Autor: Eduard Punset 24 junio 2012

Damos por hecho que cerca de un 25% de la población española se siente triste, sola o estresada. Las condiciones políticas representadas por la crisis sobre el euro y el futuro de la Unión Europea abundan en el sentimiento de desencanto y amargura. Las tasas de paro juvenil son las más elevadas de Europa y las de crecimiento, las más bajas.

Se me dirá que algo hemos avanzado, puesto que –como acaba de experimentarse con primates– también somos capaces de cambiar de opinión. «¿Qué es lo que te sabría peor en la vida?», le pregunté en una ocasión al primero de la clase. «Dejar de ser quien soy» fue su respuesta inmediata. Cambiar de opinión era para él una verdadera traición, en lugar de ser un requisito para seguir adelante.

¿Por qué se ha seguido disparando contra el colectivo opuesto, a medida que la única razón visible seguía siendo la sinrazón de los argumentos aportados? Estoy hablando de la solución transitoria esbozada para resolver la crisis financiera en la que ha cristalizado la crisis más generalizada del boom inmobiliario.

El desvarío dialéctico ha alcanzado límites tales que la gente de la calle no está segura de lo que ha ocurrido ni de por qué ha ocurrido. Lo único que importaba no era explicar las verdaderas y escondidas causas de la crisis, sino lo equivocados que estaban los demás. Por fin, ahora se sabe que la inminencia de la crisis griega obligaba a tomar una decisión saludable para España. La amenaza de que se repitiera la inestabilidad y el desconcierto de Grecia era demasiado evidente para ignorarla.

Protagonistas del boom inmobiliario (imagen: BloOwITt / Flickr).

Algo se ha avanzado. Por primera vez se admite públicamente que no se trata de una crisis planetaria, sino de un sobrendeudamiento financiero de unos cuantos países –casi en primer lugar, España– al que difícilmente podríamos hacer frente solos.

En segundo lugar, no los políticos sino el mercado nos ha demostrado que se ha producido un quiebro de la confianza de los que durante tantos años habían prestado dinero a un sistema financiero supuestamente consolidado. No solo se había confiado en un sistema financiero, sino en un país que había conseguido pasar de la dictadura a la democracia y que seguía siendo de los más importantes de Europa.

El partido en el Gobierno se ha esforzado en acercar sus posiciones a los planteamientos de los partidos de la oposición sin llegar a comulgar con sus posturas más extremas. Se ha confiado en un recurso directo a Europa que asume como deuda el Gobierno de España, pero en las mejores condiciones circunscritas al sistema bancario.

¿Cuáles han sido, pues, las constantes del consenso implícito entre unos y otros? La verdad es que le cuesta aceptar al ciudadano medianamente informado la altivez y la desconsideración de los partidos de la oposición ante la caída de la confianza en el prestigio de España. No han querido firmar ningún acuerdo, ni siquiera las propuestas más tímidas. Todo salvo sustituir el griterío por la negociación en aras del interés común y a largo plazo.

Las reformas propuestas por el Ejecutivo frente a la crisis eran frágiles y no afectaban con decisión suficiente a las bases económicas y sociales que habían provocado una situación insostenible. Se seguía sin acometer la reforma inmediata del sistema financiero, a duras penas se abordaba el reordenamiento de la configuración autonómica del Estado ni, por supuesto, el aplazamiento de la edad de jubilación o la reducción de los gastos clientelistas.

El Gobierno, sin embargo, no ha gestionado mal la negociación de última hora con la Unión Europea, pero no puede olvidarse, aunque no se mencione, que la intensidad de la demanda española coincidió –azarosa y afortunadamente– con una intensidad idéntica de los órganos europeos de no seguir parados ni un minuto más si se quería evitar el colapso que se avecinaba.



61 Respuestas to “Cambiar de opinión para seguir adelante”

  1. polonia:

    Es un tema muy complejo no entiendo suficientemente de economia, pero ni los que saben lo pueden solucionar,creo que el actual sistema financiero a fracasado, fuera el capitalismo!!!

  2. antoni:

    Las decisiones del gobierno de turno y las criticas de la oposición, desgraciadamente miran mas por sus futuros resultados electorales que por el interes de la ciudadania

  3. José Mª:

    Este país solo mejorará en el momento que los intereses particulares queden apartados por los generales. Si no hay una política común entre gobierno y oposición dificilmente saldremos del agujero que estamos metidos.

  4. Montse:

    Me parece increible que se haya llegado hasta este punto. Que al final siempre tengamos que pagar los mismos el abuso de poder de los de arriba. Este es solo un parche transitorio y que a corto plazo necesitaremos más inyección de dinero (que se ha de devolver con intereses). Ojalá hubiéramos adoptado la política de austeridad que lleva practicando Alemania desde hace 10 años.

  5. JOSE LUIS:

    Bueno, comparto que hay que cambiar de opinión para mejorar, pero no sólo de opinión también las estructuras financieras, económicas y la ética sobre la que sustenta toda esta pleyade política, que dice y se desdice, manipula, miente hasta con respecto a sus respectivos programas iniciales. Esa forma de proceder no merece crédito y podrán engañar a aquellos que son mediatizados por la gran dilocuencia de estas supuestas cabezas pensantes que nos dirigen, pero cuyo fin fundamental es hacerse con cotas de poder y cuando las circunstancias son propicias, poner las condiciones idóneas para conseguir beneficios en metálico y de otra naturaleza. Al final, cuando hay una crisis siempre terminan pagando los mismos, pues con el fuertes y poderosos que promovieron toda esta crisis no se meten, pero si con los contribuyentes y por consiguiente con los mileuristas. Nos contarán que estas medidas son la panacea para volver a crecer y crear empleo, etc., pero antes dijeron cosas y hicieron otras. La lógica nos dice que no podemos confiar, por lo menos que hicieran cambios justos en beneficio de la mayoria y de las minorias y aún entendiendo que hay que aceptar ciertas medidas algo impopulares, a pesar de que no hemos sido nosotros los de a pié los que provocaron esto, una vez hecho, nos queda la resignación, pero no dicen la verdad y siempre actuan con ocultismo y ni siquiera persiguen legalmente a los verdaderos artífices de toda esta cadena especulación y fraude financiero…..

  6. scientificwayoflife:

    Cambiar, movernos, no pararnos, seguir adelante, levantarse, pensar, razonar, cuestionarte, volverte a cuestionar. ¿Lo sabemos todo ya? ¿Existe alguien que pueda decir……”lo tengo/I got it”? Siempre estamos cambiando. No quiero entrar en el plano político, pues ahí con mayor motivo “se ha de cambiar siempre hasta conseguir igualdad, dignidad, trabajo, situación económica holgada, etc”. Yo me referiré mas al cambio de los seres vivos, que es donde estamos catalogados los humanos. ¿Cómo no vamos a cambiar? Nuestras células lo hacen a cada instante, nuestros pensamientos también. Estan alojados en celulas nerviosas llamadas, como todo el mundo sabe ya, neuronas. Cambiar para mejorar en todos los aspectos, pero sobre todo para ser mas conscientes de lo que somos, independientemente de lo que seamos. La conciencia de la vida y de nuestra existencia siempre estará en continua evolución. Cambiemos…..lo que no funciona, en nosotros y en todo lo que podamos hacer sobre lo que nos rodea. Cambiar conceptos viejos por nuevas experiencias es liberador, pero luego, !Sigamos cambiando!

  7. Cambiar de opinión para seguir adelante…. | My (La factoria de negocios) Blog:

    […] Cambiar de opinión para seguir adelante http://www.eduardpunset.es/18311/general/cambiar-de-opinion-para-seguir-adelante Autor: Eduard Punset 24 junio 2012 […]

  8. carmen sanchez:

    El problema es que la crisis financiera no nos está dejando ver la crisis que viene detrás y que, en el caso de Europa, es la que nos va a obligar a reinventarnos en gran medida. Recomiendo el artículo que toca ese tema: http://www.otraspoliticas.com/politica/la-burbuja-mas-peligrosa-de-europa-no-es-financiera

  9. Miguel:

    Lo que sí es lamentable es que el post suena más a un panfleto de propaganda de un partido que un razonamiento filosófico de una figura como Eduard Punset.

  10. 6 consejos para dejar de complicarse la vida - LMEM:

    […] dejar de complicarte la vida? Pues si te lo propones, poco a poco puedes cambiar. Eso sí, todo requiere un […]

  11. 6 CONSEJOS PARA DEJAR DE COMPLICARSE LA VIDA | Asi es la VIDA:

    […] dejar de complicarte la vida? Pues si te lo propones, poco a poco puedescambiar. Eso sí, todo requiere un […]

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.