Autor: Eduard Punset 14 octubre 2008

Aprovecho el regreso de Sheffield -donde se fabrican esos cubiertos de acero que utilizamos en todo el mundo- a Londres, en mi último viaje a UK, para dar gratis una sugerencia para la gente emocionada con su propia profresión.

La entrevista con Larry Parsons, el neurocientífico que entrevisté en Sheffield, se emitirá en Redes el domingo 19/10. El vídeo que sigue es un adelanto.



71 Respuestas to “Es preciso emocionarse, pero no demasiado”

  1. Marisol:

    Hola. Qué emoción. Hasta ahora estaba negra; ahora también lo soy: todo sea por el equilibrio. ¿Cómo no felicitarnos por Obama, aunque luego nos defraudemos por haber inflado demasiado las expectativas? Kiketxu: No te pases. Einstein dijo 4 años (no 10) le quedarían a esta civilización sin abejas. Cierto que cada vez nos estamos acercando más.

  2. plasticé:

    Aunque no me vaya mucho la política:
    VIVA BARACK OBAMA!

  3. Kiketxu:

    Marisol, unos dicen 4, otros 5,… quizá lo pasé a la realidad actual en que con tanto adelanto pudiéramos vivir más, para que sea más creible,… pero tienes razón, me encanta que haya gente que entienda de abejas.
    Jatorrero y compañía, no creo que la civilización oriental, admirable por su rectitud y otras virtudes sea alabable por ese dominio visceral de las emociones, pues al final son determinismos y dependencias que crean civilizaciones pobres que han claudicado y recuperado el sentimentalismo occidental para abrirse a nuevos aires y creaciones. De esa falta de sentimientos surge el problema de los 2 millones de kikimoris en Tokio, unos niños que por no llegar a ese notable en sus calificaciones se avergüenzan tanto que no son capaces de salir de casa en años. Muchos de ellos ni siquiera son vistos por nadie. Me parece el extremo más radical de la falta de sentimientos, simplemente desaparecen. Para nosotros el no estar en un grupo de amiguitos participando del botellón, del fútbol, de un concierto o de lo que sea es inconcebible.
    Mirambel, todos los estudios dicen que cada vez más, no solo en la juerga, sino en el mundo de la economía, del trabajo y de la aceptación social se es más exitoso al tener un carácter extrovertido y que los sentimientos surjan expontaneamente hace de alguien ser muy competente. Cualquier universitario debe ir comprendiendo que en la calle no le va a valer ese estar pasmado, sino que con una sonrisa, lleno de optimismo, debe manifestarse con toda naturalidad. Eso implica seguridad, saber lo que hace y aunque es verdad que no hay que pasarse, incluso eso se consiente mejor que el ser un pasmarote. Muchas gracias.

  4. Marisol:

    Lo que ocurre es que en este país llevamos a nuestras espaldas muchos años de imposición. La imposición de unos modelos sociales que garantizan el éxito y que conllevan la exclusión de otros modelos. Según cómo te emociones serás un, una mariquita blanda o una, un tía íntegra y total. Esto se enseña en las escuelas, amigos, y desgraciado del docente que se meta demasiado a fondo en enseñar por la igualdad, que se le echan encima las estructuras, y a muerte. Aquí, para manifestarse sin lugar a represiones aún hay que pedir perdón.
    Kiketxu, ¿sabías que el veneno de abejas es un reparador superlativo y, de hecho, no hay enfermedad que se quede insensible a las aplicaciones de apitoxina en los meridianos adecuados? Infórmate. Es superguai.
    Un abrazo

  5. DFrost:

    De pequeño he escuchado muchas veces eso de que “Todo en exceso es malo”; y sinceramente, no creo que diste mucho de la realidad.
    Evidentemente, estoy completamente de acuerdo en lo que dices Kiketxu, pero una cosa es emocionarse con algo,ya bien sea tu trabajo, sentir y expresar lo que sientes: que te gusta, que sabes lo que haces,y demostrar esa seguridad de la que hablas, pero otra muy distinta es dejar que esas emociones se sobrepongan y lleguen al punto de ser tan desorbitadas que te puedan mostrar como una persona totalmente incapacitada para tal dedicación.
    Claro que es muy dificil controlar los sentimientos, pero está bien intentarlo, no?
    Yo soy técnico superior en administración de sistemas informáticos, y me encanta mi trabajo, disfruto con el, y sobre todo, viendo a mi clientela satisfecha con el resultado, pero no por ello, me dejo llevar por la emoción de la satisfacción, y voy dando “brincos” cada vez que uno de mis proyectos es un exito.
    Creo que todo tiene un termino medio, y buscar ese equilibrio,a mi juicio, diría que es lo más lógico.

    Gracias por dejaros leer, y dejar que me leais.
    Un saludo.

  6. kiketxu:

    Marisol, como no, soy un ferviente seguidor de la apiterapia del famoso argentino Aguirre, del madrileño Antonio Gomez,…. Pero tengo trabajos de una treintena de sistemas naturales que curan de todo, lo cual se explica en Dsalud,…Totalmente de acuerdo.
    Te aseguro Dfrost, que en los trabajos del siglo XXI, en los que tengo una experiencia amplísima, eso no es un andicap, pero incluso ahora me parece lamentable que no des brincos ante un exitazo, eso es propio de japoneses, pues aunque no lo hagas delante de personas serias y decimonónicas, luego te vas al monte y abrazas los árboles, corres tras las mariposas, te das volteretas en una pendiente,… te aseguro que eso vale mucho más que el sueldo del mes. A nivel de endorfinas y producción de felicidad es genial y puedes hasta hacer desaparecer algún forúnculo, hemorroides, hernia o … bueno otro sistema más de curar cualquier cosa. No te prives, pues además adelgazas, te pones más atractivo,… Muchas gracias.

  7. Fátima:

    Es cierto que no se puede estar pendiente de tus capacidades y demostrar lo que sabes hacer, si te emocionas demasiado, por que a mi me ha pasado, aunque hay veces en las que por rabia o excesiva melancolía u otro sentimiento, eres capaz de superarte.
    Por ejemplo: una vez estaba en clases de canto, y no me salía una nota dentro en una canción, me sentia muy frustrada, y la profesora me insistía e insistía en que yo podia hacerlo, pero en cambio mi mente me decía que no, hasta que la profesora comenzo a enfadarse…, por que es normal, ella me tiene que enseñar y para que a mi me salga tengo que pensar que si soy capaz de ello, y que me tiene que salir. Optó por tomar hacia mi una posición más rígida, y yo al interpretarlo como amenaza, para que me dejara de una vez, concentré toda mi rabia por la situación y conseguí dar la nota que pedía la canción junto con la fuerza que esta requería.

  8. °•.¸♥¯`°•.M@r.•°´¯♥¸.•°:

    Totalmente de acuerdo, emocionarnos en exceso puede salirnos caro.
    El equilibrio entre emoción y razón parece lo más saludable, y además aplicable a muchos ámbitos de la vida.

    Muchas gracias

    Un saludo

  9. alili:

    Este me parece un tema fascinante , del que se habla mucho pero en el que se invierte poco a nivel institucional, a nivel empresa, a nivel cotidiano…
    Yo creo que la pasión es un ingrediente básico en cualquier tarea humana. Lo importante es que cognición y emoción vayan de la mano, tal y como sucede en las estrategias metagognitivas que utilizamos para aprender, desarrollar o ejercer una habilidad. La idea de conciliar emoción y cognición tiene aplicación en muchos campos : educación especial, empresa, clínica, vida cotidiana…Vamos, que a mi me parece una competencia básica para la adaptación humana a cualquier entorno. Si no se maneja bien suceden desadaptaciones tal y como sucede en los trastornos de déficit de atención, también en el trastorno bipolar…
    En resúmen , creo que la clave está en buscar en cada situación la proporción adecuada de cognición y emoción, creo que no existen recetas para determinar dicha cantidad sino que depende de cada persona, que los excesos y defectos son perjudiciales, que es algo sobre lo que existe ya bastante evidencia empírica y desgraciadamente poca aplicación práctica ( por ejemplo en el campo de la salud pública y educación) y que hay una parte biológica que en algunos casos puede ser más potente que en otros pero que también hay una parte que se puede aprender : en la familia, en la escuela y en otros tipos de educación. ¿Cuanta evidencia científica se requiere para convencernos?
    Muchas gracias por el programa y el blog. Un saludo a todos.

  10. kiketxu:

    Claro, siempre con esa manida frase de los excesos son malos debierais saber que se amparan algunos de los mayores errores de la sociedad. En ello se amparó el imperio del tabaco para recomendar un poquito y eso no es malo. Se demostró que si lo es, pero el alcohol sigue con la misma retórica, lo mismo pasa con un poco de contaminación, con un poco de comida basura, con un poco de infidelidad, con un poco de locura en los coches, con un poco de libertinaje en nuestros niños,… Pues no, no existe ese poquito en todos esos temas, se pasa solemnemente de ellos y nos ahorramos las 7 peores catástrofes de la humanidad. Por la misma regla de tres y por arriba nunca sabré a qué os referis con no emocionarse demasiado. Quizá se trate de reirse 30 veces en vez de 29, o querer hasta morirse en vez de solo intentar salvar a alguien hasta casi morirse, quizá esa pareja entusismada a la semana de casarse debiera ya poner freno o la señora que llora a su marido a los 3 años debiera parar de hacerlo,… Estoy de acuerdo que todavía empresas del siglo pasado no aceptan ciertas expresiones, pero como pertenezco a varias instituciones que se mantendrán durante muchos años os diré que si ante un niño nos expresamos sin tapujos, siempre, siempre,… y sobre todo al hacerle reflexionar si lo hacemos con una sonrisa o 28 sonrisas lo hemos ganado y podemos ayudarle en su desarrollo actitudinal. Lo mismo ocurre en trabajos del siglo XXI que requieren expresividad y sinceridad, la hipocresía y el medir esta emotividad implica mentira y no se admitirá en los trabajos del futuro. Otra cosa, quizá os refirais a ello, es que te pongas como un loco ante cualquier situación, pero eso es una locura, no un sentimiento. Defiendo esta postura porque veo en este asunto un peligro tan importante como en lo referido al principio, veo intereses ocultos en hacer gente sin sentimientos para poder manipularlos, para que no eduquemos en ello por ese halo de peligrosidad que se crea en el ambiente. Creo que es un asunto turbio y de terribles consecuencias el no trabajar con seriedad este tema y favorecer sin traba alguna el que la gente se emocione sin esos límites artificiales. Al final hacen que por esa ignorancia en el tema y porque los sentimientos y ellos hacen mover el mundo, los 4 de siempre lo dirijan. Muchas gracias.

  11. GUILLERMO:

    He escuchado atentamente su comentario y leido las opiniones diversas,y me pregunto como se puede medir , en cada persona, el emocionarse demasiado, tal vez si tuvieramos en cuenta, cual es el sitio del ego. podriamos hacerlo. ¿donde esta el ego? creo humildemente que es basicamente una cuestion de cultura emocional. gcada persona expresa sus emociones, en funsion a sus conocimientos. los artistas los cientificos , gozan tal vez de una cultura de mayor elevacion que el resto de los mortales ,por ello consiguen movilizar. emociones elevada y potenciadas debido a la intensidad emocional que persinte en kla obra y/odescubrimiento y hallazgo, generalmente producto de un proceso sinestesico, que no todos ejercitamos con continuidad. en resumen. mi clonclusion personal seria que emocionarse demasiado en cualquier circunstancia seria algo asi como permitirle al ego que tome las riendas de la emocion y asi perderiamos el valor que la misma tiene para alimentar nuestro proceder de una manera equilibrada- muchas graciaS

  12. ALI RAFAEL RODRIGUEZ:

    Dios, es la primera expresion que me asalta, mi nombre es ALI RAFAEL RODRIGUEZ, soy un apacionado de DOCU en TVE pero mi principal interes en esta televisora es en el programe de REDES, en donde admiro como aquel padre, como aquel hermano mayor, aquel amigo, aquel cientifico que sentado en una acera o debajo de un albor al lado de uno, uno quiere escuchar y dialogar las verdades del universo, de la vida, del hombre con esa simplesa con esa sabiduria llana que como playa alcansa para todos.
    M refiero al Sr EDWUARD PUNSET.
    Buscando informacion cientifica que es mi pasion, me he topado en internet sorpresivamente con esta pagina SMART PLANET, con el blog de EDWUART, muchas bendiciones a su persona y equipo de trabajo, desde punto fijo, estado falcon, republica de venezuela, tengo 56 años cumplidos el 27 de octubre, y mi educacion es tecnica, por fabor a esta fecha 22 nov2008 no he visto programas nuevos de redes, el ultimo programa que vi el hablaba de su padecimiento, me afecto sentimentalmente pero en el mismo programa con segui fortaleza en su entereza, dios le de larga vida HERMANO, el mundo necesita a personas como Ud. LAGA VIDA Y SALUD EDWUART, deseo estes mejorado y gracias por tu inspiracion, pues marco mi vida tu forma de reflexionarcon sabiduria ante las insertidumbres. “DIOS GUIE NUESTROS PASOS”

  13. Verónica Gran:

    Respecto al título: “Es preciso emocionarse, pero no demasiado”, como coach profesional, me gustaría dar mi opinión.
    Las emociones, a diferencia de los sentimientos, son instantáneas, no permanecen demasiado en el tiempo.
    Muchas veces se habla del autocontrol como concepto stándar para hablar de emociones, sin embargo y a mi parecer una gestión correcta de las mismas es , el poder de elegir cuando incorporarlas.

    La palabra autocontrol o control de emociones, significa no permitirse y cuando una persona no se permite ser, comienza su pérdida de identidad.
    Por lo tanto, una persona que sea y no se dedique sólo a hacer, es capar de elegir sus emociones, transformarlas, de incorporarlas cuando lo crea necesario.
    Porque la emoción no significa visceralidad, pérdida del norte…La emoción significa sentir, y si sientes, ERES.
    Si nos entrenamos lo lograremos, si reconocemos, aceptamos y proyectamos nuestras emociones tendremos una vida intensa, digna de ser vivida.

    Así pues, la clave es OBSERVAR- SE y no JUZGAR-SE.
    Poco o demasiado son conceptos absolutistas en un mundo de percepciones.

    Un saludo,

    Verónica

  14. Kiketxu:

    Guillermo, no hace falta emocionarse demasiado para que el ego de cada cual nos guíe, pues en realidad nuestro cerebro funciona con un 90% de actuaciones que nos llegan de un subconsciente desconocido y supermanipulado por los de siempre y que mis inmensos esfuerzos que hago por deciros que eso lo podemos retomar, eliminando parte de ese chip tan dañado por un negativismo y miedo a ultranza, ese trabajo con solo un décimo escaso de nuestro potencial, para usar técnicas de concentración, de lecturas positivas antes de dormir o tras levantarse el ponerse objetivos claros,… te aseguro que para la mayoría solo son simples chorradas. Las emociones son las que dirigidas nos harán variables y geniales, pero si se dice que no hay que desatarlas es simplemente porque nos quieren atar y bien atados. Algo así dijo Franco y lo siguen aplicando en todo el mundo.
    Verónica eso es lo que quiero decir, pero las emociones dirigen el mundo y debiéramos tenerlas muchísimo más en cuenta y no tener ese miedo absurdo que lo reconoceremos en el futuro cercano de libertades que nos espera. Muchas gracias.

  15. Verónica Gran:

    Kiketxu, totalmente de acuerdo con tu exposición.
    Tener en cuenta las emociones, conocerlas y permitirse el expresarlas o no. Es cuestión de poder elegir y hacerlo. El poder de elegir da confianza y libertad. Un saludo.

  16. montse:

    Leido todo el articulo y es muy interesante

  17. Maria del Carmen:

    Buen día

    Vi ayer a la noche el programa Redes en TVE sobre esquizofrenia.
    Hay un trabajo de investigación de la Socióloga Lic. Luisa Landerreche
    el que podrá encontrar en el siguiente link: http://www.dominacionysociedad.com.ar/esquizofrenia.htm

    Le envio un cordial saludo.

    María del Carmen
    desde Argentina.

  18. kiketxu:

    Mª del Carmen, he leido varias de esas cuestiones y al ser tan largas e incomprensibles además de contradictorias con la realidad he terminado por desistir. Cuando las leyes prohiben ejercer en ese juicio que va a cumplir un año a los 35.000 profesionales de la salud por no existir, mientras que en otros lugares los clasifican como de paramedicina. Cuando se prohibe vender alimentos curativos, cuando no son medicinas, enfrentándose a la legislación europea vigente desde 2008, cuando a una persona por ser extrovertdia, odiada o a un médico como Hammer se le mantiene en un psiquiátrico, en realidad lo que se dice en esos párrafos, en resumen, es que con solo manifestarse una persona, de cualquier manera es motivo de catalogarlo con cualquier enfermedad psiquiátrica inventada para ello y apartarle de la circulación. Muchas gracias.

  19. Javier:

    A la hora de interpretar un musico como un actor no puede dejarse llevar por las emociones, las debe contolar y guardarselas, tiene que estar concentrado en su compas y en la melodia conscientemente de saber lo que hace, el musico toca con la cabeza no con el corazon, cuando se dice que toca con el corazon es que el musico manipula las sensaciones para llegar a producir los sonidos que mejor transmiten en ese momento segundo el.

  20. Roberto:

    Buenas tardes.
    Según lo que entiendo y más por ser un Programador Neurolinguista, es que el emocionarse tiene un proceso en el cual intervienen todos los órganos principales del cuerpo, por lo tanto, mientras más se emocione más trabaja su organismo. Es diferente cuando usted es atacado, ahí si es necesario emocionarse muy rápido y eficaz pero con control porque si no es así termina perdiendo.

    Muchas gracias.

  21. La emoción del científico |:

    […] idea que parte de Larry Parsons y nos cuenta Punset, aplicada a la vida profesional. Pienso que en ciencias esta idea colosal es mucho más […]

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.