Autor: Admin 21 enero 2011

Medio: Muy Interesante

Eduard Punset: El hombre del futuroEduard Punset colabora cada mes con la revista Muy Interesante escribiendo la sección “Mentes maravillosas” sobre aquellas personas de la vanguardia mundial de la ciencia que más le han impresionado. Este mes, nos habla del tecnólogo y especialista en inteligencia artificial Raymond Kurtzweil.

Destacado:
Ahora, la ciencia de la salud y la biología son tecnologías de la información, y crecen de forma exponencial.
Los ordenadores actuarán de un modo muy parecido al nuestro, lo que incluye la inteligencia emocional.

Descargar “El hombre del futuro”.

Ver Redes 10: El futuro: la fusión del alma y la tecnología.



13 Respuestas to “El hombre del futuro”

  1. Guillermo:

    No se si sera fruto de la casualidad, pero el otro dia vi el programa de punset en la ser y en el, tres jovenes estudiantes, le hacian unas preguntas a punset. Mas tarde meditando, yo me imagine en la misma situacion y me pregunte que le preguntaria yo a punset. Mi pregunta era precisamente ¿cuando la conciencia y el “yo” del hombre, se podrian transladar a una maquina y si yo llegaria a ver esto?. ¿Estariamos hablando de inmortalidad?

  2. Tweets that mention Blog de Eduard Punset » El hombre del futuro -- Topsy.com:

    […] This post was mentioned on Twitter by concurso eustory and juandoming, Eduard Punset. Eduard Punset said: Eduard Punset dedica la sección "Mentes maravillosas" del último número de la revista Muy Interesante al tecnólogo… http://fb.me/J9Ft66IG […]

  3. Julia Badenas:

    Dejaremos de ser humanos para convertirnos en solamente tecnología.
    A mi es un hecho que me preocupa particularmente. “Inteligencia artificial” – Steven Spielberg – o la deshumanización……

  4. Alejandro:

    Está muy claro que la ciencia actual, abarca cada vez más áreas de estudio y relacionando la biología, psicología, con la tecnología de la información.
    Es de valorar que todas contribuirán a comprender muchas incógnitas y además el funcionamiento de muchos organismos naturales para tener su análogo artificial.

  5. Oscar:

    He leido el articulo, y me parece muy emocionante. Lo unico que me choca, esque solo comente que la tecnologia se usa para fraudes de targetas, control de armamento y el resto de cosas que expone. Es un poco triste.
    Con la técnologia que tenemos y lo que hemos aprendido en estos ultimos años, sabemos que hay tecnologia suficiente para mejorar de forma real casi todos los aspectos de nuestra vida. Empezando solo por hacer productos de buena calidad y verdadera utilidad. Que ademas respeten el medio ambiente y proporcionen trabajo. Pero no se hace y es dificil pensar que se hara sin que averiguen de que forma puede ser mas lucrativo tal o cual avance. Y si no es lucrativo, no se avanza.
    Tal y como funciona la sociedad publica y el sistema politico, la tecnologia, es un verdadero atraso. Pues en el mas mino de los casos, la tecnologia o descubrimientos que logra cualquier investigador, con toda su ilusion por mejorar la vidad de sus progimos, es destruida por un sistema capitalista y antisocial, que dicta que es y que no es apto para su publicacion y puesta en marcha, basado unicamente en las previsiones de beneficios. ( Esto no es inteligente hacerlo ni aceptarlo)

    Creo que ustedes, los cientificos e investigadores del planeta, deberian perder el miedo a perder lo ganado, y arriesgarse a comunicar al resto de los humanos todo lo que saben y no dicen. En beneficio de la humanidad.
    Mis mas sinceros respetos y un cordial saludo.
    Oscar Montero

  6. Bea:

    Si lo llevamos al extremo… me suena al argumento de Matrix… je je … ¡Qué susto!

    ¿Por qué no intentar sacar partido a nuestras emociones y buscar la felicidad en la simpleza de la vida, como el resto de animales, en vez de esperar que las máquinas del futuro nos transmitan su “felicidad” mediante conexión? (…y eso que en parte ya estamos conectados y tomamos fármacos para no sentirnos frustrados con ello).

    Por cierto, ¿para qué guardar una copia de nuestros recuerdos? Algunos puede que sean más valiosos que otros. Y en determinadas personas quizás más. Pero seguro que muchas emociones que sentimos con ellos se pierden al observarlos con objetividad.

    ¿No sería mejor enseñarnos desde jóvenes que la vida es finita, qué deberíamos vivirla con intensidad, pero con la suficiente moderación como para no dañarla prematuramente? ¿No sería más interesante conectarnos emocionalmente a otros animales que a unas máquinas que copian nuestras emociones? ¿Serían ellas capaces de crear Arte en el sentido más espiritual de la palabra? ¿Serían capaces de tener alma?

    Supongo que esto mismo ya queda reflejado en los textos de muchos escritores de literatura fantástica… je je je.

    Un cordial saludo.

  7. Rakel:

    ¿Como será posible?. Tengo mucho interés y curiosidad.

  8. josua:

    Los ordenadores quizás llegaran a la altura del ser humano.De aquí en adelante, los humanos tendremos muchos más comodidades a nivel profesional.Los robots estarán programados para hacer la función de las personas en la sociedad y nosotros tendremos otros retos a superar.Nada más que mejorar lo que el hombre inventar y mejorar el conford a nivel personal.Aun queda, creo que mucho, no nada más veinte años, entre que se patenta y se comercializa por todo mundo, va un abismo,pero bueno esperemos que sea casi inmediato los hechos que dice ser.Estamos en un campo que la robótica avanza de una forma exagerada a nivel mundial donde los primeros prototipos tienen a ver con los nuevos.Es decir , que estamos avanzado a un mundo donde todo nos sea facil y la mejora de la vida y la calidad del ser humano avance a una era de iluminación y luz en el mundo entero.Si hemos de ver quién nos iba a decir que puedieramos estar en este siglo y poder hacer cualquier cosa que nos venga de gana pero siempre con dinero.Te quieres ir a Barcerlona, te vas!Quieres ir Australia, te vas!!Todo lo que quieras puedes hacer en este mundo.El mayor sentimiento que tiene la humanidad y eso es seguro es que tiene vida para hacer.Ese es el mayor regalo que se nos da y en el camino la ambición del ser un humano, es avanzar y hacer algo de bien hecho para el resto de moratales que tiene vida y los otros sucesivamente hacen lo mismo por los demás.Es el moverse y tener un objetivo en la mente para poder realizar y a la larga se cumpla es el mayor deseo de toda persona para sentirse realizada,hecha!!.

  9. Pep Peragón:

    Yo añadiría que en un futuro incluso será posible acceder a toda la información de la red (INTERNET) directamente desde nuestro cerebro, con consecuencias y posibilidades inimaginables…

    Pero… Me gustaría matizar que si bien seguramente el señor Ray Kurzweil está en lo cierto y creo en lo que predice, debemos tener clarísimo que si no cambiamos el actual ANTISISTEMA no podremos generalizar estos avances tecnológicos a toda la humanidad, es decir, de seguir así, existirán dos tipos de humanos en la Tierra: Una minoría que gozará de los avances en materia de cibernética, “LOS HOMBRES MÁQUINA”, y una gran mayoría, LOS “ANTICUADOS HOMO SAPIENS SAPIENS” (más del 90% de la población) que vivirá en la más absoluta miseria en un mundo defenestrado, contaminado e infecto por la ambición y codicicia de unos enfermos mentales que no cesan en sus atrocidades.

    Todos los seres humanos tienen derecho a disfrutar de los avances tecnológicos y siempre respetando al 100% los ecosistemas planetarios. Nada de los que se prediga ahora será cierto si no cambiamos nuestro actual y destructivo ANTISISTEMA.

    Pep

    PD: Curiosa la afirmación de para qué sirven los ordenadores hoy: ““ la detección automática de fraudes con tarjeta de crédito, el diseño asistido de productos, el pilotaje y aterrizaje de aviones, la orientación milimétrica de armas inteligentes, las decisiones financieras que cada día comportan miles de millones de dólares o el control de inventarios en tiempo real.” ¡ QUÉ APLICACIONES MÁS HUMANAS ! , ¿VERDAD?. Tenemos que cambiar la mentalidad de muchas personas… “los árboles no nos dejan ver la inmensidad del bosque…”. Seguro que hay millones de aplicaciones más altruístas y menos “capitalistas” que las anteriores…

    Más info: http://nuevaconscienciacriticadeespecie.blogspot.com/

  10. Albert:

    Hombre yo veo al hombre muy restrasado para buscarle ese tipo de inventos… no sé habria que volver un poco a los inicios de la revolución tecnológica pues el hombre si no se acuerda de lo que hizo ayer no lo veo muy condicionado para aprovecharse de otro tipo de informaciones que al final de todo no estan basadas sobre una base empiríca racional y en algun caso global.

  11. Balsa:

    [Pues de nada hombre. Pero esa activación, AGD, es en verdad la tarea que nos proporciona Punset (y yo ahí no me meto, pues poco puedo enseñar de conocimiento verdadero a pesar de la intersubjetividad, y acierto menos, jijiji. Incluso me atrevería a decir que otros usuarios del blog, pues es la finalidad del autor del blog). Reconozco que me extiendo bastante, pero es que si no… y luego me da palo deshacerme de algún párrafo para acortar. (Pero estoy en ello aunque no lo parezca, jejeje). Claro que quien más lo agradecería sería el moderador… una máquina de ti@].

    Pues sí que sí, sí. La tecnología es lo que queremos que sea el futuro… por sus posibilidades moldeadoras sobre el barro. Nos acerca como nunca a la materialización del sueño humano de lo sobrenatural. Y divino. Y bueno, también es constructiva y divertida. (Ese viaje por las autopistas de la información puede que sea de las partes facilonas, Pep Peragón).Pues no voy a privarme de responder aun desacertadamente, Guillermo.

    No creo que la consciencia o ese “yo” se pueda pasar tal que así a una máquina porque se pueda interpretar como información y aún siéndolo. Cuesta creer que un dispositivo tecnológico, con solo “encenderlo”, pueda arrancar literalmente la consciencia (que no la información que posee consciente o inconscientemente el sujeto) para transferirla a otro soporte; a menos claro está que el… que esa consciencia esté sobrevalorada como entidad inmaterial. Sí veo realizable esta transferencia mental, pero no como descarga de un sitio a otro, sino como “surgimiento” (a partir del) interior del dispositivo: previa copia o recopilación de datos del soporte orgánico para hacer “otro” a partir de esa convivencia orgánica-artificial; es decir, si empezamos a adherir dispositivos de tecnología y los enchufamos a los procesos que configuran esa `presencia inmaterial´ en el interior del órgano, para que la tecnología interprete esos procesos, los almacene y los reproduzca en otro soporte. Este dispositivo o injerto tecnológico, en principio, no tiene porqué no “independizarse”: de la información misma de los mismos procesos cognitivos (químicos, físicos, eléctricos…, lo que sea que haga el cerebro) y construir una copia u otro “yo” o imagen de esa mente (orgánica) e insertarse posteriormente en otro soporte. Pero de ahí a apagar la consciencia del soporte orgánico para llevarla a otro sitio…

    ¿Es la información misma consciencia? Porque si es así, esa copia de ¿“seguridad del yo”? no sería posible, nos dejaría secos, nos vaciaría el soporte orgánico al descargarla y quedaría un cascarón; si la información no es consciencia, esta por sí sola no puede generar una consciencia ¿idéntica entonces? de la original por ser una copia… ¿Tendrías un gemelo? Bueno, suponemos que no, de ser así ¿ya habría máquinas conscientes?; pues estas máquinas ya tienen información y no parecen conscientes de nada. Lo que lleva a preguntarse si puede darse, entonces la consciencia sin información…

    Lo más probable es que se llegue a un momento (con la experimentación de esa nueva tecnología), a ese punto de inflexión que llaman singularidad, en el que tanto el órgano como el injerto, dispositivo, apéndice o suplemento, o cuerpo, tecnológico, actúen “compensándose” uno a otro y no se sepa bien cuál de los dos soportes (el orgánico o el artificial) sea el responsable de una función corporal, y no pueda distinguir el individuo, entonces, lo artificial de lo orgánico a nivel de consciencia: dónde se esconde, o de dónde emana, ese pensamiento, esa voz interior a la que llamamos alma o espíritu… con tanto dispositivo activo en el cuerpo. Sobre todo si estos cachivaches tecnológicos se implantan antes de que uno sea consciente de su existencia como ser vivo; es decir, en la niñez o infancia. Y sea ahí, en el desconcierto mental, donde se produzca esa fusión de consciencia entre lo biológico y lo tecnológico; o, incluso, una “dictadura” de lo artificial. Pero, aun así, no dejaría de ser una prótesis y la mente sería conocedora del artilugio… Me cuesta creer que llegue tan pronto esta idea de descarga (completa) de la experiencia de una persona, o que sea factible como dice Ray Kurzweil, que no olvidemos que confía en ese carácter exponencial de la tecnología para que esto suceda tan pronto. Y aunque fuera posible, incluso en el 2030 (ahora que caigo, Ghost in the Shell se desarrolla en el 2029: muy recomendable en este aspecto y muuucho más apropiada, incluso Futurama, que Matrix,) nadie sabe qué quedaría de la consciencia al transferirse o si el sujeto se perdería en el proceso. Eh ahí mis dudas sobre esta transhumanización inmortal que sugieres Guillermo.

  12. Balsa:

    Otra cosa bien distinta es pensar en fabricar máquinas, como asegura el señor Kurzweil (y cablearlas) y tener la esperanza de que adquieran consciencia. O sea, que a partir de una inserción (consciente por parte del humano que la construye) de comandos o patrones de datos básicos de acción (necesarios, me imagino), y la acumulación libre y posterior de datos recogidos por la máquina, es decir, a través de la experiencia vivencial (consciente o no) de la máquina, surja la `chispa de la vida´ en esa `máquina´ y se geste una consciencia. Y se declare por voluntad propia un ser vivo, por ser consciente de su existencia como forma de vida no manipulada y, por supuesto, individual e independiente de otra máquina u orden humana posterior a su consciencia.

    Por eso Raymond Kurzweil (y otros) habla de emociones en las “máquinas”… después de obtener inteligencia artificial, faltaría más. Pero ¿tienen que ser en ese orden? ¿Ha de darse -o crearse- primero la inteligencia (como nos venden) en las “máquinas” y luego las emociones por aprehensión de esa inteligencia? ¿O para que aparezcan estas dos cualidades como `cualidades (in)conscientes´ ha de aparecer primero la consciencia -artificial-; para poder desarrollar su inteligencia y/o emoción posteriormente? ¿O irán inseparablemente desarrollándose en ese soporte artificial para que pueda surgir la consciencia? Pues ni idea. Pero lo que sí parece indispensable para adquirir alguna de ellas, es tener la capacidad orgánica o artificial de recibir la información del entorno a través de sentidos o sensores: la percepción (¿A eso se le llama la interface?)

    Pero, sin tener ni repajolera idea, yo creo que habrá que esperar unas décadas más de lo que cree Raymond para descargar la consciencia orgánica en un software artificial y conservarla intacta e inalterable. Por muy acertadas que hayan sido mayormente sus deducciones (igual es una insensatez pero a mí no me parece que internet sea una revolución de la comunicación; lo único que ha hecho es agilizar el correo o reducir el tiempo para hacer algo… ¿por eso lo llaman Kurzweil aceleración exponencial de la información?), él mismo nos está diciendo que la singularidad tecnológica nos procurará esta transhumanización, este superar físico al que está atada la vida humana por degenerativa. Y que esta singularidad, este cambio repentino e inesperado y revolucionario de algo, no solo es impredecible sino que se da en momentos puntuales de la historia. Ese `salto´, más que lineal o exponencial, es más parecido a una escalera con descansillos, quizá cada vez más escasos, eso sí. La “herramienta”, sea cual sea, si esta posee un carácter de uso exponencial debido a su “propia” autonomía (como sugiere kurzweil con la tecnología, como si estuviera viva), es impredecible, y cuanto mayor es su cualidad exponencial, mayor puede ser el error de su progreso deducible; pues esta no solo está sujeta a la pericia de quien la pone a disposición, sino también de quien la utiliza: se puede controlar una variable, dos, tres… pero no las variables exponenciales que afloran por casusa de “leyes”. (Digo yo, jajajja). Por ejemplo: si hacemos un muelle nuevo con material igual o parecido al viejo se puede controlar el resultado, pero si aplicamos otro material nuevo, por muchos cálculos que se hagan y por muy visionario que se sea, no es posible saber hasta dónde saltarás o dónde caerás… (Si ya sé que es una… idea un tanto inconcebible) Más que esperar a un suceso singular en la historia habrá que esperar a una persona singular en la historia.

    Volviendo a la realidad y aun contemplando el optimismo a corto plazo de Ray Kurzweil, no parece tan sencillo eso de henchir vitalidad humana a una máquina (o porque yo decida mudarme, y menos aún de trasladar la consciencia completa a una máquina en busca de esa transhumanización; más bien cambiando “piezas”), ni que surja, no ya la inteligencia ni consciencia, sino las emociones que ya dan por hecho; y no porque sean máquinas, sino por ese preciso carácter exponencial de la tecnología que -pienso yo- lo hace impredecible: por su `ser´ no humana, e incluso aprendiendo de las emociones humanas, no me cabe duda de que si esta consciencia artificial surgiera de la materia inerte, sería diferente -que no parecida- a la consciencia humana, por verse, saberse y encontrarse la máquina diferente en todo al ser humano. Solo las emociones procurará el acercamiento entre el ser huma… el cyborg y la máquina. Pues de confluir los ingredientes necesarios para que aparezca la consciencia artificial, más que inteligencia o emociones, necesitarían ser libres también de pensamiento y acción. Si acaso se lograra que fueran copias humanas artificiales, sus debilidades emocionales también serían su carga como también lo es para nosotros… y nuestra inquietud o inseguridad ante su inestabilidad emocional como también lo son otros humanos. En fin, lo que derivaría de todo ello en la historia es impredecible; previsible, deducible, imaginable… sí, pero impredecible.

  13. Balsa:

    Es cierto que las máquinas ya nos superan en destreza y habilidad, pero no dejan de ser procesos mecanizados por medio de una orden inquebrantable (sí, también se puede decir que se adquiere destreza humana bajo el mismo mecanismo), a no ser que se estropee dicha máquina. Un ordenador no actuará como un cerebro (aunque parezca que estoy prediciendo su comportamiento), pues si lo hace no dejaría de ser una copia de lo humano; o sea, una mera imitación, por grandiosa que nos pareciera solo que mejor, y si imita no es más diferente a una muñeca que hace pis. Asimilamos esa semejanza futura de consciencia -en definitiva- con los humanos casi por obligación, porque no tenemos referencias reales de cómo se comportaría una vida consciente aún creada artificialmente. De ahí que Ray Kurzweil y otros den por hecho que tendrán también emociones, porque necesitan que sea así (… emociones incontrolables: por supuesto; por mucho que uno crea que controla la máquina, tampoco esta lo haría si hablamos de emociones humanas). Solo la consciencia artificial, que no la inteligencia artificial, (pues parece ser que para desarrollar inteligencia hay que ser conscientes de las cosas independientemente de tener, o no, emociones) podrá dar la respuesta al surgimiento de las emociones, pues la inteligencia parece más bien el desarrollo (evolutivo), un efecto “secundario”, de la consciencia (siempre y cuando esta consciencia “aparezca” en la máquina y no sea un engaño inteligente de la máquina). Claro que si el engaño es una emoción se me derrumba la teoría, jajajajaj… pues de la consciencia devendría también la emoción.

    Pero eso no lo sabe nadie, es más un deseo humano como otro cualquiera: una cosa es volar dentro de una máquina y otra bien distinta es volar como lo hace Superman… o Goku (que mola más). Puesto que se busca conseguir la I.A., individual… (que no colectiva, pues lo considero, al superorganismo, inhibidor de la emoción, y sin emoción… no sé yo si el ser humano puede concebir la consciencia; sí, sin inteligencia, precisamente por su emoción)… sí podremos hablar de inteligencia entendida como respuesta ante la interacción con el entrono. Y, cuando aceptemos eso, posiblemente su interacción con los humanos, dado el caso, les descubra las emociones y puedan repetirlas hasta que sean necesariamente inconscientes (también) e incontrolables en determinados casos, y, por tanto, los sentimientos que asimilarían; que no es lo mismo si ese `sentir´ es una respuesta mecánica e igual a un estímulo concreto -siempre que este se dé-, pues las personas no reaccionamos igual ni nos “repetimos” emocionalmente, pues varía el impacto síquico y físico de las reacciones emocionales según lo sucedido y a quién, y dependiendo fuertemente de la personalidad: otro objetivo primordial para que sean emocionales estas máquinas, más que inteligentes o conscientes; porque si no sus emociones nos parecerán programadas y dudaremos, al menos, de su consciencia. Desde luego que su derecho a la vida sería tan válido como el nuestro y negar su espíritu pondría en entredicho el nuestro (pero si no nos convencen -y en la convicción también puede enmascararse el engaño- nadie se creerá que tengan emociones, individuales, por supuesto, aunque tengan inteligencia y consciencia). Quizá por ello no las consideremos seres vivos durante más tiempo aún del que augura Ray Kurzweil.

    Bueno, no sé si ha quedado clara mi… visión… del futuro, pero es que tampoco yo lo tengo claro. (Nos ha fastidiado).

Introducir comentario

Solo se publicarán mensajes que:
- sean respetuosos y no sean ofensivos.
- no sean spam.
- no sean off topics
- siguiendo las reglas de netiqueta, los comentarios enviados con mayúsculas se convertirán a minúsculas.