Autor: Eduard Punset 12 enero 2009

Quién no se ha encontrado alguna vez con el dilema de tener que elegir entre la opción utilitaria de no defraudar los compromisos adquiridos con el estamento intocable del soporte material existente, como la familia, los amigos y la empresa, o la entrega a los impulsos de una emoción incontenible, como un viaje planetario o un gran amor? Es decir, asumir la postura fruto de la moral adquirida o, por el contrario, dejarse embelesar y disfrutar de un sueño.

La sugerencia de muchos divulgadores científicos respalda –lo siento, querido lector de esta columna– una posición inquietante: la de que el éxito, o en definitiva la felicidad, no depende de un solo factor, como los genes que lo hayan conformado a uno, la dieta, el hemisferio en el que nos ha tocado vivir, el trabajo o la buena salud, sino de algo mucho más complicado. Lo que están poniendo de manifiesto los últimos experimentos efectuados al respecto es que la armonía y el sosiego individual no dependen de opciones individuales que sólo atañen a la persona observada. Más allá de la persona, resulta que su felicidad y sus ánimos dependen de los valores del mundo que habita y del entramado pergeñado con los demás. La felicidad, en definitiva, va mucho más allá del comportamiento individual y depende de la organización social.

metamorfosis
“Cuando me acueste por la noche y pase revista con mi almohada a las cosas que me han afectado, tendré que pensar no sólo en mis genes, mi dieta o el clima, sino también en Zapatero.” (Imagen: Wikipedia)

Lo anterior invalidaría una convicción personal que he sentido desde la infancia: a pesar de su atractivo a nivel mental, la política es irrelevante a la hora de conformar la vida social. ¿Por qué? Es un mercado en donde las barreras de entrada son prácticamente infranqueables –todavía más en Europa que en Estados Unidos– y donde la competencia y, por lo tanto, la innovación no son posibles. Los economistas hemos aprendido desde que nos enseñaron el abecedario de la economía que sin libertad de entrada en cualquier mercado no hay competencia; sin competencia no existen incentivos para innovar, y sin innovación no hay progreso. Comparado con la tormenta cerebral y con la intensidad de las interrelaciones en la sociedad civil, el campo funcionarial es un páramo inerte.

Ahora bien, la situación sería muy distinta si el impacto de la organización social, por pequeño que fuera, alcanzara al estado de ánimo o salud individual; si nuestra vida individual también dependiera, en definitiva, de la política. Estamos descubriendo que mi bienestar individual depende de que los sistemas educativos estén más en consonancia con la modernidad, de que las políticas de seguridad consigan lidiar adecuadamente con la violencia urbana o de que, cuando lo reclame mi sosiego, pueda acceder a un medio público de transporte rápido y silencioso. La noticia de este año nuevo es que mis sentimientos individuales dependen también de lo que decida Zapatero. Ésta es la noticia de verdad; todo el resto es chismorreo.

Lo anterior no quiere decir que la psicopatía de algún antepasado probablemente también haya aflorado en mi elenco de decisiones cada vez que haya optado por la alternativa interesada, objetiva y utilitaria, en lugar de hacer caso de la opción dictada por las emociones. Recientemente han sido varios los estudios sobre los procesos psico neurobiológicos subyacentes a esas decisiones. Pero ésta es otra cuestión, vinculada a la anterior, pero distinta.

Mi triste mensaje de año nuevo consiste en aceptar –con toda la humildad que comporta la práctica del método científico– que mis sentimientos individuales no dependen de mí únicamente, sino también del entramado político que los demás están orquestando para mí. Cuando me acueste por la noche y pase revista con mi almohada a las cosas que me han afectado, tendré que pensar no sólo en mis genes, mi dieta o el clima, sino también en Zapatero.



90 Respuestas to “Mi felicidad también depende de Zapatero”

  1. isabelle sakena:

    Querido señor Punset,

    No sólo es un verdadero placer para el espíritu leerle sino que verle en televisión es siempre un gran momento.

    Ayer por la tarde creo que mejoré como persona al ver en Internet su programa sobre el número aúreo (maravilloso lo del cuadro de Dalí) y luego le vi tan brillante como siempre en el programa de BFN. (Se nota que Andreu le quiere y le admira mucho).

    Me llamó la anécdota de los delfines, lo de volver al mar y ahora que acabo de leer este post, me digo. “Será eso. Por más promesas (ya no tan) engañosas que nos hagan, los políticos no son capaces de enseñarnos el camino del mar ya que ellos se han empeñado en nadar en peceras llenas de pirañas”.

    Le sigo desde que vivo en España y le invito a visitar la página de un amigo mío (cuyos átomos ya decidieron cambiar de forma y de estado…) y pintor, para mí un hombre del Renacimiento actual en la medida en que estudió física nuclear antes de ponerse a pintar.

    Tengo una especie de deuda moral hacia él, pues cuando sus átomos aún estaban más o menos como los nuestros, él me había pedido que le ayudara a difundir su obra.

    http://gyllenbjorn.com/

    Gracias por todo lo que hace.

  2. Luis:

    Saludos

    Para mí la “felicidad” se encuentra en nuestro interior, en ese universo casi desconocido que llamamos cerebro.

    Son nuestras respuestas a las decisiones de otros, llámese Zapatero o el vecino del quinto primera, las que al final nos dará eso tan buscado llamado felicidad.

  3. Nacho:

    ¿ Y quién dice que existe la felicidad? En el momento que nos planteamos la idea de la felicidad ya estamos dando el paso hacia la infelicidad. Sólo tenemos un momento real e infinito( ahí la ciencia a dado pasos de gigante) y ese es el presente. Estamos desperdiciando ese momento buscando no sé que felicidad. Estamos buscando algo que tenemos delante de las narices. Pensar que cualquier idea de la felicidad son conceptos prestados, nuestros padres, amigos, maestros, sociedad en general nos han ido cegando algo natural como es la felicidad, o más bien diría la paz interior( aunque suene un poco mesiánico). Si nuestro ordenador biológico ( que es el cerebro) se reprogramase con otra ideas, posiblemente no estaríamos buscando la felicidad ahí fuera. Sinceramente, yo nunca me he planteado nada acerca de la felicidad. Fluyo, me dejo llevar y acepto las cosas con total naturalidad, pues cualquier cosa que suceda está dentro de las posibilidades. Eso si, el presente es mío y ningún Zapatero me lo va a estropear.

    Un saludo y felicidades por hacer trabajar las neuronas al personal.

  4. Jordi Artigas:

    Pero bueno…¿cómo que Zapatero influye en nuestra felicidad? estará hablando en metáforas, claro. Si no es el caso y lo dice usted literalmente, mi pregunat es : ¿de quien depende entonces la felicidad de ZP? Yo creo que de nuetrso votos, al menos eso creia hasta el post del sr Punset. O sea, que nuestra felicida, en culauqier caso, es intredependiente y no jerarquica (no depnde de terceros, sean dioses o gobernantes, sino de nuestra interacción). ZP no decide tanto, ya que está preso de variables que ya se le escapan. Y mas con un 16 % de parados.¿O no?

  5. Naxo Garcia:

    Es curioso, pero aunque no esté directamente relacionado, estas navidades decidí hacer una felicitación navideña un tanto peculiar, mi deso para todos era.. Serotonina, la hormona que entre otras cosas se encuentra estrechamente ligada con la felicidad.

    Independientemente de esto, me parece interesante la reflexión sobre los factores que intervienen en nuestra felicidad, pero llendo un poco más allá, todo esto me recuerda al viejo acertijo de “que fue antes.. el huevo o la gallina?”. De que manera la predisposición a ser felices hace que factores externos como la sociedad nos hagan ser más o menos felices? Es decir, es la sociedad la que influye en que nosotros seamos felices..o es nuestro estado anímico el que hace que interpretemos de una manera o de otra el rumbo social y en definitiva que nos afecte?

    A priori creo que mucha gente pensará que la sociedad condiciona, pero como muchos otros factores, no somos nosotros los que debemos controlar cuales de estos son los que nos influyen? (una vez leí un algo así como “no dejes que tu felicidad dependa de lo que no depende de ti”)
    Sobre todo, porque como insinua el Sr. Punset, o quizás lo he interpretado yo porque tengo pensamientos parecidos al respecto, en que manera influimos nosotros en el cambio social? Es una mentira?, una promesa de falsa libertad?

    Bueno, solo me queda declarar mi profunda admiración por el Sr. Punset, e intentar pensar de una manera un poco diferente.

    Mucha Serotonina para todos

  6. Argos:

    Mi felicidad depende de lo que yo elija. Sr. Punset, leyendo su libro uno puede descubrir el desorden con que podemos llegar a ordenar nuestras vidas, como argumentamos y justificamos nuestras decisiones, conductas, hábitos, etc, si es que llegamos a darnos cuenta y nos analizamos tranquilamente un poco. Se debe empezar por ahí, ¿no? Darnos un respiro. No dejarnos llevar tan fácil. Pero una vez que sí que estemos seguros de algo verdaderamente válido para nuestras vidas saber ser consecuentes con nosotros. Me sirve mucho todo lo que dice de la autoestima.

  7. mariangeles:

    D. Eduard:
    Siempre es un placer escucharle y leerle. Usted me transmite serenidad, calma, sosiego, amabilidad…. yo creo que usted es el ejemplo de lo que es la felicidad, la imagen de la felicidad.
    Muchas gracias por ser un ser excepcional y por compartir con nosotros su saber.
    Muchas gracias.

  8. Zarzamora:

    Quizá el binestar dependa de todas esas situaciones político-sociales, pero la felicidad es algo mucho más personal que es ajeno al bienstar y que incluso puede ir en sentidos opuestos.

  9. ginescapote:

    Gracias por este nuevo post, que lleva toda la razón del mundo.

    Ahora estoy con el ordenador y desde el cuarto de la tele, me llegan los alaridos de los locutores y debatientes de un show, gritando unos sobre otros, que en mi humilde opinión son unos salvajes, que se sobreestiman a sí mismos, con el beneplácito implícito del poder, que los considera normales.

    Pero las estadísticas hablan, y dicen que somos el país más ruidoso del mundo. Las consecuencias de esto, no importan a nadie, salvo a los que gozan de buen oido, a quienes les parece realmente dañino, no explicandose como los demás pasan años
    quejandose luego de mareos, mala audición, y toda clase de enfermedades neuróticas.

    Somos víctimas de nuestras formas, y podríamos cambiar las formas, dejando de ser víctimas, y podríamos cambiar incluso nuestra “propia forma” .. En el pasado ya lo hemos hecho, a ritmo lento, en plan pasivo, evolutivo, hemos sido peces, lagartos, águilas ó ratones, o lo que sea..

    Y por lo que he leído, en teoría, no hay ningún impedimento para que se realicen en nosotros cambios genéticos rápidos … Ya sé que ésta es una opinión radical, pero hay experimentos que señalan en este sentido, y me quedan la esperanza de que pronto esta idea será más corriente.

    El poder, nos ha ido convirtiendo en las figuras más desgraciadas, inconscientes y deprimentes de la historia del reino animal, y al no ser capaces de darnos cuenta de ello, pues vamos de mal a peor, eso sí, disimulando en público que nos vá bien, como se nos enseña, y luego llorando amarga e hipócritamente en la oscuridad de nuestros cuartos.

    El otro día ví a una orangutana, con su hijo en brazos, en un documental de la 2, observé su mirada, su elegancia y tranquilidad, a pesar de la brutalidad a la que ha sido sometida su especie y me pregunté por qué los seres humanos no podemos ser así, porqué no podemos brillar a esa altura …

    ¿alejandro magno? ¿julio césar? ¿los cartagineses? ¿bruto? ¿hitler? ¿aznar? ¿bush? ¿zapatero? ¿obama, que fuma? ¿Es que no hay ninguno tranquilo como los orangutanes, las aguilas, los rinocerontes y etc? …

    Lo cierto es que no sabemos elegir, y nunca lo vamos a saber, si no se nos enseña.

    En fín, nosotros somos los que hemos llegado a aceptar, la forma de “personaje ruidoso y por tanto insensible, en lo más alto del poder”, al tiempo que las estadísticas arrojan que el 25% de nuestros hijos se sienten atemorizados en nuestras escuelas, sin que ninguna madre se sienta aludida.

    Simplemente somos copiadores de la autoridad, y si la autoridad es insensible, pues nosotros también. Y lo peor es que como nos comparamos con lo que se nos ha enseñado, creemos que “somos así”. Un engaño simple, pero efectivo. El político ancestral que lo inventó, se dió cuenta de la incapacidad humana para rectificar. No es que tropecemos dos veces con la misma piedra, es que tropezamos eternamente …

    un cordial saludo a todos

  10. Carmen:

    Mi marido y yo estamos en paro, a mi marido se le ha acabado la prestación por desempleo. El optimismo económico con que Jose Luis Rodríguez Zapatero encaraba su nueva legislatura no ha solucionado nada. Mi bienestar depende del de mi familia y ahora peligra; por lo que MI FELICIDAD TAMBIEN DEPENDE DE ZAPATERO Y DE SU GESTION. También depende de que haya paz en el mundo, nada es suficientemente importante para desencadenar una guerra, una vida humana VALE DEMASIADO. Escuchar las noticias sobre los conflictos, me ponen los pelos como escarpias. Ojalá se pueda acabar con el genocidio que está sucediendo, ojalá Obama pueda dar un puñetazo en la mesa y decir BASTA YA.

  11. El Bar de Yoriento (XXVII): Enlaces y Blogs de la semana (427) | Yoriento:

    […] Donde saben de relatos es en MI MESA COJEA. Me gustó este Retrato generacional. Maria sigue OBSERVANDO y nos cuenta que la felicidad también depende del entorno y de los políticos, y Punset concreta aún más: nuestra felicidad también depende de Zapatero, aunque sea un Zapatero 1.0, según reflexiona José, de RIZOMÁTICA, a cuenta del Plan E. Y es que hay un coste alto por ser acientífico, como afirman en CIENCIA 15, citando un artículo de Peter Singer: “Las lecciones de esta historia son aplicables a siempre que la ciencia es pasada por alto en la formulación de políticas públicas. Esto no significa que siempre que haya una opinión mayoritaria en la comunidad científica, ésta será correcta. La historia de la ciencia muestra claramente lo contrario. Como los demás seres humanos, los científicos pueden ser influidos por una mentalidad de rebaño y el temor a verse marginados. El error culposo, especialmente cuando hay vidas en juego, no es estar en desacuerdo con los científicos, sino rechazar la ciencia como método de investigación.” […]

  12. Kitty Wu:

    “Sé tu propio juez y serás verdaderamente feliz.” (Gandhi)

    ¡Felicidades, señor Eduard.7!

  13. kiketxu:

    Mi felicidad no depende de Zapatero, pues sus mentiras no me hacen mella, se que es falso eso que piensas Ginescapote, en vez de ver sus porquerías televisivas leo un buen libro al ir adormir y desarrollo mi subconsciente, paso de él. Se que esas enfermedades psíquicas son inventos para sacar dinero tras esa comedura de coco de la tele referida y no entender cómo se les estropea su intelecto. Paso de zapateros. Se que nunca se cambió tanto el ADN como en el siglo XX por tal cúmulo de venenos, mentiras,… parece mentira que la gente no sepa los miles de genes que se cambian en el cuerpo y en cda célula por segundo por esas influencias, que son mayormente fácilmente subsanadas y que nos preocupemos por cambiar en la vida un gen para cambiar el color del pelo, totalmente investigado e inocuo. Paso ded tanto zapatero. El poder hace desgraciados, también por eso paso de ellos, tienes razón. Pasando soy más feliz, pues me relaciono con optimismo y sin miedos. Estás total y absolutamente equivocado con la felicidad de los orangutanes y en ello discrepo con Eduard, con ese maravilloso discurso en que valoraba demasiado los sentimientos animales, fruto, en mi opinión, más de un sálvese quien pueda en todos y cada uno de sus instantes, en que viven en un estres de vida y muerte, por los enemigos, por la comida, por el calor,… y desde luego que los primates, cuando se estudia su desarrollo grupal son de una bestialidad y crueldad extrema en el mundo animal. Nosotros solo nos asomamos a todo ello en millonésimas, pese a que los zapateros nos quieren mentalizar de lo contrario. Paso de ellos. Pero lo que realmente me ha hecho responderte es ese comentario de que el 25% de los escolares están de miedo. te aseguro que hace unos años eran muchísimos más, siempre han sido muchos más y para demostrarte te diré que pases por Äfrica y lo observarás. Como educador con 30 años de observaciones y descubrimientos te puedo decir que a los 3 años no temen nada y a nadie, pero luego se ven influenciados y cambian su amor con miedo tal como explicas perfectamente en tu último párrafo. Pero estoy seguro que cada vez más gentes pasamos de los zapateros. Muchas gracias.

  14. agdisti:

    amigos concretemos,todos influimos,sobre todos entre si,nadie es más que nadie pues
    un golpe de “suerte”puede hacer que esa persona que no influye practicamente a nadie
    puede ser que lo haga sobre el mundo la medida yo no tengo la vara de medir eso lo puede o podra medir el futuro en coloboración con la ciencia.ahora se me viene a la mente una pelicula de gary cooper titulada creo,”sin nombre”pongamos nuestras metas muy altas porque en nosotros anida un complejo codigo genetico,que es como un tesoro y hasta unico que puede dar al mundo algo de lo que le falta sin discriminar
    a ningún ser sobre la tierra.gracias agdisti.

  15. rachel pensante:

    Uf, a ver si lo he entendido,
    cuando te dicen que la felidad solo depende de tí, si no eres feliz, puedes pensar en que hacer para mejorar (como mínimo, un autolavado de cerebro, y creerte lo que no es); pero si te dicen que depende de la organización social en la que vives, y del entramado con los demás, y no te sientes feliz, entonces… ¿qué te queda por hacer?, ¿cambiar la sociedad? ¿cambiar de sociedad?… ¿mejor no pensar?

  16. Kiketxu:

    Rachel, me parece muy correcto cambiar la sociedad o integrarte en la que te guste, pero sobre todo, dado lo grave de algunos aspectos sociales primero hay que saber pasar de muchos tipos de sociedades que dominan, te hacen dependientes por la fuerza y son puro negativismo. Muchas gracias.

  17. Rachel pensante:

    Kiketu,
    a que te refieres con muchos tipos de sociedades, yo hablaba en general, la que vivimos, no podemos cambiarla, ni pasar, si estamos viviendo en ella, es como decir, cambio el aire que respiro o no respiro este aire porque no me gusta, no es tan fácil “pasar”.

  18. MiKe:

    Sr. Punset, si en parte, solo en parte por minima que sea depende su felicidad de Zapatero…….USTED VA JODIDO

    Que le recomienda a todas aquellas personas que llevan mas de 6 meses en paro?? optimismo? Tai chi, feng sui?
    Debajo de un puente…dificil dificil…

  19. Iván Jácome Ramírez:

    Señor Punset:

    Es Usted un individuo valioso para la especie humana. Gracias por sus apariciones en la TV. Sus programas difunden información de la buena, son profundos y divertidos.
    Al leer en el internet su artículo “Mi felicidad también depende de Zapatero” sentí la tentación de plagiarlo y escribir: “Mi felicidad también depende de Correa”, que así se llama el presidente del Ecuador, mi país. Afortunadamente unos segundos después, juzgué que lo correcto y suficiente era haberlo leído.
    El reto genético sigue siendo el mismo, el que sigamos buscando la felicidad, a pesar de los obstáculos, en este caso los adicionales que la demagogia erige.
    Viva la ciencia, reciba mi admiración. Siga con su labor en el apasionante mundo de entender nuestro cerebro y divulgarlo.

  20. carmen preciado:

    Este recuadro blanco impone…, en fin vamos allá: Creo que es frustante decidir que mi felicidad depende de titeres políticos de la clase que sean, vengan de donde vengan, tal vez el problema está en lo cómodos que nos volvemos, embebidos en nuestra cotidianeidad, nuestros pequeños problemas y decisiones diarias, que nos absorben y no nos dejan ver mas allá, lo que hay alrededor, en definitiva, somos uno, pero tambien somos masa, pero es la masa la que decide? o el carater individual compartido de cada uno de los que forman parte de la masa?, vamos que nos dejamos llevar pero si realmente tomaramos conciencia y consciencia del lugar que ocupamos y de nuestras responsabilidades al respecto, no seriamos capaces de conducir nuestra sociedad hacia donde debe ir?, los politicos deberian ser servidores de la sociedad, no dueños de ella.

  21. Jesús:

    Estimado Sr. Punset:

    Acabo de leer su artículo, y varias de las respuestas, y no he podido resistir la tentación de responderle yo también.

    Espero que pueda leerlo y que al final de su lectura cambie de opinión.

    No estoy de acuerdo con usted.
    Dice que todo lo que nos rodea influye en nuestra felicidad.
    Yo creo que no. Es más, creo que se puede ser feliz con independencia de los acontecimiento externos e internos, siempre y cuando uno asuma, acepte los mismos. Esta aceptción no significa necesariamente que se esté conforme con la situación.
    Yo,como usted, y como una de las primeras personas he superado un cáncer. Y de cierta forma, yo creo que gran parte de esa superación vino porque no fui un enfermo de cáncer, fui un enfermo de cáncer feliz, que tenía que animar a las personas que le rodeaban, y que aceptando las circunstancias externas e internas tuvo el deseo y la voluntad para cambiarlas.

    En conclusión, ser feliz no es una suma de circunstancias, afectos, sensaciones o relaciones.
    Ser feliz, al menos para mí, es la decisión más importante que se pueda tomar.

    Un fuerte abrazo.

    P.D. Me alegraría que me contestase. Pero seguiré siendo igual de feliz si no lo hace.

  22. Condesita:

    Si usted volviera a la política activa junto con otros de su quinta a los que añoro, que tranquila y estimulada estaría mi almohada, perdón, mi cabeza. La crísis económica estaría presente de igual forma, pero se pasaría de otra manera. Pero….( me voy a contestar yo sola), ya sé, están todos ustedes más libres fuera de los Partidos Políticos y como consecuencia de esa distancia sus cerebros y sus pensamientos son mejores. Así que, duerma bien y recuerde que el Presidente no puede desvelarle por las noches, que de eso sólo se pueden encargar las musas. Besos

  23. ANTONIO SIERRA:

    Sr. Punset, ¿no cree usted que la competencia puede ser negativa para la innovación desde el punto de vista de que lo que no es rentable no puede ser desarrollado? Me explico. ¿Cómo podemos estar seguros de que una vacuna o medicamento eficaz contra el VIH (por ejemplo), pueda no llegar a la ciudadanía porque los medicamentos actuales son más beneficiosos para la industria farmaceútica?

    Un saludo admirado escritor.

  24. daniel pueyo:

    Hola Sr.Punset:

    Acaba de tocar un tema peliagudo: la felicidad… La gran incógnita de casi todo ser humano, salvo algunos, que lo tienen superado y simplemente son felices porque aceptan el dolor y el sufrimiento con la conformidad de que ello es parte de la propia vida, no queriendo decir que nos crucemos de brazos y dejemos la vida pasar, no.
    Quiero decir que nos ocuparemos de los problemas, pero intentando no preocuparnos demasiado, porque ello nos crea bloqueo, obsesión e impide crear motivacion para la antesala a la felicidad. Asi que en definitiva pienso que la felicidad depende de cada uno de nosotros, de ser un poco más amables con los demás, de ser austero pero no agresivo. En definitiva conseguir nuestros objetivos pero cuidando las formas, el mismo respeto que se tiene por ejemplo entre tenistas, cuando en dos o cuatro horas deciden el título de un gran slam.
    Creando motivación, cuidando las formas ante el adversario y superándose a si mismo, hasta adquirir su felicidad, lograr vencerse a si mismo y al contrario, y en todo ese entramado no ha intervenido ningún político, sino la fuerza interior de uno mismo, el autocontrol, la disciplina de no decaer, la humildad, el coraje, el control del miedo y sobre todo, no buscar víctimas ni ser una de ellas…

    Haciendo honor a su erudición, recuerde que hace millones de años, ya la bacteria sufría de dolor, pero de forma inconsciente buscó una solución para su mal, compañía. ¿Cree que seguramente ese instinto de supervivencia lo logró gracias a su inconsciencia? me lo pregunto, pero puede ser.
    Creo, desde mi humilde formación e información, que la felicidad depende de uno mismo. Se que no es facil el cometido, pero en la práctica continuada y gracias al contagio con los demás y de uno mismo, se puede llegar a ser un poco más feliz, creo que el entorno es importante, rodearse de gente algo positiva, levantarse cada dia creando motivación, reflexionar un poquito sobre uno mismo, utilizar sabiamente la consciencia, no dejarse llevar por la repercusión de los medios, que nos invaden con el miedo desde que nos levantamos hasta que vamos a dormir. Sobre todo calma, estamos muy poquito tiempo en esta vida consciente como para pasarlo mal, no creéis? ANIMO, es lo que yo me digo cada dia al levantar y os invito y le invito a Ud. tambien Sr.Punset que cuando vaya a dormir le pregunte a la almohada que ha hecho durante el dia para crear motivación y que Zapatero o Rajoy sigan siendo lo más felices posibles. “Tal faran, tal trobaran”
    Un beso y un abrazo para todos.
    P.D.. Sr Punset, no piense en ningún político al ir a domir, porfavor, piense en mañana, a ver de que manera va a aportar otro granito de arena para el método científico y para que sepamos un poquito más de toda la nada.
    Un abrazo

  25. Kiketxu:

    Rachel, puedes cambiar y respirar aire y no humo de tabaco asesino, a eso me refiero,… Puedes ser feliz y como Juan y Eduard rodearte de gente que te quiere y superar un cáncer, puedes comer bien, tener un buen sistema inmunológico que solito sea capaz de pasar un sida que le preocupa a Antonio, puedes conseguir, como dicen muchos más de lo que crees, pero nunca si sigues los dictados de Zapatero o Rajoy, pues ellos solo saben apoyar a bancos y farmacia que obligan a pensar que las enfermedades las curan solo ellos, con su dinero, que nosotros dependemos de ellos y que esta sociedad es mala, por lo que solo ellos nos defienden de todo, pero de esa manera instauran y legalizan el miedo, para ensombrecer nuestra felicidad. Podemos, como decía Victor L. Frankl en el mayor descubrimiento del siglo XX, ser felices independientemente de que nos gobierne Hitler o Franco, pues,… y sigo su teoría ratificada por la teoría cuántica y que no me importa repetirla mil veces, porque de esa manera somos más personas felices. Cuando una persona tiene un objetivo, el universo se confabula por conseguirlo. De eso es de lo que más depende nuestra felicidad, independientemente que sea bueno, malo, verdadero, mentira, que se consiga o no. Lo que la felicidad no soporta es el pasotismo, el inmovilismo de gente como Zapatero. Tener cuidado con sus ideas, porque en ese caso y solo en ese caso la felicidad dependerá de ese político pero negativamente . Muchas gracias.

  26. Sami:

    Me encanta como usted piensa y como explica las cosas, pero en este tema discrepo un poco. Le ruego lea en mi blog esta entrada: http://yodemando.blogspot.com/2008/12/la-felicidad.html

    Le dejo de corazon, un abrazo de osa

  27. Evelia:

    Mañana tengo un examen de Economía Política y no puedo quitarme esa imagen de la foto del presi y el mini rodeados de tibus en una posicion de mesas y sillas tal que una clase de parvulos pidiendo ¿altruismo…giros de letras a 180 grados…pidiendo piedad???? Desde los fenicios, los bancos han sido los bancos, es decir….. yo te presto ahora para que despues me lo devuelvas con creces. Miedo me dan todos ellos, con lo bonito y claro que lo cuentan Stuart Mill, Marx o Keynes. Para que una política económica democrática funcione medio bien, lo primero que hay que hacer es votarle a gente preparada. Entonces tal vez nuestra felicidad no dependa mas que de hacer bien hecho nuestros respectivos trabajos, si los tenemos.

  28. Miguel Ángel Yuste:

    Tienes razón Eduard, por mucho que digamos lo contrario la sensibilidad ante lo que nos rodea nos indica que la acción pública tiene y debe influir en ese paisaje cotidiano que nos rodea, no todo depende de nosotros al conformar incluso nuestro estado de ánimo o ilusiones. Podemos salir de casa con el ánimo renovado y deseando vivir el día, ( aunque no todos las mañanas seamos tan optimistas), pero es posible que éste cambie al enfrentarnos a otras realidades más allá de nosotros, de algún bello jardín o edificio recién construido que aparece ante nosotros, puede que sea al pasar junto al banco de la esquina y vemos a un nuevo hombre envuelto en cartones durmiendo en el espacio de los cajeros automáticos; o más tarde cuando vemos una proliferación de vigilantes en el metro, vigilando quien sabe a quién, o puede que se al escuchar determinadas propuestas u opiniones de políticos en el ejercicio del poder que le hacen a uno hundirse en el pesimismo cuando comprueba fehacientemente cuan alejada está la calle de dichas propuestas u opiniones, sabiendo además que tiene todo el viso de convertirse en realidad.
    O se que estoy de acuerdo, mal que nos pese, nuestra felicidad también depende de Zapatero, de Montilla. El porcentaje en este individual estado de ánimo, es cierto, será incalculable, pero cierto

  29. Jesus:

    Sr Punset no hace falta que le digo que soy un admirador suyo porque no es solo cierto sino ademas lo habitual.
    Pero aunque siempre estoy en el 99,99 % de acuerdo con Vd.
    La Politica SIEMPRE ha influido en nuestra busqueda de la felicidad por lo menos en un gran tanto por ciento Lo Politicos les pagamos todos para que organicen cada mejor muestros intereses, los malo es que en nuestra joven-vieja democracia, la clase politica en general se han replegado asi mismos y se han vuelto Dinosaurios, que solo estan preocupados por SUS intereses de partido, y no se dan cuenta que estan acabando como ellos mismos osea condenados a desaparecer.
    No no me confunda con un antidemocrata, porque yo tambien luche por las libertados y sobre todo por la justicia social, pèro esta democracia tiene que volver a los principios y a la razon de su existencia, sus objetivos deben ser el bienestar y la felicidad de sus ciudadanos que al fin y al cabo son los miembros del club que ellos presiden.
    Un abrazo
    Jesus

  30. - You’ve Got A Friend—carole King,Celine,Gloria,Shania -… » julio d castro / el cubanito cuentacuentos:

    […] Blog de Eduard Punset » Blog Archive » Mi felicidad también … […]

  31. Kiketxu:

    Sami, no se en qué discrepas, pues tu postura de concentración y dominio del subconsciente me parece perfecta para ser perfectamente feliz, si es posible decir eso. Desde luego no creo que dependas tampoco de Zapatero ni del emperador chino que os oprime a los tibetanos igual que Zapa a los vascos, bai zapaltzen ari da, pero si has leido otras intervenciones verás que si discrepo en vuestro solo deseo impertérrito de la iluminación,… para mi que teneis un fallo en no ver el subdesarrollo en que se vive en vuestra tierra, los demás son parte de vosotros y no los podeis abandonar por muy felices que seais, para mi es más loable ver que os ligais al mundo del desarrollo, que creais trabajo para todos, que los gobiernos ya van siendo cada vez menos crueles,… y todo ese aspecto de la felicidad no depende de los mandarines de turno, sino de nuestra cooperación hacia una evolución global positiva. Muchas gracias

  32. BuBu:

    Zapatero tiene sun compromiso que va mucho más allá de su prograqma electoral. Más allá de ser políticos los gobernadores antes tienen que ser humanos, comprender el sentido de que no estamos viviendo la vida porque quisimos. Nos tocó, tal y como les tocó a ellos. Pero ese compromiso moral supone que dentro del escenario que nos ha tocado vivir nos arreglen con un buen tablao en el que escenificar y acabar en palmas.
    Así que ZP menos levantamiento de cejas y más levantar al país que quisiste dirigir.

  33. kiketxu:

    De acuerdo Bubu, pero cuando ves que ningún gobernante del mundo hace ni lo más elemental por la nación, se puede deducir lo mismo a lo que llegó Victor L. Frank, Mi felicidad no depende de los nazis que me torturan, sino de mis empresas a las que me dedico en cuerpo y alma. Debiéramos pasar de ellos hasta eliminarlos, crear una sociedad organizada por todo el mundo interconectado con nuestros ordenadores, en la que la opinión de todo el mundo sea respetada y tenida absolutamente en cuenta, de tal forma que el que más aporte a la sociedad más gane, el que más ayude sea más valorado y el que se crea Dios que viva de nuestras limosnas, pues hay para todos, pero el trabajo bien hecho es lo fundamental si ayuda a otros. Muchas gracias.

  34. Dani:

    Esta es una pregunta larga para Punset, pues nose donde enviarle un mensaje y puede que aquí lo lea.
    ¿És posible no poder ser feliz? No querer ser feliz… es síntoma de felicidad aunque otras personas no crean que lo seas? Cuando sé que soy feliz?
    Llevo 3 años viviendo solo, con poco contacto con los mios ( familia,amigos,etc…) de casa al trabajo y del trabajo a casa, soy feliz no siéndolo, pero ninguno cree que lo sea, y eso hace que en ocasiones me confunda. Tengo 24 años, y nunca e cambiado mi manera de ser, tengo que ser como los demas quieren que sea? Toda mi vida e sido una persona prudente, respetuosa y amable, social pero autónomo.

  35. kiketxu:

    Si Dani, está estudiado y la imposibilidad de ser feliz se constata en los drogatas que por tanto manipular los mecanismos de esa maravilla para los seres vivos, no solo para las personas, despues de conseguir de malas maneras pequeñas satisfacciones de endorfinas, de neuropéptidos que marcan esa felicidad de manera clara y concisa se llega al Delirium tremens que es precisamente eso. Imposibilidad de ser feliz. No se habla mucho de ello en las tabernas, pero como te puedes imaginar es la peor enfermedad que se pueda tener. Esas superdrogas naturales de la felicidad son miles de veces más fuertes que incluso la morfina, su consecución es sencillísima al vivir amorosamente, socialmente, interdependientemente, positivamente, ecológicamente, leyendo libros de autoeyuda, realizando ejercicio, comiendo bien, por la relajación,…. Pero eso, todo eso no depende de Zapatero, pues el solo nos niega todo ello. Muchas gracias.

  36. Sostenibilidad e Innovación Responsable » Del PIB a la Felicidad Interior Bruta:

    […] objeto de debate en las próximas décadas, pero mientras tanto recojo aquí la conclusión de  Eduardo Punset, “más allá de la persona, resulta que su felicidad y sus ánimos dependen de los valores del […]

  37. Felicidad Interior Bruta « Planeta de información asociativa RAS:

    […] a ser reconocida como un derecho constitucional en Brasil- no es solo una tarea individual.Como dice Eduard Punset, que es un señor que me cae muy bien, de acuerdo con las últimas investigaciones de los […]

  38. mora de rubielos:

    Pienso que el poder optar a un puesto de trabajo, es fundamental para poder realizarnos como personas y seguir con nuestra vida con dignidad. Desgraciadamente dependemos del dinero para poder vivir y educar, vestir etc… a nuestros hijos. Zapatero ha jugado con todo ello, haciendonos dia tras dia, dar mas importancia al dinero y apreciar mas el trabajo. Zapatero vete y no vuelvas!!!

  39. Falando de política mesmo dende a economía de mercado:

    […] sen competencia non existen incentivos para innovar, e sen innovación non hai progreso.” (do blog de Eduard Punset)Verbas moi matizables, si, pero desas que fan pensar. Escrito por Agremon en Ribadeando, […]

  40. Amanda:

    La felicidad no depende sòlo de nosotros. Afimar esto és una autodefensa… es no aceptar la realidad… La felicidad (o la “no extrema infelicidad”) depende de muchos factores interconectados entre si, entre ellos, uno mismo… los politicos y su nobleza… familia.. trabajo … salud… Estos libros de autoayuda con frases categóricas q ponen todo en tus manos hacen mucho daño

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.