Autor: Eduard Punset 29 octubre 2007

Referida al tiempo, sí puede considerarse la suerte como un factor de éxito, en el sentido que sugería en el post anterior. Puede que no haya llegado el momento para que cristalice la demanda de una idea o un producto. Mala suerte, porque nadie sabe realmente anticipar lo inesperado. La aparición de un cisne negro, por ejemplo, cuando todos son blancos. Otra cosa distinta es llegar a la meta después del tiempo fijado. Aquí no se trata de mala suerte, sino de estar distraído o de no haberse preparado.

La mayoría de las leyes físicas y evolutivas se refiere a promedios: el comportamiento de los átomos, la duración del amor o el impacto en la vida adulta de un drama en la infancia más temprana. Lo que es verdad de un promedio puede no serlo de un individuo. Lo que es verdad de una clase –decía Marx refiriéndose a la burguesía– puede no serlo de una persona determinada que pertenece a esa clase. Cuando decimos de alguien que ha tenido buena o mala suerte, nos estamos refiriendo a casos contados o excepcionales de personas que no se comportan como lo hace el promedio, la inmensa mayoría. De ahí que no tengan vigencia científica los consejos para tener suerte y, por tanto, que difícilmente pueda considerarse a ésta como una pauta para tener éxito. Tanto más cuanto que la mayoría de los acontecimientos susceptibles de considerarse una suerte o una desgracia no son tal cosa, sino el resultado de procesos inconscientes que escapan a nuestra atención.

El éxito no depende de la suerte
Lo que consideramos como suerte o
desgracia es el resultado de procesos
inconscientes que escapan a nuestra
atención. (Imagen: JC)

Cuando se dice que una persona ha tenido buena suerte o mala suerte con su salud, amor y trabajo, la mayoría de las veces hay que buscar la causa en la dieta, hábitos y ejercicio físico en el primer caso; en el amor maternal, inversión parental y sexualidad en el segundo; y preparación previa, concentración de esfuerzos en desarrollar sus cualidades innatas o reacciones diferentes al estrés en el último caso.

Cuando un proceso está programado –la embriogénesis, por ejemplo–, no es una cuestión de suerte que unas células se dirijan al espacio reservado a las futuras neuronas y otras, a lo que será el futuro sistema motor del recién nacido. Está genéticamente programado así. No tiene que ver con la suerte.

Una persona bella lo es porque ha heredado un nivel de mutaciones lesivas inferior al promedio. En promedio heredamos unas 200 mutaciones malignas de nuestros antepasados y les añadimos unas pocas más de nuestra propia cosecha. Es uno de los misterios no resueltos todavía por los genetistas de población, la razón de un número tan elevado de mutaciones sin que desaparezca la especie en la deformidad y la anomalía. Si en medio de esta tormenta genética una persona nace bella, se puede afirmar que ha tenido suerte antes de nacer.

¿Sólo se puede hablar de la buena o la mala suerte, en propiedad, antes de nacer o aplicada a casos excepcionales cuando se diferencian del promedio? La vida no es una serie de acontecimientos azarosos que ocurren de forma intempestiva, sino más bien un proceso continuado, que puede interrumpirse por causas exteriores que poco tienen que ver con la supuesta buena o mala suerte de una persona en particular. Una extinción masiva, como las ocurridas a lo largo de la la historia de la evolución, puede interrumpir el proceso de vida de un nido de trilobitas, aunque tuvieran la suerte de haber nacido perfectos. Parecería que la mayoría de las veces nos referimos a la suerte cuando no sabemos o no queremos indagar por qué ha ocurrido lo que ha ocurrido.

.


61 Respuestas to “El éxito no depende de la suerte”

  1. ALFREDO:

    señores por favor!! todo en la vida depende de “las circunstancias” .algunos dicen que uno las crea, otros que vienen sin querer y lo creo firmemente: cuantas personas tienen todo lo que querian y de golpe bummm!! una enfermedad inesperada? yo se que uno labra su propio destino, ademas estoy de acuerdo en un comentario que dice:”no hay vida equivocada, solo hay deciciones equivocadas”o sea en ultima instancia somos pequeños, medianos o grandes constructores de nuestra vida ,todo depende de la cantidad y la calidad de material que usemos para construirla!! saludos a todos!!

  2. Rocío:

    Eduard,
    sólo decirle que GRACIAS por compartir con nosotros su sabiduría y su enorme poder pedagógico.

    Debo madrugar mucho los lunes para agarrar el primer avión que me dejará en alguna ciudad francesa desde hace un año, y cuando enciendo la televisión para intentar digerir un café a las tres y algo de la mañana, me topo con “redes”.

    No es un programa para televisión a las diez de la noche, por desgracia. Así que una simple nota humilde para decirle que le agradezco su integridad. Nos da fuerza a mucha gente que andamos perdidos en lo que creemos es un mundo que se está yendo “al carajo”.

    Sólo eso. Hoy en EPS acabo de ver que tenía usted una página web y estoy encantada.

    Saludos desde Madrid.

  3. Ramon:

    He descubierto el Blog de Eduard Punset. Hace muchos años descubrí a Eduard Punset y hace tambien muchos le conocí en unas jornadas en El Escorial. Creo que su labor de divulgación científica ha sido espectacular en España.
    Toda la tarde estaba leyendo los comentarios al Blog y me parecian mayormente interesantes, en general.
    Me sorprenden comentarios de pseudonivel que consideran una suerte haber nacido en el primer mundo. Es gracioso, tan gracioso como decir que es una suerte nacer en Madrid en lugar de Villaserena del Monte. Suerte para que?
    Ni con eso pensaba que me dieran ganas de intervenir pero he visto que alguien le reprocha a Eduard que no participe con sus opiniones. Me parece bien que no lo haga, el ha hecho su aportación inicial y el resto son pensamientos nacidos de la misma.
    “Suerte” Eduard, te deseo lo “mejor” siempre con todo el relativismo de las expresiones.

  4. Felipe:

    Yo estoy convencido de que, prácticamente TODO en esta vida, es fruto del azar y la suerte.

    La misma falta de sentido y finalidad de la vida nos dice mucho acerca de que ésta tiene más que ver con algo fortuito que con las deseos voluntarios.

    Nuestros genes son producto de la lotería que supone la unión específica de un hombre y una mujer con exclusión de todos los demás hombres y mujeres. ¿Qué características genéticas hemos heredado? Unos nacen altos, fuertes, sanos, ricos, inteligentes, alegres y otros todo lo contrario… ¿no es esto suerte?

    Algunos seres humanos nacen en regiones paupérrimas y otros nacen en regiones de abundancia y riqueza… ¿no es esto suerte?

    ¿No tiene más suerte el tiburón que que un pequeño pez del océano?

    La justicia no existe y, de la mano de este concepto, va el hecho de que, en la vida, todo es azar, todo depende de la suerte.

  5. jose manuel:

    Ramoncito, Ramoncito… tu comentario si que es de seudonivel y casi fascista(por ahí se empieza), cualquier persona de este planeta entiende que nacer no lo elige nadie, mucho menos nacer rico o pobre, y para nada creo que esto sea gracioso, y sí que es cuestión de suerte. Tú que te las das de listo y no llegas ni a espavilao deberías de saber que no se cuestiona la existencia de la suerte, sino si se necesita esta para triunfar. Oseaaaa… ¿si haces todo lo que esté en tu mano triunfarás sin tener en cuenta el factor suerte?. Oseaaa… ¿si vienes de marruecos en una patera, podrás aspirar a ser presidente, o a recoger naranjas y fresas?.

    Yo soy el que le reprocha a Punset.

  6. PABLO ANTONIO:

    hace casi un mes conseguì un blog(yohn44.blogspot.com) donde se plantea una soluciòn intersante a ambos problemas;sobrecalentamiento global y crisis alimentaria, no conseguì comentarios, quizàs por lo mismo que expone el autor, en el sentido de que “los sabios y poderosos” temen ser despalzados por el ingenio del ciudano de apiè, tal y como sucedìa con cristobal colòn. yo le dejè un comentario, porque creo que a la gente que propone soluciones antes que diagnòsticos hay que apoyarla.espero que usted como cientìfico e intelectual, haga lo posible para que el mundo se beneficie de esta propuesta;”levitransportaciòn”, antes que sea demasiado tarde.

  7. Marta Ximenez:

    Yo me he leído el libro “Viaje al éxito” de Luis María Cano y es la mejor inversión que he hecho en muchos años.

  8. Nutricion y Dietetica:

    Primero de todo, felicidades por el blog, me parece muy interesante.
    Decir, que estoy totalmente de acuerdo en que el exito no depende de la suerte, el exito hay que buscarlo y sobre todo lucharlo. Saludos.

  9. Daniel Mesa:

    ¿Eres tu realmente el que escribe? Decirte que es un placer para mí estar en este blog y abrirme más los ojos, estoy viendo poco a poco los capítulos de Redes y son impresionantes, es algo más allá de lo que he visto en la televisión en toda mi vida, aprendo me entretiene y me hace pensar todo en general.

    Respecto al éxito opino lo mismo, no depende de la suerte… y la mala suerte o la buena suerte me parece que ni existe y es todo porque las cosas son como son y funcionan de una manera, por lo cual nos hace pensar a veces que tenemos buena o mala suerte, pero realmente no es así.
    Lo que me incomoda un poco es el asunto de que a alguien en especial le toque la lotería… creo que comprendo por lo que pasa pero no estoy seguro del todo.

    Bueno Eduard, que eres un genio y como dice una amiga te querríamos como abuelo para preguntarte un montón de cosas.

    Un abrazo

  10. José Miguel:

    La vida es una sucesión de acontecimientos que se producen en ocasiones por puro azar y en ocasiones por la voluntad del individuo. Cuando percibo que lo acaecido mejora mi situación en el mundo puedo decir que he tenido buena suerte. Si lo acaecido empeora mi situación, he tenido mala suerte. No todo lo que sucede tiene una explicación racional y puede ser controlado. Hay sucesos que ocurren de forma azarosa que no pueden ser explicados ni controlados, esto explicaría por que, en igualdad de condiciones, a un individuo le toca la lotería y se hace millonario en segundos y al resto de individuos no.

  11. Evergreen – Pistas para alcanzar el éxito.:

    […] tener suerte, aunque como termina aclarando Eduardo Punset en El éxito no depende de la suerte, “Parecería que la mayoría de las veces nos referimos a la suerte cuando no sabemos o no […]

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.