Autor: Eduard Punset 11 septiembre 2011

Cuesta creer que en algunas cosas los humanos puedan desarrollar conocimientos que bordean lo imposible –la verdadera naturaleza y forma de la Vía Láctea o los secretos de la física cuántica– mientras que en otras se aferran a convicciones heredadas que nunca fueron, ni por asomo, probadas. Eso es lo que ocurre cuando se evalúan determinadas conductas emocionales; en términos generales, apenas empezamos a desentrañar los mecanismos cerebrales. Es aterradora la ignorancia aplastante del impacto del funcionamiento del cerebro, escondido dentro de la calavera.

El último ejemplo que tuve de este contrasentido fue la versión que dieron algunos de los hechos vandálicos ocurridos en Londres en agosto pasado, promovidos por bandas juveniles. Fue tan siniestra y equivocada la interpretación de aquellos actos que me sentí obligado a dar mi propia versión de los hechos en mi entrada periódica en este blog. Me limitaba a recordar que los saqueos y actos vandálicos de aquellos jóvenes de Londres no tenían nada que ver con la rebelión en los países árabes, intentando derrocar dictaduras nefastas. La delincuencia y la psicopatía habían tenido mucho más que ver con lo ocurrido en Londres que la lucha por la libertad o la justicia social.

Aquella columna suscitó alguna reacción crítica en mi blog, alegando que sobreestimaba la condición de psicópatas de los delincuentes en detrimento del peso de las desigualdades sociales en su conducta. Un español que vivía exactamente en el barrio donde se originaron los disturbios filmados por él alegó, por el contrario, que se trataba de una reacción oportunista de los delincuentes locales. “Como testigo directo puedo garantizar que no hubo ningún
motivo político ni social”.

Humo (a la izquierda), helicópteros (centro) y el arco iris (derecha) en el barrio londinense de Hackney, durante los disturbios de agosto (imagen: Nell Greenhill/Flickr).

Cuando se trata de dar explicaciones de comportamientos que tienen que ver con nuestros sentimientos o emociones, se olvida la magnitud o intensidad desproporcionada de esos comportamientos, en comparación con hechos que tienen que ver con causas físicas y no mentales, como los descalabros sociales de la guerra, el hambre, el sexo o la pobreza.

Sorprende la ligereza con que, contra toda evidencia, se descartan los efectos desgarradores de las emociones mal llevadas, como la envidia, la tristeza o la soledad; la envergadura de los desperfectos sociales causadas por ellas es muchísimo mayor. Son, además, desencadenantes de males individuales y sociales mucho más exacerbados.

Una ponderación de las encuestas efectuadas en Estados Unidos indica que, de una muestra superior a 20.000 entrevistados, casi un 30 por ciento se ven afectados por sentimientos persistentes de soledad, que muchos de ellos desembocan en la drogadicción, el alcoholismo y el suicidio. Cuando se analiza su impacto por sexos, resultan los hombres ligeramente más afectados que las mujeres. En cuanto al criterio de la edad, apenas hay diferencias hasta alcanzar la adolescencia, en cuyo periodo la soledad aparece con mayor frecuencia, porque en esa edad se intentan construir relaciones estables de afecto y de consolidación del estatus social.

La soledad debiera ser una de las bestias que habría que abatir en el entramado sanitario; un objetivo específico en lugar de ser un añadido de terapias consideradas esenciales, como la lucha contra la depresión. Gestionar la soledad de los jóvenes es mucho más importante que saciar sus ansias de entretenimiento o controlar los efectos perniciosos del consumismo. Los médicos y farmacéuticos, sin embargo, solo se ocupan de la depresión llenando a la gente de fármacos que no siempre están debidamente comprobados ni en plazo de su efecto ni en el tipo de daño que, supuestamente, diluyen ni, por supuesto, en sus efectos secundarios; casi todos, malos.



91 Respuestas to “La bestia de la soledad”

  1. Nati:

    No puedo estar más de acuerdo con usted, miras a tu alrededor y sólo ves gente dormida, sola, sorprende tantas personas que se sienten solas y lo están por miedo a tantas cosas, miedo que hemos recibido de los massmedia? quizá la influencia de la sociedad de la información nos ha llenado de miedo, miedo a relacionarnos con otros seres igual a nosotros, miedo a ser judgados, miedo a enfrentarse a una vida llena de miedo.

  2. Cristina:

    La Bella y la Bestia… las dos caras de la misma moneda…. El yin y el yang de la bella soledad y la bestia desolación…

    La soledad es, en muchos casos, una amiga desconocida y no comprendida. A través de ella podemos llegar a intimar profundamente con un@ mism@ y descubrir los ecos que nos limitan y las chispas de creatividad que nos habitan. Ella nos enseña cómo podemos ser los protagonistas de nuestra propia vida, deshaciéndonos de los viejos y caducos roles con los que tan habitualmente nos han/hemos vestido.

    Cuando no sabemos disfrutar de instantes con la bella soledad dejamos que se llene de apatía, de miedo, de inseguridad, de dolor, de victimismo, …de necesidad de despistarnos de nuestra vida… la Bestia de la desolación hace su trabajo… mostrarnos nuestras propias miserias.. y en ese momento nos ponemos el disfraz de la Bestia para buscar “cualquier compañía” (incluído el televisor) para mirar hacia otro lado y señalar las miserias de l@s demás.

    Cuando la Bella nos acompaña en algunos momentos de nuestra vida y prestamos atención… no estamos sol@s… Para saber compartir vida con otras personas, es imprescindible saber pasar tiempos de soledad con un@ mism@.

    “Conócete a ti mism@”

  3. Jony tha kid:

    La soledad algunas veces puede ser un factor detonante de tendencias destructivas y autodestructivas en mi caso de adolecente fui solitario y taciturno y ahora de adulto he sido un vandalo, alcohólico y drogadicto tratando con eso de llenar huecos emocionales y trabando relaciones con mujeres de una noche. No es justificación pero la soledad es un monstruo implacable.

  4. ameba:

    En definitiva que hay una divisón cada vez mayor entre los que somos analfabetos emocionales y los que no, esto repercute en la “calidad de vida” (y no me refiero a hincharte con champán en un chiringuito de playa lleno de mafiosos) Compliquémosle la vida a nuestras células con informaciones complejas y ella nos la complicarán a nosotros.

  5. Raquel:

    Estoy muy de acuerdo con el artículo pero considero que lo que hacen los médicos es el efecto posterior y remedio a lo que se denuncia y conoce a esos niveles, la soledad. Considero que las familias son las que tendrían que tener más concinecia de este problema y de sus posibles desencadenantes en la personalidad y desarrollo psicológico de sus hijos. Quizá no solo ellos sino a niveles de centros académicos y otras instutuciones influyentes. Con respecto a los fármacos hemos de confiar pero no dejar que sean el único pilar que sustente la mejora de ningún tipo de trastorno. Considero que se debe tratar de trabajar muchos aspectos a muchos niveles pero no creo que se puedan sustituir facilmente.Entre otras cosas porque pueden llegar a ser parte del negocio y no creo que interese escudriñar un tema tan complicado. Sería algo así como poener remedio antes de tener que recurrir a nada y como se dice que no sea “peor el remedio que la enfermedad”. En cualquier caso es un problema de gran magnitud y no se si se llega a valorar lo suficiente.

  6. moumell:

    Excelente post, comparto totalmente el incremento de casos de soledad que se da en nuestra sociedad y las gravísimas consecuencias que acarrea sobre la salud mental, desembocando con mucha frecuencia en depresiones profundas y abusos de drogas, alcohol,…

  7. Ana Alegre:

    El comportamiento humano es impredecible. Aunque tratemos de estudiar el cerebro y comportamiento humanos, aunque seamos seres con raciocinio, siempre quedará un elemento “al azar” que definirá la actuación humana. Cuesta creer que habiendo adquirido el ser humano tal cantidad de conocimiento, no sepamos qué hacer ante el “vacío del alma”

  8. fracasadoabsoluto:

    Estoy de acuerdo, como casi siempre, con Punset, la soledad es uno de los mayores males del mundo actual, y lo sé porque yo me encuentro así desde hace tiempo, y más ahora que me acaba de dejar mi novia de muchos años. Hablo por mí y seguramente por muchos cuando digo que no sé controlar mis emociones, que soy un analfabeto social. Sufro tanto por la soledad, me duele tanto…

  9. Jesús Rubio:

    Tony, Blair, ex primer ministro de Reino Unido, señalaba la inutilidad de aplicar las políticas de castigo a las familias de los saqueadores- como, por ejemplo, la pérdida del derecho a habitar una casa cedida por la administración a personas que no pueden costeársela. En lugar de ésto, defendía la necesidad de que los servicios sociales trabajasen de forma específica con esas familias, para resover o mitigar las carencias de base que han llevado a esos niños y jóvenes a desarrollar conductas delictivas. Pero esta forma de trabajar requiere un desarrollo del estado del bienestar que es precisamente el que se ha ido abandonando en los últimos treinta años, en paralelo con las políticas económicas terroríficas que se han implementado en muchos países del planeta, siguiendo las teorías económicas de Milton Friedman. Recuperar el keynesianismo, desarrollar el estado social y de derecho, crear empleo (público y privado), compensar las desigualdades, fomentar la igualdad de oportunidades y poner a trabajadores sociales, psicólogos, profesores y educadores a trabajar con los sectores de la población más necesitados, son políticas fundamentales si no queremos ver cómo nuestras sociedades democráticas inician una deriva hacia la exclusión social y el autoritarismo. Desde que empezó la crisis económica mundial ha aumentado el número de fortunas en el planeta. Se dice que Londres es la ciudad más vídeo vigilada del mundo y también la que cuenta con más ricos entre sus habitantes. Algunos barrios han llegado a aislarse de su entorno urbano, convirtiéndose así en “guetos” para el segmento de la población con ingresos más elevados. Por supuesto, la constatación de esta realidad no puede servir para justificar ninguna conducta saqueadora ni delictiva, pero sí sirve para constatar que el modelo cultural predominante no sólo es individualista, sino también oportunista. Por eso me parece una ironía que se denomine como oportunistas a los saqueadores de Londres. Cuando se presenta la oportunidad el “aprendiz de brujo” lleva a cabo, torpemente, aquello que el maestro ha sabido realizar con precisión y eficacia, pero al fin y al cabo también con una enorme capacidad destructiva.

  10. Jose Maria Barreiro Lopez:

    ¿que opinion les merece que a la fecha no se haya eliminado de La Constitución Española toda referencia a sexo, costumbre, características del individuo de manera que obligaciones y derechos sean iguales para toda ciudadanía (en lugar de los mismos ante la ley) sin detrimento de que las partes afectas en cualquier articulado puedan llegar a acuerdos por escrito con vinculación jurídica via administrativa que permita la renuncia a parte de ellos en favor de un tercero?
    ¿Permitiría en casos como divorcios, custodia, bajas por cuidado de alguien dependiente como menores, ancianos/as, enfermos/as que el reparto de tareas sea paritario?: Medición conservando intimidad de niveles de machismo, feminismo, discriminacion laboral por necesidades horarias/familiares, …

    Muy relacionado con el articulo, especialmente en casos de emigracion forzosa.

  11. nicolas:

    Buenos dias si todos tuvieramos una forma de pensar colectiva y global todo esto cambiaria..depende de nosotros ya que somos quien an creado este mundo como es todo lo que se expone a sido pensado y luego creado en el plano fisico una mesa una casa las normas de la sociedad politicos etc asta el dinero…es una creacion del ser humano…reinventarse es cambiar lo que esta establecido

  12. Mirko:

    Quizás aprender a “compartir”, en su sentido más amplio, sea la solución (o por lo menos la mejor prevención) contra la soledad, la tristeza, la envidia, el consumismo, etc. Compartir también es clave para responder a los retos medioambientales: compartir trayectos en coche, compartir piso, compartir lavadora, etc. Todo ello fomenta la solidaridad y contribuye a reducir nuestra agigantada huella ecológica.

  13. José Antonio Serrano Segura:

    Con todo mi respeto, y coincidiendo en lo general con sus dos artículos, creo que confunde al emplear el término ‘psicopatía’ en lugar de ‘psicopatología’.

    Un cordial saludo.

  14. Beatriz San Millán Pérez:

    Estoy de acuerdo en que las emociones negativas mal llevadas son las que provocan los desajustes emocionales. Es necesario sentir emociones negativas para conocerlas y saber comparar. Sólo de esta forma sabremos que somos felices.
    La soledad es el sentimiento de vacío que, con gran frecuencia, lleva a desarrollar adicciones pero no siempre quien siente soledad cae en una adicción. Una persona puede estar siempre rodeada de gente que la quieren y la aprecian pero sentirse infinitamete solo.
    El mecanismo por el cual alguien se siente solo en el mundo es lo que debemos conocer ya que cada uno de nosotros somos diferentes y, por tanto, esta sensación puede tener multitud de causas y de significados; dependiendo de la persona pero también del momento. Para afrontar la soledad debemos conocer el trasfondo, así sabremos si debemos intervenir (porque es perjudicial) o si, lo que ocurre, es que debemos aprender a tolerarla.
    Puede que la soledad sea real (ausencia de apoyos psicológicos, emocionales o sociales) pero mucha gente disfruta en soledad haciendo cosas que le gustan o, incluso, sin hacer nada, sólo disfrutando de la situación.
    A veces, el tenerlo todo y “no poder aspirar a más” es lo que produce ese sentimiento, la falta de refuerzos porque ya nada es suficiente. Esto mismo puede convertirse en una adicción, el pretender llenarse de sensaciones gratificantes constantemente y pretender no sentir nunca nada negativo. Esa “falta de costumbre” hará que no estemos preparados para afrontar un periodo, a veces necesario, de soledad.

  15. Carmen:

    Sr. Punset , su articulo me ha gustado mucho y diria que lo comparto ,pero el tratamiento de la soledad ,me plantea muchas preguntas y dudas sobre la idea que tengo sobre ese sentimiento.En principio hay epocas en la vida donde la Soledad ,seria muy traumatica y muy negativa para nuestra formacion emocional e intelectual, creo que ahi estamos de acuerdo. Mi duda comienza cuando esa soledad te llega en la madurez, evidentemente impuesta por la vida , creo que es mucho mejor aceptarla y hacer un buen uso de ella y probablemente los efectos negativos desde el punto de vista emocional, seran por decirlo de manera sencilla ,aceptables. Gracias, y saludos

  16. nicolas:

    Compartir ayudar a los demas es ayudarte a ti mismo..estamos conectados ya se sabe fisica cuantica…porque no aprendemos a ser uno desde un todo la memoria olografica es un buen ejemplo un fracmento es el conjunto de un todo…mientras pensemos individualmente seremos lo que aora somos,,,cuando empecemos en pesar en global el universo se nos abriara un saludo

  17. Ant:

    La soledad es como otras muchas cosas, si se puede elegir cuando y hasta cuando pude ser muy aliviadora.

  18. miki:

    Un famoso senador romano cuyo nombre ahora no recuerdo, vino a decir lo siguiente:Cuando tengamos la”res-publica” asentada e instituida, ocupémosno de la “res-privata” Las propias instituciones deben cuidar que los temas privados, íntimos, no sufran deterioro; a través de programas de participación, de detección precoz de situaciones o perfiles de riesgo, etc. Un individuo con una “res-privata” correcta, sana, siempre aportará más beneficio a la sociedad en la que se desarrolle.
    Saludos.

  19. Alfonso:

    Creo que se habló de los disturbios de Londres en relación a la educación que se estaba proporcionando a los chicos/as, pero pienso sobre todo en la educación que NO se proporciona que es la Educación Emocional.

  20. GUADALUPE ORTEGA:

    Cuando oigo la palabra soledad, no me inspira “miedo” porque lo asocio al estar con uno mismo o bien a oir el silencio. Sin embargo sentirse solo, si que denota para mi un emoción que la identificaría como negativa o poco positiva. Cuando voy a los parques de los niños, me encuentro con el panorama (que se repite en otros ambitos) de que los niñ@s están controlados. Nos encontramos padres “policias” controlando por donde anda su nene, con quien habla, y que hace. Incluso es dificil para los niñ@s relacionarse con otros del parque porque sus papas ya han venido con el grupo determinado. Los niños se sienten protegido porque vienen al parque ya con el “pack” de amigos. Pero no nos damos cuenta que el hecho de no sentir la necesidad de relacionarse con otros que no conocemos, donde tenemos que aprender a abrirnos, a romper el hielo, va a perjudicar el aprendizaje de relacionarse con los demás. Donde además juega un papel importante aprender a aceptarse y aceptar a los demás. Si controlamos tanto y evitamos que nuestros hij@s “pasen mal” ese pequeño momento de romper el hielo estamos ocasionando en el futuro un temor no resuelto en la infancia abrirme a los demás, al que no conozco , al que me aceptará tal cual soy. Finalmente, esta situación opino crea en los jovenes a partir de 12- 13 años sensaciones de estar solos, de sentirse solos. La construcción del “Yo” con “los demás” no puede estar tan controlada, supervisada, revisada, prohibida, etc.

  21. carme:

    “oh, dolor la ultima forma de amar” Si es No ,el ser humano debe conocer su entorno natural y su historia,no estamos nunca solos, desde mi sensación racional esta palabra puede inducir a errores, desde las emociones ,desde la racionalidad dictada, desde la matematica.
    Antropologicamente si somos por naturaleza gregarios los movimientos migratorios del homo sapiens quizas no se hubieran realizado, fuimos también nomadas, entendiendo la necesidad de ayuda y de procreación natural como especie. podria escribir algo más pero..
    Mi sensación es que no sabemos nuestro objetivo en este mundo, la religión no reconoce la muerte ,el sistema economico no reconoce a las masas sin valor económico ..
    pienso y siento que nos desestructuramos en general por el miedo a lo desconocido como defensa animal y la mezcla de educación medioambiental.
    no creo que los africanos en un estado de necesidades primarias se sienta solo.

  22. Álvaro:

    Caemos en un error al decir que nosotros mismos podemos dominar nuestra propia situación siempre, puesto que si somos nosotros mismos, también lo somos por esa espontaneidad y por esa cualidad que a cada uno le hace especial. También lo somos por lo que hicimos mal, porque si un día se nos ocurrió mentir, entendimos que nos llevaría a algo peor que habiendo dicho la verdad. En mi opinión, lo que podemos hacer es resolver problemas que ya se han creado pero nunca evitar los problemas, puesto que necesitamos aprender. Necesitamos los problemas, necesitamos sentirnos mal para sentirnos bien después. Necesitamos todos los caminos para la realidad. Cierto es que la vida funciona por retos, el reto es sentirse bien y tener controlada tu vida para ser feliz, y es algo que realmente se puede conseguir. Pero para saber cómo uno se siente bien tiene que saber que se ha sentido mal.. necesita probar todos los caminos. Hay una correlación entre lo que debemos y lo que no debemos hacer que siempre origina una incertidumbre, puesto que no se puede hacer todo bien. La verdad no se puede encontrar desde solo un camino, y esto también quiere decir que no solo hay una verdad para un tema, sino diferentes perspectivas de mirarlo. Lo que hemos aprendido es que el cerebro, al trabajar siempre con los mismos parámetros, se atrofia. Y para mí, sin lugar a dudas, esto quiere decir que no somos dueños de nosotros mismos en totalidad, pero sí podemos llegar a hacer que todas nuestras acciones tengan como acción final el camino del bien. Esto, ciertamente, sí se puede hacer. Lo que no podemos hacer es dejar de explorar caminos, por eso no somos dueños de nosotros mismos. Y es bueno.

  23. Marisa:

    Efectivamente, son desgarradores los efectos invisibles de la soledad no deseada. Lejos del deseo de abrir una competición entre soledades, sí que me gustaría poner de relieve la soledad y el aislamiento que padecen miles de personas mayores en todo el mundo. A su soledad, hay que sumarle la imposibilidad de establecer relaciones sociales con el entorno más próximo, debido muy a menudo de los problemas de salud. Esta es una soledad invisible. En la entidad en la que trabajo, organizamos en el mes de noviembre una jornada para analizar la soledad. Os invito a que leáis los contenido que van muy en la linea de estos comentarios. http://amicsdelagentgran.org/index.php/es/jornada/objetivos

  24. Guisante:

    Buenas tardes.
    Recién leida su entrada acerca de la soledad me gustaría expresarle mi acuerdo en la necesidad imperiosa de aprender a gestionar las emociones. Hablo con algo de conocimiento sobre el tema pues en ese aprendizaje estoy yo ahora inmerso, tras sufrir las consecuencias de no haberle prestado atención debida antes al asunto.

    Creo que es a su vez importante reseñar que la gestión de, por ejemplo la soledad, no se basa en no estar solo, de la misma forma que gestionar la tristeza no se basa en no estar triste.

    Le felicito por la labor que lleva tantos años tejiendo, acercando a todo el que quiera al mundo interior y al universo que lo rodea, siempre con una curiosidad tan contagiosa.
    Un saludo

  25. Acm:

    Compartiendo también con Vd. gran parte de los fundamentos que en general señala como origen del vandalismo acontecido en Europa, esa vez en Londres, quisiera añadir algo respecto del papel activo que haya podido jugar el sentimiento de soledad al que se refiere.

    En mi opinión, la soledad puede ser muy positiva, por terapéutica, para aquellos cerebros que, por motivos diversos, la reclamaran como medio para combatir su posible desasosiego, incluso desquiciamiento. Por lo que creo que ella misma por si sola no sería suficiente, ni mucho menos motivo principal, que explicara la actitud conjunta de cualquier grupo de individuos, sea más o menos numeroso, y que coincidan en tropelía, además, en mismos tiempo y lugar.

    Ahora bien, si la soledad a la que Vd. se refiere es la negativa, por no deseada, y encima se le han sumado a ella la impotencia y el desamparo, entonces sí, ese sentimiento de soledad debe ser descomunal, bestial.

    A mí me parece que, por componentes y motivos tan heterogéneos y complicados de identificar, podría tratarse más bien de escaramuzas de guerrilleros mimetizados en el entorno de la desesperanza social.

    Saludos muchos.

  26. Asperg:

    He de hacer una dura crítica al Sr. Punset. Como ferviente seguidor de redes, me admira y complace el elenco de personajes entrevistados, muchos de ellos con investigaciones en la frontera del conocimiento y, la mayoría, con unas reconfortables ideas positivistas de la ciencia. Sin embargo, en mi opinión, algunas veces el Sr. Punset no entiende a sus entrevistados (cosa normal porque son especialistas), y hace la comedia de aquel que, sin entender nada, interactúa con el entrevistado con otra pregunta vacía y rimbombante. Si alguien quiere decir algo que parezca interesante (pero seguramente insubstancial) sólo tiene que hablar sobre algo impreciso, genérico y por supuesto, totalmente subjetivo, como hace el Sr. Punset cuando habla intentando estar a la altura de algunos de sus entrevistados. Ahora me viene la última frase de él que he escuchado en televisión. Algo así como: “… lo sorprendente es que alguien se haya dado cuenta que hay vida antes que la muerte…” ¡Toma ya! Me revuelvo en la silla cada vez que oigo semejante majadería…

  27. Piedad Alvarez Maestre:

    “Lo que le importa no es la búsqueda de la verdad sino sobrevivir”. Demoledor y frustrante, pero explica muchas conductas cotidianas. A mayor edad más frustrante porque nos refleja con más facilidad.

  28. talfaya:

    La comunicación entre las especies, es básica para su supervivencia. Enseñad a comunicarnos, pues la soledad solo se combate con la comunicación.

  29. Arnedo:

    Muy interesante entrada, muchas gracias.

    Os propongo la lectura siguiente: http://josearnedo.blogspot.com “La evolución moral de occidente ha sido mucho menor que la material” – A. Maalouf.

  30. Juan Luís:

    … basta con ver el comportamiento de los farmacéuticos en esta historia para entender como es el ser humano, la antítesis de lo que debiera.

    http://www.indefenso.com/2011/08/peripecias-para-conseguir-unidosis/

  31. Eva de la Corte Zamorano:

    Estoy totalmente de acuerdo con Guisante, tenemos que aprender a manejar nuestras emociones. Como ya trato en alguno de sus programas, tenemos que aprender a tener inteligencia emocional.

  32. DANIMDQ:

    Es el tiempo del final de las grandes ideologías y quedan huérfanas, las necesidades individuales, aquellas que generaron las anteriores o mejor dicho, su génesis.

  33. Juan Ramón:

    http://www.youtube.com/watch?v=CRmrxYvm7iY

    La música es magnífica, y los ambientes urbanos decadentes del principio transmiten una sensación de soledad, como los grandes edificios acristalados del final de este fragmento de “koyaanisqatsi” de Godfrey Reggio y con música de Philip Glass….

  34. Alberdi:

    Maldad y locura
    Sr.Punset cada día aumenta mi impresión de que se quieren asimilar comportamientos malvados, amorales y asociales con desordenes mentales. Si bien todas las ideas y acciones se fraguan en la mente, llegar a la conclusión de que la maldad es un proceso mental más que se puede aplacar con tratamiento o terapia, sería caer en un error de concepto. Esta tendencia es peligrosa desde el punto de vista que los enfermos mentales llegaran a ser considerados un peligro que se debe aplacar por todos los medios.
    Le ruego haga una reflexión desde su basto conocimiento para discernir conductas malvadas de las que son puramente patológicas. Le apunto que el concepto americano de “psicópata” (contaminado por la literatura y los audovisulales sensacionalistas) ha contribuido a esta criminalización creciente de los pacientes mentales.
    Gracias por us trabajo
    Alberdi

  35. José de Jesús:

    Eduardo, dime cual es tu opinión cuando la soledad te llega de repente, pierdes a tu esposa la cual ya en ese momento es tu única compañera, fiel, abnegada, amorosa, comprensiva, educada.. y quedas envuelto en ataques de ansiedad, amagos de enfermedades inexistentes, pero que tu cuerpo los siente, estás encaminado hacía una depresión incontrolable, a tu alrededor solo ves hechos que te horrorizan, asesinatos, robos por doquier, curas pederastas, póliticos insensibles …. y mil cosas más ….

    Que hacer, según tu respetable opinión … ?

    J.J.

  36. Alberto Mora:

    Ud. esencializa las emociones; no usa un criterio científico para hablar de ellas. Observar una conducta y adjudicarle un nombre no es objetivo, es una interpretación como la del vecino en el caso de Londres, o como la de los medios en el caso de medio oriente. Me sorprende.

  37. TOÑI OCAÑA:

    Necesito……leer más cosas como esta. Maravilloso!!!!!!!!!!!!!!!!

  38. Francisco:

    siempre se castiga y menosprecia la reacciones violentas, disturbios, peleas y demás agreciones; cuando son realizadas por europeos y se congratulan, inclusos los medios de izquierdas apoyan las revueltas en países musulmanes pregonando la libertad y la igualdad y la fraternidad, como los gálos.
    Sean las revueltas en Londres, la ya olvidadas y sabemos por quién, las revueltas en Francia y otros territorios europeos, siempre se les llama NS a estos jovenes blancos europeos, pero si son musulmanes su revueltas su vandalismo se justifica e incluso entregamos armas.
    Vandalismo el que ejerce el capitalismo, contra los ciudadanos que ya no nos gobiernan nuestros estados, sino los mercados… ¿ los mercados, de pescado, de carne, de armas, de farmacia, de trigo y arroz ?
    Los mercado seamos serios tienen nombre y apellido.
    ¿ Qué hacer con estos vandalos, terrorista, de la economía ? Las leyes.

  39. jordi:

    Es paradójico que a veces uno quiera estar solo, con la necesidad de querer estar en grupo. Por ejemplo , al salir a divertirse un poco los fines de semana. Qué se dice acerca de salir por ahi a ligar , casi siempre se suele ir en grupo. El que lo hace solo tiene fama de raro o de egoísta.
    O de un concierto de música. ¿ No nos une quizá el que un grupo toque en directo?¿es una soledad colectiva que encuentra el momento de unión?
    Creo que una educación musical temprana, y obligatoria hasta la mayoría de edad quizá exteriorizaría mejor la emociones de más persona s y serviría para paliar los efectos de aislamiento, depresión, y otros males.,que nos acecha el presente.

  40. Elena:

    La soledad de los jóvenes…es curioso, cuando era mas joven, nunca me sentí sóla, pero , a veces, buscaba deliveradamente estar sóla, siempre tuve fama de egoista y creo que es por ello.Yo disfruto mi soledad…sigo igual…pero, sentirse sólo, supongo que es diferente, es sentir la soledad de otra manera, no sé ,otra cualidad…¿por qué se sienten así muchas personas?..¿jovenes?.Creo que la base de todo está en la educación emocional que recibieron de infantes.La familia educa afectivamente …La verdadera soledad existe cuando no se han implantado las verdaderas raices afectivas en la infancia.

  41. Livia de Andrés Seoane:

    Una perspectiva muy interesante, Sr. Punset.

    Creo que lo más difícil es identificar esa soledad, ya que la mayoría de la gente no se da cuenta de lo extremadamente sola que está.

    Y como usted mismo dice muy acertadamente: “La soledad debiera ser una de las bestias que habría que abatir en el entramado sanitario.”

    Precisamente acabo de publicar algo sobre este mismo tema en mi blog, que cito literalmente:

    “En un intento de escapar de esa soledad que nos engulle, utilizamos escapes que no son otra cosa que un mero espejo de la mentira en la que parece que no estamos solos.

    El ser humano es un ser social. Las relaciones sociales no son siempre agradables, requieren esfuerzo y, en muchas ocasiones, son molestas.

    Las tecnologías, como todos los avances son un privilegio, pero el mal uso de las mismas, un error.

    Hoy vemos, cómo se destapa la verdad de un universo egoísta, cómodo y solitario que, como una tela invisible, nos va atrapando, un entramado en el que evitamos en lo posible las molestias externas. ”

    Le felicito por este artículo.

    Un saludo,
    Livia de Andrés Seoane

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.