Autor: Eduard Punset 13 noviembre 2011

Recuerdo cuando me preguntaba –y se lo he preguntado también a mis lectores– por qué los jóvenes fans de un ídolo real se podían pasar horas esperando durante la madrugada a que llegara su personaje preferido. Resulta que no había nada interesante en esta espera; centenares de jóvenes podían sacrificar horas de su tiempo aguardando para contemplar cómo era su ídolo; les bastaba con comprobar las ventajas que este tenía sobre los demás mortales.

Aunque les costara admitirlo, o ni siquiera fueran conscientes de ello, el objetivo final de esta búsqueda prolongada podía ser, sencillamente, comprobar que existía el éxito y atisbar lo que habría que hacer o cómo ser para repetirlo en su caso. Los estudios psicológicos que se han efectuado sobre este tipo de devoción coinciden en que no puede haber nada más desinteresado. Los devotos del supuesto “héroe” saben perfectamente que ni siquiera tendrán la oportunidad de tocarlo; solo de corearlo.

A veces, las ganas de estar junto a otra persona responden al instinto biológico dictado por la necesidad concreta y localizada de satisfacer una necesidad ancestral como el hambre o el sexo. Se quiere estar cerca del ser querido porque se siente el “hambre” que este ha ayudado siempre a calmar. Uno de los grandes descubrimientos de los últimos años ha sido el de identificar sentimientos de carácter psicológico y generalizado –ni concretos ni físicos como el hambre o el sexo– que merecen la misma obcecación por parte del cerebro: por ejemplo evitar el rechazo social o la compasión. No es cierto que solo nos movamos por el hambre o el sexo.

Un grupo de fans pierde el control ante el fugaz paso del cantante Justin Bieber. Solo por rozar su mano, la espera ha valido la pena (imagen: JustinBieberShrine / Flickr).

Hay cantidad de personas, por ejemplo, a quien las mueve el deseo de buscar apoyo para que ellas o un ser querido consigan trabajo. Los padres desencantados por el esfuerzo sin recompensa de sus hijos exploran las posibilidades de que alguien se fije en el trabajo meritorio de estos; están convencidos de que es imposible prosperar sin que alguien conocido exponga o demuestre todo lo que valen sus allegados.

En su mente perfilada por las dificultades de la vida cotidiana no cabe la posibilidad de ser reconocido como un innovador sin campañas publicitarias, como las que acompañan a los políticos en tiempo de elecciones. Alguien tiene que convertirse en portavoz de los méritos adquiridos que no sea el propio interesado.

Están también, por supuesto, los hacedores de presupuestos imaginarios, que están convencidos de que solo la disponibilidad de recursos –y no tanto el conocimiento acumulado– puede generar puestos de trabajo. Para estos, entre la cantidad de horas de trabajo dedicadas a perfilar la innovación y el cúmulo de las relaciones personales, siempre serán más importantes estas últimas.

Quedan para el final –los dejo para lo último porque son los menos, aunque sean los más peligrosos– quienes buscan en los demás la satisfacción de necesidades personales muy concretas, como la consecución de un bolso, un piso o unas vacaciones. No siempre es fácil distinguir en este caso cuáles son los móviles genéticos y predeterminados de los asentados en el mundanal ruido del prójimo.

Desde tiempo inmemorial, la gente ha buscado en los demás a los culpables de sus contratiempos o a los benefactores de su destino. Es útil, en el primer caso, no buscar respuestas conspirativas a procesos o fenómenos cuyo origen, sencillamente, desconocemos. En el segundo caso, es importante –una vez se ha cumplido con los agradecimientos de turno– dedicarse a innovar para demostrar con la inteligencia y el esfuerzo que el puesto logrado, con la ayuda del benefactor, era merecido.



24 Respuestas to “Nada es más desinteresado que la devoción de un fan”

  1. P. Javier:

    Pues este tema si que es innovador. Saber que pasa en varios cerebro a la véz cuando estan interactuando en la vida cotidiana.

  2. renata cristina bianco parra:

    pues aqui tienes a una fan incondicional tuya, pero es que es taaaan facil ser tu fan, y admirar tu inteligencia, una pena que “cuando naciste rompieron el molde”. deberia haber mas gente como tu en el mundo.
    y, desde aqui, hago lo que puedo todos los dias, por “reclutar” mas fans, y compartir tus libros con mis amigos. el 9 festejamos tu cumple en el bar de la plaza mayor, con su propietaria, gaby, otra de tus fans. te queremos, idolo!!!

  3. Álvaro:

    “por ejemplo evitar el rechazo social o la compasión. No es cierto que solo nos movamos por el hambre o el sexo.”

    Me ha impactado mucho que afirme que no sólo nos movamos por el hambre o el sexo, creo que si es afirmable, el campo del estudio antropológico actual puede dar un giro tremendo en muchos temas!

    1.Pregunto, evitar el rechazo social no está conectado al miedo de perder relaciones sexuales(sexo)?
    2.La compasión. Interesantísimo. Qué conlleva a la compasión? tal vez el miedo de que nos pueda pasar lo mismo a nosotros, actuando de forma compasiva para intentar borrar el sufrimiento que no quieres aceptar para tí mismo.(miedo)

    No sé habría que darle un par de vueltas!
    Saludos de un “fan” :D.

  4. Pablo GP:

    Hay una frase de Oscar Wilde que dice: “Sé tu mismo, el resto de los papeles ya están cogidos”. Esta frase en la mayoria de las personas, jamás ha sido planteada. El problema está en confundir a esas personas que tenemos “idolatradas” en alguien cercano a nosotros por el punto en común que se comparta. Ya sea: la música que toca. El parecido fisico que tengamos con él. La belleza que destaca y queremos copiar…etc. Creo que debemos tener “modelos a imitar” puesto que el ser humano ha venido copiando desde el principio de los tiempos. Debemos saber coger lo bueno de cada modelo. Para aprender y formarnos a nosotros mismos. La honraded de “A”. La benevolencia de “B”. La honestidad de “C”…etc. Asi construimos una mejor persona sacando lo bueno del prójimo. Como en mi caso del Sr. Eduard Punset. Hay muchas cosas buenas que aprender de usted. Por eso escribo esto en este mismo momento en su blog. Gracias. Un saludo

  5. Omar Matos:

    Es cierto que a en toda la historia de la humanidad han habido fenómenos de popularidad en masa. Muchos creados por la fantasía y el conocimiento por 3ra. persona, como por ejemplo Robin Hood, que se cree existió, u otros de trascendencia palpada directamente por las personas de su época y más allá; cabe citar los ejemplos de Jesucristo, Carlos V, Napoleón Bonaparte. Eran personas que con solo abrir la boca le seguían multitudes para conquistar, cada quién a su manera. Hoy día los medios de comunicación se han encargado de crear hitos sociales. Muchos artistas han sido creados por la magia de la televisión y en última instancia por el Internet. En mi país (Rep. Dom.) se da el caso de artistas o “cantantes urbanos”, como les llaman, que con poco recursos para grabar una canción en un estudio profesional, van a un local doméstico para grabar su disco y colgarlo en Internet, y para sorpresa de los incrédulos este individuo desconocido ayer pasa a una fama que ni él mismo se lo cree. Entiendo que si alguien posee carisma y capacidad y se pega en el gusto popular no se le debe menospreciar porque algo debe tener ese ente de masas que a mucha gente le agrada tanto. Buen artículo Sr. Punset y gracias por la oportunidad.

  6. israEARL:

    ¡¡Vaya tema duro!!
    Empieza el artículo como muy “popero” y acaba colocándonos a todos en nuestro sitio. Eso sí, de primeras cuesta entender alguna “conexión” entre contenidos.
    El ser humano casi (con mayúsculas) se mueve por objetivos más o menos concretos. Quien diga lo contrario miente. Lo que cabe diferenciar es la honestidad de esos objetivos o si -ojalá la mayoría lo fuesen- van encaminados a mejorarnos o mejorar la sociedad.
    No importa que alguien necesite sentirse útil y por ello se vaya a una “aventura” de ayuda en el “Tercer Mundo”. Lo que suma es que emprende esa aventura y suma, aporta para y a los demás.
    Desgraciadamente, la mayoría nos conformamos con “sumar” animando a nuestro equipo en la grada o en el taburete de un bar, lo que sólo contribuye a sentirte parte de un grupo (españoles, madridistas, fanáticos de Alonso…).
    Disiento en eso de que la espera de por sí no tiene “interés”. Ver a jóvenes, o no tanto, unidos por canciones alrededor de uan guitarra cantando y coreando canciones de su ídolo o diva debe de ser un placer.
    Para mi próxima vida aprendo a entonar con la voz o a “manejar” un instrumento.

    Gracias por compartir tu sabiduría y pensamientos.

  7. JP:

    Buen post y muy interesante.
    Igual se sale de contexto pero a mi me gusta esta frase que pongo a continuación por que la asimilo con la autosabiduria de saber que es lo que quieres hacer de tu vida y no dejar que nadie te influencie para bien o para mal, con la reivindicación de tu esfuerzo sin por ello vivir a la sombra de un “benefactor”.
    “Todos desean vuestro bien. No dejéis que os lo quiten.”
    Stanislaw Jerzy Lec

  8. Cris:

    Cuando las personas alcanzan la adolescencia sienten una fuerte necesidad de pertenecer a un grupo y de entrar en comunión con otras personas de su edad para desmarcarse de sus progenitores: paradójicamente, el primer paso del que ansía convertirse en un individuo es pasar del nexo con su familia al nexo con otro tipo de familia distinta compuesta por personas de su edad que ansían lo mismo.
    Como la religión o la política tienen poco pábulo a estas edades, algunos adolescentes llegan al paroxismo en otro tipo de idolatrías: generalmente las chicas adoptan ídolos mediáticos (cantantes, grupos musicales, actores…), los chicos se unen en la devoción por cierto deporte, generalmente el fútbol (idolatrar a músicos o actores como las chicas, sería un poco de mariquitas, es decir, no estarían vinculándose al grupo “correcto”).
    Cabe destacar que ellas son acaparadoras en un 99% del fenómeno fan: un adolescente puede tener su habitación empapelada de pósters de Valentino Rossi pero no “daría su vida por Valentino Rossi” (una chica tampoco, pero no tiene apuro en soltar esta perla para demostrar que su vida gira en torno a esta persona… ¿por qué?
    Pues una vez más, pienso que tal vez es una cuestión de educación: directa o subliminalmente, los chicos aprenden que han de alcanzar su independencia valiéndose por sí mismos que a las chicas que su papel es saber distinguir a un compañero lo más “ideal” posible (ídolo) que se valga por sí mismo y por ellas.
    Por otra parte, decir que en este “sacrificio” de esperar acampadas toda una noche para poder ver a “X”, se lo pasan divinamente, así que de sacrificio tiene poco…

  9. felix.hzg:

    Señor Punset, tengo un problema. Le explico:

    Estudio filología hispánica en la UB. Me paso el día leyendo textos de grandes genios y no solo autores y escritores, sino que muchas veces interfieren genios de otras disciplinas en sus textos. Todos ellos pertenecieron a una generación, a una generación dónde había más genios que estaban a su nivel, de otras disciplinas, pero todos ellos genios. Muchas veces me viene a la cabeza la pregunta: ¿A qué generación pertenezco yo? ¿Quiénes son los grandes genios de mi generación? Romanticismo, Realismo, Modernismo, G. 98, Vanguardias, G.27, Posguerra y… ¿qué? ¿Qué viene después?
    Puesto que esta pregunta me perseguía un día decidí buscar a esos genios que, como todavía no han muerto y no han pasado 10 años para que la gente los eche de menos, no han sido declarados como tales. Déjeme decirle que hasta hoy, solo he encontrado a 3 grandes genios de mi tiempo. Que me perdonen todos los demás personajes destacados pero creo que hay 3 que merecen estar en mi lista (totalmente subjetiva e inútil, pues quien soy yo para etiquetar a nadie como genio…). Ahí van: Rubianes, Monzó y usted. Es fantástico, todo el trabajo que lleva a sus espaldas y que siga queriendo ilustrar a la gente acerca de lo que son y porqué son lo que son. No quiero hablar como un fan, porque el fenómeno fan no me gusta en absoluto. Únicamente ensalzan la figura de alguien hasta una semi divinidad. Hablo desde la razón y el temple.

    Enhorabuena por todo. No dejaré de seguirle y de escucharle porque me parece amazing. Que falto está el mundo de gente como usted.

    Un fuerte abrazo,
    Félix.

  10. amedina:

    Nunca me ha interesado el “amor con dobleces” y en eso podría considerarme bastante “fan” de toda la gente que quiero, independientemente de que sean conocidos, famosos, o brillen en el anonimato. Todos ellos me abren puertas a un espacio donde encontrar el amor y el reconocimiento del resto del mundo.

    En cuanto a esas necesidades derivadas del instinto biológico, independientemente de su condición, creo que han de ser satisfechas de forma altruista y equilibradamente. Es indispensable que, de alguna forma, exista un cierto “quid pro quo” para que cada uno no se desgaste en exceso y es responsabilidad de cada cual gestionarlo como considere.

    Resulta vacío y patético que la motivación de estar junto a alguien tenga como finalidad cubrir necesidades materiales concretas o conseguir una determinada posición social o profesional. La existencia del benefactor sólo tiene sentido si él mismo es capaz de reconocer que con su apoyo ayudará a alguien a brillar a los ojos del resto del mundo. No hay que olvidar que en la actualidad vivimos en un universo plagado de estrellas que no vemos sólo porque no están en el sitio correcto, en el momento adecuado.

    Tú mismo te has servido de algunos artículos para agradecer el apoyo que algunos te brindaron durante tu trayectoria profesional. Esto indica no sólo que eres una persona tremendamente agradecida, sino también que tus benefactores sabían perfectamente, de antemano, que su apoyo era del todo merecido.

  11. maria Dolores:

    Hola Sr Punset!!
    Es verdad que nada hay mas desinteresado que la devoción de un fan .
    A mi me encanta Julio iglesias es mi fan preferido aunque me gustan otros también pero yo no estaría toda la noche ni el día esperándole,quizás sea por la edad si tuviera 20 años a lo mejor si.Lo que si e llorado por que no e podido verlo en el concierto que tenia mucha ilusión de verlo actuar en directo que no por la televisión.
    Es verdad que todos sabemos que nunca se va a dirigir a ti, ni te va a hablar, ni a contestar ,ni a hacer ningún comentario,con un poco de suerte alguna foto con el pero asta eso es muy difícil,son personajes muy famosos,y eso que el es muy sencillo y buena gente,eso se nota, Ami me gusta como canta su personalidad su elegancia ,su sensibilidad su todo.
    Los padres buscan trabajo y apoyo para sus hijos que una vez finalizado los estudios,no se pueden incorporar a un trabajo.
    El que no tiene padrinos no se bautiza y si tiene la suerte de encontrarlo hay que devolver los favores y demostrar lo que vale.
    Quisiera que me dijeran los futuros políticos que por favor no tengan de agradecer en mucha cuantía los favores y, que no quieran hacerse ricos en poco tiempo.
    Un saludo

  12. jesus:

    Hola Eduardo
    si pensamos como en la edad media , y disponemos de tecnologia del XXI, no te llama la atencion que cada dia comamos peor , disponemos de tecnologia para reducir en un 40% el precio de los alimentos , te he oido hablar desde la genetica , a la inteligencia emocional , pero jamas has hablado de la tecnologia de proceso de los alimentos , sabes que somos lo que comemos , y sabes que pagamos cerca del 23% del ingreso medio bruto en comer , y ademas tiramos cerca del 50% de lo que producimos , en USA millones de personas necesitan auxilio alimentario , pero ni en stanford ni en Berkley se ocupan de esto , si deseas dedicar uno de los articulos a nuestro combustible biologico , te puedo dar la informacion que necesites , salir de la crisis pasa por resover nuestro sistema alimentario

    Impresionante la entrevista del semanal

    felicidades

    jesus

  13. fanny:

    Gracias por tan interesante blog.

  14. Redes para la Ciencia » Nada es más desinteresado que la devoción de un fan:

    […] Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset […]

  15. Eva Villaverde:

    Uff¡ menos mal que no encajo en ninguno de los 3 tipos y el resultado (mis hijos) no puede ser mas brillante. Los 18 años y su paso por el colegio mayor, marco un punto y aparte.
    La motivacion en forma de atencion y ejemplos cercanos (tu Eduardo, fuiste y eres un ejemplo para ellos), la confianza en que podian hacerlo y su esfuerzo, han hecho que:
    Alberto, brillante ejecutivo en Londres y buscador incansable, (por algo nacio cuando se cumplian 100 años del nacimiento de A. Einstein), que con un trabajo hace 7 años que no le ofrecia nada, decide irse de camarero y buscar nuevos aires. Este mes publica un articulo sobre informacion en la revista Redes .
    Adriana, periodista, seleccionada para el campus de excelencia de Fuerteventura por su trabajo fin de carrera sobre el tratamiento informativo de la malaria, paso por muchos periodos en su corta vida, tratando de encontrar su hueco en el mundo de la informacion. Hoy es subdirectora en un programa
    Y que decir de Anton, Ingeniero Industrial por ICAI con 23 años, con 24 esta en 3 de Fisicas (en 2º tuvo 4 matriculas de Honor) su pasion. Metido en dos equipos de investigacion, parece que ser emigrante de lujo es tambien su futuro.
    Como madre cincuentañera, no me considero fan de mis hijos, quienes me obligan a un reciclaje constante y el ipad, whatsapp, las TED….forman parte de mi dia a dia. Quizas porque supe cortar aquellos lazos invisibles que hacen que los tratemos como niños cuando son adultos. La distancia, muchas veces dolorosa, es una buena medicina para que prueben sus alas y venzan sus miedos, ademas de desarrollar todo su potencial.

  16. Amparo:

    Estimado Sr. Punset:
    Permítame hacerle este comentario con gran afecto por su trabajo.

    Mientras leía el artículo, me parecía que el que escribía era otro escritor; por primera vez, perdone mi opinión, su optimismo me parece teñido de tristeza.
    Note que si ese tipo de devoción es la más sincera, no es la más común para nosotros, los de la calle. Ninguno tenemos fans, pero nos podemos ver “amenazados” por “peligrosos” que intentan sacar algo. Toda la vida ha sido así, ¡ni pensemos en ello!

    La devoción del fan es una reacción que se alimenta a sí misma. Yo fui, de los nueve a los doce años, fan de Mike Kennedy, el cantante de Los Bravos. Como en el amor o en la amistad, aunque veía sus defectos los pasaba por alto.
    “Como en el amor o en la amistad”. Otros dos ejemplos de devoción desinteresada. En los buenos amores y en las buenas amistades.

    Mirar el mundo sin juzgarlo duramente es, seguramente, un ejercicio de la inteligencia que también es recomendable.

    Gracias, Sr. Punset y equipo.
    Saludos a comentaristas y lectores.

  17. Gloria:

    Señor Punset, yo soy fan suya desde hace muchos años, ese perfil de economista comunicador y polifacético, me enamoró en mis años de facultad, y reforzó mi opinión sobre la misma, pues estudiar la interesante Economía no sólo sirve para trabajar en un banco u opositar a hacienda.
    Sigo sus publicaciones, y desde la mía (un sencillo y pequeño blog) hoy le he rendido homenaje.
    Gracias por su trabajo.
    gloriaperezcarrasco.blogspot.com

  18. Balsa:

    Buenas
    1-¿Respondo? (¡Qué pregunta!). Aunque no entiendo muy bien la pregunta, jeje. ¿Sugieres que se mantienen relaciones sexuales para no estar solos? (¡Noooo!. ¿No?) Sí, pero no en todos los casos aunque estos casos pudieran ser la mayoría. Que el sexo sea un proceso básico e inherente a toda especie -más que a todo ser vivo- y necesario para la supervivencia de ésta, y que este acto esté impreso en los animales, no fuerza al ser humano a relacionarse o convivir, o vivir, con otro semejante exclusivamente por sexo. (¿Conexión? Bueno, si todo está relacionado ¿genéticamente? llevas parte de razón). Este ser vivo, el ser humano, ha transcendido los “instintos” (a mí me gusta verlo así, más que nada porque sí tenemos influencia -o empezamos a tenerla- en nuestras decisiones no animales… ¿o son `reptilianas´?) porque tiene la capacidad de elegir ante una necesidad biológica o respuesta ante un estímulo, aunque sea esta decisión, forzada o no, un inconveniente para el individuo; aunque su deseo sexual sea “instintivo”, es el individuo el que decide si el sexo se convierte en la moneda con la que conseguir contacto social. Hoy hay otros intereses de igual o mayor influencia en nuestro comportamiento: dinero, posición social, afecto, vergüenza, bla, bla, bla… Por mucho que influya el sexo, por muy subyacente o subconsciente que sea este impulso, es una transferencia social tan poderosa y válida como cualquier otra en un ser que usa la razón para proyectarse en el futuro social. El sexo no se cambia siempre por contacto social, no está siempre relacionado con la necesidad tener contacto social en esta actualidad desarrollada del cerebro humano. (Y no me importa lo que digan algunos psicólogos, sexólogos… sean de la época que sean, jaja).

    2- Pues no sé, Álvaro. Es posible, pero no necesariamente. El sufrimiento se puede interpretar como una actitud negativa ante la vida, y aunque la compasión pudiera ser en principio un modo de entender el sufrimiento del otro y se usase -este altruismo emocional- en beneficio mutuo, con la repetición del acto compasivo se volvería uno más positivo ante la vida porque repercute recíprocamente, porque aceptaría que tanto el sufrimiento como la compasión son inevitables pero remediables. Así que la compasión termina entendiéndose como positiva ante el sufrimiento humano: lo que a priori es un acto egoísta termina siendo un acto de generosidad… por lo que no veo el miedo al sufrimiento propio como un detonante de actos compasivos. Todos tenemos miedo a algo pero no todos tenemos miedo a lo mismo; yo creo que es porque se acepta -y no me refiero a resignarse-; no todos sentimos empatía hacia un suceso determinado y ello no quiere decir que no seamos compasivos ante otros sucesos no relacionados con la compasión. ¿Las personas tienden a verse en situaciones de sufrimiento? Quizá para apartarse inconscientemente de esas ideas negativas, porque en verdad nadie quiere pasar por esas situaciones: lo que no implica ser compasivos o no serlo, o egoístas (aunque últimamente, por lo que escucho, se admite connotativamente que tanto un término como el otro bien vienen a ser lo mismo, es decir, que el egoísmo no es malo si con tu felicidad haces felices a otros, lo que digo al principio del párrafo). Creo que la compasión es más un proceso cultural, aprendido, que se ve reforzado por unos principios fuertemente arraigado en el valor que se le da a las cosas a medida que se experimentan… las vicisitudes de la vida.

    Aunque reconozco que la devoción termina siendo un intereses creado por la necesidad consciente del individuo, un “deber”. (¡Ja! Habrá que seguir dándole vueltas).

  19. Balsa:

    Hola.
    Yo creo, Amparo, que cuando un fan se hace mayor pierde ese ímpetu de idolatría y, no por descubrir al ídolo, sino porque uno mismo (el fan) se da cuenta de lo mucho que ha crecido… y lo malo de crecer, es que se ve el mundo desde un punto de vista más elevado… y lo malo de mirar desde ese punto de vista más elevado, es que todo parece estar al mismo ras, porque es difícil ver la tridimensionalidad de lo observado. Entiendo por qué te parece que Punset no es el artífice del artículo, muchos ya lo han manifestado en otros y yo ya me desencanté hace tiempo, pero aquí sigo. (Le habré cogido cariño). Yo creo que es por temerlo cono a un “ídolo” pero mucho me temo que estos seres también están hechos de lo mismo que nosotros: siempre estamos defendiendo que todos somos iguales y, sin embargo, ensalzamos a quienes creemos en mejor posición que nosotros. Por eso me gusta tanto internet, porque no sabes con quien hablas. Punset, sabiamente, o intuitivamente, da una vez más en el clavo: “…la gente ha buscado en los demás a los culpables de sus contratiempos o a los benefactores de su destino…” (no me cabe duda de que sabe bien de lo que habla a pesar de cabos sueltos, pues lo ha condensado muy bien en este último párrafo a modo de ¿moraleja? introspectiva). Yo no me atrevería a negar que Punset sabe más que yo, pero también debo concederme reconocer que poseo parte de su sabiduría y que Punset a veces necesita escuchar sus propias enseñanzas, que supongo acepta oír, como cualquier otro. Como él tiene la responsabilidad de sus lectores, se depositan muchas esperanzas en él y no hay que olvidar que no siempre vamos a estar de acuerdo con sus ideas. Supongo que el aprendizaje es siempre recíproco, pero ya se sabe, las creencias, la cabezonería,… nos cuesta a todos. A mí Punset me gusta más en el programa (y menos en los artículos porque últimamente parece estar mirando desde ahí arriba… ¡O será que voy creciendo, jeje!).

    Ultimamente me estoy cuestionando publicar este tipo de comentarios. No estaría mal saber si son molestos.

  20. Amparo:

    ¡No dudo, Balsa, que el que escriba sea el Sr. Punset!
    Sólo me extraña el tono negativo del artículo.

  21. Raquel M:

    Personalmente pienso que no por seguir a alguien famoso en redes sociales, o disfrutar con la música, los pintores, lo divulgadores o científicos, mi vida vaya condicionada a ellos, ya que me gusta pintar, y en vez de buscar un estilo ya creado por otro pintor, quiero descubrir cual es el mío, no buscando un mérito o reconocimiento, sino mi disfrute por el arte, y emplear mi tiempo, en algo productivo, no pasar los días, mirando el reloj y sumergiendome en una rutina.
    Los Famosos o personas con un Reconocimiento, para mí son personas con carisma y habilidades, de ahí que se formen Grandes Imanes para el resto del mundo, todos somos iguales por dentro y por fuera, pero la forma de actuar de nuestro cerebro, no es igual, es la diferencia que marca, como la huella dactilar

  22. Cecilia Catuara:

    Tom Wolfe escribió: “el éxito depende de tres cosas: de quién lo diga, de lo que diga y de cómo lo diga. Y de las tres la menos importante es lo que diga”. A mí me interesa mucho el contenido de los mensajes pero como docente descubro que en el funcionamiento de las redes esta cuestión es algo interesante a tener en cuenta y su post me aporta más elementos para seguir pensando. Lo compartiré con mis colegas.
    Saludos desde Argentina

  23. Balsa:

    No quería decir eso, Amparo, perdona. Es que el Punset escrito lo encuentro diferente al Punset de la televisión; no es que dude de la firma del autor del artículo, es solo que esta diferencia parece que se da en muchos escritores no sólo en Punset. ¡Vamos!, que no es nada extraño que lo encuentres “pesimista”.

  24. Gorka:

    Eduard es un pensador y un divulgador de primera categoría pero pongo luz también sobre lo buen propiciador que es. En el acto creativo alguien tiene que propiciar algo y luego uno mismo o las personas que vayan a desarrollar esa idea trabajan sobre ella. Algunas de las reflexiones que aportais están tan bien como las reflexiones del artículo. Enhorabuena a todos.
    Un nuevo.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.