Autor: Eduard Punset 12 junio 2011

El mercado político tiene unas murallas que lo convierten en inaccesible a cualquier mente que no forme parte de la estructura interna y subvencionada por el Estado. En ese sentido no es justo que algunos políticos respondan a las críticas alegando que las reformas se tienen que impulsar únicamente desde dentro. La ciudadanía, la sociedad civil, el mundo empresarial, universitario e investigador suman mucho más que las personas aglutinadas en los partidos políticos y no es fácil que estos se hagan eco rápidamente de nuevos despertares.

A esos partidos, los colectivos mencionados otorgaron por circunstancias históricas la representación de todos, hasta prueba de lo contrario, es decir, hasta que aquellos a quienes se otorgó, democráticamente, la representación de todos se nieguen a escuchar las sugerencias e ideas de reformas que flotan en cónclaves dispares, escritos, discusiones, tesis doctorales, libros, comentarios, discusiones en plazas públicas o redes sociales, en definitiva, en la opinión pública. Se trata de nuevos consensos sociales que pueden interesar a la gran mayoría en proceso de formación, pero que pueden no interesar a las personas e intereses atrincherados en la política anterior.

¿Han cristalizado ya algunos de esos nuevos pensamientos que en un futuro no lejano formarán parte del nuevo estado de cosas –gusten o no gusten a los políticos de dentro y de fuera del establecimiento–? Para empezar, sería bueno fijarse únicamente en aquellas tesis comprobadas ya y que cuentan con el parecer mayoritario de los ciudadanos. Vale la pena apuntarlas.

El mercado político tiene unas murallas que lo convierten en inaccesible a cualquier mente que no forme parte de la estructura interna y subvencionada por el Estado. (imagen: Grant MacDonald).

Primero. No parece que guste a la mayoría o que conduzca a mejores horizontes la vieja división del país en derechas e izquierdas, que antaño condujo a la horrenda Guerra Civil. Es más importante contar y agruparse en torno a los que están por delante de los problemas más acuciantes –como los sistemas de representación democrática, la reforma educativa, el medio ambiente o la energía– que los que siguen detrás, defendiendo viejos mitos inservibles en el mundo moderno como el control del estamento jurídico por los partidos políticos. Por favor, la sociedad en pleno está irritada por el discurso político cuando es más ideológico que centrado en problemas concretos.

Segundo. Es de sabios aceptar que se cometió un error en la transición política extendiendo el poder de los partidos políticos para controlar a los estamentos judiciales. Se violó el principio sacrosanto de la separación de poderes para dar mayor peso a instrumentos como los partidos políticos, que apenas habían existido durante el franquismo. Fue un error descomunal de cuya importancia no se percataron los políticos procedentes del franquismo, pero que habían aceptado el objetivo de la restauración democrática.

Tercero. Nadie disiente de la necesidad de democratizar los partidos políticos y devolver el poder de elección a los ciudadanos. No es tolerable que las listas de los candidatos a las elecciones las confeccionen los estados mayores de los partidos sin que los ciudadanos tengan nada que decir. El sentir general está en contra de las listas cerradas. No se puede hacer oídos sordos a este clamor popular; por lo menos, todo el rato. Fue el sentimiento equivocado que imperó inmediatamente después del franquismo, de nuevo, de que había que dar mucho poder a los partidos políticos para que pudieran estructurarse.

Por último, los excesos del sector inmobiliario y las heridas infligidas al paisaje muestran claramente que nunca se debió haber permitido que el urbanismo financiara directa o indirectamente a los partidos políticos y entes municipales con el acuerdo de los dos. Es también urgente corregir esta situación.



114 Respuestas to “Las infranqueables murallas del mercado político”

  1. Luis de Diego:

    Ahora me gusta mas todavia, Eduard Punset!! Me parecen sus puntos la esencia de lo que llevo expresando durante tiempo sobre los grandes y verdaderos problemas que tiene el ciudadano en general y el español en concreto, y que son las lacras fundamentales a corregir. Esta perpetuacion en el poder y relevo en el gobierno de los partidos que llaman mayoritarios y que realmente no responden a las necesidades ni mandato que les otorgo el ciudadano en elecciones y que nunca ha respondido en lo fundamental a los deseos de la mayoria de ciudadanos verdaderamente democratas, ha tenido como consecuencia que hayan derivado hacia posiciones autoritarias o casi dictatoriales donde ellos se otorgan por inspiracion divina .. los deseos de los ciudadanos y no son capaces de oir el rumor de la calle y de muchos ciudadanos silenciosos que apoyamos esos gritos desesperados del ciudadano indignado con esta clase politica acostumbrada a repartirse los beneficios del sudor y lagrimas de tanto trabajador bajo el bien aprendido lema de …” nosotros somos los unicos y legitimos representantes del ciudadano español” ….. Indecente ver lo que hacen con los votos.

    Falso señorias! los cidadanos tienen la obligacion y el derecho a exigir a sus representantes honestidad y que cumplan para lo que se les voto, no para que sus señorias hagan lo que quieran, despilfarren el dinero publico, arruinen el pais mientras ellos se ponen sueldos y pensiones millonarias, hacen el gran negocio a y.. le dicen al ciudadano que tiene que apretarse el cinturon por los errores y mala gestion del dinero de todos, de lo publico, y de paso llenen los bolsillos de Banqueros, y otras minorias con grandes fortunas, para despues en pago de los servicios prestados los coloquen de asesores, consejeros, etc., etc., con retibuciones increibles y cobrando de forma vitalicia las retribuciones del Estado, mientras mientras al ciudadano de la calle sin empleo ni siquiera le permiten cobrar los miseros 426 € si no cumple una serie de requisitos cada vez mas duros y por supuesto no superar con nigun tipo de renta el miserable 75% del salario minimo interprofesional.
    ¡ Indecente señorias !.
    Por eso apoyo estos cuatro puntos de partida como algo basico para una regeracion de la vida politica.

  2. ameba:

    Las infranqueables murallas del pensamiento actual en la mayoría de la sociedad, metas a seguir , objetivos en la vida etc…… sin un cambio a nivel personal y de educación esto es absurdo.
    Aquí solo nos movemos por trabajo, falta de dinero, y miedo a perder cosas …….es triste. Todo sigue siendo igual por dinero.

  3. laura antolín:

    Gracias Eduard Punset por estar ahí, pensando siempre y pensando bien.

  4. carlos andaelcamino:

    ¿Qué más puedo comentar que no estará seguramente recogido en el artículo, o en los muchos comentarios de los lectores? Sinceramente creo que nada.
    Eso me trae a otra reflexión, para construir un nuevo régimen todos tenemos derecho a proponer y hablar, pero cuán complicado y arduo puede ser si todos queremos que nuestra voz se escuche y valore de manera individual.
    Por ello, humildemente delego en cualquiera de las personas más entendidas que yo el ejercicio de elaborar este nuevo orden por el que tantos clamamos. Si algún día descubrimos que en algo se equivocaron, nos volveremos a alzar.

  5. de Gregorio:

    18.07.2011.

    Estimado Eduardo:

    Como continuación al comentario que en respuesta a tu artículo “Las infranqueables murallas… te envié anteayer; es decir, como prosecución a un hecho que ha desencadenado esas manifestaciones que contra el pacto del euro se van a celebrar mañana en una cincuentena de capitales de esta país (así como unas ciento veinticinco allende sus fronteras), paso a comentarte sobre el segundo pilar que Europa considera necesario estructurar para superar la situación que estamos atravesando.

    Segundo pilar del pacto: el impulso del empleo.

    Creo que tú, como economista, eres consciente de la falacia que encierra esta proposición.

    Yo no entiendo como se puede proponer un “Fomento de la flexiseguridad”, “el aumento de la tasa de actividad”, “la reducción del coste del trabajo”, así como “de la presión impositiva sobre las rentas del trabajo”. Y no lo entiendo, porque si como expuse en mi anterior comentario, desde 1980 hasta el 2008 los costes salariales unitarios se redujeron en un 20% (y además, según la Comisión Europea, Dirección General ECFIN, en ese mismo período, la participación de las retribuciones del trabajo con respecto al PIB han descendido del 72,9% al 60,2%), ¿no te parece que estas demandas, cuando no pueden continuar siendo tapadas, inducen al pueblo a echarse a la calle? ¿Pueden seguir nuestros adláteres seguir ocultando lo que hieden, refugiándose en sus Parlamentos y sus coches oficiales? Nos piden flexibilización de las plantillas. No voy a entrar aquí en la defensa de las organizaciones sindicales; ya que entiendo que están tan podridas como lo están los propios partidos. Sin distinción de colores y clases. Voy exclusivamente a sacar a colación un párrafo de la obra que estoy distribuyendo (de la cual te envié un ejemplar hace un par de semanas),, en la que saco a colación un viejo esquema que los interesados en taparlo se han encargado de desacreditar. Dice lo siguiente:

    “Abundando en lo que, en función de considerarlo innecesario, no necesita ser ratificado, imaginemos un pasado en el que lo existente no constituyera todavía una posesión. Aquel trozo de sílex que se hubiera tallado conllevaría un valor para quien lo hubiera trabajado; un valor que si admitimos que lo que como fruto nos brinda la Naturaleza no tiene más que el precio que nosotros queramos o podamos asignarle, estaría constituido por el trabajo que en su esculpido se hubiera empleado. En esta transformación tuvo necesariamente que concurrir una valoración que estableció su valor de uso; entendiéndose por valor de uso el valor del trabajo aplicado a todo aquello que hubiera sido elaborado (hubiera sido o no hubiera sido consumido). Sin tener necesidad de mencionar si lo creado era o no socialmente necesario. En este contexto tenemos que asumir como válido que el valor del trabajo que el empresario paga al obrero por las mercancías y los servicios producidos, y el valor de cambio que hay que pagar por ellas en el mercado (una vez se ha incluido en las mismas lo que Marx denominó plusvalía), determinan una realidad que ha de condicionar a los que tienen como renta los mencionados valores de uso y tienen que desembolsar por lo que se ha producido, valores de cambio.”

    Es decir, si no existe capacidad adquisitiva con la que mercar lo que se haya creado, se generará un incremento en los inventarios que indefectiblemente se habrá de traducir en una menor necesidad de producir. Con lo cual, la demandada flexibilidad, el incremento de la productividad, la reducción de los costos laborales y la presión impositiva sobre éstos, no son más que unos medios que, sin solventar las incongruencias del mercado, sólo sirven para incrementar los beneficios inmediatos que impenitentemente trata de exaccir el Capital.

    de Gregorio

  6. laura antolín:

    Son infranqueables las murallas y ni siquiera nos planteamos ya expugnarlas. Hemos llegado a la conclusión de que los políticos son casta a parte y todavía somos demasiado cívicos cuando acudimos a las urnas. Es evidente que alguien tiene que hacer la tarea de gestionar los asuntos públicos. Pero pienso que debemos quitarles responsabilidades y poder, que se limiten a cumplir, en la medida de lo posible, su programa conforme a un ideario, pero que se pongan al día de manera inmediata. Que gestionen los dineros del erario y que no despilfarren, por favor. Tolerancia cero a la corrupción y al despilfarro, obvio. Por lo demás, que se ahorren paternalismos y que se limiten a cumplir con la tarea que se les encomienda. En esta actualización inminente no estaría de más la convocatoria de cuantos referéndums y sondeos populares fueran necesarios, a través de la red, para tomar decisiones que nos incumben a todos. Digo a través de este medio por ahorrar papel, que se han impreso tonaladas de folletos a lo tonto. Que nos consulten, sobre todo cuando las cosas son decisivas o cuando andan perdidos. No somos tan idiotas y podemos dar pistas. Tener gente estudiando en las universidades no ha de servir solo para generar mileuristas sino para poder contar con mentes que piensan y que saben o que buscan soluciones. Menos poder, menor prepotencia les descargará de tanto sentimiento de imprescindibles y les dará una perspectiva más cuidadana. Les hacemos hasta un favor.
    Derechas, izquierdas… piedra, papel o tijera… Hay, y habrá, gente más conservadora y gente más liberal. De no haber hecho una limpieza a fondo en el terreno de las conciencias y una arqueología comme il faut de la memoria histórica en su momento ahora no toca. Que esta dicotomía nos sirva siempre de advertencia: que no vuelva a suceder. Hemos de aprender a ser verdaderamente tolerantes y pensar que el que no piensa como nosotros no está necesariamente contra nosotros. Debe haber lugar y espacio para todos. En estos momenos, totalmente de acuerdo, Sr. Punset, hay otras prioridades como el medio ambiente que agoniza, una nula reconversión industrial, muchos parados sin horizonte y un sistema educativo que da penita.
    Lo del paisaje destrozado ya no sé si tiene arreglo, pero también ahí hemos de decir “¡Basta!” y hacer las cosas con sentido común, sensibilidad ecológica y un poquito más de buen gusto. La vivienda en el país estaba ruinosa y se ha construído a destajo. Bien, ahora que ya estamos todos encadenados a nuestro hábitat (via bancaria) queda pensar y discurrir de qué pensamos vivir. La cueva ya la tenemos (en sentido figurativo, claro, en realidad “la debemos”), ahora de qué pensamos subsistir…
    En estos avatares económicos no estaría de más que se contara con el asesoramiento de personas de edad, más expertas, prudentes y sabias. Personas que sepan hacer la cuenta de la vieja y no con especuladores con delirios de grandeza. Castillos en España, se ha dicho siempre, castillos en el aire…

  7. de Gregorio:

    20.06.2011.

    Estimado Eduardo:

    Continuemos con el comentario. Y al proseguir en ello, no voy a detenerme en demasía a analizar ese tercer pilar del pacto contra el euro, según el cual, es totalmente imprescindible “El incremento de la sostenibilidad de las finanzas públicas” Considero que la degradación a la que hemos llegado no debe ser objeto de análisis, sino de algo más allá de lo que se pretende conseguir a través del Juzgado de Guardia. ¿Qué es lo que prioritariamente se pretende con esa reducción del déficit presupuestario por debajo del 3%? ¿Eliminar el astronómico derroche de unas instituciones y unas autonomías que no tienen que dar cuenta a la ciudadanía de la utilización de los recursos que malversan? Porque hasta ahora, lo único que sus jerifaltes han discurrido ha sido la reforma del sistema de pensiones, la reducción tanto del gasto sanitario como de las prestaciones sociales. Claro que si estas proposiciones vienen aparejadas (y nunca mejor utilizada la acepción de este término), la formalización de un seguro de pensiones y de una sanidad privada, se entiende que de estos aquerenciados jumentos no se podía esperar otra cosa.
    El que verdaderamente llama la atención es el cuarto pilar. Es el que insta “al refuerzo de la estabilidad financiera.” Una estabilidad que se pretende conformar con medidas etéreas, con providencias que por su inconcreción y su nulo compromiso, se deja en manos del tiempo; es decir, en las de aquello que, según las expectativas de los que han ocasionado este desaguisado, todo lo cura. No se habla de la evasión de capitales, de las medidas a tomar para imposibilitar la continuidad de los paraísos fiscales; no se mencionan a las Entidades de Tenencia; a la SICAVs; a las titularizaciones llevadas a cabo por la banca; a los esperpénticas retribuciones con las que han premiado a sus gestores por las estafas piramidales que nos han llevado a esta rebelión. Se comprometen únicamente a entablar debates estructurados en torno a la política tributaria. ¡Pero qué coño están diciendo! Ayer estuve observando en la Caja Generalmente Usada para la Descerebración, las protestas de la ciudadanía. Y la verdad es que me quedé maravillado. Es casi imposible de entender cómo ante la situación a la que hemos arribado, la gente se puede comportar cívicamente. Tenemos que hacer algo antes de que la mesura pueda desembocar en descomedimiento. Y para ello propongo demandar de estos Estados (o mejor dicho, de estos desgobiernos), el establecimiento de unas regulaciones que estando vigentes a mediados del pasado siglo, la banca se encargó de obliterar hasta extremos completamente inconcebibles. Propongo que solamente aquellos bancos que estuvieran dispuestos a volver a los coeficientes de caja que permitieron a los Bancos Centrales controlar la solvencia y la seguridad de aquellas entidades, fueran lo únicos en los que hubieran de transferirse todos los salarios, las cargas sociales, así como las pensiones y retribuciones que tuvieran lugar en cada una de las economías. Unos salarios y unas retribuciones que como ocurre a tenor de los principios que rigen el desenvolvimiento de las economías de mercado, tendrían que estar en todo momento a la disposición de sus destinatarios. Y es que, aunque la banca privada potencialmente está a merced de la insaciable codicia de los que pretenden gestionar los mercados, con un control exhaustivo de sus actividades, a mi entender pueden lograrse objetivos mucho más positivos que los que nos suele brindar una banca pública supeditada al omnímodo poder que los Estados acostumbran a ejercer sobre los débiles. Podrá argüirse que al revertir a través del consumo esta enorme cuantía de la masa dineraria en el resto de la banca, con la adopción de esta medida no se habrían conseguido grandes cosas. Sin embargo, lo que es incontestable es que la seguridad que estos bancos estarían ofreciendo constituiría un factor de diferenciación que habría de obrar en la opinión de sus potenciales depositantes.

    de Gregorio

  8. francisco garcia:

    Hola gente y gracias por estar ahí.
    Lo que habéis empezado es bueno porque podéis enseñar a la gente lo que esta pasando. Pero:
    1º La verdadera participación en la sociedad, implica la comprensión de cómo funciona técnicamente la misma.
    Y entonces, constructivamente, proponiendo ideas o innovaciones para ser implementadas, creadas o alteradas. (Jaques Fresco)

    2º La Democracia no existe ni ha existido jamás en ningún país de la historia.
    Marcar una cruz, para elegir a una persona preseleccionada cada par de años, no es Democracia si bien, una vez esta persona esta en el poder, el pueblo no lo tiene, ya que no decide nada de lo que se hace. – (Jaques Fresco, 98).
    Además, los politicos no tienen el poder para cambiar nada, ya que este yace en el mercado y los bancos centrales. Por otro lado los politicos no saben solucionar problemas, ya que no tienen la formación para ello—Los problemas son técnicos- el terremoto de Lorca se soluciona con técnicos, no con políticos.

    3º El sistema de subsistencia de la humanidad, es hoy; la competencia, independientemente de si es una dictadura, comunismo, demócratas socialismo u cualquier otra forma inventada, lo que es como decir que estamos todos en guerra los unos con los otros.
    El objetivo de este juego es obtener una ventaja sobre los demás y perpetuarse, lo que automáticamente nos convierte a todos en corruptos.
    Si hay una plaza de trabajo y nos presentamos 6, es obvio que 5 se quedaran sin empleo, si yo tengo dinero puedo montar una empresa mas grande y competitiva. Se trata de buscar una ventaja, por lo que la cooperación apenas se puede dar. La justicia se compra, la corrupción es inherente al sistema.

    Debido al consumismo que no se puede parar o seria el paro y por lo tanto el caos, la contaminación y la destrucción del medio ambiente es inevitable dentro de este sistema. La tendencia al monopolio u oligopolio es la norma.
    La confianza en las personas es baja ya que todos tenemos que engañar de algún modo para vender nuestros productos o nuestro trabajo en el mercado.

    Conclusión:
    Hay que enseñarle a la gente, como funciona el sistema para que cambien, entiendan y puedan ayudar de verdad.
    Recomiendo esto para empezar:
    Crecimiento, población y energía. En You Tube.
    http://www.youtube.com/watch?v=mF-rTet6mMM&feature=related CRECIMIENTO EXPONENCIAL. Basada en el trabajo del profesor Albert A. Bartlett

    http://www.chrismartenson.com/crashcourse/espanol–CRASH COURSE- de Chris Martenson.
    Historia de las cosas
    http://www.youtube.com/watch?v=FK53c2jW2VU&feature=related
    Punset le recomiendo esto especialmente:
    http:// vimeo.com/11445950 Máximo Sandín-darwinismo, ciencia y poder.

    Economía basada en recursos ver:
    http://www.zeitgeistmovie.com/ y visitar: zeitgeistmovement.com

  9. Santiago M. Leon Luis:

    Me permito la libertad de expresar mi conformidad y disconformidad con algunas de las cosas que trata en el artículo que titula: Las infranqueables murallas del mercado político, publicado en este blog en mi artículo
    http://www.loquepasaentenerife.com/blog/santiagomleonluis/02-07-2011/adoneduardopunset

  10. arturosanz:

    Sr. Punset, haga un último esfuerzo y vuelva a levantar el Partido FORO. Podría Ud. fichar a 30 o 40 personas de reconocido prestigio humano y social que de forma altruista-no cobrarían sueldo- pongan un poco de sentido común en esta sociedad que se nos va de las manos. Se me ocurren nombres como Perez Reverte, Jose Luis Sampedro, Durá i Lleida, Forges, Juan Roig(Mercadona), Julio Anguita, Buenafuente(por qué no), etc… Cuente con mi voto, mi cartera y mi esfuerzo,que para un proyecto así sacaría tiempo de donde fuera.
    Gracias por atendrme y un saludo.

  11. Las infranqueables murallas del mercado político – Eduard Punset | Plataforma Cívica por la Independencia Judicial, Granada, España:

    […] Publicado en el Blog de Eduard Punset Esta entrada fue publicada en Noticias por PCIJ. Guarda el enlace permanente. […]

  12. LAS INFRANQUEABLES MURALLAS DEL MERCADO POLÍTICO, por Eduard Punset « Blog de Carmen Formoso Lapido:

    […] PUNSET, en su blog. 12 de junio de […]

  13. Maquis:

    Benvolgut Eduard, tan de bo que els polítics escoltessin mes a els savis com tu i tants d’altres, que diferent podria ser el mon. No deixeu mai de divulgar els vostres coneixements, perquè encara que no ho veieu, tots els que us seguim, i soms molts, al escoltar-vos aprenem molt i pugem el nivell intel.lectual de la població i això millora la societat en conjunt.
    Salut i Moltes gràcies!

  14. Juan Ramón:

    Sí, el problema básico está en el poder omnipresente de los partidos políticos (realmente de sus cúpulas), en todos los resortes del poder. Terminan dominando y controlando los podres del estado, puesto que:

    -controlan el judicial: elegido por los dos grandes partidos, cuando deberían ser elegidos por personas pertenecientes al mundo judicial en toda España, ya sean jueces, abogados, fiscales…a través de sus asociaciones……

    -controlan el legislativo: puesto que las listas son totalmente cerradas, y ya de paso se podría suprimir el inútil Senado, y dividir los diputados en territoriales (102, 2 por provincia) y los otros 248 en una lista nacional (criterio poblacional), lo que resolvería el problema de representatividad.

    -controlan el ejecutivo: al final es el legislativo el que lo controla todo, puesto que eligen al presidente del gobierno (un mero cabeza de lista provincial)….pero por eso tenemos una “democracia parlamentaria”.

    Está claro que también se podría prescindir del Tribunal Constitucional (para eso estaría el Supremo, designado por el Consejo General del Poder Judicial). En cuanto al Presidente del Gobierno (ojalá fuera el Presidente de la República, pero todo se andará..), debería ser elegido por todos los españoles, y limitar los mandatos consecutivos a 2….concepto aplicable a todas las instituciones, especialmente a las alcaldías………

    No me extiendo más, pero sí apuntar que también hay que aplicar la democracia a la economía, puesto que los beneficios de cualquier empresa no pueden ser sólo para el capital, sino que deben repartirse entre el capital y el trabajo, puesto que ambos contribuyen a la creación de riqueza…….

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.