Autor: Eduard Punset 10 junio 2012

Dos premios Nobel y un antiguo premio Príncipe de Asturias se unieron para presentar la candidatura del premio de Investigación Científica y Técnica de este año. El premio le tocó, efectivamente, al biólogo Gregory Winter y al patólogo Richard A. Lerner. Estoy seguro de que mis lectores se sentirán cómodos con este nombramiento del jurado científico de la Fundación Príncipe de Asturias, porque los premiados son claros exponentes de lo que viene en ciencia y en la vida cotidiana.

¿Qué es lo que viene? Los dos galardonados han contribuido como pocos a dos principios que serán básicos en la ciencia y la vida en las décadas próximas: la revolución inesperada en las políticas de prevención y la mejora del sistema inmunitario.

Veamos el primer punto. He dicho muchas veces que todo el mundo tenía razón a la hora de querer generalizar las prestaciones sociales como la sanitaria, educativa, de entretenimiento y hasta de seguridad ciudadana. No podíamos, efectivamente, dejar al margen a los sectores más necesitados a la espera de contar con los recursos necesarios; ahora bien, esta generalización de las prestaciones ha colapsado el suministro de muchas de ellas en el campo sanitario o educativo o de seguridad ciudadana, por citar solo las más apremiantes.

La única manera de resolver esta contradicción entre la demanda excesiva y el colapso causado por la falta relativa de recursos consiste en mermar la demanda futura de prestaciones sociales gracias a políticas insospechadas y revolucionarias de prevención. Tanto el británico Gregory Winter como el norteamericano Richard A. Lerner son claros exponentes de esta nueva manera de hacer.

Prevenir, para impedir estampas como esta y evitar el colapso de los servicios sociales (imagen: StingRay 5 / Flickr).

El bioquímico Gregory Winter ha conseguido que el sistema inmunitario de los humanos no identifique como cuerpos extraños y pueda asimilar anticuerpos humanizados. Nadie conoce mejor que nuestro propio sistema inmunitario cuáles son los peligros que amenazan la salud y cuáles le son beneficiosos. La gran ventaja del trabajo desarrollado por esos científicos consiste en no intentar descubrir la pólvora para sanar a una persona, sino en concentrarse en lo esencial, básico y conocido.

En idéntico caudal se desarrolló la investigación llevada a cabo por el norteamericano Richard Alan Lerner; él ha sido el artífice más importante de la concepción, diseño y creación de bibliotecas combinatorias de anticuerpos que han permitido ampliar el rango de acción del sistema inmunitario.

Otro científico también premiado recientemente en España, aunque en un contexto distinto, fue el médico Shinya Yamanaka. Fue él quien puso en marcha una técnica para devolver a las células adultas las propiedades de las células madre embrionarias, al demostrar que las células adultas de ratón pueden ser reprogramadas para dar lugar a cualquier tejido del organismo.

Se ha iniciado la sustitución de la vieja medicina de las enfermedades por la nueva medicina de la salud, basada en la mejora de lo que ya existe como el sistema inmunitario, en la transformación de células humanas realmente necesarias o en incidir sobre las estructuras cerebrales o genéticas recurriendo, simplemente, a la experiencia individual.

No puedo olvidarme de lo que me dijo un científico no hace mucho tiempo; su profesión consistía en identificar aquellos países que tenían futuro y deslindar los que no lo tenían en absoluto. «Mi trabajo es fácil –me dijo–, no lo tienen aquellos que se empeñan en los viejos esquemas agrarios y turísticos. Lo tienen, en cambio, los que promueven políticas de prevención para hacer frente a las nuevas necesidades, así como los que se dedican a transformar cosas que ya tenemos como las células madre.»



11 Respuestas to “Premio a la prevención”

  1. Redes para la Ciencia » Premio a la prevención:

    […] Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset […]

  2. Françoise:

    Totalmente de acuerdo con este artículo y la necesidad de anticiparse a los acontecimientos en vez de buscar soluciones costosas para resolverlos.

    Sobre la garantía y la generalización de las prestaciones sanitarias, educativas etc…., emitiría una pequeña reserva sobre las prestaciones del paro, por conocer algún que otro ejemplo de chico y chica, con una excelente formación académica (trilingue y universitarios), y de familia adinerada, preferir cobrar y vivir cómodamente de una prestación del paro de 900€ antes que esforzarse por un trabajo de mileurista. Me parece terriblemente injusto e indigno y deberían de existir mecanismos de control más efectivos para impedir hechos como estos.

    La prevención es necesaria y beneficiosa en todos los ámbitos.
    A nivel personal, todos los estudios demuestran que la calidad de vida está intrínsecamente ligada a la actividad física e intelectual, al equilibrio emocional y a la alegría de vivir. Fomentemos pues estas opciones que no tienen ningún coste para las instituciones, y que sí implican mucho ahorro en medicinas y un gran beneficio para el individuo.
    Esta actitud de anticipación debería presidir todos los actos de nuestros gobernantes pero me temo que en este aspecto pecan de inercia, de poca visión de futuro y ni siquiera de visión de presente… Y así nos va, intentando paliar los derroches anteriores buscando, con el coste que supone tanto para los individuos como para los Estados, soluciones para resolver los problemas que, de haberse tomado en su momento con sentido común y de Estado, habrían tenido más fácil solución. Pero somos todos responsables de esta situación, no solamente nuestros gobernantes sino nosotros, los ciudadanos (¿los votamos no?) por nuestra pasividad, por esperar todo del Estado y de nuestros gobernantes sin participar de nada.

    Yo creo que lo que cuesta siempre son los periodos de transición, los periodos de adaptación, tanto a nivel individual como colectivo, político, social o económico. Nos aferramos a lo conocido porque nos da seguridad, sin darnos cuenta de que los tiempos cambian y que no tenemos nada seguro, nada perenne. Lo dice una que trabaja en la administración pública desde hace 40 años…, a quien han comunicado hace poco la supresión de su puesto…, y que no tiene más remedio que hacer un gran esfuerzo personal para adaptarse a su nueva e inesperada situación, e incluso asistir a una formación para su nuevo puesto…. Con 60 años cumplidos, como diría el Sr. trillo, “¡manda …….!”.

  3. Françoise:

    Perdón, Sr. Trillo, con mayúscula.

  4. Françoise:

    Desde luego, que interesante el programa Redes de anoche, además, me viene como “anillo al dedo”…

    Es reconfortante saber que los mayores (acabo de adherir al club!) tienen la posibilidad de generar neuronas con el esfuerzo intelectual y ganar en calidad de vida hasta el final de la propia vida.

    Como bien decía en mi mensaje anterior, me tengo que enfrentar a una situación inesperada y brusca de cambio de puesto de trabajo. Decía que me supone un gran esfuerzo personal. Es cierto, no es nada fácil, después de 40 años en el mismo servicio, aunque ejerciendo funciones distintas y adaptadas a los cambios internos. Sobre todo porque me encantaba mi trabajo, disfrutaba haciendo lo que hacía y así me manifesté en alguna ocasión anterior en este blog al respecto.

    Pero bueno, pondré mi cerebro en marcha… e intentaré “allier l’utile à l’agréable”, o sea aprovechar el curso de formación de 10 días al que tengo que participar en el extranjero, para conciliar el aprendizaje con el aspecto lúdico del viaje!

    Muchísimas gracias eduardo por los programas de Redes, y en particular por el de anoche que me ayuda a enfrentarme a mi nueva situación personal profesional.

  5. Françoise:

    Vaya, tengo un problema con las mayúsculas….. Eduardo….

  6. Sonne:

    Un joven escritor no conocido todavía me mostró una obra suya donde relataba como un laboratorio no solo había conseguido reforzar el sistema inmunitario sino que también había conseguido regeneración de las células con lo que el envejecimiento se atrasaba bastante. Dicho laboratorio había encontrado la manera de hacer esto pero solo podía ser posible en las 24 horas de haber nacido. Es decir la vacuna tenía que ponerse dentro de las 24 horas del parto. Esto generaba que mucha gente se volcaba por tenerla, por poder pagarla y al final se generaba una mafia para traficar con ella, incluso laboratorios que intentaba simularlo. La historia esta bien. Creo que muchos soñamos con este avance de la ciencia y alargar la vida. Mi temor es que pasa con los que vienen, no les dejamos espacio, no les dejamos decidir su historia porque no queremos levantarnos de las sillas. No se a donde nos puede llevar esto. Alguien tiene que pagar el coste de alargar la vida.

  7. Osila:

    Existen muchas enfermedades que pueden ser diagnosticada con la prueba del talón, sobre todo para los niños, ya que provienen del adn, se han hecho investigaciones sobre este asunto. Por ejemplo del tdh, así como otras patologías, como el Parquisón, etc.

  8. scientificwayoflife:

    La verdad es que los avances que se estan consiguiendo en muchos terrenos y en particular éste de la prevención, me hace reflexionar mucho sobre estos científicos que dedican su tiempo a la contribución en los avances de la medicina u otras materias. No sé si lo hacen por vocación, por el ego de ser primeros en algo, por recibir premios, por aparecer en la revista Sciencie, pero lo cierto es que aportan una contribución al progreso y desarrollo de la humanidad que, en la mayoría de los casos ni tan siquiera nos percatamos de ello ó no lo tenemos en cuenta. Lo cierto es que gracias a la Ciencia y a la ayuda de la tecnología del momento, damos por garantizado que el progreso está asegurado. Sin embargo, para mí estas personas son elocuentes, de mente clara, saben lo que hacen y ayudan a que la vida sea un poco má agradable cada día: “Viva la Ciencia” y “Gracias a todas esas personas que de una manera disciplinada estan trabajando en este preciso momento por encontrar soluciones a todas esas enfermedades que nos van a ayudar a seguir adelante, un poco más”.

  9. Rosa María:

    **Me gusta

  10. pedro:

    scientificwayoflife: ¿A costa de qué?

    El agua va a ser un problema a medio plazo. El calentamiento global desplazará muchas personas. Cada día se destinan menos fondos a ayuda humanitaria. El número de personas con hambra ha aumentado desde la crisis del arroz. Lo vemos todo desde nuestro punto de vista, y punset, excepto en el programa que habló de la malaría, se ha preocupado ni un capítulo a esta gran enfermedad de autocomplacencia que sufre el mundo occidental. Ya no te hablo de los diseños mentales que existen en la india con su sistema de castas. Lo poco que he oído o visto es espeluznante. Hay una falta de acción de muchos años, que muchas personas estan reclamando pero que no se hace nada porque el problema siempre se trata de la misma forma; Estamos demasiado acostumbrados a ver a pequeños “monos negros” desnutridos. Los derechos de infancia no se respenta en occidente, y esto habría que dar un golpe fuerte en lo alto de una mesa. Ni que decir tiene los motivos colaterales de esta omisión del deber de ayuda.

  11. SolucionAdiccion:

    El médico Shinya Yamanaka está realizando un excelente trabajo es de merecer el premio conseguido.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.