Autor: Eduard Punset 7 agosto 2011

Lo llamábamos hermano Xixous –me parece recordar– porque hablaba con la boca torcida como un antiguo entrenador del Gimnàstic de Tarragona llamado así. Es el único maestro conocido que nos trataba a los jóvenes de igual a igual; todos los del internado éramos como el hermano Lluís, su verdadero nombre; mucho más bajos de estatura, pero igual de atrabiliarios, abstractos, imaginativos… Era el único con el que nos entendíamos. Cuando estaban al caer sus primeras palabras en una conversación, teníamos la seguridad absoluta –éramos niños de entre 9 y 14 años– de que íbamos a entenderlo.

Su peor enemigo era otro profesor llamado Cebolla; en realidad su nombre era Sebastián, de forma que el diminutivo en catalán era Seba [ceba], que quiere decir “cebolla”. El hermano Cebolla nos tenía asustados y no soportaba al hermano Xixous; quedó grabada en mi memoria una ocasión en la que me expulsó de clase, no recuerdo muy bien por qué. ¿Cómo podrían dos organismos recubiertos con idéntico uniforme negro, con un babero partido en dos debajo del cuello, ser tan distintos el uno del otro? Es que no se parecían en nada.

No teníamos ni idea de que una parte del mundo, la demócrata, podía votar a favor o en contra de sus representantes; era finales de la década de los 40, recién terminada la Segunda Guerra Mundial. El dictador Francisco Franco llevaba ya unos cinco años en el poder después de haber ganado la Guerra Civil. Si hubiéramos podido votar, lo habríamos hecho en masa a favor del hermano Xixous.

Un niño en clase, a la espera de que alguien lo instruya o lo distraiga (imagen: Stupidmommy-Flickr).

El hermano Seba no habría tenido ni un voto; pero a él le daba igual. Lo único que le importaba era incordiar, dificultando cuánto más, mejor el acceso al cielo de los demás. Ahora bien, era el único de todos nosotros que sabía restar y sumar; era un profesor de matemáticas que se esmeraba en demostrar que sabía todos los secretos de los números, mientras que nosotros no teníamos ningún secreto de nada. Él lo sabía todo y nosotros no sabíamos nada. Con el hermano Xixous, en cambio, todos partíamos de cero, pero él nos avisaba cuando nos íbamos a equivocar y nos felicitaba si acertábamos.

No me ha quedado claro por qué todos estábamos convencidos de que el hermano Xixous era el mejor maestro de los que habíamos tenido y podríamos tener en el futuro. Hace unos meses me encontré a un antiguo compañero de mi clase en un país lejano, que seguía estando enamorado del hermano Xixous, y le hice la pregunta: “Oye, ¿por qué el hermano Xixous era mejor que el Seba?”. “Porque nos explicaba siempre el método para llegar a la respuesta”, me dijo sin dudarlo.

No me sacó de dudas. Yo creo que el hermano Xixous sabía intuitivamente que el lenguaje corporal es al menos tan importante como el verbal; el Seba estaba siempre enrabietado y de mal humor. Xixous hasta se reía contigo cuando te castigaba.

Mucho antes de que el psicólogo Martin Seligman, de la Universidad de Harvard (Boston), descubriera la psicología positiva, Xixous sabía que el ánimo de una persona incidía en su conducta; es como si hubiera leído el experimento de los dos grupos de estudiantes a quienes se pedía que interpretaran la misma fotografía después de haber visto un vídeo muy diferente: alegre el uno, triste el otro. Los que acababan de ver el vídeo triste se empecinaban en hacer una tragedia de una simple fotografía que reflejaba el malestar de una pareja; los que habían visto la película alegre, en cambio, defendían a los personajes del vídeo que debían, simplemente, sortear un contratiempo. Xixous era un visionario. El Seba era el pasado precientífico.



39 Respuestas to “Hermano Xixous”

  1. Redes para la Ciencia » No se encontró la página:

    […] Ver entrada completa y comentarios en el blog de Eduard Punset […]

  2. ProRedes:

    Parece que no se dan cuenta las madres y padres del abuso que se está produciendo en las escuelas cuando uno estas noticias:

    ¿ Cómo es posible; aburrir, asustar, envilecer la inteligencia y personalidad de los niños y adolescentes? sin que los padres se movilicen o el gobierno, responsable de esta situación; que debería considerarse un delito contra los derechos de la infacia,

    Pasen sin que hagan nada.

    “El 70% de los alumnos de 14 y 15 años de Madrid no tiene los conocimientos mínimos

    La nota media de los estudiantes en matemáticas en un 2,75 y la viceconsejera lo achaca a una mayor precisión en los criterios de corrección y al uso generalizado de la calculadora ”

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/alumnos/anos/Madrid/tiene/conocimientos/minimos/elpepusoc/20110805elpepusoc_3/Tes

  3. ProRedes:

    “viceconsejera lo achaca a una mayor precisión en los criterios de corrección y al uso generalizado de la calculadora”

    Viceconsejera Dimite ( 70% )

  4. Hermano Xixous | Resultados:

    […] Hermano Xixous Publicado el agosto 6, 2011 por qVer var addthis_product = 'wpp-261'; var addthis_config = {"data_track_clickback":true};Por Eduard Punset […]

  5. Pepe:

    Yo fui al colegio en los 70. Obtuve el Graduado Escolar en el 77, y mis profesores, como puede todo el mundo imaginar, venían de la etapa franquista. En mi caso era un colegio “nacional” sólo para chicos -todavía no había colegios mixtos- y la mayoría de los maestros eran como “Cebolla”. Don Jorge, don Francisco “Magoo”, don Manuel “el Bola”, don Federico… pero en aquella época destacaron dos maestros por parecerte a “Xixous”. Uno era precisamente un cura que jugaba al fútbol con nosotros levantándose la sotana, se llamaba don Mariano. El otro, un joven maestro de matemáticas, física y química que no me dio clase pero con el que me entendía muy bien. Tras muchos años, Lisardo y yo somos buenos amigos…

  6. PEP ARMENGOL:

    Estuve desde los 6 a los 9 años sufriendo los hermanos de la salle… todos cebollas! Luego mi sabio padre nos llevo a las escuelas nacionales de don juan albarracin gallardo: desde la perspectiva de medio siglo puedo asegurar que era un adelantado a su tiempo en cuanto a pedagogia y humanidad… y que le debo muchisimos de mis logros en la vida…..
    Sescance en paz y en nuestra memoria

  7. Sergio:

    Como profesor de Historia tengo una cosa clara: la motivación empieza desde que abres la puerta del aula. Intento enseñar, no para adquirir conocimientos, sino para que los chicos se hagan preguntas acerca de esos conocimientos. Ya no somos cacatúas que repiten lo que se escribe en los libros. Somos los formadores del hombre del futuro, pero ¿qué futuro queremos?.

  8. Yasmina:

    Deduzco que “Xixous” era un hombre muy feliz! 😉

  9. Teresa Sc:

    Seguramente, al señor Xixous le encantaba enseñar y por eso lo hacía con pasión, mientras que el señor Seba veía en la enseñanza una oportunidad para ejercer, sobre unos niños, el poder que no podía ejercer entre los suyos.

    Es decir el señor Xixous simplemente ejercía de puente entre el conocimiento y sus alumnos, mientras que el señor Seba veía en la educación un instrumento para manipular e infundir el miedo (una persona, al fin y al cabo, que descargaba sus frustaciones sobre los más indefensos).

    Yo también teng la suerte de tener buenos recuerdos de unos cuantos profes que han pasado por mi vida y a los que no me cansaré de dar las gracias.

    Bon estiu! 🙂

  10. Ara Suárez:

    En mi corta experiencia como maestra me he dado cuenta de que los niños no sólo aprenden más cuando les sonríes y te muestras positivo y optimista, sino que además, si se sienten afectivamente aceptados son mucho más receptivos.
    Es muy revelador comprobar que por muchos años que pasen, recordamos con cariño siempre a aquellos maestros que nos ofrecieron los medios para acceder a los conocimientos con dosis extra de afecto y amor.

  11. Fernando Fuster-Fabra Fdz.:

    Aprendiendo de la vida, desde luego que sí, amigo Eduard. Yo tuve mejor fortuna porque entonces (ese mismo periodo) estaba en un país democrático también con frailes pero con una mentalidad más abierta. El choque fue mi primer viaje a España para visitar a mi abuelo, al ver que los niños aquí desconocían lo que era la libertad de pensamiento en el ejercicio del deber.

  12. Ana Tres Amarillo:

    La pena es que hoy en día sigan dándose (i-lógicamente) los dos modelos, pero que se prefiera el que equivocadamente representa la autoridad.
    Pesonalmente disfruto siguiendo el camino del descubrimiento que recorren mis alumnos de primaria “ellos solos”, sin imposiciones, sólo con algún que otro “¿y si…?”, “¿has probado…?”, “mira lo que he encontrado en este libro…”, “”¿has preguntado a tus compañeros…?”
    Es maravilloso oirles decir “¡¡¡Ah!!! ¡¡¡Claro!!! ¡¡¡Es así!!!” El maestro que lo sabe todo puede ser válido para algunos niños cuando necesitan seguridad. Pero para eso valemos todos. Lo que pasa es que, a continuación, es el niño el que ha de actuar.
    El maestro ha de darle paso y se ha de desprender de esa imagen de “todopoderoso. El maestro necesita “una friega con sal”, como hago yo con la “cebolla” para que no me repita.

  13. Andres T P:

    … que suerte tenemos con tito Punset, el comprometido al igual que el hermano Xixous, …cuanta belleza, cabe en la cabeza !! …un abrazo.

  14. Edna:

    Me gustas mucho Sr. Punset. Gracias por haceme recordar de cosas buenas de mi época, como el Hermano Xixous. Los Cebas siempre hay más que los Xixous. Pero lo bueno es que los recuerdos de los Xixous son mas gratificantes y enriquecedoras. Un Saludo. Edna

  15. silvia da costa:

    jej…muy interesante…

  16. Miguel:

    Hubo una vez, en medio de una clase de un módulo de Formación Profesional, que un profesor hizo alusión a que todas las personas tenían obligaciones. Incluso las personas más pequeñas llamadas bebés.
    Esto causó una concentración masiva -al menos eso presentí- de todos los alumnos de la clase. ¿Cómo podía ser eso? ¿También los bebés?
    -Sí -argumentaba el profesor-. Los bebés tienen la obligación de dormir una cantidad enorme de horas y de alimentarse a ciertas horas…

    Claro está, que cuanto más adulto es el indivíduo, más responsabilidades cae sobre éste, pero puede, que la clave esté en la disciplina. Y no hablo de la disciplina que el profesor “cebo” parecía repartir, no. Hablo de una disciplina en la que, a través del juego, se muestre el “efecto-causa”.

    Estoy convencido, de que se puede ser severo en un castigo sin dejar de mostrar una sonrisa y sin hacer mella en el amor por la otra persona. Creo que es un buen ejemplo el del profesor que tenía el “don” de poder castigar mediante el juego.

  17. silvia:

    Sr.Punset segun usted seremos igual de humanos que ahora en un futuro muy lejano…o cree que la humanidad ira en retroceso

  18. Jamacba:

    Desgraciadamente todavía quedan muchos Sebas por ahí.

  19. maria:

    así me veo yo, como el hermano Seba con mi hijo mayor, (tiene 7 años), con una impotencia terrible por no poder conseguir de él amor por la tarea, todo lo tengo que conseguir a base de amenazas o promesas. Se me escapa el método correcto, nos eternizamos con una copia de 5 líneas y 10 cuentas. Aún sabiendo que luego tendrá un premio, (paseo, kiosco, juego,…) no consigo un trabajo rápido y de buen humor. ¿Como se es un buen maestro?

  20. maria Dolores:

    Muy interesante y graciosa su historia de Colegial Sr. Punset ,yo también hubiese preferido al Profesor Xixous que no al cebolla ,pues se aprende mas con Profesores permisivos que no con tanta autoridad que lo único que hacen es asustar y bloquear a los Alumnos y así no se puede aprender bien ,Ahora la educación no es tan severa como antes .Pero deberían cambiar algunas cosas como usted bien dice , Ejercitar la inteligencia emocional para que aprendan a potenciar las emociones positivas frente a las negativas.Enseñarles con el ejemplo fomentar el optimismo el buen humor y el sentido del humor .Mantener la autoestima .En fin los valores humanos que son tan importantes.Un saludo. Sr.Punset.

  21. Rosa:

    Muy interesante. Me dedico a la educación infantil y estoy segura que el ánimo del educador influye decisivamente en el aprendizaje del alumno, porque de él depende en gran medida la motivación del alumno, cosa que es determinante en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Este artículo me ha recordado a un libro que recomiendo a cualquier persona relacionada o interesada en la educación: “Mal de escuela” de Daniel Pennac. Saludos

  22. Carmen:

    Estoy totalmente de acuerdo en que el estado de ánimo incide en la percepción que tenemos de las cosas y de nosotros mismos, lo maravilloso sería recibir la educación para poder emplearlo en nuestro beneficio, por ejemplo, reforzar pensamientos e imágenes positivas en momentos bajos o regodearte en las cosas malas como medida canalizadora en la que el malestar se convierte en fuente de inspiración.

  23. ameba:

    Gracias a la evolucion, a los nueve años vale mas una emocion positiva que mil palabras!!!!! No hay razon que se pueda escribir o decir, necesitas utilizar otro sentido que usamos mucho de niños.
    Ah! el ultimo parrafo es pregunta de examen de psicologia de la emocion,jajaj

  24. juan pablo:

    Me parece poco afortunado el titulo del artículo “¿Cómo nos influye el estado de ánimo?” en el XL semanal . En mi opinión promete un contenido que no se verifica en realidad. Más parece que se trata del reflejo de una personalidad, de un caracter (Seba), de una manera de ser ya enraizada, más que de un estado de ánimo concreto, que viene y va…
    (tristeza, preocupacion, inquietud, desesperanza, irritación, confusión, vacío)…

    Compruebo que el mismo artículo en este blog se titula “Hermano Xixous”, en cuyo caso nada tengo que objetar. Saludos

  25. Pedro Roldán:

    Me ha encantado el recuerdo del hermano Xixous. Me ha hecho pensar en los dos profesores que me trataron como a un igual. Uno en 6º de EGB, muy joven y con un aspecto muy alternativo para el año 1973; con el aprendí que las clases podían ser divertidas. Otro en 5º de universidad que me mostró lo apasionante que es pensar y buscar un por qué (lógico o no) a todo lo que uno hace, que me descubrió los caminos de la creatividad.

  26. Maria Trinidad:

    Yo creo que la mayor diferencia en este ejermplo es que a uno de los maestros le gustaba su trabajo y a otro no. Bonito post, cuando hacemos las cosas con amor los otros(en este caso los niños) lo notan. Saludos y gracias por compartir.

  27. Pilar mohorte:

    Sí señor, lo importante es explicar el método para llegar a las respuestas, y además positivizando en vez de enjuiciar sólo lo negativo.De esta manera los resultados son mejores.

  28. Esther López Calderón:

    Supongo que todos recordamos algún profesor como el hermano Xixous. En mi caso, no solo lo recuerdo sino que lo emulo. Ésta es sin duda la manera más evidente de como te marcan ciertas personas y sus actitudes. En mi humilde opinión, si mis alumnos tienen una buena opinión (y espero que un buen recuerdo) de mí es porque procuro compartir realmente con ellos todo el proceso: en clase somos un equipo en el que todos contribuimos. Como profesora guío, oriento, pero nunca desprecio la aportación que mis alumnos puedan hacer. De hecho les demuestro que yo también aprendo contínuamente de ellos. No creo que el profesor tenga que aparentar que lo sabe todo, no es cierto y, por tanto, esto sería mentir. Pero lo que sí debe mostrar es la actitud de querer aprender aquello que no sabe, la emoción que resulta de la satisfacción de conocer algo que anteriormente no conocía o de desarrollar una habilidad de la que antes no disponía. En algún lugar leí que quien se atreve a enseñar, nunca debe dejar de aprender. Creo firmemente en esto y además esta frase se me antoja también como una llamada a la humildad, que me situará siempre al lado de mis alumnos, nunca encima de una tarima. A su lado puedo poner al alcance los medios para que lleguen a los conocimientos, pero serán ellos los que los usen para adquirirlos. No siempre es rápido, pero siempre es efectivo… Me entusiasman las posibilidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías para llevar a cabo mis proyectos en el aula, investigo cada día la forma de explotar estos recursos y me fascina ver los resultados que se obtienen… pero, ahora más que nunca, me maravilla pensar en, cómo sin estas herramientas, cuando yo fui alumna tuve algún profesor que consiguió inspirarme igual: “Mi Hermano Xixous” particular al que trato de parecerme cada vez que entro en clase.

  29. Ana:

    Gracias por el articulo, aun recuerdo a un gran profesor Pedro, distante educado muy respetuoso y sobretodo una manera de explicar casi poetica, me entere de su muerte y si llore, no era una enchufada ni nada era una alumna observadora de la excelencia en una persona, y aun me acuerdo de aquel mal nacido que me maltrataba , yo que molestaba menos que una mesa a ese individuo…lo siento no le deso lo mejor y descanse en paz Pedro C.

  30. guss:

    Que bello relato.
    Es reconfortante recordar, y sobre todo poder vivir con personas amorosas como el hermano Xixous.
    Personas entregadas a su trabajo, o a los demás. O a si mismos, y por eso nos llega más su amor.
    Personas que no explican las cosas del reves, sino directamente para entender lo que quieren trasmitir.
    Allá cada uno que en sus complejos no sepa quererse, y querernos a los demás.
    Lo siento por el, y también un poco por los que tengamos que soportarlos.
    No a la represión, y la falsa, o mala educación.
    Viva la alegría de vivir, y el buen humor. El respeto, y la buena educación.
    Vivan todos los Xixous.

  31. ANTONIO RAMÓN CALA GÓMEZ:

    Desde mi punto de vista, pensando que tu reflexión se circunscribe en el ámbito de la educación, la diferencia entre un profesor y otro está en ¨la vocación¨, esa actitud que la mayor parte de la gente no sabemos reconocer a la hora de elegir nuestro destino pero que, sin embargo, es la que debería regirlo. No obstante, como digo, normalmente las personas no sabemos identificar nuestra vocación y solemos elegir caminos equivocados, lo que nos provoca a menudo que no seamos felices desarrollando la actividad económica a la que nos dedicamos.
    Si todos fuesemos capaces de identificar nuestra auténtica vocación en una fase previa a la elección de nuestros estudios para la formación, estoy seguro de que seríamos todos más felices, rendiríamos mejor en nuestro trabajo y todo sería mucho más cómodo.

  32. Javier:

    Yo recuerdo en 2 de EGB, como el profesor nos amenazaba con una palmenta. Casi todos los días preguntabamos cual era su estado de anímo. Hasta con 8 años, quien más se las cargaba, intentaba poner orden en la clase, porque si llegaba y nos sorprendia tirando tizas, escribiendo en la pizarra, o tirando papeles de aviones, o hablando en grupo, la siguiente media hora era para regañar primero, soltarnos un discurso amenazador que nadie se enteraba. Luego, escogia a uno o dos y nos hacía poner la mano hacia arríba, y hacía amagos con la regla con para darnos, hasta que la soltaba y hacía Plaffffff. Y allí te retorcias aguantando un rato a que te diera el segundo. Hijo de puta. Como esos habia varios en ese colegío. Ninguno de esa escuela acabó estudios, y algunos están muertos por drogas, delincuencia, etc.

    Que os parece?

  33. writkas:

    para mi que esas mismas malas experiencias con los profesores. Hacen que nos valla mal en el ramo x del profesor

  34. amigoplantas:

    Nadie da lo que no tiene, esa era la gran diferencia entre ambos personajes, que cada uno de ellos tenía cosas diferentes; es lo de aquella aseveración: no te quedará más remedio que amar a tu prójimo ¡como te ames a ti mismo!. Obvio.

  35. Azucena Melgosa:

    Siempre se nos ha dicho “la letra con sangre entra…” y se les olvido la segunda parte “…pero con dulzura y amor entra mejor” .
    Una petición Sr. Punset: ha realizado varios programas sobre el aprendizaje escolar, yo soy docente en Formación Ocupacional y me gustaría recibir algo de luz acerca del aprendizaje en la edad adulta. si usted fuera tan amable…

  36. siyofueradios:

    Hola, Eduardo. Me encanta como piensas; creo que estás haciendo un gran favor a nuestra sociedad con programas como el tuyo.

    Soy un joven maestro de Educación Primaria y estoy por completo de acuerdo contigo con lo que dices en este artículo.

    En mi profesión me he dado cuenta de que uno de los grandes problemas de la educación actual es que el propio sistema no es motivador, al estar anclado en la libresca educación de los tiempos de la Ilustración y que hoy en día, ni los padres saben realmente educar a sus hijos, y ello hace muy dificil la colaboración familia-escuela, ni la formación del profesorado está orientada a otra cosa que no sea cumplir con el papel socializador de la propia escuela bajo un sistema de reproducción de conocimientos cuyo fin es la conquista de un puesto de trabajo, que ni siquiera hoy está garantizado.

    Para mí, el modelo ideal de maestro es aquel que es capáz de conjugar disciplina con motivación. El problema es que la disciplina acaba imponiendose por imperativo, es decir, es dificil que un niño que en su casa no conoce la palabra “no” regule su comportamiento si no es a golpe de timón de la autoridad.

    La motivación puede ser extrinseca e intrínseca. La motivación no la posee el alumno de por sí.

    Hay muchas formas de motivar a un alumno, primeramente con el trato
    hacia el propio alumno, que se sienta relajado en el aula. En segundo lugar con tareas mucho más prácticas que teóricas, más lúdicas o más estimulantes y, en tercer lugar, empleando un sistema de economía de fichas sin abusar de los refuerzos.

    Es tarea, no ya sólo de maestro, si no del sistema educativo favorecer no sólo un proceso de enseñanza aprendizaje de contenidos, si no favorecer los procesos de pensamiento: Enseñar a pensar y, para mi super importante, enseñar a querer y para ello tenemos muchas cosas que podríamos enseñar y no enseñamos en las escuelas: Distinguir emociones, sensaciones, habilidades sociales, de comunicación, técnicas de prevención de conflictos, trabajo en equipo, dinámicas de grupo…

    Y sobre todo….Motivación. Para mí es muy dificil motivar a un alumno cuando además tengo que ser firme con él.

    ¿Será que aún soy novatillo o será que nos encontramos ante un modelo educativo que contrapone unas cosas con otras y que, por ende, dificulta la labor del maestro en ese “mix” disciplina-motivación?

  37. Hermano Xixous:

    […] 1 alma 9 Hermano Xixous […]

  38. Juan Manuel Sánchez Moreno:

    El hermano Xixous tiene un gran parecido con Olimpio de Bonnières, un jesuita ficticio que antepone la memoria a la memorieta, el método a la rutina y la intuición al dogma. El hermano de Bonnières fue, en una novela, el profesor de un Eduard Punset imaginario con el que me he aventurado a escribir.
    Ojalá el señor Punset lea la copia que le mandé.

  39. Josep:

    ¿ Porque en el mundo hay mas “cebollas” que “xixous?

    Parece ser que hoy en pleno siglo XXI ya sepamos que estas actitudes “cebolla” ni son las mas agradables ni las mas eficaces.
    En el mundo de la enseñanza, aqui mismo se refleja en diferentes comentarios de actuales docentes manifestando que es mejor ser “xixous”.
    En el ambito laboral, los jerarcas empresariales, en su discurso doctrinal tambien esgrimen el estandarte de ser “xixous”.
    Los politicos y gobernantes, que vamos a decir de los politicos, si su unico punto de convergencia es su arenga de ser cada uno de ellos el mejor “xixous” del mundo.
    Y luego sales a la calle y ves que en centros docentes aun quedan “cebollas” , que a pesar de sus doctrinas las jerarquias laborales estan plagadas de “cebollas”, a los gobernantes i politicos en plena arenga de “xixous” ya se les ve la “cebolla” etc.etc…….. “cebollas” y mas “cebollas”.
    Tan complicados, contradictorios, raros, peculiares… podemos llegar a ser los seres humanos. O es que de origen todos venimos “cebolla” y el proceso de conversión a “xixous” puede ser mas o menos tortuoso y duradero, dependiendo de… de… bueno no se de que dependera.
    Bien no me queda mas que felicitar y dar la enhorabuena a los “xixous” que ya han llegado al final del proceso de conversión, que tambien los hay, puedo constatarlo y lo celebro. ¡Muchas felicidades!

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.