Autor: Eduard Punset 11 octubre 2009

Según algunos científicos, hemos sido demasiado tolerantes con las creencias religiosas. Deberíamos haber elevado el tono de nuestras protestas ante los desmanes derivados de la fe mal entendida.

Sin salirse del bando agnóstico caben otras posturas, si se quiere, menos militantes y no menos eficaces. Paradójicamente, ésa era la concepción del propio Darwin, expuesta en una de sus cartas que descubrí en Londres hace apenas unos días. Es asombrosa esa mezcla de defensa radical de la libertad de pensamiento y tolerancia. Dice Charles Darwin en su carta:

«Aunque soy un fuerte defensor de la libertad de pensamiento en todos los ámbitos, soy de la opinión, sin embargo —equivocadamente o no—, que los argumentos esgrimidos directamente contra el cristianismo y la existencia de Dios apenas tienen impacto en la gente; es mejor promover la libertad de pensamiento mediante la iluminación paulatina de la mentalidad popular que se desprende de los adelantos científicos. Es por ello que siempre me he fijado como objetivo evitar escribir sobre la religión limitándome a la ciencia».

Es fascinante constatar hasta qué punto Darwin tuvo excelso cuidado en mantener el rigor de sus planteamientos científicos sin herir a los que no los compartían. En este sentido —y a nivel anecdótico—, no me digan que no era enternecedora la actitud de Emma, la esposa de Darwin, profundamente religiosa, cuando repetía a sus amigos que el mayor de sus pesares era «saber que Charles no podría acompañarla en la otra vida» por culpa de su agnosticismo. Lo que la apesadumbraba a ella era que el Dios todopoderoso no quisiera conciliar el buen carácter con el agnosticismo de su marido. Y lo que a él lo apenaba, con toda probabilidad, era que muchos confundieran la libertad de pensamiento que él predicaba recurriendo a la ciencia con ataques gratuitos a los que no compartían esa convicción.

Emma y Darwin

Emma y Darwin http://darwin-online.org.uk/

No cabe duda de que la relación entre la gente que profesa una religión y los agnósticos está cambiando. ¿En qué sentido? En primer lugar, la irrupción de la ciencia en la cultura popular permite descartar convicciones que parecían antes intocables: hasta Darwin, gran parte de la comunidad científica, y desde luego toda la religiosa, estaba convencida de que la vida del universo había empezado hacía cinco mil años, en lugar de los trece mil millones que, ahora se sabe, transcurrieron desde la explosión del big bang hasta nuestros días; dando amplio tiempo con ello para que la selección natural fuera modulando la evolución de las distintas especies.

En segundo lugar, los continuados agravios e injusticias que siguen sufriendo —a raíz del machismo y maltrato de género, en particular— los colectivos partidarios de impulsar la modernidad en sus propias culturas suscitan solidaridades mucho más profundas y extensas que en el pasado. Yo he visto con mis propios ojos en plena Quinta Avenida de Nueva York, pocos días después del ataque terrorista a las Torres, una pancarta que rezaba «In God we trust» («En Dios confiamos»), mientras en la acera opuesta alguien, enardecido, le gritaba al portaestandarte: «Falk’ you!» («¡Que te den!»).

No es difícil predecir que pronto volveremos a estar inmersos en un debate en torno a la religión, no necesariamente más virulento que antes, pero sí más extendido socialmente y algo más fundamentado. A la ciencia y a los científicos les va a resultar más difícil que en tiempos de Darwin mantener silencio en ese debate, entre otras mil cosas, porque ahora faltan sólo “cuatro días” para que se pueda fabricar vida sintética —bacterias, concretamente— en el laboratorio. La ciencia, en eso Darwin tenía razón, es el mejor estímulo para la libertad de pensamiento. Siempre y cuando sepamos conciliar como él los planteamientos rigurosos con modales atinados.



349 Respuestas to “La Delicadeza de Darwin”

  1. Narua-Iris:

    Aclaro que para mi Dios sigue siendo el mismo, VIDA, reflejo de la bondad, lo infinito, lo justo, el orden y la energía del amor porque en la medida proporcionada se genera.
    Que lo relacione con la Física, no hace que cambie su esencia y sustancia. Pues mientras la ciencia no acepte e integre todo, será ella la que no esté ahí, pero lo que ES siempre estuvo y estara relacionado y formando parte.

  2. Manue:

    Bien María: desde mi punto de vista eres tú quien se ha creado un mundo a su manera. Claro que estoy “en el puzle” y en no menor medida que tú.
    El que necesites entidades cósmicas y regentes planetarios no te convierte en más realista ni, menos aún, en mejor persona. No me considero menos capaz de amar y, de hecho, experimento sentimientos muy vivos y humanos. ¿Dónde estaría el problema? ¿Sólo en que no creo en lo que me parece increíble? Si de ello se desprendiera algo ético, o una merma vivencial o personal, esto es, un déficit psicológico, social o intelectual, entendería tu desazón. Pero todo parece depender de un desencuentro en el mito, en la astrología y las paraciencias… Es curioso que hemos estado debatiendo con alguien sectario y te has sentido más unida a ese alguien, ¿no te dice esto nada? Claro que existimos todas las piezas del Cosmos, cada pieza viva, cada pieza humana, a diferencia de las ideas, que existen como tales, claro está. El Universo se expande, claro está. Su energía ha dado en crear vida por aquí mismo, ¿quién lo niega? Nuestra existencia se relaciona con ella y nuestro planeta rebosa vida. ¿Quién rechaza su espacio? Cuesta trabajo entender que esa pueda ser una lectura imparcial de lo que te anunciaba, que era positivo, constructivo, poético, amoroso… sólo que sin paraciencias ni supersticiones: liberador en este, además de en los restantes sentidos. No, no queda “el vacio”, a no ser que te refieras al momento mismo de despertar (la noche oscura del místico). En cuanto a los agujeros negros no sé si quieres llevar el tema a una metáfora: pero hablabas de física, materia, átomos y energía, y venía a incluirte la parte aparentemente menos ordenada: el inmenso espacio cuenta colisiones de astros, de galaxias completas, mucha materia “desordenada” y multitud de zonas muy masivas y exentas de luz que conocemos con ese nombre de “agujeros negros”. No sufren la soledad exclusivamente quienes eligieron no estar, no aceptar cualquier prejuicio, ser por sí mismos… La soledad es un asunto compartido por muchos seres humanos, héroes, poetas, artistas, amantes e iluminados incluidos junto a muchos seres amargados, enfermos o, simplemente estresados.
    Bien, un abrazo, María-Iris
    Manue

  3. María -Iris:

    Sólo quiero aclarar algo que has confundido. Los regentes astrológicos no los he usado en la busqueda de la realación entre Dios y la ciencia.
    La Astrologia que es muy sabia, reservo su uso profundo para otras parcelas, he hecho alguna alusión mínima, como regalo para sumar datos sobre la fecundidad. Deja de posicionarme como persona con prejuicios y magía, mi datos y mis fuentes son de la vida, experiencia pura de observación y vivencias, no hay más.
    Me conformo con saber que recoges la conexión que hago entre Dios y el átomo funcionando y que aceptas que la explicación tiene sentido cuando dices que así pensaba Albert Einstein, al que yo no he leido y del cual solo conozco unas frases que admiro.
    El buscaba saber del universo y se encontro con Dios, yo buscando a Dios me he encontrado con algo importante de la ciencia. Si coinciden un físico y un una persona creyente, quizá la ciencia pudiera comenzar a pensar en poner CONCIENCIA en ese punto vital.
    Con esto yo termino mi trabajo, que no ha sido fácil, pero que me hace feliz porque ha sido mi encuentro con algo que buscaba desde hace tiempo explicarme:
    Dios-Uno (átomo-energía)
    Dios-Vida (átomo-energía)
    Dios- Infinito (átomo-energía)
    Dios-Verdad (átomo-energía)
    Dios-Ciencia (átomo-energía)

    Tu oposición me ha ayudado a llegar, ¡gracias!.
    Que quede claro que no hay ataque, ni comparación, ni falta de respeto hacia ti. Solo hay certeza de lo que me mueve. Así como en tí razones y busqueda de pruebas.
    Un saludo.

    No hay comparación entre otros y yo, no se hacen así las cosas, yo hablo de puntos de apoyo. Muestro mis certezas al igual que tu las tuyas con lo que conoces. Nada más.
    Cada uno está donde está.

  4. El otro Carlos:

    PARTE I DE IV.

    Se ha planteado reiteradamente en intervención de este tema, la cuestión referente a revistas como Despertad, editada por la confesión religiosa reconocida en su denominación legal en España como “Testigos Cristianos de Jehová”, y se les ha relacionado literalmente como un movimiento “sectario”. Había decidido abandonar este tema del Darwinismo evolutivo y las cuestiones científicas, religiosas y por extensión, concepcionales que este enfoque genera por cuanto estaba bastante resumido las dos vertientes a las que pueden llevar las divergencias del mismo, del cual cada uno en su propio derecho y en ejercicio de su libre albedrío, forma su propia opinión informada, basada como fuera de esperar, en un respeto recíproco. Me resultó curioso, y en vistas de que todos estaríamos de acuerdo que el blog es obvio que no resultaría simplemente del monopolio de un intercambio bilateral sino multilateral que, buscando en bibliografías de este punto preciso encontré justamente en una de las revistas recién mencionada, como se aborda el tema del sectarismo por parte de esta confesión, y llama la atención, como ha sido reconocida y divulgada por medios de reconocido prestigio legal y con jurisdicción sobre el tema, respecto a las diferencias entre una secta peligrosa y tal religión legalmente constituida. Con gusto me he tomado el trabajo de transcribir textualmente el artículo de dicha “Despertad” del 15 de febrero del 1994 que abordó lo siguiente:

    “¿Qué son las sectas peligrosas?
    Era el 28 de febrero de 1993. Más de cien agentes de una brigada especial atacaron un complejo de edificios que albergaba a decenas de hombres, mujeres y niños. El objetivo era descubrir armas ilegales y arrestar a un presunto delincuente. No obstante, una lluvia de balas procedente del interior de los edificios tomó a los agentes por sorpresa. La brigada repelió la agresión.

    Esta confrontación arrojó un saldo de diez muertos y varios heridos. Durante los cincuenta días siguientes, cientos de agentes del gobierno sitiaron el complejo con suficientes armas como para librar una pequeña guerra. En el enfrentamiento final murieron 86 personas, entre ellas, por lo menos diecisiete niños.

    Pero ¿quién era el enemigo? ¿Un ejército de traficantes de drogas? ¿Un grupo guerrillero? No. Como posiblemente sepa, el “enemigo” era una agrupación religiosa, una secta. Su tragedia hizo de una discreta comunidad de las llanuras del centro de Texas (E.U.A.) el foco de la atención internacional. Los medios de comunicación inundaron las ondas de radio y televisión y la página impresa de un aluvión de informes, análisis y comentarios sobre los peligros de las sectas fanáticas.

    Se recordó al público ocasiones anteriores en las que los dirigentes de algunas sectas llevaron a la muerte a sus seguidores: los asesinatos de Manson en 1969 en California, el suicidio masivo de los miembros de una secta en 1978 en Jonestown (Guyana) y el pacto de asesinato-suicidio concebido por la líder coreana Park Soon-ja, que resultó en la muerte de 32 personas. Es digno de mención el hecho de que muchas de estas personas decían ser cristianas y creer en la Biblia.

    No sorprende que a mucha gente que respeta la Biblia como la Palabra de Dios le consterne la desvergonzada manipulación que estas sectas hacen de las Escrituras. Por este motivo, con el transcurso de los años se han formado centenares de organizaciones para el control y la denuncia de las sectas peligrosas. Los expertos en comportamiento sectario predicen que el advenimiento de un nuevo milenio dentro de pocos años puede desencadenar la proliferación de este tipo de sectas. Un semanario observó que, según las agrupaciones antisectarias, hay miles de sectas “preparadas para arrebatar su cuerpo, controlar su mente y corromper su alma. […] Pocas están armadas, pero a muchas se las considera peligrosas. Lo seducirán y le quitarán el dinero, lo casarán y lo enterrarán”.

    (Continúa…)

  5. El otro Carlos:

    PARTE II (Continuación…)

    ¿Qué es una secta peligrosa?

    El término “secta peligrosa” ha sido utilizado con cierta imprecisión por quienes no son conscientes de sus connotaciones.
    Una obra reciente, el Diccionario Esencial Santillana de la Lengua Española, da como segunda acepción del término “secta”: “Conjunto de seguidores de una doctrina, filosofía o religión considerada falsa o peligrosa por el que habla”.

    La revista Newsweek explica que las sectas peligrosas “son normalmente grupos pequeños y marginales cuyos miembros derivan su identidad y propósito de un líder carismático”. Del mismo modo, la revista Asiaweek dice que “el término es vago, pero normalmente denota un nuevo credo religioso formado en torno a un líder carismático, que suele proclamarse la personificación de Dios”.

    El lenguaje utilizado en la resolución conjunta del Centésimo Congreso del Estado de Maryland (E.U.A.) también transmite una connotación peyorativa de este tipo de sectas. La resolución expresa que la secta peligrosa es “un grupo o movimiento que manifiesta devoción excesiva a una persona o idea, y emplea técnicas de manipulación poco éticas para persuadir y controlar al individuo a fin de promover las metas de su líder”.

    Está claro, pues, que por lo general se entiende que las sectas peligrosas son agrupaciones religiosas con puntos de vista y prácticas radicales que chocan con la conducta social aceptada como normal en la actualidad. Suelen tener también ritos secretos. Muchas de estas sectas se aíslan en comunas. Acostumbran a dar devoción incondicional y exclusiva a un líder autoproclamado. A menudo este se jacta de haber sido escogido por Dios o incluso de ser de naturaleza divina.
    En ocasiones, las organizaciones antisectarias y los medios de comunicación han calificado a los testigos de Jehová de secta peligrosa. Varios artículos periodísticos recientes han incluido a los testigos de Jehová entre las agrupaciones religiosas de actividades cuestionables. Pues bien, ¿es exacto referirse a los testigos de Jehová como un pequeño grupo religioso marginal? Los miembros de estas sectas suelen aislarse de los amigos, la familia e incluso la sociedad en general. ¿Es ese el caso de los testigos de Jehová? ¿Utilizan los Testigos técnicas engañosas y contrarias a la ética para conseguir adeptos?

    Se conoce a los líderes de estas sectas por sus métodos para controlar la mente de sus seguidores. ¿Hay prueba de que los testigos de Jehová usen esos métodos? ¿Celebran servicios religiosos secretos? ¿Siguen y veneran a algún líder humano? ¿Puede decirse con honradez que los testigos de Jehová sean una secta peligrosa?

    ¿Son los testigos de Jehová una secta peligrosa?

    Se acusó a Jesucristo de ser borracho, glotón, violador del sábado, falso testigo, blasfemo y mensajero de Satanás. También se le inculpó de subversión. (Mateo 9:34; 11:19; 12:24; 26:65; Juan 8:13; 9:16; 19:12.)
    Después de la muerte y resurrección de Jesús, sus discípulos fueron de igual modo el blanco de graves acusaciones. Una muchedumbre arrastró a un grupo de cristianos del siglo primero ante los gobernantes de la ciudad, clamando: ‘Estos hombres han trastornado la tierra habitada’. (Hechos 17:6.) En otra ocasión, se llevó al apóstol Pablo y a su compañero Silas ante las autoridades y se les acusó de turbar muchísimo la ciudad de Filipos. (Hechos 16:20.)

    Más tarde se acusó a Pablo de ser “un individuo pestilente […] que promueve sediciones entre todos los judíos por toda la tierra habitada”, así como de querer “profanar el templo”. (Hechos 24:5, 6.) Los judíos principales de Roma reflejaron con exactitud la situación de los seguidores de Jesús cuando reconocieron: “Porque, verdaderamente, en lo que toca a esta secta nos es conocido que en todas partes se habla en contra de ella”. (Hechos 28:22.)

    Está claro, pues, que había quien consideraba a esa nueva comunidad fundada por Jesús como una agrupación religiosa con ideas y prácticas radicales que chocaban con el comportamiento social aceptado entonces. Sin duda, muchas personas de hoy hubieran considerado a los cristianos una secta destructiva. Los opositores eran con frecuencia miembros eminentes y respetados de la sociedad, lo que daba más peso a sus acusaciones. Muchos creyeron las acusaciones lanzadas contra Jesús y sus discípulos. No obstante, como probablemente sepa, cada uno de esos cargos era falso. El hecho de que la gente dijera esas cosas no las hacía verdaderas.

    ¿Y hoy día? ¿Sería exacto referirse a los testigos de Jehová como una agrupación religiosa con ideas y prácticas que chocan con la conducta social aceptada? ¿Son los testigos de Jehová una secta peligrosa?

    (Continúa…)

  6. El otro Carlos:

    PARTE III (Continuación…)

    ¿Qué muestran los hechos?

    Un funcionario de la ciudad de San Petersburgo (Rusia) explicó: “Se nos representó a los testigos de Jehová como una clase de secta clandestina reunida en la oscuridad asesinando niños y suicidándose”. Sin embargo, los rusos han tenido recientemente la oportunidad de conocer la verdadera naturaleza de los testigos de Jehová. Después de trabajar con ellos en los preparativos de una asamblea internacional, el mismo funcionario dijo: “Ahora veo a personas normales, sonrientes, incluso mejores que mucha gente que conozco. Son pacíficas y tranquilas, y se tienen verdadero amor”. Y añadió: “En realidad, no entiendo por qué la gente dice esas mentiras sobre ellos”.

    Los testigos de Jehová no tienen reuniones ritualistas ni celebran servicios religiosos secretos. Julia Mitchell Corbett, que no es testigo de Jehová, explica: “Cuando se reúnen, normalmente más de una vez a la semana, en los Salones del Reino (no llaman iglesias a sus lugares de reunión), dedican la mayor parte del tiempo al estudio y comentario de la Biblia”. Sus lugares de reunión tienen un letrero de confesionalidad. Las reuniones son a puerta abierta, y el público está invitado. Se recibe con gusto a cualquiera que se presente sin previo aviso.

    Los “Testigos se han ganado la reputación de ser honrados, corteses y trabajadores”, añade Corbett en su libro Religion in America. Muchas personas que no son Testigos reconocen de buena gana que no hay nada anormal ni extraño en los testigos de Jehová. Su conducta no choca con el comportamiento social aceptado. The New Encyclopædia Britannica dice con exactitud que los Testigos “insisten en un alto código moral de conducta personal”.

    El director de noticias y proyectos especiales de una cadena de televisión de Estados Unidos, escribió a los testigos de Jehová con ocasión de un informe tendencioso sobre ellos emitido en el programa televisivo 60 Minutes. Dijo: “Si más gente viviera como ustedes, esta nación no estaría como está. Soy un periodista que sabe que su organización está fundada en el amor y una fe fuerte en el Creador. Quiero que sepan que no todos los periodistas son tan parciales”.
    Una religión muy conocida

    ¿Es justo decir que los testigos de Jehová son una agrupación religiosa pequeña y marginal? En un sentido, son pocos comparados con otras religiones. Sin embargo, recuerde lo que Jesús dijo: “Angosta es la puerta y estrecho el camino que conduce a la vida, y pocos son los que la hallan”. (Mateo 7:13, 14.)

    En cualquier caso, no puede decirse que los Testigos sean una pequeña secta marginal. En la primavera de 1993, más de once millones de personas asistieron a la Conmemoración de la muerte de Cristo que celebran los Testigos, [casi 18 millones para 2008, refieren además, más de 7 millones de publicadores activos]. Pero más importante que la cantidad es su carácter moral y su comportamiento ejemplar, reconocidos mundialmente. No cabe duda de que ese ha sido uno de los factores que han contribuido a su reconocimiento oficial en muchos países como religión conocida y auténtica.

    Es digna de mención una reciente disposición del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos. En ella se declara que los Testigos deben disfrutar de libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, y que tienen el derecho de hablar de su fe y enseñarla a otras personas. Difícilmente se hubiera expresado así la Comisión Europea si se conociera a los testigos de Jehová por el empleo de técnicas engañosas y poco éticas para captar adeptos, o si utilizaran medios para manipular la mente de sus seguidores.

    Por todo el mundo mucha gente conoce bien a los testigos de Jehová. A los millones de personas que están estudiando la Biblia con ellos o que la han estudiado en el pasado, les preguntamos: ¿Hubo algún intento de lavarles el cerebro? ¿Emplearon los Testigos técnicas de manipulación mental? “No”, será sin duda su respuesta sincera. Obviamente, si se hubieran utilizado esos métodos, habría una abrumadora cantidad de víctimas que contradiría cualquier argumento favorable a los testigos de Jehová.

    (Continúa…)

  7. El otro Carlos:

    PARTE IV (Final…)

    ‘Absortos en cuestiones humanitarias’

    Los miembros de las sectas peligrosas se aíslan de la familia, de los amigos e incluso de la sociedad en general. ¿Es ese el caso de los testigos de Jehová? “Yo no soy testigo de Jehová”, escribió un periodista checo. Y añadió: “Es obvio que [los testigos de Jehová] tienen una tremenda fuerza moral. […] Reconocen a las autoridades gubernamentales, aunque creen que
    solo el Reino de Dios es capaz de resolver todos los problemas humanos. Pero, cuidado, no son fanáticos. Son personas que están absortas en cuestiones humanitarias”.

    Tampoco viven en comunas, aislándose de sus parientes y amigos. Los testigos de Jehová reconocen su responsabilidad bíblica de amar a sus familias y cuidar de ellas. Viven y trabajan con personas de todas las razas y religiones. Cuando azotan desastres naturales, prestan su ayuda de inmediato con provisiones de socorro y demás asistencia humanitaria.
    Más importante aún, participan en un programa de educación sin igual. ¿Cuántas religiones tienen un sistema organizado para hacer visitas personales a cada vecino de su comunidad? Los testigos de Jehová lo hacen en más de doscientos países y en más de doscientos idiomas. No cabe duda de que están ‘absortos en cuestiones humanitarias’.

    Estricta adherencia a la Biblia

    Hay que admitir que las enseñanzas de los testigos de Jehová son diferentes de las que favorecen las iglesias. Los Testigos creen que Jehová es el Dios todopoderoso y que Jesús es su Hijo, no parte de una deidad trina. Su fe está basada en la creencia de que únicamente el Reino de Dios puede eliminar el sufrimiento de la humanidad. Advierten a la gente de la inminente destrucción de este corrupto sistema de cosas. Predican la promesa de Dios acerca de un paraíso terrestre para la humanidad obediente. No veneran la cruz ni celebran la Navidad. Creen que el alma es mortal y que no hay un infierno de fuego. No comen sangre ni aceptan transfusiones sanguíneas. No participan en la política ni en la guerra. ¿Se ha preguntado alguna vez por qué son tan diferentes las enseñanzas de los testigos de Jehová?

    Un periódico de Massachusetts, el Daily Hampshire Gazette, explica que la “estricta interpretación de la Biblia les prohíbe [a los testigos de Jehová] muchas actividades que la gente da por sentadas […], todo por seguir el ejemplo de los cristianos del siglo primero y la palabra de la Biblia”. La obra The Encyclopedia of Religion concuerda en que “todo lo que creen está basado en la Biblia. ‘Prueban textualmente’ (es decir, suministran una cita bíblica para apoyar) prácticamente toda declaración de su fe, dando por sentada la autoridad de la Biblia, que sustituye por completo a la tradición”. El libro Religion in America dice: “La agrupación nunca ha dejado de concentrarse en el estudio de la Biblia, y sus enseñanzas están apoyadas por un elaborado sistema de referencias a las Escrituras”.

    ¿Quién es su caudillo?

    Precisamente debido a esa estricta adherencia a las enseñanzas de la Biblia no pueden hallarse en los testigos de Jehová ni la veneración ni la idolatría de caudillos humanos, tan características de las sectas peligrosas de hoy día. Rechazan el concepto de una distinción entre clero y legos. La obra The Encyclopedia of Religion dice de los testigos de Jehová: “La clase clerical y los títulos distintivos están prohibidos”.
    Siguen a Jesucristo como su Caudillo y Cabeza de la congregación cristiana. Jesús dijo: “No sean llamados Rabí, porque uno solo es su maestro, mientras que todos ustedes son hermanos. Además, no llamen padre de ustedes a nadie sobre la tierra, porque uno solo es su Padre, el Celestial. Tampoco sean llamados ‘caudillos’, porque su Caudillo es uno, el Cristo”. (Mateo 23:8-12.)

    Está claro que los testigos de Jehová están tan lejos de ser una secta peligrosa como Jesús lo estaba de ser un glotón y un borracho. Hay que reconocer que no todos los que estaban influidos por los falsos informes sobre Jesús y sus discípulos cayeron en la trampa de calumniarlo. Algunos quizá solo estarían mal informados. Si usted tiene preguntas sobre los testigos de Jehová y sus creencias, ¿por qué no intenta conocerlos mejor? Las puertas de los Salones del Reino están abiertas de par en par para todos aquellos que buscan la verdad.

    Usted puede beneficiarse también de su cuidadosa búsqueda de conocimiento bíblico exacto y aprender a adorar a Dios en armonía con las palabras de Jesús: “La hora viene, y ahora es, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre con espíritu y con verdad, porque, en realidad, el Padre busca a los de esa clase para que lo adoren”. (Juan 4:23.)”

    (Fin de la cita)

  8. María -Iris:

    Sigo pensando que Carlos y Manue son la misma persona.

    Creo que las Religiones son un objetivo en sus vidas, pero no está claro que sea para beneficiarlas.
    Estaria bien descansar de confundir. Hay mensajes mezclados.
    Darwin si era tolerante.

  9. Manue:

    Sólo aclarar: secta peligrosa no es igual a “pensamiento sectario”. El pensamiento sectario puede adoptarse contra toda evidencia. Claro que una secta peligrosa ha de ser sectaria (aunque no todo individuo sectario forme necesariamente parte de una secta peligrosa). De hecho, comienza impidiendo la indagación libre a través de diversas fuentes, trata de aislarlo y dirigir su pensamiento. No es necesario que sea de tal o cual confesión. Para mí hay sectarismo católico y protestante. Sin ir más lejos, el Opus Dei, Nueva Acrópolis, etc., son, desde mi punto de vista, sectas. Ninguna de ellas es fanática en el sentido de “asesina”. Aunque sus miembros son invitados a “no contaminarse de fuera” (a aislarse de libros, medios, familiares, etc.), a obedecer al líder (y respetarlo, como a su movimiento, más allá de lo que aconsejaría el respeto al libre pensamiento), a sentirse incapaz (precisar trascendencia a través del “otro” –el líder, sus superiores o pastores inmediatos, el propio movimiento sectario) o indigno (pecador).
    A pesar de que E O Carlos me ha impresionado gratamente por ser alguien que debate serenamente (más que yo, lo reconozco), y ello me ha enseñado algo nuevo, no deja de constituir una excepción. Existe una clara relación entre puritanismo y religiosidad, entre fanatismo bíblico e intolerancia, entre movimientos sectarios y represión de las diferencias y hasta de persecución psicológica y física de quienes abandonan su militancia. De la Biblia, por supuesto, no cabe obtener mucho pacifismo, más bien lo contrario.
    Estoy de acuerdo con esa definición del Congreso del Estado de Maryland: “secta peligrosa” es “un grupo o movimiento que manifiesta devoción excesiva a una persona o idea, y emplea técnicas de manipulación poco éticas para persuadir y controlar al individuo a fin de promover las metas de su líder”. Pero “pensamiento sectario” incluye otras cosas: convicciones (o prejuicios) e ideas rígidas contra toda prueba, limitación de la búsqueda libre y, en fin, todo intento de acallar la libre competencia de las ideas, de culpabilizar la disidencia, de amendrentar al ciudadano o reducir su independencia personal, de reducir o anular su personalidad, mediante su aislamiento o reducción de su comunicación, lecturas, asistencia a espectáculos, etc.
    Puede ser que los Testigos de Jehová no sean una secta peligrosa. Su descripción me deja a medias. Por mi casa pasan de un modo similar a los mormones y su apariencia, publicación y argumentos me han parecido: puritanas y afines a un literalismo bíblico empobrecedor y anticientífico. De acuerdo en todo lo demás: no son violentos, sus lugares de reunión son abiertos, sus miembros son honrados, la gente puede convivir con su familia, etc. (Creo que el Opus Dei podría decir más o menos lo mismo, aunque para mí tal vez sea un movimiento aún más sectario) Aunque alguna vez trataron de impedir que la gente fuera a ver determinada película (Jesucristo Superstar) y algunos han sido acusados de dejar morir a sus propios hijos por evitar una transfusión porque así lo dice un antiguo libro, muy anterior al momento en que la ciencia comenzó a dominar cómo transfundir sin riesgo.
    La “reciente disposición del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos” en la que “ se declara que los Testigos deben disfrutar de libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, y que tienen el derecho de hablar de su fe y enseñarla a otras personas” es inmejorable, pongamos el énfasis en el “deben”, que es un desiderátum (si no una exhortación) más que un reconocimiento de realidad presente.
    Según lo ya dicho, esa “estricta adherencia a la Biblia” no constituye necesariamente una virtud, más bien me parece lo contrario. El hecho de que se les “prohíba” a todos los testigos de Jehová “muchas actividades que la gente da por sentadas” tampoco me resulta encomiable. Por lo demás, las citas bíblicas pueden secundar casi todo: baste considerar la actitud de los grupos ortodoxos judíos, regidos por sacerdotes, que consideran ético y aconsejable matar a niños palestinos que consideren que pueden llegar a ser peligrosos enemigos futuros; del mismo modo que consideran que la vida de un niño palestino que vive en su propio país vale mucho menos que la de uno judío
    Por lo demás, celebro que no haya caudillos, ¿quiénes deciden entonces qué creer, qué publicar, qué creencias estimular? ¿Quiénes deciden… y firman sus artículos y seleccionan entre posibilidades y libros? He conocido una secta por dentro y le aseguro que pude publicar uno de los dos artículos que envié en una revista supuestamente libre. No recuerdo de qué iba. Pero no el otro, que era sobre las abejas y los descubrimientos de Maeterlink y Karl von Frish. ¿Por qué? Podía haber sido que era malo, pero no fue esa la explicación: es que para el líder del movimiento en cuestión, las abejas eran animales muy organizados cuyo origen debía ser extraplanetario, concretamente debían ser oriundas del planeta Venus, en el que la secta creía existía una sociedad perfecta de gente que vivía en el 5º globo de la 5ª cadena (¿o era de la 4ª?): mentes puras.

    María-Iris: todo cuanto pueda decirte, será –parece ser que inevitablemente- malinterpretado o reinterpretado en el sentido que tú desees. En general, un sentido distinto o incluso contrario al por mí descrito o pretendido, siempre en refuerzo de tus preferencias particulares. De modo que si sigues pensando, sin razón alguna, como te es habitual, que Carlos y Manue son la misma persona o que Einstein era creyente en un dios personal o que el átomo contiene o despliega a dios, pues adelante. Aunque no sirva de nada, de digo que la religión, entendida como creencia en un dios personal, no es en absoluto “un objetivo” en mi vida. Y que, por supuesto, no aspiro a beneficiar a religión alguna ni, mucho menos, a confundir a nadie…
    Que me juzgues intolerante me parece, por lo menos, un tanto excesivo.
    Manue

  10. El otro Carlos:

    Estimada María Iris, soy el otro Carlos, nombrado así porque en un principio me refería solo a Carlos, pero al ver que había otro participante con el mismo nombre, opté por hacer esta diferencia para distinguirme de mi tocayo en aquel momento, y lo he mantenido así hasta los días de hoy. Le puedo garantizar, y ya Manuel también se lo ha comentado, que no somos de ninguna manera la misma persona; de hecho habrá notado que difícilmente pudieran expresarse al respecto del tema propuesto por D. Punset, criterios más divergentes entre nosotros, no obstante el respeto al derecho de hacerlo que cada uno legítimamente poseemos. Solo le puedo dar mi promesa o palabra de que no le miento, y le garantizo que tampoco lo hizo Manuel cuando le respondió al respecto. ¿Realmente encuentra alguna sospecha que le pudiera llevar a tal razonamiento? Manuel en su derecho ha declarado considerar el ateísmo como su mayor certeza y ha defendido ese criterio desde el inicio de su intervención. Yo con igual derecho, he declarado considerar la existencia de un Dios diseñador, organizador y supervisor como mi mayor certeza y he argumentado tal criterio desde ese punto de vista; ambos entonces, evidentemente opuestos.

    No obstante, había yo opinado en un comentario anterior, que evitaría en lo posible la referencia específica a personas de este blog, sobre todo respecto al diálogo entre ideas encontradas, por la exaltación precisamente en los límites del respeto que suelen ocurrir si tan solo uno de los dialogantes descuidara esa prioridad necesaria de esforzarse constantemente por un trato deferente, base lógica, a su vez, para una correspondiente respuesta respetuosa.

    Esperando que definitivamente le resulte aclarado cualesquier malentendido al respecto, atentamente,

    el otro Carlos.

  11. María-Iris:

    Por favor, sólo una cosa Manue-Carlos, no vuelvas a decir que yo he agregado un Dios personal en la vida de Einstein ni en la mia. Lo que he definido de Dios es lo que siempre se ha dicho, simplemente he agregando para acercarlo a una verdad más asequible, su manifestación en todas las cosas y con ello en el átomo principio y fin, que lleva toda SUSTANCIA y ESENCIA. Lo tangible y lo intangible.
    La palabra Dios es lo que abarca el PODER en la CREACIÓN continuada y que está más allá del poder y voluntad de la lógica personal del hombre.
    Cada uno le dá el respeto que es capaz de captar, para mi el que se merece por manifestarse con MEDIDA produciendo vida en todo, armonia y amor si no nos interpusieramos a esa acción perfecta de origen. es decir, lo más, atención de lo que es Dios.

    Ya no quiero defender más mis escritos prefiero que los ignores. ¡gracias!.

  12. El otro Carlos:

    Estimada María Iris,

    Soy Carlos, lamento que no me hayas comprendido, aún nos atribuyes confabulación pese a lo dispar de nuestras opiniones. Por favor, recapacite y no me impute autoría a algo que no he dicho cuando fue Manuel quien dialogó con Ud. en la ocasión que menciona. Por mi parte le vuelvo a comentar que tengo muchos puntos coincidentes respecto al tema que Ud. aborda.

    En una entrada anterior, comentamos que en su libro The Symbiotic Universe, el astrofísico George Greenstein empezó a “detallar lo que parece una secuencia asombrosa de accidentes extraordinarios y poco probables que prepararon el terreno para que apareciese la vida. Hay una lista de coincidencias, todas ellas esenciales para que hayamos llegado a existir”. Añadió que al hacerse más larga la lista, las coincidencias no podían haber ocurrido por casualidad y se esparcía la idea de que había implicada una entidad sobrenatural. “¿Es posible que de repente y sin proponérnoslo hayamos tropezado con prueba científica que apoye la existencia de un Ser Supremo? —pensaba él—. ¿Fue Dios quien intervino y quien hizo el cosmos de manera tan providencial para nuestro beneficio?” George Greenstein sintió “una intensa sensación de rechazo” ante semejante idea y dijo arbitrariamente: “Dios no es una explicación”. Sin embargo, la creciente lista de “coincidencias” le obligó a formular las preguntas supracitadas.

    El también astrofísico y premio Nobel Fred Hoyle analizó estas mismas coincidencias misteriosas que inquietaban a Greenstein en su libro El Universo inteligente: “Estas propiedades se van prodigando en el mundo natural como una madeja de accidentes afortunados. Existen tantas coincidencias esenciales para la vida, que debe haber alguna explicación para ellas”. Hoyle también concuerda con Greenstein en que estas no podían haberse producido por casualidad, de ahí que diga que ‘el origen del Universo requiere una inteligencia’, una “inteligencia a una escala mayor”, ‘una inteligencia que nos precedió y que decidió conformar, como un acto deliberado de creación, estructuras idóneas para la vida’.

    Einstein habló de Dios, pero no en el mismo sentido que la religión ortodoxa. Su concepto de la divinidad estaba relacionado con “el espíritu infinitamente superior” que vio revelado en la naturaleza. Timothy Ferris escribió un artículo titulado “El otro Einstein”, en el que citó las siguientes palabras de este eminente físico: “Lo que veo en la naturaleza es una magnífica estructura que solo podemos comprender de manera muy imperfecta y que debe impregnar de un sentimiento de ‘humildad’ a toda persona razonable. Este es un sentimiento religioso genuino que nada tiene que ver con el misticismo. […] Mi religiosidad consiste en una humilde admiración del espíritu infinitamente superior que se manifiesta en lo poco que nosotros, con nuestro entendimiento incompleto y transitorio, podemos comprender de la realidad. […] Quiero saber cómo creó Dios este mundo. Quiero conocer sus pensamientos, lo demás son pormenores”.

    Tras analizar algunos de los misterios incomprensibles del universo, Guy Murchie dice lo siguiente en su libro The Seven Mysteries of Life (Los siete misterios de la vida): “Es fácil ver por qué los físicos modernos, que han empujado la frontera del conocimiento hasta adentrarse en lo desconocido probablemente más que cualesquiera otros científicos de siglos recientes, se han anticipado a la mayoría de sus colegas en aceptar ese misterio general del universo al que comúnmente se llama Dios”.

    En resumen, Albert Einstein, por ejemplo, estaba convencido de que el universo había tenido principio, y expresó su deseo “de saber cómo creó Dios el mundo”. Sin embargo, no admitía creer en un Dios personal; habló de un “sentimiento religioso [cósmico] que no conoce ningún dogma ni ningún Dios concebido a la imagen del hombre”.

    En mi punto de vista, quizá también fuera aproximadamente el suyo, María Iris; muchas de las personas que se adentran en el estudio de las ciencias físicas y astronómicas, pese a ver estados de aparente desorden, no obstante ven un predominio del orden, ven leyes matemáticas rectoras elegantes y sencillas, aunque no físicamente un legislador a quien puedan atribuírselas, les asombra la armonía y buscan como todos, respuestas. En mi caso, aunque comenzaría opinando como ellos, y desde mi óptica sin incluir precisamente el misticismo, no obstante llego personalmente a trascender hacia un enfoque ya personalizado de Dios, pues me luce en extremo incompleto sentir “admiración del espíritu infinitamente superior”, y no atribuirle no obstante ningún mérito respecto a una entidad personificada, previsora, consciente, diseñadora. Me resulta en extremo difícil atribuir evidencias compatibles evidentemente solo con actividad circunscrita a personas sumamente inteligentes, en vez de a meros objetos auto organizables, carentes de toda orientación consciente; por mucho potencial auto organizativo intrínseco que pudiere imaginar atribuirle a estos… y esta observación la aplicaría tanto al nivel atómico elemental que muy bien señalas, como al macro cosmos y la vida, en toda su extensión.

    Por otra parte, mis escritos carecerán de sentido si aún me confundieras con Manuel, que claro está, tiene todo su derecho a opinar diametralmente opuesto a este razonamiento. Sin dudas, desde su punto de vista, él tiene sus motivos para no llegar a desarrollar y establecer tales relaciones, que muy escuetamente he tratado de expresar aquí. Élnos ha opinado no obstante, que es más simple excluir dicho razonamiento, que lo vería más complicado; sin embargo a nosotros y muchos otros nos resultare bastante simple en términos generales, pese a la dificultad de la naturaleza propia del tema en sí.

    Saludos cordiales, el otro Carlos.

  13. Ana Salcedo:

    Con todos mis respetos, pero observo mucha berborrea y discusión siempre de los mismos que al final no aclaran el gran misterio ni se dan cuenta de algo tan lógico y evidente como es que el microcosmos y el macrocosmos se reproducen identicamente igual.
    Empezando por el Bing Bang, que no fue uno, sino muchos repartidos por toda la Galaxia, dando lugar a los diferentes universos, y cuerpos estelares. Una Galaxia viene a ser algo así como una Mega célula estelar
    que seguramente forma parte del ADN de un inmenso cuerpo o entidad hasta ahora desconocida -porque no lo ven nuestros telescopios-. Nuestro sistema solar es la reproducción del atomo y nosotros venimos a ser algo así como unos vichitos que limpian la superficie de los electrones. Me siguen? Nuestro cometido original lo hemos ido perdiendo por culpa de nuestras malas mutaciones a través de los millones de años, que nos han convertido en una especie de cáncer de piel para la tierra. Las mutaciones siempre son para peor y no al revés por lo tanto no creo en la teoría Darwinista -evolución por selección- por esa regla de tres, estaríamos mejor siendo felices monos en la selva y no jugando el papel de pobres esclavos religiosos, llenos de miedos y enfermedades miserables. Lo que nosotros llamamos inteligencia, es para la tierra una anomalía fastidiosa por no decir una enfermedad mental fruto del ecceso de actividad cerebral humano. Algo que debió ocurrir cuando la mutación del mono a hombre, nos quito la fuerza, corpulencia física corporal, intuición, e in teligencia emocional y nos la llevó al cerebro, con lo que empezó nuestro gran problema y desdicha. Para poder sobrevivir a toda costa, desarrollamos las cuerdas vocales para poder comunicarnos, perdimos las facultades Paranomarles de los primates que no necesitan hablar, ni hacer fuego pra calentarse, ni cocinar para alimentarse, ni confeccionar ropa para protegerse del frio, ni construir para refugiarse, ni inventarse dioses ni religiones, ni tener que trabajar ni estudiar…asi podríamos seguir sin parar hasta que muchos se dieran cuenta del patético ridículo que hacen algunos con sus teorías y debates absurdos y repetitivos sin lleguar a conclusiones inteligentes.
    En cuanto a la teoría de la existencia de Dios, creo que a estas alturas de la película hasta los niños se dan cuenta de que ni siquiera hace falta mucha ciencia para intuir que esta formado por eneergía cósmica creadora y destructora a la vez, que recicla, modela, da forma e información a la materia. Una energía con conciencia y espíritu quizá??!! .Lo que está claro es que nunca podremos recrear artificialmente en laboratorio esa existencia y mucho menos el Big-Bang, es absurdo, ya que jugamos con elementos químicos muy reducicos, solo los que conocemos, pero ahí fuera en la Galaxia hay millones de componentes que han hecho posible esa creción, por tanto no seamos incrédulos y no queramos ocultar lo que en realidad se traen entre manos en proyectos como el Cern, no es precisamente para buenos fines, como tampoco lo fue el invento de Einstein cuando creo la Bomba Atomica.
    Así que a mi parecer se equivocan ambas partes, los Darwinistas y los religiosos. Mas intuición y menos teorías es lo que le aconsejo a los jóvenes estudiantes si de verdad quieren cambiar el mundo.
    Me gustaría debatir con el señor Punset, a quien admiro profundamente, sobre la formula de la felicidad que publiqué al final de su artículo. Saludos afectuosos.
    Ana Salcedo
    Psicóloga y filósofa

  14. Hernán Pérez Ramos:

    Me gustaría comentar algunas ideas acerca del surgimiento de los homínidos con los participantes en este blog de E. Punset.
    ¿Es posible que los homínidos no seamos consecuencia de una serie de cambios de orden cuantitativo sino resultado de un único pero trascendental cambio de orden cualitativo. Me refiero al extraordinaria modificación en la forma de funcionar de la corteza prefrontal que provocarían la descomunal lateralización de las funciones cerebrales que ostenta nuestro cerebro.
    La cadena de razonamientos que conducen a esta idea es la siguiente.
    Todos los seres vivos se enfrentan a los retos de la subsistencia armados de un conjunto de comportamientos desarrollados por los genes del mismo modo en el que confeccionan la forma de una pata, el largo de una garra o le textura de una mambrana. Además de contar con los instintos, las aves y los mamíferos contamos con la posibilidad de aprender durante la primera etapa de la vida (por medio de la imitación o por el método de ensayo error) un conjunto de comportamientos que multiplican enésimamente la capacidad de adaptación de los individuos al medio.
    Pero la posibilidad de aprender estos comportamientos no dura toda la vida. “La programación del cerebro en mamíferos ocurre desde el destete a la pubertad Robin Dumbar.” Por esta razón es imposible reitroducir mamíferos, criados en cautividad, en su hábitat natural aunque hallan nacido libres. Tambien ello es lo que hace saber a las personas que entrenan animales para espectáculos o para anuncios publicitarios que a partir de la madurés sexual sus pupilos serán incapaces de aprender un comportamiento nuevo.
    Este hecho nos hace suponer que predeciblemente existen determinadas condiciones en la corteza cerebral que posibilitan el que los mamíferos y las aves desarrollemos programas de comportamientos distintos de los comportamientos innatos, pero que dichas condiciones predeciblemente desaparecen de ambos hemisferios corticales con la llegada de la pubertad.
    He pensado que quizás la circunstancia que provocaría el surgimiento del primer homínido pudo haber sido el hecho de que a este individuo las condiciones que permiten a los mamíferos aprender comportamienjtos durante la primera etapa de su vida se le mantuvieron funcionando en el cerebro izquierdo, probablemente como resultado de que la combinación genética que activa el proceso de apoptosis que debería haber eliminado dicahs condiciones de la corteza izquierda del primer homínido experimentó un proceso de apoptosis. Surgiendo así el primer ser en nuestro planeta capaz de confeccionar comportamientos durante toda la vida en y con su hemisferio cortical izquierdo.
    ¿Que ventajas aportaría la nueva cualidad a los individuos que la portasen?
    La posibilidad de aprender y confeccionar comportamientos durante toda la vida permitiría a su portador elaborar un nuevo comportamiento en el preciso mismo instante en el que el individuo se estuviese enfrentando al problema de subsistencia que el comportamiento tratará de resolver. En otras palabras, los homínidos seríamos los únicos seres de nuestro planeta capaces de confeccionar nuevos comportamientos en tiempo real.
    ¿Que ventajas ofrece la posibilidad de confeccionar comportamientos en tiempo real?
    Como acabamos de mencionar, exepto nosotros los homínidos, el resto de los seres vivos de nuestro planeta se enfrentan a los retos de la subsistencia armados de comportamientos programados con antelación al momento en el que serán empleados. Un comportamiento desarrollado en el preciso mismo instante en el que el individuo se enfrenta al problema de supervivencia que el comportamiento tendrá que solventar será muchas veces más pormenorizado, específico, particular y por ende acertado que un comportamiento de amplio espectro desarrollado con antelación (por los genes o durante la primera etapa de la vida en el caso de las aves y los mamíferos).
    ¿Que circunstancias podrían ilustrar que el proceso de surgimiento de nosotros los homínidos que acabamos de describir pudiera no ser del todo desacertado?
    El hecho de que se mantuvieran funcionando en la corteza izquierda (durante toda la vida) las condiciones que permiten a los mamiferos aprender y desarrollar nuevos comportamientos daría un gran impulso al proceso de lateralización de las funciones cerebrales que se vislumbra en algunas especies de primates. ¿Por que?
    La circunstancia de que el hemisferio izquierdo mantiviera activada las condiciones que permiten aprender comportamientos obligaría a que el hemisferio derecho se hiciera por completo responsable de la seguridad, protexión y vigilancia del individuo para ambos lados del cuerpo, por lo que la corteza derecha tendría que evolucionar en la dirección de incrementar sus capacidades para el trasiego de informaciones. Esta circunstancia, en el transcurso de millones de años de edvolución, provocaría que la selección natural auspiciara la existencia de más aces de axones (materi blanca) que materia gris en la corteza derecha.
    (La circunstancia de que despues de tantos millones de años de evolución el cerebro derecho sea mejor que nuestro hiperdesarrollado cerebro izquierdo en labores de identificación de figuras camufladas en entornos complejos o en las tareas pertinentes a la orientación, probablemente nos están sugiriendo que el cerebro derecho, al permanecer funcionando las condiciones que permiten el aprendizaje en el cerebro izquierdo durante el proceso de surgimiento de los homínidos, se hizo cargo de la vigilancia y protexión de ambos lados del cuerpo.)
    Por otra parte, el hecho de que se mantuviesen funcionando las condiciones que permiten el aprendizaje de comportamientos, durante toda la vida en el cerebro izquierdo de los homínidos, provocaría que la selección natural auspiciara la concentración de cuerpos neuronales (materia gris) en el cerebro izquierdo. La circunstancia, constatable a simple vista, de que en nuestro cerebro izquierdo hay más materia gris que blanca y que en el cerebro derecho existe la proporción contraria, más materia blanca que gris, teniendo en cuenta que en el resto de las especie, incluso en las que ostentan indicios de lateralización de las funciones cerebrales, la proporción entre materia blanca y gris es similas para ambas cortezas cerebrales, es posible inferir que quizás el proceso de surgimiento de los homínidos descrito podría no ser del todo desacertado.
    Si le parece interesante la hipótesis que le acabo de ofrecer, con gusto le enviaré una sinopsis del libro que he escrito con la intención de incluir hechos y circunstancias que pudieran argumentar la tesis expuesta.

  15. Manue:

    Sr. EOC: Aunque hablaba Ud. a María-Iris, le diré que su exposición tiene un tono entrañable. Da gusto, pues, oírle explicar sus vivencias. Como tales, son preciosas. Además, no carece de “lógica” esa consideración de probabilidades a favor de un ser supremo y esa preferencia psicológica por que se trate de un ser personal, afable, capaz de oírnos, etc. Aunque tal sea su percepción y la de algunos científicos, su número entre los de primer nivel es muy reducido, pues no pasa del 7% en EEUU ni del 3,3 % en el Reino Unido, por lo que la inclusión de algo semejante, se antoja, en general, para los que entienden del tema en su complejidad, mucho más improbable que el surgimiento (raro y lento, aunque espontáneo a partir de precursores menos eficaces) del ADN o de la vida misma.
    Einstein (aunque fuera un tanto teísta o algo panteísta) fue considerado más bien ateo por diversos círculos creyentes y fue crudelísimamente atacado en (varios medios de) los EEUU. De modo que demasiado hizo con confesar su fe hasta ese nivel, ya que (como si el confesarse ateo fuera un delito equiparable al asesinato) se le llegó a acusar de hacer poco a favor de los judíos (ya que Einstein era judío por ser hijo de judíos, aunque profesara otra religión: el judaísmo “se hereda” de la madre), en momentos muy delicados en que acababan de rescatarse unos pocos millares de supervivientes, ya escondidos, refugiados o procedentes de campos de concentración.
    Ana: ¿de verdad es filósofa en algún sentido diferente al resto de nosotros (amigos del conocimiento pero con otro tipo de estudios)? La noto un tanto petulante (por su tono, parece ser que el resto somos de capacidad inferior a su persona).
    Cada cual halla verborrea (con v) en los otros. Su propio lenguaje no se aleja mucho del de cierta persona que aparecía por aquí hasta ayer mismo, y que a mí no me parece menos verborreico que el del resto de nosotros.
    Puede Ud. aclararnos “el gran misterio”, que lo es para Ud., no lo olvide, y considerar que no nos damos “cuenta de algo tan lógico y evidente como es que el microcosmos y el macrocosmos se reproducen idénticamente igual”. Y añadir que el Bing Bang “no fue uno, sino muchos repartidos por toda la Galaxia, dando lugar a los diferentes universos, y cuerpos estelares. Una Galaxia viene a ser algo así como una Mega célula estelar que seguramente forma parte del ADN de un inmenso cuerpo o entidad hasta ahora desconocida -porque no lo ven nuestros telescopios-.” Desde luego, todo muy fantástico… Pero es su propia cosmovisión, que no parece sustentarse en nada. Desde luego, el Big Bang es la teoría dominante a la hora de explicar el origen del universo que podemos constatar y en el que vivimos. Puede ser que el universo se expanda desde su acontecimiento, pero ya no está. Ni, desde luego, hay muchos bigbanes repartidos por toda la galaxia, que al fin y al cabo sólo es una entre muchos centenares de miles de millones de otras de diversos tamaños (mayores, similares y menores al de la nuestra, que cuenta con unos doscientos mil millones de estrellas, además de agujeros negros). Nuestro sistema solar no es “la reproducción del átomo”. Bichitos se escribe con b. No sé a qué “cometido original”, para Ud. tan evidente, se refiere que “hemos perdido” cuando sufrimos “malas mutaciones a través de los millones de años”.
    No todas “las mutaciones siempre son para peor”, aunque sí la inmensa mayoría. La posibilidad de mejora adaptativa depende de las que sí lo son. Basta una mejora de un 1% debida a un gen para que ese gen sea harto frecuente en pocas decenas de generaciones. Las bacterias tienen la ventaja de pasarse genes favorables (para ellas, claro, para su supervivencia y reproducción diferencialmente exitosa) incluso entre especies diferentes…
    La teoría darwinista -evolución por selección- es una de las que mejor explica “el hecho” evolutivo. Si Ud. tuviera una hipótesis diferente, ésta debería concordar con los hechos conocidos y explicar su complejidad para convertirse en una teoría, y ésta debería hacer predicciones falsables (y poderse contrastrar) para ser científica. La selección se realiza a través de la reproducción (más o menos eficaz). En realidad, entre la selección artificial y la natural la diferencia es de tiempo y de uso de la inteligencia humana en propio interés, dentro de un marco socioconómico, ecológico e histórico.
    Aunque la religión es un asunto humano a superar o controlar (a título individual o libre, ya que otras soluciones no lo son), otros miedos y las enfermedades no son más nuestros que propiamente animales. Claro que la vida social tiene sus propios defectos y sus indiscutibles ventajas. Podríamos vivie una media de 40 años y tener 10 hijos por madre de los cuales no sobrevivirían más de 3 hasta la edad reproductiva… Podríamos temer a la viruela, al cólera, a las faringitis y las neumonías; al mero acto de parir (que mataba a un 30 % de las mujeres hace un siglo y medio). Créame que los animales no regulan su número sino por el hambre y sus depredadores, y no están menos expuestos a ellos que nosotros (los individuos de nuestra especie). Muchos de nosotros no somos “pobres esclavos religiosos, llenos de miedos y enfermedades miserables”. No existe una (ni una única) “mutación del mono a hombre”. Hay una enorme variedad de primates, algunos de ellos más próximos a nosotros. Pero el árbol no nos separa especialmente a los humanos de otros géneros supervivientes… Estamos más emparentados con los actuales chimpancés y bonobos que con los gorilas, y mucho más que con los orangutanes. Podemos seguir coligiendo cuántas especies de lo que Ud. llama monos (de los que NO procedemos, ya que llamamos “monos” a las especies actuales de primates, más o menos grandes, excluyéndonos expresamente –como humanos, esto es, como representantes de la única especie humana actual). No hemos perdido corpulencia, en general, a lo largo del tiempo (¿Es que Ud. cree que procedemos de gigantopithecus o de los gorilas?), antes al contrario: Ardipithecus y las especies de Australopithecus y del género Homo que nos precedieron no eran más corpulentas que nosotros. Antes de hablar tan a la ligera es conveniente comprobar si lo que se quisiera decir o prefiriera predicar coincide, de hecho, con la realidad. De modo que el resto sigue la tónica: ni las cuerdas vocales son una fatalidad, ni nada hay que indique que hallamos perdido “inteligencia emocional”, ni mucho menos “poderes paranormales” precedentes (nunca demostrados en especie alguna). Si su crítica iba contra la sociedad estatal o las modernidades modernas –capitalistas-consumistas- debería considerar que nuestra especie es más de 100.000 años más antigua, y que la posible mutación que Ud. busca (por conducir a la organización social, al habla, al pensamiento complejo, etc.) sería bastante más antigua y estaría asociada a la dieta carnívora propia de las humanidades modernas (desde Homo ergaster/erectus). La inteligencia emocional es hoy considerada una parte esencial de la inteligencia, en relación con el éxito social y la moralidad. En otro tiempo se la llamaba de otros modos: empatía, mano izquierda, sensibilidad, etc. Nada de esto parece que se dé ahora en menor grado que hace unos pocos miles o centenares de años. No hace ni tres siglos que las relaciones intrafamiliares eran bastante “serias”, demasiado formales o inhumanas; incluso entre marido y mujer (preacordada) la relación distaba de ser equitativa y cordial en el sentido actual, aun en las sociedades estatales modernas como la nuestra. Las sociedades primitivas pueden ser más equitativas y humanas, pero no tienen por qué sentirse parte de una macrosociedad humana (que abarcara más allá de la familia, la tribu, la ciudad, el estado, etc., hasta incluir a toda la especie). Pocos seres humanos de cualquier época se han sentido idénticos en derechos a los restantes de otros grupos lingüísticos y raciales. Si Ud. se refería a nuestra capacidad de entender las intenciones buenas o malas de quien entra en relación con nosotros y de cómo sacar el mejor partido de una interacción espontánea, entonces tampoco hemos ganado ni perdido demasiado últimamente: un niño de un año al que Ud. o cualquier persona desconocida le coja inesperadamente una mano, la mira espontáneamente a la cara para conocer sus intenciones.
    La inteligencia emocional es, por supuesto, una de las manifestaciones de nuestra capacidad de empatizar, y se relaciona con la base genuina del sentimiento moral. No tanto para Kant como para Hume. El caso es que tenemos una intuición básica que nos mueve a auxiliar incluso a un gatito y a no causar daños gratuitamente a ningún ser vivo, y que esta base falta en el psicópata. Tampoco el autista responde a estímulos no verbales ni racionales, pero éste no aprovecha en su propio beneficio las debilidades ajenas. El psicópata carece de sentimientos hacia los otros, pero conoce perfectamente la dinámica de los sentimientos de esos otros, de modo que puede engañar o hacer sufrir incluso sádicamente (ya que les es incluso emocionante, por ser algo nuevo, moralmente neutro) a su pareja o familiares, sin sentir remordimiento alguno. Sólo puede frenarlo un cálculo frío acerca de la posible respuesta del otro o la sociedad (hay narcisismo pero en modo alguno un arrepentimiento ni deseo de desahogo). El porcentaje de psicópatas (la mayoría sin diagnosticar ni ser reconocidos) está en torno al 2%.
    Lo de tener que trabajar y estudiar sí que es propio de nuestro tipo de sociedad (modelo y momento social…). Aunque Ud. lo que quiere es reseñar “el patético ridículo que hacen algunos con sus teorías y debates absurdos y repetitivos sin lleguar a conclusiones inteligentes”, es de suponer que la suya debe serlo… de un modo patente e incuestionable.
    Lo de la existencia de Dios no es una teoría, sino una hipótesis, ya que no se apoya en experiencias contrastables. En realidad, su propuesta forma parte de muchas hipótesis: dios energía impersonal, dioses diversos presidiendo marcos naturales y planetas, espíritus de los bosques, dios persona creadora (tipo gran hombre) que se desentiende del mundo, Dios-Padre que interactúa con los seres humanos, deidad malvada, etc.
    Aunque estoy de acuerdo con lo de “más intuición”, el problema es que el término “intuición” es vago y proclive a generar confusiones. Mucha gente considera intuición cualquier prejuicio. A diferencia del ideal de la inteligencia (no de su ejercicio práctico), la intuición tiene un componente inconsciente demasiado evidente. Si partimos de una fuerte convicción, por ejemplo, contraria a la capacidad innata de las mujeres o los negros, pongo por caso, buena parte de sus relaciones intuitivas tenderán a confirmarla. También, claro está, buena parte de sus razonamientos mediatizados, pero al menos Ud. puede esforzarse por depurar intelectual-emocionalmente esos factores inconscientes, de modo que con el tiempo tienden a sesgar sus conclusiones en cada vez menor medida. Por el contrario, la intuición como ejercicio sin depurar desde el ejercicio consciente, tiende a perpetuar prejuicios y errores.
    Sr Hernán Pérez: ¿Qué entiende Ud. por homínidos? Existe una frecuente confusión de términos: a) homínidos = Hominidae, que incluye a todos los grandes simios; b) homínidos = Hominina u homininos, que sólo incluye a los Hominidae bípedos, de los cuales sólo permanecemos nosotros como especie viva (aunque el grupo incluía a nuestros antecesores evolutivos).
    No es tanta la diferencia entre nuestros hemisferios cerebrales: hay áreas bilaterales de visión y lenguaje y funciones unilaterales de expresión o intelección. Lo realmente exclusivo del cerebro izquierdo no es tanto su número de neuronas (sustancia gris) como la presencia de una entidad que sólo está allí y se requiere para su autopercepción consciente. Se trata de la parte cerebral que hace que nos consideremos nosotros mismos: “uno mismo”, una unidad personal a lo largo del tiempo, que recuerda (o inventa recuerdos) y trata de hallar relaciones significativas en todo cuanto percibe, desde una serie de números a una relación entre sucesos o de tipo causa-efecto. Esa búsqueda continua de significado es la característica propia del “intérprete” que es como la denomina Gazzaniga (ver intervención nº 52 del apartado –foro del blog de Punset- “Memoria y aprendizaje, claves para percibir la realidad”).
    Existe, por supuesto, una lateralización cerebral más marcada en nosotros que en otros animales. También que en nosotros se extiende en el tiempo la posibilidad de aprender, de modo que ocurre a lo largo de la toda la vida (aunque, en general, decrecen el entusiasmo por lo nuevo, el disfrute práctico de la búsqueda y del juego; incluso el interés genuino por otras personas y vidas). Aunque también es algo propiamente humano, no es tan drásticamente exclusivo ni novedoso como parece Ud. entender e indicar: los perros siguen aprendiendo después de la pubertad, como hacen los delfines y muchas especies de primates, entre otros muchos. Como Ud. señala, “los mamíferos y las aves desarrollamos programas de comportamientos distintos de los comportamientos innatos”, pero no parece ser correcta la segunda parte de su aseveración: “que dichas condiciones predeciblemente desaparecen de ambos hemisferios corticales con la llegada de la pubertad.”
    La “apoptosis” es la muerte celular programada. Puede entenderse como suicidio inducido para destruir una célula lesionada o infectada que luego es fagocitada y sustituida. Existen muchos factores que la facilitan (infartos locales, déficit de riego, infecciones virales, mutación cancerígena, etc.). Tal vez Ud. quiera referirse al hecho de que nuestras células están programadas para morirse y que, de alguna forma, la oxidación por acumulación de radicales libres es un factor de envejecimiento. Pero cuesta entender a qué se refiere exactamente por “apoptosis” en relación con “la corteza izquierda del primer homínido” (que habría experimentado tal proceso) y con el surgimiento del “primer ser en nuestro planeta capaz de confeccionar comportamientos durante toda la vida”, que, además, Ud. relaciona exclusivamente con su hemisferio cortical izquierdo (esto es, su parte “interpretadora”).
    Claro que es ventajosa la capacidad de aprender y confeccionar comportamientos y resolver problemas nuevos durante toda la vida. Pero no estimo cierto que “los homínidos seríamos los únicos seres de nuestro planeta capaces de confeccionar nuevos comportamientos en tiempo real.”
    Cierto que existen funciones de reconocimiento y relación especializadas en cada hemisferio, siendo dominante el reconocimiento y recuerdo de imágenes y recorridos espaciales en el derecho y el lenguaje en el izquierdo, pero no son rutas excluyentes: vemos, oímos, recordamos y reconocemos con ambos hemisferios. Sólo que el izquierdo añade su lógica e interpreta, por lo que reconstruye sensaciones y memoria falsa, relacionando varias sensaciones y experiencias previas. Nada de ello despuebla de axones una parte del cerebro ni sobrepuebla la otra. Todo el córtex es decisivo a la hora de entender su funcionamiento global y explicar conductas, pero buena parte del córtex funciona de un modo automatizado: no somos tan decisores, sopesadores de alternativas, ni conscientes como gustamos imaginar (y creemos).
    Sobre “la circunstancia de que después de tantos millones de años de evolución el cerebro derecho sea mejor que el izquierdo en labores de identificación de figuras camufladas en entornos complejos o en las tareas de orientación”, bástete leer en Gazzinaga que esto ya sucede en los ratones. Los machos que salen a buscar hembras por la noche, se orientan a la perfección merced a su hemisferio derecho; la hembra que se queda en las proximidades de su vivienda (agujero), no desarrolla esa parte tan capaz de memorizar todos los cambios de dirección y sus distancias. No había, pues, que acercarse tanto al cerebro humano…

    Manue

  16. Ana Salcedo:

    No me molestaré en contradecir al señor Emanue, porque entre otras cosas para algunos lectores sería tremendamente aburrido, lo que si veo es que algunos tienen verdaderos problemas para aceptar realidades poco cómodas como es la de entender que no somos ni tan imnipotentes, ni tan inteligentes ni tan importantes como algunos creen. Les incomoda la idea de identificarnos como lo que yo llamo -bacterias mutantes terrestres y peligrosas, que es en definitiva lo que somos. También a entendido muchas de las cosas que escribí a su manera, pero supongo que eso tiene que ver con una cierta deformación profesional, ya entienden eso de cuando una parte del cerebro está completamente anulada y solo funciona un por ciento de otra que solo es capaz de ingerir mucha información o calcular, pero nada mas.
    Me gustaría debatir una interesante hipótesis con verdaderos entendidos en la materia sobre la evolución. En este caso me referiré a una antiquísima representación o relieve en piedra de la cultura sumeria, donde intentan a su manera explicarnos que nuestro origen empezó en una especie de culebra o serpiente marina, pasando por una mutación a lo mas parecido a una rana, de ahí a simio y de simio al homo. A mi me parece muy lógica y me gustaría oir opiniones al respecto.

  17. Meritxell:

    David, estoy de acuerdo con lo que dices.

    Es un arduo debate, que no tiene fin

  18. Meritxell:

    Creo que la religión es un invento para calmar masas y despreocupar conciencias.

    La ciencia , en cambio, se ocupa de dar respuestas a las innumerables
    preguntas que tiene el ser humano respecto al porque de nustra existencia. ( finita )

    Saludos

  19. Manue:

    Pues nada, Ana: no te molestes en tomar en serio a nadie que no entienda de evolución. Espero que encuentres a ese alguien que te hable de la (única) mutación serpiente marina-rama-simio. El resto lo entiende cualquiera… Por cierto, ya que tu juicio va más allá y es, al menos, doble ¿de qué profesión se supone que soy para que me deforme hasta el punto de no poder entender lo que decías (y en qué consistía tal asunto importante, no aburrido y a no deformarse)?

  20. Ana Salcedo:

    Manue, cuando tu me expliques de una forma lógica y sencilla esa evolución a la que te hago mención y que yo no he inventado sino estudiado en los libros de historia , entonces te podré replicar o darte la opinión que considere oportuna. Si no me dices nada al respecto entonces deduzco que no lo sabes. No solamente los sumerios reflejan esa teoría en sus jeroglíficos, también los egipcios, así qie algo de cierto tendrá, no es del todo descabellado. Ignoro tu profesión, pero me puedo imaginar que eres profesor en neurología o anatomía o algo con la medicina, me confunco?. Pues corríjeme!

  21. Manue:

    Ana: Conozco los relatos míticos, me imagino que en no menor medida que tú misma. NO les doy más crédito que a lo que obtenemos del estudio científico de los datos reales. En cualquier caso, se trata de relatos inventados por el ser humano que tienen buenas dosis de fantasía y sincretismo (el relato crece mediante fusiones con otros y añadiduras a lo largo de los siglos: se trata de literatura protorreligiosa). No tengo esa “deformación” profesional, pues incluyo elementos intuitivos, poéticos, artísticos, etc. como válidos a su nivel (no tan explicativo de sucesos, pero sí de ciertas realidades humanas muy valiosas). De lo que dices, sólo soy profesor y médico. Me toca impartir microbiología, pero mis intereses se relacionan de pleno con la filosofía, la historia antigua y la religión. No voy a reproducirte lo ya dicho en anteriores intervenciones, si quieres asomarte a ello, te diré que figura en este mismo apartado como comentarios números: 154, 172, 174, 183-185, 188, 191. 199, 202, 215, 219, 220, 223, 237, 256, 261, 266-267, 270, 272, 286, 288, 289, 293-294, 297, 299, 302, 309, 315. Creo que te bastará leer el primero de ellos. Si te interesa la parte mítica, debes leer las restantes respuestas, esencialmente debatidas con “El Otro Carlos” y, al final, con María-Iris, que saca la curiosa conclusión de que EOC y yo somos la misma persona.
    Manue

  22. Ana Salcedo:

    A manue
    Y como es que un hombre de ciencia se interesa también tanto por la religión,? para poder enfrentarla con argumentos convincentes? o será que fuiste hombre religioso antes que científico?, interesante tu trayectoria.
    De todas formas después de leer todos tus comentarios y el de otros participantes solo se me ocurre simular el diaálogo que tienen algunas células dentro del cuerpo humano, este sería algo así como:
    Una célula le pregunta a otra, oye tu sabes quien es dios?
    la otra responde, claro es una célula como nosotras pero mucho mas grande.
    A esto viene otra mas lista y observadora que comenta, pues eso no es cierto porque vivimos dentro de un órgano vivo que piensa y se mueve y fuera de este cuerpo hay millones de ellos que a su vez habitan en una esfera que llaman planeta, llena de diferentes formas de vida , así que dios es un planeta!.
    Llega otra aún mas inteligente y exclama, eso tampoco es correcto, pues aún mas lejos hay una inmensidad donde flotan miles de planetas y otros cuerpos celestes que a su vez dan vueltas alrededor de una gran bola de fuego que llaman sol central de la galaxia y parece ser que hay muchas galaxias y universos, por lo tanto dios debe de ser algo que une toda esta materia, que la mantiene ordenada, que crea y destruye, algo invisible pero muy potente… ya está , dios es energía cósmica inteligente!
    Y las demás células quedaron asombradas ante tal revelación.
    Esto podría ser una explicación al gran misterio a impartir en las escuelas a los niños para que empezaran a comprender muchas cosas al respecto.
    Y lo que escribo a continuación es un ejmplo de como me imagino un anuncio de búsqueda de pareja en el futuro:
    Bacteria terrestre busca bacteria extraterrestre para fines serios y reproductores. Se tendrá en cuenta la calidad de los genes!!!

    Son los continuos bombardeos ocasionados por asteroides, cometas y demás los causantes de las mutaciones en todas las creaturas -bacterias- que viven en la superficie de la tierra y en sus mares, lo que somos es en mi opinión resultado del último gran impacto y esa malograda mutación que somos ahora seguramente ha sido fortuita, accidental, pero en ningún caso fruto de la selección natural de la evolución, entre otras cosas porque de ser así, esta demostraría no ser muy inteligente. esperemos que la próxima pedrada remiende el daño causado.
    Saludos

  23. Manue:

    Ana: soy ateo. Aunque todos somos educados como creyentes, hace mucho que superé eso, de modo que no fui religioso en el sentido que creo entenderte.
    Me gusta leer y escribir. Tengo un par de libros (registrados, aunque no publicados) de poemas y algunos otros de filosofía, historia y pedagogía. ¿Tanto te sorprende que me interesen estos temas? Me considero científico, algo culto, con ciertos conocimientos de historia, biología, arqueología, etc. Una persona normal, por lo demás, curiosa en estos sentidos que incluye cuanto me parezca interesante, filosofía oriental incluida.
    No creo que hayas leído todos mis comentarios. Habrías empezado mucho antes de aparecer: entiendo que podrían leerse de uno en uno, según van apareciendo, pero me resulta indigerible el conjunto de una sola vez.
    Me gusta tu intento literario. La ciencia se convierte en diálogo divertido. Lamentablemente, dios no es nada evidente, ni siquiera para una célula. Y a tu idea de “energía cósmica inteligente” le sobra la última palabra. el Dios de Aristóteles es sólo un Primer Motor autosuficiente, autocontemplativo: se basta y sobra a sí mismo y hace girar el cosmos accidentalmente, sin tener conciencia de nada externo a él: nos desconoce. Es un dios que no interviene conscientemente para crearnos ni atendernos. No sabe que existimos nosotros ni las estrellas… Y eso que es un dios (yo ni siquiera creo en él).
    Quiero desvelarte algo: la evolución no es inteligente en modo alguno. Las mutaciones, simplemente ocurren. Lo hacen de todos modos, aunque la radicación electromagnética aumente su frecuencia relativa. Escherichia coli muta cada 100.000 reproducciones (una sola colonia alberga muchos millones de especímenes, y se forman muchas de ellas cada día en cada una de nuestras placas de Petri). La mayoría de las mutaciones son irrelevantes, pero de vez en cuando una basta para hacerla resistente a un antibiótico. El hecho es que hoy buena parte de las bacterias cuenta con un buen número de individuos resistentes a una larga lista de antibióticos.
    Somos una rareza biológica. Una especie de cáncer para cualquier ecosistema, ya que tendemos a estar en oposición a cualquier equilibrio. Pero también una maravilla: el universo se conoce a nuestro través. La poesía, el amor, el encuentro profundo, incluso “besar el cielo” nos es posible…

  24. Ana Salcedo:

    A manue
    Muy convincente tu último comentario, me gustó entre otras cosas porque terminas dándome la razón en muchos aspectos.
    Pero de verdad crees que no hay una conciencia o espíritu pensante en el universo?… Los científicos del CERN en Ginebra han descubierto en el acelerador de partículas que en la parte mas micro-miniatura -en el Quark- se encuentra un diminuto punto de luz que parece tener autonomía independiente ,que piensa por sí solo, por lo tanto eso podía definirse como energía inteligente o pensante. Se que es complicado, pero toda esa materia en el espacio sin un espíritu o cerebro cósmico detrás es un poco inconmprensible , no crees?
    Por cierto , yo si beso el cielo cuando medito!!
    Feliz Navidad

  25. Manue:

    Una inteligencia fuera de cualquier sistema vivo, residente -¿o gestada (generada)?- en un micropunto subatómico, me resulta una propuesta más bien religiosa, ¿no? Quiero decir antiexperiencial y subjetiva: suprainterpretativa, en el sentido de esencialmente fundada en lo que el sujeto pensante desea “en el vacío” (fuera de toda experiencia sensible o de razonamiento serio, con pretensión de comprender sin añadir florituras deseadas)…
    ¿Un micropunto subatómico que piensa por sí solo? Suena un tanto pseudo, de ese tipo de constructo blandengue que prefiriría sumar apariencias inexistentes para mejorar el brillo de lo existente. A ese nivel, prefiero una buena fábula en la que los animales sienten antropomórficamente…
    No, Ana. No hallo ningún espíritu pensante en el cosmos. El pensamiento nos pertenece (puede que lo compartamos con otros seres vivos).
    Claro que hay mucho de incomprensible en el universo, en sus fuerzas, su materia, su origen y despliegue, sus características, el engarce vital, por no hablar de nuestras propias limitaciones comprensivas como seres ligados a la tierra y a un proceso evolutivo ligado a su existencia, tamaño, temporalidad, sensorialidad, etc. Pero ello no constituye un punto de apoyo a un ser aún más imposible: más complejo que una protocélula, más difícil de explicar que el universo, etc. Un ser, además, innecesario, ya que sólo sirve para complicar cualquier explicación. O sea, para explicar menos.
    Sigamos disfrutando del arte, de la música, del amor, de la meditación, etc. Lo importante es ese proceso de encuentro, conocimiento y disfrute…
    Feliz año, feliz experiencia vital

  26. Ana Salcedo:

    No me conformo con esa explicación, pero si vale para no romperse mucho el coco por el momento.
    Gracias y feliz salto al 2010!

  27. ana:

    http://www.multimedios.org/docs/d000735
    consulten. Padre Jorge Loring S.J.

  28. Alex:

    La acción de pensar o escrivir no significa nada si lleva consigo una acción que lo respalde – aunque terminaria en un fatalismo, todos contra todos nos tendriamos que destruir entonces considero que tanto las religiones responden a lo que el hombre no entiende o no conoce y la ciencia es una forma de aferrarce a no aceptar que somos finitos.

  29. Rafael:

    Tal y como lo veo (y no he encontrado aún refutación sólida), no hay dioses, milagros ni providencia. Sólo respuestas que no hemos encontrado o preguntas que aún no acertamos a plantearnos. La ciencia demuestra (y ahí está el asombro y la maravilla permanente) que es la única vía para conocer el universo que nos conforma y nos rodea.

  30. paolo:

    Una inteligencia fuera de cualquier sistema vivo, residente -¿o gestada (generada)?- en un micropunto subatómico, me resulta una propuesta más bien religiosa, ¿no? Quiero decir antiexperiencial y subjetiva: suprainterpretativa, en el sentido de esencialmente fundada en lo que el sujeto pensante desea “en el vacío” (fuera de toda experiencia sensible o de razonamiento serio, con pretensión de comprender sin añadir florituras deseadas)…
    ¿Un micropunto subatómico que piensa por sí solo? Suena un tanto pseudo, de ese tipo de constructo blandengue que prefiriría sumar apariencias inexistentes para mejorar el brillo de lo existente. A ese nivel, prefiero una buena fábula en la que los animales sienten antropomórficamente…
    No, Ana. No hallo ningún espíritu pensante en el cosmos. El pensamiento nos pertenece (puede que lo compartamos con otros seres vivos).
    Claro que hay mucho de incomprensible en el universo, en sus fuerzas, su materia, su origen y despliegue, sus características, el engarce vital, por no hablar de nuestras propias limitaciones comprensivas como seres ligados a la tierra y a un proceso evolutivo ligado a su existencia, tamaño, temporalidad, sensorialidad, etc. Pero ello no constituye un punto de apoyo a un ser aún más imposible: más complejo que una protocélula, más difícil de explicar que el universo, etc. Un ser, además, innecesario, ya que sólo sirve para complicar cualquier explicación. O sea, para explicar menos.
    Sigamos disfrutando del arte, de la música, del amor, de la meditación, etc. Lo importante es ese proceso de encuentro, conocimiento y disfrute…
    Feliz año, feliz experiencia vital

    Tal y como lo veo (y no he encontrado aún refutación sólida), no hay dioses, milagros ni providencia. Sólo respuestas que no hemos encontrado o preguntas que aún no acertamos a plantearnos. La ciencia demuestra (y ahí está el asombro y la maravilla permanente) que es la única vía para conocer el universo que nos conforma y nos rodea.

    La acción de pensar o escrivir no significa nada si lleva consigo una acción que lo respalde – aunque terminaria en un fatalismo, todos contra todos nos tendriamos que destruir entonces considero que tanto las religiones responden a lo que el hombre no entiende o no conoce y la ciencia es una forma de aferrarce a no aceptar que somos finitos.

  31. Iñaki Echeita:

    Es todo mentira, estamos en este mundo para reproducirnos y morir, todo lo demás sobra.

  32. godfake:

    Dios creo el piojo con mas hambre de mi cabeza y todas y cada una de sus celulas

  33. godfake:

    hola , queria decir que no se pude hacer ignorante , a quien no lo es . Viva le evolucion natural . . .

  34. yanjing:

    La acción de pensar o escrivir no significa nada si lleva consigo una acción que lo respalde – aunque terminaria en un fatalismo, todos contra todos nos tendriamos que destruir entonces considero que tanto las religiones responden a lo que el hombre no entiende o no conoce y la ciencia es una forma de aferrarce a no aceptar que somos finitos.

  35. nose:

    cuando abramos los ojos vamos a saber la verdad

  36. María:

    “lo importante no es mantenerse vivo sino mantenerse humano “

  37. Pilar:

    No tenía conocimiento de que se hubiera considerado agnóstico a Darwin. Había leído que sufrió al tener conciencia del proceso de evolución justamente porque era creyente, al menos en aquel tiempo. Dejo aquí un enlace en el que (entre otras de ilustres personajes) se recogen citas de Darwin en las que no parece ateo ni agnóstico, sino creyente.
    http://www.uia.mx/web/files/publicaciones/la_dimension_espiritual.pdf

  38. Juan Noguera Caucali:

    Si nosotros los espiritus seres racionales, nos desprendimos de la creación, para demostrar que somos uno, por ende en este punto de nuestra patria este universo, comensamos a crear este planeta etericamente, hasta materializar el fuego, todos los componentes minerales, que conosemos como tierra, luego ventarrones hasta el vientos lento frio y el hielo por fin agua, son faces naturales de esta face de pruevas, para continuar la primitiva, creando toda la bejetación hasta el harbol de la quina, y por ultimo materializar todos nuestros instintos en formas animalescas, y el las bolcitas del quino crear nuestras fisiologias femeninas y masculinas, y caer siendo criaturas de 5 – 7 centimetros y crecer hasta 50 – 70 centimetros y ser raza liliputience, animalesca que rugiamos igual a todos los rugidos animales, ruidos del viento y de los rayos, 45 millones de siglos en este proceso, evolucionando, pasando por el homosapiens canivales y asesinos por naturaleza, luego de saciar el 50% de nuestros instintos, razonar claramente y aceptarnos en grupos, crear elementos para cosiner, bestir, lanzas para cazar etc. como neanderthal y luego evolucionar en tribus, ya se expresava las figuras crabadas en las piedras y un lenguaje, veniamos en avanzada, no teniamos en cuenta que eramos dueños de nada, todo era de todos, y ahi en el año 1.492 nos cayeron nuestras invasores asesinos y exterminaros 120 millones en todo este continente, los unicos que sobrevivieron fueron los que se escondieron monte adentro, se perdia el conosimiento que nosotros venimos del harbo, como estaba escrito en nuestro libro sagrado del popol vuh, talves nos huvieramos tardado 50 o 100 años en expresar lectura y lectura, nuestros asesinos nos pasaron bruscamente a la lectura y escritura, en forma totalmente equibocada, que a nosotros nos traia la cigueña, que ivamos para el cielo a vivir con un dios que habia creado todo, las mentiras de los siglos de la religión catolica, quien todo se lo carga a ese dios de fe ciega, nosotros los espiritus sabemos que venimos de lejos encarnando y desencarnando, ya que la muerte es mentira ya que las que bajan al sepulcro son a nuestras fisiologias, a nosotros los espiritus no por que somos como esta ley universal eternos y continuos, por ende estudiamos esta ley y la plasmamos como justicia, tambien el misionero bolivar quien estudio nuestra realidad lo clamo en su delirio del chimborazo, yo soy el padre de los siglos; soy el arcano de la fama y del secreto; mi madre es esta eternidad; los limites de mi imperio los señala este infinito; no hay sepulcro para mi, por que soy mas poderoso que la muerte; es que somos miles los que conosemos hoy nuestra realidad, mentida y equibocada por la mafias de las religiones, quienes hoy sus papas, obispos cardenales y sacerdotes estan en las carceles por violadores, cacorros y maricas, las monjas igual de corruptas, esto de la religiones desaparecera por que es mentira, que nosotros pecamos, y es que nuestras fisiologias estan compuestas de instintos, que se manifiestan en emociones y de sus antagonismos se expresan nuestras paciones de miedos, coleras, curiosidades, ternuras, juegos, amor genesico y amor propio, sinónimos con antónimos de terrores, pavores, ansiedades, desalientos, iras, rabias, rencores, venganzas, plñaceres, dolores, sampatias, amistades, afectos sociales, contentos, alegrias, bienestares, buen humor, voluctuosidad, vanidad, verguenza, orgullos servilismos estas son algunas expreciones naturales instintivas que se deben difundir desde primarias secundarias y en universidades, para enrrumbar a la humanidad por el cendero de la moral virtuosa practica etica del amor consciente, para poder alcanzar estados de civilización, por ende deben desaparecer el imperio de las mentiras que mantienen confundidos a los espiritus racionales de la unidad y hoy estamos divididos y dueños de la tierra, del fuego, viento y agua, y desencarnan los espiritus y la realidad es que no9 somos dueños de nada, aqui nosotros debemos ser eccelentes administradores de nuestra ciencia y la economia de esta pedagogia, agricola, arquitectura y industria, para existir en higiene y sin desequilibrio como hoy lo estamos, hemos ensuciado todo hoy existimos en medio de nuestra contaminación y con el ebola amenazandonos, y todo por culpa de quien de las religiones falsos militares y ricos vagos salvajes, quienes se creen dueños de todo hasta de los seres humanos hoy 23 octubre 2.014 exclavisados trabajando 8 horas que se combierten en 12 – 13 – 14 horas saliendo y regresando a casa, hoy es vergonzoso que exista esclavitud, por que nos dominan mas por la ignorancia que por la fuerza, esta humanidad ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción, hoy existimos como soberano pueblo dormido, dominado por una sola persona obedeciendo sus caprichos y saqueos, y es que los que estan administrando deberian estar gobernando obedeciendo la voluntad del pueblo, quien es el savio el soberano y hoy sucede todo lo contrario, por ende este gran caos humano de ignorancia.

  39. Miguel:

    A algunos le vendría bien leer esto para saber lo que piensa la Iglesia sobre la ciencia. Solo después de leerlo uno estaría en grado de opinar.
    http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_14091998_fides-et-ratio_sp.html

  40. Jordy:

    Opino que las religiones han llenado un hueco de ignorancia de lo tascendental. El hombre necesitaba creer en algo que mejorara sus penurias y devilidades.Los poderosos religiosos de todos los tiempos han abusado de su alta posición y han abusado del infeliz creyente.Hoy no es así, la ciencia y la cultura les ha frenado en sus desmanes.

  41. Héctor:

    La religión es una cuestión de fe, que en ningún caso está enfrentada al avance científico. Quizá solo en una mínima parcela moral que nadie se atreve a discutir: la clonación humana, la creación de super hombres, etc.

    No entiendo porqué quienes apoyan el dogma científico se inclinan tanto hacia el debate “ciencia vs. religión” ¿Quizá porque hasta el momento, solo la fe puede mover montañas?

  42. José:

    El hombre es un producto más de la naturaleza, tan equivjcado está el que cree como el que no, busquen primero y comprendereis después, todo existe por un propósito, nada es casual, todo se mueve con fines concretos, con seguridad que el milagro de toda vida, es notorio, es complejo, solamente un poder e inteligente consciente pudo haber creado y cronometrar todo el movimiento del cosmos, con todo lo que conocemos y lo que aún ignoramos, a esa naturaleza el hombre le llama Dios.

  43. José:

    Hace sesenta años vi como de una parte del cuerpo humano surgió un nuevo ser vivo de otra naturaleza, hecho real y comprobado,

  44. José:

    La especie humana es una más de las de tantas existentes de la creación, pero con la diferencia que hemos sido formados con temples explosivos, cada cual tiene su tiempo para gastarlo como pueda o quiera, dependiendo de su vecino, siempre tendremos una contra de algo o de alguien, pero todo se puede controlar con paciencia y demás, Dios existe como tu y yo, toda la materia del universo es la prueba de su existencia, nosotros formamos pare de ella, las miles de formas de vida de animales- plantas- árboles como peces mares tierras y demás, el universo en toda su dimensión eso es Dios, eso me lo afirmó una higuera, y lo pude comprobar una vez que probé sus frutos, nadie puede crear una higuera y menos sus frutos, ojalá el fruto de los hombres fuera como los árboles frutales proveniente de la esencia del creador. que por desgracia no hemos sido creados con ese temple.

  45. José:

    Toda la humanidad vivimos revueltos entre verdades y mentiras, cada uno tiene la obligación de reconocer lo verdadero con lo falso, en realidad no se puede separar en dos partes, quien tome la decisión de vivir en la mentira tiene la puerta abierta para entrar, y por otra parte la puerta siempre está abierta, para la verdad, pero, cuidado no caer o entrar por la puerta gemela. tanto la verdad como la mentira hay que buscarla y reconocerla cada persona con su propia experiencia en su esfuerzo para aproximarse o alejarse.

  46. José:

    Mi mensaje es corto, solo se me ocurre decir que la especie humana fue creada así como el resto de seres vivos, por una inteligencia suprema, la misma que creó el planeta tierra hogar de toda vida, no sabemos desde cuando ni hasta cuando ni porque ni con que objeto, de esa manera cada individuo tiene libertad para interpretarla a su albedrío, pero el misterio sigue siendo insondable, ya se puede considerar como una seguridad absoluta a Dios gracias, de lo contrario los hombres intentarán destruir o deteriorar el planeta llenándolo de porquerías.

  47. Francisco:

    Pues yo creo que en el universo solo existe una sola conciencia, cada uno de nosotros es una pequeña parte de la existencia de este ser, capaz de viajar en el tiempo y así interáctuar consigo mismo un numero infinito de veces, ya intentó explicarlo Jesucristo, pero no le entendieron. Por favor lean mi teoría de la existencia y comenten, gracias.
    http://teoriadelaexistencia.blogspot.com.es/2015/06/teoria-de-la-existencia.html

  48. José:

    La diferencia existente entre la ciencia y las religiones es, que la ciencia busca nuevas cosas para hacer la vida más amena, y que las religiones todas, solo lo creen o lo inventan, si Dios existe, solo hay que hacer como los científicos, buscarlo, el está allí donde quieras que mires.

  49. David Medina:

    Es tan sencillo, tan simple, que parese absurdo no consiliar o converger en un solo punto de vista, ya que todos defienden tan solo un pedaso del rompecabezas, pues la ciencia y la religion hablan exactamente de lo mismo…
    Alguien nos hizo, (Dios),del polvo de la tierra; o sea, algo existia aca en la tierra que dio origen a lo que somos, y soplo aliento de vida, a su imagen y semejanza, de ahi que nunca encontraran el eslavon perdido, se manipulo geneticamente ese “”ser””y nos convertimos en lo que somos…
    La ciencia hoy en dia demuestra lo que digo…
    Y 1 a los Corintios 15,46 me da la razon en cuanto a lo religioso…
    El versiculo 47, no deja ninguna duda.
    Y pronto, no falta mucho, se aclararan todas las dudas.

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.