Autor: Eduard Punset 25 septiembre 2011

Me gustaría saber lo que estaban tramando los dos amigos que, en las horas finales del día, a punto de salir de un parque en plena ciudad, se toparon de pronto con una persona de espaldas, agachada para abrocharse un zapato que le requería cuidado; la persona en cuestión personificaba la indefensión más absoluta no por su condición –apenas podía identificársele con la cabeza agachada, el torso entornado y el trasero al aire–, sino por su arriesgada postura.

Me gustaría saber por qué, cuando estalló el drama que se veía venir llegando desde atrás, hubo gente que corrió despavorida y otra, en cambio, que no pudo contener la risa y se retorcía con lágrimas en los ojos al quedarse sin respiración. De verdad que me gustaría saber por qué los unos corrían, los otros se morían de la risa, los demás se tapaban el rostro para que no los reconocieran en situación tan extraña y los otros, en cambio, a duras penas podían resistir el dolor que emanaba de la persona brutal e injustamente atacada.

La verdad es que se me ha olvidado contarle al lector lo que ocurrió, literalmente, cuando estaba a punto de dejar atrás el parque, pero ya pueden imaginarlo. La persona que, agachada, se estaba abrochando un zapato ofrecía, sin saberlo, como diana su trasero a cualquier desconsiderado que estimara aceptar la provocación involuntaria. Efectivamente, la patada fue monumental e inevitable. Digo”‘inevitable” porque los dos chulos de paso querían dar la patada y el objetivo de la misma no podía prevenirla, porque ni se le había pasado por la imaginación que alguien pudiera dársela. La sorpresa fue total y apoteósica; ni los árboles esperaban una agresión tan impúdica e inmerecida. Me gustaría saber, desde luego, lo que pensaban los árboles, capaces de intuir cuándo ha llegado la hora de florecer o de soltar las hojas ya caducas. Vi a un perro que salió corriendo, en lugar de perseguir a los dos villanos.

Pero lo que más me extrañó fue la reacción distinta de los transeúntes sorprendidos por el aquelarre insólito. Me gustaría saber por qué unos echaron a correr como el perro, otros a llorar por la pena ajena y otros, en fin, a morirse de la risa porque lo acaecido tenía, ciertamente, todos los rasgos característicos de lo que hace reír: singularidad del evento, ninguna justificación, insólita sorpresa.

Montaje para poner a prueba el calzado deportivo a patadas (imagen: Piano B / Flickr).

Pensé en la conversación que había tenido aquella mañana con un genetista sobre las diferencias solo aparentemente livianas entre los humanos. Es cierto que entre el genoma del chimpancé y el mío solo hay una diferencia del uno por ciento y con el de mi pareja esta diferencia es únicamente del 0,1 por ciento; ahora bien, cuando se comparan los dos sustratos de la vida, nada menos que tres mil doscientos millones de bases, ese porcentaje bajísimo o insignificante cobija una diferencia de unos tres millones de pares de bases. Casi nada. Los humanos somos igualitos, pero no tanto.

Tal vez ahora nos cueste menos comprender por qué reaccionaron todos de forma tan distinta ante el hecho singular de la coz prodigada. En términos porcentuales del genoma, nuestras diferencias son mínimas, pero si comparamos las famosas bases que conforman nuestro código genético, somos muy distintos unos de otros. Los hay que pueden dar una patada en el trasero a una persona desprevenida, otros que se mueren de la risa viendo el espectáculo y otros, en fin, que comparten el dolor y la vergüenza con la persona agraviada.

Llegará el día en que, gracias al conocimiento genómico del que no disponen ahora las personas encargadas de velar por nosotros, conoceremos anticipadamente la manera en que van a reaccionar los protagonistas del drama a la salida del parque un atardecer cualquiera. Algunos pensarán para sí que es mejor no saberlo. No es mi caso.



96 Respuestas to “Me gustaría saber…”

  1. Begoña:

    Para mí es muy sencilla de entender la pluralidad de reacciones:
    – Hay gente que es cabrona por naturaleza, como los cabrones de la agresión (aunque hay que decir en su descargo, que lo habrán visto muchas veces en el circo, o los dibus)
    -Hay gente que hubiese tenido una reacción con empatía, para tratar de ayudar al personaje agachado, que son los que equivalen a los que sintieron pena/vergüenza ajena ante los hechos. Estos también lo han visto, en la forma en que se trata a los mayores de su familia
    -Por último están los cagones que en una mezcla de zorrería, miedo (a enredarse en una situación indeseable gratuitamente) y desinterés por ayudar o ser útiles (emparentada de cerca con el egoismo y el yoismo)escapan, igual que el perro. Son los listos, que abundan en la clase política y a los que vemos todos los días hacer cosas del mismo pelaje…
    La vida misma. Por favor, cuiden el ejemplo que den a sus niños: crecen muy pronto.

  2. irene:

    pues no se lo que pensar, pero creo que fue una equivocacion de no llevar correa del pantalon, pero lo que mas me fascina, es que hasta los arboles sabian lo que iba a pasar, lo que quiere decir que no era la primera vez que pasaba, jejeje.

  3. Gabriel Ocasio:

    …validamos el abuso cuando no es hacia nosotros…luego no lo podemos detener.

  4. David:

    La verdad es que puestos a establecer diferencias, creo que los dos sujetos agresores sean mas bien primates involucionados. Es la muestra que a nuestra sociedad le queda mucho para ser plenamente civilizada. Y por desgracia eso no lo veremos nosotros ni en muchas generaciones venideras. Disculpe mi pesimismo, pero creo que es asi.

    Saludos Sr Punset, mi mas sincera admiracion.

  5. Eva:

    Creo que no se trata de reacciones sino de falta de educación y poco aprecio a las personas. Si no quieres al prójimo, poco te quieres a tí mismo.

  6. Sandra Vericat:

    Hola, tengo una teoría no genética. Yo diría que los que salieron corriendo viven las experiencias a través del cuerpo, los que se pusiero a llorar viven a través del espíritu y los que se rieron viven a través de la mente. No sé si esto viene determinado por la herencia genética o por la experiencia de la vida.

  7. Graciela Alcaraz Alegre:

    como identificar a un estupido emocional?’ es la consigna del margen superior de la pagina,pues con su actitudes”,por ej.como la que narra la historia de la patada sorpresiva.Por su elocuente Involucion.

  8. estrella:

    esta gente, los agresores, son los que hacen florecer los peores deseos en la raza humana, (ojalá los atropelle un camión, etc, etc,… por poner un ejemplo), luego otros dirían que seguro que tenían algún desequilibrio mental, que no sabían lo que hacían, etc…, espero que cuando lo vuelvan a hacer, (por cierto, miraré si lo han subido al youtobe), alguien responda dándoles una ostia que los deje incapacitados para repetir semejante hazaña, y ahora si queréis lo publicáis, pero como digo sacan lo peor de mi.

  9. Joan Flores:

    si la cobardia, la decencia, la honradez, la insolidaridad van asociadas a un gen, que libertad tenemos. Yo creo que van con la educacion que hemos recibido de nuestra familia y del medio en que nos movemos. Mas fenotipo que genotipo. La cobardia creo que se asocia más a la autoconservación y al egoiamo. ?por que muriron miles de personas en Alemania, Rusia, Israel etc mientras otras miles callaban?:
    Unas por miedo
    Otras por interes
    Otras….. “no se no contesto”
    Recomiendo leer “Sin destino”

  10. Paco:

    ¿Y esto a santo de qué?

  11. laura villalonga bals:

    Mi preocupación se basa principalmente en que creo que cada día hay más personas dispuestas a dar la patada o a reirse, que a compadecerse del agraviado.

  12. Fátima:

    Llevo mucho tiempo diciendo que cada vez hay más gente y menos personas.
    Qué lástima!

  13. soledad:

    con la sabiduría de este hombre, me encanta que recapacite y se fije en cosas tan cotidianas. yo también quiero saber?????

  14. Kriss:

    Pues, los que corrieron, seguramente pensaron que el agredido respondería y se iniciaría un altercado, así que…pies para qué os quiero; los de la risa, lo dice el post, inesperado, hecho insólito y mucha falta de ponerse en el lugar del pobre que estaba agachado, seguramente disfrutan con el humor negro!!
    Los que agredieron, pensarían…es que me lo pones a huevo!!!; en fin esta es mi opinión, pero así es el humano, simple

  15. maria Dolores:

    Pues es cierto que realmente somos diferentes los unos de los otros a simple vista somos iguales pero no pensamos igual,yo desde luego no hubiera reaccionado riéndome pues según cuenta usted la patada fue brutal lo lógico era socorrer a la persona que inesperadamente se encontró con la brutal patada y, preguntarle como se encontraba tras el golpe,Las personas que se rieron seguramente seria que como estaba con el trasero casi al aire pues les hizo gracia,las que corrieron porque se asustaron ,Haber si es verdad que llegue el día en que conozcamos las reacciones de las personas gracias al conocimiento genómico,a mi si me gustaria pues hay mucho loco suelto.
    Un saludo.

  16. IGOR FRANKOSTIN:

    ¿Y aunque supiéramos anticipadamente cómo vamos a reaccionar, se podría hacer algo al respecto?. ¿Se tratarían químicamente ciertas conductas? ¿Terminaríamos seleccionando genéticamente al ser perfecto? ¿Seríamos finalmente todos iguales?. Somos todos muy diferentes, ahí está el fenómeno que nos hace ser humanos, con nuestro propio recorrido que va puliendo lo que somos. Creo que para estos casos lo ideal es propinarle la misma medicina a estos individuos.

  17. Miro Carballo:

    Es muy probable que los dos enegumenos no pensaran nada más que en dar la patada, o incluso ni eso, pues un segundo antes de ver la posibilidad de darla, tal vez, dieran una patada a una botella de plastico -resto de botellón- ante igual invitación.
    En cuanto al posible pensamiento de los tanseuntes, incluido el perro, cada uno reaccionó a través de su pensamiento inmediato, unos pensaron peligro, otros verguenza, otros lástima quizás, y otros gracia de la desgracia. Me gustaría saber cual ha sido tu reacción y qué pensaste tú. Me gustaría saber que pensó la victima.

  18. Albert:

    Pienso, como seguramente habrás tenido en cuenta aunque no lo hayas incluido, que la respuesta de los diferentes espectadores del hecho podria tener más componentes socioculturales que genéticos. Esto hace aún más compleja la combinación que hace de cada uno de nosotros un individuo.

  19. Miguel:

    Pero realmente la respuesta al comportamiento no está totalmente en los genes, sino sólo en una proporción menor. Tiene mucha más influencia la educación y el entorno. De hecho, yo mismo, siendo niño hubiera participado de la risa e incluso de la patada. Pero posteriormente mi entorno me ayudó a desarrollar la empatía y el gusto por el comportamiento responsable y cívico y hoy en día me indignaría profundamente si a la víctima no le hace ninguna gracia.

  20. Diego:

    Antes de nada, decir que me encanta como Punset plantea preguntas ante hechos cotidianos (o no) para que sigamos devanándonos los sesos en busca de respuestas. Desde luego, cada cual tendrá ya la suya, quizás unas más acertadas que otras, pero todas, sin excepción, nos encarrilan a una serie de pensamientos en los que estar más o menos acertados ya no importa nada, en los que sólo importa planteárselos de forma responsable y autónoma.

    Ahí va la mía: Creo que el comportamiento del ser humano está muy influido por el genoma, es cierto. Es una evolución que lleva miles de años en procesos y que por mucho que nos pese, los últimos años como ser humanos no tienen mucho que decir en ella. En nuestro genoma estamos programados para la supervivencia; estrés y miedo para poder sobrevivir, placer ante la comida para el mantenimiento de la especie y ante el sexo para su reproducción etc etc… (no me voy a alargar más en estos temas, porque es muy fácil perderse en ellos)

    Ahora bien, creo que hay algo que ha surgido en los últimos siglos que antes no había tenido tanta vigencia; el individualismo. Pero no un individualismo como el que podemos ver en las sociedades de primates, si no un individualismo mucho más marcado por la cultura de nuestro entorno más inmediato, un individualismo que se escapa a lo que nos programa nuestro genoma (y quién sabe si esto que voy a exponer ahora no quedará también impreso en el genoma dentro de unos cuantos siglos…). Creo que no ha habido especie de seres vivos sobre la faz de la tierra que se vea tan influenciada por su entorno como el ser humano en este momento, y no me refiero a mera adaptación para la supervivencia, me refiero a la influencia casi esclavista de nuestro entorno, desde varios sentidos diferentes. Primeramente, todos nosotros estamos sujetos a la manipulación que la publicidad ejerce sobre nuestras mentes, creando necesidades que antes no estaban ahí. Podríamos continuar haciendo referencia al poder político y a la manipulación que los medios de comunicación practican impunemente (no hay más que echar un vistazo rápido a un informativo de intereconomía y a uno de la sexta o de ideologías dispares y maravillarse ante las cifras que bailan con unos y con otros en cuanto a seguidores de una huelga, manifestantes, o como lo que para unos es el fin del mundo traído de forma irresponsable para otros ha sido algo inevitable, pero de poca importancia). Y por supuesto, está una seña de identidad en si misma que viene conferida por la escala de valores a la que estés más expuesto. ¿Que las escalas de valores son propias de cada individuo? puede ser; cuando se rozan ya los 40 y crees que necesitas replantearte tu vida, puede ser que encuentres tu propia escala. Hasta entonces, a no ser que hayas tenido alguna experiencia traumática o cambie tu entorno (porque te mudes, porque cambie tu entorno familiar…), las personas tendrán la escala de valores a la que se vean más expuestas.
    Me atrevería a afirmar que los dos pilluelos a los que Punset hace referencia provienen de un estrato social o muy bajo, en los que la empatía no ocupa un lugar destacado debido al sufrimiento imperante, o muy alto, en los que la empatía se ve sumergida en olas de materialismo y egocentrismo. Pero claro, como en todo, habrá excepciones. No se puede sentenciar algo con tan pocos datos. ¿No estaría mirando alguna joven de buen ver y los instintos de macho alfa de esos dos impresentables se dispararon al mas puro estilo “mirame, que fuerte soy, tengo unos genes de primera calidad”? Son tantas las variables…

  21. RAFAELA:

    Lo unico que puedo pensar en que los que dieron la patada en sus cerebros no habian nada ni bueno ni malo,simplemente actuan ,los que rieron son bobos espectadores de la vida que estan esperando algo para reir ,los que se comparecieron se imaginaron ser ellos o que hubieran sido sus hijos que hubieran cometido un ataque tan cruel a una persona indefensa en ese momento el pobre perro huyo porque si al hombre que es mas fuerte no lo respetaron penso¿que haran conmigo estos animales?

  22. ameba:

    Al final siempre llego a la misma conclusión y creo que a lo mejor me estoy volviendo una neurótica defensora de la educación. A estos señores les enseñaron que el verbo querer significa : tener voluntad o determinación de ejecutar algo, y eso hicieron.
    Pero probablemente a su alrededor se les olvidó enseñarles otro uso de este verbo mucho mas importante que es amar, tener cariño,voluntad o inclinación a alguien o algo.
    Todos los días tenemos la oportunidad de enseñarles este significado a los niños, vamos a aprovecharnos de eso y nos olvidaremos de muchos momentos así!!
    PD:A la vez a ver si aprendemos y enseñamos todos un poco más de nutrición, sería estupendo! jajajaj

  23. Eva:

    Eso es lo que nos están dando en el trasero a cinco millones de españoles y a los que dependen de ellos, en total?: la cifra se escapa de mis escasos conocimientos de matemáticas.
    ¡A chufla lo toma la gente, a mí me da pena y me causa un respeto imponente!
    No puedo hacer nada

  24. Bibiana:

    Nunca entenderé las risas buscadas a partir de la desazón, vergüenza e incluso dolor provocadas a otras personas o animales. Para mí no es otra cosa que ataque gratuito en busca del sentimiento de superioridad, instantáneo pero fugaz, de la persona que ataca física o emocionalmente a otra.
    No lo entiendo, y espero no entenderlo nunca.

  25. Ricardo:

    Sí, veo bien que se conozca el porqué, y también que se les de a esas personas un tratamiento específico para corregir comportamientos inadecuados que en situaciones de guerra quedan impunes, véase Irak, Afganistán y demás guerras que gracias al periodismo conocemos de primera mano.

  26. pilar:

    Mi curiosidad se limitaría, en todo caso, a sabér qué genes son los que influyen en el carácter humano, pero en ningún caso querría saber por anticipado lo que está “predispuesto” a hacer cada individuo. Eso sería demasiado aburrido. Ciertamente disfruto con la variedad e impredecibilidad del acontecer natural en general, y del hombre en particular. Sin embargo, como he dicho, sí que me gustaría saber qué determinaciones físicas de base nos dirigen en uno u otro sentido y sobre todo, si pueden modificarse mediante hábitos, comportamientos y aprendizaje, y traspasarse a la descendencia, de forma que podríamos poner nuestro esfuerzo en mejorar la raza humana, que, efectivamente, en algunos casos (o muchos, según como se mire, o mejor, cuándo se mire) deja mucho que desear, pero eso también resulta un reto interesante.

  27. Jope:

    Yo diría que una explicación a la patada es porque ‘eran dos’. El cerebro humano se cierra a la razón cuando está en un grupo, pasando a comportarse como si el grupo fuera lo importante, siendo capaz de todo lo que, estando solo, es incapaz: lo bueno y lo peor.

  28. David:

    ¿Porqué alguien atándose un zapato tendría que tener el culo al aire?
    También veo extraño que alguien golpee a otro al verlo agachado. Entiendo que la foto de una zapatería con un señor exponiéndose voluntariamente como máquina expendedora de agresiones nada tiene que ver con la historia que nos cuenta el texto.
    De todas maneras, el que diera la patada se expone a una reacción violenta desproporcionada por parte del atacado.

  29. Sergio Durá:

    Quisiera dar respuesta a esa reacción atendiendo al espíritu gregario pero eso implicaría idéntica respuesta en todos los transeúntes. A veces pienso que hace responder al ser humano que en muchas ocasiones no responde con esa “humanidad” que se supone nos caracteriza. En una ocasión conté una anécdota real a la que no he sabido dar respuesta y que demuestra que, al menos en occidente, somos individualistas y cobardes. A las pruebas me remito:
    http://superehore.blogspot.com/2011/03/cobardes.html
    Enhorabuena, soy un profundo admirador.
    Saludos.

  30. Gerardo Brunet Fonts:

    A Eduardo Punset.
    El pensamiento humano evoluciona, aunque en verdad sea uno mismo que quizá extraiga demasiadas razones a un misma observación, cuando ésta, siempre permanece en el mismo estado, en realidad nada cambia, todo sigue igual, uno quisiera estar en otra parte, lejos de la codicia de quien no entiende lo que sucede en realidad. La cordura nos honra pero ésta está lejana todavía. Jo lo acabo de saber. Sí, la gente corría de un lado para otro, yo tampoco sabía lo que pasaba, quizá también emprendí desesperadamente a correr hacia donde me requerian, hacia donde jo deberia estar en menos de unos instantes, pero no sabía en realidad a donde dirigirme. En mi desesperada carrera supe, por unos instantes, que había pasado, de ser, de una persona normal, de nuevo, a un ser demente. Quizá sí, quizá allá, en la lejania de los mares o en las recónditas ciudades escondidas brillaba de nuevo la dama en el cielo azul.
    Hoy, es distinto, hoy es fiesta y no hay que perder el tiempo, ni dejar de correr para llegar a aprender lo que hace poco acabo de saber. Me he de decir que los demás ya saben lo que me hace correr y ellos, los que discuten o dudan aun de las razones de mi pesar. Quizá en aquel parque en el sereno deambular de aquel mismo lugar siempre se recordará algo de lo pueda pasar.
    Hace pocos unos dias que me he conectado a Internet, es el mejor medio para intercambiar y poner a pueba los conceptos de un estudio muy importante.
    Muy cordialmente.

  31. susana:

    Los que prodigaron la patada y los que se rieron lo hicieron porque no veian enel otro un igual, si no un objeto, unos como un balón o una piedra y los otros como un muñeco de plástico, es decir falta total de empatía. Los que salieron corriendo lo hicieron por miedo, autoprotección es decir supervivencia y si alguien mostró su disgusto y lo llego amanifestar en palabras, es porque posee lo que nos hace personas, empatía y el reconocimiento del otro como un igual. Simple.

  32. Javier PY:

    Estimado Sr. Punset (y Amigos Comentaristas),

    Güena situación sobre la que reflexionar, por la variedad de reacciones. Incluso las nuestras, en los comentarios. Seguro que todos deseamos que lo sufrido por la víctima no haya pasado de daño moral, ni el físico del momentáneo, por sus reflejos o suerte. Aunque… si no es atleta olímpico, acróbata circense, superhéroe de la Marvel, caballero con armadura sobre los zapatos a anudar… Ojalá la lesión de esa persona sea tan pasajera que reduzca todo a triste anécdota. Que mientras unos se ríen, usted lo denomine “drama” sólo por existir sujetos que den coces (lo cual degrada que nuestro cerebro se califique “superior” al de los rumiantes, sólo por su posición respecto a las orejas). Cuánto me gustaría que pudiésemos observar a tales sujetos durante toda su jornada; con asesoría de zoólogos, claro.

    Poco nuevo me queda por decir y con ignorancia, después de los excelentes comentarios que he leído… ¿Que ha llevado más a agredir a alguien indefenso, a reírse o evadirse de ello? ¿El genoma de cada uno o su entorno ya desde el seno materno? Mm… me adhiero más a la segunda opción. Aunque no defenestro la investigación genética y el conociniento previo que usted menciona. Doy la razón a Begoña en su comentario, de lo terrorífico que resulta determinar el destino de alguien en función de su genoma, pero creo equivocado evitar la capacidad de hacerlo. Un proceso similar al del estudio de células-madre… Miedos cervales como el de quienes corren al ver una agresión que no creo muy extensible. Lo realmente terrorífico sería la falta de razonabilidad y respeto en el poder instituido para ello, como lo son las vidas de psicópatas no controlados.

    Es un tema espinoso, la verdad. Porque creo que, en conjunto las/los Homo Sapiens, tenemos una estupidez que no sabemos corregir: digerir y administrar todo avance histórico con mesura, no con esa ley pendular de un extremo al opuesto. Hay algunos ejemplos que vienen a cuento, en debate sobre una agresión como ésta: estupendo que el Dcho. pase de punitivo a garantista, pero con sus límites; que la infancia sea respetada, no elevada a un trono de poder e impunidad; que la censura sea cabal y tolerante, no que desaparezca. Pongo este último concepto por frecuente sorpresa de la agresividad, descultura y nocivos modelos sociales de canallesca a los que el marketing mediático nos induce. Y que se combina con la, a mi juicio, ausencia de valores éticos en educación que sustituyan a esos morales, religiosos, eliminados. Metedme caña sobre este tema de contenidos en medios, que de eso sí sé un poco.

    Enhorabuena a los magníficos comentarios y a su poética reflexión/alegación, Sr. Punset. Dos peticiones: háblenos, por favor, en alguno de sus programas de esa FUSIÓN atómica alternativa y ecológica aún en investigación (que pitará cuando los que mandan el mundo quieran); y… confírmenos que la crisma de la víctima sigue entera y qué apostaría que ven más en TV los agresores y testigos ¿Su programa o ésa que yo decía? ¡Gracias y un saludo!

  33. Miss Amanda Jones:

    Hasta qué punto depende de la genética? No será cosa de educación y de empatía? Yo creo que el que da las gracias, da los buenos días, se preocupa por los demás, etc, puede tener cierta predisposición genética, no lo sé; pero lo que está claro es que tiene dosis muy grandes de educación (no necesariamente adquirida en centros “educativos”) y de empatía.

  34. Ángel Luis:

    Os recomiendo la novela de Philip Kerr “Una investigación filosófica” donde se mezclan asesinatos en serie, las teorías de Lombroso (muy al hilo del tema) y el Tractatus Logico-Philosophicus de Wittgenstein.
    ¡Apasionante!

  35. María:

    “Llegará el día en que, gracias al conocimiento genómico del que no disponen ahora las personas encargadas de velar por nosotros, conoceremos anticipadamente…” Yo diría ” las personas corruptas” encargadas de dirigir nuestros destinos. Miedo me da sólo de pensarlo porque, si dos chulos se conforman con la indefensión del prójimo para hacerle daño, qué no harán los poderosos cuando tengan ese conocimiento anticipado a su alcance.

  36. Gemma:

    Aquet mateix plantejament fá molt temps que es el que me faig jo en vers els sentiment i emocions,per qué uns tenim tant de sentiment per tot el que es vida,ens sap greu fins i tot matar una mosca i altres tant,com ho diria jo? bueno deixem-ho en que es torturen animals en public o abandones als gossos i gats i cavalls i etc…

  37. Eric de Bernardo:

    Al igual que la joven compañera de 1ro de bachillerato que ha opinado más arriba sobre el tema, me gustaría añadir alguna opinión de mi propia cosecha. Antes de empezar, eso sí, quiero comentar que me alegra ver que hay gente de mi edad, aunque sea poca (desconozco la de los demás que han opinado), que logra llegar a interesarse lo suficiente por la vida y la ciencia como para estar rondando por este tipo de páginas web.

    Entrando ya en materia, pienso que las posibles razones por las cuales esos individuos han actuado de la forma en que lo han hecho ya han sido expuestas bastante bien, así que no añadiré más suposiciones y me centraré en una de las ideas, la educación, que quizás es el tema del que más puedo opinar.
    He convivido durante más de 16 años con el sector educativo y espero que la relación siga dando frutos otros 6 años más, como mínimo, pero no sin antes seguir dejando en la oscuridad algo importante. Veo, y he visto durante todo este tiempo, una indiferencia bastante importante hacia el saber en general y todo aquello que intentan enseñarnos los maestros, no siempre de la forma más eficaz* (algo cada vez más evidente), y además dispuesto de un modo que no estimula las pocas ganas que puedan quedar en una sociedad actual.
    Hay excepciones, las hay y me alegro por ello, pero la tónica general no sólo me lleva a pensar que la educación, ya sea por parte de los tutores y la del estado, no esta logrando su finalidad más esencial, que es educar (aquí me refiero a la cultura general y las ciencias) sino que además el otro tipo de educación (emocional, moral… a veces incluso la lógica pura) parece haberse extinguido de esta sociedad más joven y tan frágil.
    Por supuesto (o quizá no tanto) que los niños de hoy en día saben muchas más cosas de matemáticas y biología, por poner un ejemplo, que los de hará 500 años. Sin embargo, no parece demasiado comparado con lo que, amigos míos, incluso yo mismo, dejando la modestia a un lado, hemos podido aprender aprovechando de lo que tenemos (que, como ya he dicho, podía llegar a ser más.)
    Debéis, y se lo digo a las personas mayores que ahora tienen el control de la sociedad, intentar arreglarlo lo más pronto posible, o si no, esta aparente generación de humanos que ha llegado tan lejos (a pesar de cometer muchos errores, eso se tiene que decir) será reemplazada por una generación incluso inferior, tanto en valores como en conocimientos.
    Animo a los científicos a investigar si la aparente marcha hacia una sociedad más pacífica que esta haciendo nuestra especie no se limita a una población por encima de la de mi generación. Y si, por suerte, no es así, por que parece que un virus de la tolerancia estúpida se esta adueñando del reemplazo generacional.

    Me gustaría decir más cosas, y aclarar otras muchas, mas no quiero salirme del tema.

    PD: sinceramente, si yo hubiera sido uno de los observadores, habría perseguido a los malhechores hasta la puerta misma de su casa, para ver cómo se escondían muertos de miedo debajo de las faldas de su madre.
    Sin duda, cómo está el mundo, y cómo está la gente…

  38. Eric de Bernardo:

    Siento el doble post, pero sin querer no terminé una frase. Aquí va la corrección: (es una de las del final)

    Y si, por suerte, no es así, por que parece que un virus de la tolerancia estúpida se esta adueñando del reemplazo generacional, al menos se estudie de dónde nace esto mismo.

  39. Olga:

    Escenas como la presenciada por el Sr. Punset (al que transmito mi más sincera admiración tanto por sus libros, como por sus programas) hacen que de vuelva a sacar una triste conclusión acerca de la naturaleza misma del progreso humano, es decir. que nuestro progreso como especie en todo lo referente a la ciencia, técnica y tecnología no se ha visto acompañado del mismo grado por un crecimiento moral y ético. Es cierto que en este apartado hemos avanzado respecto a nuestros antepasados que eran muchísimo más crueles, despiadados y menos empáticos, pero también es verdad que este avance no se corresponde con la velocidad del progreso científico y tecnológico que va muchísimo más rápido. No obstante, al igual que muchos otros comentaristas opino que nuestra conducta y reacciones no están codificados al 100% en el nuestro genoma, lo que contiene el genoma serían ciertas potencialidades que podemos desarrollar o no en función del entorno, experiencia personal y muchos otros factores. Por lo tanto conocerlo no constituiría la solución completa para poder eliminar ciertos comportamientos nocivos como el descrito, aunque sí que podría ayudar a buscar esta solución si fuéramos capaces de saber qué individuos pueden mostrar la tendencia más agresiva, más cobarde o menos empática. No obstante, disponer de este tipo de conocimientos nos plantearía nuevos retos y supondría un gran riesgo, puesto que sí los gobernantes que los tuvieran en su poder decidieran usarlos con fines poco éticos (como por ejemplo los de seleccionar genomas de personales carentes de empatía, agresivos y crueles, pero obedientes para crear un supersoldado), esto podría poner en peligro a la sociedad. No por ello creo que deben abandonarse estos estudios, pero si abogo por una investigación transparente y no utilitaria, cuyo objetivo consistiría en ayudar a estas personas a superar sus carencias y a la humanidad le permitiría crecer ética y moralmente desde la educación emocional, entre otras.

  40. Maria Trinidad:

    Aunque vivamos en el mismo mundo, cada persona se mueve desde un lugar distinto. Me refiero a que hay personas que se mueven desde el poder y lo ejercen en su dia a dia ya sea con una patada, un grito o cualquier tipo de humillación hacia otro ser humano . Si nadie se riera cuando contemplan la escena de la patada y sinembargo recriminara al ejecutor entonces esta persona dejaría de actuar así, porque esta actitud no le sirve para demostrar su poder. No debemos olvidar que todos somos uno y que nuestras acciones siempre tienen una corespondencia con el resto de la humanidad. Besos y gracias por hacernos reflexionar sobre el comportamiento humano.

  41. Nuria:

    Querido Eduard,
    Estoy realmente decepcionada. Me dirijo a usted porque es uno de los pocos “invitados” al congreso “Ser creativos”, que conozco. 440 euros. Ese parece ser el precio para acceder a esos 21×21 minutos para cambiar el mundo, precisamente en este mundo en crisis en el que vivimos. ¿A esto llaman cambiar el mundo?. Cuantas mentes brillantes se están perdiendo por el camino…¡¡¡me entristece mucho, muchísimo!!!!confiaba en ustedes, “las mentes brillantes” ,y entendía que eran conscientes de sus responsabilidades para con el mundo.

    Todos mis respetos
    y un saludo de una persona muy decepcionada.

    P.D.:Podría hacer un pequeño esfuerzo y conseguir el dinero para ir al congreso. Ni que decir tiene que no pienso hacer ese esfuerzo porque me parece un auténtico robo. Cambiar el mundo es un derecho. No acostumbro a pagar tan caro mis derechos.

  42. joaquin:

    Eduard ,, Presidente mundial, Seria genial.

  43. Adelaida:

    La situación fue un cúmulo de desafortunados sucesos entre los que cabe destacar la pérdida de identificación con uno mismo que arrastra a los débiles hacia el abismo de la conciencia de grupo.

    La conciencia de grupo es algo que no se entiende en toda su extensión, sin embargo es extremadamente poderosa y puede, si no eres cuidadoso, derrotar con frecuencia la conciencia individual. Por lo tanto, si deseas que sea armoniosa tu mayor experiencia de vida en el planeta, siempre debes empeñarte en crear conciencia de grupo donde quiera que vayas, y con todo lo que hagas.

    Si estás en un grupo cuya conciencia no refleja la tuya, y en ese momento no te es posible alterar eficazmente la conciencia de eses grupo, lo conveniente es que te separes de él, o el grupo podría conducirte. Irá adonde quiera dirigirse, independientemente de adonde tú quieras ir.

    Si no puedes encontrar un grupo cuya conciencia concuerde con la tuya, sé la fuente de uno. Otros de conciencia semejante se verán atraídos hacia ti.

  44. emigrante:

    La diversidad del ser humano, buena y mala humana e inhumana, eso que nos hace especiales en este universo, creo que el genoma no tiene nada que ver con la educacion y el respeto, con la humanidad. Vengo de los tiempos en que la educacion la recibiamos en casa pues nuestras madres estaban a tiempo completo alli, hoy se espera que sean personas extrañas las que hagan esa labor y cada dia los resultados seran mas desastrosos, pero es parte de el llamado progreso, un precio muy alto por cierto.
    Encantada de ver sus programas Sr Punset

  45. SIRDAIMON:

    A mi no me estraña.Los humanos hacemos lo que vemos,lo que nos enseñan,copiamos todo y mas cuando loque vemos lo hacen “lideres”.
    No es que me parezca bien,solo que no me extraña la situacion,ni el desprevenido ni los futboleros ni los expectadores…tan solo copian lo que ven de nuestros gobernates(los futboleros) hacen con la clase baja(el desprevenido) mientras ellos(clase media alta) no reaccionan.

  46. Manue:

    De acuerdo. Somos así y también asao. Pero la alusión a los genes la dejaría completamente de lado: los genes no violan ni atacan gratuitamente, no unen la risa al sufrimiento de un semejante. Hay que mirar: biografías, sociedad, educación, uso de las neuronas, estilos de vida, etc.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.