Autor: Eduard Punset 17 julio 2011

No me digan que no es paradójico que nadie en España mencione nunca la revolución liberal en Gran Bretaña del siglo XVll, dirigida por Cromwell, como el referente de las libertades políticas de las que han disfrutado los ciudadanos europeos durante los últimos siglos. Claro que fue una revolución liberal en el sentido de que sentó las bases del poder ciudadano frente a los abusos del Estado; pero la llamada, con cierta impropiedad, “revolución liberal inglesa” fue la primera revolución realmente social de las impulsadas en Europa; mucho antes de la propia Revolución Francesa, la única de la que solemos acordarnos la mayoría de los españoles.

Únicamente se han dado dos culturas diferenciadas en el mundo: la anglosajona y la del resto de los países, incluidos los latinos y excomunistas. En Gran Bretaña y Estados Unidos, la cultura fue siempre el subproducto de la inteligencia y los esfuerzos por equiparar los derechos individuales de los ciudadanos y los del rey, respectivamente, frente a la denominada common law. Igualdad absoluta de los dos frente a la ley.

Es una cultura nacida de la igualdad reivindicada entre los ciudadanos y el poder y dio lugar, lógicamente, a una legislación orientada sobremanera a evitar los abusos del poder del Estado frente a los derechos inviolables de los ciudadanos. Los movimientos sociales en el resto del mundo, no obstante, fueron el fruto de la irritación provocada por las desigualdades sociales.

Estátua de Oliver Cromwell ubicada ante el edificio del Parlamento del Reino Unido, en Londres (imagen: usuario LozFlowers de Flickr.

Recuerdo perfectamente haber experimentado este sentimiento a mi regreso a España después de más de dos décadas en el mundo anglosajón. Lo que diferenciaba a los españoles de los británicos era su cultura, basada en el primer caso en el rechazo de las desigualdades sociales y diferencias de clases, mientras que en el segundo solo contaba escrutar si el Estado estaba o no invadiendo los derechos de los ciudadanos.

A los españoles les irritaban las diferencias clasistas; a los anglosajones, que el Estado avasallara en lo más mínimo los derechos de los ciudadanos mediante el abuso del poder. El resultado es que en España nunca existió el caldo necesario para el cultivo de los derechos ciudadanos frente al Estado; a nadie le importaba saber por qué se interrumpía la libertad de movimiento de los automovilistas en una calle determinada o si Hacienda vulneraba los derechos de los individuos saqueando sus cuentas bancarias sin el necesario amparo judicial; ni, por supuesto, si se respetaba la clásica división de poderes según Montesquieu. El desahucio injustificado del vecino amedrentado podía convulsionar, sin embargo, al vecindario.

¿Cuáles han sido los inconvenientes distintos, pero inconvenientes al fin y al cabo, de ambas culturas? En el caso de todos los países del mundo, exceptuados los del mundo anglosajón, una cierta falta de cohesión nacional; han sido más hondas y visibles las diferencias que separaban a unos de otros que lo que los unía. Los toques de atención sobre lo que separa a unos de otros ciudadanos son continuos y pueden percibirse fácilmente.

En el mundo anglosajón, en cambio, la prevalencia del respeto a los derechos individuales provoca que, en ocasiones, se aparquen las diferencias generadas entre los ciudadanos por el desarrollo económico y social. La universalización de las prestaciones sociales y su carácter casi gratuito suelen brillar por su ausencia, dificultando la obtención de objetivos como los de una mayor justicia social.

Afortunadamente, las dos clases de cultura están viviendo cierto acercamiento. En Europa empieza a importar el abuso del poder por parte del Estado y es visible el resquemor popular creado por la corrupción de los estamentos políticos. En Estados Unidos se puede presenciar, por primera vez, los intentos por parte de sus gobiernos de ampliar el ámbito de prestaciones, como las sanitarias, para colmar algunos de los entuertos generados por las diferencias de clase.



21 Respuestas to “Dos culturas”

  1. dayer:

    Las cosas ya no son lo que eran, ni en el mundo anglosajón ni el resto. Un ejemplo es que en Estados Unidos hay mucha riqueza pero también mucha miseria, como en otros tantos países; otro más reciente es el de la carísima defensa que está teniendo el señor Dominique Strauss-Kahn, gracias a la cual no está en prisión como cualquier otro imputo de un delito similar que no pueda permitírsela. Y también han tenido su aquel en el pasado con la esclavitud y el trato a las personas negras.
    Sin embargo me parece admirable la democracia tanto de Estados Unidos como de Inlgaterra. Y es que en todas las culturas cuecen habas.
    Un saludo.

  2. armando liussi depaoli:

    Si bien el pensamiento anglosajon (debo decir protestante?) es mucho mas homogeneo, racional y lineal que los derivados, el corte atlántico (una america mayormente republicana y sin realeza) y un fuerte cambio social desde la ii guerra mundial, hace que el escenario sea mucho mas complejo que los unos y los otros. A pesar de la puntualizacion, muy rico análisis y punto de vista.
    Mis saludos!!

  3. pululator:

    Yo diría que se trata de una visión optimista del mundo anglosajón y sobre todo, y quizá por ello, una mezcla anacrónica en el sentido de que pone usted formas actuales de ver el mundo por los anglosajones, especialmente gringos, en intenciones de anglosajones del siglo XVII, de las islas Británicas.
    Si es usted conocedor del mundo anglosajón, como sin duda lo es, sabrá que no es lo mismo un gringo que un australiano y ninguno de los dos se parece en nada a un inglés, por lo general arrogante y que allí donde tienes sus piés, lo considera tierra de su Graciosa Majestad. Y mire bien que no digo suelo inglés.

  4. Flavia:

    No puedo estar más de acuerdo con sus apreciaciones. A mi vuelta a España después de 15 años en el mundo anglosajón me dí cuenta de la falta de sentido de “lo público como propio” que había en el país y que por desgfracia sigue habiendo…esa es una de las grandes diferencias, quizás se llegue a sentir después de tantos abusos por por parte de las administraciones pero aún creo que hay demasiado camino por recorrer en ese sentido. Sin ir más lejos, hace dos días un político dijo que la Seguridad Social era gratis; si alguien que esta en el Gobierno dice algo así…

  5. Fernando Fuster-Fabra Fdz.:

    Estimado Eduard:

    Al contar una parte desconocida del liberalismo para los españoles, que ensalsa a Cromwell, dejas a un lado la parte oscura de este personaje que para lograr sus ‘hitos de libertad republicana’ en las islas anglosajonas no dudó en usar métodos poco éticos y hasta autoritarios para conseguir sus fines. Tampoco mencionas el hecho que Cromwell padeció la misma obsesión de fanatismo religioso que tuvieron nuestro ‘Reyes Católicos’ en sus ansias de conquista no sólo militar sino tanbién espiritual de los territorios ocupados. Pregunta a cualquier irlandés o escocés lo que piensa de las barbaries de Cromwell, y verás el mismo resentimiento que expresan españoles de los dos bandos en nuestra Guerra Civil.

    Con toda mi estima y respeto, sugiero que las historias las narres sopesando fortalezas y debilidades y no arrimando las ascuas únicamente a ‘tu sardina narrativa’.

    Un cordial saludo.

    Fernando Fuster-Fabra Fernández

  6. mafaldaparse:

    El respeto de los derechos individuales dentro de la colectividad es una reivindicación muy viejita en Euskadi.

  7. clemente:

    Siempre he pensado q las personas q han vivido en dos culturas distintas tienen puntos de vista sobre las cosas que nos deben interesar mucho; nada más y nada menos logran transmitir lo q hace dos siglos costaba décadas de comercio, viajes de algún elegido y q esquivara los diferentes ” filtros “, sobre todo en países católicos, libros censurados etc ( pido sobre ello otro artículo a Eduard ).
    Gracias por un artículo tan radical, pues va a la raíz, como su desprestigiado adjetivo indica.

  8. Alejandro Arias Barrantes:

    Sus escritos para nosotros en América Latina son como el cuento ” Las mil y una noche “,en mi caso :los mil y un conocimiento.Extraordinario,todas las mañanas estamos al tanto de : los mil y un día,ni siquiera se reza de primero al levantarse – tradición – con tal revisar el comentario del día del señior Eduardo Punset.Gracias de verdad ,espero poder adquirir o ver a la venta los libros de E Punset en nuestras librerías de Costa Rica y en español pues se disfruta mas.

  9. Truttafario:

    Que los anglosajones y los latinos son culturas diferentes, lo tenía claro, pero nunca me lo había planteado desde este punto de vista, muy interesante.

  10. Luis Jose Rubio:

    Estimado Don Eduard:
    Creo que hay bastante mas de dos culturas diferenciadas en el mundo.

  11. teresa:

    Querido sr Punset:
    El articulo me ha parecido magnifico y esclarecedor. Yo tambien vivo en un pais anglosajon y puedo ver estas diferencias cada vez que vuelvo a Barcelona.
    Me gustaria hacer un comentario: cuando usted sugiere que hay dos culturas diferenciadas en el mundo, la anglosajona y la del resto de paises. No seria mas correcto especificar que estas dos culturas, mas que mundiales son occidentales?
    Un cordial saludo y felicitaciones por el articulo; por su labor como divulgador y por este respeto sincero y absoluto que tiene hacia los seres humanos que se manifiesta compartiendo sus conocimientos y haciendonos un poco mas sabios cada dia.

  12. Javier:

    Me parece un analisis muy sesgado reducir el mundo a dos culturas, la angosajona, y el resto, y olvidarnos de las diversas culturas de los pueblos asiaticos antes de la expansión comunista, y de los pueblos africanos antes de que Europa se repartiera el pastel previo a la primera guerra mundial.

    Fue el desarrollo del comercio gran escala, el principio del fin de esas culturas, y el egoismo del ser humano hizo el resto. Tan solo quedan vestigios de tribus “perdidas” de las cuales con toda seguridad podemos apender todavia muchas cosas. Cuanto menos impactadas estén por el falso progreso mas aprenderemos.

    Desde luego, ni Europa, ni USA, son los ejemplos a seguir, cuando hablamos de justicia social, y libertades individuales, a poco que rasquemos.

    Saludos.

  13. Yolanda Martín Vicente:

    El movimiento ciudadanal ha comenzado, la voz popular ha abierto brecha en la sociedad, su camino lento, lleno de adversidades, marcará la ruta hacia el poder de participación que nunca se debió perder, junto con los valores de comunicación, escucha, colaboración y organización que se respira en las diferentes localidades preocupadas por un mundo compartido, de igual a igual. Sólo hay que sortear los obstáculos que crecen en la cuneta y obstaculizan el paso, pero para eso la unión de todos los caminantes aplasta sobradamente esos ramajes con precisión fuerte presión, creando la fuerza apisonadora para eliminarlos.

  14. plasticé:

    Hay que acercarlos hasta que se toquen.

  15. Julio:

    La cuestión es que el Estado y sus abusos, al estar al dictado de “los mercados”, inciden en la diferencia de clases. Así que imagino que las dos culturas convergerán.

  16. Javier:

    Javier a Javier

    Hace 1000 años podríamos decir que la cultura occidental y la oriental se acercaban, cuando los mulsulmanes trajeron a españa y a europa la matemáticas, la cirugía, la medicina, la arquitectura, la astronomía, la religión, etc. Igual pensaba los romanos para civilizar a los pueblos bárbaros 1000 años antes manteniendo cierta opresión.

    Ahora, la cultura que predomina, impuesta o no, es la democracia representativa, y si estas al tanto de las noticias, parece ser que los pueblos árabes están iniciando un acercamiento cultura a occidente. Aquí en españa tenemos 30 años de democracia. Wkipedia “La evolución democrática inglesa fue mucho más lenta y se manifestó en las sucesivas reformas electorales que tuvieron lugar a partir de 1832 y que culminaron en 1911 con la Parliament Act, que consagró la definitiva supremacía de la Cámara de los Comunes sobre la de los Lores.”

  17. ibso:

    Con todos mis respetos, considero demasiado simplista decir que solo hay dos culturas diferenciadas en el mundo, y un mensaje evidentemente interesado decir que son la anglosajona y ¡el resto del mundo!.
    Lo que si comparto de su reflexión es que en todas las culturas del ser humano existen luces y sombras, y es una virtud de los pensadores potenciar las primeras y erradicar las segundas.

  18. Lola:

    Tengo entendido que Oliver Cromwell fue un autentico criminal que no dudó en matar a miles de personas para conseguir sus objetivos…sería sin duda una gran revolución liberal pero, ¿ a qué precio?

  19. virginiawoolf:

    creo que ciertamente esto responde a principios legitimadores de los vencedores sobre los vencidos, pero nada de eso es así, ni siquiera Cromwell con toda su política en contra de la monarquía fue una alarde de liberación pues se enriqueció y acumuló poder.

    La historia económica es la más fiable de todas, y nos cuenta la verdad, Inglaterra como un Imperio no se forjó en una lucha igualitaria ni mucho menos, y se debe a la política de industrialización de Enrique VII en Inglaterra, a partir de 1485, que fue en parte consecuencia del crecimiento de la industria lanera como efecto no pretendido de las tasas impuestas -por razones de recaudación- por su predecesor Eduardo III, sólo que lo que antes había sido una consecuencia no pretendida se convirtió ahora en el objetivo clave de la política de Enrique VII. De hecho, el doble efecto fortuito de las tasas -proporcionar ingresos al Tesoro al tiempo que consolidaban la industria- fue siempre extremadamente importante; también fue así en Estados Unidos, y todavía lo es particularmente en países pequeños.

    Aquí lo que hay con estas teorías liberales y sociales es un segundo rasero o tabla de medir, al ser Inglaterra quien al vencer pudo luego ostentar unas nuevas teorías de legitimación pero que nada tuvieron que ver con la forma cómo ella procedió, también obstaculizó a Irlanda, su colonia, para que ella se industralizase en aquel momento, con lo que Irlanda aprendió la lección. en un principio no existió el libre comercio, Inglaterra absorbió toda la producción de la lana, incluso se enfrentó a Florencia y le quitó la competencia, nosotros en Castilla le vendíamos toda la lana a precios muy bajos, de esta forma se cargó la competencia de Florencia. Y a partir de ahí nacieron los Estados-naciones, porque se vio que estos conglomerados a nivel de escala era mayores y podían competir con Holanda y Venecia. Por lo que nada de principios liberadores, se trataba de una política a un nivel de escala que venía de la fuerza militar y de sus carreras militares, lo que ayudó mucho. Y luego intervinieron todas las herramientas para alterar los precios, como las tasas arancelarias para la propia industria; la misma política después practicarían los EEUU para ellos poder imponer su propia industira, contra todas las teorías liberadoras; todo esto, señor Punset, es puro mercantilismo de teorías, no responde a la verdad.

    La revolución francesa, y en Alemania las teorías de Hegel en favor del Estado y frente al oscurantismo de las religiones, esas sí que significaron un avance en el progreso hacia la verdad, pero no porque sean teorías sociales ni porque vayan contra el poder establecido, sino porque intentan que ese poder que fue arrebatado al pueblo vuelva a él. Porque es una evolución sobre las teorías. Son un avance sobre las teorías de Mandeville y Adam Smith que dicen que el individuo sólo se mueve por el interés propio. Hasta los mismos americanos en la película “Una mente maravillosa” se dan cuenta de que no es así, que hay que moverse por el interés propio y por el de los demás, porque esto mismo hará que los demás se vuelquen hacia el interés colectivo y se revierta de nuevo hacia el propio.

    La política ahora está en una singladura parecida, en que no sabe para dónde tomar.

    Por un lado, la falta de regulación de la economía y por el otro, el excesivo cargo en el tema de los impuestos, por un lado o por el otro habrá que tirar, por los dos se ve que en la historia de la economía, el capitalismo ha avanzado, pero lo que sí es cierto es que con mercados perfectamente regulados no se podría generar una dinámica, y que la categoría nacional por ejemplo ha servido para la industria automovilística, y la categoría de las patentes, bueno, esta es otra categoría, que no hemos mencionado, esto también ha ayudado mucho actualmente al capitalismo.

    “A partir de 1485 Inglaterra emuló esa triple estructura de rentas que se había creado en ciudades-Estado europeas sin grandes recursos naturales. Mediante una intervención económica del Estado decisiva, Inglaterra creó su propio triple sistema de rentas: industria, comercio a larga distancia y el cuasimonopolio de una materia prima, en su caso la lana. El éxito de Inglaterra conduciría finalmente a la decadencia de las ciudades-Estado y el auge de los Estados-nación: las sinergias descubiertas en las ciudades-Estado se extendieron a áreas geográficas más amplias. Ésta iba a ser la esencia del proyecto mercantilista en Europa.” Erik Reinert.

    Ahora mismo se habla también de que lo que ha caído en crisis son los Estados de bienestar. Que son consecuencia de los estados nacionales, y por eso tampoco se ve con optimismo las políticas sociales, y ambas teorías las liberalizadoras y las sociales, de Bismarck, pues se están acercando hacia unos mínimos conciliadores.

    El primer paso es la creación de un Estado del bienestar en la década de 1880, de la mano de Bismarck, deseoso de contrarrestar al socialismo. Medidas como el seguro de enfermedad, el seguro contra accidentes laborales o las pensiones para la vejez, asumidas por un Estado que hasta entonces sólo había tenido funciones políticas, fomentan el bienestar de los trabajadores y debilitan las reivindicaciones de los menos favorecidos por el sistema. Con lo cual preciso es reconocer que el también llamado “Estado-providencia” más nace por estrategia política que por exigencia ética. Estas medidas claramente paternalistas, que exigen el agradecimiento de quienes las recben, sientan las bases de una política social, que tiene su traducción académica en la Escuela Histórica Alemana y su versión político-económica en la Verein für Sozialpolitik.

    Otro paso en la configuración de este tipo de Estado es la Welfare-Theorie, representada por obras como las de Pareto y Pigou, que pone las bases de la Escuela del Bienestar, preocupada por los criterios con los que medir y aumentar el bienestar colectivo.

    En tercer lugar, es el pensamiento keynesiano el que, como plataforma teórica, influye de modo decisivo en la creación del Estado del bienestar. Frente al principio clásico de explicar las variaciones de los precios en términos de variaciones de dinero, Keynes las explica en términos de demanda, que está a su vez en función de la tasa del desempleo: la insuficiencia de demanda efectiva será paliada por una política de pleno empleo y de redistribución de riqueza, lo cual exige la intervención del Estado en el campo económico y social, frente a la doctrina liberal del laissez faire. Ahora bien, conviene recordar que el reformismo keynesiano tiene una meta bien clara: mantener el sistema capitalista, que podía quedar desmantelado si seguían vigentes los principios de la teoría económica clásica.

  20. republicanos, comunitaristas | Estherllull's Blog:

    […] virginiawoolf: 1 agosto 2011 a las 11:01 am […]

  21. IlMondoDiTels:

    Buenos Días,

    Me llamo Maria Rosa y soy una estudiante de idiomas, italiana. Formo parte del proyecto “Auramala”, una larga búsqueda sobre el misterioso fallecimiento del rey Eduardo II de Inglaterra, llevado a cabo por la asociación cultural “Il mondo di Tels” e Ivan Fowler, escritor. Como he leido su artículo sobre el contraste entre la cultura anglosajona y la española, querría presentarLe aquí mismo uno de las paradojas histórica -e informativas- de la cultura británica.

    Con la esperanza de que Usted encuentre este booktrailer informativo,

    Buena Visión

    http://www.youtube.com/watch?v=6KS3IRciYMs

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.