publicada en Sugerencias. Guarda el enlace permanente. ← A TRAVÉS DE LA ONG COOPERA El Ayuntamiento destinará 3.500 euros para corregir la desnutrición severa en una escuela en el norte de Malí […]

  39. Jorge:

    Sr. Eduard Punset, usted comenta en este blog que los científicos están descubriendo la existencia de la confianza en los demás basada en la persecución del interés propio, que las dosis de comportamiento positivo aumentan el bienestar de los colectivos considerados, también comenta algo sobre la oxitocina…. Bueno ¿Podría usted decirme al menos un nombre de uno de esos científicos para yo poder seguir investigando este tema ?, de antemano Gracias.

  40. Jèssica:

    muy inteligente, como siempre, se puede aplicar tanto a los negocios como a la propia vida. Me gusta creer y seguir confiando en la inteligencia del ser humano, creo que es indispensable hacerlo para superar cualquier dificultad.

  41. Mariano:

    y si resulta que el hecho de gobernar supera a la clase política???, sin formación en muchos casos, sobretodo a nivel de administración local, sin experiencia…., por qué no técnicos en la administración?? al final la división de Platón de la estructura social no va a ir tan desencaminada, y si incluimos la capacidad absoluta de la mujer, no nos iría mejor??? tiempos de crisis, tiempo para utopías

  42. paseos:

    Muy buen artículo e interesante.

  43. Punset: No se puede ganar siempre sin dar algo a cambio | Elocuent- Comunicación para personas:

    […] El texto integro esá en su blog http://www.eduardpunset.es/18369/general/no-se-puede-ganar-siempre-sin-dar-nada-a-cambio […]

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.