Autor: Eduard Punset 11 diciembre 2008

Cuentan las malas lenguas que en la década de los años 20 el presidente Coolidge de Estados Unidos estaba de visita oficial con su esposa en una granja. A cada uno se le asignó un itinerario distinto, de manera que cuando el guía le estaba explicando al presidente los secretos de un gallinero, le dijo: “Su esposa me ha recalcado que le recordara que el gallo que puede vivir en el corral rodeado de gallinas hace el amor todos los días”. A lo que el presidente Coolidge contestó con una pregunta: “¿Con una sola de ellas?”. “No, no, no” fue la respuesta inmediata del guía. “Pues dígaselo así a mi esposa” fue la réplica presidencial.

Parecería evidente que el presidente de los Estados Unidos en la década de los años 20 –no recordado, precisamente, por sus grandes aciertos– compartía, no obstante, con los biólogos del futuro la opinión de que la monogamia en la pareja no es una situación tan ‘natural’ como todavía hoy muchos siguen pensando.

La realidad de las últimas investigaciones, como las de los científicos norteamericanos David Barash y Judith Lipton -con quienes coincidí en México en La Ciudad de las Ideas-, son contundentes y podrían resumirse diciendo que entre los mamíferos y, particularmente, entre los primates sociales no es fácil constatar la monogamia como práctica habitual. Los pájaros, en cambio, son monógamos –aunque mucho menos de lo que pensábamos hasta hace muy poco tiempo–. Por último, tanto los pájaros como los humanos practican la monogamia social y la inversión parental, pero ambos son no monógamos desde la óptica puramente sexual.


Judith Eve Lipton (izq.), psiquiatra del Swedish Medical Center en Washington y David P. Barash (der.), su marido y psicólogo evolucionista de la Universidad de Washington, han escrito juntos el libro El mito de la monogamia. Pronto, los veremos en Redes. (Imagen: Smartplanet)

La conducta que podemos tildar de variedad sexual está condicionada no tanto por la búsqueda de la diversidad como por la de la calidad. En otras palabras, se otorga inconsciente o conscientemente una gran importancia a la salud y la belleza y, por lo tanto, a los genes. Ahora bien, la pregunta es inmediata y no puede hacerse esperar: ¿cómo se sabe dónde están los buenos genes? ¿Cómo puede saber un miembro de la pareja, que no cuenta con un microscopio ni con el equipamiento necesario, que los genes del otro son buenos?

Una especie de ranas –concretamente el macho de las ranas de árbol grises– nos da una primera pista. El macho que goza de mejor salud, y por consiguiente de mejores genes, tiene un canto inconfundiblemente más prolongado. Otras veces las señales no tienen que ver con el sonido, sino con los colores; sobre todo, en el mundo de los peces y los pájaros. En el caso de los humanos y de gran parte de insectos y mamíferos, la señal determinante es el nivel de fluctuaciones asimétricas; si este nivel es inferior al promedio, el organismo en cuestión está exteriorizando que su metabolismo funciona perfectamente y que, por lo tanto, sus genes son envidiables. En caso contrario –no hay simetría en las facciones– se está anticipando que las huellas del dolor y de las enfermedades han distorsionado el perfil hasta el punto de que su nivel de fluctuaciones asimétricas es superior al promedio; estamos contemplando el subproducto de genes defectuosos.

A los lectores a los que les cueste admitir el papel determinante de la simetría como detector de la ausencia de enfermedades, y consecuentemente de la belleza buscada, les recomiendo que recuerden que la mayoría de las decisiones que tomamos forma parte de los mecanismos del inconsciente. Son centenares de miles de años de experiencia que expresan, por la vía del inconsciente, una preferencia por la salud y la ausencia de dolor que escenifican una cara y un cuerpo simétricos. Claro, de estos lectores habrá a quienes les cueste más aún admitir que la mayoría de sus decisiones no son conscientes.

Mañanitas en México
Quisiera compartir un vídeo de un bello momento de mi cumpleaños en México, en La Ciudad de las Ideas.



94 Respuestas to “El mito de la monogamia”

  1. Carlos Naranjo:

    Eduard: Antes que nada un especial saludo desde Colombia. Aqui seguimos tus programas sobre ciencia y psicología evolucionista a través de Televisión Española Internacional. Me pareció muy interesante el articulo sobre el Mito de la monogamia, sin embargo me surgió una duda con respecto a la idea que sostienes en tu libro El viaje al amor en el que me parecio que estas de acuerdo con la idea contraria, es decir la tendencia a la monogamia en el Homo Sapiens, con base en las ventajas ambientales que ofrece la dedicación a la prole. Te agradezco si me puedes explicar en que parte falla mi entendimiento en la materia o si es una nueva opinion basada en otros datos.

  2. sintrampanicarton:

    La verdad es que los humanos siempre hemos querido ser diferentes a todos los seres vivos que pueblan este mundo.
    Pero eso es antinatural.

  3. Raquel Perez, PhD:

    Concuerdo con ustedes en muchos argumentos (no tanto en otros),

    sin embargo me animo a señalar que las “normas” sólo funcionan en teoría y sirven para generalizar y comprender fenómenos globalmente, pero no en detalle.

    En nuestra sociedad nos encontramos, cada vez con mayor asiduidad (y diciendolo de forma simple y coloquial), con “hombres muy femeninos” y “mujeres muy masculinas”.
    El hecho de las diferencias en inversión parental por parte de mujeres y hombres es una cuestión biológica, que no explica las diferencias de rol que hallamos, por ejemplo, en las parejas homosexuales. No todo es tan sencillo.

    Está claro que a nivel exclusivamente sexual el ser humano no se acopla bien a la monogamia, como no lo hacen la mayoría de las especies animales; sin embargo la pareja monógama parece representar un núcleo social estable, tanto a nivel de la cría de la prole como a niveles emocional (nada despreciable) y económico (no debemos subestimar nunca este aspecto clave).

    Cuando hablamos de estrategias reproductivas en hombres y mujeres, no podemos desligarnos del aspecto social; es decir, el hombre/la mujer son animales sociales, que no viven aislados. Y nuestro caracter social es altamente adaptativo.

    Si somos estrictos, no podemos afirmar tampoco que el ser humano sea “naturalmente” polígamo; la poligamia en la naturaleza se caracteriza porque las poblaciones con estructuración polígama o de tipo harem suelen dar lugar a diferencias en las proporciones de machos y hembras; en el caso del ser humano, la proporción de hombres y mujeres es aproximadamente del 50%. Si además tenemos en cuenta que el esperma humano no es especialmente competitivo… no podemos hablar de que estamos adaptados a un sistema poligámico de forma natural, y tampoco al sistema de harem.

    Debido a lo largo que es período de cría en humanos, pese a las diferencias en inversión parental y teniendo en cuenta el ambiente social en el que nos desenvolvemos, parece que las asociaciones realmente estables y más adaptativas son las de monogamia transitoria; es decir, solemos establecer relaciones de larga duración, pero no eternas; esto nos proporciona estabilidad social, la sensación de sentirnos amparados, protegidos y comprendidos, así como ofrece la posibilidad de sacar adelante a la prole con el mayor provecho (este último aspecto tiene más tirón del que parece). Es decir, nos ofrece un nicho biológico y social.

    En los primates hominoideos encontramos todas las opciones posibles: el gibón es un auténtico monógamo (de hecho el dimorfismo sexual es practicamente inexistente); el orangután presenta algo así como un sistema de harem territorial donde no existe contacto entre las hembras; el gorila presenta un sistema de harem en el que las hembras, habitualmente emparentadas, viven de forma gregaria; los chimpancés, los más cercanos a nosotros, tienen un sistema de promiscuidad en clanes donde los machos suelen estar emparentados.
    Esto indica cuan rápidamente los sistemas de organización social evolucionan, y cuan importante es la economía (distribución del territorio y otros recursos) en la determinación del orden social.

    Desde la visión de la antropología cultural, encontramos la pareja monógama como forma de asociación hombre-mujer en casi todas las culturas primitivas . Esto no debería pasarnos por alto.

    Lo más importante es tener en cuenta que el ser humano es el primate más flexible a nivel de comportamiento, y como otros animales es capaz de adecuarse a las circunstancias. Nuestro modelo de emparejamiento se rige, en buena parte, por las necesidades ambientales del momento, y tiene una componente social determinante; tampoco me parece descartable la idea de que existan polimorfismos genéticos que estén influyendo las distintas opciones que adopta cada persona en su vida de pareja.

    A día de hoy, yo definiría la situación (desde mi humilde opinión) como de monogamia transitoria inmersa en un entorno de promiscuidad. No sé que les parecerá.

    Les deseo a todos unas felices fiestas.
    Y discúlpenme mi ausencia de brevedad.

    Me quito el sombrero, Señor Punset, le admiro devotamente.

  4. paco:

    felices fiestas a eduard y atodos los demás

  5. mar:

    Interesante debate. Estoy totalmente de acuerdo con las intervenciones de Kiketxu y de Paloma.

    No podemos limitarnos a medir las actuaciones del hombre solo desde su condición animal porque nuestra medida quedará coja. El hombre es un animal, sí, pero está dotado de razón y emociones y eso lo hace distinto a cualquier otro animal. Por tanto, si nos remitirnos solo a su naturaleza, obviando sus emociones o su razón, para calibrar un comportamiento determinado, nuestro análisis adolecerá de objetividad y precisión así como su resultado.

    El hecho de que el hombre sea monógamo o polígamo no puede analizarse solo desde el punto de vista animal o biológico.
    Esto no puede ser una excusa para no tener que trabajar la razón o la voluntad.

    Muchos estudiosos coinciden en que el comportamiento humano es una consecuencia de la interacción entre biología y ambiente (cultura). Atrás quedaron las teorías instintivistas y las conductistas que consideraban que todo venía dado por la naturaleza o bien que todo era susceptible de conducirse hacia cualquier terreno mediante la educación o el ambiente.

    A cualquier persona emocionalmente sana, le puede molestar o doler que su pareja le sea infiel. Curiosamente, a esos hombres que abogan por la poligamia, es a los que más les molesta la infidelidad de su pareja, según se desprende de datos estadísticos. Son realmente polígamos esos hombres?
    Si nos remitimos a datos reales y actuales en cuanto al comportamiento del hombre y la mujer, la poligamia se presenta como una opción que beneficia a un hombre incoherente desde el punto de vista emocional (aunque parece que ultimamente las mujeres se están montando en el mismo carro).

    El hombre y la mujer que sienten emociones, que piensan porque son inteligentes y que deciden unir sus vidas, no son polígamos. No pueden serlo si su unión se basa en la interacción amorosa y emocional. Podrían serlo desde un punto de vista de intercambio de intereses materiales o de estatus pero nunca desde un punto de vista humano. Las infidelidades rompen las uniones porque el dolor se apropia del hombre o la mujer. Por tanto, Los hombres o mujeres que deciden vivir en pareja, no pueden ser polígamos; deben poseer una madurez emocional y racional suficiente como para poder actuar en coherencia con el amor hacia su pareja y con el suyo propio.

    No obstante, me parece una buena opción que las personas que tienen problemas para comprometerse emocionalmente e intelectualmente con una pareja, decidan, en un ejercicio de coherencia vivir su vida en solitario y de forma polígama.

    No todos tenemos que vivir de la misma forma. Nadie puede obligarnos a ser monógamos o polígamos, que cada cual decida su mejor opción, pero, eso sí, sin hipocresías ni abusos.

  6. Alberto:

    Bueno, ¿cómo es posible que cuando uno está enamorado de su pareja le sea infiel de todos modos? Quiero decir enamorado de verdad. Sientes esa conducta obsesiva en la que no puedes centrarte en nada más. Sólo tu chica. Y aún así, nos surge la oportunidad y nos dejamos llevar…

    Y luego están las dos posibles formas de actuar y bueno ¿qué determina ésto? Ahora me estoy refiriendo a ocultar algo así sin más, de modo que si no se llega a saber en el seno de la pareja, todo sigue armoniosamente. O bien, que después de algo así nos sintamos muy arrepentidos y con gran remordimiento sabiendo que hemos obrado mal de modo que, lo reconocemos y es lógico que desequilibre la relacción.

    Supongo que la infidelidad es algo así como una garantía extra de perpetuación genética (si no es con una pues con otra… y cuantas más posibilidades mejor) Pero, ¿y cuando algo así se hace de la manera en la que se hace hoy en día, es decir, con conocimiento de causa de las posibles consecuencias (embarazos…) y con las herramientas para detenerlo (métodos anticonceptivos).

    En este caso parece que lo hiciésemos simplemente por placer.

    En cualquier caso estamos hablando de un comportamiento animal más.

  7. Ricardo.B.:

    Sigo leyendo las aportaciones sobre el tema y estoy de acuerdo en los planteamientos que asocian la monogamia con visiones del mundo de caracter claramente cultural. E igualmente las soluciones culturales de poligamia legal e incluso promocionada como, estructura básica de ciertas sociedades, que son también ideológicas. Pero……….
    El tema es otro.
    Como ya dije en mi primera intervención, es muy corriente, tomar “formulas” sociales, como si fueran “mecanismos” naturales. Este es un “error” de principio en el estudio de la conducta sexual del humano. Es además un error interesado.
    Los estudios de “Etologia humana” ( estudio del hombre- mujer sin tener en cuenta; raza, sexo, religión, ideologia politica, origen cultural, etc).Nos demuestran clarisimamente que :la especie humana es “promiscua” en el terreno sexual desde el origen de la historia y con toda seguridad desde estadios arcaicos de la pre-historia y ……lo sigue siendo. La promiscuidad es un escenario, en que los apareamientos sexuales se rigen por el impulso y la posibilidad de ejecutarlo, a pesar del control social que esté establecido culturalmente. En sociedades legalmente poligamas las violaciones anómicas son castigadas con la muerte y….a pesar de ello, se siguen produciendo.

    Es portanto, una realidad irrefutable, que la especie puede potenciar unas conductas y castigar otras. ( En el caso de España, la poligamia es un delito ) puede ignorar otras formulas como la poliginia ( una mujer tiene multiples maridos legales ). Caso de algunos clanes en Mongolia. En definitiva puede organizar la convivencia con uno o verios sistemas pero lo que está en el origen es… Una realidad natural de especie que se llama Promiscuidad. Saludos

  8. kiketxu:

    Mar, totalmente de acuerdo, acabo de leer “La mafia médica” de Ghislaine Lanctot, una canadiense que sufre la normalizada agresión gubernamental por enfrentarse a la farmacia y desarrolla temas interesantes como la desaparición de estructuras muy afincadas como la farmacia y la mongamia. En lo primero subrayo su opinión, mientras lo segundo creo que está equivocada, así como en otros aspectos de una iluminación extrema. Alberto y ¿Cómo es posible que amando se golpee? ¿También te parece normal? Lo siento pero para mí no es lógico plantear este asunto meramente como un aspecto sexual, me recuerda aquellos tenebrosos años en que solo se explicaba el matrimonio como la institución que creaba niños. Me niego a discutir desde ese punto de vista, para mi la pareja es algo maravilloso que surge entre dos personas que deciden vivir en armonía. Si te digo la verdad, para mi, ante eso lo que hagan mis hijas me parece tan pequeñito que no tiene color.
    Ricardo, te digo lo mismo. También desde siempre la violencia ha sido un tema omnipresente y también es castigado mientras que el producir muerte a cien millones de personas por las medicinas, pese a estar juzgadas las cusantes no son condenadas o solo se disuelven algunas sociedades.¿ Por ello debiéramos justificar la violencia? La verdad, al final me direis que no es lo mismo comparar la violencia asesina con una institución no negativa. estoy de acuerdo con eso, pero solo lo hago con ello pudiendo hacerlo con mil situación de pareceres distintos, mientras que eso es innegable que es malo y de esa forma desbarato una lógica que no puede funcionar para justificar algo mientras que también sirve para amparar otra cosa. De todas formas es muy interesante saber que las mujeres no se pueden casar con varios y los hombres si. Yo solo tengo un amigo mormón que a duras penas puede estar algunos años con una y también un verano conocí a un árabe maestro que vino a España para conseguir dinero y poder mantener dos mujeres en Marruecos. Por ello no te creo eso y si existe creo que en todo caso será algo digno de los jueces tan desastrosos que tenemos. Muchas gracias.

  9. Monogamia y fidelidad (1) | Shakuhashi:

    […] Decía que don Eduard Punset, en su blog, ha escrito una interesante entrada sobre El Mito de la Monogamia, con la que no puedo estar más en desacuerdo. […]

  10. Mireia:

    La cuestión no es si está bien o mal la poligamia…la cuestión es que todos los involucrados conozcan y acepten la poligamia como modo de vida. Así todos felices!

    Buen año!

  11. Angel Aznar:

    Sobre lo primero, quiero darte totalmente la razón. Genéticamente y físicamente estamos predispuestos a huir de la monogamia y por mal que pueda sonar, los hombres más que las mujeres. Si bien es un aspecto socialmente admitido como una verdad absoluta, el “matrimonio” como tal no existió hasta que no nacieron las religiones e históricamente se creó como un método de control social. De esto no hace ni diez mil años y sólo fue así para una pequeña parte de la población mundial, lo que viene a darnos una pista muy importante: “De no haber existido las religiones, no existiría la monogamia”.
    Lo malo, es que desde que se instituye una norma socialmente, todo lo que salga de esa norma es ANTI-SOCIAL y se considera una desviación. Por desgracia eso sí que nos condiciona a la hora de actuar y son muy pocos los que se sobreponen a ello y deciden elegir una actitud aunque a pesar de que se considere “anti-social” (la poliandria, poliginia, homosexualidad, bisexualidad, etc.).
    Ahora bien. Esas actitudes “anti-sociales” ¿Son menos naturales o inherentes al ser humano? Yo estoy convencido de que no. Obviamente, en cuanto a la poligamia, como apuntaba alguno de los lectores, es imprescindible que todo el mundo esté informado y acepte dicha situación, pero os puedo asegurar que eso no es ni mucho menos inusual y que a día de hoy ya existe (de modo solapado) en muchos más casos de los que nos imaginamos. y yo me pregunto.

    ¿No es el momento ya de que las leyes se vuelvan más flexibles y asuman que hay una realidad a la que hay que dar cabida?
    Esto ha empezado con el matrimonio homosexual, pero la homosexualidad y la monogamia homosexual tiene cientos de miles de años, así que ya era hora de darle cabida “social” (y aún así menuda se ha montado).

    ¿No se supone que debemos elegir libremente la forma en que queremos vivir?

    Me gustaría saber hasta qué punto estamos abiertos socialmente a aceptar la poligamia de forma abierta. Personalmente creo que esperar que una persona satisfaga todos tus aspectos o que tú satisfagas todos los de otro es como esperar que un trabajo cubra todas nuestras expectativas. Ahora sí, cuando lo hace, es algo inmejorable 😉

    En lo último que planteas (sobre las fluctuaciones asimétricas) veo un tema interesante que tal vez daría para otro post completo, porque si bien considero que es un indicador importante de la “calidad genética” no tengo claro que sea el único. Creo que durante los milenios se han ido uniendo otros factores directamente relacionados con aspectos físicos más “prosaicos” como la anchura de las caderas y el tamaño del pecho (en las mujeres) y la altura o la forma del trasero (en los hombres). Obviamente esto no dista en absoluto de netamente animales (como cuando el pavo real selecciona pareja mirando las plumas) pero es muy posible que no se trate de un factor determinante de la calidad genética, sino simplemente de un aspecto meramente psicológico. Aún así creo que sería algo digno de investigar más profundamente.

    De todos modos:

    ¿No te parece sorprendente que la belleza haya estado siempre asociada a la reproducción? (y al sexo, claro)

  12. mar:

    Angel Aznar,

    Dices: “Obviamente, en cuanto a la poligamia, como apuntaba alguno de los lectores, es imprescindible que todo el mundo esté informado y acepte dicha situación,”

    A mí no me parece tan obvio. ¿Debemos aceptar la pederastia como algo natural por el simple hecho de que se dé en un elevado número de humanos?
    No todo lo que se hace con una cierta frecuencia o en un cierto grado es natural per se.

    Nuestro análisis debe ir más lejos y llevarnos a pensar a quién se beneficia y a quien se perjudica con esa actitud.

    También dices: “¿No se supone que debemos elegir libremente la forma en que queremos vivir?”.
    Evidentemente, pero TODOS debemos elegir libremente. Es un ejercicio de libertad en el que tenemos que caber todos; la libertad que solo beneficia a unos cuantos no es Libertad con mayúsculas.

    La verdadera libertad es la suma de todas las libertades individuales en equilibrio.

  13. mar:

    Angel Aznar, creo que interpreté mal tu comentario en cuanto a lo de que “es imprescindible que todo el mundo esté informado y acepte dicha situación”. Disculpa.

    No obstante continúo pensando que no por el simple hecho de que se dé una circunstancia humana de forma repetida en el tiempo (homosexualidad, poligamia, etc.), ésta ya debe ser reconocida como algo “natural”. El comportamiento humano depende en gran medida del ambiente en el que está sumido (incluida la homosexualidad), por tanto, desde la razón los humanos podemos moldear este ambiente a nuestro antojo y hacer que prevalezcan unas costumbres o actitudes por encima de otras sin que éstas se deban solo al instinto. No está tan claro que la poligamia responda a una cuestión puramente animal o instintiva. El hombre se dirige hacia donde le lleva su instinto y su naturaleza animal pero también hacia donde le lleva su razón y su voluntad. Creo que es importante que no olvidemos esto.
    La humanidad nos moveremos hacia donde nos queramos mover y no solo hacia donde nos lleve el instinto natural. Sino, ¿de qué nos sirve la razón?

  14. Scapadas:

    para Sofia: Lo que sucede es que nosotros somos mas listas y ellos no se sospechan nada..besos

  15. kiketxu:

    Es muy fácil decir que la familia o el ser monogamo nace con las religiones, el problema es el de demostrarlo, pues por la misma regla de tres yo te digo que el ser monogamo ha existido tal como se da hoy siempre. De hecho la mayoría de los animales se emparejan, se respetan, defienden de esta manera tan elemental. Lo que si tienes razón es en que existen grupos de personas que eligen otras opciones, yo siempre he tenido buenos amigos que se relacionan con otros amigos, que forman parejas estables y con una integridad envidiable, pero de hay a que la mayoría ni siquiera nos imaginemos tal cosa o que alguna vez la humanidad en bloque se lo haya siquiera planteado, simplemente me parece una bromita tuya. Muchas gracias, un comentario bajo los efluvios alcohólicos o quizá el recurrir a un hacer lo que sea por hacer defender unos derechos que me parecen respetables. Muchas gracias.

  16. Dimitri41003:

    Estoy completamente de cuerdo con Kiketxu. Por la misma regla de tres y de cuatro, tal como ha existido la cosa, todo puede menearse hasta el extremo. Y es además elemental como el mismo queso lo dice materialmente sin prueba que haga falta. Sí. Existen, amímismo, grupos vacilantes de amigos que se dan los buenos días así como si cualquier cosa, emparejándose en el… ahora hablo yo y el escúchame con las orejas que te hiciste de goma made in Hongkong. Integramente te lo exijen y hacen la monogamía así como así. La humanidad en bloque, no quiere decir congelada aunque cualquiera se imagine que el frío congela las cosas haciéndolas cuadradas se lo ha planteado y se ha plantado como en las 7 y 1/2. Bromitas aparte, es del todo coherente ser en los efluvios algo más que Flavio o Fabio. Muchas de nada.

  17. elruben:

    La monogamia entiendo que consiste en un patrón de conducta impreso por religiones o morales inducidas a fin de evitar una promiscuidad desmedida que provocaría la aparición de vástagos sin figura paterna.
    Desde el ppunto de vista más natural o biológico creo que está más que claro que la función del hombre es la de diseminar su carga genética en cuantas más mujeres mejor (incluyendo la figura de violación como acción biológica presente en la vida salvaje de algunos simios) y la de la mujer es la de seleccionar al macho, que como dice Punset, tenga el nivel de fluctuaciones asimétricas menor. Es más la fase de enamoramiento o pasión dura químicamente (según diversos estudios) entre 18 y 24 meses; tiempo más que suficiente para engendrar y mantener la seguridad del vástago durante sus primeras experiencias.
    En el caso de la mujer desde el parto segrega una sustancia llamada oxitiamina(perdonad pero creo que no es la palabra exacta) durante un periodo de 24 meses, en el que se encuentra en una fase de relajación y de especial “ternura” en general, vamos, lo que podríamos llamar sentimiento “maternal”.
    Curiosamente el hombre segrega esa misma sustancia durante un plazo de 24 horas después de un contacto sexual. Ahora muchos se explicarán la relajación que se queda cuando uno acaba y se echa el famoso “pitillo de despues”.

    Saludos desde Zaragoza

  18. nikomallas:

    hola a todos
    apunto unas cuestiones
    1ª sencillísima: libre eleción de cada uno. Esto tiene muchos defensores
    2ª la cosa se complica porque la elección involucra dos como mínimo. Ya no es tan fácil
    3ª hecha la elección (ya complicada de partida) la convertimos en compromiso (más complicado todavía)
    4ª una vez adquirido un compromiso, hay quien lo cumple y hay quien no (somos así de doferentes unos de otros).
    5ª ¿qué implicaciones y/o consecuencias tiene para unos y otros el no cumplimiento del compromiso adquirido?

  19. kiketxu:

    Elrubén, me parece lamentable que solo te apoyes en unas relaciones sexuales para determinar toda una vida entre las personas, la cosa no es tan sencilla, la felicidad no depende de ese acto tanto como te imaginas, pues como bien demuestra Eduard depende de la relación entre las personas. Eso implica unos pactos como dice Nikomallas que para muchos es demasiado no solo a nivel pareja, sino que añado a nivel personal. Estoy seguro que la mayoría del mundo adolece de una bajo autoestima increible, les hace creer todos los mensajes de la tele, les hace fumar, ser gordos e ignorantes. Con tal perspectiva es un verdadero milagro el vivir perectamente en pareja como muchos millones vivimos toda una vida, pero el que esa realidad se cumpla en varias personas, lo siento pero es imposible, ya llevamos millones de años comprobándolo y ahora solo unas decenas de sectas que acaban como los mil muertos de la Guayana o tribus que viven como animales con unas dependencias y miedos infernales. En los años 60 vivimos esos movimientos de hippies que luego se reconvirtieron en happis, conozco a unos cuantos incluso buenos amigos, al final siempre hay algunos egoistas de tomo y lomo que rompen la baraja. Ahora tenemos campo abierto a sugerencias de este tipo dado que la crisis siempre rompe esquemas. pero este no, ya que en un mundo de servicios los fundamentos familiares, pese a que el aprender a vivir en libertad hace subir este cachondeo cíclico de lio y promiscuidad, al final, todo un mundo que vivirá su trabajo desde casa tendrá en la familia un indudable apoyo lógico, lo mismo que lo hizo la agricultura de las granjas y la industria del padre trabajador y procurador de pasta. Muchas gracias.

  20. elruben:

    Hola Kiketxu, contestando a al primera parte de tu exposición, en nigún caso he entrado en el nivel de la búsqueda de la felicidad. A ese respecto te podría responder que la razón puramente biológica de establecerse a una edad determinada con una pareja estable es la egoista idea (simple y cruel, como lo es la vida) de sentirse acogido en caso de resultar incapacitado o caer enfermo. En éste caso no solo la predisposición sería la de establecer una sociedad de “quid pro quo” con una pareja estable, sino el pensamiento de que tu progenie te auxilie. Recordemos que el ser humano es social, pero no sociable. Es reticente a la apaertura a nuevas sociedades, lineas de pensamiento…etc.

    En la segunda parte del texto, me parece del todo correcto tu planteamiento tanto en cuanto opino que se nos dirige desde los media hacia un pensamiento global (pretencioso), pero no es menos cierto que debemos ser críticos con aquello que se nos ofrece y tomar lo que nos interese.

    No me parece serio que cites comportamientos de sectas y las mezcles con el movimiento hippie (el cual fue un movimiento social que con el tiempo solo ha trascendido el uso de drogas y práctica de sexo libre)a la hora de hablar éste tema.
    Los únicos que han infundido miedo a esas tribus de las que hablas, ha sido el hombre blanco con sus ansias de dominar el pensamiento del resto de razas (fíjate que curioso, igual que hace la tele) mediante la forma más eficiente que la humanidad conoce, la religión. Las misiones eran las cruzadas pacíficas de antaño. Sin más comentario.

    En cuanto a la evolución de la familia, creo que se nos está dirigiendo a la individualidad. No hay más que ver la aparición de monodosis de productos alimenticios (las magdalenas van envueltas individualmente!!!!) y la popularidad de redes sociales como facebook, tuenti, nettby…etc.
    Creo que con eso te contesto a cómo todo un mundo vivirá trabajando desde su casa.

    Parece que el ser humano comience a rehuir del contacto físico. Pero nos resulta vital. Es la incógnita que me queda pendiente por resolver; y espero que no me la resuelva la tecnología.

    No neguemos nuestros impulsos; es lo que nos hace humanos. (Cita de “The Matrix”)

    Saludos Kiketxu

  21. laura ogando sobradelo:

    Creo, efectivamente, que la monogamia es un tratado de paz, como han destacado antes; es un entente de intereses valido mientras los satisface. Cuando no es asi, desaparece su razon de ser. Quiza nuestros instintos mas primitivos no lo toleren, pero en aras de evitar otros males, (desamparo de las crias y de la madre frente a una testosterona “desmadrada”), se sostiene, aunque vistos los casos en los que el enemigo esta en casa( maltrato dentro del seno del la familia), se crean situaciones que escapan a toda logica.Es esta la justificacion de la polemica con la palabra matrimonio en cuanto a las leyes de proteccion a las parejas homosexuales. La procreacion y el hecho sexual estan relacionados, pero no son la misma cosa.Nuestra racionalidad lo tiñe todo, y estamos contentos con que sea asi, o no?

  22. Moa:

    Pues a mi, me parece la mar de triste que no exista la monogamía…

  23. kiketxu:

    tranqui Moa, tanto filosofar y al final nos quedamos donde siempre, ya que la inmensa mayoría de las personas ni siquiera es capaz de dominar su subconsciente que dirige sus actos, pese a que es facilísimo, lo expliqué varias veces. Con ese panorama, el monogamismo es un milagro, pero otras posibilidades ni existen, ese cachondeo de relaciones según se le antoje al inconsciente y los sentimientos manipulados por Zapatero y Rajoy es algo muy gracioso, propio de una taberna bajo los efluvios del alcohol, pero nada de nada. Muchas gracias.

  24. Laura:

    La monogamia seria que te tocara la loteria. Jugar es participar en un monton de psoibilidades que no interesan frente a una sola que si. Los monogamos , los que son monogamos porque les ha tocado esa loteria, son afortunados y todos los envidiamos. Pero los que se sienten obligados a seguir jugando con un boleto que saben que no entra en el bombo prefieren cambiar de boleto.Como solo se vive una vez( ¿o no?) estan en su derecho.

  25. María:

    Mi cara no es simétrica. ¿Es por eso que no tengo buenos genes?, dicen que soy guapa pero no suelo atraer, entonces ¿es por eso?. Qué pena.

  26. erick yobany sanchez:

    SOlo les quiero decir que es un buen archivo para cada estudiante pero lo que no me gusta es que la respuesta es muy larga

  27. kiketxu:

    María, te aseguro que la belleza no está para nada en los genes, la belleza está en lo que hagas con ellos, pues cada segundo son miles los que modificas, sobre todo según apliques tu libertad para actuar a favor de los demás, según comas, según tengas algo por qué luchar, según mil cosas más como el desarrollo de tu personalidad, el actuar sin miedo y con amor, el querer descubrir nuevos campos,… Los hombres necesitamos el cariño de las mujeres para siempre, muchos conseguimos el amor de nuestra vida y durante varias décadas gozamos de ello. Te aseguro que no conozco ninguna mujer no atractiva y te aseguro, que eso no lo decimos delante vuestra, pero entre nosotros es un pensamiento demasiado encardinado. Solo el orgullo, la vanidad y mil historias inmaduras hacen que tanta separación invada tantos hogares, pero nunca se ha inventado algo más maravilloso, pues siendo difícil conocerse y actuar según conveniencia más lo es realizarse con otra persona, pero sigo pensando que por ello y mil cosas más es el colmo, el sumun,… Muchas gracias.

  28. nikomallas:

    Nos pasamos media vida reclamando libertad y la otra media inventando culpables.
    Desde mi himilde entender (quiero decir que no entiendo nada), creo que recientemente hemos añadido un nuevo miembro a la lista ( ya se sabe… el vecino, el gobierno, los elementos, aquelquemetienemanía, el jefe…): LOS GENES.
    Es GENial el descubrimiento (¡Qué taimado puede parecer el lenguaje…!)
    Otro ladrón más que nos merma CRITERIO y VOLUNTAD.
    El mismo conocimiento que nos acerca a la verdad (esa que dicen que nos hará libres), pone de manifiesto nuestra inmadurez para asumir la responsabilidad que conlleva.
    Cuando se trata de algo reprobable es porque todavía no nos hemos librado de la parte animal, somos más animales que los animales. Pero si se trata de un avance loable, entonces es que somos una nueva especie “especial” distinta y superior a todo lo demás.
    Cuando nos conviene, dejamos a un lado justamente aquello (casi lo único) que nos distingue del resto de los seres vivos: la voluntad
    Somos capaces de manipular los genes pero no dejamos de ser sus esclavos, la culpa es de ellos: nosotros no, los infieles son los genes.
    El objetivo de los afanes del ser humano es conseguir el melocotón sin hueso, todo carne.
    En determinadas circunstancias Asumir responsabilidad y libertad puede parecer inmodestia o soberbia, pero en este caso pregonar libertad propia y señalar culpables ajenos yo (humildemente, repito) lo llamaría “MORRO”.
    Es una simple opinión. Gracias, espero no haber molestado a nadie

  29. AdriánRd:

    Estimado Punset:

    Me gustaría aclarar algunas imprecisiones que he podido obvservar tanto en su documental como en este post.

    Cuando hablan de esa “promiscuidad” animal, lo hacen como si fuera un proceso consciente. Es decir, como si la señora pájaro, foca o reptil decidiera conativamente “poner los cuernos” a su pareja. El medio animal es un medio hostil y caótico, entre otras cosas porque no poseen córtex cerebral suficiente para elaborar formas de comunicación más civilizadas como el lenguaje, otros procesos de pensamiento y de ordenación del universo. Por ello nosotros hemos evolucionado más y ellos no. ¿O qué ocurre que las especies animales han tenido un mejor desarrollo que el hombre? ¿Cuántas especies en peligro de extinción conocemos? En el reino animal las copulas son prácticamente aleatorias y azarosas. Y no, me cuesta creer que ese proceso de selección de las hembras, programado biológicamente sea tan perfecto como lo pintan y sirva para encontrar al “macho ideal”. Los millones de mutismos, abortos, malformaciones, muertes prematuras, y pobres crías enfermizas que habrán nacido en cualquier ámbito animal, así lo demuestran. La enfatización e hiperbolización de las organizaciones sociales animales, así como la antropomorfia, la humanidad de las que se dota a los animales en los documentales es sólo una estrategia de marketing para hacerlos más emotivos de cara el espectador, y así, generar más audiencia.
    Creo también que se ha tendido a mezclar varios conceptos que no son la misma cosa; El proceso de selección, los criterios de selección, con el hecho de ser promiscuos o no. Para colmo todos bastante desacertados, desafortunados y/o distorsionados.
    Por un lado, en cuanto a las preferencias de la hembra, se ha dicho en este reportaje que van en función de tres factores “altura” “simetría” y “recursos”. El único que merecería atención de estos tres conceptos sería el último, ya que supone una cuestión bastante psicológica y por tanto humana. Una hembra preferirá a un hombre con más recursos económicos o posibilidad de tenerlos para asegurar una futura unión, en teoría, más estable. Hay bastantes estudios psicosociales y motivacionales que así lo han demostrado. Además el concepto “recursos” puede presentar un amplio abanico de matices que casan con la idea real de Darwin, “evoluciona el que mejor se adapta”, por cierto, poco que ver con la fuerza y las disputas, como distorsionadamente se ha querido enfatizar a lo largo de la historia pseudocientífica.
    En cuanto a los otros dos conceptos las preguntas que se abren entonces son bastante obvias. Siendo aún más obvias sus respuestas.
    ¿Por qué han seguido evolucionando los bajos y no simétricos? ¿Cuántas mujeres conocemos con parejas bajas o asimétricas? Pues probablemente millones, por todo lo anteriormente mencionado. A la hora de elegir pareja una mujer considera mucho más importante otro tipo de cosas más complejas, mentalmente hablando, que tienen que ver con ese concepto de “recursos”, que esas otras dos frivolidades.
    Esto con respecto a la selección de parejas, que no es lo mismo que selección de amantes. Que si que puede que tenga que ver, en las hembras humanas, con aspectos más frívolos, pero desde luego pasando por un filtro psicológico influenciado por la cultura, la moda, imitación del comportamiento masculino, incluso una cierta venganza social hacia el hombre, etc. Muy poco que ver con materia animal, biológica, o como quieran llamarla.
    Para terminar dos cosas que también eché en falta que me parecen fundamentales:
    La primera el poco respaldo científico que muestran. No se nombra ningún experimento e incluso tienen la poca vergüenza de afirmar que son sólo hipótesis y que no hay nada demostrado.
    La segunda es el poco hincapié que se hace en la conclusión final, a mi juicio la más acertada y lo más importante de todo el documental. La necesidad de sacrificio y esfuerzo para construir una pareja sólida. Como cualquier logro humano que se haya preciado o se precie.

  30. Thais:

    Llevo casada 8 años, soy feliz con mi marido, nos llevamos fenomenal y nos queremos mucho, pero he sentido atracción por otro hombre, y aunque lo quiero evitar no puedo, se pasa mal.

  31. Mercedes Thepinkant:

    Me parecen muy interesantes TODOS los comentarios y por supuesto el post.
    Es necesario hacer una reflexión contínua sobre todas las ideas y prejuicios impuestos por la sociedad que tanto nos quiere. Eliminar lo que no necesitamos e incorporar ideas nuevas. Y saber que lo que ahora nos sirve probablemente mañana no lo necesitaremos, es mas, puede resultar una pesada carga. Los principios inamovibles pueden impedirnos avanzar en nuestro crecimiento personal. El cambio es necesario y la adaptación a las circunstancias fundamental para el equilibrio emocional.
    Me permito publicar el primer comentario, el de Jane en mi blog.
    Gracias.

  32. Eva Briceño:

    Toda esa exposición de Punset es muy interesante porque explica cosas de nuestra naturaleza como seres biológicos, PERO, no somos sólo seres biológicos, somos seres más complejos que eso, y no hablo de las amociones, porque los animales también tienen emociones, y no sabemos si también tendrían un tipo de pensamiento primitivo, a lo que me refiero es al componente espiritual, al componente humanista, al componente creativo, selectivo por razones trascendentes. Creo que es una temneridad llegar a la conclusión de que no somos naturalñmente monogámicos, ¡claro que no! pero el amor no se puede reducir sólo a elecciones de los mejores genes, aunque esto funcione, creo que es mucho más complejo. Gracias señor Punset por haber ahondado en este aspecto que aunque ya había sido conocido, es bueno saber lo de las fluctuaciones asimétyricas.

  33. Rosa:

    Pues yo creo que si bien la normalidad biológica es ser infiel, la evolución nos está llevando por otro camino, ya que hoy en día hay muchas enfermedades de transmisión sexual que se está demostrando que ni el preservativo las evita, así que ser infiel puede ayudar a la reproducción pero no así a la supervivencia, que es lo primero.

  34. Jose María Aznar:

    Usted que es un personaje reconocido y con sentido común, ¿le importaría hablar con mi mujer?

  35. cesar:

    yo opino que la belleza debe ser natural, no se debe camuflar para evitar posteriores disgustos, jeje… así que si somos asimétrico es mejor que lo disimulemos muy levemente… o mejor no lo disimulemos…

  36. Pequeños engaños cerebrales | Kosmografias:

    […] No se habían visto nunca, pero se conocían de sobra. Se fijaban en el nivel de fluctuaciones asimétricas y en su lenguaje corporal; la ciencia ha comprobado muchos años después que, […]

  37. ignacio:

    Antes de dar mi opinión quiero decir que mi formación es lo que se denomina de “letras”. Licenciado en Geogafría e Historia y Doctor en Pedagogía.
    A renglón seguido me gustaría decir que me parece extranísimo esta entrada del blog sobre la monogamia. Reducir las relaciones y emociones humanas a una “simetría” a nivel genético para encontrar pareja creo que es decirnos directamente que el ser humano es cruel, inhumano y en definitiva lo que se manifiesta es que el amor es lo que siempre me decían mis camaradas de instituto, todo es química. Yo no lo sé, hoy día sólo los científicos saben “la verdad”, así que modestamente me gustaría decir que amo a mi mujer, nada más.
    Abrazos

  38. Tweets that mention Blog de Eduard Punset » El mito de la monogamia -- Topsy.com:

    […] This post was mentioned on Twitter by Alma De la Huerta, Mtra. Isela González. Mtra. Isela González said: @anaschwarz: (…) El mito de la monogamia / http://bit.ly/h3k4Lg <~ Los comentarios en el blog son geniales. Gracias x compartir. […]

  39. enmascaramiento de personalidades « Estherllull's Blog:

    […] rollo?”. No se habían visto nunca, pero se conocían de sobra. Se fijaban en el nivel de fluctuaciones asimétricas y en su lenguaje corporal; la ciencia ha comprobado muchos años después que, efectivamente, la […]

  40. Alejandra GH:

    Creo que no es lo más apropiado estar comparando a las Personas con los animales en ese ámbito. Si bien es cierto que muchas veces hay similitudes entre los humanos y los animales, no creo que aplique demasiado en este texto la relación con el deseo por la poligamia y verlo como aceptable y natural.

    Se está dejando a un lado el aspecto racional de las personas. Aunque creo que todo tiene relación con la cultura de cada región para que se vea como aceptable o inaceptable dicha conducta.

  41. Dany:

    A mí me parece que las relaciones humanas requieren de un funcionalismo y sentido que abarque un espacio más amplio que la simple satisfacción de un ámbito natural y genealógico. La simetría puede alcanzarse a distintos niveles, y lograrlo en el que este más presente en nuestras vidas es lo que nos llevara a ser personas realmente realizadas.

  42. CLA:

    La monogamia es algo que la sociedad se ha impuesto desde hace mucho tiempo pero hoy en día la sociedad está tan modernizada que las personas tienen una mentalidad diferente y más abierta al respecto. En el artículo la especie tiende a ser monógama biológicamente pero realmente no todos logran quedarse así. Y hay culturas en las que se permite la bigamia y otras en las que esta prohibida. Yo creo que esto depende de las personas, de su mentalidad, su cultura y de cómo se sientan en su relación, ya que el hombre como especie siempre buscará satisfacerse y sentirse feliz con lo que tiene.

  43. Aitor:

    No es ningún mito. La parte femenina de la especie humana anhela de modo natural la monogamia para sí y para el varón. El hombre profundamente enamorado es monógamo. Pero ahora la moda es disociar sexualidad y afectividad, por no hablar de la denigración de todo esfuerzo de autocontrol y selección, tirados a la basura como “represivos”. Ahora el mito en Occidente es el de la poligamia como “natural” porque conviene a un sexo masculino profundamente reblandecido y emputecido. Pero eso no es “natural”. Es tan “culturalmente inducido” como casi todo lo humano.

  44. David:

    Habra aquellos que son monogamos por naturaleza. No es mi caso.Intente ser monogamo.
    Puedo amar y proteger a dos mujeres.. que tiene de malo? si hago bien a las dos.
    . O siempre estamos en la disuntiva del divorcio abandonando hogar, hijos, mujer
    del primer matrimonio.. eso es mejor?

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.