Autor: Eduard Punset 20 julio 2007

En la columna de El Semanal, los lectores me remiten preguntas que no siempre puedo contestar. Una de ellas hacía referencia a la ineficacia y, sobre todo, a la infelicidad que generan los esquemas actuales de organización jerárquica del trabajo. ¿Existen otros esquemas de organización en otras especies distintas que podríamos copiar? ¿Alguien tiene alguna idea? ¿Podríamos vivir mejor trabajando de otra manera?

Yo sugiero una solución parcial que me inspiran las hormigas.

Las hormigas existen desde hace más de sesenta millones de años y nosotros, apenas unos dos millones. Han tenido mucho más tiempo que nosotros para experimentar y, sin embargo, los fósiles de las hormigas primitivas encontradas recientemente son iguales a las actuales.

Por ello, a mi me gusta utilizarlas como ejemplo de lo que nos habría ocurrido si no aplicáramos la ciencia a la vida cotidiana. Las hormigas están petrificadas en su entorno biológico de hace sesenta millones de años y, nosotros, estaríamos igual que hace dos millones de años sino evolucionáramos aplicando el conocimiento científico a las cosas de cada día. No hay que hacer como las hormigas.

Eso creía yo hasta descubrir que las estamos copiando en cosas fundamentales, que hacen referencia a nuestros esquemas de organización y de ver el mundo.


Created with Paul’s flickrSLiDR.
Belicosas, cooperantes, depredadoras, comunicativas, sociales, invasoras
y siempre fascinantes: las hormigas según la comunidad Flickr.

El cerebro de una hormiga es como una mota de polvo y resulta admirable constatar lo que llegaron a conseguir con un cerebro equivalente a la millonésima parte del de un ser humano.

Una colonia de hormigas puede llegar a tener cinco mil individuos. Son animales con un elevado nivel de organización y, lo sorprendente, es que ningún individuo tiene una visión global del sistema. Ellas no tienen guardas urbanos ni ingenieros de urbanismo, ni ningún plan previo o jefe que coordine sus actividades. Su autoorganización a nivel de colonia emerge desde el nivel individual. Es una manera de trabajar muy distinta de la nuestra, viviendo atenazados, cuando no aterrados, por el control jerárquico.

El plan de un hormiguero se asienta en la cooperación entre sus individuos aunque, simultáneamente, las colonias siempre están en guerra entre ellas –de hecho, son las criaturas más belicosas del planeta-. Las hormigas tienen una serie de comportamientos muy complejos por medio de los cuales cooperan entre los miembros de la comunidad. En lugar de usar palabras, se comunican mediante cincuenta mensajes diferentes que surgen de combinaciones de feromonas.

Los departamentos de recursos humanos de las multinacionales y consultores estratégicos más innovadores y modernos están intentando ahora copiar a las hormigas. Se puede impulsar un proyecto soportado por la cooperación a nivel individual. Si las hormigas o la gente se siente libre, enamorada de su proyecto colectivo, sin el peso de los que mandan en función de una idea parida en las alturas, se sienten mejor y son, por lo tanto, más eficaces.

Las hormigas remueven la tierra, diseminan semillas de un lugar a otro y, como predadores, contribuyen al equilibrio ecológico. Hoy, la ciencia las está observando para sacar ventaja en ciertas herramientas tecnológicas. El tráfico de señales en las redes de móviles o en los routers que usamos para conectarnos a Internet se distribuyen siguiendo un patrón inspirado en el comportamiento colectivo de las hormigas.

También el diseño de robots que explorarán planetas lejanos o centros de poder enemigos, se inspira en estos insectos sociales. En lugar de programar robots enormemente complejos, podemos crear nubes de pequeños robots con las mismas reglas sociales de las hormigas. La de las hormigas es una forma complementaria, no distinta, del pensamiento y de ver el mundo. ¿Alguien tiene alguna otra idea complementaria sacada de la reflexión sobre nuestra u otras especies?



100 Respuestas to “También podemos aprender de las hormigas”

  1. Acm:

    Ay¡ Debari, que afortunada eres. Yo como nunca me fié de los hombres de Dios, ni de los hombres de Ciencia, no he conseguido saber aún lo que soy.

    Respecto del otro tema, organizarar nuestras sociedades para poder vivir mejor. Opino que, sí, es posible. Propongo empezar por lo más sencillo: Solucionar el aparcamiento.

    Saludos

  2. Gonzalo:

    Hola a todos:

    Acabo de toparme con esta noticia (http://preview.tinyurl.com/yuhnp6) y no me resistí a ponerla en el blog.

    Don’t panic! How ants can teach humans to cope during mass evacuations

    Injuries and deaths in panicking crowds could be reduced if we all behaved more like ants, say scientists. The insects are apparently masters at managing stressful “evacuations”.

    Rather than rushing for the exits, they actually slow down and move in an orderly fashion – and as a result the whole group can leave faster.

    “Ants in a panic don’t behave the same way as humans. They stay calm and are polite to each other,” said associate professor Martin Burd of Melbourne’s Monash University.

    “They are not trying to save their own lives, but are behaving for the good of the group.”

    His team put up barriers for Argentine ants in their laboratory and then “scared” them into looking for an exit. The barriers slowed them down, but made the evacuation more efficient.

    Professor Burd says that although humans are unlikely to follow the ants’ self-sacrificing example, we could be forced to move more slowly.

    “Perversely, if you simply put a pillar in front of the doorway, you increase the evacuation speed,” he said. “Having that obstruction stops people jamming against others in the door.”

    He is now working with traffic engineers to develop better crowd-flow systems for venues such as football grounds.

  3. danshuu:

    El tema me trae a la memoria el libro de George Orwell: Rebelión en la granja…claro que la fabula es un simple ataque al sistema corrupto comunista de la epoca de la segunda guerra, pero los intentos subliminares de enseñarnos sobre la imposibilidad de un orden social armonico como animales que somos, racionales o no es lo mismo…

    Las hormigas conseguiran eso esplendido modelo de organizacion justamente por poseer esa milionésima parte del cerebro de un ser humano…
    Lo que desorganiza nuestra existencia es justo el racional de la cuestion…
    Animales si, demasiados racionales tal ves, o tal ves cognitivamente irracionales

  4. José Manuel G. R.:

    Debari, ¿Cómo puedes decir que los animales — con más garantía los mamíferos– no tienen emociones? ¡Qué barbaridad! ¿Has visto cómo lloran los toros en las plazas? Yo nunca he ido, pero tengo amigos que sí, un día venían muy desilusionados y uno comentó: “Hoy, he oído llorar al toro, mugía y mugía como implorando perdón; era un animal con sentimientos”.
    ¡Toma arte! ¡Toma “cultura”! ¡Toma civilización! Ni arte, ni cultura, ni civilización; es LA EXHIBICI“N DE LA TORTURA. ¿Por qué no se enfrentan a los tiburones en el agua? Después hablamos de animales salvajes, indómitos, comentarios como: “Ese elefante era un asesino”, “El toro no era noble”. ¿Qué es noble para ti, criaturita? No me refiero a nadie en concreto. Cuando alguien dice: “estamos en la sociedad del conocimiento”, pienso como el Sr. Punset : ¿Dónde está el conocimiento en la gente? ¿Quizás en un cinco por ciento de la población?
    Saludos a Eduardo y a tod@s. Buenas vacaciones.
    PD: Perdón por la repetición del texto en la intervención anterior.

  5. Gonzalo:

    Debari, estoy de acuerdo con José Manuel G. R. Y no es una cuestión de opinión. Evolutivamente, las emociones cumplen una función adaptativa y de asegurar la supervivencia. Nuestros antepasados muy lejanos que no sentían asco de la comida en putrefacción no pudieron legar sus genes a ninguna descendencia. Como dice Paul Eckman en esta entrevista que le hizo Punset (http://www.eduardpunset.es/charlascon_detalle.php?id=12) las emociones son muy anteriores a los humanos, incluso a los mamíferos. Estudiando la neurofisiología de las emociones, Antonio Damasio dice lo siguiente (http://www.eduardpunset.es/charlascon_detalle.php?id=11): “Yo creo que los animales tienen sentimientos. Especialmente los animales complejos. Me gusta decir que no estoy seguro de que una mosca tenga sentimientos. Pero no voy a pronunciarme sobre eso. No estoy seguro de que la aplysia tenga sentimientos, de hecho sospecho que no. Sin embargo, un perro definitivamente tiene sentimientos. […] Si sabemos el tipo de cerebro necesario para los sentimientos y la conciencia, preguntémonos si este animal tiene este tipo de cerebro. Y si el animal tiene ese tipo de cerebro y se comporta como si fuera consciente, entonces probablemente tenga sentimientos.”

    Saludos

  6. debari:

    Hola, bueno, pues imagino José Manuel, que las expresiones hacia mi, no son más que el fruto pasional al hablar del tema, pues no me conoces y no es posible que juzgues a nadie, así que coloquialmente lo tomaré.
    Eso si , decirte que si en tanta consideración tienes las emociones, debieras tener en cuenta los leones que me echas al clasificarme y sin juicio alguno tacharme ni más ni menos que de inhumana y cruel, mientras exhibes una elocuencia sin argumentos que argumenten tu conocimiento hacia mi, un bonito circo improvisado…En fin, que predicar con el ejemplo debiera ser el primer propósito, por jamás sabes si le dolerá al interlocutor las palabras que se lanzan, te aseguro que las palabras pueden ser balas, en mi caso como no me conoces soy sensata y lo clasifico como apasionamiento verbal.
    Y segundo, dime en que lugar pongo que no tienen emociones los animales, dímelo, supongo que no te importará leerte un simple parrafillo, si tú no sabes distinguir entre arte, pericia , costumbres, cultura no es mi problema; si tu no sabes distinguir que el gusto es subjetivo, tampoco es mi problema, y por último para que entiendas que el arte no esta ligado con moral, explicale a la tribu de las mujeres cuello de jirafa que es una burrada anillarse el cuello y ella no entenderá como consideras una salvajada su belleza, podría darte una vuelta al globo donde los conceptos culturales cambian radicalmente y te aseguro que no podrías decir, ni asegurar que es una mala persona a menos que lo juzgues con tal ligereza como lo has hecho conmigo.
    Yo no te voy a explicar y menos discutir cuando hablamos de sistemas sociales, de hormigas un tema de tauromaquia. Tienes un foro abierto, abre ese tema y si no me juzgas y dialogas sin ofender, genial, allí debatiré siempre y cuando medie la ciencia social, humana, filofica, biologica etc.
    Por cierto para tu información, tengo 3 perros, soy criadora con afijo, a parte ante ayer adopte un gorrión hasta que se reponga.
    ¿Me conoces? yo soy debari, encantada de conocerte, aquí tienes mi mano virtual 🙂
    ¿Regresamos al tema o seguimos toreando la cuestión que se propone en el inicio?.^^
    Saludos y buen rollo por favor.

  7. debari:

    Acm, perdón que no te contesté, jajaj muy bueno lo del aparcamiento. Yo también creo que soluciones hay claro, ¿como no?, pero no te pienses que por proclamar el amor soy tonta de la vaina jajajajajjaja, que precisamente de santa tengo poco y precisamente soy de las que las meto “doblás” ( eso si sanamente y con respeto, y en sentido figurado), digamos pues, que nunca cierro puertas a nadie y que no guardo rencor, más que suficiente para esta jungla llena de leones que te intentan devorar ¿no crees?. De buena tinta se que no se porque me da que 6 aciertos en la primitiva te harían más cariños@ jajaja.
    Saludos sala@

  8. Manu:

    Bueno, aquí estoy otra vez.

    Sinceramente Jose Manuel, no creo que eliminar el dinero fuera una solución para crear una sociedad más justa y equitativa.

    El dinero es sólo un símbolo. Se creó como alternativa al trueque, precisamente para evitar el engorro que supondría cambiar una tonelada de trigo por un coche, por ejemplo, y la verdad es que es el motor de cualquier sociedad actual.

    Si se creara una sociedad utópica, donde cada persona hiciera uso de lo que necesitara, sin restricciones de ningún tipo, ¿Crees que trabajaría alguien?.

    Yo vaticino, sin el menor riesgo a equivocarme, que dicha sociedad utópica estaría condenada al fracaso. Piénsalo.

    Y, Debari, crea ya el foro taurino, para que los “reyes de espadas y bastos” podamos defender a los astados como verdaderos machos cabríos. (Tú ya me entiendes, ¿no?). ^^:) ===: http://los-cielos-prohibidos.blogspot.com/

  9. Docsus:

    Me parece que tema de las hormigas está bien como modelo para crear métodos de organización pseudo-sociales de inteligencias artificiales simples, o de relaciones informáticas. Pero nunca podríamos aplicar los principios “hormiguiles” a los humanos, pues somos mucho más complejos psicológicamente hablando, y por tanto socialmente.

    Un hormiguero es una colección de autómatas orquestados por la química de una batuta que a veces no se sabe bien dónde está. Es un tema interesante. La hormiga reina es la que maneja la base del cotarro, pero la sumisión que muestra el individuo a la tarea que lleva entre manos (entre antenas) es de lo más desconcertante. Recuerdo ahora un documental donde se veía a hormigas tejedoras de hojas mordisqueando hojas de un vegetal en llamas. Sólo dejaron de trabajar cuando literalmente se les había cocido el cerebro. Eso es impensable en una especie con conciencia del yo como la humana.
    Por ello, repito, no creo que podamos aplicar los esquemas sociales de las hormigas a muchos aspectos de la sociedad humana. Son dos mundos diferentes.

  10. Equilicua:

    Estimado Sr. Punset:
    Me tengo por admirador de tu labor divulgativa.
    No obstante, lo cortés no quita lo valiente. Y las hormigas son una familia muy “evolucionada”, y que dudo mucho haya dejado de evolucionar dadas las 12.000 especies conocidas que reune. Por decirlo de alguna manera son primas de las “abejas”.

    Otros insectos, por ejemplo las
    cucarachas, también han llegado a soluciones similares.

    Entiendo que todas las especies que sobreviven en la actualidad son fruto de la evolución, pero evolucionar no implica necesariamente mejorar o progresar.

    Finalmente me apetece aportar una nota de humor, entiendo que ilustrativo.

  11. Ciudadano.:

    J. S. Manuel G.R.

    Mi intervención arriba dice lo mismo sobre el dinero,
    propongo la sustitución de la Economia de Ganancia por una Economía de Abundancia de productos, servicios y bienes.

    El medio de pago, digitalizado, que represente, no una cantidad de dinero acumulable ilimitadamente (es el problema), sino un Poder Adquisitivo equivalente al esfuerzo y aportación por resultado efectuada por cada ciudadano.

    Si ponemos un techo a la Riqueza Personal en lo que fisicamente pueda consumir, ocupar, usar, un ser humano, tenemos arreglado el asunto de la maquinación de todo sistema de producción para alterar el precio de las cosas que hoy se practica.

    Vengo propagando esta idea desde hace algún tiempo en blogs de periodista digital,

    Saludos,

  12. debari:

    Hola, Manu y JOse manuel, acm, Docsus, equilicua, ciudadano.
    Manu, 🙂 ya sabes que no iba por ti , no me hagas publicidad gratuita y deja mi cueva de golum jajajaja, y al fin arranca el tema¡¡¡
    Creo que la cuestion de punset es sumamente complicada, principalmente porque los insectos por lo general son supervivientes natos y pensando, pensando hay una especie tambien superviviente y organizada, que al igual que nosotros representa una plaga, queridos míos las ratas¡¡ jajaj sisis , un animalito de sangre caliente
    http://www.petlvr.com/blog/2007/07/pet-rats-why-they-make-great-pets/es/
    y en la misma linea :
    las ardillas :
    Los jerbos son animales inteligentes, juguetones, perseverantes, increíblemente sociables, divertidos, mimosos, y por sobre todo eso curiosisimos. La mayoria de la gente no sabe lo que es un jerbo (muchos piensan que son hamsters con cola larga y peluda) ya que como mascotas son recientes. Al provenir de una zona de extrema aridez:el desierto de Mongolia, los jerbos pueden vivir normalmente con muy poca agua para beber. La tolerancia al calor y la regulación de la temperatura del cuerpo del jerbo son muy superiores a las de la mayor parte de los demás animales del desierto..

    Ha habido un creciente interés científico en estos animales debido a sus únicas características y susceptibilidades, además de lo fácil que resulta cuidarlos, de su buen carácter y de otros factores.

    En psicología y en investigación sobre el comportamiento, los jerbos resultan superiores a algunas ratas en algunos experimentos, y su naturaleza dócil los ha hecho populares para el tratamiento de algunos niños con problemas emocionales.
    Habitos
    Son animales con una estructura social=>”el clan” compleja en la que cada miembro cumple una función necesaria para el grupo; sólo una pareja del grupo se reproduce, el macho y la hembra dominantes, la crianza de los pequeños es compartida por otras hembras del grupo y los machos también participan en el cuidado de las crías.
    Los jerbos no son nocturnos sino que alternan periodos de sueño y actividad durante el dia.
    ***
    Curiosamente en los juegos de rol, se usa esta estructura del hamster, ardilla,rata y os aseguro que las organizaciones llegan a ser autenticas estructuras que logran el objetivo del clan o grupo, no se si es mejor o peor solo pensaba en otras especies demoledoras a la hora de organizarse y que compartieran una sociedad “emotiva”.
    Venga sacarle faltas, darme caña ¡¡ajajajaj.
    Un saludo^^ (darle caña a la propuesta a mi no que soy blandita)

  13. Lola:

    En mi opinión, cualquier sistema económico, de organización del trabajo, o cualquier intento de organización racional de un grupo humano, está abocado al fracaso. Debido a las características propias del ser humano. La voluntad de poder no tiene límite y sea cual sea el sistema a implartar, siempre habrá individuos que por su voluntad de poder y control desquilibren el sistema.
    No es un sistema de organización el que es erronéo, simplemente, con el paso del tiempo de vuelve ineficaz, porque hay grupos o individuos que imponen su poder y crean los desequilibrios.
    Por supuesto, somos mas felices y eficaces cuando estamos libres de la influencia del poder y el control ajeno. ¿Pero cómo conseguir anular la voluntad de poder del ser humano? Y al mismo tiempo, ¿cómo conseguirlo sin limitar la libertad que anhelamos?
    La única idea que se me ocurre es implartar siempre sistemas cambiantes, que no propicien en el tiempo la oportunidad de que se tome el poder por alguna parte.
    En este sentido, la evolución está de nuestro lado, nos ayuda a ponernos limites a nosotros mismos, cambiando estructuras y sistemas, y dejando fuera del tablero a los detentadores de poder.
    Veo muy útil tomar ideas de las hormigas, delfines, pingüinos, aves o cualquier especie inferior evolutivamente a nosotros, que nos proporcionen una refencia para diseñar nuevos métodos de organización, o simplemente nos recuerden ideas-valores olvidados que nos hagan tomar conciencia de que hemos perdido el rumbo y nos hemos pasado del límite, una y otra vez…

  14. PatoBlanco:

    El hombre es un ser social: como se ha organizado para desde “el origen” llegar a “titulos universitarios inútiles” es dónde enraiza la propuesta de Eduardo.

    Veamos. El hombre es maravilloso. Vale, nadie lo duda. Tampoco que todos los cerebros sean iguales (yo no puedo entender casi las matemáticas básicas), ni que todos los cuerpos sean iguales (yo no puedo subir al Everest). Establezcamos un “cerebro típico”.

    En mi análisis hay dos características “intrínsecas” del ser humano que se emplean para desaarrollar la organización social: el miedo, que yo proyecto en el “modelo caballo” y la capacidad social -que proyecto en el “modelo hormiga” y que no coincide con otros gregarios como el de las aves ni el de los antílopes ni el de los monos; pensad que “unas hormigas” son capaces de encontrar “rápidamnete” un azucarero que está dentro de un armario en una cocina…

    La pregunta es, ¿son suficientes estas caracterísitcas -convenientemente manejadas- puede construirse una organización capaz de construir una pirámide? o algo más sencillo, ¿son suficientes para que nos levantemos todas las mañanas para ir a trabajar? Yo creo que no hace falta nada más; todo el resto de lo maravilloso del hombre puede quedar en otro/s planos y se usarán en otros contextos.

    Hace ya tiempo, se estableció un modelo jerarquico -con mucho componente del tipo caballo- que tiene sus limitaciones: en cuanto que el trabajo se vuelve más complejo no pruduce bien.

    En los últimos entre 50 y 100 años, no sé si sabemos mucho más, pero lo que si pasa es que para saber de algo hace falta “saber mucho de ello”, tanto que la media de capacidad no dá sino para una parte de lo necesario y es necesario juntar esas partes para producir. Además, la producción se ha “maquinizado”. Somos capacesde hacer muchos coches, pero necesitamos mucha gente muy organizada e interactuando para hacer las máquinas que hacen los coches.

    Aquí está la raiz de porqué hacen falta “otros métodos de organización” y las contribuciones de Enric -sobre Wikipedia- encuentran cabida: ha aumentado el grado de complejidad del mundo humano. Y de ahí a explotar esa caracterísitca del ser humano, de usar los métodos similares a los de hormigas…

  15. javier:

    El cerebro de una hormiga es como un grano de fina arena, pero desde luego, y sin saber yo nada de zoología, creo que poseen inteligencia colectiva. Una especie ancestral. Sólo puedo decir una cosa, cumplen con el objetivo: vivir.

  16. josep:

    Bueno… desde mi más profunda ignorancia respecto al tema en cuestión, diría que las hormigas no son conscientes de lo que hacen. El ser humano, gracias a su cerebro maravilloso, ha salido de ese automatismo. Creo que para mejorar primeramente deberíamos de aprender algo más grande que cualquier otra ciencia. Respetarnos mutuamente. Las hormigas por gracia o por desgracia no se miran unas a otras y se dicen: ¿ porque trabajo yo más que él?. Tenemos algo mucho mas antiguo, algo que nos acompaña desde nuestros orígenes, el odio. Repasen historia, creo que no les hará falta. Es cierto, hoy no te dan puñaladas con una Gladius hispaniensis, pero te pegan miradas que apuñalan. Para cambiar debemos cambiar nosotros primero. Seremos así hasta el fin de los días. Lo llevamos dentro. Como dijo Jesús de Nazaret: que lance la primera piedra quien esté libre de pecado. Deberíamos aprender más de las hormigas, es cierto.

    Punset, para mi eres Dios y Redes, mi Biblia.

  17. MariaS:

    Creo que esta reflexion sobre las hormigas sirve además del mundo laboral, al resto de actividades sociales. Me preocupa mucho la tendencia actual a no ser responsable individual de nada, sino que todo esté reglado por el estado, que es quien te dice qué está bien y qué está mal. Si además añadimos el problema actual con la educación de las emociones en forma de plaga de niños mimados, la verdad es que no sé cómo se podrán aplicar eficazmente estas ideas que proponen las hormigas.

  18. Acm:

    Después de casi un mes de opiniones, tan variadas como respetables todas, habría que hacer una referencia al titulo de la entrada: “También podemos aprender de las hormigas”.
    Estamos en uno de esos históricos momentos en los que lo presentido y lo estudiado se va constatando día a día, y ello nos espolea el cerebro mientras nos va generando inquietud. El saber humano ha tenido sus fundamentos en la decodificación de la Naturaleza mensajera, luego, de todo aquello que la compone se puede efectivamente, como dice el Sr. Punset, extraer un aprendizaje que sirva para solucionar un problema concreto, o más de uno.

    Pero a la sociedad en general siempre le ha importado poco las advertencias de problemas para el futuro, está acostumbrada a salvarlos a última hora y está dispuesta a pagar el precio necesario. Simplemente no quiere pensar en ello, confiando en que la deuda, del tipo que sea, la saldarán otros. Véase, sobrevenida, la ingente inyección monetaria del Banco Central Europeo, Reserva Federal de EEUU y del Banco de Japón, para intentar poner freno al desastre que supondría que la Humanidad Promotora descubriese que su existencia se sustenta sobre pilares oxidados de economías quiméricas. Y es que no tienen, porque no existen, alternativas a ellas. Y si las tienen, por ahora, se las callan.

    Si nos gusta pensar que la competitividad entre individuos es buena, o que la genética se encargará de proveer, o que la tecnología solucionará, o que la imaginación y el conocimiento se impondrán……………. no nos preocupemos más, sigamos así.

    Jajajaja ¡ Debari: si alguien te da caña ahora en verano, espero que sea en jarra y bien fresquita.

    Saludos

  19. maria:

    Yo creo que el eje del comentario de Punset está en que “las hormigas tienen una serie de comportamientos muy complejos por medio de los cuales cooperan entre los miembros de la comunidad”. Si las hormigas tienen objetivos comunes, proyectos colectivos, probablemente no necesiten jerarquizarse. Lo que no sé es si cuando se pelean se expresará su individualismo. Podría ser. Habrá que estudiar el tema…

    No me ha parecido que se mencione la jerarquía, solo que cooperan de formas determinadas. Esa cooperación, para una meta común, es la que creo que sería deseable para los humanos y me parece que es lo que se da en caso de guerra, o cuando existe un enemigo común.

    Las ratas tambien parecen haber desarrollado lo que llaman “reciprocidad generalizada”, de tal forma que son capaces de alimentar a una compañera aunque esta no lo solicite. Algo parece haber, de instintivo, innato, o genético, que podría desarrollarse y utilizarse en beneficio de la comunidad humana, que a la postre tambien afectaría al individuo, como en el caso de las hormigas.

    Si el ser humano invirtiera parte de su individualidad en la dirección de objetivos comunes/exitos comunes, podría significar un gran avance en su evolución, puesto que de lo que nos quejamos es de que tendemos a perseguir objetivos individuales a costa de los objetivos comunes. Y eso puede venir del gen egoista, pero tambien de la educación.

    Y ¿que hay del gen altruísta? ¿No podría ser que quedó enterrado u olvidado en un algun momento?

  20. Alex:

    Yo trabajo en una empresa multinivel, nos dedicamos al marketing promocional y la estructura se basa en que cada persona desempeña su equipo a razón de conseguir unos objetivos de una forma en parte independiente al grupo, trabajamos en equipo pero a la vez cada qual lucha por su equipo sin una presión jerarquial del jefe. Trabajamos de una forma independiente cada uno para lograr sus objetivos y al final esto es la fuente del exito global de la empresa. Esta estrategia de crecimiento y de exito se utiliza en gran cantidad de empresas americanas y en parte es similar a la forma de trabajo de las hormigas cada una cumple con su trabajo de una forma voluntaria y sin ningún tipo de presión de esta forma se da cuenta que sobrevive mejor o peor pero a fin de cuentas sobrevive y el conjunto crean la colonia. Esta forma de trabajo se creó hace mas de 70 años, un prisionero de guerra americano en la carcel buscando una forma correcta de la repartición de garbanzos, al salir creo un imperio de los mas grandes que han existido a través de franquicias que perdura y no solo eso sino que siguen empresas de todo tipo.

  21. Pedro:

    Creo que podriamos aprender de las hormigas la generosidad en la transmisión y propagación de la oportunidad. Pondré un ejemplo.

    A día de hoy hay algunas convocatoria abiertas de la Comisión Europea para solicitar fondos para realizar investigación o actividades relacionadas de soporte a la misma, etc.. (http://cordis.europa.eu/fp7/dc/index.cfm). Hay distintos programas (Cooperation, Capacity, People..), y se pueden presentar proyectos a cada uno de ellos. Los programas se definen en su momento inicial, y las llamadas para presentar proyectos se van sucediendo durante el desarrollo del programa (periodo 2007 a 2013).

    Una lectura de los programas, permite observar que hay oportunidades que escapan de la llamada general. Por ejemplo, en el programa People, hay cinco tipos de actividades. Podemos observar todas las llamadas vigentes en el momento actual http://cordis.europa.eu/fp7/dc/index.cfm?fuseaction=UserSite.PeopleCallsPage&id_activity=12

    Sin embargo, un estudio en profundidad del programa del ‘Work Programme’ nos muestra que por ejemplo en la actividad 4 (‘International Dimension’) se hace referencia en su apartado 4.4 a actividades internacionales no implementadas por llamadas (en especial ERA-LINKS).
    Una visita a la página en cuestión, y tras consultar que es lo que hay de nuevo (http://cordis.europa.eu/eralink/wnew_en.html) revela que hay más oportunidades.

    Teniendo en cuenta nuestra disposición multitarea, estas oportunidades pasarian completamente desapercibidas. En particular en mi caso, pude identificar dos personas que podrían estar interesadas en la llamada ‘Transatlantic methods for handling global challenges’
    cuya fecha límite para la entrega de proyectos era el 2 de octubre de 2007 (que podeis comprobar que no se encuentra entre las llamadas de PEOPLE). Puede ser que estas dos personas por su temática sean capaces de aprovechar esos recursos, o en su conocimiento de otras personas posiblemente interesadas, propagar la oportunidad, dependerá de ellos.

    Por otro lado, creo que la especialización en la búsqueda de oportunidades es un motor que siempre tiene repercusiones positivas en la estructura jerarquica.

  22. Missing:

    Las hormigas no estarían escudriñándose la cabeza pensando la forma correcta de organizarse, de trabajar o de interactuar en sociedad. Las hormigas harían su trabajo sin más, aquel para el que están “programadas” según su código genético y las hormonas y feromonas que les rigen.

    No, por más que nos empeñemos, no podemos ser hormigas, ni nigún otro animal que carezca de reflexión y raciocinio.
    Quizá algún día sea justamente eso, lo que nos ha hecho evolucionar tan deprisa en los pocos años de existencia que llevamos, lo que nos aboque en un futuro no muy lejano a la extinción; pero al mismo tiempo es algo a lo que no podemos renunciar.
    No podemos olvidarnos de nuestro cerebro, de nuestras aspiraciones, de querer el coche del vecino o la mujer del jefe. No olvidemos que por algo nuestro cerebro es un millón de veces más grande y potente que el de esos animalillos, y que, aunque a veces lo intentemos, no podemos dejarlo en Stand-By, siempre está funcionando.

    Mi propuesta es: disfrutemos de nuestro modo de vida, pensante, lleno de bondades hirientes y dulces maldades, de regalos envenenados, malsanas envidias, inalcanzables aspiraciones, mientras que el cuerpo (y el planeta) aguanten.
    Y luego… que nos quiten lo bailao!

  23. Missing:

    Con perdón:

    http://unadue.blogspot.com/2007/08/de-amor-clicos-y-hormigas.html

  24. Acm:

    Compañer@ de teclas, Missing:

    Por un lado, aceptaría de buena gana tu propuesta. Me conformaría sólo con la garantía de que el planeta aguantase siempre, ya que todos sabemos que el cuerpo aguanta bastante poco.

    Pero por otro lado, pensar que, con o por la complicidad nuestra, pueda llegar un momento en el que niños y niñas puedan terminar sus días de alegría sin llegar a saber lo que es bailar….. eso me da mucha pena.

    Saludos

  25. Paradoxus:

    Sigo pensando más o menos lo mismo que todos: todo lo que podamos imitar de la estructura social de las hormigas podría ser aplicado a jerarquías laborales planificadas, a redes de información, etc., pero nunca directamente a la psicología del ser humano.

    Y por otro lado, ¿quién quiere ser hormiga? Pagan un alto precio individual por su eficiencia colectiva (si es que se puede considerar que realmente existe el individuo como tal en el hormiguero). ¿Debemos admirar al agua porque siempre encuentra la grieta en la roca por pequeña que sea?

  26. anto:

    No me estraña que los departamentos de RRHH quieran aplicar la eficacia colectiva de las hormigas ,ni el director ni los accionistas van a tirar del saltamontes.Veo mas eficaz que se las estudie con otros fines ,sociales ,humanos cientificos e incluso filosoficos,me parece que no se ha visto aun , una hormiga con chofer

  27. Ángela:

    Feliz día del blog a todos.
    Por la pluralidad de pensamiento y la libertad de expresión.
    Saludos

    Ángela

  28. Julio De Castro:

    Justo, hoy he descubierto su blog y mis palabras se limitarán sólo a expresarle mi admiración.
    Cuente, desde ya, con un leal seguidor de su espacio.
    Saludos

  29. El pequeño Richard:

    Que más quisiéramos los hombres que ser hormigas; no se conoce que las hormigas se organicen entre ellas para matarse por millones, ni que rijan su voluntad por el papel moneda, ni que les gusten las canciones de Shakira(a ver si me traducen, yo les ayudo: las mujeres somoslasdelaintuición…)

    Muy al contrario, las hormigas hacen lo que deben, lo correcto, y en sus relaciones personales atienden sólo a sus pasiones. ¡¡¡Quiero ser hormigaaaaa!!! Aunque, en cierto modo, creo que ya lo soy.

    Por cierto, Punset, he leído su reportaje en xl el semanal y…, no, no es usted una hormiga, sin duda.

  30. Gonzalo:

    Pequeño Richard, se ve que no has leído todo el texto de Punset. Dices que “no se conoce que las hormigas se organicen entre ellas para matarse por millones” pero lee nuevamente el texto de Punset, sobre todo donde dice “las colonias siempre están en guerra entre ellas “de hecho, son las criaturas más belicosas del planeta-“.

  31. El pequeño Richard:

    Gonzalo, he visto lo que dice Punset, y estoy más de acuerdo conmigo. Lo siento.
    Las hormigas no recorren grandes extensiones de terreno con el fin de exterminarse unas a otras, y podrían hacerlo porque son los animales más fuertes de la tierra. En proporción, a escala, su fuerza es superior a la de un elefante.
    No tengo intención de convencerte (ni de vencerte), pero por supuesto que no estoy de acuerdo con todo lo que escribe el señor Punset.

    Un saludo.

  32. Gonzalo:

    Si estar de acuerdo con Punset significa compartir sus opiniones, es natural que cada uno tome postura. Pero pretender estar en contra lo que afirman entomólogos como Edward Wilson (que me parece que es parte de lo que dice aquí Punset con respecto a la beligerancia de las hormigas) sin siquiera argumentarlo es, al menos, temerario.

  33. El pequeño Richard:

    ¿Argumentos? Tú me hablas de argumentos, ¿cuáles son los tuyos? Lo que diga el señor Punset o el señor Wilson (¿no es éste el de las raquetas?). Ya te he dicho por qué pienso así; esos bichitos no se dedican a recorrer extensiones de terreno para aniquilarse ni se organizan para matarse entre sí. No quiero repetirme.

    ¿Me llamas temerario? Sé que puede resultar temerario expresarse libremente, pero más temerario aún me parece el señor, sí señor, y el comer toda la alfalfa que te echen.

  34. Paranoide aliterado (antes Paradoxus):

    Richy, las piedras tampoco se matan entre ellas. ¿Por qué no ser piedra?. ¿Nunca has visto un documental sobre guerras entre hormigueros? ¿Por qué crees que pelean si no por territorio? Las hormigas no son mejores que los humanos, sólo más simples.

  35. Maria:

    Espero conseguir pronto unas fotos del mas grande hormiguero que he visto en mi vida. Debe medir algo más de 40 cms de alto por alrededor de 80 de ancho el edificio principal, luego hay mucho movimiento todo alrededor de otras pequeñas estructuras. Su aspecto general es sorprendentemente similar a las pirámides aztecas, sin exagerar demasiado ni darle mucho a la imaginación, claro. Está en un bosque a la salida de Arlon (Bélgica). Os invito a visitarlo. No sé que harán estos bichos ahí dentro pero se les ve muy muy ocupados.

  36. Jesus Rico:

    Hola Eduardo y a todos los que respondéis a su artículo ;
    Lo primero decir que me parece fantástico que abras un Blog, es una forma muy “democrática” de leer y contestar a la gente de la calle. Además la variedad de respuestas que encontrarás, su riqueza, radica en la particularidad de cada persona que te responde. Aquí no hablarás solamente con científicos de élite de las ciencias naturales (como en el caso de Redes) sino con un campo muy variado de experiencias vitales y disciplinas heterogéneas.
    La verdad esque a mi las hormigas me importan un cuerno. De pequeño pasaba horas poniendo a pelear hormigas de dos clanes diferentes, pintándolas, troturándolas, tirándolas al agua… y en fin, todas esas cosas que hacen los chavales.
    Pero voy a ir al grano: Si le preguntases a Aristóteles sobre la posibilidad de mejorar las relaciones humanas por medio de la imitación o la asumción de ciertos aspectos de la organización de las hormigas, Aristóteles te respondería lo siguiente :

    “La naturaleza comportamental de las hormigas es diferente a la de los hombres. Las hormigas necesitan cosas diferentes a los hombres. Por eso para los hombres, la mejor forma de organizarse es la suya propia y no la de las hormigas.”

    Es curioso pensar que históricamente el gobierno más estable han sido las monarquías basadas en la legalidad espiritual y religiosa. España no está tan lejos de lo que siempre ha tenido…

    salud!

  37. Neurotransmisores:

    ¿Quien asegura que las hormigas no piensan?
    Siempre nos fijamos en los de abajo. Las hormigas no nos conocen. ¿conocemos nosotros a los de arriba?

  38. mircea:

    Lo siento, a mi no me atraen las hormigas, ni su organización, ni su sistema de mensajes, ni su forma de aparearse ni su eficacia. Además son bastante feas, todo hay que decirlo. Es más, cuando veo un hormiguero en mi jardín me lo cargo.

  39. joaquin:

    Un comentario respecto a los ordenadores-hormiga. ¿No sería esta una manera de generar una IA genuina? Me parece una gran idea.

    Por cierto, otra gran idea sería poner un enlace al final del artículo para dejar comentarios (además del que está al final de los comentários) un poco más visible que el que hay ahora 😉

  40. Dblanco:

    Éste es un claro ejemplo de que el instinto es al desarrollo intelectual lo que la genética al desarrollo físico.

    Al igual que una persona que nace con amplias características genéticas puede con poco esfuerzo equipararse o incluso superar en cuanto a fuerza y/o resistencia a una persona con una peor genética que se dedique a desarrollar estas aptitudes. Y lo que es más, mientras que la segunda persona tiene que practicar habitualmente para mantener su nivel, la primera siempre mantendrá un nivel alto sin práctica alguna, y recuperará mucho más fácilmente un nivel superior con relativo poco esfuerzo.

    El instinto por su lado (que no deja de ser una transmisión genética) aporta un conocimiento innato de saber, habilidades, comportamientos, etc, que de otra forma tendrían que adquirirse de una forma “artificial”, a base de estudio, reflexión y entendimiento. Pero con el condicionante de que la adquisición “artificial” puede llegar a perderse si no se refresca con una determinada continuidad.

    Saludos

  41. Alicia Ismodes:

    Eduardo, no sé ni que decir, supongo que por temor a no estra a la altura.Leí Viaje a La Felicida y ahora estoy empezando Viaje al Amor. Simplemente decirte lo que Maruja Torres en El Pais “Mi pensador de cabecera”,es garnde mi admoiracion por ti. Saludos

  42. El pequeño Richard:

    No os echo migas por no llamaros hormigas. Es una broma, un poco de sentido del humor, no seáis paranoides. Ya sé que hoy domina la seriedad, pero, como dicen los escoceses, la risa cuesta menos que la electricidad y da más luz.

  43. INHOR:

    El cerebro de las hormigas tienen el mismo tamaño que el de un ser humano, es igual de infinito el infinitas veces más pequeño que infinitas veces más grande. Es infinito o finito, por lo tanto no existe un punto exacto, y el saber no ocupa lugar, no se nada me lo imagino.
    Puedo explicar esto un montón de veces y puedo intentar buscar como concretarlo pero no lo conseguiré. puedo dar a más así sin explicar demasiado, y puede que soltando frases sin decirlo todo diga nada y luego todos me saquen de la nada el todo, osea entender más de lo que he dicho.

    La hormiga es más grande que yo porque a dado más a entender.

  44. ANTONIO:

    bueno mi opinio es que para encontrar una sistema que funcione para el ser humano debemos de tomar en cuenta las capasidades del ser humano de obedecer y no obedecer, de que cada ser humano puede tomar caminos distintos en un sistema establecido leyes o crimen. cada ser humano es un sistema unico y si queremos unificarnos no solo sera un solo sistema sino sera un sistema de sistemas como es el curpo que los ojos no son la nariz sino que cada individuo se conduce a si mismo por caminos ensenados por una sociedad equivocada ho correcta y por otro lado el escoger que es corrocto ho que no lo es si para un individuo su sistema esta bien y para el otro le pergudica el sistema caheria como fue egipto ho los aztecas

  45. diana:

    las hormigas pueden con su mismo peso dos veces ,,,,super valients

  46. Webs, noticias, curiosidades, artículos… » El blog de DROBLO:

    […] También podemos aprender de las hormigas […]

  47. Rita:

    He leído el libro de “Viaje a las hormigas de O.Wilson y Bert Holldobler” y tengo la intención de leerme el tratado que escribieron “The Ants”. Para entender su comportamiento social primero tenemos que comprender el por qué biológico de usar este sistema y no otro. Yo no pienso que las hormigas no hayan evolucionado en estos sesenta millones de años, es imposible! Su antepasado fueron las abejas, de la misma manera que el nuestro fue el chimpancé y desde ese momento sufrieron un cambio drástico de comportamiento y una radiación evolutiva muy importante. ¿Cómo si no hubieran llegado a adquirir cada espécie una manera tan distinta de actuar, pero saliendo de una misma base? y aunque su anatomía sea parecida a sus antecesores, igual que nosotros y los homo sapiens de hace dos mil años, ¿realmente somos iguales a ellos? no se puede afirmar, eran diferentes y seguro que ellas van cambiando ¡pero nosotros no sabemos suficiente acerca de su pasado comportamental para indicar que esto no esté sucediendo!
    Es evidente que su manera de trabajar y la nuestra desde un punto de vista biológico es incompatible. Su manera de pasar sus genes ya es distinta y ellos actúan en consecuencia. No podemos aplicarnos su manera de trabajar sin hacer como mínimo bastantes cambios ya que no tenemos ni hormigas reinas que pasen nuestros genes y todos somos bastante diferentes. es natural que siempre esten en guerra entre ellas, ¡pero nosotros no somos hormigas! el tamaño de nuestro estómago es diferente y ahora nuestro comportamiento cada vez es más parecido al suyo, ¡se está degenerando! antes que mirar el comportamiento de las hormigas para aplicarlo a nosotros, hay otras especies más afines que nos interesaría más imitar como los lobos o los monos.

  48. Lic. Alfonso Germán Arreola:

    Se pueden distribuir adecuadamente los instrumentos para el intercambio de bienes y servicios o la construcción de empresas útiles. Dos o más personas que se organizan y ayudan mutuamente, pueden llevar cabo empresas que son imposibles para uno solo.

  49. Dabbawalas vs LEAN Services (I):

    […] (Aquí un enlace a un comentario de Eduard Punset: http://www.eduardpunset.es/108/general/tambien-podemos-aprender-de-las-hormigas). […]

  50. adriana:

    una persona puede llegar a tener el tamaño de una hormiga se puede si se investiga mucho de las hormigas y sus espesies podemos llegar si no esforsamos en eso

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.